Está en la página 1de 8

Visión general de la Seguridad Social

en China
Por Eunice Ku y Shirley Zhang

La primera Ley de la Seguridad Social integral de China fue aprobada en 2010 y entró en vigor el 1
de julio de 2011. Mediante el lanzamiento de esta ley, el gobierno consolidó normas y regulaciones
previas bajo un marco estandarizado de la Seguridad Social, con el objeto de tener un control más
directo sobre los fondos aportados al sistema y para mejorar la red global de la Seguridad Social
para los residentes chinos. La Seguridad Social en China es un tema complejo porque, mientras que
la Ley de la Seguridad Social enumera los principios rectores generales, las cuestiones de carácter
específico son gestionadas a nivel local con el fin de garantizar la singularidad de los distintos
lugares. El Ministerio de Recursos Humanos y Seguridad Social (MHRSS) administra el sistema de
bienestar social de China, el cual abarca cinco tipos de seguros sociales:

 Medico;

 Pensiones

 Accidentes laborales;

 Desempleo; y

 Seguro de maternidad.

A pesar de no estar cubierto por la Ley de la Seguridad Social, el Fondo de Vivienda está
generalmente incluido dentro de los aspectos obligatorios para el bienestar y considerada como un
tipo de seguro social en China, ya que los costes adicionales son obligatorios, con aportes
provenientes tanto del empleador como del empleado. Es administrado por el Ministerio de
Vivienda y Desarrollo Urbano-Rural.
A todas las empresas registradas en China se les exige el pago de estas primas de seguro para, y en
nombre de, los trabajadores. Mediante el pago de las primas, los empleadores pueden ver
incrementado el coste salarial de cada trabajador en más de un 30 por ciento.

Seguro Médico

 Empleador: 5 – 12 por ciento

 Trabajador: 2 por ciento

China cuenta actualmente con tres programas de seguros médicos. Éstos son:

 Seguro médico básico para trabajadores urbanos;

 Seguro médico básico para residentes urbanos; y

 Nuevo seguro médico cooperativo rural.

La primera opción representa un seguro obligatorio para los trabajadores urbanos de empresas
públicas o privadas fundadas por empleadores y trabajadores, mientras que los otros dos programas
de seguros fueron creados para ciudadanos con bajos ingresos y son seguros voluntarios financiados
por el gobierno y los individuos.

Las aportaciones para el seguro médico básico para los trabajadores urbanos varían
considerablemente dependiendo de la localidad. De acuerdo a Decisión de puesta en marcha el
Sistema de Seguridad Social Básica para los Trabajadores en Ciudades y Pueblos, emitida por el
Consejo del Estado en 1998, la tasa del empleador debe ser aproximadamente un 6 por ciento del
salario total de sus trabajadores. En la actualidad, a las empresas generalmente se les exige aportar
entre un 5 por ciento y un 12 por ciento del salario mensual de cada empleado, mientras que los
trabajadores contribuyen con alrededor de un 2 por ciento. En las ciudades ricas, como lo es
Shanghái, a los empleadores se les exige aportar los porcentajes más elevados (por ejemplo, un 11
por ciento). Un desglose preciso de la cobertura ofrecida por el seguro depende del tipo de
enfermedad o lesión, así como también del lugar en donde vive la persona. En Beijing, por ejemplo,
un 70 por ciento de los gastos médicos que exceden de RMB1.800 pueden ser reembolsados por las
visitas de los pacientes a los ambulatorios o a las salas de emergencia, con un límite de reembolso
anual de RMB20.000.

Actualmente, existen varias debilidades en el Sistema de la Seguridad Social chino. Por ejemplo,
cuando un trabajador viaja y se enferma o se lesiona en un área lejana a su jurisdicción
administrativa, debe enfrentarse a notables complicaciones a la hora de reclamar un reembolso del
fondo de seguros. En agosto de 2013, el Director de la Oficina del Consejo del Estado de Reforma
de la Salud, Sun Zhigang, declaró que el objetivo del gobierno es implementar un programa de
reembolso médico inmediato para pacientes que reciban tratamiento en otras ciudades
pertenecientes a su provincia de residencia en 2015.

