Está en la página 1de 16

Revista Facultad de Ciencias Económicas:

Investigación y Reflexión
ISSN: 0121-6805
economía.neogranadina@umng.edu.co
Universidad Militar Nueva Granada
Colombia

Gómez Villegas, Mauricio


Pensamiento único y contabilidad: la posibilidad de la contabilidad como disciplina moral
Revista Facultad de Ciencias Económicas: Investigación y Reflexión, vol. XV, núm. 2, diciembre,
2007, pp. 29-43
Universidad Militar Nueva Granada
Bogotá, Colombia

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=90915203

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
rev.fac.cienc.econ., Vol. XV - No. 2, Diciembre 2007, 29-43

PENSAMIENTO ÚNICO Y CONTABILIDAD: LA POSIBILIDAD


DE LA CONTABILIDAD COMO DISCIPLINA MORAL*
MAURICIO GÓMEZ VILLEGAS**
UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA

(Recibido: Octubre 6 de 2007 – Aprobado: Noviembre 20 de 2007)

Resumen
Los caminos para consolidar a la contabilidad como disciplina son diversos. La mirada convencional,
que busca constituirla en una disciplina científica económica y positivista, está basada en presupues-
tos que deben juzgarse con rigor argumental, suficiencia histórica e imaginación crítica. La posibilidad
de construir a la contabilidad como una disciplina moral, se muestra como una necesidad ante las
evidencias de su aporte en la expansión del “pensamiento único”. Este documento muestra las re-
laciones de la contabilidad por partida doble con el pensamiento único y discute algunos elementos
para generar un debate entorno a la posibilidad de la contabilidad como una disciplina moral.
Palabras clave: Contabilidad crítica; Teoría Contable; Disciplina Contable; Pensamiento Único.

PENSEÉ UNIQUE AND ACCOUNTING: THE POSSIBILITY


OF ACCOUNTING AS A MORAL DISCIPLINE

Abstract
There are various paths to consolidate accounting as a discipline. The conventional point of view,
which seeks to turn it into a highly economic and positivist scientific discipline, is based on arguments
that must be assessed with argumentative rigor, historical sufficiency and critical imagination. The
possibility of constructing accounting as a moral discipline is shown as a need before the grounds
of its contributions to the expansion of Penseé unique. This document shows the two-way relations
with Penseé unique and discusses some elements to generate a debate regarding the feasibility of
accounting as a moral discipline.
Key words: critical accounting; Accounting theory; Accounting Discipline; Unique Thought.

JEL: M41; M49.

Gómez, M. (2007). Pensamiento único y contabilidad: La posibilidad de la contabilidad como dis-


ciplina moral. Revista de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Militar Nueva Gra-
nada, XV (2).

* Documento de reflexión fruto de la interacción del Grupo de Investigación “Contabilidad, organizaciones y medioambiente” de la Uni-
versidad Nacional de Colombia. Algunas líneas previas fueron expuestas en la mesa de trabajo “El Pensamiento Único y lo Contable”
del XIX Congreso Nacional de Estudiantes de Contaduría Pública, realizado en la Universidad de Antioquia en el mes de marzo de
2007.
** Contador Público de la Universidad Nacional de Colombia. Magíster en Administración de la Universidad Nacional de Colombia.
Estudiante del Doctorado en Ciencias de Gestión – Université de ROUEN, Université de Paris XIII, Universidad Nacional. Profesor de
la Facultad de Ciencias Económicas – Universidad Nacional de Colombia. Premio Nacional de Investigación Contable 2003. Miembro
del Centro Colombiano de Investigaciones Contables C-CINCO y del Grupo Organizaciones, Medioambiente y Contabilidad de la
Universidad Nacional de Colombia. Correo electrónico: mgomezv@unal.edu.co

29
MAURICIO GÓMEZ VILLEGAS

1. Introducción está compuesta por ideas germinales que se confi-


guran como preguntas de investigación antes que
“¿Está todo inmóvil como lo sostiene Parménides, o más pretender concluir en respuestas.
bien nada está inmóvil y en cambio todo fluye como
lo piensa Heráclito? Para esos admirables pensadores
griegos anteriores al dogma no había una verdd central, 2. El pensamiento único:
un libro sagrado, a cuya luz o cuya sombra se pudiera
deslegitimar toda hipótesis. Y lo más admirable que tuvo
una aproximación
la época de aquellos filósofos, a los que con cierta torpeza
llamamos presocráticos, es la alegre profusión de 2.1 Sobre los presupuestos (o preceptos)
interpretaciones del mundo, singulares, libres,
contradictorias, que podrían convivir sin mayores La pregunta por los presupuestos puede constituirse
colisiones no ya en el universo, sino en las calles en la base del desmantelamiento o la de-construcción
de una misma ciudad...”. de toda forma de pensamiento. Bateson (2002),
William Ospina (2002) señala que la ausencia de cuestionamiento por los
“presupuestos” es una de las características del pen-
La reflexión desde núcleos problemáticos permite rea- samiento de hoy. Esta carencia para Bateson, se
lizar aproximaciones a situaciones complejas, a par- encuentra parejamente distribuida, tanto entre ejecu-
tir de reconocer múltiples “cruces”, “convergencias”, tivos, académicos, políticos, estudiantes o gentes del
“retroacciones” o “dialógicas”. A propósito del Pensa- común (2002).
miento Único – PU – y su relación con la Contabili-
dad, tres elementos pueden resultar interesantes para El cuestionamiento por los presupuestos implica di-
abordar tal problema y, a la vez, para <<compren- ferentes indagaciones. Esta búsqueda debe hacerse
der>>, o hacernos conscientes de, la dimensión y por igual en el devenir histórico, así como en las
la complejidad del mismo. Estos tres elementos se construcciones “lógicas” o abstractas. Lo que quiere
constituyen, junto con unas breves conclusiones, en decir que los presupuestos no solo se configuran con
la estructura del presente documento. el transcurrir del tiempo, en contextos socio-políticos
e históricos particulares, sino que incluso pueden go-
En primer lugar es importante indagar por las ba- zar de un lugar, una ubicación, una re-configuración
ses mismas del PU, no diferenciando estatus epis- o una justificación en el universo de las construccio-
témicos, políticos o ideológicos, sino más bien in- nes lógicas, causales o “científicas”, de la sociedad.
tentando identificar los “presupuestos ontológicos”
distintivos de esta forma de <<pensar>> la rea- Los presupuestos son la base que antecede cualquier
lidad. En segunda instancia, parece conveniente, estructura de pensamiento. Esto no implica que ellos
aunque puede ser insuficiente, discutir la manera necesariamente sean conscientes o evidentes. Los
como la Contabilidad, particularmente la expresión presupuestos pueden concebirse como un conjunto
más difundida, la contabilidad por partida doble en de nociones1, que constituyen un dispositivo de sim-
su expresión financiera, es influenciada, e influye, plificación que operacionaliza la interacción del ser y
en la consolidación del PU. Finalmente, se busca el mundo por medio del pensamiento.
“re-plantear” algunos elementos de una propuesta
de abordaje de la contabilidad que permitiría un Los presupuestos, como <<nociones>> fundantes
distanciamiento importante del PU por parte de o fundacionales del pensar-sentir-actuar, se configu-
la contabilidad y es concebirla, parafraseando en ran con la relación del individuo biológico y el sujeto
cierto sentido a Amartya Sen, como una “Discipli- social. Esto quiere decir que en su con-formación, in-
na Moral”. Como verá el lector, esta breve reflexión fluyen los medios perceptivos del individuo (por tanto

1
Es importante señalar la diferencia sustancial entre las Nociones y los Conceptos. Digamos aquí que una noción no implica concep-
tualización racional o estructural, al tiempo que no reclama conciencia por parte de su <<poseedor>>. Al respecto puede consul-
tarse la obra de Bateson (2002).

