Está en la página 1de 4

II.

EL MAR

1.- Bosque histórico de la teoría sobre la corriente Peruana

La característica principal del mar frente al litoral peruano es la corriente que se desplaza hacia el
N. En años anteriores ella fue llamada “Corriente de Humboldt” pero lamentablemente está
cambiando la designación del fenómeno hidrográfico.

Lavalle habla ya en 1912 de la “Corriente peruana o Corriente de Humboldt” (Lavalle. 1912); según
vemos fue Sverdrup (1931) el primero en tratar en la literatura científica de la lengua inglesa de la
“Corriente del Perú” (“Peruvian Current”) al analizar el material oceanográfico recolectado por la
expedición “Carnegie”. Schott (1931) sigue a él después de un breve intervalo con la obra
fundamental para el conocimiento de la situación oceanográfica ante la costa occidental de Sud-
américa hablando en el texto exclusivamente de la “corriente del Perú” (Perú-Strom). Wüst
protestó del lado alemán (1935) contra la supresión del nombre “Corriente de Humbolt” pero
Gunther (1936) y Schott (1937) rechazaron la opinión de Wüst.

Humboldt designa el fenómeno descrito por él “Corriente peruana” en un manuscrito redactado


por él y titulado “Memoria sobre corrientes marinas” que fue utilizado por Berghaus, en que fue
incorporada dicha “Memoria” de A. v, Humboldt, lleva el título: “La corriente de agua fría a lo
largo de la costas occidental de Sudamérica, descrita por A. v. Humboldt” Al final de la primera
parte de la “memoria” escrita por Humboldt, Berghaus dice en una nota al pie de la página
refiriéndose a la corriente que “ es justo.. .llamarla también “Corriente de Humboldt”.

Merece atención, sin embargo, el hecho de que el mismo Humboldt en una carta del 21 de febrero
de 1840 dirigida a Berghaus se opone a esta denominación quizás por la modestia que le
caracterizaba. Humboldt escribe:

“Protesto (también, públicamente si fuera necsario) contra cualquier denominación como


“Corriente de Humboldt” – imitando la designación “Corriente de Rennel” ridiculizada en Inglaterra
por los marinos británicos.- La Corriente es conocida desde hace 300 años por todos los muchachos
pescadores desde Chili hasta Payta; el único mérito mío es él haber medido como primero la
temperatura de esta corriente de agua”.*)

Opinamos que no significa ningún menoscabo a la veneración del eminente sabio que fue
Alejandro von Humboldt, si siguiendo su ejemplo y cumpliendo su deseo se cambia la desgnación
“Corriente de Humboldt” en “Corriente Peruana” o “Corriente del Perú” permaneciendo siempre
viva la memoria a esta gran personalidad. Nadie podrá disertar sobre esta corriente sin recordar la
primera descripción científica por Humboldt que sobre para en mucho las apreciaciones
inteligentes de los cronistas de los siglos XVI y XVII ocultadas por tanto tiempo en los archivos
españoles.

Para el Perú y un escritor peruano, sin embargo, la expresión “Corriente del Perú” o “Corriente
Peruana” es obligatoria en vista de que, a pedido del representante oficial del Perú, el Consejo
Oceanográfico Ibero-Americano resolvió: aceptar para la “Corriente fría a lo largo de la costa
occidental de Sudamérica, llamada a veces “Corriente de Humboldt”, la denominación “corriente
del Perú (Peruvian Currente) (Consejo, 1935). Al tratar en páginas siguientes de esta corriente se
utilizará la designación puesta en paréntesis por el referido Consejo “(Peruvian Corrente)”
traduciendo al castellano como “Corriente Peruana”. Totmamos esta libertad creyendo que así el
texto se lee mas fluído.

Al oceanógrafo inglés E.R. Gunther (1936) se agradece una excelente exposición del desarrollo de
las ideas que ahn formado el concepto modernode la Corriente del Perú desde los tiempos de la
conquista hasta los trabajos fundamentales de Sverdrup (1931), Schott (1931), y del mismo
Gunther (1936).