El sistema chino de Seguridad Social actualmente da cobertura a más de 1.300 millones de personas
o, lo que es lo mismo, a un 95 por ciento de la población, encontrándose el tamaño de sus fondos
en continuo aumento. El gasto total chino en Seguridad Social excedió RMB900 billones y se espera
que exceda los RMB1 trillones en el presente año.
Seguro de Pensiones

 Empleador – 10 – 22 por ciento

 Trabajador – 8 por ciento

De modo similar a los seguros médicos, China tiene también tres programas de pensiones. Aparte
del régimen de seguros de pensiones básico y obligatorio para trabajadores urbanos, el gobierno ha
implementado también un programa de pensiones para residentes urbanos y un programa de
pensiones rural. Los residentes rurales o los residentes urbanos que están desempleados pueden
unirse a estos respectivos seguros bajo una base voluntaria.

En China, las pensiones para los trabajadores son financiadas mediante las aportaciones tanto del
empleador como del empleado. La cantidad aportada por el trabajador es normalmente mayor que
la cantidad aportada por el trabajador. Como regla general, la aportación del empleador es
normalmente entre un 10 por ciento y un 22 por ciento del salario mensual del empleado. Las
aportaciones para pensiones efectuadas por los trabajadores se destinan directamente a sus
cuentas de pensión “personales”, mientras que las aportaciones efectuadas por la empresas se
destinan directamente a una cuenta “social”.

El trabajador aporta aproximadamente un 8 por ciento. Un individuo puede cobrar una pensión
básica bajo una base mensual si el período de pago de prima acumulado alcanza los 15 años en el
momento en que él o ella llegue a la edad legal de jubilación.

Si el periodo de pago de prima acumulado es inferior a 15 años en el momento en el que el individuo


alcance la edad legal de jubilación, él o ella puede continuar pagando la prima hasta alcanzar el
umbral de los 15 años, y a partir de ahí recibir la cantidad de pensión básica bajo una base mensual;
o bien él o ella puede cambiarse al programa de pensiones rural o urbano, y disfrutar de los
beneficios de seguro correspondientes.

Las pensiones mensuales se calculan en base a un número de factores, los cuales incluyen el número
de años acumulado de aportación al plan de pensiones, el salario promedio local, la cantidad en la
cuenta bancaria personal y la esperanza de vida promedio.

Cuando un empleado se mude de una jurisdicción a otra, él o ella podrá transferir sus fondos de
pensiones y, cuando se jubile, podrá recibir una cantidad de pensión basada en la cantidad total de
sus fondos acumulados. Una vez que su cuenta personal esté vacía, la pensión individual será
financiada en un 100 por ciento por la cuenta social. En el caso de que el individuo muriera antes de
que la cantidad en la cuenta personal haya sido utilizada, el saldo existente en su cuenta podrá ser
heredado por sus familiares.

China está también contemplando varias reformas, para hacer frente a algunos de los principales
problemas de su sistema de pensiones. En la actualidad, China implementa un sistema de pensiones
de doble vía, lo que significa que los funcionarios públicos de las organizaciones e instituciones
gubernamentales no deben pagar primas de pensiones durante su tiempo en el cargo, si bien
pueden recibir pensiones de entre un 70 y un 90 por ciento de su nivel salarial. En comparación, los
trabajadores de las empresas privadas y sus empleadores tienen que pagar una cantidad
considerable pero sólo reciben alrededor de un 50 y 60 por ciento de su nivel salarial promedio
cuando se jubilan. Por este motivo, son muchas las voces que piden la abolición de este sistema.

China cuenta actualmente con alrededor de 185 millones de personas por encima de los 60 años,
que constituyen un 13,7 por ciento de la población total. El programa de seguro de pensiones
urbanas y rurales de China actualmente da cobertura a 486 millones de personas, con nada menos
que 133 millones de personas mayores recibiendo pagos de pensiones mensuales. El gobierno ha
propuesto prolongar el periodo de aportación y aumentar la edad de jubilación para mitigar el riesgo
de que los fondos de pensiones puedan agotarse debido al envejecimiento poblacional del país, al
aumento de la esperanza de vida y la caída de la población en edad de trabajar como resultado de
la política de un solo hijo iniciada en la década de los 80.

