Está en la página 1de 14

INFORME SOBRE “UN ENSAYO CON LA TÉCNICA DE E.M.

KOPPITZ

PARA EXPLORAR LOS INDICADORES EMOCIONALES EN EL DIBUJO DE

LA FIGURA HUMANA”.

Autores:

Miguez Iñarra, Juan Cruz

Mecias Giacomelli, Julieta

Mercado Marenco, Luz

Mercado Ricarte, Augusto


INTRODUCCIÓN

El presente trabajo es un estudio descriptivo mediante análisis de documentos

que busca colaborar con la investigación respecto al desarrollo de la psicología

en la Provincia de San Luis, a un nivel más local, y con la historia de la

psicología en Argentina. Este informe gira en torno a la Tesis de Grado

perteneciente a Martha Elena De Gregorio que fue finalizada y entregada en el

año 1972, la relevancia que puede poseer este documento primario, tanto en

su valor como estudio exploratorio y constatativo de la validez de esta técnica

para interpretar el Dibujo de la Figura Humana test proyectivo muy empleado

en la clínica, y en su calidad de testimonio sobre la situación de las carreras de

psicología en Argentina, dado que forma parte de lo que se conoce como

período de la discusión del rol del psicólogo y de la psicología psicoanalítica.​

Destacamos dos características de este período, 1)los debates respecto al

quehacer del psicólogo y existencia de un sesgo clínico y 2)la fuerte impronta

psicoanalítica, siendo Jose Bleger su máximo expositor y difusor. Intentando

apartarnos un poco del marco nacional nos corresponde hablar de dos figuras

más que relevantes para la psicología en San Luis. Plácido A. Horas, hombre

de particular perspectiva integrativa encargado de llevar adelante la

conformación de la carrera de psicología y del Instituto de Investigaciones

Psicopedagógicas y Eva B. De Mikusinski, de las primeras egresadas y gran

colaboradora de Horas, encargada de dirigir y supervisar gran número de

trabajos de grado (incluida la trabajada aquí) durante esta época y fundadora

1
de la Asociación Argentina de Ciencias del Comportamiento(AACC), ambos

dos pregonando una psicología entendida como ciencia del comportamiento.

Esto último se vuelve fundamental para comprender la naturaleza del trabajo

sobre el que se informa y el contexto en que fue elaborado, De Mikusinski

realizó su trabajo doctoral Hans Eysenck, autor de índole comportamental,

crítico del psicoanálisis y las psicoterapias. De Gregorio, quien con el pasar de

los años se volverá profesora de la línea psicoanalítica, toma los Cuestionarios

de Eysenck para corroborar la efectividad de una técnica propia para la

interpretación de un test proyectivo, esta perspectiva integrativa en pos de

conocer al “hombre total”, fundamento último de la psicología, es sello propio

de Plácido Horas, característica que hasta la fecha de este informe diferencia a

la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de San Luis de las demás

a lo largo de Argentina.

Ahora bien antes de habilitar la metodología del trabajo nos parece plausible en

esta introducción, valga la redundancia introducir al lector en la coyuntura

social demostrando brevemente un contexto latinoamericano, un contexto

histórico nacional y otro universitario.

Contexto Latinoamericano:

Pretendemos que este sea punto de partida para entender los próximos dos y

para dar cuenta de el, nos valemos de el siguiente fragmento al cual recurrimos

con la única intención de exponer la idea predominante en la época:

“A fines de la década de los 60 y comienzos de la siguiente aparece una nueva

palabra mágica: “liberación”. Más precisamente, liberación “social y nacional” o

2
“nacional y social” según el peso que tuvieran el nacionalismo o el socialismo

en la perspectiva ideológica. El concepto deriva de las teorías de la

dependencia, ampliamente difundidas en América Latina en esos años (Ruy

Mauro Marini, Theotonio Dos Santos, Fernando Henrique Cardoso). Esas

teorías, con raíces en el nacionalismo y el marxismo, habían criticado las ideas

desarrollistas porque no explicaban las causas del subdesarrollo y porque

algunos de los remedios que proponían –como la atracción de capitales

extranjeros, por ejemplo- aumentaban la dependencia en lugar de reducirla.