Los españoles llegaron al Perú por mar y aún después de haber hallado y descrito un camino
terrestre, enviaron todos los transportes desde Panamá a Tumbes o Paita y más tarde al Callao or
mar. Los marinos conocieron evicentemente los vientos que soplan en la costa sud-marinos desde
el S con tendencia al W, los que llamaron 2vendavales” en contraste con las “brisas”, vientos del
NE, alisios del hemisferio norte, los que observaron en los meses de enero a marzo. Los españoles

Se daban cuenta ya de la dificultad de navegar a vela hacía el S contra los vendavales. Pedro de
Cieza de León (1.353) dice por eso:

“… el navegar de Panamá para el Perú es por el mes de enero, hebrero (sic) y marzo, porque, en
este tiempo hay siempre grandes brisas y no reinan los vendavales; y las naos allegan adonde van,
antes que reine otro viento que es del sur, el cual gran parte del año corre en la costa del Perú"

En 1555 se elevó al conocimiento de la Corona de España él informe Agustín de Zárate (1555) en


que el viento constante desde él S es indicado como la causa de la corriente que se dirige hacía el
N:

“… y este viento causa también correr las aguas de aquella mar hacía la parte del norte."

Se conoce entonces 23 años después de la conquista definitiva del Perú dos hechos principales: el
viento y la corriente y la última fue descrita ya como fría. Joseph de Acosta relata (1604)

"...también vemos por experiencia que el agua de la mar refresca y así en algunos puertos como el
del Callao hemos visto poner a enfriar el agua o vino para beber en frascos o cántaros metidos en
la mar."

Todos los cronistas posteriores expusieron las mismas ideas y ampliaron sus relatos buscando
explicaciones para el aire templado que se manifiesta en las costas del Perú y del norte de Chile no
obstante situarse éstas en zona tropical.

La antes mencionada “Memoria sobre corrientes marinas" no es la única oportunidad en que


Humboldt habla de la corriente a la que dedicó tanta atención. En otra obra (1860) se lee:
"La gran frescura, el frío pudiera decirse, que tirante gran parte del año reina a lo largo de las
costas del Perú bajo los trópicos y hace descender el termómetro hasta 12° Reaumur, no es en,
modo alguno; como quisiera demostrar en otro lugar, efecto de las montañas cubiertas de nieve
situadas en la proximidad, sino más bien de la bruma que vela el disco solar y de la corriente de
agua fría que, arrancando de las regiones del polo Sur y partiendo del Sudoeste, va a choco con las
costas de Chile cerca de Valdivia y de La Concepción, siguiendo desde allí su impetuosa marcha
hacia el Norte hasta el Cabo Pariñas(s). Cerca de las playas de Lima, la temperatura del Océano
Pacífico es de 12,5° Reaumur, mientras que bajo igual latitud, pero fuera de la corriente, llega a
21°. Singular es que un hecho tan notable haya pasado desapercibido hasta mi permanencia, en
octubre de 1802, en las costas del Mar del Sur.”

Cierto es que nadie en la costa peruana antes de la llegada de v. Humboldt había constatado la
diferencia existente entre las temperaturas marinas dentro de la región costanera y aquellas fuera
de ella en el mar abierto. Pero no debe olvidarse que medir la temperatura del mar en aquellos
tiempos en que Humboldt viajó por Sudamérica (1799-1803) era todavía una novedad introducida
por Sir James Cook en su segundo viaje (1772-1775) por el Océano Pacífico. Por otro lado
Humboldt no estaba completamente en lo cierto al decir: (1837):

“Así como los navegantes europeos conocían durante siglos la existencia y el curso general de la
Corriente del Golfo sin darse cuenta de la temperatura, así también se había observado en el Mar
del Sur desde los primeros tiempos en que se inició el tráfico entre Chili, Lima y Guayaquil, la
existencia de una gran corriente marítima que se desplaza del S hacia el N y NNW. Sin embargo, a
mi llegada al litoral del Pacífico se ignoraba en absoluto la baja temperatura de esta corriente
marítima y su gran influencia sobre el clima fresco de las costas peruanas, atribuyéndose esta
característica a la cercanía de las cordilleras cubiertas de nieve."

Como indicamos más arriba se conocía en realidad la frialdad de las aguas inclusive se adivinaba su
influencia sobre el clima; para realzar este hecho citamos del informe de Acosta (1604) lo
siguiente:

"De todo se infiere que el océano tiene sin duda la propiedad

dr tt piar y refrescar el calor demasiado; por eso se siente más cal .„ tierra que en mar caeteris
paribus. Así siendo la mayor pot ity nuevo orbe muy cercana al mar Océano aunque está debajo de
la .1 rrida Con razón diremos que de la mar recibe gran 1"1"-lict‘ pty templar el calor.,"

rrt
Los españoles su usieron, al igual que Humboldt la (hl agua fría desde regiones antárticas y
consideraron la corPiZielle::::" ifenómerto unitario en toda la Costa occidental que telldría tinvi en'
faa salida occidental del estrecho de Magallanes yendo Ilasta P int 111: 8, liumboldt expresa esta
visión en la forma siguiente (1837)* 36

También podría gustarte