30
PENSAMIENTO ÚNICO Y CONTABILIDAD: LA POSIBILIDAD DE LA CONTAMINACIÓN COMO DISCIPLINA MORAL

biológicos o “anatómicos”) y las relaciones del sujeto se torna central por lo que implica el proceso social
y el entorno materializadas en capacidades consti- de satisfacción de necesidades y la consolidación de
tutivas para “ver”, o percibir (por tanto culturales y las relaciones sociales y productivas vigentes, deno-
sociales). De esta manera, no simplemente se “ve” minadas como “capitalismo”. Valga decir que las
con los ojos, sino a través de ellos con otros múltiples reflexiones de la Economía Política y de los valores
medios (Von Forester, 2002). Hoy día, la socio-bio- morales son el germinar de una esfera conceptual
logía tiene bien documentada y analizada esta situa- independiente en los procesos sociales, muy propia
ción (Maturana y Varela, 1992; Maturana, 1996). de la escisión disciplinaria que se estaba dando en-
tonces.
Los presupuestos que determinan las formas de
“ver”, y/o “percibir” el mundo2, están no solo ubi- Se puede plantear que estos son algunos de los orí-
cados en estructuras conceptuales o teóricas ajenas genes históricos de los presupuestos del Pensamiento
al hombre común, sino que, por lo que es propio a Único. La división conceptual que los hombres hici-
los presupuestos, se han vinculado a su subjetividad mos de la realidad social para entenderla, compren-
sensitiva y de pensamiento. derla, e incluso en muchas ocasiones con pretensio-
nes de dominarla, que al ser precepto construyó un
Con todo lo anterior, la pregunta ontológica que Mundo divisible en esferas como la política, la cultu-
se cuestiona por ¿Qué es la realidad?, ya no pue- ral, la social, la filosófica y la Económica, entre tantas
de responderse con la binaria sentencia de: ¡lo que otras. Dinámica que profundizó la escisión entre el
está “afuera”!, o ¡lo que está en la “mente”!. El mundo de la natura y el mundo de la cultura.
objetivismo y el subjetivismo, o el realismo y el idea-
lismo de otrora. Lo anterior permite plantear, que la realidad fraccio-
nada y simplificada, y la economía como “parte” de
Con estos antecedentes nocionales y conceptuales, esta realidad, es el primer presupuesto ontológico del
podemos entonces cuestionarnos ahora por las ba- Pensamiento Único. Esto quiere decir que este pro-
ses mismas del Pensamiento Único. ceso no es de los últimos 30 años, o iniciado con el
proceso de la globalización financiera.

2.2 Los presupuestos ontológicos del PU Un segundo presupuesto se configura con el impacto
que las reflexiones en Economía Política, desde esfe-
Es aceptado e históricamente contrastado, que el ras filosóficas como lo señala Sen (2001), tuvo ori-
pensamiento ilustrado del siglo XVIII es el punto ginariamente en otros nacientes campos del conoci-
de generalización de la reflexión por la vida social, miento fragmentado. Existe un interesante argumen-
desde visiones seculares, laicas y racionales. Es el to, documentado en textos de viaje y otros diarios
surgimiento de lo que Habermas (1988) llama las de Darwin, que permite inferir la influencia del texto
Ciencias Hermenéuticas, Sociales, Humanas o del fundacional de Adam Smith, “An Inquiri Into the Na-
Espíritu. No nos preocupa en este momento la dis- ture of the Wealth of Nations”, en los presupuestos
cusión de su demarcación epistemológica. En cam- y teorías del padre conceptual de la evolución por
bio, parece prioritario reconocer que su sistematiza- selección natural (Merton, 1977). Parece que, en
ción como conocimiento “disciplinario”, con toda la efecto, Darwin realizó observaciones y encontró re-
connotación que el término incorpora, se da en tal gularidades precisas sobre el cambio en las especies,
contexto. pero las “vio”, o percibió, desde los preceptos que in-
terpretó en Smith, con nociones tales como la com-
Pues bien, para aquella época la reflexión económi- petencia, la sobrevivencia del recurso más eficiente
ca, entendida inicialmente como rama de la filosofía, para el conjunto de la especie, entre otras. También

2
Esta conceptuación implica que el medio ambiente externo, para los seres humanos, esta cargado de significación. El medio externo
cargado de sentido es el Mundo. Martínez-Echevarria (1997).

31
MAURICIO GÓMEZ VILLEGAS

parece que la lectura de Malthus, “Ensayo sobre el El tercer presupuesto quizás encuentra su formación
principio de poblaciones”, fue un referente influyente en épocas más recientes, pero tiene íntima relación
en Darwin (Torres, 1995). De corroborarse esto, da- con los dos anteriores. La esfera económica se hizo
ría no para hablar de un darwinismo social, sino de dominante como explicación de la realidad social y,
un Smithianismo biológico. Lo anterior quiere decir fruto de la abrumadora inconveniencia social y de los
que la influencia del pensamiento económico, y su efectos negativos del capitalismo, se construyeron,
superposición a otras formas de pensamiento, tam- desde diversas fuentes, propuestas y formas percep-
poco es nueva y viene desde hace bastante tiempo, tivas distintas a las predominantes a tal fecha. Estas
con las consecuencias que hoy conocemos. propuestas se basaban en concepciones diferentes
de la esfera económica y prohijaron concepciones
Cuando se profundizó la separación de lo económi- políticas también divergentes. Con la puesta en mar-
co, ahora en una esfera técnica y otra esfera ética, cha de una especie de “Socialismo” real, se hizo evi-
y la segunda se excluyó del campo de la ciencia, se dente para la sociedad en general la contradicción,
consolidó la simplificación. Aquí el presupuesto del la diversidad (aunque muy restringida) y con ello se
individualismo egoísta y utilitarista fue el último res- gestó la idea de “alternativa”.
coldo de lo ético (Sen, 2001). La hegemonía de la vi-
sión operativa y técnica de la economía, dirigida por La finalización de las manifestaciones concretas de
la concepción positivista y mecanicista de la ciencia, los más grandes proyectos socialistas, permitió que
abrió el camino para una disciplina con pretensio- muchos hablaran del fin de la historia (Fukuyama,
nes científicas y objetivistas. La Economía clásica de 1992). Este es el punto en que la idea de Unicidad
Walrras, con su modelo de equilibrio general, y los se instaura como molécula constitutiva de los pre-
posteriores desarrollos de la economía marginalista ceptos de nuestro tiempo. Esta Unicidad se refuerza
neoclásica, son la cúspide de estas pretensiones. Esta con procesos actuales como el de la China, donde la
mirada ha influenciado en tal nivel otras ciencias so- economía de mercado logra indicadores insospecha-
ciales, que muchas de ellas denotan concepciones dos, pero el desarrollo humano, el bienestar social y
disciplinarias contemporáneas, con aproximaciones la pluralidad política, se sepultan. Una cosa buena
como el “mercado político” (en ciencia política), el del caso chino nos queda; se ha demostrado que la
“capital cultural, simbólico y social” (en sociología) y prosperidad del mercado no genera necesariamente
las “instituciones jurídicas del intercambio” (en dere- pluralidad y democracia. De esta manera, la “UNI-
cho). Así pues, un segundo presupuesto de base del CIDAD” se instaura como el criterio operacional y
Pensamiento Único, es la hegemonía de la Econo- pragmático de comprensión de la realidad. Así se es-
mía, como esfera concreta y como campo de conoci- tablece la máxima: ¡Realidad no hay sino una!.
miento, que condiciona la totalidad de las acciones,
reflexiones y campos de la vida individual y social. Así las cosas, con la conjunción de los tres presupues-
En consecuencia, con una sociedad organizada al- tos que señalamos, que seguramente no son condi-
rededor del “Mercado”, todo queda atravesado por ciones suficientes, pero si necesarias, se establecen
éste, pese a lo abstracto y cuestionable del mismo. las bases ontológicas del Pensamiento Único. La sim-
plificación de la realidad por medio de la fragmen-
Jean Francois Chanlat sintetiza esto magistralmente tación disciplinaria, la hegemonía del pensamiento
citando a Passet (1996): económico, tanto en sus manifestaciones éticas como
técnicas, y la Unicidad de perspectivas como demos-
“El doble reduccionismo que gobierna hoy tración de “la realidad”, son parte del caldo de cultivo
por hoy los asuntos del planeta, lo constitu- fundamental para que se consolide la forma de pen-
ye la reducción de lo político y lo social a sar y actuar que Estefanía, Ramonet, Tourain y otros
lo económico, y de todo lo económico a lo cientistas sociales, llaman el Pensamiento Único.
financiero. Entre la lógica de lo viviente y la
del dinero se juega el porvenir del mundo” ¿Son estos presupuestos válidos?, ¿Cuáles otros pre-
(Chanlat, 2002;13). supuestos serían fundamentales?. Estas son las in-

