Está en la página 1de 10

98

~7U377
5
..
·/

María Dolores Guadarrama

RtJMOR DE IN,CENDIO

EDj
cuADEÍli'4"os t\TeGR.os'

I
"""q ¡ • ~ ,"":-~...-~".'T"'"~;.,..,~~,
.•........•..•. ....,...,~--·-~-.------.~-

/-

-,

Prólogo - . 5
1 : . .. 13
- CUADERNOS NEGROS EOITORIAL 11 : · ...: ~ - ; )'""; . ...'. 14
Poesía volumen ·3 I elela colección 111 . -15
RUMQROEINCENDIO .. ,· IV , .. ~.... .-.··;•..-•••...•-·•.......
¡....-••...-.--.-
.• : ... 16.
·•
- ©Cuadernos Negros Edit~al,2016 ........ 17
· ©Funclación Pundarika, 20 l~ V
©Maria Dolores Guadatráma, 2016 .. VI . 18
miespejoé1ielagua@gmail.com
www.miespejoenela~.com VII . 19
Concepto de la.colección
VIII. 20
""'"''~RevistaMinificciones · . IX . ... 21
Calarcá, Quíndío, Colombia
X . 22
Concepto de cubierta ---,._
Bibiana Bemal · . ,.. XI . 23
.;
XII . 24
Editora
BibianaBemal / /
XIII . ~s
XIV . ...~.:..~ 2~-
Asesor lírerarío
UmbermSenegal.. XV . ••:f,••-••.,••·•-••-'•""··•o'w••-• ......1. 27
ISBN: 978-958-59124-1-0 XVI . .................
;..,.;.._.; , 28
Impreso y heclto en Colom.bia ..•. XVII . .......................................
:29
Printed and mact,ein C4lombia
Primera edición: abril de 2016 XVIII .. 30
'-
Irrípresió~: Litografia Sklybe · ... 31'
Calaicá,
XIX .
-,: Quindío,
---~ . ~Colombia --:-....··,
-

32
' ' ' --

XX ., .
Correo electrónico: minificciones@gmaiJ,com {
• Blog: cuademosnegr~seditorial'.blogsp\)teoni XXI . 33
Cuadernos Negroses el sel.loeditorial de la Fundación Pundárika XXII . ......34

;,'\
"'

XXIII ... ............. ..


•.• • • ·~ • •.• ·

PR.ÓLOOÜ'
XXIV ' .
XXV ....... ·'·"· ·. .·,
' ' '
- -~
XXVI ., . El rumor qué in~e11dia
·············
XXVII.:. :.............................................. . ., . •:'

XXVIII., , : , . MllriaDoloi:esQ~a~a1llehadejado sin.~labras, petonc>


XXIX· · ;, 4 on silencio. Su poemario •R.ulJUH! de. inp~ndio ®rresponde •a.
una tipología de libros de poesía que nos deslumbra, pero que
XXx
XXXI
··················
.
· '. >..,, 4~: no nos dejan sill .luz: para ,cQntemplar,el espectáculo .de la
visión y celebrar la naturaleza detserferoe,nino -.Este,manojo
XxxIL :..,. , ,. . de poemas en pmsajncendia, la memoria <lels~eto poétíco: J~.
XXXIII un
expresión de acto de_incandes9~~ia del ser, en un rapto fie .
XXXIV . Iluminación.fet;rit ip-~eti:Qle. Menioriay· aeseo'pug11an.~su.
......• .._. .•.~~,' .~... .-... . drama interior, e11trela nostalgi~ y.1el .déstin9; Los 0,bjetos
XXxv ;

