Está en la página 1de 3

Universidad Nacional del Comahue

Educación, Sociedad y Política /Problemas fundamentales de la educación

ENCUENTRO PRACTICO

El programa educativo de la modernidad: improntas y huellas.

En esta oportunidad, profundizamos una mirada crítica sobre el proceso históricamente


denominado como ‘’civilizatorio’’ de la Modernidad. Reflexionar acerca del impacto que
este proceso ha tenido en el sistema educativo y cultural en general puede aportarnos a
pensar e imaginar también, desde nuevas propuestas, Otros escenarios posibles desde
donde re-situarnos ética y geopolíticamente.

Autores del Práctico.


✓ Sarmiento, D. (2011). La educación popular. Capítulo 6. La Plata: UNIPE.
✓ Martí, J. (1984). Maestros ambulantes en Obras completas. Volumen VIII. La
Habana: Editorial Nacional de Cuba, 1963
Consignas.
1. A partir de la lectura del capítulo 6 del libro La educación popular de Sarmiento
responda:

a) ¿Cómo se refleja la impronta civilizatoria?

b) Sarmiento presenta un nexo entre el mito civilizatorio y el educativo, ¿cómo aparece


este vínculo en el capítulo?

2. Los invitamos a leer el siguiente fragmento en el que una maestra habla a sus
‘’alumnxs’’ sobre la escuela. Está tomada de El libro de los niños, de Juan Ferreyra,
editado en 1901.
La escuela

“Queridos niños, ¿sabéis lo que es la escuela? Me parece que


todos estáis diciendo alegremente que sí. ¿Quién ignora que
la escuela es el establecimiento adonde acuden los niños a
instruirse y educarse, es decir, a recibir conocimientos útiles
como la lectura, escritura, aritmética, etc., y a adquirir
nociones de los deberes que tienen para con Dios, la patria y
la sociedad en que viven?

La escuela es la gran antorcha colocada en medio de las tinieblas de la


ignorancia; en su recinto están los maestros, apóstoles de la ciencia,
encargados de reunir en torno de ellos a los niños para disipar, con la luz
de la verdad, las sombras que oscurecen las inteligencias sin cultivo, y
enseñarles a distinguir el bien del mal, grabando en sus corazones los
medios de practicar la virtud y huir del vicio.La escuela es el templo de la
patria, en el que vuestros cariñosos maestros os enseñan los hechos
gloriosos de nuestros ilustres antepasados, en ella hay erigidos altares a
los grandes próceres: San Martín, Belgrano, Moreno, Rivadavia,
Sarmiento son las imágenes que veneráis, como un tributo de gratitud que
pagáis a sus esfuerzos.
Nuestro país ocupa ya un lugar importante entre las naciones adelantadas
del globo, por el estado de adelanto de su instrucción pública, casi no
queda un pueblo en la república que no tenga escuela para educar a sus
niños.
(…) No olvidéis nunca la escuela donde recibisteis la primera instrucción y
cuando seáis hombres y paséis por uno de esos edificios, descubríos con
respeto cual si pasaseis por la puerta de un templo, puesto que sabéis que
ése fue el de vuestra educación”.

FERREYRA, JUAN (1901), El libro de los niños,


Buenos Aires, Ivaldi y Checchi.
Citado en SARLO, BEATRIZ (1998) La máquina cultural. Maestras,
traductores y vanguardistas, Buenos Aires, Ariel, págs.19 y 20.

a) En el discurso de la maestra ¿qué función se le otorga a la escuela y al


docente dentro del proyecto moderno?

b) ¿Qué vigencia tiene este discurso y qué improntas del relato pueden
reconocer aún hoy? ¿Qué elementos de análisis aparecen en los
siguientes fragmentos respecto de lo que se ha denominado como el
triunfo del mito civilizatorio moderno?

c) Relaciónelo con aspectos específicos de su carrera y de su disciplina en


particular.