También se propusieron otras soluciones. Por ejemplo, Shanghai está tratando de modificar su
política de planificación familiar. También se ha propuesto recientemente un programa de
intercambio de casa por pensión, en el cual la escritura de la casa de una persona es traspasada a
una compañía de seguros o a un banco, que examinará la casa y la esperanza de vida de la persona
en cuestión y después pagará una determinada cantidad bajo una base mensual. El Consejo del
Estado también busca impulsar el desarrollo del sector del cuidado de ancianos, mediante el
otorgamiento de varias políticas preferenciales a los inversores que están buscando entrar en la
industria.

Seguro de maternidad

 Empleador: 0.5 – 1 por ciento

 Trabajador: 0 por ciento

El objetivo del seguro de maternidad es proporcionar a las mujeres trabajadoras el apoyo necesario
para volver a sus puestos de trabajo después de dar a luz. Generalmente, sólo el empleador realiza
aportación a este fondo, de entre un 0,5 por ciento y un 1 por ciento del salario del trabajador. El
21 de noviembre de 2012, el MHRSS promulgó las Medidas sobre el Seguro de Maternidad (Borrador
para Comentarios) (Proyecto de medidas), las cuales, entre otras cosas, establecen que todos los
empleadores deben pagar el seguro de maternidad para todos sus trabajadores (incluidos los
trabajadores hombres), siendo el máximo porcentaje un 0,5 por ciento del salario total de su
plantilla, un descenso sustancial respecto al porcentaje máximo de un 1 por ciento estipulado
actualmente.

De acuerdo con las Disposiciones Especiales sobre la Protección Laboral de las Mujeres Trabajadoras
(Orden Número 619, Disposiciones Especiales) promulgadas por el Consejo del Estado el 28 de Abril
de 2012, a una mujer embarazada se le deben dar 98 días de licencia por maternidad, de los cuales
15 días pueden ser disfrutados antes de dar a luz. Si la empleada sufre de obstrucción en el parto,
el período de baja por maternidad deberá ser ampliado en 15 días. En el caso de gemelos o partos
múltiples, la baja por maternidad debe ser ampliada en otros 15 días para cada bebé adicional.
Adicionalmente, una empleada embarazada debe recibir 15 días de baja por maternidad si tiene un
aborto involuntario en los primeros cuatro meses de embarazo, y 42 días de baja por maternidad si
sufre un aborto involuntario después de los primeros cuatro meses de embarazo. Algunas ciudades,
como Dalian, dan una baja por maternidad más larga.
Durante el periodo de baja por maternidad, la trabajadora embarazada recibirá un subsidio de
maternidad mensual del fondo de seguro, por una cantidad equivalente al salario promedio del
pasado año pagado por la compañía a sus empleados. Con anterioridad a estas nuevas
disposiciones, el subsidio por maternidad se calculaba de acuerdo con el salario mensual promedio
propio de la trabajadora en cuestión, durante el año calendario anterior. Algunos lugares, como
Beijing, implementaron regulaciones que exigen que el empleador cubra la diferencia para aquellos
trabajadores que ganan más que el salario promedio.

Para los trabajadores hombres, dado que ellos no tienen derecho a la baja por maternidad, sus
cónyuges no trabajadoras tienen derecho a prestaciones médicas de maternidad. Adicionalmente,
si una empleada da a luz después de los 24 años de edad, es considerado parto tardío y altamente
recomendable en Chima. La mujer trabajadora tendrá derecho a 30 días extra por baja de
maternidad, y el padre del recién nacido tendrá derecho a 3 días de baja por enfermería para cuidar
del recién nacido y de su esposa.

Además, la compañía no puede finalizar el contrato de una trabajadora embarazada hasta que el
bebé alcance un año de edad.

Seguro de Desempleo

 Trabajador: 2 por ciento

 Empleado: 1 por ciento

De acuerdo con el Reglamento del Seguro de Desempleo promulgado por el Consejo del Estado en
1999, los empleadores deben contribuir al fondo del seguro de desempleo en un 2 por ciento del
salario total pagado a sus trabajadores, mientras que los trabajadores deben destinar un 1 por
ciento de su salario a dicho fondo. Una persona desempleada que cumpla con las siguientes
condiciones puede cobrar la indemnización del seguro de desempleo:

 Tanto el empleador como la persona desempleada han pagado las primas del seguro de
desempleo durante un año antes de que la persona haya adquirido la condición de
desempleada;

 El empleo de la persona desempleada ha finalizado en contra de su propia voluntad; y

 La persona desempleada ha llevado a cabo el registro de desempleo y se encuentra ahora


en situación de búsqueda de trabajo.

