Está en la página 1de 4

Albert Einstein.

Ecuaciones del campo de la gravitación


He mostrado en dos publicaciones recientes, como puede uno llegar a unas
ecuaciones de campo de la gravitación que concuerden con los postulados de la
relatividad general, i.e. que en su forma general son covariantes con respecto a
sustituciones arbitrarias de variables espaciotemporales.

La línea de desarrollo fue la siguiente. Primero encontré ecuaciones que


contienen la teoría de Newton como una aproximación y que son covariantes con
respecto a sustituciones arbitrarias de determinante 1. Después descubrí que esas
ecuaciones en general corresponden a ecuaciones covariantes, si el escalar del
tensor de energía de la "materia" desaparece. El sistema de coordenadas tenía que
ser elegido de acuerdo con una simple regla, que sea 1, de forma que el resto de
las ecuaciones se simplifiquen considerablemente. En el proceso, sin embargo,
uno tenía que introducir la hipótesis de que el escalar del tensor de energía de la
materia desapareciese.

Recientemente he encontrado que es posible evitar la hipótesis acerca del tensor


de energía de la materia, si uno lo incluye en las ecuaciones de campo de forma
algo distinta a como se hizo en mis dos anteriores informes. Las ecuaciones de
campo para el vacío, en las cuales basé la explicación del movimiento perihelial
del planeta Mercurio, no se ven afectadas por este cambio.

Expongo aquí de nuevo el razonamiento completo, para evitar que el lector tenga
que remitirse constantemente a los informes previos.

Hacia una educación neohumanística.


Repetir antológicamente las perpetuas definiciones cuasi burocráticas de
educación, sería proseguir tautologías y continuismos neonominalistas inútiles,
pues en su sistema léxico semántico, educación, educar, educando, educativo,
educado y otras voces del mismo campo, hoy sólo perfilan procesos espurios,
ideologizados como progreso para las nuevas generaciones, aunque sin pergeños
de la gran cultura humana, que suele ser considerada como simple
enciclopedismo proclive a la memorización inútil.

“¿De qué le sirve- dicen los pedagogos de escritorio, a un estudiante o a un


profesionista los cursos de literatura o filosofía, por ejemplo?” Los aprendizajes
conceptuales se han reducido al mínimo y lo importante es la actitud pragmática
del beneficio “utilitario”. El disfrute de la sabiduría se ve despreciado por los
tecnócratas y los teóricos acomodaticios. Sólo se piensa en el desarrollo y
progreso personal como acciones procedimentales, con lo cual el individualismo
exacerbado por la ideología burguesa alcanza las más grandes frustraciones en
una sociedad despiadada que no permite destacar a todos los jóvenes. Sólo ciertos
elegidos por la herencia económica o la belleza genética.

Filología. Mariano José de Larra


Supuesto que por la lengua pecamos, y que por ella hemos de morir, no será
mucho que dediquemos a este ramo de la literatura algunas de nuestras tareas.
Bien se deja conocer que la lengua es para un hablador lo que el fusil para el
soldado; con ella se defiende y con ella mata. Tengamos, pues, prevenidas y en
el mejor estado posible nuestras armas, y démosle a este fin un limpiecito de
cuando en cuando.

Vayan, pues, hoy por hoy, para los aficionados a discurrir, un par de acertijos.

¿Qué entendemos cuando vemos impreso: «¿El embajador o ministro tal cerca
de la corte de cual», etcétera?

¿Quiere decir que anda alrededor de aquella corte, sin poder nunca llegar a ella,
como andaban las almas de los paganos cuyas exequias no se habían celebrado,
en torno de la barca del viejo Caronte? ¿O padecen los pobres señores el tormento
de la garrucha, que, como el lector sabe mejor que nosotros, consistía en colgar
al paciente por los brazos, de suerte que tocasen las puntas de sus pies en el suelo
al estirarse, pero sin poder nunca descansarlos en él, precisamente en la misma
forma que dejó suspendido la pundonorosa Maritornes al hidalgo manchego del
agujereado pajar? Nosotros no entendemos de otra manera aquello de andar
cerca, y cierto que nos da verdadera lástima y dolor que unos señores de tal
categoría se hallen en tan dificultosa posición.

