Está en la página 1de 1

LA FRANQUICIA.

La franquicia es un contrato entre dos empresas, franquiciador y franquiciado.

El franquiciador: le entrega al franquiciado: un producto o servicio, la marca o nombre


comercial y el “saber-hacer” de como llevar el negocio para que lo explote en régimen de
exclusividad.

El franquiciado: deberá pagarle al franquiciador una serie de cantidades: un canon de entrada


fijo, porcentaje sobre las ventas (royalties), más otro porcentaje sobre las ventas para gastos
en publicidad (canon de publicidad). (dependerá de la franquicia, no todas imponen lo mismo).

REGLAS BASICAS DEL FUNCIONAMIENTO.

 Exclusividad de la zona.
 El franquiciado debe seguir las instrucciones del franquiciador, seguir el “saber-hacer”
o “know-how” y no salirse de él. Puede que el franquiciador ofrezca cursos de
formación.
 El franquiciador puede hacer inspecciones al franquiciado.
 El franquiciado paga las cantidades que exija dicha franquicia.
 El contrato debe ser lo suficientemente largo para que el franquiciado pueda
recuperar el canon de entrada. Al finalizar este suele pactarse que el franquiciado no
pueda abrir un negocio similar.

VENTAJAS DE CADA PARTE.

Franquiciador:

Buen sistema de expansión sin tener que invertir, asume menos riesgos y accede más
fácilmente a descuentos debido al volumen de facturación.

Franquiciado:

Esta tomando una marca ya conocida con viabilidad económica, cuenta con el apoyo del
franquiciador y no habrá otra franquicia en su zona, tiene la exclusiva. (depende).

INCONVENIENTES DE CADA PARTE.

Franquiciador:

Si se equivoca en la elección de franquiciados, su negocio perderá prestigio. Pierde la


exclusividad de la gestión de su negocio. Tener prisa por franquiciar sin haber madurado la
marca.

Franquiciado:

No es propietario, no tiene control ni gestión sobre el negocio, el contrato la mayoría de las


veces favorece al franquiciador, por lo tanto, rentabilidad baja y si la marca no funciona, el
tampoco venderá.