32
PENSAMIENTO ÚNICO Y CONTABILIDAD: LA POSIBILIDAD DE LA CONTAMINACIÓN COMO DISCIPLINA MORAL

quietudes que la reflexión genera hasta este punto y Desde la perspectiva de develar la manera en que
son base de un programa de investigación de mayor opera estratégicamente la contabilidad para el Pen-
alcance. samiento Único, es que se abordará este apartado.
De nuevo no se buscan respuestas, sino más bien
recrear preguntas.
3. La contabilidad del valor de cambio
(financiero) y sus relaciones
con el pensamiento único 3.1 Una caracterización de la partida doble

Muchas razones históricas y sociales vinculan los pre- Nos centraremos en hablar de la contabilidad por
supuestos esbozados antes con la contabilidad. Igual- partida doble en expresiones financieras. Recuérde-
mente, la historia de la sociedad muestra las íntimas se que Matessich (1964) ha concretado que existen
relaciones de la contabilidad con el poder, la explo- otras expresiones de la dualidad (principio esencial
tación del hombre, la destrucción de la naturaleza y de la partida doble) que no se manifiestan en valores
la hegemonía del valor financiero. Al mismo tiempo, monetarios. Ejemplo de ello fueron las aproxima-
también se evidencian aportes de la contabilidad ciones del profesor Moisés García y de los sistemas
asociados a la prosperidad material y al desarrollo circulatorios.
de la civilización (Sunder, 2005, P 319; Mattessich,
2000; Schmandt–Basserat, 2004). En el caso de las Los aportes de varios tratadistas, permiten listar y
variables negativas, varias de ellas se conectan, se sintetizar el potencial de la partida doble en seis
intersectan y se entrecruzan en el núcleo problémico grandes logros socio-contextuales y metodológicos
del Pensamiento Único. Pero la amplitud y compleji- (Ijiri, 2002). Primero, la partida doble permite se-
dad de estas relaciones reclaman una delimitación. parar la propiedad individual, de los recursos des-
tinados a la actividad comercial; de allí el recono-
Para delimitar podemos preguntarnos, retomando cimiento del capital como condición primaria de la
la sentencia del profesor Carlos Miguel Ortiz, según actividad mercantil. En segundo lugar, la partida
la cual la contabilidad es un saber-hacer estratégi- doble antecede y origina la necesidad jurídica de
co (Ortiz, 1987): ¿acaso hoy todo el conocimiento reconocer la existencia de entes ficticios o personas
no es estratégico?, ¿Cuál disciplina no es estratégi- jurídicas. Tercero, la partida doble sintetiza e instru-
ca hoy para el capital?, hoy en plena sociedad del mentaliza la dinámica propia del modo de produc-
conocimiento. Francamente es posible pensar que ción capitalista, según la cual los resultados deben
todo el conocimiento social hoy es estratégico, tanto permitir el aumento del capital inicial por medio de
las ciencias básicas como sociales, así como el co- la utilidad; a esto Weber, Sombart y otros le llaman
nocimiento mítico y vernáculo que son explotados la Racionalidad Instrumental del Capital. En cuarto
por el capital y usados para la circulación mercantil, lugar, la partida doble, como dualidad, sintetiza la
tanto material como simbólica. Así pues, es evidente relación de equilibrio entre Fuentes y Aplicaciones,
que el conocimiento contable es estratégico. Lo que o Recursos y Usos, o Financiación e Inversión. En
puede tornarse más interesante es preguntarnos por un quinto aporte, la Partida doble permite articu-
la manera como opera estratégicamente. Esto es im- lar representaciones de flujos (o cuentas nominales)
portante para avanzar en nuestro entendimiento de con representaciones de stocks (o cuentas reales).
las relaciones de la contabilidad con el PU. Finalmente, en sexto lugar, y como consecuencia
del quinto punto, la partida doble articula represen-
Por lo anterior, la delimitación que se propone para taciones de recursos físicos y de recursos financieros,
abordar esta relación surge de las preguntas: operacionalizando el cálculo conjunto de “cosas” fí-
a) ¿Cómo opera estratégicamente el saber-hacer sicas con derechos u obligaciones (como un deudor,
contable como medio del Pensamiento Único?. un proveedor, un costo, un ingreso, etc), lo que se
b) ¿Existen relaciones de una sola o de doble vía?, ha denominado como la capacidad de Homogenei-
c) ¿Relaciones de impacto y/o de influencia?. zación de la contabilidad.

33
MAURICIO GÓMEZ VILLEGAS

3.1.1 Los aportes socio-contextuales sido ampliamente documentada por los sociólogos
de la partida doble y los economistas políticos (Boltanski & Chiapello,
2002). En otro documento dedicamos un mayor es-
Los primeros tres elementos son aportes o conse- pacio y especificidad, a esta problemática (Gómez,
cuencias directas de la contabilidad por partida do- 2006). Señalemos aquí que Weber (1997) diferen-
ble en las esferas socio-contextuales. Los tres restan- cia varios matices o expresiones de la racionalidad.
tes, claramente son elementos con consecuencias y Plantea que la racionalidad con apego a una meta,
relaciones metodológicas de la partida doble, que “Zwexkrationalität”, es la expresión de racionalidad
permiten gestar una <<representación –construc- de cálculo propia del agente social racional. La con-
ción>> de la realidad. sideración de la contabilidad como parte de la racio-
nalidad instrumental del capital antecede varias de
En relación con los aspectos de la partida doble con las más sofisticadas reflexiones de la disciplina con-
impactos socio-contextuales, ellos evidencian a to- table y proviene de personajes de la talla de Marx,
das luces el carácter constitutivo de la contabilidad Sombart y Weber.
para el capital.
La lógica de la contabilidad del propietario privado,
En primer lugar, la separación de la propiedad de que se dirige a la ampliación del capital en un perio-
la empresa de la riqueza individual y la creación de do de tiempo dado, relaciona el costo (los medios) y
la persona ficticia, tienen impactos positivos para el el beneficio (los fines). Esta forma de la racionalidad
capital. No se trata solo de lograr salvaguardar los re- se institucionaliza por medio de la contabilidad por
cursos de la “persona” natural que invierte, sino ade- partida doble, como criterio que genera identidad y
más constituirse en medio para expresar la congrega- que condiciona la lógica social de pensamiento, ac-
ción de múltiples recursos individuales (por ejemplo, ción y decisión.
prestamos, proveedores y otras obligaciones), con-
siguiendo el control de una masa patrimonial por En este contexto, siendo el capitalismo la forma de
parte de la entidad que difícilmente sería poseída producción social que se legitima a partir de denomi-
por un sólo agente. De aquí, la lógica de “Ganar con narse a sí misma como racional (Castoriadis, 1996;
el Dinero Ajeno”, narrada en el cuestionable texto Godelier, 1975), la racionalidad instrumental se tor-
<<Padre Rico y Padre Pobre>>. na en la condición básica de su reproducción.

La segunda contribución de la partida doble, relacio- La contabilidad financiera por partida doble expresa
nada con el surgimiento de la ficción jurídica de la de forma muy clara su vinculación con la racionali-
empresa, como persona con capacidad de detentar dad del capitalismo. Dado que el capital es la relación
derechos y obligaciones, es de amplio calado doc- de reproducción ampliada, todo mayor valor de la
trinario y teórico. El principio de “entidad” goza de inversión debe expresarse en un incremento del pa-
aceptación teórica y de consistencia epistemológica trimonio (o del capital en sentido estricto). Mattessich
significativa (García et Al, 1988). Así mismo, la idea (1964) se refiere parcialmente a esta situación en el
de la empresa, como ficción jurídica, ha sido con- “supuesto básico No. 7”, denominado por él como:
cretamente el soporte del potencial aglomerador de “Inequidad de las acreencias financieras” (2004; 35).
recursos y viabilizador de transacciones en múltiples
mercados. Esta noción se encuentra en la base del Supóngase, por ejemplo, que toda la riqueza de una
derecho liberal, de los estados nación modernos y, entidad económica esta representada en una casa.
por supuesto, de los cuerpos conceptuales dominan- Esta casa fue financiada, cincuenta por ciento con
tes como la teoría moderna de la firma (Jensen & deuda (o pasivos – es decir acreencias financieras
Meckling, 1976). – ) y el otro cincuenta por ciento con capital propio
(o patrimonio). Un ajuste del valor de la casa (por
En tercer lugar la idea de que la contabilidad es ejemplo al final de un periodo de alza en los precios
parte de la racionalidad instrumental del capital ha de inmuebles), representará, o un ajuste por la vía