Según estos análisis, la causa principal del subdesarrollo era la dependencia:

los países subdesarrollados no eran los que todavía no se habían desarrollado,

sino que no se desarrollarían hasta que hubieran roto los lazos que los

sometían a los países centrales, es decir, hasta que se hubieran liberado. No

se trataba de cambiar una forma de dependencia por otra, como había ocurrido

en el pasado: de la dependencia colonial de España y Portugal, los países

latinoamericanos habían pasado a la dependencia económica de Gran Bretaña

(comercio), luego a la dependencia financiera del capital extranjero

(principalmente europeo) invertido desde fines del siglo XIX… El desarrollismo

sólo ofrecía un cambio de metrópolis (los Estados Unidos) y de vías de

penetración (contratos petroleros, radicación de industrias). Pero, como en los

casos anteriores, esto se hacía en beneficio del capital metropolitano, lo cual

contribuía a deformar aún más la economía dependiente. Sólo una

transformación radical en la relación con las potencias dominantes podía iniciar

un proceso de crecimiento centrado en los intereses nacionales.

3
El imperialismo actuaba, sobre todo, a través de sus aliados locales: los que

radicales y peronistas habían llamado “oligarquía”, es decir, los sectores de la

clase dominante cuyos intereses coincidían con los del capital extranjero

(grandes terratenientes, grandes comerciantes, financistas). Entonces, la

liberación nacional implicaba también una liberación social, es decir, la toma

del poder político por un frente nacional y popular que desplazará a la

oligarquía. Ese frente debería incluir a la clase obrera, los sectores populares y

la burguesía nacional -como se llamaba a la que, trabajando con capitales

nacionales, dependía para su crecimiento del mercado interno y estaba

entonces interesada en ampliarlo-. En términos políticos, eso implicaba una

alianza entre el peronismo, el MID, el PCP y otros partidos menores, así como

los grupos nacionalistas y de izquierda menos sectarios. Este tipo de alianza es

el que se constituyó en 1972, cuando Lanusse abrió el juego político. Llamada

primero Frente Cívico de Liberación Nacional (Frecilina) y luego Frente

Justicialista de Liberación (Frejuli), en los dos casos incluía en su nombre la

palabra mágica: “liberación”.”

Contexto Nacional:

La tesis en cuestión fue publicada en el año 1972, por lo que nos es útil ampliar

el espectro del análisis de forma retrospectiva, con lo cual nos surge la

pregunta de ¿hasta cuando? ante la cual decidimos contestar 1969.

Una pregunta interesante con la que podemos dar inicio a este corto recorrido

es ¿Cuándo comienzan los 70? Para responder nos valemos del escrito

“Politica y Violencia. Los años 70 en Argentina“ de Daniel Mundo

4
“¿Cuándo comienzan los 70? En 1970 aparece el Informe de Brodie, de

Borges, un libro inusitadamente violento y sangriento que como un aleph da

cuenta de toda la locura que está a punto de desatarse; en 1970 se concreta la

primera operación de Montoneros: el secuestro, enjuiciamiento y posterior

fusilamiento de Aramburu. Para mí estos dos son acontecimientos

emblemáticos. Pero sin duda los 70 comienzan mucho antes de 1970.

Pensemos en los Montoneros, actor fundamental de esos años. Eran jóvenes

que en gran parte provenían del catolicismo comprometido, que se imaginaban

como representantes de las clases populares, postergadas y silenciadas, y que

actuaron como voceros de ellas. Eran o querían ser peronistas. Al elegir el

nombre Montoneros evidentemente también quisieron retrotraerse al siglo XIX,

y en cierta forma es pensable que los 70 nacen de tensiones irresueltas en el

mismo momento de fundación de la nación: es lo que hace el revisionismo

histórico de un Hernández Arreghi, de un Jaureche, de un Rodolfo Puiggrós, y

aún de Silvio Frondizi y Milcíades Peña, entre otros.”

