Está en la página 1de 159

1

11/2018
(Espeso y Cremoso)
2

Shea Balik 11/2018

Serie Cedar Falls #10


Resumen
Bienvenido a Cedar Falls, una pequeña ciudad de Carolina del Norte
situada entre las montañas Smoky. Donde la gente es amistosa y los
hombres son calientes.

En el momento en que la mirada de Taden McIntire cae sobre Will


Cunningham queda fascinado por el rubio de ojos azules. Incluso cuando es
rechazado, Taden no puede apartar su mente del hombre
pecaminosamente sexy.

Will Cunningham no debió sorprenderse cuando su novio -bueno, ex


novio- no solo lo deja en víspera de Año Nuevo, sino que también lo deja
en una pequeña ciudad a dos horas de su apartamento en Atlanta. Justo 3
cuando piensa que esto podría llegar a ser el peor Año Nuevo de todos,
Taden literalmente entra en su vida y se niega a irse.

Hay algo acerca de Taden que llama al sub en Will, pero ha hecho la 11/2018
promesa de no volver a recorrer ese camino nunca más. ¿Podrá Will superar
sus problemas pasados y darle una oportunidad a Taden?

Género: Alternativo (M/M, Gay), Contemporáneo.


Dedicatoria
Ser tú mismo en un mundo que constantemente intenta volverte otra cosa
es el mayor logro.

—Ralph Waldo Emerson—

11/2018
Capítulo Uno
El fuerte sonido metálico seguido por el de una alarma fue suficiente
para hacer estremecer a Taden McIntire. No se molestó en darse la vuelta
para ver la conmoción, incluso cuando una gran multitud detrás de él estalló
en vítores. Vino a celebrar y a relajarse, pero estaba empezando a pensar
que venir al casino, Utopía, había sido una mala idea.

Para ser justos, era la víspera de Año Nuevo, y los asistentes a la fiesta
llenaban el lugar. Taden debería haber escogido otra noche para disfrutar
de su éxito de poner su heladería, Thick and Creamy1 en funcionamiento,
pero no había querido sentarse solo en su enorme casa, en su mayoría
vacía, que había comprado cuando se trasladó a Cedar Falls.
5
Todavía no estaba seguro de que mudarse a Cedar Falls hubiera sido
la decisión correcta, pero después de todo lo que había pasado, Taden
quería un ritmo más lento. Cuando vio un anuncio para que emprendedores
abrieran tiendas en la pequeña ciudad sureña de Cedar Falls, Carolina del 11/2018
Norte, Taden aprovechó. Aproximadamente en un mes dejó su lucrativo
trabajo en Wall Street y vendió su apartamento en Manhattan.

Cuando empacó su Cadillac Escalade, Taden no se sorprendió al


descubrir que todas sus posesiones no llenaban ni la mitad del enorme
vehículo. Un decorador de interiores había llenado su casa del Bajo
Manhattan2 de ciento treinta y nueve metros cuadrados con muebles de
primera, pero, por lo que a él respecta, esas cosas no habían sido más que
adornos.

Muy poco había sido personal para él. Incluso su ropa eran trajes de
alta gama que a menudo se sentían más como camisas de fuerza que ropa
de diseño a medida. Había dado todos esos trajes pomposos a la caridad y
había dejado los muebles para el comprador.

1
Espeso y Cremoso, como es nombre del establecimiento se deja como el original.
2
Parte más meridional de la isla de Manhattan.
Un golpe seco sobre la mesa lo sacó de sus deprimentes pensamientos.
La repartidora parecía que había estado tratando de llamar su atención por
un tiempo. Considerando que su noche había llegado tan lejos, Taden no se
sorprendió al ver que tenía un cuatro y dos. Le dio a la repartidora el signo
de que no quería otra carta. Era hora de encontrar otro juego.

No había querido jugar al blackjack para empezar, pero con el casino


lleno de asistentes en la fiesta de Nochevieja, no tenía muchas opciones.

– Cambié de opinión, Yvonne. No quiero esa carta.

No es que la mayoría de los jugadores no pensaran eso cuando la carta


que les habían dado les hiciera reventar, pero Taden no recordaba que
alguien lo hubiera dicho alguna vez. Curioso, miró hacia la mesa y vio a un
hombre con cabello largo y ondulado y ojos oscuros acentuados con
sombra dorada y máscara de pestañas que trataban de devolver la carta en
cuestión a la repartidora.
6
La chica suspiró profundamente, como si ya hubiera tratado con este
hombre antes.

– Jesse, sabes que no puedes regresarla. ¿Debo llamar a Stone? 11/2018

Los ojos de Jesse se agrandaron un momento antes de que un hombro


delgado se levantara en un encogimiento de hombros como si estuviera
tratando de transmitir que no le importaba la amenaza de Yvonne.

– Adelante. Llámalo. Llamaré a Aidan.

– ¿Llamarme para qué?

Un hombre con un esmoquin negro se acercó detrás de Jesse junto con


otro hombre masivo que parecía capaz de aplastar a Jesse.

– No estás causando problemas otra vez, ¿verdad, ángel? – Preguntó


el segundo hombre, mirando a Jesse como si colgara de la luna.
Jesse miró a ambos hombres. Sus labios, forrados con un lápiz labial
dorado que combinaba perfectamente con sus ojos, se arrugaron en una
mueca.

– ¿Ahora por qué dirías eso, Parker? Es como si no me conocieras en


absoluto. Le estaba diciendo a Yvonne que cometí un error cuando le dije
que me "golpeara". Estaba tratando de devolverle la carta.

Parker echó la cabeza hacia atrás y se rió.

– Oh, ángel, te conozco demasiado bien. Sabes que no puedes


devolver la carta.

Jesse negó con la cabeza. Glitter. Taden no se había dado cuenta de


que el hombre lo había salpicado en su cabello y voló por toda la mesa y
sobre la persona que estaba a su lado, quien saltó para quitárselo.

– Jesse, quita esa mierda dorada sobre mí. 7


Esta vez, Jesse frunció el ceño y se dirigió al hombre que se quejaba.

– Es glitter, Ethan, no mierda, ¿y qué diferencia hay? También llevas 11/2018


dorado.

El hombre que había estado ocupado cepillándose el destello brillante


de su camisa dorada con lentejuelas se detuvo.

– Oh, cierto.

Sentándose hacia atrás, Ethan estudió sus cartas mientras trataba de


decidir si quería otra carta o no. Como tenía un rey y un ocho, Taden no
estaba seguro de por qué parecía una decisión difícil.

Taden estaba empezando a preguntarse si estaba alucinando porque


esto no podría estar sucediendo.

– Pero esa carta me hizo pasar de los veintiuno, y no tengo más dinero
para seguir jugando – Se quejó Jesse mientras movía sus pestañas hacia
Parker.
Parker luchó por ocultar la sonrisa que intentó liberarse, pero no
estaba haciendo un buen trabajo.

– Ángel, le prometiste a Aidan no causar otra pelea. Si sigues así, no


tendrá otra opción que llamar a Stone para que te retire físicamente de la
mesa, y sabes que no voy a permitir que nadie te toque, incluso si te lo
mereces.

El labio inferior de Jesse sobresalió en un puchero.

– Pero nunca tuve veintiuno.

– ¿De verdad quieres que tenga que luchar contra Stone? – Respondió
Parker.

Un gran suspiro dramático que podría rivalizar con cualquier actor vino
de Jesse. 8
– No – Volviéndose hacia Yvonne, Jesse murmuró – Todo esto podría
haberse evitado si hubieras recuperado la estúpida carta.
11/2018
Antes de que ella pudiera responder, se volvió hacia Ethan.

– Vámonos.

– Pero todavía tengo dinero – Ethan estaba estudiando sus cartas


atentamente. Claramente, él no estaba a punto de irse.

Jesse salió de la mesa con sus botas doradas con lo que tenía que ser
el tacón más alto que Taden había visto en un hombre. Aidan se rió entre
dientes.

– Realmente tiene esa dramática salida, ¿no?

Una gran sonrisa se formó en la cara de Parker mientras veía a Jesse


alejarse.
– Nunca me canso de ver a Jesse en modo reina del drama – Con la
lujuria escrita en los ojos, Parker acechó al hombre.

La visión de los dos hombres tan claramente enamorados envió una


punzada de celos a través de Taden. No es que quisiera a nadie de tan alto
mantenimiento como lo era Jesse, pero le encantaría que alguien lo
llamara. Después de atrapar a su último novio, Tom, follando con el guardia
de seguridad en su edificio de apartamentos, Taden había renunciado a las
relaciones. Recurrió a nada más que conexiones casuales.

El caso es que simplemente no eran suficientes. Taden era un Dom con


la necesidad de tener un sub 24/7. Las escenas estaban bien, pero lo que
realmente estaba buscando era alguien dispuesto a poner todas las
decisiones en las manos capaces de Taden.

Tal vez era hora de sacar sus fichas y subir a su habitación. Había
considerado solo hacer el viaje de quince minutos a casa, pero había
tomado unas cervezas y no quería arriesgarse a que su juicio se deteriorara. 9
Moviéndose entre la multitud de asistentes a la fiesta, una vez más se
preguntó qué le hizo pensar que sería una buena idea venir aquí. Las
multitudes nunca fueron lo suyo. Prefería la soledad de una copa de vino y 11/2018
un chico a sus pies o, mejor aún, que se acurrucara en su regazo con un
buen libro que ambos pudieran disfrutar.

Una voz suave y llena de pánico llamó su atención justo cuando estaba
pasando la última de las máquinas tragamonedas.

– Pero tú fuiste quien me hizo jugar a las máquinas tragamonedas.

Se quedó sin aliento. Frente a él estaba el hombre más hermoso que


jamás había visto. Por sí solas sus manos se curvaron al ver el sedoso cabello
rubio del hombre. Estaba seguro de que era lo suficientemente largo como
para pasar sus dedos por él, perfecto para maniobrar la cabeza de la belleza
para capturar esos exuberantes labios rosados.

– No me importa cuáles sean tus excusas. Como no tienes suficiente


dinero para pagar tu mitad del combustible, puedes quedarte aquí – Un
hombre se alzaba sobre el delgado rubio, usando su tamaño para
intimidarlo – Siempre supe que no valía la pena salir contigo.

Cuando el hombre alto se dio vuelta para irse, la belleza lo agarró del
brazo.

– Pero no tengo dinero. ¿Cómo se supone que volveré a casa? – Las


palabras del lindo hombrecillo se llenaron de incredulidad cuando alzó la
vista hacia el hombre que tenía delante con miedo.

– Esa es mi casa, no la tuya, y no vivo con perdedores – La boca del


hombre alto se torció en una mueca fea – Considérate desalojado.

El hombre guapo se quedó allí mirando al otro hombre salir del casino.
Si se le preguntara, Taden no podría haber respondido por qué se dirigió al
hombre derrotado. Había aprendido su lección hace mucho tiempo de no
dejarse involucrar con otra persona. Sin embargo, allí estaba él caminando
hacia la belleza. 10
No pudo decir cuánto tiempo permaneció allí esperando que el
hombre lo notara. Cuando pasaron varios minutos, Taden quería gruñir.
Nada de eso tenía sentido para él, pero más que nada, quería ser el centro 11/2018
de atención de este hombre.

Tuvo que tomar una respiración profunda antes de hacer algo estúpido
como arrojar al hombre sobre su hombro al estilo “hombre de las cavernas”
para llevarlo de vuelta a la habitación de Taden.

Una vez que estuvo seguro de que sus emociones habían vuelto a estar
bajo control, Taden se plantó frente a la belleza. Los ojos azul cielo más
dulces llenos de incredulidad y dolor se elevaron hasta el rostro de Taden.

– Me dejó.

Su corazón se rompió. Su regla de no involucrarse emocionalmente se


arrugaba como papel barato. Solo deseaba saber cómo había sucedido.
Capítulo Dos
Más veces de las que Will Cunningham estaba dispuesto a admitir, le
ocurrieron las cosas más extrañas. Como cuando tenía catorce años y había
decidido despertar a su mejor amigo, Peter, tirando piedras a sus ventanas.
Por ningún motivo le pasó por la mente que fuera atlético, pero su objetivo
había sido interrumpido, y la roca había golpeado el costado de la casa.
Había estado demasiado oscuro para que Will notara que la roca había
rebotado y se dirigía directamente hacia él hasta que lo golpeó en la cabeza,
noqueándolo.

No fue hasta la mañana siguiente que alguien lo notó desmayado en


el césped con un gran bulto en la frente. Como si eso no fuera lo
suficientemente vergonzoso, su madre demasiado ansiosa lo arrastró con 11
todos los médicos conocidos por el hombre para asegurarse de que la
piedra no había causado ninguna lesión cerebral.

Además de todo eso, hubo un aluvión de señalamientos y risas que los 11/2018
otros niños le hicieron al enorme “huevo de gallina” que sobresalía de su
rostro. Para la mayoría, ese hubiera sido uno de los momentos más
vergonzosos en sus vidas, pero para Will ni siquiera se acercó a los diez
primeros.

Era un imán andante de problemas. Así que no estaba seguro de por


qué estaba sorprendido de que su novio, Rick, no solo rompiera con él en
la víspera de Año Nuevo, sino que también lo dejara varado a dos horas de
su casa en Atlanta. Aún así, mientras permanecía allí mirando la espalda de
Rick cruzando las puertas del casino, Will no estuvo seguro de lo que
acababa de pasar.

Por extraño que fuera ver a su novio, bueno, ex novio, alejarse de él


en un pueblo extraño lejos de su casa, no le hacía justicia al hombre
pecaminosamente sexy que de repente lo abrazó. Ni siquiera iba a añadir el
hecho de que su pene estaba duro mientras notaba al hermoso hombre con
los brazos fuertemente envueltos alrededor de él. Tampoco iba a
mencionar cuán seguro se sentía en el abrazo del extraño.

Sabía que no debería haberle gustado tanto. Después de todo,


acababa de romper con Rick, pero aún así parecía no poder ayudarse a sí
mismo. ¿Cómo podría? Todo sobre el hombre lo excitaba incluyendo el
cuidado que el atractivo extraño tomaba al sostenerlo de forma segura, lo
que hizo que Will se relajara más en el abrazo.

Incluso el aroma almizclado con un toque de... ¿era vainilla? Desde el


interior del fuerte abrazo, Will inhaló y sintió que su ansiedad se calmaba.
En un mundo perfecto, habría podido quedarse así, envuelto como si fuera
valioso para el hombre que lo sostenía, pero Will creía en enfrentar la
realidad, sin importar cuánto prefería no hacerlo.

De mala gana se apartó y miró hacia arriba a los ojos marrones más
asombrosos. Eran una mezcla de canela y nuez moscada. Will estaba seguro
de poder perderse en sus profundidades, pero no podía permitirlo, no si 12
tenía alguna esperanza de averiguar qué hacer ahora que Rick se había ido.

– ¿Quién eres? – Will se estremeció ante su franqueza. Este hombre


pecaminosamente guapo había estado tratando de ayudar – Q... quiero 11/2018
decir gracias por... – No estaba exactamente seguro de por qué le estaba
agradeciendo al hombre. Por lo que sabía, el chico podría haber estado
tratando de coquetear con alguien, excepto que no lo había hecho. Pero
eso no significaba que no estaba tratando de aprovecharse de Will.

Es cierto que él no era el mejor juez de carácter, un gran ejemplo era


el idiota de Rick. Aún así, eso no significaba que este hombre no tratara de
ser amable. Decidiendo al menos intentar ser agradable, Will tendió la
mano.

– Soy Will Cunningham.

Fue recompensado con una sonrisa sensual que hizo temblar el


ingobernable pene de Will. Una mano grande engulló la suya.

– Taden McIntire.
Will tuvo que morderse la lengua para detener el gemido necesitado
que burbujeaba desde lo más profundo ante el sonido de la profunda y
ronca voz de Taden. La tentación de pedirle al hombre que simplemente
hablara era fuerte.

Luego estaba la forma en que sus grandes y callosas manos se sentían


contra las suyas. Un escalofrío recorrió su espina dorsal mientras imaginaba
cómo se sentiría tener esas manos sobre el resto de su cuerpo -o, mejor
aún, cómo se sentirían esos labios firmes en su cuerpo.

Las imágenes de Taden haciendo exactamente eso lo llenaron. Tal vez


Will incluso tendría la oportunidad de pasar sus dedos por el espeso cabello
castaño del hombre. Su corazón se aceleró, y su miembro se endureció
increíblemente más, empujándose contra su cremallera.

Esa pequeña mordida de dolor fue suficiente para sacar a Will de su


fantasía. Horrorizado por sus pensamientos, retrocedió un par de pasos,
esperando que una cierta distancia ayudara a aclarar su mente. 13
No fue así.

– Fue un placer conocerte, pero necesito... – Will no tenía ni idea de 11/2018


lo que iba a hacer ahora. No tenía dinero ni transporte, así que ¿cómo se
planteaba regresar a Atlanta? No es que tuviera algo a lo que regresar.

Rick le había ordenado que fueran al casino en el último minuto, lo que


obligó a Will a llamar a su trabajo. Había pocas posibilidades de que su
trabajo siguiera estando allí cuando regresara, no cuando Will llamaba en
víspera de Año Nuevo, una de las noches más concurridas del restaurante.

– Hey – Un nudillo fue colocado debajo de su barbilla y la cabeza de


Will se inclinó hacia atrás hasta que volvió a mirar esos hipnóticos ojos
marrones – ¿Por qué no encontramos un lugar tranquilo para sentarnos, y
puedes contarme todo sobre en lo que pareces perdido?

Tan absorto en la mirada de Taden, Will asintió con la cabeza. Lo más


probable es que hubiera aceptado algo en ese momento, siempre y cuando
el apuesto hombre siguiera tocándolo.
Probablemente no era inteligente ya que no conocía a Taden, pero
¿quién podía culparlo? Taden era todo lo que Will había soñado en un
hombre y mucho más. Él siempre había tenido una debilidad por los
hombres grandes, y Taden tenía que medir al menos más de un metro
noventa con suficiente músculo para hacer que Will babeara.

Pero aún mejor que todo eso eran los hoyuelos que aparecían cuando
Taden sonreía. La actitud dominante que parecía ser parte de la
personalidad del hombre se suavizaba cada vez que esos labios firmes se
levantaban. Will sintió mariposas en el estómago, y no había sentido eso
desde que tenía dieciséis años y vio por primera vez al mariscal de campo
de su escuela secundaria, Rich Landry.

Una mano fue colocada en la parte baja de la espalda de Will mientras


Taden lo sacaba del casino y lo llevaba a uno de los tres restaurantes. Will
no había estado prestando mucha atención porque su único foco de
atención habían sido las cálidas sensaciones creadas por la mano del
hombre, pero pensó que el restaurante se llamaba Devine, un nombre 14
perfecto en lo que a Will se refería porque así era exactamente como se
sentía en ante la presencia de Taden.

No fue hasta que se rompió el contacto cuando se sentaron en una 11/2018


cabina uno frente al otro que Will finalmente recuperó el sentido. Taden
era un completo desconocido, lo aceptaba, un magnífico extraño, pero un
extraño, no obstante.

Tuvo suerte de que Taden lo hubiera llevado a un restaurante lleno de


gente en vez de a un lugar más siniestro. Si Will no tuviera cuidado, se
encontraría secuestrado y vendido como esclavo sexual.

Dándose una bofetada mental, Will trató de borrar de su cabeza la


fantasía de que Taden fuera su amante de ensueño. No fue fácil, pero
estaba decidido.

– Mira, aprecio tu amabilidad, pero realmente necesito encontrar un


camino de regreso a Atlanta antes de que Rick arroje todas mis
pertenencias fuera del apartamento – Se deslizó a lo largo del banco para
levantarse de la cabina y hacer exactamente eso, pero antes de pudiera
siquiera hacerlo, una mano fue colocada en su brazo. Cuando miró esos
cálidos ojos marrones, Will no encontró nada más que la determinación que
le devolvía la mirada.

– Quédate.

Era una orden, no una petición, y Will se encontró deseoso de


obedecer, pero sabía que no podía hacerlo.

– Lo siento, pero no puedo – Will se sorprendió de lo mucho que


odiaba decir esas palabras, pero era lo mejor. Sería demasiado fácil
perderse en Taden y Will no iba a dejarse caer por alguien como él otra vez.
No, era mejor quedarse con idiotas como Rick. Los hombres como ese no
representaban una amenaza para el corazón y el alma de Will.

Con esfuerzo, se obligó a salir de la cabina y salió de ese restaurante


con la cabeza en alto.

15

11/2018
Capítulo Tres
Al ver cómo el dulce culo de Will se balanceaba cuando el hombre se
alejó, Taden sintió un impulso irracional por ir tras el hombre que
claramente no lo quería. Solo sus años de entrenamiento como Dom
evitaron que Taden hiciera precisamente eso.

Estaba demasiado atraído por la belleza sexy. Probablemente era


mejor mantenerse lo más lejos posible de Will. Lo último que necesitaba
era enredarse en la vida del hombre. No, Taden debería mantener sus
conexiones casuales. De esa manera, nadie podría romper su corazón al
engañarlo.

– Bienvenido a Devine 3. ¿Le gustaría oír los especiales? 16


Taden ni siquiera había visto a la camarera acercándose a la mesa,
mostrándole lo distraído que estaba. Forzando a salir todos los
pensamientos de Will de su mente, Taden le sonrió a la camarera. 11/2018

– Sí, me gustaría.

El ascensor se detuvo en el sexto piso y Taden se tambaleó un poco al


salir. Le había tomado siete shots y dos cervezas olvidarse de Will, y ahora
estaba sintiendo cada trago. Todo lo que quería era caerse en la cama. Con
suerte, por la mañana olvidaría esos bonitos ojos azules y la necesidad de
rendirse que brillaba en sus profundidades.

3
Divino. Nombre de establecimiento. Se deja como el original.
Taden miró hacia el pasillo donde estaba su habitación. Maldita sea,
no recordaba el pasillo siendo demasiado largo antes. Con un suspiro,
comenzó a caminar colocando cuidadosamente un pie delante del otro. Un
grito ahogado llegó a sus oídos desde la habitación por la que pasaba. Puede
que no quisiera involucrarse emocionalmente en las vidas de otras
personas, pero eso no significaba que no fuera a investigar cuando alguien
estaba gritando. No era tan frío, todavía.

Llamando a la puerta escuchó un grito que provenía de adentro, por lo


que gritó.

– ¿Están todos bien allí? Escuché un grito.

– Lárgate – Gritó un hombre enojado.

Una parte de Taden deseaba hacerlo, pero hasta que estuviera seguro
de que alguien no estaba en problemas en esa habitación, no podía irse.
Alzando su puño, golpeó de nuevo. 17
– Lo siento, pero debo insistir en que abras la puerta para que pueda
ver por mí mismo que la persona que gritó está bien.
11/2018
Si hubiera estado más sobrio, Taden habría tenido la idea de llamar a
seguridad para que lidiara con esto. Tal vez no debería haber tenido siete
tragos. Por lo que sabía, este tipo podía tener un arma, y en su estado
etílico, sus reflejos no eran tan buenos.

Justo cuando decidió que podría ser una mejor idea ir a su habitación
y llamar a seguridad después de todo, la puerta se abrió. Taden parpadeó
mientras trataba de comprender lo que estaba viendo. Ojos azul aciano
llenos de terror se asomaron por la puerta para mirarlo, excepto que uno
de ellos estaba casi hinchado.

– Will – Susurró Taden, demasiado aturdido para hablar más alto.

Habría un infernal ojo negro por la mañana, y la forma en que Will


sostenía su brazo derecho contra su cuerpo indicaba que algo andaba mal
con él.
Will mantuvo la puerta solo parcialmente abierta, pero de repente fue
sacada de sus manos y golpeada contra la pared. Rick, el novio que había
abandonado a Will antes, se quedó allí sin camisa y rabia en sus ojos
oscuros.

Taden estaba teniendo dificultades para comprender lo que estaba


viendo, muy probablemente por el alcohol, hasta que oyó que Will gimió
cuando Rick agarró su brazo herido para arrastrarlo de vuelta a la
habitación. Fue entonces cuando su mirada se centró en la ropa rasgada de
Will y en el miedo que nublaba esos bonitos ojos azules.

– Como puedes ver, él está bien.

La puerta comenzó a cerrarse, pero al igual que magia, Taden encontró


su cabeza de repente muy clara. Su propia ira ardió a través del alcohol
corriendo por su torrente sanguíneo. Antes de que la puerta pudiera
cerrarse, Taden empujó su mano izquierda contra ella, forzándola a abrirse
y chocar contra la pared una vez más. Con cuidado pero con firmeza, curvó 18
su mano derecha alrededor de Will y llevó al hombre herido a la seguridad
del pasillo antes de que Rick supiera lo que estaba pasando.

– Oye – Gritó Rick – El es mío. Ahora piérdete. 11/2018

Rick dio un paso hacia Taden, pero se detuvo en seco. Taden no estaba
seguro de si era porque Rick finalmente había notado que Taden lo pasaba
con por lo menos veinticinco kilos y era varios centímetros más alto o
porque el matón vio la intención asesina en su rostro.

Le tomó todo el autocontrol de Taden el no aplastar la cara del idiota


después de lo que le había hecho a Will. No fue hasta que sintió un toque,
suave como una pluma contra su brazo que pudo sacudirse la necesidad de
golpear a Rick.

Con un gruñido de advertencia hacia el tipo, se volvió para mirar a Will.


Odiaba que el ojo de Will estuviera casi hinchado. Al ver lo que le sucedió a
este dulce hombre, la furia lo invadió una vez más. Solo la mano de Will
todavía en su brazo evitó que Taden diera a Rick una probada de su propia
medicina.
– Gracias por ayudar, pero podría haber manejado a Rick yo mismo –
Unos ojos desafiantes lo miraron, retándolo a negar las palabras de Will.

Taden se quedó mirando al hombre por unos momentos, sin saber qué
decir. Tal vez Rick golpeó al hombre más pequeño mucho más fuerte de lo
que pensó, porque no había forma de que realmente pensara que podría
haber escapado. El hecho de que Will todavía estuviera ligeramente
temblando confirmó ese hecho.

Lo único que Taden podía imaginar era que el orgullo de Will estaba
en juego. Más que dispuesto a dejar que Will creyera su obvia mentira para
salvar la cara, Taden le sonrió.

– Estoy seguro de que podrías haberlo hecho. Solo considérame un


pequeño respaldo.

Entonces Taden se hizo a un lado e hizo un gesto hacia donde Rick


todavía estaba de pie con una sonrisa en su rostro. El idiota debe haber 19
pensado que Taden en realidad iba a dejar a Will a solas con él. Incluso si
tenía que sentarse fuera de su puerta toda la noche, no iba a dejar que eso
sucediera.
11/2018
Afortunadamente, Will no estaba interesado en quedarse con Rick. El
chico se puso de pie, todo el metro sesenta en su altura, mientras miraba a
Rick hacia abajo.

– Solo necesito conseguir mis cosas, y luego me voy. Ahora hazte a un


lado.

Maldición si Taden no estaba orgulloso como el infierno del pequeño


hombre.

Al principio, Rick parecía listo para golpear a Will por atreverse a


hablarle así, pero antes de que el matón pudiera mover su brazo para hacer
eso, Taden se enderezó en su metro noventa. Solo para asegurarse de que
Rick entendiera completamente lo que sucedería si se atreviera a poner
otra mano sobre Will, flexionó sus brazos y su pecho, intimidando a Rick
con su físico cincelado de ciento treinta kilogramos.
Aparentemente funcionó porque Rick retrocedió de inmediato,
permitiendo que Will entrara en su habitación. El matón trató de cerrar la
puerta en la cara de Taden, pero él fue demasiado rápido para permitir eso.
Con su hombro contra la puerta para mantenerla abierta, Taden esperó
mientras Will empacaba su bolsa. Después de que terminó, salió por la
puerta sin decir una palabra al imbécil, pero Rick no lo dejó irse tan
fácilmente.

– Cuando recuperes tus sentidos, pensaré sobre llevarte de vuelta.


Por supuesto, habrá consecuencias por lo que pasó aquí.

Will enderezó los hombros, pero no antes de que Taden viera un


escalofrío recorrer la delgada espalda. Deseoso de ofrecer su apoyo, Taden
puso su mano sobre la espalda de Will y condujo al hombre por el pasillo
hacia su habitación.

No estaba seguro de que Will estuviera cómodo allí, pero Taden sabía
que el casino estaba completamente lleno. Su propia habitación había sido 20
un regalo de Ryder Monroe, el planificador de eventos del pueblo y el
reclutador de nuevos emprendedores. Cedar Falls había sido una ciudad
moribunda, pero con la ayuda del casino y personas como Ryder, estaba
creciendo lentamente una vez más. 11/2018

No es que hubiera importado si hubiera habido otras habitaciones.


Taden no estaba seguro de haber permitido que Will se quedara en otra
parte que no fuera su habitación, donde así podía asegurarse de que
estuviera a salvo.

Sin ninguna palabra entre ellos, Taden condujo a Will a su habitación


y cerró la puerta. De repente, Will pareció ponerse rígido cuando sus ojos
se posaron en la cama individual que dominaba la habitación. Los instintos
perfeccionados después de años de ser un Dom hicieron que Taden hiciera
todo lo posible para asegurarle a Will que estaba a salvo.

– Oye, está bien. Prometo que nada sucederá – Era obvio que Will
quería creerle, pero su postura rígida decía que todavía no le creía. Más que
dispuesto a hacer lo que fuera necesario para ayudar a calmar a la belleza
de ojos azules, hizo una sugerencia – ¿Por qué no bajas tus cosas y bajamos
a tomar un café y hablar?
Los ojos azul aciano lo miraron inseguros de si podía confiar en Taden.
Su mirada nunca vaciló cuando Will pareció estar midiéndolo. Por mucho
que quisiera forzar a Will a confiar en él, eso no era algo que se pudiera
hacer.

Taden no se había dado cuenta de que había estado conteniendo la


respiración hasta que la dejó salir a toda prisa cuando Will asintió
lentamente. No era mucho progreso, pero cuando se trataba de Will, Taden
estaba dispuesto a ser paciente. Solo deseaba saber por qué estaba
dispuesto a romper todas sus reglas acerca de involucrarse.

Will no pudo explicar qué hizo que aceptara tomar un café con Taden. 21
Demonios, el hecho de que entrara en la habitación del hombre sin siquiera
considerar las consecuencias iba en contra de todo lo que Will practicaba
para mantenerse a salvo.
11/2018
Solo una vez había permitido que un hombre lo hiciera sentirse tan
confundido como lo estaba con Taden. Había tenido dieciocho años y en
esos momentos había sido demasiado ingenuo para entender lo que estaba
pasando. ¿A quién estaba engañando? Incluso si lo hubiera sabido, Will no
lo habría detenido. Había estado loco de amor, y nadie le diría nada
diferente, lo que muchos habían intentado.

Todos, desde sus padres hasta sus amigos y sus compañeros de


trabajo, habían tratado de advertirle que se alejara de Evon. Los amigos del
hombre incluso habían intentado advertirle a Will acerca de involucrarse
con él, pero ¿había escuchado? Definitivamente no, bueno, excepto a su
pene, que le hizo saber cuánto deseaba ser controlado por el hombre
carismático.

Todo lo que Evon tenía que hacer era entrar a la habitación, y los
pantalones de Will estaban demasiado apretados. Era embarazoso como el
infierno, pero Evon lo había convencido de que era una señal de que Will le
pertenecía. Estúpido niño había sido, creyó cada palabra -anzuelo, línea y
peso.

La humillación que había sufrido en manos de Evon debería haber sido


suficiente para evitar que Will siguiera a alguien sin usar su cabeza. Sin
embargo, seis años después, seguía ciegamente a Taden a su habitación sin
ninguna salida si se encontraba en problemas.

Estúpido, estúpido, estúpido.

¿Cuándo iba a aprender?

Aun así, Taden lo había salvado de ser violado. Tomar un café con el
hombre era lo mínimo que podía hacer. Si tan solo esa fuera la única razón
por la que se encontraba una vez más caminando por el pasillo con la mano
de Taden descansando, demasiado cómodamente, en la parte baja de su
espalda.
22
Will no sabía que una mano podía sentirse tan increíble sin siquiera
tocar la piel. Tal vez el trauma de lo que sucedió con Rick fue más profundo
de lo que pensó porque juraría que ráfagas de electricidad fluían de los
fuertes dedos de Taden hacia su piel. 11/2018

Demasiado pronto, Will pronto se encontró recostándose en el toque,


deseando más de esa increíble sensación. Toda su perspectiva parecía más
brillante y definitivamente más segura. Por mucho que tratara de decirle a
Taden que podía manejar a Rick, Will sabía, en el fondo, que si Taden no
hubiera tocado cuando lo hizo, Will no habría tenido la oportunidad de
detener a Rick.