34
PENSAMIENTO ÚNICO Y CONTABILIDAD: LA POSIBILIDAD DE LA CONTAMINACIÓN COMO DISCIPLINA MORAL

de una revalorización patrimonial o un ingreso por se refiere a igualdad de recursos, sino a sincronía o
tenencia de activos. Ello siempre amplía el capital equilibrio de relaciones. Toda riqueza esta adscrita
y nunca las deudas financieras o pasivos. Por qué?. a una propiedad (Ariza, 1990). El lado derecho del
Porque la contabilidad financiera por partida doble balance es igual al lado izquierdo del mismo. De esta
es hija de las condiciones estructurales y super-es- manera, la contabilidad financiera, aparentemente,
tructurales del capitalismo. En finanzas llamamos a reduce las “relaciones” a cosas, pues los contables,
esto “apalancamiento”. Es decir ganar dinero con el mayoritariamente, se han preocupan por el “recurso”
trabajo – vivo o muerto – de otros (parafraseando en si mismo, más que por la relación. Esto se hace
a Marx). Por ello, esta expresión de la contabilidad muy evidente hoy, con los problemas de la riqueza
es parte de la racionalidad instrumental, que busca intangible que no se materializa en “cosas” y que les
convertir toda riqueza en capital. genera serios problemas a muchos profesionales por
no poder concretar el equilibrio.
Así pues, luego de evaluar los efectos socio-contex-
tuales de la partida doble, no hay mucha duda sobre Por esta vía, la dinámica instrumental y operativa de
la “alineación” de esta expresión de contabilidad con la dualidad, promueve la reducción de las relaciones
el capital. Por tanto, se puede decir que estos tres as- a <<cosas>>. Este es a la vez un elemento distintivo
pectos no son estratégicos, o sea contingentes, sino del Pensamiento Único. Las personas y sus relaciones
mas bien estructurales u orgánicos del capital. están reducidas a las “Cosas”. Es la cosificación del
hombre y la vida. Se gestionan cosas y el discurso de
3.1.2 Los aportes metodológicos los símbolos debe materializarse en cosas (v.g. la cha-
de la partida doble queta con la marca, el carro de la marca, la cerveza
de la marca, etc; las personas <<son>> y se valoran
Por su parte, los tres últimos elementos llaman mucho por las “cosas” que tienen). Por esta vía, la simplifica-
la atención. Su carácter metodológico tiene tras de si ción y reducción de la complejidad de las relaciones
serias implicaciones que no se hacen evidentes en un económicas opera por medio de la partida doble.
primer momento, pero que hoy día resultan impor-
tantes y vitales para evaluar la relación de doble vía, No obstante, al mismo tiempo y gracias a la dialógi-
de la contabilidad con el Pensamiento Único. ca que anuncia Morin (1998) (p.e. la naturaleza de
la naturaleza), el principio de dualidad puede darnos
La dualidad como expresión de equilibrio fue invo- algunas salidas al PU, que discutiremos en el tercer
cada por Pacioli, luego conceptualizada por diversas apartado.
escuelas clásicas contables y, hace poco más de cua-
renta años, elevada a la categoría de noción axiomá- Respecto al quinto logro o impacto de la partida do-
tica por Mattessich (1964). Concretamente expresa ble, este se refiere a la articulación de flujos y stoc-
que la financiación es el origen o la fuente de todo ks. Operacionalmente, este es un verdadero logro
recurso, uso o inversión. No solamente habla del metodológico de la contabilidad con enormes con-
equilibrio, sino también, y sobre todo, de la “Rela- secuencias prácticas que le ha dado mucha vitalidad
ción” con el recurso, este aspecto resulta crucial. a la partida doble hasta la actualidad (por ejemplo
permite la articulación del Balance con el Estado de
Una casa, por ejemplo, es un recurso en si mismo; Resultados en un mismo momento de reconocimien-
pero es el tipo de relación con la casa, lo que deter- to, convirtiéndose en un sistema dinámico). Pero bajo
mina cuando es una Fuente (Financiación) o un Uso esta concepción se incorpora la lógica de causalidad
(Inversión). Recordemos que la <<cosa>> casa, es lineal, o mecanicista, al operar de la contabilidad. De
al mismo tiempo sujeto de las dos relaciones; para esta manera la partida doble imprime causalidad a
alguien es un inversión, para otro alguien es una fenómenos o hechos sociales más complejos. La cau-
financiación (a demás, según lo planteado antes, salidad, eso ya lo hemos aceptado como un mejor
ese alguien puede ser un ente ficticio). Así pues, la entendimiento, no está en el medio ambiente externo,
contabilidad habla de recursos, pero el equilibrio no sino que nosotros –los seres humanos– la pusimos allí

35
MAURICIO GÓMEZ VILLEGAS

como concepto operacional para explicarnos a noso- 3.2 Unicidad y colonización de la contabilidad
tros mismos la exterioridad (Fried Schnitman, 2002). de valor de cambio por partida doble

De la misma manera, esta idea de flujo ha sido es- Por todo lo anterior, atendiendo a lo planteado so-
quematizada a partir de las perspectivas técnicas en bre cada uno de los seis elementos o “aportes” de
economía que relacionan ingreso y riqueza. Las con- la partida doble, se puede señalar que la diversidad
ceptualizaciones de ingreso Fischeriano y Hicksiano de recursos y las múltiples relaciones de los seres hu-
son determinantes aquí (Matessich, 1964). Es desde manos con los recursos y entre los hombres, quedan
este razonamiento que se acepta que los stocks ge- reducidas a la unicidad por medio de la “represen-
neran flujos, es decir sin capital no hay operación o tación–construcción” de la realidad que hace la con-
ingresos; y en consecuencia los flujos agregan a los tabilidad por partida doble. Precisamente quedan
stocks, lo que significa que los ingresos generan las simplificados en la unicidad de la homogeneización
utilidades. Bajo esta racionalidad de articulación, se financiera. Y aquí surge la duda que se buscaba
soporta la idea de que el flujo debe ampliarse has- plantear ¿no están estos elementos relacionados con
ta el infinito. El propósito de crecimiento por medio el pensamiento homogeneizante y, a la vez, no son
del intercambio ampliado, se sustentan operacional- un reforzamiento del Pensamiento Único?
mente aquí, descargando las categorías económicas
a fines prácticos. La dominancia y hegemonía de la Finalmente es posible realizar una ilustración muy
esfera de la circulación por medio del mercado (Aris- concreta que permite recrear la pregunta anterior-
tóteles (1989) le llamó Crematística para distinguirla mente planteada. Cuando se popularizan y expan-
de la Oikosnomia), encuentra un eco en este aporte den, fruto de múltiples propuestas de diferentes orí-
metodológico de la partida doble. genes, desarrollos como la Contabilidad Social, la
Contabilidad Ambiental, la Contabilidad Cultural,
Finalmente, en cuanto al sexto aporte de la partida etc., por medio de instrumentos como: El Balance
doble, hay que señalar que la Homogeneización con- Social, el Estado de Actividad Social, el Balance Am-
table permite realizar una síntesis que adiciona, con- biental, entre otros, ¿estamos buscando transformar
muta y agrega la materialidad y la simbología diversa el sentido contable, o extender la “lógica” contable a
de las transacciones, y de los hechos económicos de- otros dominios?
rivados de estas, en expresiones financieras. Cierta-
mente este elemento del método contable, conocido Aclarar este propósito es vital, porque una cosa es
como medición–valoración (Cañibano, 1998), es otra la expansión de la dinámica o lógica contable con-
gran ventaja de la contabilidad para el capital, pues tenida en el modelo de contabilidad financiera por
permite la combinación plena de los factores produc- partida doble y otra cosa es la transformación de la
tivos y materializa la idea clásica de sustitución de los lógica contable para reconocer y expresar otras rea-
factores, cuando todos se homogenizan como “capi- lidades. Cuando se agrega a la expresión <<Balan-
tal”. Las funciones matemáticas de producción más ce>>, el adjetivo “Social”, “Ambiental”, “Cultural”,
elaboradas en la economía marginalista tienen aún o cualquier otro, no se transforma la lógica, sino que
hoy inconvenientes para expresar, como abstracción, se extiende o expande su uso. Por ello, si nuestro
esta combinación; pero los contables practicantes to- interés es transformador, lo que deberíamos cambiar
dos los días la utilizan de una manera, digámoslo así, es el sustantivo, es decir el concepto e instrumento
bastante pragmática y concreta. Por ello, la homoge- “Balance” o la “Contabilidad” misma. No se cambia
neización que genera la partida doble, no nos permite la esencia de algo cambiando una cualidad de ese
realizar distinciones del “valor de uso” versus el “va- algo, es decir pasando de financiera a social, sino
lor de cambio”. Al mismos tiempo, gesta la apariencia modificando su sustancia, su esencia.
de que todo factor, o recurso, esta adecuadamente
representado por la expresión financiera, lo que ter- Tales “nuevos” desarrollos, surgidos por las presio-
mina planteado que toda la “riqueza” se concreta en nes y procesos para producir información “Útil” para
la forma de “riqueza como capital monetario”. el usurario, etapa conocida en contabilidad como el