Ahora bien remontándonos al año 1969, la dictadura de Onganía intentaba dar

una imagen de orden y disciplina social. Pero comenzaron a verse síntomas de

descontento social, el primer estallido fue conocido como “El Rosariazo”. Este

hecho impactó en córdoba y llevaron al crecimiento de la politización en

universidades y fábricas, se produjeron luchas entre estudiantes trabajadores y

militares lo que dejó un saldo de varias muertes. Las guerrillas que se

producían tenían dos orígenes, por un lado el peronismo con tres grupos

sobresalientes, FAP, descamisados y Montoneros y por el otro, grupos

marxistas. Sus intenciones era la vuelta de Perón, utilizaban a la violencia

5
como muestra de fuerza y poder.

En 1971 el país se sacudió por un segundo Cordobazo, Lanusse asumió la

presidencia, la violencia guerrillera crecía. El 22 de agosto de 1972 se produjo

la masacre de Trelew lo que acrecentó en clima de violencia. En noviembre

Perón regresó al país tras el exilio, designó a la fórmula H. Cámpora y Solano

para ocupar los cargos de presidencia y vice. Por su parte el radicalismo

presentó la fórmula Balbín, Gamond. El país esperaba ansioso para volver a la

democracia.

Contexto Universitario:

La actual UNSL era llamada Universidad Nacional de Cuyo. En este año (1972)

se coordinó la formación, investigación y servicios en psicología, se creó un

centro académico de psicología comportamental, abierto a influencias

europeas, latinoamericanas y norteamericanas. Durante la década de 1960

obtuvieron subsidios del CONICET para becas de formación de posgrado en

Inglaterra (Eva Mikusinski, Hans Eysenck y Claribel Barbenza) además de

becas para investigaciones (Horas, Mikusinski y Gialluca).

La carrera de psicología estaba dirigida por Horas y Mikusinski y se orientaba

al análisis del comportamiento, en sus expresiones reflejan hasta las más

complejas manifestaciones de la vida intelectual.

MÉTODO DE ABORDAJE

Vale aclarar en este punto que este método historiográfico, el cual se busca

emular, es el utilizado y avalado por historiadores críticos, particularmente

compatible con la Nueva Historia de la Psicología, así llamada por Benjamin

6
Harris. Reconocemos el valor que cobran los factores ideológicos y políticos en

el desarrollo de la psicología ya que estos la han ido atravesando y

configurando en favor de los intereses de ciertos grupos. Nuestro objetivo

principal fue el de colaborar desde este “microcosmo”(Historia de la Psicología

en San Luis) con el “macrocosmo” (Historia de la Psicología en Argentina).

Para esta reconstrucción historiográfica de “Un ensayo con el método de E.M.

Koppitz para explorar los indicadores emocionales en el dibujo de la figura

humana”, de Martha Elena De Gregorio, el equipo constituido por cuatro

integrantes (todos estudiantes de 2° año de la Licenciatura en Psicología), llevó

a cabo los siguientes pasos:

-Obtención y digitalización del documento primario perteneciente al ​Archivo y

Centro de Documentación en Historia de la Psicología Dr. Plácido Horas.​

-Revisión de documentación que permitiera una aproximación al contexto que

atravesaba el trabajo. Siendo los trabajos de Hugo Klappenbach, Andrea

Piñeda y Fernando Polanco de suma utilidad para nosotros.

-Búsqueda de autores, sus teorías y técnicas, mencionadas en el trabajo.

-Consulta sobre la autora.

-Lectura y reconstrucción del contexto.

RESULTADOS

El documento primario investigado es una tesis de conclusión de grado

realizado por Martha Elena de Gregorio entre 1971 - 1972, dirigida por Eva B.