-~
cotidianos y el paisaje setis.ib}erepre$entanfaencán)~ció11~l;
. ··•kó. •.••.•••• .. ·••••• .•.•• • •••••••••• :., ••• , .••.• 49i1
:;xxxw . ................................................................. 50:11l transcurrir...del tiempo vivido, cpie hi,ere}ª·®ncienc.ia'y .la ·
XXXVII ,., . pasión cama]. .Movimie~to. P,_eL ft<rvor.herido. Y. reposq ..·
temporal de la concieµ~ja g~µi yi<la,.esta })Qesíá evoca ~los, ··
XXXVIII .i••••
simbolistas :f\lmceses ·(R.irn~auq y, Báudelá.~)"y. capta.Ja
.xxxrx . .....;..-:, 53 atmósfera de! piJisaje,íntjnió,rlelainfaJ1ci~ y del ptesen~.·El
XL . / .
climapoético q\Jé insta\µ'8reérea si~\>ólicaµlepte él mundo de
..............54 Comala de Juan, J~ulfo, .acaso por compartir. 'la misnia. ·
XLI
. • •••••• ···-·••••••••••••• ·,••••••••••••••
· -••••.••• -.••• ·-···••• '. ·-·'"' ••.•••••••••••.•••••.••• ...•.
.. . 55
•····h.•••. '- geografía; árida~ 4esértica d~l nort~ de ~éxic(),Operóde una

:.:··:::..:~
voz viva, quel~ e.anta a .un p~i~aje>soleado·.Y· de ahí.el ·
contrapunto nostálgico entre el desierto y el mar, y la
~~ ,••....•..•..•... ·····.(··········~··
·················~ •••.•.•..•..•.• evocación·.delªID13·des~eelcalOr. Gyadarrtuna f\lll<}á ..:quizá~ .
XL!V ; \.................................. .'.,.. 58
"' ·- ' . ,. ·,, sin proponérselo- unª suerte de n:tótjca del p•.isaj~y µn~
XLV : : \······;
.....•......................
:..············:...~~9 gramáticadel~enri,mientopoétic9y atn<>rosP.,:Ci>mQ. se entreyé· ····-
xrvr ···•····'·"·····················"··•
~LVII
, ,; 60' en sus pregtjntas inmanentes, ~cOs~:sonid()s y i:>a1ªbra5 que -»:

resuenan, retwn.1'any' r~verb~: Qibujan elai~ n;itÚnorim~o,


..... 61 dcslumbranla-inirada que; ve·visiones. 2f éiel9abierio:.p()étjc$.
XLVITJ .
...........................62 de la mirada, su voz -liri~a en®m.a ~.-repres~11taciqn· de l()s.·
XLIX , r,
: _:-
r:
• ..·: . instantes-en sus e!lla,naci9ñes ypercepciones-visuálesdesu
L , , , 64 drama ontológico, queppneenmsis su ethosysQ.prese11té.
-/ .. ~.-
. '/
· ·, ' · .