36
PENSAMIENTO ÚNICO Y CONTABILIDAD: LA POSIBILIDAD DE LA CONTAMINACIÓN COMO DISCIPLINA MORAL

Paradigma de Utilidad (Tua, 1990), son una muestra quinicamente para “ver” regularidades y eliminar la
más del dominio de la perspectiva económica técni- dualidad, la diversidad y, por ende, la complejidad.
ca. Como se planteó anteriormente, la base filosófica
de la economía estándar es el “utilitarismo” indivi- Así mismo, la ausencia de duda, encubierta por el des-
dualista y egoísta. Esto quiere decir que la entrada propósito de la exactitud, de la certeza, del embriaga-
del enfoque utilitarista en contabilidad es una colo- miento con la “Verdad”, es el origen de todo despo-
nización más de la corriente principal de la disciplina tismo y autoritarismo (Zuleta, 1998). La búsqueda de
económica, que llegó bastante tarde, valga decirlo, a eliminación de la duda, de la posibilidad, de la incerti-
la contabilidad, ya que hasta épocas muy recientes dumbre, se configura en la base del pensamiento que
estuvo esencialmente influenciada por el Derecho. simplifica, unifica, homogeneiza y estandariza.

La extensión del dominio de la contabilidad y su ló- Esta crítica no pretende negar la importancia históri-
gica básica expresada en la mirada que hemos dado ca y el gran papel social que esta forma de concebir
a la partida doble, es un medio del Pensamiento Úni- el Mundo y la realidad tuvo (se hace referencia a la
co para expandirse, y sus implicaciones son de doble ciencia básica, esencialmente positiva y de causali-
vía. Es decir todo esto no surge solo de la contabili- dad lineal). Pero busca convocar a la concientización
dad, pero se refuerza allí. de que esta forma de conocimiento es insuficiente
hoy, porque hemos avanzado en nuestros medios
Otras múltiples relaciones del Pensamiento Único con de percepción y construcción del mundo y hemos
la contabilidad son posibles y se dan concretamente en re-conocido su mayor complejidad. En esta misma
la actualidad. Entre ellas se encuentran: la dinámica de vía, Bateson (2002) señala que la ciencia no prue-
financiarización empresarial, la hegemonía de los mer- ba nada, pues ella es una manera de percibir y de
cados financieros globales, la estandarización mundial conferir sentido a nuestros preceptos. Por tal razón la
de las Normas Internacionales de Información Finan- ciencia lo que hace es indagar.
ciera, los nuevos modelos de medición del desempe-
ño, entre tantas otras. Hemos circunscrito esta reflexión La actual “percepción” de la realidad social nos hace
a la partida doble, pues pensamos que el Pensamiento pensar que ella es contingente y que los hechos y
Único, que estamos reconociendo en los últimos años, acciones colectivas que la constituyen, dependen
es la manifestación de la Unicidad sembrada con mu- de múltiples interrelaciones de “sujetos3” que tienen
chos más años de anterioridad. Por ello, la contabili- voluntad e interés. En este marco de cosas, las es-
dad y sus manifestaciones siempre han sido estratégi- tructuras de conocimiento, las teorías y las disciplinas
cas para el “pensamiento dominante” de turno. mismas, requieren reconocer la complejidad de esta
situación y no constituirse en doctrinas, que buscan
simplificar en demasía esta realidad.
4. La posibilidad de la contabilidad
como disciplina moral Aquí entonces diferenciamos teorías de doctrinas,
en el mismo sentido en que lo hace Morin (1998).
“Aquellos a quienes ni siquiera se les ocurre
Las doctrinas son sistemas cerrados de ideas auto-
que es posible estar equivocado no pueden aprender
otra cosa que habilidades prácticas” rreferenciales, que buscan coherencia lógica interna,
(Bateson, 2002, 36). con rigidez de las uniones entre conceptos, basadas
en conceptos ortodoxos y que generan auto-deifica-
La idea del conocimiento Técnico o Práctico, como ción. Por su parte, las teorías son auto-exo-referen-
manifestación y pretensión de la precisión, la lineali- ciales, con primacía del acuerdo lógico y empírico,
dad, el control y la predicción, constituyen el núcleo con relaciones flexibles entre conceptos, constituidas
de la ciencia mecanicista, aceitada y dispuesta ma- y contrastadas históricamente, con capacidad de

3
En la acepción sociológica y lingüística del término. Lo que implica sujeción biológica, social, jurídica, cultural y del lenguaje.

37
MAURICIO GÓMEZ VILLEGAS

aceptación de las críticas, con vigor polémico, flexibi- de las grandes expectativas que se habían
lidad y autocentrismo (Morin, 1998; 137). Podemos albergado en los setenta. Tal vez, por caren-
decir, por los presupuestos que caracterizamos y el cia de una teoría realista y unificada sin la
análisis que señalamos en apartados anteriores, que cual la investigación estadística-empírica se
el Pensamiento Único es doctrinario y bebe de las volvió fragmentaria o desmenuzada” (Mat-
doctrinas más representativas de la ortodoxia econó- tessich, 2007; 117).
mica, que se hacen a su vez expresiones totalizantes
de lo político, jurídico y sociológico. De esta manera, pensamos que es clara la necesi-
dad de complementar nuestras formas académicas
Ante un escenario como este, se hace pertinente la convencionales de percepción y entendimiento de la
pregunta: ¿Qué tipo de contabilidad necesitamos y contabilidad. Un buen camino, sería consolidar una
queremos? Esta pregunta implica complementar las reflexión que problematice el papel de la contabili-
miradas y esfuerzos que se han venido realizando dad en el orden moral (Gómez, 2003).
por consolidar nuestra identidad disciplinar o, inclu-
so, académica. En un sentido similar, la apertura teórica que se esta
presentando en algunas perspectivas de las ciencias
sociales (Wallerstein, 1996), pero particularmente
4.1 Los límites de la concepción positivista en las disciplinas que hablan de relaciones socio-
de la contabilidad económicas (v.g. algunas corrientes en gestión y en
Management Público, las visiones heterodoxas en
El proyecto de constituir a la contabilidad en una Economía, entre otras), se caracteriza por crear un
disciplina de naturaleza lógico-causal, como la cien- vínculo o tender un puente hacia la ética y la moral.
cia natural clásica, no solo parece problemático, Esto se debe a que nuestras formas de percepción
sino quizás inconveniente. Varios argumentos atrás resultan insuficientes para solucionar los monumen-
planteados soportan esta apreciación. Pero baste se- tales problemas actuales por medio de herramientas
ñalar que la pretensión positivista aun no encuentra simplemente técnicas o tecnológicas. De allí que sólo
nociones fundamentales que se consoliden como la transformación del ser humano, de su actitud y su
condiciones necesarias y suficientes que, de manera acción, puede generar alternativas para enfrentar la
generalista y universalista, permitan explicar la diver- crisis social, ambiental, de valores y de desequilibrios
sidad y contingencia histórica de las herramientas y que se presenta en la contemporaneidad. Por ello,
sistemas contables, de los intereses sociales y de los se requiere “poner” al Ser humano en el centro de
procesos culturales tras cada ejemplar e instrumento las preocupaciones de todas nuestras disciplinas. Un
concreto de la contabilidad (Whitley, 1988). ser humano no escindido, sino integrado a la natura-
leza misma, por tanto, complejo y bio-diverso. Por
Del seno mismo de los axiomatizadores, y otrora ello, valdría la pena mejor hablar de un “Devenir
fundadores de la formalización matemática de énfa- humano” (Von Forester, 2002).
sis positivista, estas criticas también han brotado. Es-
tos reparos a la contabilidad positiva se refieren tanto Una aproximación a la contabilidad como una disci-
a su fundamentación epistemológica y ontológica, plina moral, surge de reconocer el carácter social e
como a su instrumental metodológico. Por ejemplo institucional de las prácticas, los procesos y los pro-
el profesor Mattessich recientemente planteó: ductos contables (Hopwood, 1989). Si la contabilidad
es construida socialmente, muchas de sus técnicas y
“Los estudios empírico-estadísticos arroja- tecnologías, y por supuesto las teorías que soportan
ron bastante luz sobre diferentes aspectos tal instrumental, tienen una carga moral significativa.
relacionados con cuestiones de inversión y
el impacto en los estados financieros. Pero Cada vez más hemos comprendido, y se ha hecho
en general, la contabilidad empírica no más evidente, que la contabilidad se asocia con la
cumplió (o todavía no ha cumplido) muchas autoridad, el orden y el poder económico y políti-