De Mikusinski, en la Universidad Nacional de Cuyo con sede en San Luis, que

consistió en explorar y constatar con los Cuestionarios de Personalidad de

Hans Eysenck la validez de la técnica de E.M. Koppitz en el estudio de la

7
personalidad para la interpretación del test proyectivo de Dibujo de la Figura

Humana. A continuación se detalla el diseño de investigación:

Primera muestra

Se utilizaron sujetos de una población total de entre once y quince años de

edad, resultando ser treinta varones internados en el Hogar del Niño y Colonia

Hogar. Esta población de estudio proviene de hogar desintegrado y de un nivel

socioeconómico y cultural muy bajo.

Procedimiento (Test)

En la primera etapa (Agosto de 1971), a los treinta sujetos se los dividió en

grupos para aplicarles los Cuestionarios de Personalidad de Eysenck;

JUNIOR EPI y JUNIOR PEN, con el objeto de realizar un estudio de las

Dimensiones de la Personalidad, basado en la teoría de Eysenck.

En la segunda etapa (Marzo de 1972) se realizaría nuevamente la aplicación

de los Cuestionarios de la Personalidad de Eysenck, pero por razones

circunstanciales la muestra se redujo a veintidós (22) sujetos. Se

introduce una nueva técnica, objeto del presente estudio, que es la

realización del Dibujo de la Figura Humana: Se le solicitó a cada uno de

los sujetos que “dibujen a una persona” en una hoja prevista.

Elementos complementarios:

-Informes psicológicos de los sujetos de estudio.

-Estudios de personalidad correspondientes a dos de los sujetos

de estudio extraídos de un trabajo de investigación que

8
corresponde al nombre de “Consideraciones acerca del valor

clínico del diseño para el estudio de grupos primarios de Oñativia”

de Cristina Hernández.

-Cuestionarios de Personalidad de Eysenck (para niños y adolescentes):

Junior EPI​: Explora las dos dimensiones básicas de la

personalidad postulados por el autor: Neuroticismo-Control y

Extraversión-Introversión e incluye una escala de “Mentira”

Junior PEN​: Aún se encuentra en fase exploratoria, el autor

introduce como variable independiente de la personalidad al

Psicoticismo.

A lo largo del estudio se encuentran coincidencias entre los

cuestionarios de personalidad, Junior EPI y Junior PEN con los

Indicadores Emocionales de Koppitz. Y termina por corroborar

que, como era esperado dadas las características de la

muestra(chicos institucionalizados), en su mayoría eran niños

tímidos, según la caracterización de Koppitz, y también podian

ubicarse, según la terminología de Eysenck, como distímicos o

ansiosos.

DISCUSION

Llegados a este punto, merece su mención la sorpresa que nos

generaron las categorías en que eran puestos los sujetos del

experimento, todos ellos niños institucionalizados. Dichas

categorías podrían ser “Retraso mental leve”, “Retraso mental

bien definido” e “Imbecilidad”, lo cual nos llevó a preguntarnos

9
¿cómo es posible los vean de esta forma y qué relación guardaba

la Facultad de Pedagogía y Psicología con este internado?

Pudimos obtener una respuesta más o menos verosímil, la

relación se remontaba dos décadas antes de la tesis, en aquel

entonces la naciente psicología estaba vinculada a los intereses

del gobierno de turno en torno a la maximización y optimización

de la mano de obra, fundamentalmente desde los educativo. Esto

le dio un valor fundamental a este tipo de investigaciones.. La

misma Especialización en Psicología dirigida por Plácido Horas

en 1952 estaba destinado, principalmente, a docentes. Dicha

relación se fortalecerá con la formación del Instituto de

Investigación Psicopedagógico y los avances de Horas respecto a

la Psicología Infantil y Psicología Jurídica. No es nuestra intención

amedrentar contra Plácido Horas, solo es una posible respuesta a

nuestra intriga.

