Está en la página 1de 2

El color amarillo tiene un significado y simbolismo curioso, ya que resulta

bastante contradictorio; por un lado se le asocia con la felicidad, la alegría y el


optimismo y por el otro, con los celos, la envidia, el egoísmo y algunas
enfermedades.

Es un color brillante, alegre, que simboliza el lujo y el como estar de


fiesta cada día. Se asocia con la parte intelectual de la mente y la expresión de
nuestros pensamientos. Facilita el poder de la palabra y la expresión. Si tiene
problemas para expresar lo que piensa o lo que sabe, visualice el color amarillo
o vistase de amarillo y la facilidad por comunicar con los demás y por expresar
sus pensamientos aparecererá. Se sorprederán de lo fácil que es.

Si tienen problemas de comunicación con su pareja o con su hijo...


Trabajen con el color amarillo durante la meditación (10 minutos) y verán lo
fácil que es y como acuden las palabras justas a su mente.

Es por lo tanto, el poder de discernir y discriminar, la memoria y las ideas


claras, el poder de decisión y capacidad de juzgarlo todo.

También ayuda a ser organizado, a asimilar las ideas innovadoras y


aporta la habilidad de ver y comprender los diferentes puntos de vista.

Por otro lado, la parte negativa de este color, es que puede aportale el
miedo o temor a ciertas cosas.

Aspectos positivos asociados al color amarillo

Inteligencia

Juventud

Belleza

Sensualidad

Optimismo

Alegría

Amistad

Madurez
Aspectos negativos asociados al color amarillo

Narcisismo

Egoísmo

Envidia

Suciedad

Traición

Hipocresía

Celos

El color amarillo en el dibujo infantil representa el conocimiento, la curiosidad y


la alegría de vivir. El amarillo es un color que inconscientemente nos indica
precaución y cautela.
Si el amarillo forma parte, sin predominar sobre los otros, del dibujo, puede
interpretarse en clave de energía, dinamismo, adaptación e incluso creatividad.

Si lo utiliza en exceso podría ser demasiado activo y exigente consigo mismo y


con los demás

Cuando predomina este color en el dibujo puede indicar la existencia de


ciertas tensiones o situaciones de conflicto, normalmente en el entorno familiar
o con alguna de las figuras de referencia.

El amarillo es un color intermedio que inconscientemente nos indica


precaución, cautela. También transición de una situación a otra. Si el amarillo
forma parte, sin predominar sobre los otros, del dibujo, puede interpretarse en
clave de energía, dinamismo, adaptación e incluso creatividad.