– Feliz año nuevo, caballero. ¿Mesa para dos?

Tan absorto en sus pensamientos, Will no se había dado cuenta de que


habían llegado al buffet del casino, “Hands On4”. Nunca antes había
pensado demasiado en el nombre de los restaurantes, al menos hasta el día
de hoy, pero una vez más, el nombre se ajustaba a la situación. En lo que
respecta a Will, nunca quiso que la mano de Taden se alejara, aunque si

4
Manos Encima, nombre del establecimiento así que se deja como el original.
tuviera que escoger estaría tocando otras áreas de su cuerpo, pero los
mendigos no podían elegir.

Fueron llevados a una cabina en la parte posterior, justo como Taden


había pedido. Esta vez, en lugar de tener al hombre sentado frente a Will,
se deslizó justo a su lado, efectivamente atrapándolo para evitar que se
levantara y se fuera.

Debería haber estado nervioso, pero las emociones desenfrenadas


dentro de Will eran cualquier cosa menos nerviosas. Excitado, cuidado y
seguro eran las palabras que resonaban dentro de su cabeza en este
momento, aunque la que se hacía más notoria era excitado.

Trató de darse una bofetada mental para aclarar la cabeza, pero con
el aroma embriagador y almizclado de Taden junto a él, no estaba
funcionando. Si Will no tenía cuidado, se encontraría en una situación de la
que no estaba seguro de querer salir. Solo necesitaba encontrar la forma de
regresar a Atlanta y alejarse de este hombre que tenía la posibilidad de 23
hacerle olvidar su promesa de nunca volverse loco por otro hombre.

11/2018
Capítulo Cuatro
La energía nerviosa de Will surgió en oleadas cuando Taden se sentó
al lado del hombre, encerrándolo efectivamente en la cabina. Por mucho
que Taden no quisiera asustar al chico, tampoco estaría arriesgándose a que
se escapara de nuevo.

Después de dar sus pedidos de café, Taden se volvió hacia Will.

– Creo que deberíamos llamar a seguridad e informar lo que sucedió


– Debería haber insistido en el piso de arriba, pero entre la necesidad de
matar a Rick por atreverse a ponerle la mano a Will y la necesidad de sacar
esa mirada de conejo asustado de sus ojos, Taden no lo había pensado
mucho. No es que estuviera haciendo un gran trabajo ahora, pero al menos 24
su cerebro estaba algo comprometido una vez más.

Los ojos azul aciano le rogaron cuando Will negó con la cabeza.
11/2018
– No. Por favor. No quiero que nadie... – Perfectos dientes blancos se
aferraron al regordete labio inferior de Will, deteniéndose a sí mismo de
terminar la frase. Una mano suave y sedosa tocó el brazo de Taden – Fue
solo un malentendido. No quiero convertirlo en un gran problema.

Taden tuvo que usar todo su autocontrol para no gritarle a Will. Solo
una vez que creyó poder hablar sin alzar la voz, habló.

– Eso no fue un malentendido. Rick te habría violado si no te hubiera


escuchado gritar.

Esos dulces orbes azules continuaron suplicándole.

– Por favor – Se rompió el corazón de Taden al escuchar la voz suave


y quebrada de Will – Solo quiero olvidarlo.
Por mucho que matara a Taden permitirle a Rick salirse con la suya con
lo que había planeado hacer, no había forma de que le dijera que no a Will.
Como Dom, eso no era algo a lo que estaba acostumbrado. Taden se
enorgullecía de saber siempre qué era lo mejor para su sub y de no dejarse
influir. Sin embargo, eso es exactamente lo que estaba sucediendo. Will
tuvo que lidiar con lo que sucedió en esa habitación, enfrentarlo de frente.
Entonces, ¿por qué estaba Taden dispuesto a hacer lo que Will le pidió?

– Bien – Taden no se perdió el estremecido aliento que dejó el cuerpo


de Will – Creo que es un error, pero cumpliré tus deseos.

La sonrisa que recibió a cambio hizo que cualquier otra reserva que
Taden todavía tuviera se desvaneciera. Le alarmó un poco darse cuenta de
que haría cualquier cosa para ver esa dulce sonrisa otra vez. Taden no
estaba seguro de cómo sucedió, pero con esa sonrisa, hizo un voto para
asegurarse de que haría lo que fuera necesario para verla una y otra vez.

Incómodo con la dirección de sus pensamientos, Taden dio un suspiro 25


de alivio cuando la camarera apareció con sus cafés. Tomó un sorbo y
degustó el sabor del café por un momento mientras recogía sus
pensamientos. Toda esta noche no tenía ningún sentido para él, pero
incluso sabiendo que estaba actuando de manera irracional, Taden aún 11/2018
deseaba saber más sobre la belleza que estaba sentada a su lado.

– Entonces, ¿cuánto tiempo has vivido en Atlanta? – Taden esperaba


que al mantener la conversación más general, eventualmente podría
desconectarse de Will.

Un hombro delgado se elevó y luego bajó en un medio encogimiento


de hombros.

– Un par de años.

Cuatro pequeñas palabras y Taden se encontró deseando hacer un


millón de otras preguntas.

– ¿Dónde viviste antes de eso?

Will se tensó cuando respondió.


– Nashville.

Curiosamente, Taden no se dejó intimidar por la falta de conversación


de Will. De hecho, en lugar de silenciarlo, lo tenía absurdamente queriendo
sacar del lindo rubio toda la información sobre él.

– ¿Es ahí donde creciste?

Claramente, esa era una mejor pregunta ya que los hombros tensos
disminuyeron lo suficiente como para que Taden supiera que la pregunta
era al menos parcialmente segura.

– Sí. Crecí en Hendersonville, a las afueras de Nashville. ¿Qué acerca


de ti? ¿Dónde creciste? – Preguntó Will.

Taden tuvo que contener el gruñido que quería estallar por tener que
hablar de sí mismo. No es que a él normalmente le importara, pero ahora 26
quería aprender más acerca de Will.

– Tilden, Nebraska.
11/2018
No estaba a punto de perder su oportunidad de hacer otra pregunta,
así que rápidamente formuló otra.

– ¿Cómo fue crecer en Hendersonville? – Esperaba que la pregunta


abierta hiciera que Will hablara.

El fantasma de una sonrisa apareció en la exuberante boca de Will.

– La mayoría de las veces fue una maravilla. Mis amigos y yo siempre


nos metíamos en problemas – Will levantó una mano – Nada serio, solo
buena diversión country – Una sonrisa descarada iluminó ese rostro
angelical – Bueno, por lo general.

Antes de que Taden pudiera hacer su siguiente pregunta, Will una vez
más le dio la vuelta.

– ¿Qué hay de Nebraska? ¿Qué te gustó de vivir allí?


Taden lo había odiado, por lo que había trabajado duro en la escuela,
para asegurarse de obtener una beca para salir de allí.

– Crecí en la granja de mi familia, así que fue un trabajo agotador con


poco tiempo para nada además de la escuela – Incluso entonces, sus padres
lo habían mantenido a menudo en casa para ayudar en la granja, diciendo
que no necesitaba saber más que el cómo administrar la granja familiar.

– Siempre quise crecer en una granja – Dijo Will con nostalgia – No


me malinterpretes. Ahora entiendo que no hubiera sido fácil, pero cuando
era niño solía suplicar a mis padres que compraran una granja.

Taden no pudo evitarlo, su corazón se derritió un poco más cuando


Will se abrió a él, incluso si era algo de su infancia.

– ¿Qué parte de vivir en una granja te atrajo?


27
Will le dio una sonrisa que le robó la respiración.

– Los animales, por supuesto. Había varias granjas en el área, y cada


vez que pasábamos por allí, veía vacas, ovejas y caballos y me enamoraba. 11/2018
Solía suplicarles que pararan el auto para que yo pudiera ir a acariciar a los
animales.

Taden se rió entre dientes. Podía ver claramente a Will como un lindo
niño de cabello rubio que saltaba en su asiento mientras miraba a los
diversos animales que pasaban.

– ¿Lo hicieron?

– ¿Parar? – Un labio inferior lleno fue sacado en un puchero – No.


Dijeron que los propietarios no apreciarían que entráramos, pero nunca
entendí por qué les importaría. No fue hasta que estaba en la escuela
secundaria y trabajando después de la escuela con poco tiempo para mí que
comprendí lo afortunado que había sido de no haber crecido en una granja
– Esos dulces ojos azules se volvieron enormes – Oh. ¿Así es como fue para
ti?
Taden no era alguien a quien le gustaba quejarse, pero se encontró
incapaz de mentirle -incluso un poco- a Will.

– Sí. Se esperaba que me levantara a las cuatro y media todas las


mañanas para comenzar mis quehaceres antes de la escuela. Tan pronto
como terminaba la escuela, tenía que volver a la granja para más tareas.

Normalmente Taden odiaba hablar de su infancia, pero con Will, se


encontró compartiendo más de lo habitual.

– En la escuela secundaria, mis padres estaban teniendo dificultades


para mantener la granja a flote, y se esperaba que hiciera aún más ya que
no podían contratar a tantos trabajadores.

Esa mano suave estaba de vuelta en el brazo de Taden, ofreciéndole


consuelo.

– Eso debe haber sido duro. 28


No había sido fácil crecer, siempre tener que trabajar y nunca tener
tiempo para amigos o diversión.
11/2018
– La parte más difícil habían sido las constantes peleas con mis padres.
Esperaban que yo manejara la granja familiar cuando mi padre estuviera
listo para retirarse – Nunca entendieron cuánto odiaba esa granja – Pero
cuando llegué a la escuela secundaria, solo sabía que haría lo que fuera
necesario para salir de Nebraska.

No lo había esperado, pero el corazón de Taden se disparó cuando Will


se inclinó hacia adelante y colocó su cabeza rubia sobre el hombro de
Taden.

– Lamento mucho que hayas pasado por eso – Susurró Will y acarició
con los labios la camisa de Taden.

Él no se atrevió a mover un músculo, ni siquiera a respirar, por miedo


a sorprender a Will. Hubiera dado todo lo que tenía para mantener a Will
exactamente dónde estaba, aunque más cerca, tal vez incluso desnudo,
sería mejor, pero si esto era todo lo que obtendría, sería feliz.
Solo deseaba haber entendido por qué.

Will no estaba seguro de lo que le había sucedido, pero la tristeza que


vio en los ojos marrones de Taden le rompió el corazón. La necesidad de
tocar, de ofrecer algún tipo de consuelo, anuló cualquier pensamiento
racional. En el momento en que sus dedos tocaron la piel de Taden, supo el
error que estaba cometiendo. Se estaba enamorando del hombre.

Si no encontraba una forma de detener sus emociones caóticas, Will


sabía que terminaría sometiendo su propia existencia a la personalidad
dominante de Taden. Muy profundo, un nudo que ni siquiera sabía que
estaba allí lentamente comenzó a relajarse.
29
Esos sentimientos de necesitar entregarse a alguien comenzaron a
salir a la superficie, sentimientos por los cuales había luchado para
mantener enterrados durante los últimos seis años. Pensó que estaba libre 11/2018
de querer ser propiedad de alguien. Había hecho una promesa, no solo a
sus amigos y familia, sino también a sí mismo, de que nunca permitiría que
nadie lo controlara nuevamente.

Sin embargo, aquí estaba sentado junto a un hombre que gritaba Dom,
y Will nunca se había sentido tan seguro en su vida. Fue extraño. Solo había
conocido a Taden desde hace unas pocas horas, pero no se sentía como un
extraño. En todo caso, era tan fácil hablar con él que Will habría jurado que
se habían conocido desde siempre.

El hecho de que Taden parecía dispuesto a hablar sobre sí mismo lo


hizo diferente, lo que lo hacía peligroso, una amenaza a la misma promesa
que Will se hizo de no caer tan profundamente por un hombre que hiciera
que perdiera su propia identidad. Solo deseaba tener fuerzas para
marcharse, pero no estaba seguro de poder o incluso querer hacerlo.
Con cada respuesta que dio Taden, la necesidad de saber más se
convirtió en un hambre insaciable. Una que estaba seguro de que nunca
podría satisfacer. Haciendo caso omiso de las campanas de advertencia que
indicaban que iba por un camino del que nunca podría recuperarse, Will
preguntó.

– ¿Todavía hablas con tus padres?

Taden palideció ante la pregunta.

– No. Cuando me fui, mi padre me dijo que no quería volver a verme


nunca más – El hombre se aclaró la garganta, pero eso no detuvo la
gravedad de su voz – Intenté llamar un par de veces en la universidad, pero
no respondieron ni me devolvieron la llamada.

Maldita sea. Eso fue duro.

– Lo siento mucho, Taden – Era algo flojo, pero Will no sabía qué más 30
decir.

El toque de suaves labios contra él lo sobresaltó. Antes de que pudiera


siquiera procesar lo que estaba sucediendo, el suave beso había terminado. 11/2018
Debería estar feliz de que Taden no hubiera intentado prolongar el beso no
deseado. Así que, ¿por qué Will quería inclinarse hacia adelante para sentir
esos labios firmes una vez más?

Confundido y, si era sincero consigo mismo, lo cual era reacio a hacer,


asustado, Will finalmente se dio cuenta de lo que estaba haciendo.
Necesitaba salir de allí -rápido, de lo contrario, estaba obligado a hacer algo
estúpido, como pedirle a Taden que lo llevara de vuelta a la habitación con
la cama tamaño king.

– Um, gracias por ayudarme antes – No queriendo admitir por


completo a nadie que realmente había necesitado la ayuda para alejarse de
Rick, Will agregó – Aunque tenía la situación bajo control, fue amable de tu
parte detenerte y ofrecerla, pero tengo que irme ahora si tengo alguna
esperanza de regresar a Atlanta para sacar mis cosas del apartamento de
Rick antes de que cambie las cerraduras.
Con su suerte, Rick haría exactamente eso, y Will no solo estaría sin
hogar, sino que tampoco tendría ropa, excepto la que llevaba puesta. No
estaba seguro de por qué se molestaba en regresar a Atlanta. En los seis
años que vivió allí, había tenido casi todos los trabajos imaginables, pero en
ninguno de ellos se había quedado.

Le encantaba conocer gente, pero no importaba cuánto lo intentara,


no parecía poder detener los percances sin fin. Will ni siquiera estaba
seguro de cómo había logrado mantener mucho el trabajo como camarero,
considerando que derramó una bandeja completa de bebidas de dos mesas
diferentes. También estaba el hecho de que había tirado una taza llena de
sopa caliente en el regazo de un cliente. Había estado seguro de que su jefe
lo despediría en el acto, pero por razones que Will nunca entendió, el señor
Greco había rechazado sus disculpas, alegando que habían sido accidentes.
Will nunca se había encontrado con un jefe dispuesto a darle tantas
oportunidades, no cuando estaba a punto de volverse un accidente
andante.
31
Sorprendido por Taden al levantarse de la mesa y arrojar unos billetes
sobre la mesa por su café, Will aplastó la oleada de decepción que lo
embargó cuando el hombre ni siquiera intentó convencerlo para que se
quedara. 11/2018

Con un suave suspiro, Will salió de la cabina. La mano de Taden estaba


una vez más en la parte baja de su espalda, como si perteneciera allí,
alejándolo del restaurante hacia el pasillo, en su mayor parte desierto,
entre el casino y el hotel anexo.

A las cuatro de la mañana, a excepción de unos pocos rezagados, todos


los asistentes a la fiesta se habían acostado poco después de la
medianoche. Will no estaba seguro de cómo creía que llegaría a Atlanta a
esta hora de la mañana. Los autobuses que iban de ida y vuelta habrían
desaparecido. Si tuviese el dinero, podría tomar un taxi, pero vivir de sueldo
a sueldo no permitía extravagancias como esa.

Una fría ráfaga de aire hizo que sus pensamientos volvieran a donde
estaba. Taden lo conducía al estacionamiento frente al hotel, como si
supiera exactamente a dónde iba. Will deseó tener la confianza del hombre.
Tal vez entonces no se encontraría en situaciones desastrozas, como la de
Rick.

32

11/2018
Capítulo Cinco
No fue hasta que Taden abrió la puerta del copiloto de un Cadillac
Escalade negro 5 que el cerebro de Will finalmente comenzó a funcionar una
vez más.

– Um... – No tenía idea de dónde Taden pensaba que iban, pero Will
no estaba a punto de entrar en la camioneta del hombre, sin importar lo
atraído que estuviera por él – ¿Qué estás haciendo?

Ojos marrones en los que Will tuvo dificultades para no perderse lo


miraron fijamente.

– ¿No dijiste que tenías que volver a Atlanta? 33


Taden lo había dicho con tanta naturalidad que, por un momento, Will
comenzó a preguntarse si de alguna manera le había pedido a Taden que lo
llevara allí. 11/2018

– Eso no explica por qué estás tratando de meterme en tu auto.

Taden levantó una mano hacia la mejilla de Will y, con el dorso de los
nudillos, trazó un camino desde su oreja hasta su boca.

– Me ofrezco voluntario para llevarte – Esa mano se movió para tapar


ligeramente su boca cuando abrió los labios para rechazar la oferta – Antes
de decir que no, como yo lo veo, realmente no tienes otras opciones. Los
autobuses que van y vienen a Atlanta se han ido y no regresarán hasta la
mañana, a lo mucho.

5
Como Will acababa de tener esos mismos pensamientos, no podía
negar lo que Taden estaba diciendo, pero eso no significaba que le tuviera
que gustar. Tampoco tenía que aceptarlo. Con su boca todavía cubierta, Will
negó con la cabeza.

Si tenía alguna reserva sobre la naturaleza dominante de Taden, la


forma en que el hombre parecía crecer unos centímetros más alto cuando
se mantuvo ahí con el pecho hinchado y los ojos entrecerrados demostró
que era cierto. No había duda de que Taden estaba acostumbrado a salirse
con la suya y que no iba a aceptar una negativa ahora.

– Mira, entiendo que no necesitas mi ayuda, pero no descansaré


tranquilo hasta que sepa que estás a salvo, así que guarda los argumentos
y entra.

Sip, este era un hombre acostumbrado a dar órdenes. Lo que alarmó


a Will, sin embargo, fue el cuánto quería obedecer a Taden. Quedarse
donde estaba en vez de subirse al asiento del pasajero fue difícil, pero 34
afortunadamente, debido a su tiempo con Evon, su autopreservación se
activó.

Negando con la cabeza, Will dio un paso atrás, perdiendo 11/2018


instantáneamente el calor de Taden estando tan cerca de él.

– Mi-mira – Maldición, odiaba que su voz estuviera tan temblorosa.


No queriendo parecer débil, Will tomó aliento para estabilizarse – Aprecio
que quieras ayudar, pero no te conozco lo suficientemente bien como para
subir a tu automóvil en medio de un estacionamiento desierto.

Esos ojos marrones parecían mirar directamente a su alma, como si


Taden estuviese hurgando en la mente de Will para ver si estaba diciendo
la verdad. Debe haber pasado algún tipo de prueba, porque Taden asintió
una vez y cerró la puerta del pasajero.

– Bueno. Creo que puedo entender eso – Esa cálida y fuerte mano
regresó a su lugar en la espalda de Will cuando Taden lo llevó de vuelta al
hotel – ¿Pero cómo planeas llegar a Atlanta?
Fue una buena pregunta, una para le que desearía haber tenido una
respuesta.

– Creo que tendré que esperar los autobuses y ver si puedo comprar
un boleto de regreso a Atlanta – No estaba muy seguro de cómo porque no
tenía dinero y solo tenía cincuenta dólares en su cuenta bancaria.

El calor los atacó cuando entraron al hotel una vez más. En lugar de ir
a los ascensores, Taden lo condujo a la recepción.

– Disculpe – Dijo Taden al somnoliento empleado.

– Sí, señor. ¿Puedo ayudarle? – Preguntó el hombre larguirucho


detrás del escritorio.

– ¿Puede decirme cuándo se irá el próximo autobús a Atlanta?

Por qué Will no había pensado en preguntar, no podía decirlo. Tal vez 35
estar cerca de Taden tuvo algo que ver con eso. El hombre tenía una forma
de quitarle todo pensamiento racional.

El empleado pulsó un par de teclas en su teclado y la impresora que 11/2018


estaba detrás de él vibró. Girando para recoger el papel que se deslizó fuera
de la impresora, se lo dio a Taden.

– Hay algunos viajes especiales ya que este es un día festivo. Todos


deberían estar listos.

Taden le dio al empleado una sonrisa brillante después de echar un


vistazo al horario.

– Gracias. Has sido de lo más útil.

– De nada señor. ¿Hay algo más con lo que pueda ayudarle?

– No en este momento – Taden llevó a Will a los ascensores, sin hablar


hasta que entraron en uno y las puertas se cerraron – Estás de suerte.
Tienen un autobús que sale de aquí a las diez de la mañana.
Will trató de ignorar que Taden envolvió su brazo alrededor de su
cintura mientras subían al piso donde se alojaba el hombre. No fue fácil.
No, eso no era cierto. Fue imposible. Su pene se engrosó inmediatamente
ante el contacto cercano.

No sabía cómo lo había logrado Taden, pero había empujado a Will a


un rincón, presionando su gran cuerpo contra él. Will quería revolcarse en
el aroma almizclado del hombre, pero demasiado pronto las puertas del
ascensor se abrieron, y él estuvo siendo llevado por el pasillo.

Cuando pasaron frente a la puerta de Rick, Taden pareció agrandarse


aún más, como si el hombre tratara de impedir que Will lo notara. Lástima
que Will no tuvo que verlo para saber que estaba allí. Mientras viviera, Will
pensó que nunca olvidaría lo que casi sucedió en esa habitación.

Instintivamente Will se acercó más a Taden, aunque, si se lo


preguntaran, negaría que necesitara la fuerza que el hombre parecía
ofrecer en silencio. Durante seis largos años había dependido solo de sí 36
mismo, negándose a pedir ayuda a nadie. Fue agradable tener a alguien más
en quien apoyarse, incluso si solo era por unas pocas horas.

Esta vez, cuando entraron en la habitación de Taden, Will no tuvo 11/2018


miedo. La sensación probablemente fue errónea, y algo en lo más profundo
de él gritó que no lo hiciera, pero él silenció esa voz y se fue con con sus
sentidos para confiar en que Taden no se aprovecharía de él.

– Tenemos unas horas antes de que salga el autobús, así que ¿por qué
no tratamos de dormir un poco?

Por un momento, Will sintió una mezcla de pánico y emoción por la


sugerencia de Taden. Las dos se contradijeron completamente, pero la idea
de que Taden intentara llevar a Will a la cama tenía ambas emociones
agitándose en su interior. Y entonces el hombre corpulento hizo lo
inesperado. Se acostó en la cama completamente vestido.

– Deja de pensar tanto y duerme un poco.

Ojos marrones lo miraron fijamente, como si Taden supiera


exactamente lo que Will había estado pensando. Fue desconcertante.
Lentamente, Will fue al otro lado de la cama. Se quitó los zapatos y se subió
a la cama, sin dejar de mirar a Taden. Se sentó allí durante varios minutos,
esperando a que intentara algo, pero cuando el hombre sexy siguió
acostado con los ojos cerrados, Will se recostó de mala gana en el colchón.

Pasaron al menos diez minutos más antes de que Will pudiera


relajarse. Había estado tan seguro de que todo esto no había sido más que
un plan, pero Taden nunca hizo un movimiento hacia él. Se negó a
reconocer la decepción causada por la aparente falta de interés del hombre.
En cambio, se concentró en forzarse a sí mismo a calmarse a pesar de estar
tan cerca de un hombre tan magnífico.

No sería fácil dormir con Taden tan cerca, pero Will sabía que esta
podría ser la última vez que durmiera en una cama, así que sería mejor que
aprovechara la oportunidad.

37

Taden esperó pacientemente a que los suaves sonidos de la


11/2018
respiración de Will se relajaran en el sueño. Le mató lo poco que Will
confiaba en él. Lógicamente, Taden entendió que era demasiado pronto
para eso, pero eso no le impidió desearlo. El hecho de que Will hubiera sido
claramente lastimado en el pasado solo hizo que el Dom en él quisiera
gruñir. La belleza ya no sabía cómo confiar en nadie, ni siquiera en sus
propios instintos.

En la mente de Taden no había ninguna duda de que Will no solo se


sentía atraído sexualmente por él, sino que también quería
desesperadamente lo que Taden podía proporcionar -dominación. Pero
algo estaba impidiendo que el asombroso hombre confiara en sí mismo.

Se necesitaría tiempo y compasión para que Will supere sus complejos.


Paciencia era algo que Taden tenía en abundancia. La pregunta era, ¿era
eso lo que Taden quería? Su corazón dio un rotundo "sí". Era su cabeza con
la que estaba teniendo problemas para conciliarse. Indecisión no era algo
que él solía sentir, entonces, ¿por qué era tan difícil?
Después de que Tom lo engañó, Taden no había creído que alguna vez
quisiera enredarse emocionalmente con otro sub, pero si era sincero
consigo mismo, ya lo estaba. Will era diferente a cualquiera que hubiera
conocido antes.

La cruda necesidad en esos ojos azules aciano era hipnotizante. Había


llamado a Taden en un nivel tan profundo que se sintió marcado desde el
primer momento en que miró esas hermosos orbes. Entonces, ¿por qué
estaba luchando contra sus propios deseos?

La cama se movió y Taden tuvo que contener un gruñido cuando sintió


el ligero cuerpo de Will pegado a su costado. Maldita sea, encajaba
perfectamente contra él. Sin atreverse a moverse en caso de que
despertara a su cansado chico, Taden mantuvo su respiración agradable y
uniforme.

Entonces su corazón se detuvo. 38


¿Su chico?

Taden no sabía cuándo sucedió, pero Will ya se había encajado en lo 11/2018


más -profundo de su alma. Una abrumadora necesidad de proteger a su
chico llenó cada célula de su cuerpo al aceptar el conocimiento de que haría
todo lo posible para mantener a Will a su lado.

No sería fácil. Claramente, en el pasado, se había sentido herido y


había construido muros gruesos que serían difíciles de tirar, pero eso era
exactamente lo que Taden planeaba hacer, incluso si tenía que derribarlos
ladrillo por ladrillo.

Ahora que tenía su corazón y su mente en la misma página, se relajó


un poco. Se volvió hacia Will cuando su necesidad de abrazar al hombre se
hizo demasiado grande. Sus movimientos eran lentos y constantes por lo
que no despertó a su agotado chico. Luego envolvió su brazo alrededor de
Will y lo acercó un poco más para que su cabeza quedara apoyada contra
su hombro. El ligero peso se sentía perfecto contra él. Era algo que Taden
planeaba experimentar por el resto de su vida.
Ahora solo tenía que convencer a Will.

39

11/2018
Capítulo Seis
Los coches pasaron zumbando mientras el autobús conducía a lo largo
de la carretera interestatal, pero apenas se dio cuenta mientras miraba por
la ventana. Estaba demasiado ocupado tratando de descubrir por qué
Taden estaba en el asiento junto a él, luciendo como el gato que se comió
al canario.

Todo comenzó cuando una voz suave en su oído intentó despertarlo.

– Es hora de despertarse, dormilón.

Will estaba seguro de que estaba soñando. No había forma de que una
voz sexy estuviera hablando con él. Acurrucándose más profundo en la 40
tibieza de un cuerpo duro, trató de ignorar la pecaminosa voz.

Una risa profunda hizo que su miembro se sacudiera. No había forma


de que estuviera dispuesto a despertar de este increíble sueño. En lo que a 11/2018
él respectaba, su hombre soñado podía hablar con él toda la noche.

– Vamos chico. Es hora de levantarse.

Will gimió ante la palabra chico. Había abandonado el sueño de


pertenecer a un maestro hace mucho tiempo. Normalmente no se permitía
la posibilidad de tener ese tipo de relación otra vez, pero tal vez, solo por
esta vez, se rendiría al sueño. ¿Cómo podría no hacerlo con una voz así y un
cuerpo duro como una roca contra el que podría frotarse?

Un largo, profundo gemido de placer surgió de la voz de los sueños


cuando Will se frotó contra un grueso muslo. Se sentía tan real, pero sabía
que no podía ser. Rick casi nunca le permitió dormir en la cama con él,
alegando que Will ocupaba demasiado espacio. Sin mencionar que él nunca
se había sentido así de increíble.
Manos se posaron en sus caderas y detuvieron sus movimientos
inquietos.

– Por más que esté disfrutando esto, belleza, necesito saber que estás
despierto y consciente de lo que estás haciendo.

Las palabras no tenían ningún sentido. ¿Por qué su hombre soñado


haría esa pregunta?

– Vamos chico. Abre esos lindos ojos azules para mí.

Su cerebro se rebeló contra la demanda, temiendo que todo esto se


detuviera, pero su necesidad de obedecer era demasiado fuerte. Cuando
Will levantó sus pestañas, su corazón se detuvo cuando miró unos ojos
marrones llenos de lujuria.

Will había estado tan avergonzado, especialmente cuando se dio


cuenta de que había estado a punto de correrse. Corrió al baño para 41
masturbarse, pero antes de que pudiera cerrar la puerta, Taden le había
ordenado que no se corriera. Como si eso fuera a detenerlo.

Había estado en el borde. No había forma de que la orden de Taden lo 11/2018


detuviera -excepto que cuando bajó sus pantalones y tomó su pene en la
mano, no pasó nada. Usó todas las técnicas que conocía, incluso se metió
un par de dedos en el culo, pero aún así no podía disparar.

Peor aún, había estado aún más excitado. Era como si el conocimiento
de que estaba siguiendo una de las órdenes de Taden lo pusiera mucho más
duro.

Más frustrado de lo que jamás podría recordar, Will finalmente se dio


por vencido. Para colmo de males, Taden pareció muy contento cuando Will
había salido de ese baño.

Necesitando alejarse tanto de Taden como del control que ya parecía


ejercer sobre su cuerpo, se decidió más que nunca a tomar el autobús a
Atlanta. Demasiado distraído al salir de Cedar Falls, no se había dado cuenta
de que Taden había comprado dos boletos para el transporte hasta que ya
era demasiado tarde y estaban abordando.
El viaje de dos horas había sido el más incómodo de su vida, lo que ya
decía mucho. Hasta ese momento el más incómodo había sido cuando tenía
diez años, y él y sus padres habían estado conduciendo a casa desde
Richmond, Virginia, temprano en una mañana de Navidad después de que
su madre encontró a su hermana dándole una mamada a su padre. Huelga
decir que ese había sido un viaje tenso. Pero sus padres se habían negado
a divorciarse, a pesar de que su padre había dormido en la habitación de
invitados desde entonces. Solo cuando había otros, pretendían ser la feliz
pareja que recordaba antes de ese incidente.

Los gritos y los insultos que había presenciado habían sido


horripilantes, por decir lo menos. Ese día tuvo que soportar el peor lado de
sus padres. Había cosas sobre sus padres y sus vidas sexuales que nunca
había querido saber, pero tener que escucharlo a los diez años era
definitivamente uno de los diez peores momentos de su vida.

Tener que escuchar que su madre era una puta frígida y su padre tenía 42
un pequeño pene que no sabría ni cómo complacer a una mujer si su vida
dependía de eso, no había sido nada comparado con frotarse contra Taden
sin siquiera saber si el hombre dominante estaba interesado.
11/2018
Que el hombre claramente intentara hacer que Will se detuviera solo
empeoró la situación. Mientras Will viviera, nunca sería capaz de mirar esos
sexys ojos marrones de nuevo. Solo deseaba saber por qué la vida había
conspirado contra él al permitir que Taden estuviera allí sentado junto a él,
con su duro y caliente muslo tocando el de Will, el mismo que había follado
un par de horas antes.

El calor desde donde se tocaban sus cuerpos era intenso. Cada pocos
minutos, revisaba para asegurarse de que las llamas no estallaran en su piel.
Cada centímetro de su cuerpo estaba apretado por la necesidad, dejando
el corazón de Will acelerado y su respiración desigual.