"
-5
--...: __
'.ll de los ojos, de la mirada insomne, en medio de espejos
Entre Chihuahua, New York y París, su yo lírico se desdobla y ;~trentesy versos que danzan al "son del corazón", y a los
evoca: se melancoliza y estalla en signos telúricos. "Poesía en i:;osde las visiones y la memoria de la pasión. Así pues, el
movimiento", frases que reptan, se encabalgan y se desplazan ''-'·º naturaleza-cuerpo postula una correspondencia entre
en coros de voces y ecos que resuenan como música callada, na y la carne, el paisaje y el ser. Geografía del cuerpo
en medio del hastío cotidiano de la existencia, en que el ser se o y geografía de la naturaleza, este poernario en prosa se
libera, a través del viaje, como recurso de recordación y , en la órbita lírica de una experiencia estética
entrecruzamiento, con los hilos visibles del vacío. Sus .nsferible y autónoma. Su memoria y su presente, en
onomatopeyas, ruidos y silencios repercuten a ritmos o, se consustancializan en el amor y la consumación del
acompasados, que ululan al compás de la voluntad lírica, en 1sn10 en su epílogo, en una suerte de resurrección de la
claves emotivas. La experiencia de la naturaleza apunta a un
.in.
elogio al espacio doméstico. En Rumor de incendio (2016) los
versos en ebullición ondulan y cantan el naufragio de la ' al lector de este libro leer no sin pasión y temblor este
memoria. Sus frases poéticas decoran un espacio textual, :ujo de palabras rumorosas, escritas desde la órbita de un
poblado de magia verbal, fuerza telúrica y nostalgia celeste. .do interior poblado de fuego, aire y memoria. Pero
Imperio de la visión y potencia de lo instantáneo, Ja mirada de · nicn de presencias y miradas azules, como los ojos de su
María Guadarrama -pocta chihuahucnse- transcurre en .oético y del espejo acuático de sus visiones febriles, y a un
vertiginosas imágenes empíricas y sensoriales. Fauna y flora .ipo, alegres y furiosas.
de la memoria y la presencia. Presente presencial que se define
y afirma en Ja temporalidad de su ser. La visión poética de
Guadarrama tiene un matiz panteísta, al afirmarse y cantarle a Basilio Belliard
Santo Domingo, República Dominicana
Ja totalidad del mundo y sus misterios, a la materia y sus
\ l de febrero de 2016
eternidades. Prosa horizontal y versos encabalgados, en
movimiento, que estallan en la página, en el vacío del día y la
noche, son algunas de las pinceladas que dibujan el espacio de
la representación en las páginas de este pocmario.

En "Sollozo entre flores" -la segunda parte del libro-, su autora


delata una nostalgia bucólica, que entra en conflicto con los
avatares de la ciudad, en su aceleramiento al tiempo y sus
asuntos cotidianos. Esos contrapunteos de versos y prosa, que
se expresan en descripciones y cantos, diálogos y monólogos
exteriores, encarnan una odisea de la palabra, en sus temblores
y angustias. Algunos versos parecen escritos en duennevcla, y
de ahí que semejan una poética del insomnio, en que el desvelo
se transfigura en iluminación. En cierto modo, se vislumbra un

7
6

·.KiJilfüUfümm
Rumor de incendio

1 11 los matorrales de la infancia, debajo de algún árbol,


il • , ,Jonado el nido, pudo haber sido un honniguero. Un
, 11 nbre arrastrado por el viento tembloroso de Sol,
, mecido por el ruido que como mar, sueltan los pinos.

Árbol que clavado en la tierra sepa de


notas y arpegios, de pájaros y abejas.

I' .1 fui yo la elegida del cielo que forjó la ceniza mucho antes
.umor del incendio.
, mi sangre, mi tronco, mis ojos, mi cabeza. Este manojo de
.vios que corno una centella viaja entre paréntesis que
,,tan la memoria.
De la tierra hasta el cielo.

13

ltl 1' "


!\/<1u<1 ! l11/n1, 's ( i1111clurru11w
Rumor de incendio

II III

Este corazón que como un reloj se agita debajo de los huesos 1 L1ytemporadas donde la astucia áspera de todas las cosas
en un ir y venir del patio a la cocina, entre paisajes nítidos, pasa '.11.1 el alma del cuerpo.
una eternidad y solo son minutos y horas lentas. Na vega sobre el lago ardiente, infame y altanero.
·., hay reposo, solo espinos filosos que revientan las carnes y
1\

De una dimensión a otra como pasar la puerta y ver por la , 1 -;i lencio que ensordecido espanta ese siseo raudo que le nace

ventana los mapas que se esconden en antiguas galaxias. .11 <ilencio.


Esa infame hermosura que se mece en el aire.
Perdida entre los días, las semanas entre los años que igualan l l:ia mansa tristeza que se mete en los ojos, en la nariz y el

un segundo, así voy y vengo entre oscuros espacios y claras IH'lO.


sombras. Sencilla cosa, una semilla era antes de ser un cardo.

He ahí, la mansa fiera acariciando la hora venidera.

Tendida bajo el Sol de una mañana quieta.