Algo particular que encontramos durante la revisión de

documentos fue que, en paralelo y en coincidencia con el período

de mayor cantidad de egresados psicoanalistas (1966-1974),

entre 1967-1974 se empezó a constituir un grupo que se

denominó ​Estudiantes de Psicología Científica​(EPCI),

considerándose jóvenes comprometidos con la búsqueda de una

psicología objetiva inspirada en la teoría conductista. Antes

hemos mencionado que De Mikusinski dirigió varios trabajos

durante este período y que, también dicho por De Gregorio en su

10
Tesis, había otros trabajos que abordaron la problemática en

torno a la técnica de E.M. Koppitz. Uno de los miembros del

EPCI, Teresa Fiorentino, público el mismo año su tesis de grado

“Un intento de comparación de la valoración del dibujo de la figura

humana mediante la técnica de Koppitz y de Machover”.​ Nos

dimos cuenta que, en el mismo año, bajo la supervisión de la

misma profesora y para la misma institución, había por lo menos

2 estudiantes investigando sobre el mismo tema desde

perspectivas ciertamente disímiles (ya dijimos que Martha Elena

De Gregorio llegó a ser profesora de línea psicoanalítica). Antes

pareció que criticamos a Plácido Horas, lo cierto es que no

podemos más que resaltar la obra de este hombre, gracias a él

fue posible que se diera algo como lo ocurrido con De Gregorio y

Fiorentino, dos maneras distintas de abordar una problemática

dentro de la misma institución. Fue el mismo Horas, dictando las

cátedras de Psicología I y Psicología II quien brindó el primer

acercamientos de los jóvenes con la teoría conductista, más

precisamente con la reflexología. Jóvenes dispuestos a dar

respuesta contra la hegemonía del psicoanálisis. Cabe mencionar

que Plácido Horas no se consideraba un conductista, el creía en

una psicología comportamental que pudiese dar cuenta del

“hombre total”, motivo por el cual también acepta y promueve la

incorporación de teorías psicodinámicas.

11
REFERENCIAS

-Calabresi, C. & Polanco F. (2008). Un precedente en psicología

comportamental en la Universidad Nacional de San Luis.

Memorandum: memória e história em psicología, 15, ​52-60.

​ adrid: Alianza Editorial.


-Eysenck, H. (1972). ​La rata o el diván. M

-Harris, B. (1999). Repolitizando la Historia de la Psicología. En D.

Fox & I. Prilleltensky (Eds.), ​Critical Psychology, An Introduction

(pp. 21-35). London: Sage Publications.

-Klappenbach, H. (2006). Periodización de la Psicología en

​ 09-164.
Argentina. ​Revista de Historia de la Psicología, 27 (1), 1

- Calveiro, P.(1999). Política y/o violencia. Una aproximación a la

guerrilla de los años 70.

-Del Campo, H. (2008). Argentina 1955-2005 como el ave fénix...

-Anzorena, Oscar. (1988). Tiempo de violencia y utopía

(1966-1976). Buenos Aires: Contrapunto.

-Colombo, Ariel y Palermo, Vicente. (1985). Participación política

y pluralismo en la Argentina contemporánea. Buenos Aires:

CEAL.

-Klappenbach, H. (2016). Enfoques cuantitativos y cualitativos en

la investigación histórica de las psicologías nativas. En R.

Mardones Barrera (Ed). ​Historia local de la Psicología:

Discusiones teóricas, metodológicas y experiencias de

investigación ​(pp. 97-122). Santiago: Ediciones Universidad Santo

Tomás - RIL Editores.

12
-Muñoz, M., Klappenbach, H. & Piñeda M.A (2013). Plácido Horas

y el desarrollo de la psicología en San Luis. En R. A. Noir (Ed), ​El

Bicentenario y las Ciencias Humanas en San Luis (​ pp. 37-49).

San Luis: Universidad Nacional de San Luis. Facultad de Ciencias

Humanas - Ediciones Mac Graph.

13

También podría gustarte