Estar atrapado en un autobús con Taden prácticamente acorralándolo


no le dio muchas opciones para poner una pequeña separación,
especialmente cuando el hombre insistía en sentarse tan cerca.
– Otra vez, ¿Por qué estás aquí? – Will apenas logró evitar hacer una
mueca ante su dura pregunta. La disculpa que quería dar por su grosería
estaba en la punta de la lengua. Tuvo que morderla para callarse,
especialmente cuando la mirada aguda de Taden se encontró con la de él.

La desaprobación del hombre era evidente, pero Will se negó a


echarse hacia atrás. No había pasado los últimos seis miserables años
negando su sumisión interior solo para deshacerse de todo después de
conocer a un chico hace menos de doce horas.

Will sintió que sus manos comenzaban a temblar cuando Taden no


habló. Nunca en su vida había visto una mirada que transmitiera tanta,
bueno, desilusión. Él no fue construido para enfrentarse a un verdadero
Dom. Pero si Will tenía alguna esperanza de sobrevivir a su tiempo con
Taden, tenía que encontrar un camino.

Sin esperar una respuesta, Will casi saltó de su asiento cuando escuchó
la voz grave de Taden. 43
– Como ya lo expliqué, me sentiría mejor al saber que alguien cuida
tu espalda mientras recoges tus cosas del departamento de Rick. No se
puede confiar en ese hombre. 11/2018

Un bufido brotó de Will. Nadie tenía que decirle lo peligroso que Rick
podría ser. Solo desearía haberlo sabido antes.

– ¿Entonces sentiste que esa persona deberías ser tú?

El fantasma de unos hoyuelos apareció en las mejillas de Taden


mientras sus labios se levantaban levemente.

– Sí, lo hice.

Will exhaló fuerte, exasperado por la respuesta poco informativa de


Taden.

– ¿Por qué sentiste que tenías que ser tú quien viniera? – Ahí. Ahora
Taden tendría que dar una respuesta más completa.
Un hombro ancho se levantó en medio encogimiento de hombros.

– Porque, belleza, yo era el único alrededor.

Poniendo los ojos en blanco, Will dio otro fuerte suspiro. Esta vez, no
se molestó en hacer más preguntas que claramente no iba a responder.
Girando hacia la ventana, Will observó los coches que pasaban por la
carretera, deseando estar en cualquier lugar menos en ese autobús.

Desde que se había despertado esa mañana, a Taden le había divertido


la incapacidad de Will de lidiar con la forma en que se había estado frotando
contra su muslo. No estaba seguro de cuál era el problema, pero
aparentemente, para Will, era algo que debía evitarse a toda costa. 44
Así que, en lugar de tener una buena conversación para conocerse
mejor, Will había sido tan espinoso como un cáctus. Tan interesante como
había sido verlo, Taden ya había tenido suficiente. No iba a dejar que Will 11/2018
se escondiera más.

– ¿Te importaría decirme por qué tienes tanto problema en frotar ese
dulce pene contra mi muslo?

Un chillido agudo vino de Will. El cabello rubio se desplegó cuando la


cabeza del chico se movió bruscamente y miró a Taden con la boca abierta
por la sorpresa. Una sombra roja inundó el cuello y el rostro de Will
segundos después.

Al menos consiguió la atención de su chico. Feliz, Taden esperó


pacientemente a que Will recuperara su voz. Si no sucedía con relativa
rapidez, él no tendría ningún problema gruñendo para que su chico le diera
una respuesta. Lástima que no estaban en la etapa en que Taden podía
castigar ese dulce culo. Le encantaría ver si el coqueto culo de Will se teñiría
tan bellamente como su rostro.
Observó su boca moverse, pero no salió ningún sonido por varios
momentos. Entonces, justo cuando Taden estaba listo para ordenarle a Will
que le respondiera, encontró su voz, o al menos una versión de la misma.
En un susurro silencioso, dijo.

– No puedes decir cosas así. Estamos en público.

Taden no vio el problema. No estaba avergonzado de hablar sobre su


sexualidad, y no iba a detenerse ahora. Si alguien estaba escuchando su
conversación, ese era su problema. No iba a preocuparse por la pregunta
de Will, al menos no hasta que le respondiera.

– No respondiste la pregunta, chico.

Las pupilas de Will se dilataron y su respiración se hizo más


pronunciada cuando Taden usó la palabra chico. No es que no supiera que
Will era un sub de nacimiento, pero la prueba solo hizo que Taden quisiera
llegar al fondo del por qué Will estaba tratando de ocultar su naturaleza. 45
Esos hermosos ojos azules brillaron desafiantes, y luego Will se volvió
para mirar por la ventana una vez más. Esta vez Taden no controló el
gruñido que retumbó en su pecho. Una vez más, la cabeza de Will se giró y 11/2018
miró a Taden, con los ojos muy abiertos por la sorpresa.

Originalmente, había pensado que debería andar con más cuidado, al


menos hasta que descubriera lo que había sucedido para alejar a Will de su
naturaleza sumisa, pero Taden no iba a dejar que su chico se saliera con la
suya con tal falta de respeto. Estaba empezando a pensar que una buena
zurra era lo que Will necesitaba para aclarar su mente.

Queriendo asegurarse de que Will supiera lo serio que era, Taden se


inclinó hacia adelante hasta que sus ojos estuvieron a solo centímetros de
distancia.

– A menos que quieras que te ponga encima de mi rodilla frente a


toda esta gente, te sugiero que respondas la pregunta.

Todo ese hermoso color abandonó el rostro de Will por un momento


antes de volver con rapidez. Un gemido necesitado pasó suavemente por
aquellos exuberantes labios, causando que el pene de Taden se engrosara.
Will tenía una forma de presionar todos sus botones. Iba a disfrutar cada
momento enseñando a Will a aceptar su lado sumiso.

Pero primero tenía que conseguir que Will hablara con él, y Taden no
tenía problemas para cumplir su amenaza. Claro, podría meterlo en
problemas con la gente en el autobús, pero valdría la pena.

Justo cuando Taden pensó que Will obtendría una respuesta honesta,
vio que algo en lo más profundo de sus ojos se cerraba y sabía que lo que
estaba a punto de salir de esa dulce boca sería una mentira.

– Nos acabábamos de conocer. No te conozco lo suficientemente bien


como para... – Taden se rió entre dientes cuando las mejillas de Will se
iluminaron más. El chico frunció el ceño – Sabes a lo que me refiero.

Sí, lo sabía, pero eso no significaba que Taden iba a dejar que se saliera
tan rápido. Cuanto antes consiguiera que se quitara su obvia timidez al 46
hablar de sexo, más fácil sería hacer que el hombre se abriera a otras cosas
más personales.

– No lo hago si no me lo dices – Taden se había ido con un tono de 11/2018


sinceridad, pero no estaba seguro de haberlo logrado.

Una ceja bien formada se elevó en la frente de Will.

– Oh, por favoooor. Sabes exactamente de lo que estoy hablando.

Maldita sea, Will era divertido, mucho más que cualquiera de los otros
sub con los que había trabajado a lo largo de los años.

– No recuerdo que la lectura de mentes fuera uno de mis talentos.


¿Por qué no me dices? De esa forma ambos estaremos en la misma página.

Will sacó una exhalación exasperada y se quitó el flequillo de la frente.


Luego se inclinó hacia Taden, tan cerca que el pecho de Will se presionó
firmemente contra el brazo de él, y si no se equivocaba, los pezones de su
chico estaban duros como una roca.
Con una voz apenas audible, su chico dijo.

– No nos conocemos lo suficiente como para que pueda frotarme


contra ti.

Le tomó todo su control para no soltar una carcajada. Todavía se


negaba a decir las palabras claramente, pero Taden no estaba dispuesto a
rendirse.

– ¿De verdad? Porque tu muslo ha estado tocando el mío durante


todo este viaje, y tu pecho está presionado contra mí. ¿Cómo es eso
diferente?

Will emitió una tos convulsiva.

– ¿En serio? – Taden asintió mientras miraba a Will, negándose a


retroceder – Estaba frotándome contra tu pierna como un perro, y aún así
¿no crees que eso fue inusual? 47
En el momento en que las palabras salieron de su boca, Will golpeó su
mano contra ella, su mirada con los ojos muy abiertos viajando alrededor
para ver si alguien lo había escuchado. 11/2018

No podía culparlo por mirar alrededor, pero Taden quería que toda la
atención de su chico estuviera en él. Agarrando la barbilla de Will con los
dedos, Taden lo obligó a mirarlo una vez más. Una vez que esos ojos azules
volvieron a los suyos, Taden presionó un beso contra esos suaves labios y
susurró.

– Buen chico.

En toda su vida, Taden no pensó que hubiera algo más hermoso que la
expresión licenciosa de Will. Sus mejillas rojas y brillantes, su boca se abría
y cerraba como un pez, pero sobre todo, era la forma en que esos ojos
miraban directamente a los suyos, la necesidad brillaba en esas
profundidades azules mientras luchaba por aceptar los elogios de Taden.
Capítulo Siete
Desde que conoció a Taden, la vida de Will había tomado una vuelta
de ciento ochenta grados tras otra. Después de esa breve presión de sus
labios en el autobús, Will pensó que su cuerpo iba a arder en llamas,
especialmente cuando Taden lo había elogiado.

Se había sentido bien. No. Se sintió increíble. Will no tenía idea de que
había necesitado escuchar eso, pero lo había hecho. Ahora, mientras
estaban parados frente a la puerta de Rick, Will mantuvo esa breve
sensación de satisfacción. La puerta se abrió para revelar a un Rick
cabreado.

– ¿Qué? – Rick no debió haber mirado a través de la pequeña mirilla 48


antes de abrir la puerta. No fue hasta que la palabra pasó por sus labios que
obtuvo una expresión de pura satisfacción en su rostro – Bueno, bueno,
bueno, admito que siempre supe que vendrías arrastrándote hacia mí, pero
te di más crédito que una sola noche. 11/2018

Un profundo y amenazante gruñido salió de Taden cuando se acercó


un paso más a Rick, separando efectivamente a Will del hombre que había
intentado violarlo.

– Tienes cinco segundos para quitarte de en medio antes de que yo te


mueva.

Los ojos de Rick se agrandaron de miedo, y sus fosas nasales se


dilataron. A pesar de que Rick se mantuvo firme, obviamente no era porque
no estuviera intimidado por Taden. De hecho, fue todo lo contrario. Rick
parecía listo para mear sus pantalones, estaba tan asustado.

Cuando pasaron los cinco segundos, Taden dio otro paso adelante. El
movimiento fue suficiente para impulsar a Rick a apartarse de su camino.
Will no podía recordar a Rick retrocediendo de una pelea. Sin embargo, con
Taden, había sucedido dos veces. No fue hasta que Will estuvo en la
habitación metiendo su ropa en una bolsa de lona que Rick pareció darse
cuenta de lo que estaba pasando.

– Hey. No puedes venir aquí y tomar estas cosas. Este es mi


apartamento – Gritó beligerante.

Si fue porque Will estaba cansado de ser intimidado y ya no le


importaban las consecuencias o, más probablemente, porque Taden, con
su inmenso cuerpo, estaba allí parado, listo para golpear a Rick contra el
suelo si se acercaba, Will no estaría tomando más de la actitud beligerante
de Rick.

– Esto es lo mío, y tengo todo el derecho de tomarlo, así que


mantente fuera de mi camino.

Sí, su coraje definitivamente vino de Taden parado allí. Después de la


noche anterior, no había duda en la mente de Will de que Rick lo hubiera
abofeteado por atreverse a hablarle de esa manera. 49
No fue gracioso, pero Will podría ver la ironía en su situación. Durante
seis años se había mantenido alejado de cualquier persona asociada con el
BDSM, temiendo que una vez más se viera en otra situación peligrosa como 11/2018
la que se había metido con Evon. Sin embargo, allí estaba, con un ojo negro
que dolía como el infierno, mientras Taden, que sin duda gritaba Dom, lo
mantuvo a salvo de Rick, un hombre que, hasta esa noche, Will había
pensado que era relativamente seguro y tan vainilla como se veía.

Ese pensamiento lo hizo detenerse mientras metía un puñado de


calzoncillos en su bolsa de lona. ¿Se había equivocado al pintar a todos los
Doms con el mismo pincel? Evon había sido un maldito de porciones épicas,
pero ¿eso significaba que todos los Dom lo eran?

Miró a Taden, que tenía una forma de ver a Will como si fuera el centro
de su mundo mientras seguía mirando a Rick, prácticamente desafiándolo
a hacer un movimiento solo para darle una excusa para golpearlo. Por
mucho que a Will le gustaría ver hacerlo después de lo que Rick le hizo,
preferiría salir de allí. Taden no había sido nada sino agradable, y Will no
quería que el hombre preocupado se metiera en problemas por defenderlo.
Subió la cremallera y comenzó a colgar la bolsa por encima del
hombro, pero Taden se la arrebató.

– ¿Estás listo, belleza?

¿Belleza? Ahora que lo pensaba, Taden lo había estado llamando así


con bastante frecuencia. Le sonrió al hombre.

– Solo necesito tomar mis artículos del baño. No tomará más de un


minuto.

Una vez que había recogido su champú, gel de baño y cepillo de


dientes, Will entró en la sala de estar, su omnipresente sombra justo sobre
sus talones. Estaba listo para salir de este lugar. Donde iría, Will no lo sabía,
pero lo resolvería. Se detuvo en seco cuando vio a Rick parado junto a la
puerta principal con los labios curvados en un gruñido. Aparentemente, el
hombre no iba a dejar que se fueran sin pelear.
50
– Como no me avisaste con un mes de antelación que te mudabas, me
debes el alquiler de enero.

Will parpadeó en su dirección. Estaba completamente estupefacto de 11/2018


que Rick pensara que podía pedirle dinero cuando había sido él quien lo
había echado en primer lugar. No es que debería estar sorprendido. A
menudo exigía que Will pagara más de la mitad de las cuentas cuando Rick
quería comprarse algo.

Para ser honesto, si Will hubiera tenido el dinero, probablemente le


hubiera pagado solo para sacar a Rick de su vida, pero no tenía más de
cincuenta dólares en su nombre y ningún trabajo para cambiar ese hecho.

– Sabes que no tengo ese tipo de dinero, y desde que me hiciste


llamar por enfermedad en la víspera de Año Nuevo, ya no tengo trabajo –
¿Por qué estaba tratando de explicarse a este idiota? A Rick, obviamente,
no le importa una mierda él – Y aunque lo tuviera, tú eres el que me echó,
así que no te debo nada – Dio un valiente paso adelante – Ahora sal de mi
camino.
Al principio, Rick no se movió, pero Will asumió que un Taden parado
detrás de Will cambió la mente del matón, porque de repente Rick no solo
no estaba frente a la puerta, sino que también se había movido al otro lado
de la habitación. Para ser honesto, no le importaba qué hizo que Rick se
moviera, siempre y cuando lo hiciera.

Sin mirar atrás, abrió la puerta con la cabeza en alto. Mantuvo su


postura erguida durante todo el camino hacia fuera del edificio de
apartamentos hasta que se dio cuenta de que no tenía idea de dónde iba a
ir.

Pero justo como lo había estado desde poco después de que se


conocieron, la mano de Taden estuvo allí, presionando suavemente contra
su espalda baja y alejándolo. A dónde iban, no podía decirlo, pero por el
momento, Will estaba feliz de dejar que alguien más lo descubriera.

Desde el día en que logró dejar a Evon hace seis años, Will había estado
luchando constantemente solo para mantenerse a flote, y estaba cansado. 51
Drenado emocionalmente, Will estaba dispuesto a dejar que Taden se
hiciera cargo. Se preocuparía por las consecuencias más tarde.

O tal vez, solo tal vez, Will confiaría en la profunda necesidad que tenía 11/2018
de sentarse a los pies del hombre. Una imagen brilló en su mente de él
arrodillado ante la gran forma, los dedos de Taden enredados en su cabello.
Era lo que su corazón quería. No, era lo que su alma necesitaba. Solo
desearía poder creer que lo imposible podría suceder.

Taden nunca había estado tan orgulloso de nadie en su vida. Su chico


se rehusó a someterse a las demandas de Rick, enfrentándose al matón en
cada paso del camino. Eso simplemente demostró que Will era el adecuado
para él.

Es posible que deseara a alguien que estuviera dispuesto a someter su


voluntad a él, pero Taden también quería saber que su chico no dejaría que
lo obligara a algo. Para él, era importante que un sub pudiera defender lo
que necesitaba en la vida. Él era un hombre dominante, uno que tendía a
tomar todas las decisiones. Para hacer eso, tenía que depender de su
sumiso para hacerle saber si alguna de esas opciones no estaban bien,
especialmente cuando se trataba de una escena. A Taden le encantaba
empujar a sus subs, por lo que la comunicación era importante.

Al mismo tiempo, esperaba, al menos por ahora, que Will no se


opusiera cuando los subiera al próximo autobús hacia Cedar Falls. Dobló la
esquina hacia el transporte cuando Will se detuvo abruptamente.

– ¿Dónde crees que me llevas? – Grandes ojos azules parpadearon en


su dirección.

Maldita sea, podría perderse en esas bellezas.

– ¿Tienes un lugar para ir en Atlanta?


52
No habían hablado de eso, pero Taden tuvo la sensación de que Will
no tenía idea de dónde iba a vivir. Escuchar que no tenía dinero y que había
perdido su trabajo no ayudaba a la situación.
11/2018
– No, pero Atlanta es mi hogar. No puedo simplemente irme – Declaró
Will como si Taden supiera eso.

– No tienes lugar para vivir ni trabajo. Me parece que podrías vivir en


cualquier parte y llamarlo hogar – De acuerdo, tal vez ese no era el
argumento más sencillo. Taden oró para que Will no se enojara por sus
palabras, no si tenía alguna esperanza de convencerlo de que se mudara a
Cedar Falls.

– Pero… – Taden casi podía ver el cerebro de Will trabajando en


exceso para encontrar una respuesta – Pero no conozco a nadie en Cedar
Falls. ¿Cómo conseguiré un trabajo o encontraré un lugar para vivir?

A Taden le encantaba que las cosas se unieran tan bien, y Will preguntó
exactamente lo que había estado esperando. Eso significaba que Will no era
contrario a la mudanza. Solo necesitaba una razón para hacerlo.
– Ocurre que estoy abriendo una heladería el lunes y podría usar un
asistente de gerente – Eso podría ser exagerar un poco las cosas, pero
necesitaba ayuda. Si eso significaba conseguir que Will se mudara a Cedar
Falls, Taden estaría más que feliz de darle un trabajo con un título – En
cuanto a un lugar para vivir, acabo de comprar esta enorme casa que tiene
un apartamento sobre el garaje con su propia entrada independiente.
Estaría más que feliz de dejarte vivir allí.

No sería para él lo ideal. Taden estaría mucho más feliz con Will
viviendo con él en la casa. ¿A quién estaba engañando? Quería al chico
luchador en su cama, pero sabía que nunca haría que Will aceptara eso tan
pronto.

Gracias a Dios que tenía paciencia porque Will tardó casi treinta
minutos en resolver la oferta de Taden en su cabeza. Para ser justos, Will se
vio completamente en estado de shock durante los primeros quince
minutos. Lo más interesante para Taden era la obvia guerra que sucedía en
su cabeza al respecto. 53
Cada vez que parecía listo para aceptar, algo ponía un ceño fruncido
en esa cara angelical. Pronto Taden descubriría qué causaba que su belleza
no confiara en sí mismo, pero primero necesitaba que Will aceptara su 11/2018
propuesta. Finalmente, esa pecaminosa boca se abrió, y las palabras que
había estado esperando escuchar surgieron, más o menos.

– Acepto, pero solo si me prometes que tendré la única llave para la


puerta del apartamento.

A Taden no le gustó, pero hasta que se ganara la confianza de Will,


tomaría lo que pudiera conseguir. Al menos Will estaría lo suficientemente
cerca como para que Taden lo vigilara.

– De acuerdo – Taden le tendió la mano para sacudirla, pero Will


mantuvo la suya a su lado.

– También… – Taden debería haber sabido que era demasiado fácil –


Insisto en pagar el alquiler. Sé que no puedo pagarte en este momento,
pero te daré una parte de cada cheque hasta que pague.
Will extendió su mano después de eso, y Taden la envolvió, amando
cómo cubrió completamente la delicada mano de Will. Admiraba al chico
por querer pagar el alquiler, y Taden no veía ninguna razón para no
permitirlo.

– Está bien. Una vez que hayas visto el espacio, llegaremos a una
cantidad razonable.

Will sonrió, derritiendo el corazón de Taden una vez más. Maldita sea,
si no tenía cuidado, el chico pasaría por encima de Taden. Honestamente,
no podía imaginarse no estar de acuerdo con nada que Will quisiera cuando
una de esas sonrisas deslumbrantes era dirigida hacia él.

54

11/2018
Capítulo Ocho
La mano de Will tenía calambres tan fuertes que apenas podía levantar
la estúpida bola de helado. El resto de su brazo no estaba mejorando. Había
pasado una semana desde que había empezado su trabajo en la heladería
de Taden, “Thick and Creamy”, y el fuego lamía cada músculo desde la parte
superior derecha de su espalda hasta los dedos.

Trató de cambiar a su mano izquierda, pero era demasiado débil para


manejar más de unas cuantas bolas antes de que no pudiera sostener el
mango de metal en su mano. Las cosas se pusieron tan mal que Will tuvo la
tentación de darle vuelta a la señal de “Abierto” a “Cerrado” para que no
tuviera que oír esa estúpida campana sobre la puerta.
55
Taden le había advertido sobre los calambres y le había dejado saber
que cuando los tuviera podía darle un día libre para relajarse, pero Will no
había querido hacer eso. Habían acordado cuatrocientos dólares mensuales
en alquiler, más seiscientos por los muebles usados que Taden le había 11/2018
comprado. Pagarle a Taden era demasiado importante para tomarse un día
libre, especialmente cuando ya tenía dos.

El sábado, un día después de Año Nuevo, Taden abrió oficialmente


Thick and Creamy. Will había tardado toda la semana en decir el nombre
sin ruborizarse como una virgen. Cada vez que lo decía, todo en lo que podía
pensar era en darle una buena mamada al hombre solo para ver si estaba a
la altura del nombre.

Después de un día exitoso el sábado, la tienda cerró el domingo y el


lunes. Aparentemente así era en una ciudad pequeña, especialmente
durante los meses de invierno. El resto del año, cuando la ciudad estaba
más concurrida con los turistas, la mayoría de las tiendas permanecía
abierta los domingos, pero seguían cerradas los lunes.

Taden había decidido seguir los pasos de la ciudad, gracias a Dios. Will
no estaba seguro de que aún tuviera un brazo si hubiera trabajado otros
dos días. Solo deseaba que los dos días libres no hubieran sido después de
haber trabajado solo un día.

Como asistente de gerente, Taden le pagaba quince dólares por hora.


Con eso, debería poder ganar lo suficiente para el alquiler y al menos una
parte del costo de los muebles en una semana. Por supuesto, eso significaba
que no le quedaría nada para almorzar, pero al menos no le debería a Taden
más de unos cientos de dólares, que debería poder pagar con un cheque
más.

Desesperadamente no quería estar en deuda con el Dom. Entre vivir


sobre el garaje del hombre, con tan solo quince escalones y dos metros
separando sus puertas, y trabajando tan cerca, a Will le resultaba imposible
mantener las manos fuera de Taden. No había forma de que se involucrara
con alguien a quien le debía dinero. No iba a dejar que nadie pensara que
estaba durmiendo con alguien por dinero. Pero tuvo que admitir que le
tomó cada gramo de autocontrol no tener que suplicarle al gran Dom que
tomara el control. 56
Era frustrante por decir lo menos. Él era todo lo que Will pudo pensar.
Incluso sus sueños se llenaban con todos esos músculos inmovilizándolo
para follarlo sin sentido. Dos veces se había despertado después de haberse 11/2018
corrido en todas sus sábanas.

– Hey, Will. ¿Cómo te va?

Fuertes manos aterrizaron sobre sus hombros, y sus dedos se clavaron,


causando que Will gritara en dolor y éxtasis. Por mucho que sus músculos
estuvieran llorando por el alivio que las manos de Taden podían ofrecer,
estaban demasiado adoloridos como para no estremecerse aún más al
tocarlo.

Se giró y se enfrentó a un preocupado Taden, aunque Will no fue


engañado. Podía ver la determinación de acero en esos ojos marrones.

– Pensé que te dije que me dijeras cuándo comenzaras a tener dolor.

Sin poder mantener esa mirada por más tiempo, Will bajó los ojos a un
lugar en el amplio pecho del hombre.
– No quería tomarme un día libre.

Un nudillo debajo de su barbilla forzó la cabeza de Will hasta que


estuvo una vez más mirando esos hipnóticos ojos marrones.

– ¿Por qué?

Will realmente no quería responder la pregunta. ¿Qué pasaría si


admitiera cuánto deseaba pertenecer a Taden? Simplemente no pensó que
pudiera cubrir la vergüenza. También sabía que Taden sabría si estaba
mintiendo.

Era desconcertante lo astuto que era el hombre. Habían tenido


muchas conversaciones durante la última semana y sin importar el tema,
Taden parecía saber lo que Will iba a decir. Peor aún, si se cubría o mentía
abiertamente, podía ver la decepción en su mirada.
57
El caso es que Will no estaba seguro de querer mentir esta vez. De
hecho, anhelaba esos fuertes brazos para envolverlo en el apretado abrazo
de Taden. No. Quería muchísimo más que eso y podría no suceder si no
fuera honesto. 11/2018

Excepto que todavía necesitaba otra semana de trabajo para pagarle


todo lo que debía. Así que no tenía sentido ser honesto por el momento. Al
menos no completamente.

– Solo quiero pagar lo que debo, así sé dónde están mis finanzas.

Lo único que Will podía hacer era esperar que Taden no se hubiera
dado cuenta de que no podía mantener la mirada mientras decía la mitad
de la verdad. Pero como siempre Taden lo hizo. Will pudo verlo cuando
finalmente tuvo el valor de mirar hacia arriba. Esa desilusión estaba allí,
mirándolo fijamente.

Frotó su pecho sobre su corazón, esperando aliviar el dolor que sentía


allí. Deseó entender como alguien a quien apenas conocía podía afectarlo
tan profundamente, especialmente cuando Will juró que jamás se
permitiría enamorarse de alguien como Taden.
Justo cuando creía no poder soportar estar allí más tiempo bajo la
expresión de disgusto, Taden dijo.

– Algún día espero que confíes en mí lo suficiente como para decir


quién te lastimó tanto, belleza.

Entonces, como si la fantasía de Will se hiciera realidad, Taden se


inclinó y rozó sus labios firmes contra los de Will. No duró más de unos
pocos segundos, pero para Will, el tiempo se detuvo mientras rezaba para
que nunca terminara.

Cuando sus bocas se conectaron, un fuego comenzó y barrió a Will,


directamente hacia su pene. La culminación de cada uno de sus sueños
durante todo el tiempo que Will podía recordar estaba siendo respondida,
y quería que durara por el resto de su vida.

Pero, demasiado pronto, Taden retrocedió. Will gimió, inclinándose 58


hacia adelante como siguiendo su boca. Avergonzado por su reacción, sintió
que le ardían las mejillas. Necesitaba alejarse de Taden antes de hacer algo
tonto, como pedirle al hombre que lo follara allí mismo contra el mostrador.
11/2018
Afortunadamente, sonó la campana que había encima de la puerta y
le avisó que había alguien allí.

Girando, Will susurró por lo bajo.

– Gracias a Dios.

La risa que escuchó proveniente de Taden le dijo a Will que lo había


oído, pero Will hizo todo lo posible para ignorarlo. Eso podría haber sido
más fácil si Jesse, Ethan y Flynn no hubieran entrado. Will no tenía dudas
de que sus mejillas aún estaban enrojecidas, ya que estaban demasiado
calientes para estar de otra manera, y estos tres eran demasiado
entrometidos para no decir algo.

– Oooh, ¿estamos interrumpiendo algo? – Jesse agitó


dramáticamente sus pestañas negras con máscara mientras hacía la
pregunta.
– Siempre podemos volver si necesitan más tiempo – Ofreció Flynn
con una sonrisa descarada.

Jesse golpeó el brazo de Flynn con el dorso de su mano.

– No, no podemos. Después del día que he tenido, me merezco un


helado. Además, preferiría verlo.

– Pervertido – Bromeó Ethan – Además hace demasiado frío para


helado.

Jesse sacudió su largo cabello que bajaba por su espalda en ingeniosas


ondas.

– No lo estará si obtiene un helado con cobertura de chocolate


caliente.
59
Ethan rodó los ojos.

– El helado todavía estaría frío, tonto.


11/2018
Con más aptitud de la que Ethan podría esperar competir, Jesse le dio
una mirada que avergonzaría a una estrella de Hollywood.

– Es por eso que planeo pedir cobertura extra caliente.

Ethan miró a Jesse con incredulidad. Flynn, que comenzó a reírse


tontamente por las payasadas de la pareja, se acercó al mostrador.

– Perdón por Tweedledee y Tweedledum 6 aquí. Como van a pasar así


un tiempo, también podría ordenar. ¿Puedo tener uno de esos batidos de
Oreo?

Will asintió con la cabeza, pero apenas había escuchado a Flynn.


Estaba demasiado confundido por la lógica de Jesse. Afortunadamente,
Taden había estado prestando más atención.

6
Gemelos que aparecían en la historia “Alicia en el País de las Maravillas”
– Claro, Flynn. ¿Qué tamaño te gustaría?

La profunda voz de Taden sacó a Will de la niebla en la que había


estado. Volviendo a centrar su atención en Flynn, Will notó que el hombre
se sonrojaba.

– Jax me dijo que comprara uno grande para que pudiéramos


compartirlo.

Jesse dio un fuerte bufido.

– De alguna manera, no creo que su deseo de lamerlo de tu cuerpo


sea lo mismo que compartir.

Flynn le frunció el ceño a Jesse.

– Esa fue una conversación privada. ¿Qué te dijo Parker sobre 60


escucharlas?

Uno de los delgados hombros de Jesse se levantó en un gesto casual


mientras trataba de parecer aburrido al mirar sus uñas. 11/2018

– No te dejes atrapar.

Esta vez, Ethan soltó un bufido.

– Creo que sus palabras exactas fueron “La próxima vez que descubra
que estabas escuchando una conversación privada, te pondré el culo lindo
y rosado”.

Will se rió. No es que encontrara divertido a Jesse, pero Parker, el


novio de Jesse, usó el nombre de la floristería de Jesse, Nice 'N Rosy, para
amenazar al hombre.

– ¿Te parece eso divertido, chico? – Taden le susurró al oído y sintió


escalofríos – Tal vez debería hacerte la misma promesa por haberme
mentido. Entonces veremos qué tan rápido empiezas a decirme la verdad.
Los pantalones de Will se tensaron ante la amenaza implícita. Le
irritaba lo mucho que quería que Taden cumpliera sus palabras. Para su
mortificación, su cuerpo, como si tuviera voluntad propia, se vio empujado
hacia el duro cuerpo de Taden, rogándole en silencio que lo azotara.

No fue hasta que Jesse pisoteó su bota contra el suelo de baldosas que
Will se dio cuenta de que se había adentrado por completo en su sueño de
tener la mano grande de Taden dándole una palmada en su culo desnudo.

– La única forma en que lo descubriría es si uno de los dos me delata.

Como no quería tener una pelea de gatas fuera de la tienda, Will trató
de diluir la situación con una táctica clásica de distracción.

– Está bien, entonces tengo un batido grande de Oreo para Flynn y un


helado con cubierta de chocolate caliente con extra cubierta para Jesse.
Solo necesito saber qué sabor de helado quieres. Y, Ethan, ¿sabes lo que
vas a pedir? 61
Los tres hombres detuvieron sus discusiones y se volvieron hacia Will.
Jesse examinó cuidadosamente cada uno de los sabores que Taden tenía
disponibles. Flynn, por otro lado, ya lo sabía. 11/2018

– Vainilla, por favor.

La mirada de Ethan fue hacia el tablero de menú detrás de Will.

– Oh, bueno, no estoy seguro. ¿Qué me recomiendas?

Will soltó un suspiro de alivio cuando las pequeñas discusiones no


comenzaron nuevamente. Taden ya estaba poniendo el de vainilla en un
vaso para el batido de Flynn.

– Acabamos de hacer un nuevo lote de brownie para el helado de


chocolate-para-morirse.