14 15
Rumor de incendio

lV V

1 m:go vino la luna y con ella la marea, la noche donde 1 i ¡1cnde la hora, si es de noche o si hay luna, o si la luna es
delirantes los dioses hacen su reparto de costillas y lenguas, de 1111t va.
risos y destellos, de sexo hostigado que hace sangrar las
amapolas. 1 l, : .cnde, de si el Sol está en su cenit, o si por raro que parezca,
Ay, pobrecita mía, cuánto vacío para llenar de angustia. • 1\ por el oeste.
¿Por qué no te sacudes como un caballo cuando enfrenta la
guerra? Es una tierra sedienta y nunca llueve.
¿Por qué no huyes igual que un pez que adivina el gusano en la
pica y se va agitando agallas bajo el agua salada, dejando un .\-. i... depende el largo de las sombras, si se hunden muy
olvidado rastro de luces en la arena? l 1< ido, o si se alzan muy altas con el latir del aire.
1

',,"e resguardan bajo un techo de pájaros sobre las altas nubes.

1 '·,1 ... en el oscuro cielo se anuncia la tormenta y el oro de un


1 lampago lo enciende todo.

1 <aajena sorpresa que entra por la ventana.

1 •:pende ... si es la hora más clara y si por un milagro ves ese


11 .tante que se hunde en los ojos, aquella mansa luz que te

1 ,_;resaa la nada.

Si por un raro encuentro te traspasan el alma.

es de noche o de día o si la tierra canta o la tierra responde y


-1
:·:ran y se agitan las luces de bengala y florecen en el lejano
, 1::10. O si ... por causa de enredados destellos, se abren los
«ros, para que en otros ojos descifre su misterio.

16 17
,1 fi11i11 I it1/t1n ·s ( ;11udurru111<1

Rumor de incendio

VI
VII

Desde este rascacielos puede verse un gran espejo de agua,


donde crecen al revés árboles de frutos imprecisos. Un poco Jlué rezan las estrellas palpitando allá arriba? Un algo
más hondo ven los ventanales recortando el paisaje y no más '11 !ninuto esboza otro recuerdo que se asoma distante.
lejos ... temblorosas las sombras de las aves rasgando a cielo
abierto. Al fondo, menudo cardumen de colores x i urmullos que se mezclan al aire, al río de las calles en la
deshaciéndose en manchas, en pequeñas sombras que se l .rava marea de hombres y mujeres que suben y bajan, que
vislumbran con la textura de las horas. ' ;1 lrnan y revientan.

Bajo la aurora, la tenue luz del dos mil quince y la brillante Se estremecen los fluidos del cuerpo. Cuánta miseria se
lluvia de septiembre. ulntonea en los cráneos. Corren lágrimas de ceniza contra las
1.1/ 1 ostras de la tierra. Este éxodo permanente de esqueletos
Mas el paso de los días, los años longevos, son indecibles. 'lanzando. Blandiendo ebrios, por la vida escurridiza y ciega.

Arriba, sigue la rosa del Sol sobre las altas cumbres, los
antiguos volcanes, los viejos edificios.

11

11
I'

18
19
,\ !11r͡1 I !olores ( l11wlarr1111111 Rumor de incendio

VIII IX

Abajo todo es sed, un Sol agitado sin piedad en el cielo, . < .lué hacemos con este océano que entra por las ventanas de la
he ahí, esa otra ficción, el zum-zum de las luces distantes. , .ha'? ¿Con este amargo trago que derramado seca y deja
, (,-.,trasdolorosas al tacto?
Oye el latido \ l lú se quedan el Sena, el glamour y los altos palacios
que como chorros de magma tirita cuando llega la noche.
Rayitos de colores son de pronto vía láctea, que cruzan la antigua sangre derramada
ciudades enteras que un día fueron. y la pétrea miseria.
Hundida en el sigilo, en el sonámbulo espacio de los pechos.

20 21

Intereses relacionados