Líbreseles cuanto antes de aquel tormento, si es que somos cristianos, y lleguen


ya por fin a sus cortes respectivas, y vivan en ellas como en tiempos de nuestros
antepasados, que decían: «El embajador de Francia en la corte de España», etc.
Porque si del que se halla en una corte se puede decir que está cerca de ella, ¿qué
inconveniente habrá en que digamos que tenemos los ojos cerca de la cara y no
en la cara?

Ejemplo de ensayo sobre el calentamiento global


El fenómeno del calentamiento global debe ser un tema de preocupación para los
gobiernos de todos los países. ¿En qué consiste dicho fenómeno y por qué es
grave? Se trata del aumento de la temperatura media, en todo el planeta. Esto
incluye a la atmósfera terrestre y la de los océanos.

Existen datos científicos suficiente que demuestran que la temperatura está


aumentando, y que, lo más grave, el resultado de este aumento es el hombre y sus
múltiples actividades que sólo han deteriorado el medio ambiente. El cambio
climático y el efecto invernadero no son consecuencias de la naturaleza. Es el
resultado de la actividad—desproporcionada—del ser humano destruyendo,
precisamente, a esa naturaleza.

La tecnología avanza a pasos gigantescos, en la mayoría de las disciplinas de la


ciencia humana. Pero ¿ha sido beneficioso ese avance para cuidar nuestro hogar?
¿Por qué no se promociona a mayor escala la producción, por ejemplo, de autos
eléctricos y ecológicos? Existe, en sencillas palabras, una falta clara de voluntad
por parte de grupos empresariales y también por parte de los gobiernos.

Mientras todo este panorama continúe, no se prestará la debida atención al


calentamiento global y a sus múltiples consecuencias en el medio ambiente.

Ensayo sobre el calentamiento global.


Se entiende como calentamiento global el aumento de la temperatura media de la
Tierra en el tiempo. Esta temperatura ha ido en aumento a partir de la Revolución
Industrial, debido principalmente a las emisiones de Dióxido de Carbono que la
actividad industrial libera a la atmósfera.

Las altas concentraciones de este gas en la atmósfera terrestre traen como


consecuencia un fenómeno llamado efecto invernadero. El Dióxido de Carbono
permite la entrada del calor proveniente del Sol a la superficie terrestre, pero no
deja que ese calor se disipe completamente hacia el espacio exterior,
manteniendo parte de él en la Tierra, su acumulación trae consecuencias
climatológicas muy graves para la vida actual en el planeta a causa de los cambios
climatológico que el aumento de temperatura ocasiona.

Los gobiernos y la industria están conscientes del problema y empiezan a tomar


medidas para abatirlo, sin embargo, las acciones que están tomando no son
suficientes para revertir el daño. Y aunque es más lo que se puede hacer, las
inversiones que es necesario realizar hacen que las soluciones de fondo tarden
mucho tiempo en llevarse a cabo lo que agrava el problema cada vez, ya que los
beneficios que se pueden obtener de cada medida realizada no tienen efectos
inmediatos, sino que deben de pasar muchos años para ver sus beneficios.
En conclusión, tanto el gobierno como la industria y la sociedad tienen que ver
que de no hacer algo inmediatamente para disminuir considerablemente las
emisiones de gases que ocasionan el efecto invernadero y eliminar los que ya
están en la atmósfera ocasionando el problema climático que la humanidad está
padeciendo, los problemas a los que tenemos que enfrentarnos en unos pocos
años serán de tal gravedad que pueden ocasionar un gran daño económico y
social.