Los ojos de Ethan se iluminaron.

– Eso suena bien. ¿Qué lleva exactamente?


– Ponemos un brownie caliente de chocolate, que puedes tener con
o sin nueces, en el fondo del tazón, helado de chocolate, aunque puedes
tener cualquier sabor que desees, todo rociado por caramelo caliente en la
parte superior, y luego espolvoreamos sobre esto chocolate rallado – Era el
favorito de Will de todos los postres. Afortunadamente, era demasiado
decadente para tenerlo todos los días, o Will habría ganado al menos cuatro
kilogramos solo esta semana.

Antes de que Ethan pudiera hablar, Jesse se adelantó.

– Oh, eso es lo que quiero en su lugar, ¿excepto que también puedo


tener crema batida? Adoro la crema batida.

– Sólo te gusta cuando Parker te hace ser a ti el helado – Dijo Ethan


sin perder el ritmo.

Preocupado de que el comentario comenzara otra sesión de discusión, 62


Will dijo rápidamente.

– Estaría más que feliz de ponerle crema batida. ¿Y tú, Ethan?


¿Quieres el de Chocolate-para-morirse o algo más? 11/2018

– Parece demasiado bueno para no tenerlo, pero creo que me


gustaría ésa opción con helado de chispas de chocolate 7.

Ese se estaba convirtiendo en el favorito de muchos de los clientes


cuando ordenaban el rico postre. De esa manera, todavía tenían las chispas
de chocolate en el helado, pero la vainilla ayudaba a moderar la riqueza de
todo ese chocolate.

Cuando Will buscó la cuchara, no las encontró, y encontró que Taden


ya había hecho el batido de Flynn y el postre de Jesse. El hombre grande ya
estaba colocando el cálido brownie para Ethan en el cuenco. No tenía dudas
de que era la forma en que Taden se aseguraba de que Will lo tomara con
calma y relajara los músculos adoloridos.

7
Aquí en México, en algunos lugares (como en mi ciudad) también le llaman a ese sabor “Choco-
chips”
Tal vez debería estar molesto por la arbitrariedad del hombre, pero en
su lugar, las mariposas en el estómago de Will estaban revoloteando
salvajemente, porque sabía que Taden se preocupaba lo suficiente por él
como para hacer los postres.

Para cuando el trío de alborotadores se fue, los clientes estuvieron


entrando en Thick and Creamy. Pudo haber sido pleno invierno, pero el
helado artesanal de Taden era demasiado bueno como para preocuparse
por la temperatura exterior. Desde que la tienda se abrió y Jesse había
exclamado que Taden tenía el mejor helado que había probado en toda su
vida, habían tenido poco tiempo de inactividad mientras las multitudes se
agolpaban en la tienda.

Cuando la ola de gente terminó, el brazo de Will estaba palpitando en


agonía. Taden había intentado hacer la mayoría de las preparaciones, pero
había habido demasiados clientes para que Will no lo ayudara.

Las lágrimas brotaron de sus ojos cuando Will escuchó una vez más el 63
timbre de la puerta. Simplemente no pensó que fuera capaz de servir a
nadie más. La idea de levantar la pala de metal hizo que sintiera como si
una bala le disparara en el brazo.
11/2018
– Ve a la parte trasera y toma un descanso hasta que te llame.

Will había estado en tal miseria que ni siquiera se había dado cuenta
de que Taden había venido detrás de él hasta que le susurró al oído. Por un
momento, Will debatió apoyándose contra ese cuerpo duro, queriendo más
que nada absorber la fuerza de Taden, pero con los clientes entrando,
decidió no hacerlo. En vez de eso, se obligó a poner un pie delante del otro
hasta que estuvo en la parte trasera.

Hundiéndose en la enorme silla de Taden, Will dejó que las lágrimas


corrieran por su rostro mientras el dolor de su hombro y brazo siendo
empujado por el movimiento lo inundaba. ¿Qué pasa si él no fue hecho para
este trabajo? Cedar Falls no era exactamente una ciudad en auge con
muchos puestos de trabajo.

Si no fuera por el querer estar cerca de Taden, Will pensaría


seriamente en mudarse.
Capítulo Nueve
Taden entró a su oficina con la intención de llevar a Will sobre su
regazo y darle una zurra hasta que no pudiera sentarse durante una
semana. Quizás entonces así su chico recordaría pensar en sus órdenes. En
la mente de Taden había pocas dudas de que Will no pudiera trabajar
durante al menos una semana en su estado actual.

Si sólo Will hubiera venido antes a él, solo habría tenido que perder
uno, tal vez dos días de trabajo. ¿Qué habría estado pensando? Esa era otra
razón por la que quería castigar a su chico. Taden estaba cansado de que
no fuera completamente honesto con él.

Cuando Taden cerró la puerta con llave después de que el último 64


cliente se fuera, se dirigió a la oficina y encontró a Will dormido con la
cabeza apoyada en el escritorio. El corazón de Taden se derritió más rápido
que el helado en un caluroso día de verano.
11/2018
¿Cómo se suponía que debía mantenerse firme en su determinación
de castigar a su chico cuando se veía tan adorable? Después de darse un
minuto más para estar satisfecho con la vista, Taden se dirigió al frente para
limpiar.

No le llevó mucho tiempo limpiar todo y trapear el piso. Sin Will


ayudando mañana, las cosas estarían demasiado ocupadas para que él
pudiera hacer helado después de que abran. Por lo general, trabajaba
alrededor de las ocho para comenzar a fabricar varios sabores. Durante su
tiempo de inactividad limitado, por lo general podía hacer algunos más,
pero sin Will manejando el mostrador, eso no sería posible mañana.

El negocio había funcionado tan bien que Taden se había encontrado


corriendo mucho más de lo que había planeado. Con los próximos dos días
siendo viernes y sábado, Taden necesitaría ganar el doble de lo que ya había
vendido durante la última semana.
Sin saborear la idea de tener que llegar antes, Taden pensó que tal vez
podría adelantar algo esta noche. De esa manera podía dejar que Will
durmiera un poco más antes de que tuvieran que ir a casa.

Muchos encontraban lo que Taden hacía para ganarse la vida...


extraño. Pero no para él. Taden amaba lo que hacía. Desde que era un niño
había tenido una fascinación con la golosina fría que nunca pasaba de
moda.

Como sus padres se negaron a ayudarlo en la universidad, Taden tuvo


que elegir cualquier trabajo que pudiera encontrar para ir a la escuela. Uno
de los primeros trabajos que logró conseguir fue en una heladería, Sweet
Treats8. El propietario, el Sr. Thompson, le había tomado cariño a Taden y
le había enseñado todo lo que sabía sobre cómo hacer el dulce placer.

Después de dejar su trabajo en Wall Street, Taden sabía que tenía que
averiguar qué más quería hacer con su vida, y su tiempo trabajando para el
Sr. Thompson volvió a él. Era el único trabajo que realmente había 65
disfrutado. Entonces, cuando vio el anuncio sobre la apertura de un negocio
en Cedar Falls, Taden sabía exactamente lo que quería hacer.

Le tomó un mes de prueba y error para perfeccionar sus recetas, pero 11/2018
el trabajo duro había dado sus frutos, si sus recientes ventas le daban
alguna indicación. Si las cosas continuaban yendo tan bien como hasta
ahora, tendría que ofrecer más de ocho sabores a la vez, o la gente podría
aburrirse.

Había cuatro sabores que permanentemente tenía a la venta: vainilla,


chocolate, fresa y chispas de chocolate. Durante la última semana, también
había ofrecido “rocky road”9, nuez con mantequilla, menta con chispas de
chocolate, y café. Cada semana probaba otros sabores para ver qué se
vendía.

8
Dulces placeres, nombre del establecimiento, se deja como el original.

9
Variante del helado de chocolate muy popular en EU. Se realiza con chocolate,
nueces y malvaviscos.
Si tenía suerte, podría tener hasta diez sabores estables con otros
cuatro o cinco sabores especiales ofrecidos cada día. Iba a necesitar
contratar más empleados si esperaba mantener la demanda, pero Taden
no tenía dudas de que podría llegar allí si seguía trabajando en ello.

Después de un par de horas, había hecho lo que esperaba que fuera


una semana de vainilla y chocolate. El resto no tomaría tanto tiempo
porque no necesitaría hacer grandes tandas. Después de limpiar su área de
trabajo, Taden terminó de limpiar y fue a despertar a Will.

El cabello rubio y revuelto cubría una parte de ese rostro angelical


mientras Will continuaba durmiendo en el escritorio de Taden. No pudo
evitar sonreír cuando escuchó los ronquidos ligeros de su chico. Apostaría
que Will negaría hasta su último aliento que roncaba. No es que lo necesite.
Taden no era tan estúpido como para decírselo.

Extendió la mano para despertar a Will, pero descubrió que no tenía


corazón para hacerlo. En cambio, caminó alrededor del escritorio y 66
suavemente tomó a Will en sus brazos. Por un momento, los ojos de Will se
agitaron, pero en el momento en que aterrizaron sobre Taden, esos orbes
azules se cerraron una vez más, y Will acunó su cabeza en el hueco del
cuello de Taden. 11/2018

Maldita sea, podría acostumbrarse a tener a Will entre sus brazos.


Cada vez que tuvo la oportunidad de abrazar al chico desde la primera
noche en el casino, Taden había disfrutado el momento, pero esto, bueno,
esto era mucho más. Esto fue más que solo cargar a Will. Se trataba de
cuidar a su chico y Taden sabía que, si viviera para siempre, nunca se
cansaría de cuidar de él.

Desde el primer momento en que lo vio, había quedado


desconcertado por su necesidad de protegerlo. Solo se conocían desde
hacía una semana, pero, de alguna manera, se sentía como mucho más
tiempo. En el corazón de Taden, Will había sido suyo desde el comienzo de
los tiempos.

Tan pronto como abrió la puerta trasera de Thick and Creamy, Taden
apretó su llave para encender el SUV. El interior no estaba tan cálido cuando
colocó suavemente a Will en el asiento del pasajero, pero tampoco estaba
tan frío como afuera.

El viaje a casa duró menos de veinte minutos y Will durmió todo el


camino. Debió haberse agotado para dormir tan profundamente. Mañana
tendría una larga conversación con él sobre trabajar tan duro. Pero primero,
planeaba asegurarse de que durmiera bien.

Cuando llegaron a casa, Taden evitó las escaleras que conducían al


apartamento sobre el garaje y se dirigió a su casa. Taden no se detuvo hasta
que estuvo en su habitación. Suavemente, colocó a Will en el colchón.

Durante varios minutos, debatió si debería quitarle la ropa. Antes de


tomara una consciente decisión, ya estaba buscando los zapatos de su
chico. Iba a hacer que Will se sintiera más cómodo.

Con cuidado de no despertarle, le quitó los zapatos, los calcetines y la


camisa. Cuando llegó a la cremallera, Taden se había convencido de que 67
estaba haciendo esto por Will, no por su propia necesidad egoísta de ver la
piel del hombre.

Cada centímetro de piel de alabastro que se reveló tenía a Taden 11/2018


babeando por una probada. Lo estaba matando saber que tenía que
controlarse, pero Taden se negó a aprovecharse de Will mientras dormía.
Por mucho que deseaba poder ver todo de él, Taden dejó puestos los boxers
azules.

Tirando de la ropa de cama desde el otro lado, una vez más levantó a
Will en sus brazos y lo colocó sobre las sábanas antes de meterlo dentro.
Taden miró la perfección hecha hombre en su cama por unos momentos
antes de subir también.

A diferencia del tiempo en el casino, Taden no dudó en tirar de Will en


su abrazo. Si tuviera algo que decir al respecto, Will pasaría todas las noches
allí, acurrucado contra él.
Esto simplemente no podía estar sucediendo. Cómo logró despertarse
en la cama de Taden, Will no lo sabía, pero no estaba dispuesto a dejar que
el hombre lo encontrara allí cuando despertara. Eso hubiera sido más fácil
si el brazo y la pierna de Taden no hubieran estado sobre él, efectivamente
atrapándolo en la cama.

Durante los últimos diez minutos, había estado tratando de liberarse,


pero cada vez que creía que podría escapar, el control de Taden aumentaba.
A menos que despertara al hombre, Will no iría a ningún lado, y no iba a
dejar que ninguno de esos escenarios sucediera, especialmente cuando
solo estaba en ropa interior con una erección muy obvia que empujaba
dicho trozo de ropa. 68
¿Por qué Taden tenía que sentirse y oler tan malditamente bien? No
parecía justo que Will tuviera una erección cada vez que el hombre estaba
cerca. Lo que era peor era que estaba a punto de no preocuparse por sus 11/2018
reglas más tiempo. Solo quería sentir ese grueso pene que descansaba
contra su cadera profundamente en su culo.

Su agujero se apretó ante la idea. Will no se consideraba exactamente


una reina de tallas, pero definitivamente prefería ser follado por alguien del
lado más grande. No estaba seguro de cuán grande era Taden, pero por el
bulto que se presionaba contra él, el tipo obviamente estaba bien dotado.

Al igual que siempre parecía hacer estando alrededor de Taden, el


cuerpo de Will tuvo vida propia, y comenzó a follar la pierna empujada
contra su pene. Se sentía demasiado bien para parar. Demonios, en este
punto, a Will podría no importarle parecer como un animal salvaje en celo.

No había manera de que no fuera a despertar a Taden si Will no


encontraba la forma de controlarse, pero cómo se suponía que debía hacer
eso cuando lo único que quería era pedirle a Taden que lo ayudara a
correrse. Fue entonces cuando la mano grande que lo sujetaba al colchón
se movió hacia abajo para ahuecarle el culo.

– Umm, tan jodidamente hermoso.

La profunda voz de Taden sorprendió a Will. Alzó la vista hasta esos


ojos marrones somnolientos y se enamoró un poco más del hombre. Y eso
no era lo malo. Apenas conocía al hombre, y sin embargo, cada día, Will se
enamoraba perdidamente un poco más. Todo lo que había conocía sobre
no involucrarse con un Dom nunca más salió por la ventana.

Taden capturó su boca en un beso abrasador mientras los maniobraba


para cubrir a Will con su cuerpo. Will se vio atrapado en la cama, incapaz de
moverse a menos que Taden lo permitiera. Estar en este tipo de posición
nuevamente debería haberlo asustado, pero todo lo que hizo fue
encenderlo aún más.

Cuando sus intentos de empujar sus caderas para obtener más fricción 69
fracasaron, Will gimió en el beso, pidiendo alivio. Una mano grande se
deslizó a lo largo de su costado, hasta su cadera, y alrededor de su culo
antes de tirar de Will más cerca.
11/2018
Rayos de electricidad subieron y bajaron por la espalda de Will
mientras su pene finalmente obtenía lo que había anhelado -rozarse contra
el duro cuerpo de Taden. Pero por increíble que eso fuera, Will quería más.
Quería sentir el eje caliente de Taden contra el suyo, no con dos pares de
ropa interior entre ellos.

Empujando sus manos entre ellos, Will logró agarrar la pretina de


Taden. Este levantó sus caderas cuando Will tiró del material sobre sus
caderas. No fue capaz de llegar lejos, pero fue suficiente para sentir ese tallo
sedoso contra su mano.

Will le dio al grueso eje de Taden varios golpes. Reacio a renunciar a


su premio, eventualmente hizo exactamente eso, pero solo porque quería
sentir ese eje caliente contra el suyo. Justo cuando logró empujar su propia
ropa interior hacia abajo, Taden volvió a bajar, alineando sus ingles
perfectamente.
Gemidos salieron de ambos. Para Will, estaba cerca del cielo. Lo único
que hubiera sido mejor hubiera sido sentir a Taden dentro de él, pero por
ahora, esto sería suficiente.

– Eso es todo, chico. Toma lo que te doy.

No es que Will tuviera otra opción con las manos de Taden sosteniendo
sus caderas en su lugar cuando ese duro cuerpo encima de él se empujó
contra él. El deslizamiento del miembro de Taden junto al suyo fue
exquisito. El hecho de que el hombre tuviera el control lo hizo mucho mejor.
Will no tuvo que pensar o preocuparse si estaba haciéndolo sentir bien o
no. Todo lo que Will tenía que hacer era sentir. Estaba tan cerca. Su pene
latía, sus bolas se apretaban contra su cuerpo, pero no podía dejarse ir, no
sin algo más.

Taden miró a Will, como si sus ojos marrones estuvieran viendo el alma
de Will.
70
– Córrete, belleza.

La orden fue todo lo que necesitó. Electricidad corrió a través de su


cuerpo, y semen salió de su pene, llenando el espacio entre ellos. Segundos 11/2018
después, escuchó a Taden gruñir y más fluido lo cubrió, pero apenas lo notó
cuando cayó en un sueño agotador.
Capítulo Diez
Taden odiaba tener que dejar a Will esa mañana. No solo su chico se
veía hermoso con su cabello extendido sobre la almohada de Taden, sino
que también esperaba que pudieran hablar antes de que tuviera que ir a la
ciudad.

Pero después de que Will había vuelto a dormirse, no tuvo el corazón


para despertarlo, no cuando estaba claramente agotado. Aparentemente,
una noche de sueño no había sido suficiente para su chico.

Al final, Taden había dejado una nota que le decía que se tomara el día
libre y que lo vería esta noche cuando llegara a casa. Desafortunadamente,
iba a ser una noche larga ya que permanecía abierto hasta las diez los 71
viernes y los sábados por la noche, pero Taden estaba decidido a finalmente
tener una charla con Will sobre sus pasados.

Sería honesto sobre su relación con Tom, pero por primera vez en la 11/2018
vida, podría verse envejeciendo con alguien. Pero para hacer eso, Will se
merecía escuchar acerca de las reservas que tenía para establecer una
relación.

Pero antes de que nada de eso pudiera pasar, tenía que superar este
día. No había manera de evitarlo por más tiempo. Taden necesitaba
contratar más ayuda. Por lo que él podía decir, dos personas en la ciudad
sabrían de alguien lo suficientemente confiable como para trabajar para él
-Jesse y Ryder.

Taden no conocía a Jesse muy bien, pero de las pocas veces que había
visto al hombre, Jesse parecía ser alguien que conocía a casi todos en la
ciudad. Más importante aún, parecía estar obligado a saber todos los
chismes y a quién debería uno evitar.

A Ryder Monroe, por otro lado, lo había llegado a conocer bastante


bien durante sus conversaciones sobre la posibilidad de abrir Thick and
Creamy. No estaba seguro de si hubiera abierto el lugar tan rápido si no
hubiera sido por Ryder allanando el camino.

Ryder le había hecho la opción de mudarse a Cedar Falls muy atractiva.


Durante sus muchas llamadas telefónicas, Ryder había explicado que la
ciudad había estado muriendo lentamente, con más de la mitad de las
tiendas en el área del centro de la ciudad vacías. Pero con la ayuda del
casino, comenzaron a llenarse una vez más, y Cedar Falls estaba
resurgiendo.

Thick and Creamy estaba a solo dos puertas bajando de la tienda de


flores de Jesse, Nice 'N Rosy. Muchas tiendas en Cedar Falls tenían nombres
únicos que podrían tomarse como un doble sentido. Era algo que le había
ayudado a tomar la decisión de arriesgarse en Cedar Falls, porque esperaba
que significara que los ciudadanos tenían sentido del humor.

Checó su reloj después de poner las tres cubas de chocolate con menta
y diez cubas de chocolate en el congelador. Diez en punto. Con suerte, Jesse 72
ya estaría trabajando. Había tratado de llamar a la tienda de flores del
hombre antes de llegar a trabajar a la suya, pero nadie había respondido.

Rápidamente limpió todo y se dirigió a la puerta principal. Justo 11/2018


cuando llegaba a la puerta de High and Tight, la peluquería que estaba al
lado de su heladería, vio a Jesse salir corriendo de la tienda de flores y correr
al otro lado de la calle, bueno, todo lo que podía correr con botas de ocho
centímetros de tacón.

A Jesse le estaba yendo mejor de lo que Taden hubiera pensado que


un hombre, o cualquier otra persona, podrían hacer en esas cosas. Él se
habría caído en el momento en que tratara de ponerse de pie si algún día
tuviera que ponérselos, por lo que le dio mucho crédito al hombre por ser
capaz de lograr una caminata rápida.

Con la zancada más larga de Taden, no le llevó mucho ponerse al día


con Jesse. Justo cuando el hombre extravagante llegaba a la otra acera,
Taden gritó un saludo.

– Hey, Jesse.
Hubo un fuerte chillido y una agitación de brazos. Afortunadamente,
Taden tenía rápidos reflejos, o Jesse habría caído sobre su trasero. La mano
de Jesse se dirigió a su pecho con un estilo dramático que estaba seguro
que solo él podía lograr.

– Taden, me salvaste.

No estaba tan seguro de eso, pero definitivamente evitó que Jesse


hiciera una escena más grande de lo que estaba haciendo en este
momento.

– Fue solo porque yo fui quien te sobresaltó.

Largas pestañas enmarcadas con rímel, ojos oscuros perfilados con


delineador de ojos y sombra de ojos color púrpura desvanecida lo miraron.

– Es cierto, pero aún así fue amable de tu parte. Hubiera odiado


ensuciar mis pantalones nuevos. 73
Taden dejó que su mirada bajara a los pantalones antes mencionados.
Metidos en las botas traicioneras, sus pantalones eran casi idénticos a la
sombra de ojos que llevaba. Pero Taden tuvo que admitir que la playera de 11/2018
Jesse había llamado su atención. Era negra con letras moradas que decían
"La gente debería dejar de esperar lo normal de mí... todos sabemos que
nunca va a pasar".

Taden se rió.

– Me gusta tu playera.

Labios cubiertos con lápiz labial púrpura a juego se alzaron en una


brillante sonrisa.

– Wow, gracias, Taden. Ahora, si me disculpas, tengo que conseguir


mi Caramelo Macchiato antes de que empiece a matar gente.

Con un gran ademán, Jesse giró sobre sus talones y abrió la puerta de
la panadería, Sweet Buns. Taden negó con la cabeza, inseguro de lo que
acababa de pasar. Tal vez debería probar primero con Ryder. Al menos con
él tendría una conversación racional, eso esperaba.

Desde que abrió Thick and Creamy, tuvo exactamente cuatro


interacciones con Jesse, y cada vez que Taden dejó la experiencia se sintió
aturdido y confundido. Sin embargo, por la forma en que Jesse hablaba,
parecía conocer a casi todo el mundo en Cedar Falls, y Taden podía usar la
ayuda para encontrar empleados. No tenía tiempo para publicar un anuncio
en el periódico, no si quería ayuda hoy y mañana mientras Will se
recuperaba.

Distraído, Taden no había notado que Ryder venía hacia él hasta que
habló.

– A veces puede ser un poco demasiado, ¿eh?

– Eso es un eufemismo – No es que le importara a Taden. En


circunstancias normales, disfrutaba de la manera despreocupada y dispersa 74
de hablar de Jesse, pero en este momento, estaba en una misión. Si tenía
alguna esperanza de abrir Thick and Creamy al mediodía, necesitaba que
Jesse se concentrara. Cuanto antes volviera al trabajo, mejor. Todavía tenía
que hacer un par de cubas de helado de café antes de eso. 11/2018

– Una vez que llegas a conocer a Jesse, apenas notas sus


extravagantes maneras – Le aseguró Ryder.

No había manera de que fuera cierto. Taden alzó una ceja en dirección
a Ryder por un minuto, sabiendo que el hombre sumiso no sería capaz de
resistir sus formas más dominantes. Cuando Taden comenzó a hablar con
Ryder sobre mudarse a Cedar Falls, pensó en preguntarle al hombre sobre
salir, pero luego conoció a Tag, el compañero de Ryder y también Dom.

Al ver a los dos juntos, Taden cuestionó su deseo de nunca volver a


tener una relación. La forma en que se miraban, como si fueran el centro
del mundo del otro, había enviado una punzada de anhelo a través de él.
Un rubor se extendió por las mejillas del Ryder.

– Está bien, ha pasado casi un año, y todavía no lo he logrado, pero


estoy seguro de que lo haré.
– En realidad, me alegra que estés aquí. Iba a hablar contigo después
de hablar con Jesse, pero ahora puedo hacerlo. Necesito
desesperadamente alguna ayuda a tiempo parcial -como el día de hoy- y
esperaba algunas recomendaciones – Taden pensó que con Ryder allí,
podría aprovechar la situación cuando intentara hablar con Jesse. Por la
expresión complacida en el rostro del hombre, Taden podría cumplir su
deseo.

– Me encantaría ayudar. Estoy tan feliz de que Thick and Creamy lo


esté haciendo muy bien. He estado escuchando grandes cosas. Tag y yo
tendremos una cita esta noche y planeamos pasar por un postre.

Otro rubor coloreó las mejillas del hombre. Obviamente, el hombre no


estaba hablando solo de conseguir postre. Taden se rió entre dientes.

– Por cierto, Jesse, Ethan y Flynn hablaron ayer. No son la única pareja
que tiene esos pensamientos. 75
Fue divertido ver a Ryder tartamudear un poco.

– Q-q-quiero decir... ¿No dijiste que querías hablar con Jesse y 11/2018
conmigo sobre contratar nuevos empleados?

Si hubiera sido Will, Taden habría seguido presionando, pero estaba


más que feliz de dejar que Ryder tuviera una salida fácil.

– Sí, lo hice – Taden hizo un gesto hacia Sweet Buns – ¿Gustas algo de
comer?

Ryder asintió con entusiasmo.

– Tag se comió la última trenza de nueces esta mañana, y he estado


deseando una toda la mañana.

Manteniendo la puerta abierta, Taden siguió a Ryder a la cálida y


acogedora panadería. Era solo su segunda visita desde que llegó a Cedar
Falls. Delicioso como había sido su rollo de canela, lo último que Taden
necesitaba, o quería, era una dulzura más azucarada después de probar el
helado que había hecho.

Jesse estaba sentado en el mostrador con su nariz casi dentro de la


taza que tenía colocada frente a él, inhalando profundamente.

– Elogio a los dioses del café, con esto podría sobrevivir.

Un hombre con un delantal largo cubierto de harina se rió desde detrás


del mostrador.

– Me alegra que vayas a sobrevivir. De lo contrario, ¿con quién


podríamos ir Aidan y yo en una cita doble esta noche?

La cabeza de Jesse se levantó.

– Eso es cierto. Es la noche de cita. Sin niños, sin bebés, sin un canal
de Disney. No puedo esperar. 76
– Me pregunto si tienen los mismos planes con helado después de su
cita que tú y Tag – Taden no pudo evitar burlarse de Ryder, pero debería
haber sabido que Jesse no dejaría que un comentario como ese saliera 11/2018
impune.

La silla en la que Jesse estaba sentado giró, pero se había empujado


contra el mostrador demasiado fuerte que el asiento siguió dando vueltas
y más vueltas. Estaba bastante seguro de haber escuchado a Jesse decir
"weeee".

Cuando el giro finalmente se detuvo, Jesse prácticamente rebotó hacia


arriba y hacia abajo en el asiento cuando preguntó.

– Oooh, ¿a Tag le gusta lamer toda esa bondad azucarada de tu


cuerpo? – Jesse no se molestó en esperar a que Ryder respondiera – A
Parker le encanta cuando dejo que gotee sobre mi pene – La nariz de Jesse
se arrugó – Es un poco frío, pero la forma en que devora mi-
– De acuerdo – Dijo el hombre detrás del mostrador en voz alta – Creo
que ya es suficiente hablar de helado. No todos en este lugar quieren saber
de tu vida sexual, Jesse.

Jesse intentó parecer inocente, pero Taden estaba bastante seguro de


que esa era una sola mirada con la que no iba a convencer a nadie.

– ¿Qué? Solo estaba integrándome a la conversación.

El hombre del delantal rió.

– Claro, como si alguna vez creyera una mentira así. Compórtate o


tendré que echarte.

Ryder soltó un bufido.

– Buena suerte con eso, Zane. Todos sabemos que Jesse no se va a


menos que esté bien y listo. De todos modos, Taden necesita hablar con 77
Jesse y conmigo para contratar ayuda para su heladería, Thick and Creamy.

El hombre salió de detrás del mostrador.


11/2018
– Así que tú eres el que hace ese helado pecaminosamente decadente
al otro lado de la calle – Le tendió una mano – Soy Zane Fisher, dueño de
Sweet Buns.

Taden estrechó la mano del hombre.

– Encantado de conocerte, Zane. Taden McIntire, dueño de Thick and


Creamy.

– Me encanta el nombre. ¿Tú lo pensaste? – Preguntó Zane.

Le dirigió a Zane una sonrisa maliciosa.

– Sí, lo hice. ¿Qué contigo? ¿Creaste Sweet Buns?

Jesse casi se levantó de su silla para acercarse.


– No. Yo lo hice. Inventé Sweet Buns, Nice 'N’ Rosy, y la peluquería,
High and Tight – La sonrisa petulante que Jesse mostró señalaba lo
orgulloso que estaba el hombre de su creatividad – Estoy pensando en
hacerme una tarjeta de presentación que Ryder pueda dar a todos los
nuevos negocios que vayan a abrir para que no terminemos con basura,
como The Coffee House.

Jesse, Zane y Ryder se estremecieron ante la mención del café. Por


todo lo que Taden había oído, no podía culparlos. De acuerdo con los
chismes de la ciudad, el café era tan malo que más de unos pocos habían
renunciado al café para siempre después de un sorbo.

– ¿Escuché a Ryder decir que necesitas ayuda en Thick and Creamy?


– Preguntó Jesse.

– Sí, lo hice – Dijo Ryder – Taden esperaba que tú y yo pudiéramos


encontrar a alguien que estuviera dispuesto a comenzar desde hoy.
78
Jesse chilló antes de correr hacia ellos y echar sus brazos alrededor de
la cintura de Taden. Para un hombre tan pequeño, Jesse seguramente tenía
un fuerte abrazo.
11/2018
– Sí, lo tengo, lo tengo. Su nombre es Eddie Wollard, y es un gran tipo
que es muy, muy, muy trabajador. Y sé de hecho que puede comenzar de
inmediato.

Algo sobre la forma casi desesperada en que Jesse intentaba


recomendar a esta persona Eddie hizo sonar las campanas de advertencia,
pero considerando cuán desesperado estaba Taden, probablemente no
tenía muchas opciones.

– ¿Es honesto y confiable? – Ser confiable era la única línea dura que
tenía. Taden no iba a contratar a alguien de quien no podía depender para
estar allí cuando estaba programado, ni iba a permitir que alguien trabajara
para él que pudiera robar.

Antes de que la pregunta fuera completa, Jesse ya estaba gritando.

– Sí.
Definitivamente había algo mal con este Eddie, pero se estaba
quedando sin tiempo.

– Está bien. ¿Puedes llamarlo para ver si le gustaría venir esta tarde a
eso de las tres? Eso debería darme un poco de tiempo para entrenarlo antes
de que comience la noche.

Jesse sacó su teléfono y comenzó a marcar. Taden simplemente deseó


no tener tan mal presentimiento sobre esta persona Eddie.

79

11/2018
Capítulo Once
No importa cuánto lo intentara Will, no podía dejar de pasearse todo
el día mientras esperaba que Taden volviera a casa. Su corazón había estado
latiendo tan fuerte que había veces que estaba seguro de que saldría de su
pecho.

Despertar solo en la cama del hombre después de lo que pasó entre


ellos había sido un golpe para su ego. Ni siquiera estaba seguro de por qué.
Taden incluso había dejado una nota que decía que lamentaba haberse ido.
Lo entendió. Debido a que no se le permitió trabajar, Taden tuvo que llegar
a Thick and Creamy temprano para hacer el helado. Ni siquiera estaba
seguro de cómo pensó que iba a arreglárselas un viernes solo.
80
Después de la semana que habían tenido, y el rumor que andaba de
boca en boca difundiéndose sobre lo sabroso que era el helado, Thick and
Creamy sin dudas estaría lleno. Varias veces hablaron sobre contratar al
menos a una persona a tiempo parcial para que los ayudara durante los 11/2018
fines de semana, pero nunca encontraron el tiempo para poner un cartel.

Tan estúpido como eso fue, Taden era quien pagaría esta noche. Will
no podía simplemente sentarse allí y no hacer nada, podría volverse loco
con la preocupación. Tal vez Will podía no servir el helado, pero aún podía
trabajar en la registradora. Con ese pensamiento en mente, tomó su
teléfono y éste comenzó a sonar.

