Está en la página 1de 2

Inventores, poetas y maestros

¿Pero   qué   cauces   tiene   el   conocimiento   para   verterse   en   la   sociedad?   Tres,  


principalmente.   El   primero   es   concentrarlo   en   un   ingenio,   en   un   artefacto.  
Cualquier   objeto   hecho   por   el   ser   humano,   hasta   el   más   simple,   contiene   en   su  
interior   una   cantidad   de   conocimiento   asombrosa.   Si   tomamos   un   objeto   y  
comenzamos  a  desplegar  el  conocimiento  acumulado  y  confinado  se  produce,  sin  
exagerar,  una  liberación  explosiva,  no  de  energía  pero  sí  de  conocimiento.  Practico  
con  mis  alumnos  esta  indagación  en  distintos  objetos,  y  solo  conseguimos  pasar  de  
desdoblar   algunos   pliegues   antes   de   sentir   el   vértigo   de   asomarse   a   un   agujero  
negro  de  información.  

El   conocimiento   científico   es   una   desbordante   fuente   que   empapa   la   sociedad   a  


través  de  la  tecnología.  Incontables   ingenios   nos   envuelven  e  incluso  penetran  
en   nosotros.   Muchos   de   ellos   ni   los   percibimos,   pero   de   una   manera   u   otra  
conforman   nuestras   vidas.   Y   de   otros   somos   usuarios   directos   que   los  
manipulamos   e   incorporamos…   Pero,   totalmente   herméticos   (y   no   solo   por   su  
carcasa),  ignoramos  el  conocimiento  que  los  ha  hecho  posibles  y  que  se  mantiene  
confinado  en  su  interior.  

Estamos   insertos,   de   igual   modo   que   en   el   ecosistema   natural,   en   un   ecosistema  


artificial  que  no  dejamos  de  tejer.  Y  desde  el  conocimiento  artesanal  de  la  técnica  
de  un  hacha  bifaz  hasta  el  conocimiento  científico  de  la  tecnología  de  un  móvil  no  
deja  de  afectarnos  el  conocimiento  confinado  en  los  artefactos.  

Cultura  

Otro   cauce   poderoso   e   indispensable   de   vertido   es   la   cultura.   Si   el   conocimiento   es  


ver   el   mundo   -­‐pues   el   mundo   no   es   evidente-­‐,   la   cultura   es   mirar   lo   que   el  
conocimiento   nos   hace   ver.  El  conocimiento  desvela,  dilata  el  horizonte  y  le  da  
profundidad.   Pero   este   panorama   que   se   nos   ofrece   delante   de   nosotros   hay   que  
mirarlo.   Así   que   lo   que   se   ve   ofrece   la   posibilidad   de   múltiples   miradas.   De   ahí   que  
la   cultura   enriquece   sin   fin   el   conocimiento,   porque   cada   mirada   revela   una  
posibilidad   de   ordenar   el   mundo   (incluye,   excluye   y   relaciona);   es,   por   tanto,  
creadora.  

Si   hacemos   la   prueba   de   caminar   por   una   calle   concurrida   sin   mirar   lo   que  
nuestros   ojos   abiertos   nos   hacen   ver,   es   decir,   sin   mirar,   aunque   sea   fugazmente,   a  
personas,   objetos,   rincones…   una   sensación   mareante   de   inestabilidad   y   confusión  
nos  invadirá.  De  igual  modo,  conocimiento  sin  cultura,  por  amplio  que  sea,  produce  
parecida   confusión.   Algo   que   estamos   notando   en   esta   sociedad   científica   y  
tecnológica   vertiginosa   pero   carente   de   una   cultura   científica   y   tecnológica,   es  
decir,   de   narradores   (con   cualquier   medio   narrativo)   que   con   sus   miradas   nos  
ordenen  el  mundo  que  se  nos  aparece.  

 
Sociedad  del  conocimiento  

Y   la   educación   es   el   tercer   cauce   principal   de   derrame   del   conocimiento   en   la  


sociedad.   En   la   educación   el   conocimiento   no   se   comprime   y   confina   en   un  
artefacto,   ni   es   un   panorama   que   hay   que   saber   mirar   y   no   solo   ver,   sino   que   se  
presenta   como   un   territorio   que   hay   que   recorrer   en   compañía   (de   un   maestro).  
Sin  embargo,  esa  interpretación  andante  no  está,  ni  mucho  menos,  generalizada  y  
por   eso   se   sigue   aún   tendiendo   a   una   visión   sedentaria   que   parcela   el  
conocimiento,  que  insiste  en  dar  información  más  que  capacidad  de  metabolizar  
esa  información  abundante  en  conocimiento.  

En  estos  momento  el  vertido  del  conocimiento  se  encuentra  extraordinariamente  


descompensado  a  favor  de  la  tecnología,  mientras  que  hay  una  cultura  que  persiste  
en   miradas   forzadas   de   un   mundo   que   está   desmoronándose.   Y   una   educación  
basada  más  en  la  información  que  en  el  conocimiento.    

En  la  encrucijada  en  la  que  estamos,  de  esta  sociedad  de  la  información  necesitaría  
salir   una   sociedad   del   conocimiento.   Si   eso   se   produce   por   el   camino   más  
deseable  (pues  se  puede  desembocar  en  modelos  nada  apetecibles,  aunque  estén  
fundados   en   el   conocimiento)   unos   síntomas   lo   anunciarán,   y   es   que   será   una  
sociedad   donde   actividades   y   personas   secularmente   minusvaloradas,   arrastrando  
penurias   de   consideración   social   y   económicas,   se   habrán   convertido   en  
imprescindibles   para   una   sociedad   equilibrada   del   conocimiento:   el   inventor,   el  
poeta  y  el  maestro  (tecnología,  cultura  y  educación).  

Intereses relacionados