38
PENSAMIENTO ÚNICO Y CONTABILIDAD: LA POSIBILIDAD DE LA CONTAMINACIÓN COMO DISCIPLINA MORAL

co, y que ella tiene una influencia significativa en la sino en su carácter autoritario. La institución
constitución de las personas, las organizaciones y del control fiscaliza a las personas y permite
la sociedad (Miller & O´leary, 1987). Así mismo, la la representación de la estructura financiera
confianza pública y el interés público se han conside- de la firma a través de un modelo imperfec-
rado contemporáneamente propósitos y responsabi- to y simple, pero general, que constituye un
lidades fundamentales del hacer y el saber contable. baluarte poderoso contra el caos”. (Mattes-
Por ello, en la medida en que “Autoridad”, “Orden”, sich, 1964; 370-371).
“Confianza”, entre otros, son valores, que juzgamos
como fines o propósitos loables y “buenos”, la con- La deconstrucción del andamiaje conceptual con-
tabilidad está atravesada por cuestiones y condicio- vencional de la contabilidad, proceso necesario para
nantes morales. su posible configuración como una disciplina moral,
es una labor monumental. En este contexto, solo nos
El gran genio sintetizador y generalizador de Richard podemos comprometer con una mirada de diagnos-
Mattessich intuía esto desde muy temprano, cuando tico a algunos de los aspectos y condicionantes mo-
decía: rales presentes en la contabilidad. Así, en lo que resta
del documento, a manera de simple enunciación in-
“Por lo tanto, la contabilidad y su efectividad troductoria, señalaremos dos aspectos que requieren
pueden entenderse mejor desde un punto abordarse tendiendo puentes con la moral y la ética,
de vista psicológico que lógico. Podría re- para comprender mejor la forma en que la contabili-
sultar rebuscado comparar su principal fun- dad asimila, interpreta e interviene en las relaciones
ción a aquella que Tolstoi asignó al General técnicas y, sobre todo, en las relaciones sociales de
Kutuzov en su libro La Guerra y la Paz, pero producción y distribución.
existe, sin lugar a dudas, una cierta analogía
entre ambas. En esta novela, una institución
(el comandante general del ejército Ruso) se 4.2 Breves trazos sobre la posibilidad
presenta como concentrando su importancia de la contabilidad como disciplina moral
en la representación de una autoridad esta-
ble (quizás simplemente ficticia) en medio Los dos aspectos a los que buscamos referirnos de
del caos generalizado. Sería peligroso llevar forma introductoria son: por un lado el necesario re-
más allá esta analogía, pero es curioso que direccionamiento del foco de atención de la contabi-
este comandante, cuyas acciones no se ha- lidad a la captación de las relaciones, antes que su
llaban sustentadas por ninguna estrategia preocupación solamente por las cosas o los recursos;
sistemática y generalmente iba en contra y, en segundo lugar, a la posibilidad de extender la
del análisis lógico, venciera finalmente a lógica de la dualidad a la comprensión de las relacio-
la maquinaria de guerra de Napoleón que nes técnicas de producción desde el enfoque de la
era ajustadamente lógica y altamente estra- termodinámica. Estos dos aspectos, como veremos,
tégica. En realidad, no fue Kutuzov sino el pueden connotar énfasis morales muy importantes,
invierno ruso quien ganó la guerra. La lec- para que la contabilidad no solo aporte a la prospe-
ción de Tolstoi, sin embargo, consiste en la ridad económica privada y financiera, sino que tras-
insinuación de que a pesar del invierno, Na- cienda hacia el desarrollo humano y social, la con-
poleón podría haber ganado si no hubiera servación de la diversidad y la consolidación de la
sido por la Confianza del pueblo ruso en democracia. Esto, desde luego, puede ser una vía de
un ejército invicto –aunque en permanente contraposición a la dinámica de homogeneización y
retirada–. Del mismo modo, la efectividad estandarización del pensamiento único.
de la contabilidad tradicional no reside en la
precisión de la información ofrecida a la ge- El primer punto a resaltar es el enfoque contable hacia
rencia para la maximización de la ganancia el tratamiento de las relaciones. Parecería que esto es
o para cualquier otro objetivo empresario, evidente pero, como todo lo básico, tradicionalmen-

39
MAURICIO GÓMEZ VILLEGAS

te ha sido obscurecido por las formas. Solo piénsese por el hombre), tornándose en recursos (cosas con
en tres nociones centrales de la contabilidad: significación, sentido o uso social) y luego consolidán-
a) la concepción de riqueza (y por tanto la idea de dose como riqueza (capacidad de satisfacer necesida-
bienestar o de situación económica), des y expectativas con los recursos disponibles).
b) el concepto de valor (y los criterios de su tasa-
ción) y En este sentido, poner en el centro las relaciones,
c) la noción de utilidad (y los problemas de su defi- para hablar de riqueza, implica realizar una de-co-
nición en los marcos conceptuales, por ejemplo dificación de lo que consideramos como activos,
de las normas contables). pasivos y del mismo patrimonio. Quizás, incluso,
estas categorías no sean las más convenientes para
En cuanto a la concepción de riqueza, debemos reco- nombrar las nuevas concepciones, pero, si la conta-
nocer y señalar la amplitud teórica de tal noción. Ha bilidad debe dar cuenta de la riqueza, debería pues
sido centro de sendos debates en las escuelas econó- resignificar sus categorías básicas. Esta resignifica-
micas desde los fisiócratas, pasando por clásicos y ción requiere entender el rol de las nociones vigentes
neoclásicos hasta los neo-institucionalistas y otros. (activo, pasivo, capital) en el orden moral vigente.
Este concepto también es central en disciplinas como Las preguntas que surgen son de un calibre muy in-
la filosofía, la sociología entre otras. Desde lo conta- teresante. A manera de ejemplo considérese ¿Qué
ble, en nuestro país el profesor Hernán Quintero de significación moral tiene hablar del conocimiento de
la Universidad Popular del Cesar, viene trabajando los trabajadores como capital intelectual? ¿Por qué
desde hace varios años en su conceptualización. Con el capital o patrimonio siempre es definido por los
el respeto de tales escuelas y del maestro Quintero, contables como residuo de activos menos pasivos?
cuyos trabajos son supremamente más rigurosos y
amplios, solo para ambientar la discusión de los con- Para finalizar sobre este punto de la riqueza, vale la
dicionantes morales en contabilidad, tocaremos dos pena problematizar que implica la representación
puntos relacionados con este concepto. contable de la misma. Por ejemplo en un instrumen-
to como el Balance General. La riqueza y el indica-
Las miradas convencionales señalan que, en el ca- dor del Bienestar o salud de una organización hoy
pitalismo se considera por riqueza aquéllos recursos día, bajo la concepción de la riqueza como capital
que pueden reproducirse de forma ampliada como materializado en recursos, es que la organización
capital. Pero el capital no es el dinero, sino la relación Aumente los recursos controlados. Esta idea tiene
de reproducción ampliada (Boltanski y Chiapello, profundas implicaciones en el orden moral. La em-
2002). Así la riqueza no son las cosas, ni siquiera los presa eficiente, por ejemplo es la que aumenta los
recursos mismos. Cuando los contables hablamos de recursos financieros, sin importar satisfacción de
la riqueza como cosas o recursos, materializamos la necesidades reales. Por ello, nos preguntamos ¿Qué
riqueza, objetivizandola, es decir cosificándola. Con implicaciones traería una reconceptualización de la
esto no queremos señalar que la riqueza no tenga riqueza, para hablar de la situación económica de
referente material, sino que buscamos abstraer sus una organización o una empresa? Como se observa,
condiciones relacionales. surgen más preguntas que respuestas.