Gruñó al ver el nombre en la pantalla -mamá. Por mucho que no


quisiera contestar, Will sabía que su madre solo llamaría cada diez minutos
hasta que lo hiciera. Después de pasar el dedo por la pantalla, se lo llevó a
la oreja.

– Hola mamá.

– Bueno, estás vivo – Esa era su madre, una reina del drama, aunque
ahora que había conocido a Jesse, Will no estaba tan seguro de que pudiera
competir con el extravagante florista – Le estaba diciendo a tu padre que
tenías que estar muerto para no llamarnos para desearnos un feliz año
nuevo.

– Te dije que estaba bien – Escuchó a su padre gritar en el fondo –


Probablemente estaba pasando un buen rato y no quería arruinarlo
hablando contigo.

– Serías tú quien sabría todo acerca de pasar un buen rato, ¿verdad,


Darrell? – Respondió su madre.

Will podría amar a sus padres, pero realmente deseaba que se


divorciaran. Por qué sentían la necesidad de permanecer juntos, era un
misterio que no creía pudiera entender.

Antes de que pudieran seguir discutiendo con él por teléfono, Will dijo.

– Lo siento, mamá. Debería haber llamado, pero sucedieron algunas 81


cosas, y he estado tratando de arreglármelas – Lo último que quería hacer
era admitir lo que sucedió, pero sabía que finalmente saldría a la luz, así
que bien podría terminar de una vez – Rick me echó, y tuve que encontrar
un nuevo lugar para vivir. 11/2018

Así que, ¿qué pasara si dejaba de lado lo de la violación o que su nuevo


hogar no estuviera en Atlanta? Sus padres no necesitaban saber cada
pequeño detalle de su vida.

Ahora, si pudiera encontrar una manera de omitir lo de vivir con


Taden. Lo último que necesitaba era que sus padres corrieran a Cedar Falls
para ver cómo estaba y encontrarse con Taden. Después de su odisea con
Evon, sus padres habían aprendido todo lo que había que saber sobre el
BDSM y, más importante, qué era un Dom.

Taden era como un super-Dom. Lo último que necesitaba era que su


madre lo descubriera. Todavía no lo había perdonado por lo que había
hecho después de Evon. Tuvo que reprimir el gemido de consternación
cuando se dio cuenta de que tendría que andar con cuidado o sus padres
desencadenarían un infierno en su vida.
– De todos modos, encontré un nuevo lugar para vivir y estoy mucho
mejor ahora – Rezó para que su madre lo dejara hasta ahí.

– Oh, cariño. Qué horrible. ¿Qué hiciste para que Rick te echara? – El
apoyo de su madre habría sido agradable, pero nunca lo había esperado.
Desde que su padre la había engañado, su madre había cambiado de alentar
a Will a castigarlo por todo lo que hacía – Dime tu nueva dirección, y esta
noche estaremos allí para ver qué tenemos que hacer para arreglar este
desastre en el que te has metido.

Esta vez Will no pudo contener su gemido. No había forma de que


pudiera dejar que sus padres vinieran a Cedar Falls. Tampoco podía
continuar haciéndoles creer que vivía en Atlanta, o terminarían yendo allí a
buscarlo.

– En realidad, mamá, no vivo en Atlanta. Encontré un gran trabajo y


un buen departamento en una ciudad más pequeña justo al este de Atlanta
– Allí, eso fue lo suficientemente ambiguo para evitar que intentaran 82
encontrarlo.

Un pitido en su oído le dijo que tenía otra llamada, gracias a Dios.


11/2018
– Lo siento, mamá, tengo otra llamada. Puede ser mi jefe. Llamaré la
próxima semana – Apretó el botón para desconectar a su madre antes de
que pudiera decir otra palabra – Hola – Había salido mucho más duro de lo
que había querido, pero teniendo en cuenta que había estado hablando con
su madre, era lo mejor que pudo hacer.

– ¿Hay algo mal?

La profunda voz de Taden instantáneamente lo calmó y lo excitó al


mismo tiempo. Era extraño cómo el hombre tenía una forma de hacer que
Will sintiera sentimientos tan intensos y contradictorios al mismo tiempo,
pero estaba empezando a acostumbrarse. Ya le había contado a Taden todo
sobre sus padres, sus problemas matrimoniales y cómo su madre tenía una
forma de hacerle sentir como si fuera más bajo que la suciedad cada vez
que algo sucedía.

– Acabo de hablar por teléfono con mi madre.


– ¿No te fue bien?

Will resopló ante lo absurdo de la pregunta.

– Eso es un eufemismo – Realmente no quería hablar sobre su madre,


por lo que hizo lo que siempre hacía cuando no se sentía cómodo con una
conversación. Cambiar de tema – Admito que no hay forma de que pueda
servir el helado, pero si me necesitas, puedo ir a trabajar en la registradora.

Rezó para que Taden dijera que sí, así que no tenía que quedarse en
esta gran casa, solo, preguntándose qué pasaría cuando Taden finalmente
llegara. Su imaginación parecía surgir con casi todos los escenarios
conocidos por el hombre, enviando su agitación a través del techo mientras
le preocupaba lo que el hombre haría.

Peor aún, demasiados escenarios lo excitaron tanto que tuvo que


tocarse -cuatro veces. Luego empezaría a preguntarse qué haría Taden con 83
él cuando descubriera que Will se había masturbado, lo que lo volvería a
poner duro otra vez. Si seguía así, dejaría su pene en carne viva.

– En realidad, es por eso que llamé. Ryder se ofreció a recogerte y 11/2018


traerte mientras entreno a nuestro nuevo empleado, Eddie.

Hubo una ligera molestia en la voz de Taden por la que Will oró no
estuviera dirigida a él por no poder hacer su trabajo.

– Puedo estar listo en diez minutos – Dijo rápidamente, esperando


aplacar a Taden.

Un suave suspiro llenó la línea.

– Lamento pedirte que vengas, pero si la fiebre del almuerzo es una


indicación de cómo será esta noche, voy a necesitar la ayuda.

Un pequeño revoloteo comenzó en el estómago de Will por lo dulce


que sonaba Taden.
– No hay problema. Me estaba volviendo loco aquí sin nada que hacer
de todos modos.

– Te veré cuando llegues aquí.

Hubo un atisbo de anhelo en la voz de Taden, o al menos Will se


permitió creer que lo había oído. La línea se apagó antes de que pudiera
responder, lo cual estaba bien porque probablemente se habría
avergonzado al decir que no podía esperar para ver a Taden nuevamente.

Pudo haber sido cierto, pero Will no estaba listo para admitirlo
todavía. Estaba teniendo un duro momento para aceptarlo por sí mismo.

84
Nunca en su vida Taden conoció a alguien que lo hubiera intentado
con tanto esfuerzo y hubiera fallado tan miserablemente. La cuestión era
que Eddie tenía que ser una de las personas más agradables que había
11/2018
conocido, y Taden no tenía el corazón para despedir al niño. A los veintidós
años, Eddie debería haber dominado los conceptos básicos, como caminar
sin tropezarse con el aire, pero de alguna manera había logrado tropezar
con absolutamente nada que pudiera haber visto Taden, cinco veces esa
noche.

Por supuesto, siempre llevaba algo en la mano, generalmente una


orden completa, que luego tendría que hacer nuevamente. Después del
segundo incidente, Taden obligó a Eddie a llevar solo una cosa a la vez.

Había ayudado a reducir una orden completa que terminaba en el piso,


pero no le había impedido tropezar. Lo peor había sido cuando se había
dado la vuelta desde detrás del mostrador, agitando la mano, y de alguna
manera se las arregló para caerse contra el mostrador, derramando todo el
batido de galleta Oreo sobre los cuatro clientes que esperaban sus órdenes.
Sorprendentemente, Will no solo había suavizado toda la cuestión con
los clientes muy molestos al darles sus órdenes de forma gratuita, sino que
de alguna manera también había evitado que Eddie se pusiera a llorar.
Aparentemente, Will sintió una especie de afinidad con Eddie ya que su
propia vida también había sido una serie de percances.

Estaba muy orgulloso de lo bien que Will manejaba cada situación que
había surgido. Solo deseaba que no se hubiera hecho amigo de su torpe
nuevo empleado. Significaba que, aunque a Taden le gustara o no, tenía un
empleado permanente que probablemente llevaría a la bancarrota el
negocio. Pero valdría la pena por hacer feliz a Will.

– Will, ¿puedes cerrar la puerta y poner el cartel en “Cerrado”?

Taden estaba demasiado cansado para hacerlo él mismo. Esta noche


había estado muy ocupado, empeorado por el hecho de que trató de hacer
todo lo posible para evitar que Eddie dejara caer demasiadas órdenes.
Agotado, todo lo que quería hacer era ir a casa y quedarse dormido. Por la 85
apariencia de Eddie y Will, estaban igual de cansados.

– Eddie por qué no te vas a casa y descansas un poco. Mañana es


probable que esté igual de ocupado, y como es fin de semana, te necesitaré 11/2018
aquí a la una en lugar de a las tres.

Grandes ojos azules lo miraron maravillados.

– ¿Quieres decir que no me estás despidiendo?

Incluso si hubiera querido despedir al niño, con esos ojos de cachorro


herido mirándolo, no habría habido forma de que Taden pudiera romper el
espíritu de Eddie así. El chico estaba obviamente acostumbrado a ser
despedido, probablemente sin posibilidad de redimirse. Sin embargo, para
ser justos, Taden dudaba que Eddie realmente mejorara, pero siempre
podía esperarlo.

– Por supuesto que no te estoy despidiendo.

De pie detrás de Eddie, Will le sonrió a Taden mientras le aseguraba a


Eddie que todavía tenía un trabajo. Esa sonrisa en el rostro de Will valió
cada centavo de helado que Eddie podría haberle costado con su torpeza.
Ni siquiera mencionó todas las veces que Eddie hizo el pedido
completamente mal.

Will le dio un abrazo a Eddie.

– Taden tiene razón. Mañana estará ocupado, así que duerme un


poco, y te veremos aquí de nuevo a la una.

La forma en que Eddie se aferró a Will contó su propia historia. Este


pobre niño no recibía mucho cariño. La próxima vez que viera a Jesse,
planeaba preguntarle sobre la vida hogareña de Eddie.

Will llevó a Eddie a la puerta de atrás, donde el niño había aparcado su


automóvil. Taden agarró todas las palas, raspadores y tazas de mezclar de
acero, se fue a la parte de atrás y los arrojó al fregadero. Se giró para volver
al frente, pero Will se quedó allí bloqueando el camino.
86
Como lo hacía cada vez que estaba nervioso, Will hundió sus perfectos
dientes blancos en su exuberante labio inferior. Taden estuvo tentado a
gruñir por el abuso a esa dulce carne. Ese era su trabajo, pero aún no habían
tenido esa charla. En lugar de eso, fue hacia Will y suavemente alejó sus 11/2018
labios de sus dientes. Y solo así, Will lo abrazó, apretándolo ferozmente.

– Gracias – Susurró.

Sí, Eddie podría ser más problemático de lo que cualquiera de ellos


podría imaginarse, pero Taden encontraría una forma de tratar con él
cuando significaba tanto para Will. Presionando sus labios en la parte
superior de la cabeza de su chico, Taden murmuró.

– De nada, belleza.
Capítulo Doce
Esa noche trajo un momento de claridad para Will. No hubo ilusiones
por su parte. Eddie era un desastre, probablemente uno más grande que
Will. Sin embargo, en lugar de despedir al niño, como estaba seguro de que
Taden había querido hacerlo, dejó que el niño continuara trabajando para
ellos.

En el segundo en que abrazó a Taden, Will comprendió que el hombre


lo hizo por él, para hacerlo feliz. Nadie había tomado en consideración los
sentimientos de Will antes. Taden realmente se preocupaba por él.

Los peligros de ser un sumiso y que había aprendido a manos de Evon


lo habían agobiado por demasiado tiempo. Era hora de ser honesto con 87
Taden, entregarle sus miedos al Dom que finalmente estaba empezando a
darse cuenta que lo mantendría a salvo.

Pero solo porque esa verdad se le había ocurrido no significaba que 11/2018
esas preocupaciones desaparecieran. Casi había soltado todo, allí mismo
mientras estaba metido dentro del cálido abrazo de Taden. Probablemente
lo hubiera hecho si no hubieran estado en la trastienda de Thick and
Creamy. Esta era una discusión para el hogar, donde podrían estar
cómodos. Con suerte, Taden estaría de acuerdo en abrazarlo una vez más
mientras hablaba.

La limpieza tomó más tiempo que la mayoría de las noches debido a la


cantidad de helado, dulce de azúcar, salpicaduras y cualquier otro tipo de
cobertura que terminó en el piso donde Eddie los había dejado caer o, como
en el caso del batido, arrojado sobre el mostrador.

No fue hasta que vio a Eddie en un desastre tras otro que Will se dio
cuenta de que, desde que conoció a Taden, no había tenido un incidente
que pudiera considerarse torpe. Oh, había tenido muchos momentos
embarazosos, pero ninguno había sido por su incapacidad para no caerse,
chocar o golpear contra algo.
Podía negar sus sentimientos hacia Taden, pero aún se sentía seguro y
protegido ante la presencia del Dom, mucho más tranquilo. Esa había sido
la diferencia entre Eddie y él. Eddie necesitaba encontrar un Dom para
centrarlo tal como Taden había hecho por Will.

Taden puso el SUV en el camino de entrada. En la casa de Taden. En la


casa de Will. Su casa. Sonriendo, esperó mientras Taden rodeaba la
camioneta para abrir su puerta. Eso fue algo que siempre lo impresionó.
Taden tenía una habilidad para hacerlo sentir especial.

Will no se hacía ilusiones de que fuera cualquier cosa menos. Su


llamada telefónica con su madre antes le había recordado eso. Pero con
Taden, Will casi podía creer que era importante.

– Vamos, belleza. Vamos a entrar a la casa y alimentarnos.

Taden colocó sus grandes manos sobre la cintura de Will y lo levantó 88


del SUV. El cuidado con el que lo tomó provocó un escalofrío en la columna
vertebral de Will. Solo deseaba saber cómo respondería Taden a lo que
tenía que decirle. Su familia y amigos se horrorizaron por lo que le había
permitido a Evon hacerle. ¿Taden lo consideraría un bicho raro también? 11/2018
Maldita sea, esperaba que no. Simplemente no estaba seguro de que su
corazón pudiera soportar el rechazo, no cuando finalmente decidió
arriesgarse con Taden.

La casa era cálida en comparación con el frío clima de enero de las


montañas de Carolina del Norte. Will tuvo que admitir que amaba la casa
de Taden. Era una mezcla de piedra y troncos en el exterior. El interior era
un poco más moderno, con solo los pisos de madera. Había una enorme
chimenea de piedra, pero el resto de las paredes estaban hechas con
paneles de yeso en verde salvia, lo que le daba una sensación amaderada,
aunque aireada.

Pero si tuviera que elegir solo una habitación para ser su favorita, sería
la cocina. Tenía una gran isla que permitía a los demás sentarse y conversar
mientras el cocinero preparaba las comidas. La estufa tenía seis
quemadores de gas, y había un horno doble en la pared al lado de la estufa.
Todo en el espacio era demasiado grande, incluso el enorme
refrigerador. En lo que a él respecta, era la cocina de sus sueños. Will nunca
se lo había admitido a nadie, pero le encantaba cocinar. Cada vez que tenía
tiempo, pasaba horas en Internet buscando nuevas recetas.

Recientemente había encontrado una librería, Bound for Your


Pleasure, en la calle principal que tenía una maravillosa variedad de libros
de cocina de varios países. No había tenido tiempo de ponerlos en práctica,
pero esperaba que, algún día, pudiera prepararle una comida a Taden.

Con la mano de Taden, como solía estar siempre, en la parte inferior


de la espalda de Will, fueron a la cocina, pero cuando le indicó a Will que se
sentara en uno de los taburetes de la isla, se negó.

– En realidad, me gusta cocinar, si es que no te importa un poco de


ayuda – No era una completa confesión de cuánto le gustaba preparar
comidas, pero fue un comienzo.
89
Por la sonrisa que recibió valió la pena decir lo anterior. La profunda
marca de dos hoyuelos era toda la recompensa que Will necesitaba para
continuar con su honestidad.
11/2018
– De hecho, esperaba poder hablar mientras cocinamos.

– Me encantaría eso – Dijo Taden mientras bajaba la cabeza para


rozar la boca de Will con un beso. Y después abrió la nevera – ¿Tienes algo
en mente?

Al ser tan tarde, Will quería mantenerlo bastante simple pero lleno.
Dirigiéndose hacia donde estaba Taden, Will miró el contenido de la nevera.
En realidad, se sorprendió un poco al ver que estaba muy vacío, pero había
medio kilo de carne para hamburguesa, una cebolla, tomate, pimientos y
lechuga.

– Supongo que no tienes cáscaras para tacos10, ¿verdad?

10
Aquí hace referencia a las “tortillas” que los estadounidenses utilizan para comer tacos. Son
como tortillas doradas en aceite profundo en forma de “U”. Aquí Will se refiere a ellos como
cáscaras de maíz o cáscaras para taco.
Taden abrió la puerta de la despensa al lado de la nevera.

– Las tengo – Dijo mientras sacaba una caja con las cáscaras de maíz.

– Perfecto – Will agarró los otros ingredientes. Puso todo en la isla y


se dirigió a la estufa – ¿Dónde están tus sartenes?

En cuestión de minutos, Will había cocinado la carne y había agregado


algunas especias para sazonarla mientras Taden cortaba las verduras.
Mientras la carne se cocinaba, colocó varias cáscaras en una sartén y las
metió en el horno para que se calentaran.

Ahora que todo estaba en marcha, Will dejó de posponer lo que iba a
decir. Trató de descubrir cómo comenzar todo en el camino a casa, pero
pensó que era mejor hacerlo como con un curita -mejor quitarlo rápido.

– Cuando tenía dieciocho años había ido a un club del que había oído
hablar en Nashville – Sacudió la cabeza ante el recuerdo – Bueno, “club” 90
puede ser un poco exagerado.

Estaba diciendo todo mal, pero no fue fácil encontrar las palabras. Esa
mano de la que Will había empezado a depender descansó una vez más en 11/2018
su espalda baja, guiándolo más cerca de Taden hasta que estuvieron uno al
lado del otro, con Will escondido contra su costado. Como si fuera magia,
las palabras se derramaron.

– Tenía unos dieciséis años cuando leí un libro que despertó algo
dentro de mí. Era uno de esos romances gay, pero era más que eso. La
pareja en el libro estaba en el BDSM. Me enganché desde ese día – Durante
dos años había soñado con encontrar a ese hombre fuerte que lo dominara
– Leí todos los libros que pude encontrar sobre el tema, incluso me puse en
línea para investigarlo.

Hubo momentos en que lamentó haber leído ese libro. Si no lo hubiera


hecho, nunca habría ido a esa estúpida casa y se habría encontrado con
Evon. Sintió los labios firmes de Taden rozar un beso contra su cabeza,
sacándolo de sus oscuros pensamientos. No importaba cuánto deseara Will
poder cambiar el pasado, no podía.
– Cuando cumplí los dieciocho años, decidí que era lo suficientemente
mayor para encontrar a otros que estuvieran en el BDSM. Después de
búsquedas exhaustivas en Internet, encontré un grupo que se reunía una
vez al mes. Hubo una pareja en el grupo que tenía una mazmorra en su
sótano y permitió que el grupo la usara en esas reuniones.

El temporizador de las cáscaras se apagó con un suave golpe. Odiaba


hacerlo, pero Will se apartó de Taden y las sacó del horno. Revolviendo la
carne una vez más, apagó el quemador de la estufa. En silencio, sirvieron su
comida.

Cuando Will fue a sentarse a la isla, Taden dijo.

– Pensé que deberíamos comer en el sofá. De esa forma, podemos


abrazarnos.

Lágrimas se formaron en los ojos de Will. No había forma de que Taden


supiera que eso era exactamente lo que necesitaba en ese momento. Era 91
una prueba más de que Taden era tan diferente de Evon.

No fue hasta que estuvieron sentados uno al lado del otro, sin
abrazarse, pero lo más cerca que pudieron estar mientras se permitían 11/2018
comer, que Will continuó con su historia.

– Me llevó un mes reunir el coraje para pedir una invitación y otro mes
para finalmente obtenerla. Estaba tan nervioso. Estaba seguro de que mis
padres sabrían lo que estaba tramando, pero como de costumbre estaban
tan envueltos en sus discusiones que no tenían idea de lo que estaba
sucediendo.

Para asegurarse de que sus padres no se dieran cuenta de lo que


estaba haciendo, Will no se había puesto en casa el atuendo de cuero que
había comprado especialmente para esta fiesta. Por supuesto, teniendo
dieciocho años y estando extremadamente nervioso, no había pensado
realmente bien en la idea de ir a un restaurante de comida rápida y
ponérselo en el baño.
Salir de ese baño con un par de pantalones cortos de cuero y un top
corto durante la hora de la cena tenía que haber sido uno de los momentos
más embarazosos de su vida.

– Sabes, leí sobre todo lo que había en el calabozo, incluso vi


imágenes de versiones de cada pieza, pero fue impactante verlo todo en
persona – Le había costado todo el coraje que tuvo en ese momento no huir
en el instante en que entró en el sótano – Pero luego, como todas las
fantasías que había tenido sobre un Dom, un hombre se puso detrás de mí
y me abrazó. Estaba tan obsesionado que ni siquiera lo cuestioné cuando
dijo: "Pareces un ratón asustado, muchacho. Por qué no te muestro el lugar,
quizás podría enseñarte para qué se usa cada pieza”. Era demasiado
estúpido como para entender lo que quería decir con eso.

Eso fue un eufemismo. Ahora que Will había tenido años para mirar
hacia atrás ese momento, pudo ver lo ingenuo que había sido.

– El hombre se llamaba Evon. Se aprovechó de lo desorientado que 92


estaba, y lo dejé.

El plato de Will fue quitado de su mano cuando Taden se inclinó para


poner ambos platos en la mesa de café. Luego envolvió sus brazos 11/2018
alrededor del cuerpo del chico y lo abrazó con fuerza.

– Como dijiste, eras ingenuo. Si Evon usó eso en tu contra, no es tu


culpa. ¿Qué hay de los otros en la reunión? ¿Ninguno de ellos intervino?

¿Huh?

– ¿Por qué habrían hecho eso? – Para ser honesto, aparte de Evon,
Will ni siquiera estaba seguro de quién más estaba allí. Oh, sabía que había
habido bastantes personas, pero desde el momento en que Evon tomó a
Will en sus brazos, no notó a nadie más. En lo que a él respectaba, sus
sueños finalmente se habían estado haciendo realidad.

– Si eras tan joven, alguien debió haber estado cuidando de ti – Taden


parecía tan seguro, pero Will no creía que eso fuera algo que la gente hiciera
– Tendría que asumir que Evon es un depredador que había hecho esto
antes. Los miembros del club tenían que haber sabido esto y haber estado
cuidando de ti, para asegurarte de que no te metieras demasiado con él.

Eso no sonó bien. Evon lo había llevado a varias casas diferentes que
tenían mazmorras, y nunca nadie había detenido al hombre para que
lastimara a Will.

– No creo que eso suceda. Nadie intervino, incluso cuando usé mi


palabra segura.

Taden se puso rígido, y Will se preguntó si había dicho algo malo. Evon
siempre le había advertido que los Doms odiaban cuando sus subs usaban
sus palabras seguras. Él nunca debería haber mencionado lo que dijo. ¿Qué
pasaría si Taden no quisiera un sub débil que no pudiera soportar lo que el
Dom le daba? ¿Todavía querría involucrarse con Taden si ese fuera el caso?

Antes de que él pudiera contestar sus propias preguntas, Taden habló.


93
– ¿Me estás diciendo que ninguno de los Doms en la sala honró tu
palabra segura?

Al escuchar el tono áspero de Taden, lo único que Will quería era 11/2018
deshacerse de todo, pero como todas las otras estupideces que había hecho
en su vida, no podía cambiar lo que ya había hecho. Solo podía disculparse
y rezar para que Taden todavía lo quisiera.

– Lo siento. Sé que se suponía que no debía usar mi palabra segura,


pero Evon realmente me estaba lastim-

Taden había colocado su dedo sobre la boca de Will, silenciándolo


mientras que el hombre más grande maniobraba para que estuvieran uno
frente al otro. Will estaba en la miseria. Solo quería volver a estar en los
brazos de Taden, pero aparentemente eso no iba a ser. ¿Por qué no pudo
haber mantenido su gran boca cerrada? ¿Cuándo aprendería alguna vez?

– Mírame.

Fue una orden, no una solicitud, y Will fue incapaz de hacer otra cosa
que obedecer. Los ojos marrones de Taden se llenaron de tanta
determinación y convicción que Will se quedó sin aliento cuando el hombre
miró directamente su alma. Por un momento, estuvo seguro de poder
sentir a Taden profundamente dentro de él.

– Tu palabra segura es sagrada, algo para mantenerte a salvo cuando


las cosas se ponen demasiado duras. Tu Dom, y cada Dom en esa
habitación, no solo debieron haber hecha válida tu palabra de seguridad,
sino también haber detenido lo que estaba sucediendo.

Eso es lo que Will también había pensado, pero como había aprendido
una y otra vez, no siempre ocurría de esa manera. Todavía tenía algunas de
las cicatrices que había recibido a manos de Evon para probarlo. Con el
dedo de Taden aún sobre sus labios, Will negó con la cabeza en desacuerdo.

Taden dio un profundo suspiro.

– Entiendo que no sucedió contigo, pero se supone que debe hacerse.


Hay muchas reglas cuando se trata del BDSM, pero eso es lo más sagrado. 94
Lo que te pasó cuando eras más joven estuvo mal y siento que hayas tenido
que experimentarlo.

Cuando Taden levantó su dedo de los labios de Will, un sollozo se 11/2018


escapó. Y al igual que la magia, él estaba de vuelta en los brazos de Taden,
quien lo abrazó y lo sostuvo con fuerza. Ojalá hubiera tenido la experiencia
tal como Taden lo había explicado, pero no la había tenido. Si Will había
aprendido una cosa, era que no tenía sentido desear cosas que no podían
ser.
Capítulo Trece
Si Taden alguna vez se encontrara con Evon o cualquier otro Dom que
hubiera ignorado la palabra segura de Will, los desmembraría a todos y cada
uno de ellos. Mientras tanto, ahora entendía por qué Will se había resistido
tan duro a ser un sub.

Por mucho que Taden disfrutara de dominar a un dulce sub como Will,
si Will decidía que nunca más volvería a experimentar el BDSM, él cumpliría
sus deseos. Ninguno de los dos sería tan feliz, pero Taden haría cualquier
cosa para que Will se sienta seguro y amado.

Para esto aquí, sosteniendo a Will cerca, era donde Taden pertenecía.
Haría lo que fuera para mantener a Will justo así. 95
– Te prometo que siempre respetaré tu palabra segura.

Will inclinó su cabeza hacia arriba hasta que esos dulces ojos azul 11/2018
aciano lo miraron fijamente.

– ¿No crees que fui débil por haberla usado?

Así fuera lo último que hiciera en su vida, Taden cazaría a este Evon y
le enseñaría cuán importante era una palabra segura.

– Nunca. ¿Tienes alguna idea de lo fuerte que es un sub? – Will


escondió la cabeza en el hueco del cuello de Taden, pero movió la cabeza
de un lado a otro – La mayoría tiende a pensar que es el Dom quien es el
fuerte, pero someter tu voluntad a alguien es un regalo que muchos no
tienen la fuerza para dar. Cada Dom que conozco aprecia a su sub por ese
regalo.

Inclinó la cabeza de Will hacia atrás por un momento mientras lo


miraba a los ojos, para que su chico supiera lo serio que era.
– Así como te amo y te adoro. No hay nada que yo no haría para
mantenerte feliz y a salvo.

– Piña.

¿Huh?

– ¿Qué? – Taden no estaba seguro de cómo el tema llegó a la piña,


pero Will tenía una inclinación para cambiar el tema cuando no quería
continuar con una cierta conversación.

– Es mi palabra segura.

Eso no había sido lo que Taden había esperado. Había pensado que
tendría que convencer a Will para que volviera a intentar algo con el BDSM.
En cambio, le entregó lo más precioso, su palabra segura.

– Gracias por confiar en mí con eso. ¿Puedo preguntarte cómo se te 96


ocurrió? – No es que importara, pero Taden tuvo que admitir que tenía
curiosidad.

Esa linda y pequeña nariz se arrugó con una expresión de disgusto. 11/2018

– Odio las piñas.

Una risa estalló de su pecho ante la respuesta honesta.

– Está bien, piña funciona. ¿Fue esa tu palabra segura con Evon? – No
es que a Taden le importara, pero no quería nada relacionado con la
experiencia previa de Will.

El chico volvió a meter la cabeza en el hueco del cuello de Taden antes


de responder.

– No. Cuando decidí que quería volver a intentarlo contigo, pensé que
debería encontrar una nueva palabra segura.

Queriendo tranquilizar a su chico, Taden acarició con su mano la


columna de Will.
– Eso tiene sentido y estoy de acuerdo contigo. No me gustaría que
tengas miedo de usar la palabra segura si sientes que necesitas usarla. Pero
en caso de que olvides que la cambiaste por piña, ¿cuál era tu palabra
segura en ese entonces?

Lo último que Taden necesitaba era que Will usara la antigua palabra
segura y él no tuviera ni idea de que la estaba usando. Eso solo haría que el
tiempo que compartieran se torciera si Will sintiera por alguna razón que
no podía confiar en que Taden respetaría su palabra segura.

Will se acurrucó más cerca, como si estuviera tratando de esconderse


dentro de Taden. Sabía que esto no podía ser fácil, pero si tenían alguna
esperanza de superar lo sucedido con Evon, Will tendría que enfrentar cada
aspecto de su tiempo con el hombre.

Pacientemente, esperó hasta que sintió que Will se estremecía. Taden


simplemente lo abrazó con fuerza pero silenciosamente esperó a su chico. 97
Una suave bocanada de aire sopló contra su cuello cuando Will dejó escapar
un suspiro.

– Lápiz. 11/2018

– Buen chico – Canturreó Taden mientras acariciaba la espalda de Will


– Tienes mucha fuerza, mi belleza.

Con vehemencia, Will negó con la cabeza antes de arrojarse fuera del
abrazo de Taden. Con pasos enojados, se paseó por la sala antes de volver.

– No, no la tengo. Debería haber dejado a Evon después de la primera


vez, pero estaba demasiado débil para defenderme.

El corazón de Taden dolía por Will. Parte de él no quería seguir


presionando solo para salvarlo del dolor de tener que revivir su tiempo con
Evon. Pero eventualmente se manifestaría el dolor del pasado. Sería mejor
para los dos, así sabría qué esperar ahora y no más tarde, especialmente si
Will tenía un flashback durante una escena.

Le dolía, pero se obligó a seguir.


– ¿Qué pasó esa primera vez?

Los pasos de Will vacilaron. Entonces, como si los sabuesos del infierno
estuvieran pisándole los talones, comenzó a caminar de nuevo a un ritmo
agotador. Fue sobrecogedor ver a su chico, quien obviamente quería correr
y esconderse, quedarse y luchar a través de sus demonios del pasado.
Durante varios minutos, no hubo otro sonido que la respiración
entrecortada de Will y sus pesados pasos en el piso de madera. Esperó
pacientemente a que su chico recogiera sus pensamientos. Quería que Will
encontrara su voz por sí mismo, pero si tuviera que hacerlo, estaría más que
preparado para obligarlo a hablar.

– Esa primera noche, tenía miedo y no sabía qué esperar, pero Evon
mantuvo las cosas ligeras. Me puso restricciones, me amordazó y me dio
unas nalgadas – Mientras Will hablaba, comenzó a agitar sus delicadas
manos – Fue casi exactamente lo que había imaginado.
98
– ¿Casi? – Preguntó Taden.

Ojos desesperados y salvajes lo miraron por un breve momento


cuando Will pasó junto a él. 11/2018

– Había sido exactamente como lo había imaginado, excepto... – Will


titubeó por un momento antes de comenzar su furioso paso una vez más –
No me puse duro.

Eso no fue necesariamente sorprendente.

– Para algunos subs nuevos, las cosas se ponen demasiado... intensas,


desconcertantes al principio.

