Está en la página 1de 2

Cultura digital.

Cultura oral
Teníamos   delante   de   nuestros   ojos   una   pantalla,   pero   la   tratábamos   como   una  
página,  una  página  web.  

Pensábamos  que  era  solo  cuestión  de  cambio  de  soporte  para  la  palabra  escrita.  De  
igual  modo  que  la  escritura  había  pasado  de  la  cera,  el  metal,  la  arcilla,  al  papiro,  al  
pergamino,   al   papel,   ahora   presenciábamos   la   transición   –no   sin   resistencias   y  
recelos,  como  en  casos  anteriores—a  un  soporte  digital.  

Pero   esta   visión   de   continuidad   de   la   cultura   escrita   y   sus   valores   a   través   de   la  


adaptación   a   los   nuevos   medios   tecnológicos,   sin   otras   alteraciones,   no  
corresponde   ya   con   lo   que   está   sucediendo.   Emerge   una   cultura   digital,   y  
presenta  unos  rasgos  que  la  separan  progresivamente  de  la  cultura  escrita.  

Y   lo   que   puede   sorprender   de   estos   indicios   es   que   la   cultura   digital  muestra   cada  
vez  con  más  definición  características  propias  de  la  cultura  oral.    

Lo  efímero  

La  palabra  hablada  es  efímera  como  lo  es  también  la  palabra  hecha  de  ceros  
y   unos.  La  primera  dura  lo  que  sus  ondas  de  aire  y  la  segunda  se  mantiene  en  la  
Red   mientras   se   mueve.   Es   decir,   mientras   se   lee,   se   oye,   se   transmite.   Las   redes  
sociales  son  una  buena  expresión  de  esta  similitud.  

Como   lo   oral   es   efímero   se   busca   su   persistencia   mediante   la   insistencia,   y   así  


repetimos   lo   dicho   en   momentos   y   circunstancias   distintas,   y   también   se   mantiene  
si   quienes   lo   han   oído   lo   repiten   y   recombinan   en   otros   discursos.   Pero   para   la  
cultura  escrita,  en  la  que  la  persistencia  la  proporciona  la  resistencia  del  soporte,  
eso   es   refrito   o   plagio.   La   palabra   digital,   igual   de   perecedera,   busca   que   otros   que  
la  han  leído  o  escuchado  la  repitan,  la  recombinen  en  sus  discursos…    Es  la  garantía  
de   que   no   se   desvanezca   rápidamente   en   la   Red.   Una   práctica   generalizada   en   la  
cultura  digital  que  ya  denominamos  por  extensión  retuitear.  

 La  palabra  oral  está  asociada  a  lo  pequeño,  al  círculo.  Sólo  cuando  llegan  medios  
para  extenderla  más  allá  de  sus  límites  naturales  rompe  esa  circularidad  de  radio  
corto.   La   Red   ha   hecho   que   todos   podamos   hablar   y   escribir.  Y  tal  capacidad  se  
interpretó   en   un   principio   desde   la   óptica   de   nuestra   cultura   escrita,   y,   en  
consecuencia,   se   argumentaba   que   si   todos   hablaban   y   escribían   quién   iba   a  
escuchar   y   leer.   Y   es   que   trasladábamos   a   la   Red   la   forma   de   difundir   la  
palabra   a   través   del   libro   o   de   la   tribuna.   Ahora   vemos   que   la   disposición   es  
otra:   nos   agrupamos   en   círculos,   en   corrillos,   y   conversamos.   No   nos   hacemos   ni  
autores,  ni  oradores,  sino  conversadores.  Lo  que  venimos  haciendo  de  siempre  con  
la  palabra  hablada.  
 
La   conversación   exige   que   las   intervenciones   sean   cortas   para   posibilitar   la  
interacción  de  quienes  escuchan  y  así  ir  construyendo  el  discurso.  De  igual  modo  
observamos   esa   contracción   en   los   procesos   de   comunicación   en   la   Red.  Lo  
que   ha   llevado   a   cierta   desorientación   pues   se   ha   interpretado   como  
desmenuzamiento,  como  desmoronamiento  del  discurso,  cuando  lo  que  sucede  es  
que  se  está  adaptando  a  las  nuevas  condiciones  del  espacio  digital.  

Lo  instantáneo  

La   instantaneidad   es   una   experiencia   que   los   humanos   sentimos   cuando   estamos  


presentes  en  un  lugar  y  ante  algo  que  sucede.  Es  una  experiencia  que  acompaña  a  
la   oralidad.   Hablas,   escuchas,   porque   te   encuentras   presente.   Esta   sensación   de  
presencia  se  siente  igualmente  en  la  comunicación  en  la  Red  pues  percibimos  que  
no  hay  demora  entre  la  emisión  y  recepción  de  un  mensaje.  Como  si  estuviéramos  
hablando  cara  a  cara.  

Tendemos   a   ver   la   línea   de   la   evolución   segmentada:   termina   un   segmento   y  


comienza   otro.   Pero   la   evolución   es   más   bien   amasamiento   de   todo   lo   anterior   con  
lo   nuevo.   De   manera   que  la  cultura  digital   que   se   está   formando  es  el  resultado  
de   amasar   la   cultura   oral,   la   escrita,   la   audiovisual…   con   lo   nuevo   que   aporta  
la   digitalidad.  Así   rasgos   de   las   cultura   oral   pueden   aflorar,   mezclarse   y  
reinterpretarse.