Por su parte, Amartya Sen (2004) y Jhon Rawls (1997) Toquemos ahora, de manera conjunta, las concep-
han señalado, desde diferentes matices y enfoques, tualizaciones de Valor y de Utilidad. Desde el pun-
que la riqueza puede entenderse como una capaci- to de vista contable, el maestro Harold Álvarez de
dad. Una capacidad para servirse de los recursos y la Universidad del Quindío viene preocupado de
satisfacer necesidades y expectativas. A su vez, los re- tiempo atrás por este tema. Sus propuestas sobre
cursos son objetos o servicios, que están cargados de las relaciones entre valoración y medición contable
sentido o de significación social. Por ello, se configura desde un énfasis crítico, retoman posturas clásicas y
un proceso o ciclo que muestra la evolución de las co- discusiones contemporáneas de la economía política
sas (elementos en el entorno; naturales o construidos y su relación con la contabilidad (Alvarez, 2007). De

40
PENSAMIENTO ÚNICO Y CONTABILIDAD: LA POSIBILIDAD DE LA CONTAMINACIÓN COMO DISCIPLINA MORAL

la misma forma, reflexiones sobre los problemas del definición. El sistema no puede “decir” que la utilidad
contenido ético en los procesos y decisiones econó- es la “apropiación privada de los recursos colectivos
micas (como el utilitarismo liberal clásico) han sido puestos en circulación en el proceso productivo”. Es
centro de su atención (Alvarez, 1997). decir, no se puede decir que la utilidad proviene del
trabajo no pagado, o de la apropiación de parte de
Digamos primero que en el campo de las relacio- las retribuciones equilibradas de otras. El orden moral
nes económicas de mercado, la dinámica financiera implica que la propiedad de medios de producción
nos hace pensar en el valor como precios, dinero o como capital muerto, otorga derechos originarios de
moneda. Esto termina circunscribiendo el campo de retribuciones superiores por los aportes:
la valoración económica, en una amplia parte, a la
crematística4. A su vez, la utilidad, en tal contexto, ¿Es o no la utilidad manifestación de las relaciones
es concebida como la expresión monetaria del exce- sociales y técnicas de producción y distribución?
dente privado o captado por el capital empresarial.
¿Es o no sujeta, por tanto, a una evaluación de sus
Muy bien, retomar el sentido ético del valor, un retor- condicionantes morales?, o,
no a los orígenes de la economía como filosofía mo-
ral, es vital para resituar su función como homogeni- ¿Es un problema de una diferencia aritmética?
zador del trabajo o representación de la concepción
social de lo importante, es decir de lo valioso. Así, las Con la conjunción de tan solo estos tres elementos
valoraciones contables no pueden verse como datos, esbozados, la observación de Mattesschi (1964), re-
simplemente expresados en soportes de transaccio- señada atrás, se corrobora. Más vale comprender a
nes o de datos del mercado, sino como evaluaciones la contabilidad como una institución, directamente
sociales de lo colectivamente apreciado, deseable…. asociada a la autoridad y a la confianza en el modo
en fin…de lo bueno. de producción vigente. Ello implica verla como una
disciplina moral. Por esto, ella puede cambiar, según
Cuando un contable se cuestione por el sentido moral los seres humanos establezcan el sentido de ese
tras las altas porciones de valor retribuidas a los pres- cambio. Las interacciones necesarias son complejas,
tamos por vía de intereses, se preguntará ¿por qué pero posibles.
el dinero, tiene este valor tan alto en esta sociedad?
¿Cuáles son las relaciones que establecen o dinami- Finalizando, y solo como una enunciación, señala-
zan que ello sea así? ¿Por qué siempre hay que bajar mos que la lógica de la dualidad bien podría aportar
el valor del factor trabajo? ¿Es esto connatural a los a dirigir la mirada contable hacia la comprensión de
procesos económicos? ¿Por qué el trabajo humano los procesos de circulación económica desde la ter-
es un gasto? ¿por qué el hombre es un costo en la es- modinámica. Esta disciplina, estudia la energía y sus
tructura conceptual de la contabilidad convencional? procesos de transformación. Nuestro énfasis sería
extender esta lógica de comprensión del equilibrio-
Todo ello, a su vez, se relaciona con la idea de utilidad. desequilibrio energético a los procesos sociales que
El logro de homogeneización conseguido por la mo- interactúan con la base natural. Este no es un na-
neda, como el medio de cambio de todo lo útil, ha lle- turalismo positivista, sino una complementariedad
vado a que el excedente deba tener una expresión en interdisciplinaria (Aktouf, 2004).
lo financiero. Pero en la medida en que el orden moral
vigente reclama como natural la reproducción amplia- Los procesos económicos no pueden seguirse con-
da del capital, la utilidad no puede definirse como el cibiendo desde el optimismo de la lógica abstracta,
resultado de operar una actividad. Por ello, siempre bajo el objetivo y la creencia del crecimiento ilimi-
queda indefinida. He aquí una hipótesis para tal in- tado y sin referente real. Las dos leyes básicas de la

4
Noción griega utilizada por Aristóteles para designar el campo de las transacciones en dinero y búsqueda de multiplicación de este
último. Ver (Aristóteles, 1989).

41
MAURICIO GÓMEZ VILLEGAS

termodinámica (que la energía no se crea y no se y privada de una parte de los agentes sociales. Ello
destruye, solo se transforma; y la entropía, o dismi- implica detener el proceso de expansión mecánica de
nución del potencial energético en forma de cali- la dinámica y preceptos ontológicos, epistémicos y
dad) encuentran una manifestación concreta en el metodológicos de la contabilidad del valor de cambio
equilibrio de relaciones que la dualidad expresa. a otras realidades o procesos sociales. Ese es nuestro
compromiso con la civilización y la humanidad.
La empresa genera utilidades porque desequilibra
otro proceso en el sistema global. Comprender esto
implica una ruptura moral fundamental, del que la 6. Referencias
contabilidad desde énfasis morales puede dar cuen-
Álvarez, H. (1997). Ética y Economía: Crisis y Perspectivas. Re-
ta. La acumulación desmesurada de algunos impli- vista Universidad del Quindío. Armenia.
ca torniquetes para la circulación y satisfacción de
necesidades de otros. Este énfasis, daría inmenso Álvarez, H. (2007). Contabilidad, Valoración y Distribución de la Ri-
queza: Una visión Crítica. Ponencia presentada en los Agos-
potencial a la contabilidad para dar cuenta no solo tos Latinoamericanos. Universidad de Manizales e Instituto
de los procesos de enriquecimiento privado, sino para el Pensamiento y la Cultura de América Latina IPECAL.
de equilibrio social, bienestar global y desarrollo a
Aktouf, O. (2004). La Estrategia del Avestruz. Post-globalización,
escala humana. management y racionalidad económica. Facultad de Cien-
cias de la Administración. Universidad el Valle. Cali.
¿Son los dos aspectos brevemente mencionados (énfa-
sis en las relaciones y mirada a la termodinámica) posi- Aristóteles. (1989). 21 Edición. La Política. Décimo octava edi-
ción. Colección Austral. Editorial Espasa Calpe. Madrid.
bilidades y fuentes para pensar a la contabilidad como
una disciplina moral sintonizada con la diversidad, el Ariza, D. (1990). “Una Aproximación dialéctica a la contabilidad”.
bienestar general y la democracia?. Yo diría que si. En: Documentos del Departamento de Finanzas. Universi-
dad Nacional de Colombia. Bogotá.