Sus mechones rubios se agitaron cuando Will asintió con los mismos
movimientos espasmódicos que estaba usando para caminar.

– Sí, lo sé ahora, pero en ese momento pensé que había algo mal en
mí – Agitado, Will se pasó las manos por el cabello – Cuando Evon me pidió
que me encontrara con él en otra mazmorra el siguiente fin de semana, casi
me acobardé y dije que no, pero realmente quería sentir lo que sentían los
otros subs en esos libros, así que acepté.

Will tiró de su cabello como si estuviera tratando de sacar los hilos de


las raíces. Su chico se estaba desmoronando. Taden había querido darle a
Will la libertad de hacer esto a su manera, pero no si se iba a lastimar a sí
mismo.

– Chico – Ladró Taden. Como si no pudiera evitarlo, Will se detuvo en


seco y se volvió para mirar a Taden. La necesidad cruda en el rostro de Will
contaba su propia historia. Necesitaría desesperadamente que Taden
tomara el control de él antes de que se desmoronara. Si eso ayudaría a Will
a superar esta prueba, él estaría más que feliz de proporcionarle la fortaleza
que necesitaba – Arrodíllate a mis pies.

Con la gracia de un gato, Will se dirigió al sofá y se arrodilló. Taden


puso su mano sobre su cabeza y acarició esos sedosos mechones.
99
– Buen chico.

Esas palabras mágicas hicieron que Will se relajara cuando se recostó


en la pierna de Taden y apoyó su cabeza en su muslo. Se sentaron allí 11/2018
durante varios minutos, con él felicitando a su chico por hacerlo bien.
Queriendo darle a Will tanto contacto como fuera posible, dejó que su
mano recorriera cada centímetro que podía alcanzar.

Con una voz tan suave como un susurro y cargada de emoción, Will
continuó.

– Tal vez si no le hubiera contado mi preocupación por ponerme duro,


las cosas podrían haber continuado como lo habían hecho ese primer día –
Dio un suspiro entrecortado antes de continuar – Pero lo hice y Evon
pareció tomarlo como un desafío a sus habilidades como Dom, o algo así,
porque después de eso, cada sesión se volvió más y más dolorosa.

Will envolvió sus brazos alrededor de las piernas de Taden, como si su


chico necesitara anclarse a algo.
– Al principio, me azotó lo suficiente como para que la piel de mi
espalda se rompiera en varios puntos. Había usado mi palabra de seguridad,
pero Evon había dicho que se detendría cuando estuviera bien y listo y que,
si yo era un buen sub, dejaría de lloriquear y lo tomaría.

Desafortunadamente, siempre había gente como Evon, aquellos que


pensaban que podían usar el BDSM como una tapadera para su crueldad y
que se aprovechaban de los más débiles para representar su agresión. Pero
eso no era de lo que se trataba el BDSM. Taden solo esperaba que no fuera
demasiado tarde para enseñarle a Will qué tan bueno podía ser entre un
Dom y un sub que se preocupaban y respetaban entre sí.

Will estaba cansado. No tenía idea de cuánto tiempo había estado


hablando de su pasado, pero se sentía como si fueran días. Solo necesitaba 100
pasar al final. Teniendo en cuenta todo lo que ya le había dicho a Taden, no
debería haber sido tan difícil, sin embargo, tal vez eso era lo más difícil de
todo.
11/2018
Como si sintiera su renuencia a continuar, Taden inclinó la cabeza de
Will hacia arriba para mirarlo.

– ¿Quieres continuar esto en otro momento, belleza?

Quería decir que sí, pero en cambio dijo.

– No. Prefiero terminar con eso que tener que tratar de hacer esto de
nuevo – A él le encantó que Taden hubiera preguntado, sin embargo.
Incluso más que eso, le encantaba que todavía lo llamara belleza – Mis
padres y un par de mis amigos comenzaron a preocuparse. El constante
dolor en el que estaba causaba que mi apetito desapareciera y perdí mucho
peso. Hubo días en que no podía salir de la cama. Fue tan malo que mis
mejores amigos, Sully y Dexter, me siguieron una noche.

Will había tenido muchos momentos embarazosos en su vida, pero no


estaba seguro de que alguno de ellos se acercara al de sus amigos que
entraban en la mazmorra del sótano y encontraban a Will completamente
desnudo, atado de águila sobre una mesa, conectado con uno de las
tapones más grandes que Will hubiera visto, una mordaza en la boca -para
evitar que Will dijera su palabra segura- y abrazaderas que decoraban no
solo sus pezones sino también su pene y sus bolas mientras Evon lo azotaba
ensangrentado.

– Cuando llegaron, apenas estaba consciente. Evon había comenzado


a azotar mi espalda, pero uno de los Doms había expresado su
preocupación por la lesión permanente que Evon dejaría si continuaba
azotando mi ya sangrienta espalda – Estúpidamente, Will había pensado
que Evon se detendría. Chico, había estado equivocado – Cabreado de que
alguien interviniera, en lugar de detenerse, Evon me dio la vuelta y comenzó
a azotar mi frente, sin importar dónde cayera su látigo.

El recuerdo de esas escenas provocó que Will se atragantara con sus


siguientes palabras.
101
– Eso... – Su mano fue automáticamente a su ingle como si pudiera
proteger su órgano sensible todos estos años después – Cuando el látigo
cayó sobre mi pene la primera vez, grité, pero la mordaza retuvo la mayor
parte del sonido. Pensé que iba a morir. 11/2018

Las lágrimas se convirtieron en sollozos que lo sacudieron. De repente,


uno brazos lo rodearon, lo levantaron y lo colocaron en el lugar más seguro
que Will había conocido, el regazo de Taden. Estaba envuelto por el hombre
gigante, y nunca querría abandonar este cálido refugio nuevamente.

Pero él sabía que eso no era posible. Antes de poder confiar realmente
en Taden, Will no solo tenía que terminar de contar su historia. Necesitaba
mostrarle las cicatrices que aún cubrían su cuerpo. Necesitaba saber si
Taden todavía lo llamaría belleza después de ver esos feos recordatorios de
su pasado.

– Si Sully y Dexter no hubieran venido cuando lo hicieron, podría no


haber sobrevivido. Evon no pareció querer detenerse esa noche – Hubo
momentos en que Will no estaba seguro de si en ese momento hubiera
preferido morir. Tener que negar esa parte de sí mismo, la cual quería
someterse a alguien durante tanto tiempo después de esa noche, mató algo
dentro de él – Sully era grande, incluso a esa edad y no dudó en golpear a
Evon en su culo. Dexter, que era más de mi talla, inmediatamente sacó su
teléfono celular y marcó el nueve-uno-uno.

No fue hasta que estuvo en el hospital con los médicos diciéndole lo


afortunado que era que no hubiera más daño, que Will finalmente se dio
cuenta de lo que había dejado pasar.

Sabiendo que era tiempo, Will se apartó del sólido abrazo de Taden y
se paró frente a él. No siendo tan valiente como para ver la reacción del
hombre, Will cerró los ojos y se quitó la camisa y los pantalones. Temblando
mientras esperaba que Taden dijera algo, se sobresaltó cuando sintió los
toques más suaves que había sentido en su vida a lo largo de una de las
cicatrices en su abdomen.

Abrió los ojos para mirar aquellos fascinantes orbes marrones llenos
de tanto... ¿Se atrevería a soñar que era amor? No podía estar seguro, pero
lo que no veía era repugnancia. La esperanza floreció dentro de él mientras 102
rezaba por la posibilidad de algo real con el hombre del que ya se había
enamorado.

11/2018
Capítulo Catorce
Taden había querido llorar cuando vio varias cicatrices entrecruzando
el cuerpo de Will. La mayoría de ellas eran débiles y apenas perceptibles, al
menos en el frente, pero contaban la historia de cuánto dolor debió
soportar su chico.

Hubiera hecho cualquier cosa por soportar esa agonía que Will había
sufrido, pero todo lo que podía hacer era amar a esta belleza que tan
fácilmente había robado su corazón. Inclinándose hacia adelante, besó la
cicatriz que había trazado anteriormente con los dedos.

– Mi valiente belleza. Estoy tan orgulloso de ti.


103
Un grito fuerte vino de Will. Ojos azules lo miraron con asombro.

– Me llamaste belleza.
11/2018
No era una pregunta, pero Taden respondió de todos modos.

– Sí. Porque eres el hombre más hermoso que he conocido.

– Pero las cicatrices... – La voz de Will se desvaneció como si tuviera


miedo de decir más. Taden lo besó a lo largo de una de las cicatrices más
largas antes de volver a mirar esos orbes azules.

– Estas cicatrices muestran cuán valiente y hermoso eres. Muestran


que pasaste por algo que cambió tu vida y saliste victorioso siendo aún más
fuerte.

Lentamente, la cabeza de Will se movió de un lado a otro, mientras


esos dulces labios seguían formando la palabra no, aunque no salió ningún
sonido.
– Sí, chico. No me malinterpretes. Tomará un tiempo para sanar, pero
estás aquí, de pie frente a mí, con cicatrices y todo, dispuesto a confiar en
que te cuidaré. Eso, mi belleza, me muestra realmente cuán fuerte eres y
no podría estar más orgulloso de ti – Nuevas lágrimas cayeron por las
mejillas de Will, y Taden las limpió con su pulgar – Sé que llevará tiempo
confiar completamente en mí, pero te lo prometo, Will. Haré todo lo que
esté en mi mano para demostrar que soy digno de tú confianza.

La más pequeña de las sonrisas levantó las comisuras de la boca del


chico.

– ¿Tú piensas que soy hermoso?

Taden se rió entre dientes.

– Absolutamente impresionante.

Se puso de pie y levantó a Will en sus brazos. La risa jadeante que salió 104
de los labios de Will fue música para sus oídos. Era hora de ayudarlo a poner
lo que sucedió con Evon en el pasado.

Entrando a zancadas en su dormitorio, Taden no se detuvo hasta que 11/2018


estuvo de pie junto a la cama. Por mucho que quisiera amar a su chico,
necesitaba que Will supiera que esa era su decisión.

– Me gustaría hacerte el amor, belleza, pero si no estás listo, estoy


más que feliz de abrazarte toda la noche.

Esos hermosos ojos se abrieron con sorpresa.

– ¿Harías eso?

Como si eso fuera una dificultad.

– Claro que sí. Sin embargo, no te voy a mentir. Te quiero, pero estoy
más que dispuesto a esperar si necesitas más tiempo.

– No – Will soltó antes de unir sus labios contra los de Taden.


El beso comenzó desesperado, pero luego Taden se hizo cargo y bajó
la velocidad. No había forma de que fuera a dejar que su primera vez fuera
rápida. Quería besar y lamer cada centímetro de su chico. Si eso le tomaba
toda la noche, Taden planeaba reclamar cada centímetro del cuerpo de Will
como suyo.

Los bajó a la cama, cubriendo completamente a Will con su cuerpo


mientras continuaba explorando su boca. Con sus manos libres, Taden
comenzó una exploración lenta y metódica. Rastreó la piel sedosa desde el
hombro hasta la cadera con sus manos callosas.

El pequeño estremecimiento de necesidad que Will le dio, lo animó a


darle a su chico mucho más. Siguió explorando, agregando un ligero pellizco
a los pezones ya tensos. Will se arqueó, reaccionando perfectamente a cada
uno de sus toques.

Un grito de necesidad se derramó de esos exuberantes labios,


rompiendo su beso, mientras Taden raspaba con una uña un apretado 105
nudo. Deseoso de probar más de su chico, Taden besó y lamió una línea por
los músculos del cuello de Will. Cuando llegó a la unión donde el cuello se
encontraba con el hombro, la mordió.
11/2018
Will movió su cuello, dándole más espacio a Taden, que aprovechó al
máximo chupando hasta dejar una marca. Unas uñas se clavaron en el cuero
cabelludo de Taden cuando Will lo acercó. Una vez que se sintió satisfecho
con la marca oscura y grande, Taden se movió a un nuevo lugar.

En lo que a él respecta, el cuerpo de Will debía ser decorado con sus


marcas. La idea de decorar el cuerpo de su chico hizo que buscara
nuevamente los dulces pezones de su chico. Pellizcó cada uno. Un día
convencería a Will para que los perforara.

Una oleada de necesidad se apoderó de Taden mientras pensaba en


ver las joyas que eligiera para Will en sus pezones. Metió la mano en el cajón
junto a su cama y sacó el lubricante y los condones. Por mucho que quisiera
amar a Will toda la noche, Taden no estaba seguro de que durara tanto. Con
la forma en que Will se retorcía debajo de él, estaba bastante seguro de que
su chico se sentía de la misma manera.
El chasquido de la tapa pudo escucharse sobre los gemidos de Will.
Cubrió dos de sus dedos con la sustancia y los deslizó sobre el pliegue de
Will. Cuando llegó al fruncimiento de su chico, deslizó uno dentro de ese
estrecho pasaje.

Maldita sea. Taden estaba seguro de que iba a arder vivo envuelto en
todo ese maravilloso calor. Pero primero tenía que asegurarse de que Will
disfrutara cada momento de su tiempo juntos.

Selló sus labios sobre un pezón y lo chupó con fuerza. Hubo unos
agudos segundos antes de que Will se empujara hacia arriba como si tratara
de acercarse más. Deseoso de proporcionar la mayor sensación posible,
siguió chupando, sin dejar de hacerlo hasta que su chico gritó cuando el
pequeño y apretado botón se volvió demasiado sensible.

Apartándose, Taden sonrió por lo hinchado y rojo que se había vuelto


el brote. Trazó un camino con su lengua hacia el otro. El aliento de Will
tartamudeó mientras contenía el aliento para que Taden lo chupara 106
también. Pero él tenía otros planes.
Mordió el segundo nudo al mismo tiempo que deslizaba un segundo
dedo dentro del apretado agujero de Will. Esperando la misma succión
dulce que antes, Will comenzó a empujarse contra su boca, pero el pinchazo 11/2018
de sus dientes rápidamente hizo que Will revirtiera su curso y se alejara.

No estaba a punto de dejar que su chico se fuera a ningún lado, Taden


lo siguió, inmovilizando a Will sobre el colchón mientras mordía ese suave
bocado. Cuando Will se dio cuenta de que no iba a poder escapar, se dejó
llevar por la sensación y pronto trató de volver a presionarse contra él para
obtener más.

Taden se rió entre dientes, amando lo receptivo que era su chico. Para
su primera escena, planeaba atar a Will y bañarlo de placer. Sería exquisito
verlo completamente indefenso mientras lo amaba.

Le dio a cada protuberancia un beso más antes de morder y lamer su


camino hacia abajo. Metió la lengua en el hueco de su ombligo, pero una
llamativa gota de líquido en la punta de ese delgado pene lo llamó. Su boca
se humedeció cuando la bajó hasta esa punta.
Un gemido entrecortado salió de Will cuando Taden pasó la lengua por
la esponjosa cabeza. Will empujó sus caderas hacia arriba, tratando
desesperadamente de meter ese bonito pene en su boca, pero Taden tenía
otros planes.

Continuando su camino hacia abajo, lamió el saco de Will. Un dulce


gemido de necesidad flotó hacia él, y él lo recompensó llevándose una bola
a la boca. Will gritó.

– ¡Sí!

Taden se movió hacia la otra, mientras deslizaba un tercer dedo en el


agujero de Will. Cada respuesta entusiasta que recibió solo empujó su
necesidad de estar dentro de su chico, para reclamarlo como suyo. Taden
agarró el condón y rápidamente se puso la protección mientras se movía
para lamer la gruesa vena del eje de Will.

Esas caderas se empujaron de nuevo cuando Will intentó forzar su 107


pene en la boca de Taden. Un día, pronto si Taden se salía con la suya, ataría
completamente a Will a una mesa y se burlaría de su dulce pene durante
horas antes de finalmente chuparlo.
11/2018
Pero en este momento, Taden necesitaba sentir el calor de Will
rodeándolo. Subiendo, continuó besándolo, lamiendo y pellizcando cada
centímetro de piel que encontraba. Cuando llegó a esa boca exuberante,
Taden la capturó.

Tomó las piernas de Will e inclinó sus caderas para darse un mejor
acceso a esa burbuja redonda. Rompiendo el beso, Taden alineó la
esponjosa cabeza de su pene con la entrada de Will. Mirando fijamente esos
ojos azules, Taden se adelantó, saboreando la sensación del cuerpo de su
chico abriéndose y tomándolo.

Se hundió profundamente, sin detenerse hasta que sus bolas


descansaron contra el culo de Will.

– Oh mierda, belleza. Eres absolutamente perfecto alrededor de mi


pene. Es como si hubiera vuelto a casa – Estaba siendo cursi, lo cual no era
exactamente algo que Taden solía hacer, pero eso no hizo que nada de lo
que dijera fuera menos cierto.

Su cuerpo cantó con triunfo al finalmente reclamar a su chico. Nadie


nunca le quitaría a este precioso hombre. Taden no solía ser un hombre
violento, pero si alguien lo intentaba, despedazaría a la persona. Will le
pertenecía a él, cuerpo, corazón y alma.

Necesitaba probar los límites de su control. Tomando esos labios


exuberantes una vez más, Taden estableció un ritmo lento. Decidido a
apartar a Will de su mente, cambió su ángulo hasta que escuchó a Will gritar
en éxtasis. Una vez que encontró el punto dulce, Taden continuó
empujándose, dejando que los gritos de placer del hombre llenaran la
habitación.

No pasó mucho tiempo antes de que Will tartamudeara.

– Y-yo ne-neces… 108


Pero antes de que Will pudiera terminar, Taden aceleró sus
embestidas, golpeando su próstata aún más fuerte, haciendo que Will no
pudiera continuar. Pero ya sabía lo que su chico necesitaba. 11/2018

– Tienes que esperar hasta que te diga, belleza.

Taden estaba en el borde. Solo su determinación de hacer que esto


durara lo más posible le impidió dejarse llevar. Todos esos músculos que
masajeaban su eje se sentían demasiado bien como para detenerse ahora.
Muy pronto, en lugar de más tarde, Taden planeaba someterlos a pruebas
para que pudiera sentir el sedoso canal de Will apretándolo sin barreras. Ni
una sola vez desde la edad de quince años, cuando descubrió por primera
vez qué hacer con su pene, había considerado hacerlo sin condones, hasta
ahora.

Solo la idea de ir a pelo con Will hizo que el control de Taden se


rompiera.

– Córrete, belleza – Gritó justo cuando sintió que su pene se


engrosaba y sus bolas se apretaban cerca de su cuerpo.
Los músculos que ya estaban fuertemente agarrando su miembro lo
sujetaron con más fuerza. Eso fue todo lo que necesitó Taden para caer al
abismo. Su pene disparó un tiro tras otro en el condón.

Por un momento, su visión se volvió borrosa cuando su orgasmo lo


inundó. En el último segundo, tuvo la precaución de rodar, por lo que no
aplastaría a Will cuando se derrumbó en la cama. Como no quería perder
su conexión, Taden envolvió sus brazos alrededor del chico y tiró de él.

Ambos jadearon pesadamente durante unos minutos mientras


trabajaban para tener su respiración bajo control.

– Wow – Dijo Will cuando logró respirar normalmente.

Taden no pudo evitarlo. Su pecho se hinchó sabiendo que había


satisfecho a Will tan bien.
109
– Solo espera hasta mañana por la noche.

Will levantó la cabeza para mirarlo.


11/2018
– ¿Qué pasará mañana por la noche?

Le dio a su chico una sonrisa maliciosa.

– Nuestra primera escena.

Esos ojos azules brillaban con lujuria.

– Oh – La voz de Will había adquirido una calidad entrecortada que


atestiguaba lo mucho que quería lo que Taden podía darle. Entonces le
sonrió – ¿Crees que podríamos cerrar la tienda temprano?

Una risa estalló de su pecho ante el descaro de su chico.

– No quisiera arruinar ni un momento tu anticipación, belleza –


Tirando de Will de vuelta, Taden capturó esa asombrosa boca.
No tenían más que unas pocas horas antes de que él tuviera que ir a
trabajar, pero era mucho tiempo para amar a su chico una vez más.

110

11/2018
Capítulo Quince
No había forma de que alguien que mirara a Will no supiera lo que
sucedió anoche. Estaba sonriendo como un idiota, y no importaba cuántas
veces tratara de atenuarlo, simplemente no podía. Taden le hizo el amor
como si fuera la cosa más preciosa del mundo. Mejor aún, todavía lo
llamaba belleza después de ver todas sus cicatrices.

Nada, ni siquiera las burlas constantes que recibió de varios de sus


nuevos amigos, podrían aminorar su estado de ánimo. Incluso Eddie pareció
tener menos problemas para tirar las cosas hoy, lo que hizo que las cosas
funcionaran mejor.

– Tenía que verlo por mí mismo – Dijo Jesse sin aliento mientras corría 111
por la puerta.

Por qué Jesse intentaría apresurarse mientras usaba esas trampas


mortales que llamaba zapatos, no lo sabía, pero parecía que había 11/2018
intentado correr una maratón mientras jadeaba junto al mostrador con una
gran sonrisa en su rostro.

Como si los tacones de ocho centímetros no fueran lo suficientemente


malos, Jesse estaba usando una falda escocesa rosada y verde en uno de
los días más fríos del invierno. El hombre tenía que estar congelando sus
bolas, sin embargo, en el momento en que entró por la puerta, ya había
comenzado a quitarse el abrigo para mostrar su atuendo completo.

Will tuvo que admitir que estaba bien el atuendo, ya que el kilt iba a
juego con una camiseta negra. Cuando Will leyó lo que decía la prenda de
Jesse rompió a reír. No pudo evitarlo. Era solo demasiado... bueno, Jesse.
En letras rosadas que combinaban perfectamente con el kilt, decía "A mi
alrededor no veo más que caos, pánico y desorden. Por fin, mi trabajo aquí
está hecho”.
No estaba seguro de cómo Jesse tuvo el coraje de ser él mismo sin
preocuparse por lo que otras personas pensaban, pero admiraba al hombre
por ello. Era refrescante saber que la ciudad de Cedar Falls ni siquiera
parecía parpadear ante la extravagante personalidad de Jesse. Si Will tenía
suerte, parte de la exuberancia de Jesse se le contagiaría.

– Me encanta el atuendo – Y era cierto. No era algo que Will quisiera


usar, pero se veía genial en Jesse.

Su amigo dio un pequeño giro para mostrar el kilt.

– Muchas gracias. Pero vine aquí para verlo por mí mismo.

Will estaba confundido.

– ¿Ver qué?

Recibió un dramático movimiento de ojos por su pregunta. 112


– Esa sonrisa de tuve-sexo-fantástico-la-pasada-noche, que no se te
borrará del rostro.
11/2018
La risa estalló de Will una vez más. Jesse tenía razón, ¿por qué
molestarse con eso? El hecho de que él fuera el primero en decirlo
abiertamente no significaba que algunos de sus otros amigos no hubieran
hecho bromas menos obvias sobre su sonrisa tonta.

– Solo espera, para mañana será aún más grande – Bromeó Taden
mientras se acercaba a Will. Luego, frente a todos, su amante inclinó a Will
hacia atrás y capturó sus labios en un beso abrasador.

Para cuando el cerebro de Will regresó, todos en la tienda aplaudían y


silbaban ante la demostración. Calor llenó el rostro de Will mientras
pensaba por un momento que podría morir de mortificación. No es que no
hubiera querido que Taden lo besara. La vergüenza había valido la pena.

– Maldición, con espectáculos como este, ¿quién necesita el helado?


– Dijo Jesse con un guiño – Ahora que vi lo que vine a buscar aquí, Ryder
también me preguntó si ustedes dos querrían unirse al Comité Copo de
Nieve. Nos reuniremos el lunes a las diez.

Will no tenía idea de qué era el Comité Copo de Nieve, pero deseaba
desesperadamente decir que sí, más que querer formar parte de un grupo,
necesitaba saber que Taden realmente quería ser su Dom. Incluso después
de todo lo que sucedió con Evon, Will siempre había soñado con un Dom
que tomara el control, no solo en el dormitorio sino también las 24/7,
alguien que lo cuidara en todo. Pero al mismo tiempo, no quería ser
obligado. Sus sentimientos sobre los asuntos deberían ser tomados en
consideración. No era algo de lo que hubieran hablado todavía, pero Will
esperaba que Taden estuviera dispuesto a tener este arreglo.

Esa mano que parecía estar siempre en la parte baja de su espalda


cada vez que Taden estaba lo suficientemente cerca como para tocarlo
estuvo ahí.

– ¿Qué es exactamente un Comité Copo de Nieve? – Preguntó Taden. 113


– Todos los meses tenemos algún tipo de evento en Cedar Falls para
atraer visitantes. Para Enero es el Festival Copo de Nieve. Habrá tienditas
instaladas a lo largo de Main y Peachtree para artesanías y comida. Para el 11/2018
Festival Copo de Nieve tenemos planeado algo realmente especial, pero no
tengo permitido hablar de ello, lo cual es muy, muy, muy difícil porque es
increíble.

Jesse había comenzado a saltar arriba y abajo al final, y habría caído


sobre su trasero si no se hubiera agarrado al mostrador. Hubo momentos
en que Will juró que Jesse era como un cachorro excitado, ladrando y
corriendo en círculos persiguiendo su cola.

– Aquí estás – Dijo Ethan mientras entraba en Thick and Creamy –


Prometiste ayudarme con cuáles fotos enmarcar para el festival.

Por lo que Will había oído, Ethan era un muy buen fotógrafo. Todavía
no había visto ninguna de las imágenes del hombre, pero tal vez tendría la
oportunidad de verlas al asistir al Festival Copo de Nieve.
– No te pongas las bragas torcidas11. Solo les preguntaba a Will y
Taden si querían unirse al Comité Copo de Nieve – Dijo Jesse enfadado.

Ethan entrecerró los ojos y parecía listo para golpear a su amigo en la


boca. Pero antes de que pudiera, Taden los interrumpió.

– En realidad, suena bien. Permítenos hablar sobre esto, y me pondré


en contacto contigo mañana.

Justo como Will había esperado, Taden se hizo cargo por completo,
incluso indicando que él sería el que contactaría a Jesse, no Will. Tal vez los
sueños realmente podrían hacerse realidad. Seguro que así lo esperaba.

Mientras miraban a Ethan sacar a Jesse de la tienda, Taden se inclinó


hasta que sus labios rozaron la oreja de Will.

– Hablaremos de eso esta noche, belleza.


114
Un escalofrío lo recorrió ante el tono sensual de la voz de Taden.
Seguramente esperaba que hicieran algo más que hablar.

11/2018

Taden podría haberle dicho a Jesse que él y Will estarían felices de


ayudar con el Festival Copo de Nieve. Había sido obvio que Will lo quería
desesperadamente, pero tenía que demostrarle a su chico que tomaría en
consideración sus sentimientos hablando primero con él sobre eso. Era
demasiado importante que Will supiera que, aunque Taden planeaba tomar
todas las decisiones por ellos, siempre escucharía lo que él tuviera que
decir.

– ¿Qué piensas sobre ayudar con el Festival Copo de Nieve, belleza? –


Taden preguntó mientras conducía por las calles de Cedar Falls después del

11
Forma de decir que no se enoje o exagere.
trabajo. Podría haber esperado hasta llegar a casa, pero tenía otros planes
para esa noche que no incluían el festival o los copos de nieve.

Los ojos azules de Will se iluminaron.

– Suena muy divertido. Y nos dará la oportunidad de conocer a otras


personas.

– Si hacemos esto, no debe interrumpir el tiempo que trabajamos


para nosotros mismos – Para Taden, nada era más importante que
asegurarse de pasar tiempo juntos, nada que implicara trabajo u otra cosa.
Ya fuera una relación nueva o una que tuviera años de antigüedad, tener
tiempo para conectarse entre sí era demasiado importante como para
permitir que otras cosas se interpusieran en el camino.

Will le dio cuidadosa consideración a sus palabras.

– Entonces tendremos que preguntar cuándo se encuentran y qué se 115


espera que hagamos. Odiaría comprometerme a ayudar y descubrir que no
podemos.

Que su chico fuera tan pensativo hizo sonreír a Taden. 11/2018

– Tienes razón. Llamaré a Ryder mañana y veremos qué necesitan de


nosotros para que podamos tomar una decisión informada.

Will sonrió por haber sido incluido en la decisión final. Su chico le


tendió una mano sobre el muslo de Taden.

– Gracias por preguntarme.

Girando hacia la entrada de su casa, Taden no respondió hasta que


puso el SUV en el lugar de estacionamiento. Luego se volvió hacia el hombre
que se estaba convirtiendo rápidamente en su mundo entero.

– Ah, belleza – Taden ahuecó el rostro de Will con sus manos – No hay
nada que no haría por ti – Presionó un beso en esos exuberantes labios,
manteniéndolo breve para que pudieran entrar. Retrocediendo, dijo –
¿Estás listo para esta noche?
Esa mañana temprano hablaron sobre hacer una escena y lo que Will
anticipaba. Su chico pensó que estaba listo para volver a intentarlo, pero
Taden lo respetaría si hubiera cambiado de opinión. Lo mantendría ligero,
quizás atando a su chico. Las imágenes de cuerdas envueltas en Will
hicieron que el pene de Taden se crispara de interés. Toda esa piel cremosa
atada en las cuerdas rojas de Taden... Dejó escapar un gemido.

La boca de Will se abrió un poco mientras esa mirada lo analizaba,


como si su chico pudiera ver exactamente lo que Taden estaba pensando.
Maldita sea, necesitaba meterlos dentro y alimentarlos antes de dejar que
su líbido lo alejara de él.

Sin decir una palabra más, Taden abrió su puerta y fue hacia la de Will.
Le encantaba que Will le permitiera hacer cosas así para él. No muchos
hombres lo hacían en este día y edad, sintiendo que de alguna manera se
les compara con una mujer. Si supieran que nada estaba más lejos de la
verdad. 116
Diablos, si hubiera querido una mujer, no estaría con hombres. Ni
siquiera estaba seguro de cómo el abrir una puerta se asociaba con ser
débil, o de por qué las mujeres eran consideradas débiles por dejar que los 11/2018
hombres hicieran cosas como esas por ellas. Taden tenía la necesidad de
cuidar del único ser que se había metido hasta sus huesos.

Dándole un beso a Will por permitirle abrir la puerta, se preguntó


cómo se sentiría su belleza al ser llevado cargando hasta la casa.

– ¿Te importaría si te cargo?

Cuando Will no respondió al principio, Taden temió haber ofendido al


hombre. Pero lentamente, los labios exuberantes de su belleza se alzaron
en una sonrisa mientras su cabeza se balanceaba arriba y abajo. Capturando
esos labios una última vez para un beso demasiado breve, levantó a su chico
y lo puso en sus brazos, justo donde pertenecía.

El haber encontrado a alguien tan perfecto para él lo sorprendió. En


realidad nunca pensó que sucedería alguna vez. Fue una de las razones por
las que renunció a las relaciones después de que Tom lo había engañado.
No importa con quién haya intentado salir, nunca funcionó. La mayoría
pensaba que no era más que un hombre de las cavernas que preferiría tener
una esposa que un marido.

Taden siempre había sido herido cuando esas palabras las arrogaban
en su dirección. Claro, tendía a encajar en el rol de cuidador, alguien a quien
le gustaba tomar decisiones y garantizar la seguridad de aquel a quien
amaba. Pero no pensó en la persona con la que estaba saliendo como algo
más que un hombre. Simplemente prefería que el hombre quisiera que
cuidaran de él, alguien a quien le gustara cuidar la casa y que no le
importara satisfacer su necesidad de dominar. ¿Por qué uno de esos roles
tenía que ser un hombre y el otro una mujer para que la sociedad se sintiera
cómoda?

Afortunadamente, Will parecía perfectamente dispuesto a dejar que


Taden se hiciera cargo. Por primera vez, comenzó a preguntarse si había
algo de cierto en eso del alma gemela.
117
Continuó llevando a Will directamente a la cocina y lo colocó en uno
de los taburetes antes de atacar la boca de su belleza. Ninguno de los dos
retrocedió hasta que el aire se volvió una necesidad.
11/2018
– ¿Qué puedo hacerte para cenar? – Preguntó Will.

El corazón de Taden se disparó. Era una pregunta bastante simple,


pero para Taden, solo mostraba lo perfectos que eran juntos.

– Mientras lo hagas tú, estaría feliz comiendo cualquier cosa – ¿Feliz?