El Reglamento del Seguro de Desempleo establece que el importe de las prestaciones por
desempleo debe ser determinado por cada provincia, comunidad autónoma o gobiernos populares
del municipio y debe estar por encima de la garantía de subsistencia estándar mínima para sus
residentes (un residente de la ciudad cuyo ingreso familiar promedio per cápita sea inferior a este
estándar, tiene derecho a recibir una ayuda para la vivienda básica por parte del gobierno). En
Shanghai, por ejemplo, el importe máximo de las prestaciones por desempleo es RMB990 por mes.

La entidad empleadora debe emitir prueba de la finalización de la relación laboral por parte de la
persona desempleada en el momento oportuno y notificar al organismo de la Seguridad Social en
los 15 días siguientes a la fecha de finalización. La persona desempleada debe llevar a cabo el
registro de desempleo y las formalidades para la recepción de la indemnización del seguro de
desempleo en el momento oportuno. El periodo de recepción de las prestaciones por desempleo
comienza en la fecha en que se realiza dicho registro. El periodo máximo para la recepción de las
prestaciones por desempleo depende del periodo de tiempo en el que la entidad empleadora y el
trabajador hayan pagado las primas, con anterioridad a que ésta adquiriera la condición de
desempleada, y son como se indican a continuación:

Una persona desempleada puede continuar disfrutando beneficios básicos del seguro médico
durante el periodo en el cual tiene derecho a percibir la indemnización del seguro de desempleo,
siendo pagadas las primas de seguro médico pagadas por el fondo del seguro de desempleo. Una
persona desempleada ya no tiene derecho a percibir la indemnización del seguro de desempleo si
comienza a disfrutar de las prestaciones básicas del seguro de pensiones.

Seguro de Accidentes Laborales

 Empleador: 0.5 – 3 por ciento

 Trabajador: 0 por ciento

Las aportaciones a este fondo son hechas por el empleador para todos sus trabajadores. Por lo
general la prima está entre el 0,5 por ciento y el 3 por ciento del salario de los trabajadores,
quedando determinada la tasa exacta en función del tipo de trabajo en cuestión, dado que los
riesgos de accidente laboral varían en consecuencia.

Los trabajadores que hayan sufrido una lesión o enfermedad relacionada con su trabajo, tienen
derecho a las prestaciones médicas. Las comidas proporcionadas durante la hospitalización y el
transporte necesario y aprobado, la comida y el alojamiento y los gastos de rehabilitación, así como
los aparatos auxiliares como pueden ser las prótesis, están también cubiertos por el fondo.

Los trabajadores que adquieran una discapacidad y cuyas capacidades de trabajo se vean afectadas
como resultado de un accidente laboral, deben recibir una evaluación de su capacidad de trabajo
para determinar su nivel de incapacidad laboral. La incapacidad laboral está clasificada en diez
niveles, correspondiendo el nivel uno a la discapacidad más grave y el nivel diez a la menos grave.
Para cada nivel es aplicable un determinado nivel de indemnización por incapacidad y un
determinado nivel de los subsidios mensuales de discapacidad. Para la discapacidad comprendida
entre los niveles siete y diez, el empleador pagará una suma total de indemnización por empleo al
trabajador a la terminación de la relación laboral.
Los trabajadores también tienen derecho a un permiso para rehabilitación pagado, el cual por lo
general no debe exceder de 12 meses, excepto cuando se trate de lesiones graves o bajo
circunstancias excepciones. La empresa seguirá siendo responsable del pago del salario total al
trabajador, así como también las primas del seguro social durante el periodo de baja pagado. Es
importante señalar que, si un trabajador tiene una lesión seria en el trabajo, la compañía puede ser
responsable de todos los costes del tratamiento si las primas de seguro no fueron pagadas hasta la
fecha.