Bateson, G. (2002). Espíritu y Naturaleza. Amorrortu Editores.


5. Conclusiones Buenos Aires.

Beaver, W. & Demski, J. (1974). The Nature of Financial Accoun-


Los caminos para consolidar a la contabilidad como ting Objectives: A summary and Synthesis. In: Journal Of
disciplina son diversos. La mirada convencional, que Accounting Research. Vol 12. pp 170 -187.
busca constituirla en una disciplina científica de fuer- Boltanski, L. & Chiapello, E. (2002). El espíritu del Capitalismo.
te cuño económico y positivista, está basada en pre- Editorial Taurus.
supuestos que deben juzgarse con rigor argumental,
Cañibano, L. (1998). Análisis Contable de la Realidad Económi-
suficiencia histórica e imaginación crítica. ca. ICAC. Madrid.

La posibilidad de construir a la contabilidad como Castoriadis, C. (1996). La racionalidad del Capitalismo. En: Figu-
una disciplina moral, se muestra como una necesidad ras de lo Impensable. FCE.
ante las evidencias del descalabro del positivismo en Chanlant, J. (2002). Ciencias Sociales y Administración. Textos de
la ciencia, la inconveniencia del economicismo en las administración. Fondo editorial Universidad Eafit. Medellín.
ciencias sociales, la crisis social y ambiental actual y Feldman, M. & March, J. (1981). Information in Organizations as
dado el origen contextual e histórico de la contabili- Signal and Symbol. In: Administrative Science Quaterly. Vol.
dad, que la hacen una practica social e institucional. 26, No. 2. pp 171-186.
Francis, J. (1990). “After Virtue? Accounting as a Moral and Dis-
Las múltiples relaciones de la contabilidad con el pen- cursive Practice”, In Accounting, Auditing and Accountability
samiento único, han sido parte del proceso histórico Journal, 3(3), pp. 5-17.
de la contabilidad financiera y por partida doble en Fried-Schnitman, D. (2002). Nuevos paradigmas, Cultura y Subje-
el capitalismo. Deberemos construir un horizonte fu- tividad. Editorial Paidos. Buenos Aires.
turo diferente para la contabilidad, buscando que su Fukuyama, F. (1992). The end of History and the last Man. New
aporte no se centre solo en la prosperidad financiera York Free Press. New York.

42
PENSAMIENTO ÚNICO Y CONTABILIDAD: LA POSIBILIDAD DE LA CONTAMINACIÓN COMO DISCIPLINA MORAL

Garcia, M., Limone, A., & Alvarez, C. (1988). “El Potencial de la Morin, E. (1998). El Método IV: Las ideas. Ediciones Cátedra.
Empresa y la Medición Contable”. En: Revista Contaduría. Madrid.
Universidad de Antioquia. Medellín. Marzo.
Ortiz, M. (1987). El Contador y la Investigación. En: Cuadernos
Godelier, M. (1975). Racionalidad e Irracionalidad en Economía. de Administración No 14. Facultad de Ciencias de la Admi-
FCE. México. nistración. Universidad del Valle. Cali.
Gómez, M. (2003). Contabilidad: comentarios sobre el discurso Rawls, J. (1997), Teoría de la justicia, Fondo de Cultura Econó-
científico y los determinantes morales. En: Innovar. Revista mica. Mexico.
de ciencias administrativas y sociales. No 22. Junio-diciem-
bre. Escuela de administración y contaduría. Universidad Ryan, B., Scapens, R. & Theobald, M. (2004). Metodología de la In-
Nacional de Colombia. vestigación en Finanzas y Contabilidad. Ed Deusto. Barcelona.

Gómez, M. (2006). Una reflexión sobre la contabilidad como racio- Schmandt–Basserat, D. (2004). Contabilidad por fichas en el
nalidad instrumental del capitalismo. En: Revista Contaduría antiguo medio oriente. En: Arqueología e historia de la Con-
No. 49. Junio-Diciembre. Universidad de Antioquia. Medellín. tabilidad. Cosmovisión historica y prospectiva de la contabi-
lidad. Universidad Incca de Colombia.
Habermas, J. (1988). La lógica de las ciencias sociales. Tecnos.
Madrid. Sen, A. (2001). Sobre Ética y Economía. Alianza Editorial. Madrid.
Hopwood, A. & Miller, P. (1999). Accounting as Social and Institu- Sen, A. (2004). Desarrollo y Libertad. Editorial Planeta. Bogotá.
tional Practice. Cambridge Studies in Management. London.
Sunder, S. (2005). Teoría de la Contabilidad y el Control. Facultad
Hopwood, A. (1989). Accounting and Organization Change. In:
de Ciencias Economicas. Universidad Nacional de Colom-
Papers of London School of Economics and Political Scien-
bia. Unibiblos.
ce. London.
Ijiri, Y. (2002). Accounting as a Microcosm. En: Some Thoughts Torres, J. (1995). En el nombre de Darwin. Fondo de Cultura Eco-
on the Intellectual Foundations of Accounting. 2001 CMU Ac- nómica. Sección de obras de ciencia y tecnología. México.
counting Mini-conference. Carnegie Mellon University.
Touraine, A. (1997). Prefacio al libro de Estefanía, Joaquín; “Con-
Jensen, M. & Meckling, W. (1976). Theory of the Firm: Managerial tra el Pensamiento Único”. Editorial Punto de Lectura. Bar-
Behavior, Agency Costs and Ownership Structure. Journal of celona.
financial economics, vol. 3, No. 4, p. 305-360.
Tua, J. (1990). Algunas implicaciones del paradigma de la utili-
Martinez-Echevarraía & Ortega, M. (1997). La empresa como
dad para la disciplina contable. CIJUS. Medellín.
problema ecológico. En: Sociedad y Medioambiente. Edi-
torial Trotta. Madrid.
Von Foerster, H. (2002). Visión y Conocimiento: Disfunciones de
Mattessich, R. (1964). Edición Argentina – 2002 -. Contabilidad y segundo orden. En Nuevos Paradigmas, Cultura y Subjetivi-
Métodos Analíticos. Editorial La Ley. Buenos Aires. dad. Editorial Paidos. Buenos Aires.

Mattessich, R. (2000). The beginnings of Accounting and Ac- Wallerstein, I. (1996). Abrir las ciencias sociales. Informe de la
counting Thought – Accounting practice in the middle-east Comisión Gulbenkian para la reestructuración de las cien-
(from 8000 B.C. to 2000 B.C.) and Accounting Thought in cias sociales. Siglo veintiuno editores. México.
India (ca. 300 B.C and the middle ages). Garland Publishing
Grupo Inc. New York. Weber, M. (1997). Economía y Sociedad. Fondo de Cultura Eco-
nómica. México.
Mattessich, R. (2007). ¿Qué le ha sucedido a la Contabilidad?.
En: Revista internacional Legis de Contabilidad y Auditoria Williams, P. (2000). Accounting and The Moral Order: Justice, Ac-
No. 31. Bogotá. Julio-septiembre. (169-179). counting and Legitimate Moral Authority. Quinta conferencia
Maturana, H. & Varela, F. (1992). El árbol del conocimiento. Las sobre perspectivas interdisciplinares en contabilidad. Uni-
bases biológicas del conocimiento humano. Editorial univer- versity of Manchester. (en línea) http//les.man.ac.uk/ipa00/
sitaria. Santiago de chile. papers (12/05/02).

Maturana, H. (1996). Desde la Biología a la Psicología. Editorial Whitley, R. (1988). “The posibility and Utility of Possitive Accoun-
Universitaria. Santiago de Chile. ting Theory”. In: Accountig, Organization and Society V. 13
No.6. Traducción al español de Antonio Navarrete y revisión
Merton, R. (1977). La sociología de la ciencia. 2 vol. Alianza. Ma- de Bernardo Barona. Públicado en español en: Revista Cua-
drid. dernos de Administración No. 17. Facultad de Ciencias de la
Administración. Universidad del Valle. (18-37).
Miller, P. & O´leary, T. (1987). “Accounting and the Construction of
the Governable Person”. In: Accounting, Organizations and Zuleta, E. (1998). Elogio de la Dificultad y Otros Ensayos. Hom-
Society, Vol 12 No 3. pp (235-265). bre Nuevo Editores. Cali.

43