Definitivamente, pero aún cierto.

– Bueno, solo pude recoger algunas cosas de la tienda esta mañana –


Will había dejado a Taden en el trabajo temprano porque habían arrasado
con el helado que había hecho el viernes por la noche. Mientras el hombre
hacía más de la golosina fría, Will había hecho algunas compras para la
nevera vacía de la casa – Pero sí recogí las cosas para un rápido salteado.

Parecía que no podía mantener las manos o los labios alejados de Will,
y Taden le dio a su chico otro beso abrasador.
– Eso suena genial – Dijo cuando se soltaron para tomar aire – Me
prepararé para más tarde mientras preparas la cena.

Su chico prácticamente vibró ante el anuncio de Taden, pero asintió


con la cabeza. Si tenía alguna duda sobre que Will estuviera listo para una
escena, la forma en que los ojos de su chico prácticamente bailaban de
felicidad puso cualquier temor que tuviera lejos.

Con un beso más, se dirigió a la habitación contigua a la principal que


había convertido en una sala de juegos. Hasta que conoció a Will, Taden no
había estado seguro de que alguna vez la usara, pero ahora podía ver que
aprovecharían mucho el espacio.

Emocionado, se dirigió al interior y sacó las cuerdas rojas que quería


usar en Will. Contrastarían perfectamente con la piel de su chico. Luego
sacó una venda y algunos otros artículos que había planeado usar. Ahora
todo lo que tenía que hacer era pasar la cena sin arrojar a Will sobre su
hombro y llevárselo. 118

11/2018
Capítulo Dieciséis
Durante toda la cena, todo en lo que Will pudo pensar fue en lo que
Taden había planeado para más adelante. El hecho de que el hombre
siguiera dándole miradas calientes no ayudó.

Estaba tan excitado sexualmente, que Will estaba seguro de que su


cuerpo estaba listo para explotar, y aparte de algunos besos, Taden no lo
había tocado. Mientras secaba los últimos platos y los guardaba, le
preocupaba que literalmente se desmoronara por la impaciencia.

La idea de hacer una escena con Taden lo excitó y aterrorizó al mismo


tiempo. ¿Qué pasaría si tuviera un flashback de lo que sucedió con Evon?
¿Qué pasa si no puede seguir adelante con eso? ¿Comprendería Taden, o 119
sería esa la proverbial paja que rompería su relación en ciernes?

No había garantía de que fuera capaz de hacer esto. Le entristecía


porque siempre había querido ser un sub, no al que Evon había intentado 11/2018
convertirlo, sino el que había leído en todas esas historias. Pero ¿y si eso no
fuera real? ¿Qué pasaría si no fueran más que cuentos de hadas?

Había odiado lo que había pasado con Evon. Taden le aseguró que lo
que hizo Evon no era un estilo de vida BDSM saludable. Incluso con las
promesas del hombre de lo contrario, Will no podría estar seguro de que
disfrutaría algo de eso.

Manos fuertes cayeron sobre sus hombros sorprendiendo a Will de sus


oscuros pensamientos.

– Oh – Estaba agradecido de no haber gritado, aunque teniendo en


cuenta lo aguda que se había vuelto su voz, estaría cerca – Lo siento. Me
asustaste.

Esos dedos se clavaron en su carne, ayudándolo a relajarse.


– Háblame, belleza.

Las palabras fueron pronunciadas suavemente, pero la orden todavía


estaba clara en esa profunda voz de barítono. Solo desearía saber qué decir.

– Estoy asustado.

De acuerdo, no del todo como había querido comenzar. Si no tenía


cuidado, iba a hablar con Taden para que cancelara la escena, y eso no era
lo que quería en absoluto.

– Solo voy a preguntar esto una vez más, belleza y entonces la escena
comenzará – Escalofríos recorrieron la piel de Will cuando el cálido aliento
de Taden se extendió por su cuello – ¿Estás seguro de que quieres seguir
con la escena de esta noche?

Will ni siquiera lo dudó.


120
– Sí – Solo deseaba saber si iba a poder hacerlo.

– Entonces la escena comenzará. ¿Entiendes, belleza? – Taden inclinó


la cabeza de Will hacia un lado y lo miró a los ojos. 11/2018

– S-s-sí – Estaba demasiado emocionado como para poder hablar sin


tartamudear.

Esos ojos marrones se clavaron en los suyos.

– ¿Cuál es tu palabra segura, muchacho?

– Piña – Y así, los nervios de Will se calmaron.

– Buen chico.

Taden se inclinó para depositar un suave beso en su boca. Fue


demasiado corto, pero Will no iba a quejarse, no cuando eso significaba que
estaba a punto de obtener lo que había estado soñando desde antes de que
entendiera lo que significaba ser sumiso.
Taden lo condujo más allá del dormitorio que ahora compartían a una
habitación que Will no había tenido oportunidad de explorar todavía. Abrió
la puerta, y Will se quedó boquiabierto mientras miraba con aturdido
silencio lo que había dentro.

Esto no se parecía en nada a las mazmorras donde Evon había hecho


que lo conociera. Esas habitaciones y sótanos habían sido oscuros y
sombríos. Todas las ventanas habían sido cubiertas con material oscuro que
parecía tragarse la luz emitida por las pocas lámparas que habían sido
instaladas. Incluso el calor que era inherente al sur desapareció, dejando a
los subs escasamente vestidos temblando mientras seguían las órdenes de
sus amos.

Pero esto, bueno, esto fue todo lo contrario. Las sombras se habían
visto atraídas por la hora actual, pero Will pudo notar que durante el día, la
habitación tenía mucha luz. Serenas pinturas y fotografías adornaban las
paredes en elegantes marcos. Las diversas luces que se habían instalado en
el techo y a lo largo de las paredes mantienen a raya la oscuridad de la 121
noche, haciendo que la habitación pareciera cálida y acogedora.

– Adelante y explora. Si tienes alguna pregunta, siéntete con libertad


de preguntar. 11/2018

La voz ronca de Taden envió un estremecimiento de necesidad a través


de Will, pero hizo lo que el hombre le ordenó. Caminando alrededor, se
sorprendió de que incluso los diversos muebles parecieran haber sido
hechos amorosamente en vez de apresuradamente como en esas
mazmorras. Una parte de él se sintió engañado por lo que había tenido que
pasar al comienzo. Pero rápidamente dejó de lado los pensamientos
negativos. Este no era el momento para ellos. Esta noche era sobre Taden
y él. Nada más importaba.

Volviendo al hombre de quien dependía, Will esperó con las manos


entrelazadas detrás de la espalda y la cabeza gacha. No tuvo que esperar
mucho antes de que Taden se acercara a él. Le colocó un dedo debajo de la
barbilla e inclinó la cabeza hacia atrás hasta que pudo ver los intensos ojos
marrones de Taden.
– Muy bien, chico, pero preferiría que me miraras a los ojos. Quiero
ver todas tus reacciones a lo que te haré.

Evon odiaba cuando Will se atrevió a pensar que podía mirarlo a los
ojos. Solía decirle a Will que no era nada más que suciedad bajo el pie de su
zapato, indigno de mirar a Evon a los ojos.

– Quédate conmigo, belleza.

El agudo filo en la voz de Taden hizo que Will se preguntara si él sabía


que Will había estado pensando en Evon. Taden entrelazó sus dedos en el
cabello de Will y lo atrajo hacia sí mientras esos labios firmes descendían
hacia él. Cuando estuvieron a la distancia de un suspiro, Taden murmuró.

– Tan hermoso.

En el instante siguiente, Taden tomó su boca en un beso brutal. Lo


consumió, marcándolo como suyo. Su corazón se aceleró hasta estar seguro 122
de que estaba a punto de saltar de su pecho. Esto era lo que siempre había
soñado, ser controlado, ser propiedad, cuidado.

Cuando rompió el beso, Taden le sonrió. 11/2018

– Voy a saborear cada momento al ver cómo te desarmas en mis


brazos – Dedos hábiles encontraron el dobladillo de su camiseta y
deslizaron el material hacia arriba – Pero primero, creo que es hora de
desenvolver mi regalo, ¿no?

Fue una pregunta retórica, lo cual fue algo bueno porque Will estaba
bastante seguro de que no tenía suficiente poder mental para encontrar
una respuesta, y mucho menos resolver cómo hablar. La camisa pasó por
encima de su cabeza antes de que el material volara a la esquina de la
habitación.

Taden arrastró sus manos hacia abajo, pasando sus uñas por la piel de
Will, lo que lo hizo temblar. Se podía escuchar el sonido de una cremallera
que se abría. Esas mismas manos se hundieron en sus pantalones para
ahuecar su dolorido pene a través de sus calzoncillos.
Sus caderas se sacudieron hacia delante, buscando más fricción. No
podía evitarlo. La mano de Taden se sentía demasiado bien, y Will estaba
seguro de que ardería en llamas si no encontraba algún alivio pronto. La
expectativa de tener que esperar todo el día por esto lo había tenido duro
todo el día.

– Por favor – Suplicó cuando Taden retiró su mano. El hombre se rió


entre dientes en el oído de Will.

– Me encanta cuando suplicas, belleza. Veamos cuánto tiempo puedo


hacerte rogar antes de que te desmorones completamente en mis brazos,
¿de acuerdo?

Un gemido de necesidad tan crudo llenó la habitación. Will no se


sorprendió de que hubiera venido de él. Lo necesitaba demasiado, y Taden
sonaba como si estuviera preparado para atormentarlo durante toda la
noche. No es que Will se estuviera quejando, exactamente, pero no estaba
seguro de poder sobrevivir. 123
Sus pantalones fueron empujados por sus piernas. Taden lo sostuvo
para que no se cayera al salir de ellos. Un gemido irregular rasgó su garganta
cuando el aire caliente sopló sobre la punta de su lloroso miembro. 11/2018

Su mirada voló hacia donde Taden se arrodilló ante él. Esos ojos
marrones brillaron con diversión y una saludable dosis de lujuria. No se
atrevió a moverse. Tal vez si realmente estuviera quieto, Taden chuparía su
pene.

Estuvo a punto de llorar cuando Taden se puso de pie. No fue justo.


Entonces vio a Taden tomar una cuerda roja. De repente, sus manos se
posaron en su espalda mientras Taden las ataba.

La suavidad de la cuerda fue sorprendente. Había esperado que fuera


áspera, pero en cambio, era como si el algodón más suave se deslizara sobre
su piel. Tirando de la unión, Will se relajó cuando se mantuvo en su lugar.

Con su mano sobre el codo de Will, Taden lo bajó a sus rodillas.


Sorprendido de sentir que sus rodillas golpeaban algo flexible en lugar del
duro piso que había esperado, Will bajó la mirada para encontrar un
almohadón debajo de él. Taden realmente pensó en todo.

El suave roce de una cremallera hizo que su cabeza volviera a subir,


rezando porque significara que Taden estaba sacando su pene. Había
estado soñando con poder chuparlo desde que conoció al hombre.

Como si el sueño de Will se hiciera realidad, el grueso trozo de carne


de Taden estuvo allí frente a su cara en el nivel perfecto para su boca. Ni
siquiera lo dudó. Will abrió la boca y se inclinó hacia adelante hasta que por
lo menos la mitad de su longitud estuvo dentro.

Podía sentir el profundo gemido de Taden vibrar a través de él. Era una
sensación embriagadora saber que podía complacer a su amante. Las
cuerdas que sostenían sus manos no le permitieron a Will tocarlo más que
con su boca, pero no le importó. En todo caso, se sumó a la emoción. Esas
cuerdas le recordaron a Will quién estaba a cargo. Soltó un gemido ante la
idea de ser controlado. Manos se entrelazaron en su cabello, tirando 124
ligeramente. La picadura que causó en su cuero cabelludo fue perfecta.

– Maldición, belleza. Eres realmente, jodidamente bueno en esto.


11/2018
Al principio Taden le permitió a Will balancearse arriba y abajo sobre
su grueso miembro sin ninguna restricción, pero después de unos pocos
minutos, esas manos mantuvieron su cabeza en su lugar. Taden empujó sus
caderas suavemente mientras alimentaba lentamente a Will con su pene
hasta que la punta se empujaba contra la parte posterior de la garganta de
Will.

Cuando se atragantó un poco, Taden retrocedió, pero enseguida


volvió, empujando una vez más hasta que la nariz de Will quedó enterrada
en el pubis de Taden. Inhalando profundamente, Will se empapó del aroma
almizclado de su amante, su maestro, su mundo.

Como si una bombilla se encendiera en su cabeza, Will se dio cuenta


de que estaba profundamente, irrevocablemente enamorado de este
hombre, a quién le estaba dando el más precioso de los regalos- su
sumisión. Sin Taden, Will dudó si alguna vez se hubiera atrevido a intentarlo
de nuevo. Pero Taden no había renunciado a él, incluso lo había alentado
en cada paso del camino.

Al igual que Will sintió que se hundía más profundamente en su


sumisión. Confiaba en Taden implícitamente para mantenerlo a salvo
permitiendo que Will tuviera la capacidad de simplemente sentir.

Taden aceleró su empuje.

– Eso es todo, belleza. Dámelo todo a mí.

Will estaba más que dispuesto a hacer precisamente eso.

125

11/2018
Capítulo Diecisiete
Taden sintió el momento en que Will se dejó ir. No se había atrevido a
esperar que eso sucediera tan pronto. Su belleza lo sorprendía a cada
momento con su confianza en Taden.

Su pene latía con las cosas que Will estaba haciendo con su lengua ágil,
lo cual lo estaban conduciendo rápidamente al borde. No había planeado
que Will lo tragara, pero ver la piel blanca y cremosa de su chico cuando
Taden lo desvistió hizo que se endureciera en segundos.

Luego, cuando había puesto esas cuerdas rojas contra la tez pálida de
Will, temió que fuera a explotar antes de llegar a las cosas divertidas.
Necesitando alejarse de la tentación, bajó a Will hasta sus rodillas. 126
Sus bolas se tensaron, acercándose a su cuerpo. Chispas de
electricidad subían y bajaban por la columna vertebral de Taden, indicando
su orgasmo inminente. Odiaría dejar esta boca, pero no había forma de que 11/2018
pudiera aguantar mucho más.

Pero entonces esa lengua talentosa se deslizó sobre su raja, y las bolas
de Taden estallaron, empujando el semen directamente fuera de su pene.
Chorro tras otro se vaciaron en la boca de Will. La sensación de su chico
bebiendo su semen envió un último chorro en esa caliente boca.

Apenas capaz de sostenerse después de ese poderoso orgasmo, Taden


se agarró a la cabeza de Will por unos momentos mientras trabajaba para
que su respiración volviera a la normalidad. Finalmente, cuando estuvo
seguro de que podía pararse sobre sus propios pies, Taden levantó a Will y
besó esa boca talentosa.

Enredó su lengua con la de Will, disfrutando del sabor de sí mismo en


ella. Profundizando el beso, devoró a su chico como un hombre
hambriento. Todo sobre su belleza lo entusiasmaba más allá de cualquier
cosa que haya experimentado antes. Considerando cuánto tiempo había
sido un Dom, eso decía mucho.

Envolviendo sus brazos alrededor de Will, agarró cada mejilla de ese


trasero de burbuja y tiró de él con fuerza hacia su pecho. Maldita sea, si no
tenía cuidado, iba a encontrar que necesitaba otra mamada antes de poder
llegar al evento principal.

Sin ser egoísta, Taden se acercó a la mesa blanda que planeaba usar y
sentó a Will en ella. Con un movimiento de su muñeca, aflojó las cuerdas y
frotó las muñecas de su chico para aliviar cualquier dolor que pudiera
persistir.

– Acuéstate, belleza – Mantuvo la voz baja pero lo suficientemente


fuerte como para que Will no confundiera lo que decía con otra cosa que
no fuera una orden.

Con una gracia que le quitó el aliento, Will hizo lo que le ordenó. 127
Cabello rubio se extendió contra el cuero oscuro de la mesa. Taden pasó un
dedo por el centro del cuerpo de Will, terminando en la punta de su
hinchado pene.
11/2018
– Impresionante – Murmuró.

No había dudas en su mente, Taden iba a disfrutar cada minuto


torturando a su belleza. Dejó que la suave cuerda recorriera la piel de Will
desde el hombro hasta la muñeca. Se puso la carne de gallina a lo largo de
la piel de alabastro, dando fe de la emoción de Will.

– ¿Te gusta cómo se siente, belleza?

Un pequeño gemido lleno de necesidad se escapó de los deliciosos


labios de Will.

– Uh-huh.

Lentamente, dejando que la anticipación aumentara, Taden envolvió


la cuerda roja alrededor de una delgada muñeca. Dejó que el material se
deslizara sobre la piel de Will antes de atarlo al gancho al costado de la
mesa. Debido a que los hombros y el brazo de Will todavía estaban
doloridos por servir el helado, Taden había decidido dejarlos a su costado.

Con sus ojos, se dio un banquete en donde la cuerda y la piel se


encontraron. Inclinándose, presionó un suave beso en la coyuntura, pero
no fue suficiente. Taden quería volver loco de necesidad a su belleza. Su
lengua trazó varios centímetros a lo largo de la cuerda y luego mordisqueó
el área sensible de la muñeca interna de Will.

Su chico hizo una fuerte inhalación.

– Oh.

Grandes ojos azules lo miraron con una mirada atormentada de


lujuria. A Taden le encantaba lo receptivo que era, lo dispuesto que estaba
de compartir sus sentimientos. Con un último mordisco, Taden se movió
hacia el otro lado. Una nueva ola de carne de gallina cubrió la piel de Will
cuando deslizó los extremos de la cuerda por el brazo. Después de atar el 128
material rojo alrededor de la muñeca, su chico dio un pequeño tirón y luego
se relajó en la mesa cuando los nudos se aferraron.

Un gemido agudo tan crudo que se hundió profundamente en el alma 11/2018


de Taden fue arrancado de la garganta de Will cuando pellizcó la muñeca
interna de su belleza. Delgadas caderas rodaron sobre la mesa mientras Will
intentaba infructuosamente encontrar algún tipo de fricción para su pene.
Taden movió su cabeza lo suficiente como para deslizar su lengua a lo largo
de esa carne caliente.

– Taden – Gritó Will, dándole a Taden una mirada salvaje mientras su


cuerpo continuaba contorneándose contra la mesa acolchada.

– Tan caliente, belleza – Era como si el cuerpo de Will estuviera hecho


para su toque – Te voy a volver loco, chico.

Pero primero, tenía que terminar de atar a Will para que no pudiera
moverse. Esta vez, Taden tomó los dos trozos de cuerda que había atado al
fondo de la mesa y los envolvió alrededor del pecho de Will. Los dejó
entrecruzarse para que los pezones de Will quedaran atrapados entre ellos.
De esa manera, cada vez que su belleza se moviera, el material rasparía esos
botones duros, haciéndolos aún más sensibles.

Solo para asegurarse de que Will sintiera cada vez que la cuerda se
rozara contra ellos, Taden pellizcó cada pezón. Luego bajó la cabeza y sopló
sobre las puntas. Fue recompensado con un suave gemido que fue directo
a sus bolas.

No estaba seguro de cuánto iba a durar esto si no encontraba la


manera de controlar su rebelde pene. Sabiendo que siempre podrían volver
a intentarlo en otro momento, Taden bajó el resto del camino y mordió un
bulto tenso.

Un gemido que provenía del interior del pecho de Will llenó sus oídos.
Will se revolvió, su cabello rubio se sacudió de un lado a otro mientras
Taden se movía al otro pezón. Las caderas de Will continuaron moviéndose
como si estuviera cogiendo el aire.
129
Tan divertido como lo estaba pasando con los pezones de Will, Taden
agarró otro trozo de cuerda y se movió hacia el final de la mesa. Dejó que
la cuerda pasara por el cuerpo de Will, asegurándose de dejar que el
extremo rozara el pene de su chico. 11/2018

La fuerte inhalación fue seguida por palabras de mendicidad.

– Taden, por favor. Yo... – No estaba seguro si Will no podía encontrar


las palabras o si ni siquiera se dio cuenta de que había dejado de hablar. No
es que importara. No iba a detenerse, no sin una palabra segura.

Sabiendo que su propio orgasmo no estaba lejos, Taden rápidamente


ató cada pie a la mesa antes de pasar al evento principal. Con dos largos
trozos de cuerda en sus manos, colocó uno de ellos sobre el tenso abdomen
de Will.

La otra cuerda jugueteó a lo largo de la longitud del pene que goteaba.


Por un momento, Will ni siquiera respiró mientras esperaba ver lo que
Taden estaba haciendo. Durante varios segundos, continuó burlándose de
la carne erecta. En el momento en que su belleza tomó aliento, Taden
envolvió el material rojo alrededor de la longitud del pene de Will.
El rojo de la cuerda casi coincidía con el rojo oscuro en la punta de ese
perfecto pene. La vista seductora era demasiado para que Taden aguantara
más. Tenía que empezar a preparar a Will o, por su prisa, podría herir a su
increíble belleza.

Taden tomó el lubricante y un condón de la mesa cercana. Vertió el


fluido resbaladizo en sus dedos y extendió la mano entre las piernas de Will.
Dejó que sus dedos rozaran la carne fruncida de la entrada de Will mientras
tomaba la última cuerda con la otra mano.

Cuando el extremo de la cuerda pasó por un sendero que cruzaba las


bolas de Will, Taden hundió un dedo profundamente. Ambos gimieron. A
pesar de que acababa de follar el culo de Will anoche, Taden todavía no
podía creer lo apretado que estaba.

La próxima vez tendría que poner un tapón para al menos comenzar a


abrir a Will con él. Taden no podía recordar tener tan poco control como lo 130
tenía cada vez que estaba cerca de Will. Hubiera sido embarazoso si sus
compañeros Doms supieran qué corto control tenía.

Taden continuó dejando que la cuerda sorteara las bolas y los muslos 11/2018
de su chico.

– Te encanta estar atado, ¿verdad, belleza?

Will lanzó un grito salvaje.

– No puedo...

Taden tomó las pelotas de Will en la mano y tiró, ofreciendo justo el


dolor suficiente para evitar su orgasmo.

– No vas a correrte hasta que entierre mis bolas en ese culo,


¿entendido, chico? – Taden usó su voz más dominante.

Grandes ojos azules, vidriosos y suplicantes, lo miraron fijamente. Se


retorció tanto como pudo, atado como estaba.
Viendo cuán salvaje estaba su belleza por él, Taden necesitaba entrar
en su cuerpo, ahora.

– Carajo, belleza. Te ves deslumbrante en mis cuerdas, en exhibición


solo para mí – Solo su determinación de no lastimar a su chico hizo que
Taden deslizara otro dedo en lugar de empujar su pene tan profundo como
fuera posible.

Las gotas de líquido en la punta del pene de Will llamaron a Taden.


Inclinándose, lamió la cabeza. El sabor único de su belleza cubrió su lengua.
Gimiendo, continuó saboreando el sabor de su chico mientras lamía el duro
y sedoso pene envuelto en sus cuerdas.

Deslizando un tercer dedo, Taden abrió rápidamente Will. Taden sabía


que no duraría mucho más, pero estaba decidido a estar dentro de su
belleza antes de disparar. Con un último beso en la punta del pene de Will,
Taden agarró el condón y abrió la envoltura con los dientes. Lo bajó por su
eje hinchado, rezando para que incluso ese pequeño estímulo no lo hiciera 131
correrse. Curvando sus dedos que estaban ocupados abriendo a Will, supo
que había encontrado el punto dulce del chico cuando éste soltó un
lloriqueo necesitado.
11/2018
Sacó los dedos y cubrió con el exceso de lubricante el condón. Desató
rápidamente los tobillos de Will y permitió que Taden los levantara sobre
sus hombros. Alineando su pene con la entrada de Will, lo miró.

Ojos llenos de lujuria se encontraron con los suyos.

– Por favor – Suplicó su chico.

Era todo lo que Taden necesitaba escuchar mientras se empujaba


profundamente, sin detenerse hasta que estuvo profundamente hasta las
bolas.

– Maldición, belleza. Te sientes tan bien, tan apretado, tan caliente


alrededor de mi pene – Lo estaba matando permanecer quieto para que
Will pudiera ajustarse cuando todo lo que quería era golpear el culo de su
amante hasta que ninguno de los dos pudiera caminar.
Dio un suspiro de alivio cuando Will gritó.

– Muévete, Taden. Te necesito.

Estableció un ritmo castigador. Otro día duraría más. Tal vez después
de años de sexo con Will, finalmente lograría recuperar su control, pero eso
no sería hoy. Persiguiendo su orgasmo, Taden apenas tuvo la cordura para
poder desenvolver el pene de Will.

– Córrete, belleza.

Su voz fue dura cuando Taden apretó los dientes para detener su
propio orgasmo, negándose a correrse antes que Will. Esos músculos, que
ya masajeaban su tallo con tanta fuerza, se aferraron y le extrajeron el
semen. Sus gritos se mezclaron hasta que quedaron roncos.

Taden se dejó caer sobre Will mientras luchaban por respirar. Tiró de
las cuerdas que sostenían las manos de Will y las de su pecho mientras él 132
trabajaba para desacelerar los latidos de su corazón. Pero no fue hasta que
sintió que su pene revestido por el condón se suavizaba, que se levantó para
encontrar a su belleza profundamente dormido con una sonrisa en su
rostro. 11/2018

Sabía que tenía una sonrisa satisfecha él mismo, pero ¿cómo podía no
tenerla si había puesto la suya en Will?

Sosteniendo la base del condón, Taden se retiró lamentablemente del


calor de Will. Iba a llevar a Will al médico tan pronto como pudiera
conseguir una cita para poder quedarse dentro de su belleza por más
tiempo sin ninguna barrera.

Después de entrar al baño, Taden regresó con un trapo caliente para


limpiarlo. Luego cargó la cosa más preciosa de su vida en sus brazos y llevó
a Will a su cama. Después de dejar a su belleza bajo las sábanas, Taden se
arrastró detrás de él.

Todavía le sorprendía lo perfectamente que encajaba acurrucado en


sus brazos así. Mientras dejaba que el sueño lo atrapara, Taden pensó que
eso solo demostraba lo bien que estaban juntos.
Capítulo Dieciocho
No había duda de que Taden preferiría haber pasado el día en la cama
con Will, pero después de hablar con Ryder y descubrir cuánta ayuda
necesitaba para unir los eventos mensuales, Taden y Will sintieron que no
podían decir que no. No dolió que Will había deseado desesperadamente
ser parte del grupo.

Entre trabajar duro para ganarse la vida en Atlanta y desconfiar de


conocer gente nueva después de lo sucedido con Evon, Will no había tenido
a nadie a quien llamar amigo desde que dejó Tennessee. Por mucho que
hubiera preferido monopolizar todo el tiempo de Will durante sus dos días
libres, simplemente no podía decirle que no a su chico.
133
Así fue como él y Will terminaron en la sala de conferencias en la
oficina de Ryder el lunes por la mañana escuchando a Jesse mientras
chismorreaba sobre los ciudadanos de Cedar Falls, mientras esperaban que
el resto del grupo llegara. 11/2018

– ...y cuando la esposa del alcalde descubrió que el alcalde pagó todas
las renovaciones que Betty Sue quería en The Coffee House después de que
el tornado destruyó su antiguo negocio...

Taden estaba bastante seguro de que Jesse había estado hablando


durante los últimos diez minutos sin respirar. Cómo el novio del hombre,
Parker, manejaba toda esa energía, no podía adivinarlo. Por supuesto, notó
que Parker no estaba en ninguna parte. De hecho, además de la víspera de
Año Nuevo en el casino, Taden nunca había visto a Parker y Jesse juntos.

Tenía sentido realmente. El hombre tenía que necesitar muchos


descansos. Justo cuando Taden pensó que había descubierto la relación de
la pareja, Parker entró con una gran caja de Sweet Buns en una mano y una
taza para llevar en la otra mano.
– Oh, gracias a Dios que finalmente lo hiciste. Juro que si no consigo
ese Caramelo Macchiato pronto, me voy a quedar dormido aquí mismo –
Gimió Jesse mientras corría al lado de Parker, no para tomar la gran caja
que llevaba el hombre sino la taza para llevar.

Con más drama del que Taden había presenciado en cualquier


escenario de Broadway, Jesse inhaló el vapor que brotaba de la taza y luego
tomó un largo sorbo.

– Ahhh. Mucho mejor – Como si nada hubiera interrumpido al


hombre, Jesse regresó a su asiento al lado de Will y continuó sus cotilleos
sin perder el ritmo.

Taden sabía que tenía una expresión de sorpresa cuando Parker le


sonrió y le guiñó un ojo.

– Impresionante, ¿no?
134
Sin palabras, Taden asintió. La parte más difícil de entender para él era
cómo Parker podía mirar a Jesse con nada más que amor y orgullo en sus
ojos.
11/2018
– Está bien, todos, es hora de comenzar – Ryder entró en la sala de
conferencias desde su propia oficina con Tag justo detrás de él. Ambos
parecían un poco sin aliento y despeinados.

– ¿Has encontrado el lubricante que Ethan y yo guardamos en la parte


inferior de tu escritorio? – Preguntó Jesse.

Will acababa de morder un muffin de arándano y comenzó a ahogarse.


Mientras Taden palmeaba la espalda de Will un par de veces, Tag le dedicó
una sonrisa a Jesse.

– Claro que sí. Gracias.

Como si esto fuera algo común, Ryder comenzó la reunión como si


Jesse no hubiera hecho la inapropiada pregunta. Él no conocía a esta gente
realmente bien, pero Taden estaba bastante seguro de que le gustaría vivir
en Cedar Falls.
– Ahora, me gustaría agradecer a Taden y Will por su disposición para
ayudar con el Festival Copo de Nieve. Todavía tenemos mucho que lograr
en dos cortas semanas – Ryder repartió una hoja en donde enumeraban los
trabajos que todavía faltaban por realizar.

La lista tenía interlineado simple y dos columnas de largo. ¿Cómo es


que esperaban que todo esto se hiciera en menos de dos semanas?
Simplemente no parecía posible.

– Las máquinas de nieve falsa han sido ordenadas y se entregarán el


jueves. La compañía que las realiza estará enviando un representante el
viernes para mostrarnos cómo usarlas. ¿Tengo voluntarios para reunirme
con el hombre? – Ryder les preguntó a todos.

Las manos de Jesse y Ethan se alzaron de inmediato. Ryder suspiró.

– ¿Qué tal alguien que realmente preste atención y aprenda lo que 135
necesitamos saber para que las cosas funcionen?

– Oye – Dijeron Jesse y Ethan al mismo tiempo.


11/2018
Tanto Parker como el novio de Ethan, Bram, se rieron entre dientes.

– Tiene un punto, ángel.

El uso de Parker del apodo de “Angel” para Jesse parecía extraño. Jesse
era muchas cosas, ¿pero un ángel? No en esta vida.

– No tuvo que decirlo de esa manera – Jesse hizo un puchero.

– Sí – Se quejó Ethan – ¿Le gustaría que lo llamara un aguafiestas con


un palo en el culo? – Ethan le sacó la lengua a Ryder.

– Niño – Dijo Bram severamente.

Ethan inmediatamente miró a Bram, pero en lugar de contrición en su


mirada, parecía que quería discutir con el hombre. Pero Bram era un Dom
en su corazón y solo esperó a su chico hasta que Ethan suspiró y murmuró.
– Lo siento.

Bram siguió mirando a Ethan hasta que el hombre más pequeño se


volvió hacia Ryder.

– Lo siento Ryder, pero me dolió lo que dijiste – Al siguiente instante,


Ethan miró a Bram, como si quisiera la aprobación del hombre. La opinión
de Taden sobre Bram solo aumentó cuando el hombre no lo decepcionó.

– Buen niño – Dijo Bram, luego atrajo a Ethan a un breve beso.

Cuando terminaron, Ryder habló.

– Lo siento por herir tus sentimientos, Ethan, pero cuando tú y Jesse


están juntos, no siempre prestas suficiente atención, y como ninguno de
nosotros tiene ninguna idea de cómo trabajar con estas máquinas, necesito
a alguien que pueda hacer eso. 136
Parker habló.

– Puedo ir con los chicos. 11/2018

– Mira a quién llamas chico, compañero – Advirtió Jesse con una


mirada.

– Yo también iré – Ofreció Bram, lo que hizo sonreír a Ethan.