Se considerará que un empleado ha sufrido un accidente de trabajo si ha:

 Sufrido una lesión en un accidente relacionado con el trabajo en el puesto de trabajo


durante su horario laboral;

 Sufrido una lesión en un accidente mientras estaba llevando a cabo preparaciones


relacionadas con el trabajo o finalizando su trabajo en el lugar de trabajo poco antes o poco
después de su horario laboral;

 Sufrido una lesión por violencia o por otros peligros inesperados cuando estaba llevando a
cabo las responsabilidades de su puesto de trabajo en su puesto de trabajo durante las
horas laborales;

 Afectado por una enfermedad profesional;

 Sufrido una lesión, mientras se encontraba viajando por motivos de trabajo, debida a
motivos laborales, o desaparece debido a un accidente; o

 Sufrido una lesión en un accidente de tráfico en el cual el trabajador lesionado no asume la


responsabilidad principal, o transitando por el ferrocarril urbano, ferry de pasajeros o
accidente de tren en el camino hacia, o de vuelta a, su trabajo.

También se considerará que un empleado ha sufrido un accidente laboral si muere inmediatamente


o dentro de las 48 horas posteriores a un insatisfactorio tratamiento médico de emergencia debido
a una enfermedad repentina sufrida durante su horario laboral y en su puesto de trabajo. En este
caso, los miembros de la familia del trabajador tendrán derecho a recibir una indemnización para
los gastos fúnebres, una pensión de dependencia, y una indemnización por fallecimiento.

Los trabajadores deben presentar las solicitudes de determinación de accidente laboral en el


departamento administrativo de la Seguridad Social, dentro de los 30 días posteriores al accidente
o de habérsele diagnosticado una enfermedad profesional, y están obligados a presentar pruebas
de la relación laboral y de los diagnósticos médicos. Cuando un trabajador sea enviado a trabajar
fuera de China y sea requerido por las leyes del país/región de acogida que participe en el seguro
de accidentes laborales a nivel local, su seguro en China podrá ser suspendido.

Fondo de Vivienda

 Empleador: 5 – 25 por ciento

 Trabajador: 5 – 25 por ciento


Como su nombre lo indica, el Fondo de Vivienda se ha diseñado para garantizar que los trabajadores
puedan ahorrar algo de dinero en la compra de una casa o de un apartamento. El empleador
generalmente tendrá que aportar a este fondo entre un 5 por ciento y un 25 por ciento del salario
mensual promedio del trabajador correspondiente al año anterior.

En muchas ciudades, el trabajador complementa esta contribución con una suya propia de igual
cantidad, aunque ciertas ciudades tienen políticas diferentes. La cantidad total para el Fondo de
Vivienda, pagada tanto por el trabajador como por el empleador, se destina a la cuenta personal del
trabajador correspondiente a este fondo.

La prima mensual se determina por el salario promedio del trabajador, correspondiente al año
anterior (o por el salario del primer mes, en caso de que se trate de un nuevo trabajador) y por el
porcentaje de aportación establecido en los estatutos. La cantidad máxima de aportación legal se
calcula en base al salario mensual promedio de todas las personas empleadas en el correspondiente
puesto de trabajo en la ciudad o provincia en cuestión, correspondiente al año anterior. Por lo
general, la cantidad máxima es de tres veces el salario medio mensual de la ciudad o provincia. Si el
salario mensual de un individuo es más alto que este límite legal, simplemente se utilizará la
cantidad máxima para calcular el pago de su Fondo de Vivienda. En muchas ciudades se permite
efectuar aportaciones al Fondo de Vivienda que excedan un 300 por ciento del salario mensual local
del lugar para los trabajadores. El límite es generalmente un 500 por ciento, si bien algunas ciudades
no tienen establecido ningún límite. La proporción que excede del 300 por ciento es considerada
como base imponible para el trabajador.

Por lo general, este fondo sólo puede ser retirado por los trabajadores con el propósito de
comprar, construir o renovar su propia vivienda. Cuando el trabajador desea comprar una casa, el
dinero en el Fondo de Vivienda puede ser utilizado para pagar el depósito inicial de dicha casa. Los
trabajadores también pueden solicitar a los bancos un préstamo para su Fondo de Vivienda, y
devolver el préstamo con el saldo existente en la cuenta de su Fondo de Vivienda. Además,
demostrando que los fondos fueron obtenidos del Fondo de Vivienda de un individuo, el banco
puede ofrecer una menor tasa de interés para el préstamo. A la hora de jubilarse, cualquier saldo
restante en la cuenta del Fondo de Vivienda puede ser retirado y utilizado para cualquier
propósito por el trabajador. También puede ser retirado cuando el trabajador emigra o debe pagar
un alquiler que excede a sus ingresos en un cierto porcentaje.