– Genial – Ryder no perdió el tiempo en pasar al siguiente elemento


de la lista. Al final de la reunión, Taden y Will se habían ofrecido voluntarios
para ayudar con diez de las cosas en esa lista, que Taden no tenía idea de
cómo se suponía que debían hacerlo.

Tal como estaban las cosas, Taden se puso a trabajar a las ocho y no
llegó a casa hasta al menos las nueve de la noche, más tarde los viernes y
los sábados. Incluso hoy, que se suponía que era un día libre desde que
Thick and Creamy cerraba los domingos y los lunes, Taden tuvo que pasar
unas horas para tratar de salir adelante haciendo más helado.
Que su negocio fuera tan bien era genial, pero la constante avalancha
de clientes lo mantenía atrasado. Todo lo que parecía hacer desde el primer
día era ponerse al corriente. Iba a tener que contratar a alguien para ayudar
en la parte posterior. Con las aglomeraciones que estaba teniendo,
necesitaba contratar al menos a una persona más para ayudarlo también.

Además de todo esto llegaría el Festival Copo de Nieve en solo dos


semanas, a lo que Ryder predijo que podría cuadruplicar su negocio el
sábado. Si quería capitalizarlo, también tendría que mantener abierto Thick
and Creamy el domingo. A este paso, él y Will no tendrían tiempo juntos
para trabajar en su relación.

Era completamente inaceptable. No se habría ofrecido a ayudar con


más de uno o dos artículos en la lista de Ryder, pero Will, con sus grandes
ojos azules, le había rogado silenciosamente que se ofreciera como
voluntario, y Taden simplemente no podía negarle nada a su belleza.

Dirigió a Will al otro lado de la calle después de la reunión para Thick 137
and Creamy. Necesitaba hacer algo de trabajo antes de perder su control
habitual. Diez. Se habían ofrecido como voluntarios para diez cosas en esa
estúpida lista.
11/2018
Para empeorar las cosas, ninguna era simple. Cada una tomaría
tiempo, tiempo que no tenía. Como de alguna manera, el viernes, uno de
los días más ocupados de la semana, Taden tuvo que tomarse un descanso
de la velada, lo que era peor porque estaban llenos los viernes por la noche,
para ayudar a descargar y preparar las tienditas.

¿Cómo se suponía que debía lograr eso cuando necesitaba estar


ayudando en Thick and Creamy? Nunca debería haber dejado que los ojos
de cachorro de Will lo obligaran a hacer algo que no quería hacer.

– ¿Estás enojado conmigo?

La voz suave y asustada de Will penetró la niebla de ira que había


estado rodeando a Taden como una bala. De repente, se sintió como un
idiota. Todo lo que su chico quería era encajar con los demás y ayudar. Sin
embargo, aquí Taden se revolcaba en la autocompasión. Él era un asno.
Dejó el cubo de crema que usaba para el helado y tiró de Will en sus brazos.
Debería haber estado regocijándose. Tenía al hombre más increíble en
sus brazos, su negocio estaba mejor de lo que nunca imaginó, y estaba en
una ciudad que le gustaba mucho. ¿Qué derecho tenía de quejarse?

– No, belleza. No estoy enojado contigo. Creo que me asusté un poco


con todo el trabajo que hay que hacer.

– ¿Quieres que llame a Ryder y le diga que no podemos ayudar?

Todavía sonaba tan pequeño, tan inseguro, y eso mató a Taden. Se


suponía que él estaba construyendo a su chico, no haciéndolo sentir
pequeño e insignificante. Taden estaba haciendo un pobre trabajo como el
Dom de Will.

– No. Creo que solo tenemos que sentarnos y elaborar un plan de


juego – La sonrisa que recibió hizo que el corazón de Taden se elevara –
Vamos. Déjame poner todo esto a un lado, y nos iremos a casa a buscar una 138
solución para todo el trabajo que se debe hacer en las próximas dos
semanas.

No tardó mucho tiempo en guardar todo. Taden ya se sentía mejor, no 11/2018


porque algo se hubiera resuelto, sino porque se había dado cuenta de que
Will era realmente su compañero, alguien en quien podía confiar para
ayudar cuando los tiempos eran difíciles.

Se acercaba la una de la tarde cuando se detuvieron en el camino de


entrada para encontrar un automóvil que ya estaba estacionado allí. Taden
no reconoció el vehículo.

– Oh, Dios – Gimió Will.

La cara de su chico estaba tan pálida que Taden temía que se


desmayaría.

– ¿Sabes quién es Will? – Fue entonces cuando notó que la matrícula


decía Tennessee – Es ese tu…
Las puertas del automóvil se abrieron y salieron un hombre y una
mujer, ambos en los finales de sus cincuenta años.

– Mis padres – Susurró Will como si tuviese miedo que al decirlo más
fuerte podría hacerlo realidad.

Taden no estaba seguro de por qué Will parecía asustado de sus


padres. Claro, por lo que Will le había contado acerca de sus constantes
disputas, no parecían las personas más fáciles para llevarse bien, pero Will
temblaba como una hoja.

Necesitando tranquilizar a su chico, Taden ignoró a las dos personas


que estaban a no más de seis metros de su camión y se hizo cargo de su
amante. Tomó la cara de Will entre sus manos y lo obligó a mirarlo. Cuando
eso no pareció ser suficiente, presionó sus frentes juntas, por lo que fue
todo lo que Will pudo ver.

– Háblame, belleza. 139


Will se estremeció, sus ojos azul aciano se llenaron de tanto miedo.
Odiando que alguien pudiera poner esa mirada en los ojos de Will, Taden
estaba preparado para echar a los padres del chico de su propiedad. Nadie 11/2018
debería poder hacerle eso a su amable y dulce niño, ni siquiera los padres
del mismo.

Will agarró a Taden en un apretón mortal.

– No dejes que me lleven.

Will habló tan silenciosamente y sonó tan asustado que Taden apenas
pudo distinguir las palabras, a pesar de que estaban a centímetros de
distancia. Solo deseaba que tuvieran más sentido. Taden rozó sus labios
ligeramente contra los de Will, queriendo ofrecer consuelo, pero todavía
no estaba seguro de por qué su amante lo necesitaba.

– Nadie te estará alejando de mí – Cuando Will parecía inseguro,


Taden agregó – Lo juro, belleza – Eso pareció ayudar un poco, pero Will
todavía estaba demasiado tenso para la tranquilidad de Taden – ¿Qué crees
que van a hacer?
Un golpe en la ventana de Taden hizo que Will casi saltara de su piel,
pero Taden lo ignoró por completo.

– No puedo ayudarte, belleza, si no me hablas.

Los temblores de Will se intensificaron después del golpe, pero su


atención seguía centrada en Taden.

– No te conté todo... sob-sobre a-an-antes.

Taden no estaba seguro de si debería estar decepcionado o no.


Teniendo en cuenta todo lo que Will le había contado, Taden había decidido
que Will ya había tenido suficiente.

– Está bien, belleza. Dímelo ahora.

Will clavó sus uñas en el brazo de Taden. 140


– Mis pa-padres m-me pusieron e-en... – Will exhaló un suspiro
tembloroso – Me tuvieron encerrado durante seis meses.
11/2018
Capítulo Diecinueve
Will hizo lo único que se le ocurrió, se pellizcó a sí mismo. Esto tenía
que ser una pesadilla, ¿verdad? No había forma de que sus padres no solo
estuvieran en Cedar Falls sino también en la casa de Taden. ¿Cómo lo
habían encontrado? Will había tenido mucho cuidado de no decir dónde
vivía ahora. Entonces, ¿qué estaban haciendo aquí?

No es que importara. El hecho es que estaban allí. Ninguna cantidad


de rezos harían que cambiara eso. No había forma de que fuera capaz de
ocultar que Taden era un Dom. El hombre gritaba dominante.

No quería volver a ese lugar. Le había llevado seis meses salir la última
vez: seis meses de condena por lo que quería, seis meses de medicación 141
que lo habían convertido en zombie, seis meses de suplicarle a sus padres
que lo sacaran, seis meses después de que lo rechazaran y le dieran la
espalda. No había forma de que regresara porque Will estaba bastante
seguro esta vez que nunca lo dejarían salir. 11/2018

Will detestó cuando dejó escapar un fuerte chillido de miedo cuando


otro golpe llamó a la ventana. Taden suspiró, su aliento sopló en el rostro
de Will. Iba a perder a Taden después de esto. Will había tratado de
advertirle que su vida era una serie de desastres.

Esos labios firmes se presionaron en él una vez más, calmando a Will.

Otro golpe.

Will esperaba que Taden se alejara, pero su amante, su Dom, no se


movió. Él siguió besando a Will como si nadie más estuviera allí.
Hundiéndose en el beso se olvidaría por un momento que su vida no estaba
en un caos total.

Cuando Taden se echó hacia atrás, miró fijamente a Will a los ojos.
– Nadie, y me refiero a nadie, alguna vez te alejará de mí Will
Cunningham. Eres mío y solo tú puedes decir lo contrario. Te amo, belleza.

Se olvidó de cómo respirar. Taden lo amaba.

– ¿M-me amas?

Unos hoyuelos aparecieron cuando Taden le sonrió.

– Más que la vida misma, belleza.

– ¿P-puedes decirlo de nuevo? – Solo necesitaba estar seguro de


haber escuchado bien.

– Te amo, Will, y pase lo que pase, siempre te protegeré.

Otro golpe, este fue mucho más duro que los otros, hizo que Taden
soltara un profundo suspiro. 142
– Incluso si es de tus padres.

En ese momento, a Will no le importó si sus padres estaban justo 11/2018


afuera de la puerta. Taden lo amaba. Nada más importaba.

– Yo también te amo.

Su confesión le ganó una gran sonrisa y otro beso que le robó la


respiración.

– Por mucho que quiera seguir besándote, creo que será mejor que
nos ocupemos de tus padres – Taden, preocupado claramente por Will, se
encontró con su mirada una vez más – ¿Estás listo?

– Lo estoy – Lo extraño era que Will lo decía en serio. Sintió que podría
enfrentarse al mundo siempre y cuando Taden estuviera a su lado.

Con un breve beso, Taden abrió su puerta. Le hizo un gesto a la madre


de Will y su papá para que rodearan la SUV y pudiera abrir la puerta de Will.
Taden lo ayudó a salir de su asiento, pero lo más importante, mientras
estaban parados frente a sus padres, Taden apoyó su mano contra la
espalda de Will, donde pertenecía.

Sintiéndose más valiente, Will saludó a sus padres.

– Hola, mamá, papá – Incluso les dio a cada uno un abrazo y luego dio
un paso atrás para pararse junto a Taden y esa mano. No estaba a punto de
perder la comodidad que proporcionaba ese gesto – ¿Qué están haciendo
los dos aquí?

Lo que realmente quería preguntar era cómo habían logrado


encontrarlo, pero pensó que eso podría no sonar bien, como si se hubiera
estado escondiendo de ellos.

La mirada de su madre estaba pegada a Taden, como si ya supiera que


el hombre era un Dom. No es que fuera difícil de adivinar, teniendo en
cuenta que cada centímetro de él tenía el aspecto adecuado.
Probablemente no ayudó que Taden estuviera mirando directamente a la 143
madre de Will, prácticamente desafiándola a decir algo.

Su padre, que nunca había sido bueno con situaciones incómodas,


habló. 11/2018

– Tu madre estaba preocupada después de tu conversación


telefónica. Sintió que necesitabas nuestra ayuda, por lo que inició el rastreo
del GPS en tu teléfono – Su padre parecía realmente confundido – ¿Por qué
no nos dijiste que te mudaste a Cedar Falls, hijo?

Antes de que Will pudiera siquiera abrir la boca, su madre habló.

– Porque no quería admitir que estaba con otro Dom, como Evon – Su
mirada penetrante se dirigió a Will, haciendo que retrocediera.

Afortunadamente, Taden estaba parado allí, apoyándolo. Era lo único


que impedía que Will se desmoronara en el suelo.

– ¿Por qué no entramos donde hace más calor? – Sugirió Taden. Las
mejillas de Will se calentaron cuando se dio cuenta de que todavía no había
presentado a Taden.
– Mamá, papá, me gustaría que conozcan a Taden McIntire. Taden,
estos son Cheri y Darrell Cunningham.

Taden y su padre se dieron la mano, pero su madre se negó, eligiendo


mirar a Taden en su lugar. Sí, esto iba a ser incómodo. Afortunadamente,
Taden no se ofendió. Gesticulando hacia la casa, su amante continuó.

– ¿Entramos?

Era lo último que Will quería. Una vez que invitaran a su madre, tal vez
nunca se iría, especialmente si sentía que tenía que interponerse entre Will
y Taden. Pero ya era demasiado tarde ya que todos comenzaron a ir a la
casa. Una vez dentro, Taden les ofreció a los padres de Will algo para beber.

– Una taza de café caliente sería muy apreciada – Dijo su padre.

Cuando su madre no respondió de inmediato, Taden ofreció una vez 144


más.

– ¿Quiere café, señora Cunningham?


11/2018
Ella no habló, solo asintió bruscamente. Sí, esto no iba a ir bien en
absoluto.

Lo que era peor, Taden se volvió hacia Will.

– Will, irías por los cafés de tus padres, y tú y yo tomaremos agua.

¿Estaba Taden fuera de su mente siempre amorosa? Ordenarle


delante de sus padres solo le demostraría a su madre que ella tenía razón y
que Will debía ser sacado de la casa de Taden. Conociendo a su madre,
probablemente ya había llamado a la institución mental para advertirles
que vinieran.

Incluso si pensaba que esto era una mala idea, se dirigió a la cocina
para hacer lo que Taden le ordenó. Aún necesitaba probar que era un buen
sub. Solo esperaba que no hubiera una camisa de fuerza esperándolo
cuando volviera.
Con cada día que pasaba, Taden crecía más y más orgulloso de Will. Su
belleza claramente había pensado que Taden estaba loco por haberlo
enviado a la cocina para conseguir sus bebidas, pero necesitaba unos
minutos con los padres de Will.

El grito de indignación de la madre de Will cuando Taden envió a Will


se hizo eco en la habitación, por lo demás silenciosa. En el momento en que
Will estuvo fuera del alcance del oído se volvió hacia la mujer, que
obviamente era la que había encerrado a Will en el pasado.

Solo por los pocos minutos que había estado a su alrededor, Taden ya
podía decir que el padre de Will estaba de acuerdo con lo que quisiera su 145
madre. Por lo que indicó su chico, había sido así desde que el hombre había
sido descubierto engañando a su esposa. No es que importara. Taden era
más que suficiente Dom para manejar las formas de intimidación de la
madre de Will. 11/2018

– Ahora, Sr. y Sra. Cunningham, ¿les gustaría tomar asiento? – Puede


que quisiera decirle a la mujer que se atreviera a tratar a su dulce y
afectuoso chico tan cruelmente frente a él, pero eran los padres de su amor,
y quería al menos tratar de mantener todo bien.

El padre de Will se sentó en el sofá, pero la madre de Will continuó de


pie, enviándole a Taden una mirada desafiante. Solo intentaba ser cortés,
pero si ella quería quedarse parada, a él no le importaba. Se dirigió a su silla
habitual y se hundió en el blando asiento.

La sonrisa petulante que llevaba la madre de Will dijo que pensaba que
tenía algún tipo de posición superior, pero él sabía que no. Taden había
jugado este tipo de juegos con hombres y mujeres muchísimo mejor que la
madre de Will.

– Will me dice que lo tuvo encerrado durante seis meses de su vida.


El impacto en la cara de la madre de Will borró esa expresión
petulante.

– ¿Te lo dijo? – Chilló.

Él le sonrió benignamente.

– Por supuesto. Will no me oculta secretos. Es cierto que solo nos


conocemos desde la víspera de Año Nuevo, por lo que todavía no hemos
estado alrededor el tiempo suficiente para hablar de todo, pero me ha
dicho las cosas más importantes – Dejó caer su sonrisa falsa y la miró con
dureza – Como cuando sus propios padres lo obligaron a ingresar a un
instituto mental cuando deberían haberlo estado apoyando después de su
terrible experiencia.

– Terrible experiencia – Gritó la mujer – No estabas allí cuando su


amoratado y rot... – Un sollozo ahogado la interrumpió – Tenía tres costillas 146
rotas. ¿El te dijo eso?

Taden no podía negar que Will no lo había hecho, pero sabía que en el
esquema general de las cosas, no había sido importante para Will. Por 11/2018
mucho que deseaba poder regresar y salvar a Will de Evon, Taden no podía
cambiar el pasado más que cualquier otra persona. Lo que podía hacer era
proteger a Will, incluso si se trataba de los padres de su amante.

– Eso no es de lo que se trata el BDSM, Sra. Cunningham. Lo que le


pasó a Will nunca se hubiera permitido si Evon hubiera sido un verdadero
Dom.

Una risa aguda resonó en la habitación.

– Eso es interesante. Por lo que he leído, eso es exactamente de lo


que se trata. Pero, de nuevo, estarías dispuesto a decir cualquier cosa para
convencerme de que no es verdad – Ella comenzó a agitar los brazos, al
igual que Will cuando se agitaba – Eres como ese monstruo que lastimó a
mi bebé.
A Taden le entristeció saber cuántas personas sentían lo mismo
cuando escuchaban a alguien mencionar el estilo de vida.

– El BDSM no se trata de darle una paliza a alguien. Es un intercambio


que es extremadamente íntimo. Lo que Evon hizo fue abuso, y el hijo de
puta debería recibir un disparo por lo que le hizo a Will – Su voz se elevó
cuando los pensamientos de poner sus manos alrededor del cuello de Evon
y estrangular la vida del bastardo enfermo lo abrumaron.

En respuesta a la fuerte voz de Taden, la mamá de Will comenzó a


gritar.

– Incluso los doctores en el hospital dijeron que era una excusa


enferma y pervertida para golpear a la gente. Si Will cree que involucrarse
contigo es una buena idea, obviamente necesita regresar para un
tratamiento intensivo.

Instantáneamente su sangre hirvió cuando Taden instintivamente 147


quiso matar a cualquiera que tratara de quitarle a su chico. No estaba
dispuesto a permitirlo, pero esta era la madre de Will, y obviamente había
estado tan traumatizada como Will por lo que había sucedido. Dejar que las
cosas escalaran no iba a ayudar a las cosas. 11/2018

Taden solo esperaba que pudiera mantener su control porque estaba


siendo duramente probado cuando la madre de Will seguía amenazando
con quitarle a Will.

Will olvidó cómo respirar mientras escuchaba a su madre. Había


estado tan enojado con ella por dejarlo en ese lugar que nunca se había
detenido a pensar cómo debió sentirse al verlo en la habitación de ese
hospital. Las costillas rotas que ella mencionó no eran lo peor de lo que
había soportado. Tenía un hematoma en el riñón y se había roto el bazo,
por lo que había tenido que someterse a una cirugía para extirparlo.
Le había tomado semanas para sanar lo suficiente como para no sentir
que lo había atropellado un camión y aún más tiempo para que
desaparecieran todos los hematomas. Evon lo había trabajado bastante
bien.

Pero a pesar de que necesitaba disculparse con ella por haberla


superado con sus estúpidas decisiones cuando era más joven, Will no era
un niño, y no iba a permitir que su madre le ordenara por más tiempo. Si
esperaba ser tratado como un adulto, tenía que empezar a actuar como tal.

Con una respiración profunda para calmarse, volvió a la sala con la


bandeja de bebidas en la mano.

– Mamá, lamento que tuvieras que verme así, pero no soy la misma
persona que era a los dieciocho, y tienes que dejarme vivir mi vida.

Después de dejar la bandeja sobre la mesa del centro, Will se acercó a


Taden, que tenía los brazos abiertos para que él entrara. Esa era una de las 148
cosas que más le gustaban de Taden. Él siempre parecía saber exactamente
lo que Will necesitaba.

– Amo a Taden. Más importante, él me ama. Haría cualquier cosa por 11/2018
mantenerme a salvo, y yo confío en él – Dejó el círculo protector de los
fuertes brazos de Taden para ir con su madre – Te amo, pero Taden me hace
más feliz de lo que alguna vez pensé que podría ser.

Envolviendo sus brazos alrededor de su madre, susurró ferozmente.

– Por favor, sé feliz por mí.

Había lágrimas en sus ojos cuando se retiró.

– ¿Cómo sé que esto no es lo mismo que con Evon? Le dijiste a los


médicos que creías que estabas enamorado.

Miró a Taden con una sonrisa.

– Ahora que conocí a Taden, sé lo estúpido que era en ese entonces.


Evon había deslumbrado a un niño de dieciocho años con una fantasía en
su cabeza. Yo no era más que un juguete para él – Dirigiéndose a su madre,
continuó – Taden ha convertido esas fantasías infantiles en una realidad
que es mucho mejor de lo que jamás podría haber imaginado – Se rió entre
dientes – No me malinterpretes. Él no es perfecto, pero… – Miró a Taden
otra vez – Es perfecto para mí.

– No creo que pueda soportar verte en ese hospital otra vez – Susurró
su madre como si temiera que al expresar la idea podría hacerla realidad.

Deseó haber sabido cuánto le había afectado lo ocurrido. No se había


merecido ver a su único hijo como un desastre. En esto, él podría aliviar sus
preocupaciones, siempre y cuando ella no siguiera tratando de alejarlo de
Taden.

– ¿Por qué no te quedas por unos días? De esa forma puedes ver por
ti misma que Taden en realidad nunca me lastimaría – Solo rezó para que
Taden no pusiera objeciones.
149
No es que debería haberse preocupado. Su amante nunca lo
decepcionaba.

– Nos encantaría tenerlos aquí, Sr. y Sra. Cunningham. Cada vez que 11/2018
quieran venir de visita, siempre serán bienvenidos.

Por primera vez desde que comenzaron esta charla, el padre de Will
realmente habló.

– Pienso que eso sería una buena idea. Hay un casino cerca que quiero
probar – Se frotó las manos – Ya escucho la mesa de blackjack llamando mi
nombre.

La tensión se rompió lo suficiente como para que no se necesitara un


cuchillo para cortarla.

– ¿Qué dices, mamá? ¿Quieres ver si esta es tu noche de suerte?

Todavía era lo suficientemente temprano para cenar en uno de los


restaurantes del casino y jugar un poco. Will sintió que era llevado dentro
de un feroz abrazo.
– Eso estaría bien. ¿No es así, Cheri? – No era frecuente que su padre
se pusiera de pie cuando se trataba de su esposa. Sin embargo, en este
momento, por Will, él había hecho exactamente eso. Cuando su madre
todavía no respondió, su padre dijo – Bueno, yo por mi parte me quedaré.
Eres más que bienvenido de llamar a un taxi para que la lleve a un motel
por la noche si no puede encontrar en su corazón darle a nuestro hijo esta
única solicitud.

Su madre jadeó.

– Eso no es... quiero decir... – Su postura rígida se relajó con un


profundo suspiro. Con sinceridad, dijo – Nos encantaría pasar un tiempo
contigo, Will.

Contento de que su madre al menos estuviera dispuesta a tratar de ser


feliz por él, Will fue hacia ella y la abrazó. No se hacía ilusiones de que no
volverían a hablar de esto otra vez, pero encontraría una manera de hablar 150
con ella cuando eso ocurriera. Valía la pena. Ella era su madre, después de
todo.

11/2018
Epílogo
Una boca húmeda y cálida succionó el pene de Taden. Tirando las
sábanas de su cuerpo, la mirada de Taden aterrizó en los ojos azules que lo
miraban. Maldita sea, Will se veía sexy como la mierda con su boca estirada
alrededor de la longitud de Taden.

– Buenos días, hermoso. Si así es como planeas despertarme cada


mañana, lo apruebo por completo – Su cabeza aterrizó con fuerza sobre la
almohada cuando Will movió su talentosa lengua por la cabeza. Maldición,
Will era bueno en esto.

No había forma de que Taden fuera a durar. Enredó sus dedos en el


cabello de Will y tiró de los mechones lo suficiente como para darle algo de 151
sensación a su chico. El gemido que recibió a cambio vibró a lo largo de su
pene.

El fuego subía y bajaba por su columna mientras sus bolas se 11/2018


apretaban contra su cuerpo.

– Mierda – Gritó mientras vertía su semilla por la garganta de Will –


Qué manera de despertar – Jadeó cuando Will lo limpió.

Cuando logró controlar su respiración, Taden arrastró a Will para darle


un beso, amando que pudiera probarse en esa exquisita boca. Habían
pasado veinticuatro horas desde que había permitido que Will se corriera,
y Taden no tenía ninguna duda de que su chico estaba desesperado por un
orgasmo.

Envolvió una mano alrededor del lloroso miembro de Will. El sonido


del gemido necesitado del hombre era mejor que cualquier música que
hubiera escuchado alguna vez.

– ¿Quieres correrte, belleza?


– Por favor.

Maldita sea, le encantaba cuando Will rogaba. Hacía que Taden se


sintiera como un Dios.

Recogiendo el pre-semen que se escapaba de la rendija de Will, Taden


lo extendió sobre la carne erecta. Comenzó sus movimientos lentos. El
cuerpo de Will adquirió vida propia mientras se retorcía contra Taden por
el placer.

Podría ver a su amante durante horas así. De hecho, había hecho


exactamente eso en más de una ocasión cuando ató a Will y lo hizo perder
la cabeza con lujuria.

Aumentando la velocidad de sus golpes y la presión sobre el pene de


Will, Taden vio cómo su chico se derrumbaba en sus brazos. La vista fue
impresionante cuando el rostro de Will se torció en una de puro éxtasis. Si
su cabeza se inflamaba por saber que él era quien había puesto esa mirada 152
allí, no iba a negarlo. Simplemente reforzaba lo perfectos que eran el uno
para el otro.

Antes de que Will bajara de su orgasmo, Taden se inclinó para besarlo. 11/2018
Quería capturar esa mirada de dicha para sí mismo. Sus lenguas se
deslizaron juntas en un baile mientras bebía de la felicidad de Will.

Amaba que siempre le permitiera tomar el control, incluso lo


anhelaba. Estaba seguro de que nunca podría encontrarlo en otro lugar. Por
eso planeaba atarle de cualquier manera posible. Una vez que pasara el
Festival Copo de Nieve, Taden planeaba llevar a Will a Painful Pleasure para
obtener anillos de pezones y un tatuaje con su nombre en el culo de Will.
Nadie tocaría a su belleza otra vez, excepto él.

Lentamente terminó el erótico beso. Hacerlo le dolió porque hubiera


preferido pasar una mañana tranquila en la cama con Will, pero era sábado,
y el Festival Copo de Nieve se inauguraría oficialmente a las nueve.
Necesitaban ponerse a trabajar temprano si tenían alguna esperanza de
tener todo listo.
Los ojos de Will brillaban de satisfacción, pero la sonrisa cursi que
llevaba le decía a Taden que algo estaba en la mente de su belleza.

– Buenos días, Taden.

Taden golpeó el culo de su chico.

– Buenos días, hermoso. ¿Por qué te ves como el gato que se comió
al canario?

Esa felicidad pareció brotar de Will como una risa.

– Cuando me dijiste por primera vez que habías nombrado la


heladería Thick and Creamy, me pregunté si era porque... – Esas dulces
mejillas se sonrojaron – Bueno, ya sabes.

Esta vez, Taden se rió.


153
– Belleza, ¿acabas de terminar de chupar mi pene -muy bien si me lo
preguntas- pero te avergüenza preguntar si he nombrado la heladería por
mi semen?
11/2018
Esas mejillas se pusieron aún más rojas. Taden rozó sus nudillos sobre
ellas, queriendo sentir ese calor. Will intentó agachar la cabeza para
esconder su rostro, pero no se lo permitió.

– Hey. No hay nada de qué avergonzarse, especialmente cuando es


entre tú y yo.

Colocando otro breve beso en la boca de Will, Taden decidió que no


tenía tiempo para empujar los límites de su chico en ese momento, por lo
que dejó a Will así.

– ¿Estás listo para levantarte? Tenemos mucho trabajo por delante.

La emoción de Will por el Festival fue palpable. Por todos los gruñidos
de Taden al principio sobre el voluntariado para muchos de los trabajos que
se necesitaban hacer antes del evento, Will había prosperado bajo la
presión.
Su belleza parecía realmente bueno organizando y haciendo listas.
También parecía tener una habilidad especial para dividir el tiempo de cada
día con el fin de hacer todo sin interferir con su tiempo juntos.

– No puedo esperar. Como no ha habido mucha nieve desde el Año


Nuevo, las máquinas de nieve deberían ser muy divertidas.

A pesar de que se habían sumergido bajo cero en varias ocasiones, no


había nevado. Para Taden eso fue extraño. Habiendo vivido en Nueva York
durante tantos años, estaba acostumbrado a chapotear en la cosa blanca,
a menudo gris, mojada. No es que lo echara de menos necesariamente,
pero en realidad no se sentía como el invierno sin eso.

Nalgueando el culo de su chico una vez más, Taden dijo.

– Entonces, vamos.
154

11/2018
Will no podía creer cuántas personas se habían presentado para el
Festival. Estaba divirtiéndose hablando con gente de toda el área. Cedar
Falls era una ciudad única en el suroeste de Carolina del Norte. Estaba a
solo treinta minutos de la frontera con Tennessee y aún menos desde la
frontera con Georgia.

Como era invierno, la mayoría de las ciudades de los tres estados ni


siquiera consideraron realizar ningún tipo de evento durante los meses de
invierno. Pero con el casino justo al final de la calle, era ventajoso para
Cedar Falls mantener los eventos en marcha.

Al parecer, también estaba dando sus frutos, porque Thick and


Creamy había estado ganando mucho dinero. A pesar de que hacía mucho
frío para el helado, aparentemente se había corrido la voz de lo delicioso
que era el helado de Taden.
La alarma de su teléfono se apagó. Will se aseguró de que a Eddie le
fuera bien con los pocos clientes que pululaban por la carpa que estaban
usando justo afuera del frente de la tienda para el festival. Una vez que
estuvo seguro de que todo iba bien, corrió hacia Thick and Creamy.

– Taden, es casi la hora.

Taden se limpió las manos con una toalla y abrió los brazos, en los
que Will entró y abrazó a su amante con fuerza.

– Déjame poner esta última tina en el congelador y saldré enseguida.

Recibió un breve beso, antes de que Taden moviera la tina por el


suelo de la trastienda hasta el congelador. Will lo miró por un momento,
amando cómo todos esos músculos se flexionaban y contraían mientras
trabajaba.

Todavía le sorprendía que un hombre como Taden se hubiera 155


enamorado de él. Evon había hecho mucho más daño a Will que solo lo
físico. Hasta Taden, Will nunca se dio cuenta de lo indigno e indeseable
que se había sentido.
11/2018
Pero todo eso cambió cuando este hombre increíble se acercó a él
para asegurarse de que estaba bien después de que Rick dejara a Will en
el casino. Oh, todavía tenía algunos problemas de autoestima, pero con el
amor y el aliento de Taden, Will estaba empezando a amarse a sí mismo,
las peculiaridades y todo.

– Vamos, belleza. Vamos a ver el gran evento.

Taden inmediatamente puso una mano sobre la espalda de Will y los


condujo fuera. Justo cuando salían de la tienda, Will levantó la vista y la
nieve falsa comenzó a caer desde lo alto de los edificios.

Viviendo en el sur, uno nunca estaba seguro de si habría algo blanco


en el suelo. Hasta ahora, Will solo había visto nieve una vez esa
temporada, justo en Navidad. Pero desde ese momento, o las
temperaturas no habían sido lo suficientemente bajas o, cuando lo eran,
no había nieve en su camino. Desde que era un niño pequeño, Will
siempre había amado esos momentos especiales cuando pudo
experimentarlo.

– Oh – Exclamó mientras caía suavemente hacia el suelo – ¿No es


hermoso?

– Claro que sí, belleza – Dijo Taden, su voz ronca de la emoción.

Al levantar la vista hacia esos fascinantes ojos marrones que lo


fulminaban con tanto amor, se quedó sin aliento. Se olvidó de cómo
respirar. Pero, de nuevo, así era cada vez que el amor de su vida estaba
presente.

Fin
156

11/2018
Sobre el Autor
Shea Balik siempre ha tenido una imaginación vívida con historias
corriendo alrededor de su cabeza. A menudo sus historias son tomadas de
observar a otras personas con su propio giro en la vida. Viajar es una de sus
formas favoritas de cumplir con su pasión de observar a la gente. Nunca se
sabe, un día puedas despertar su imaginación para su próximo libro.

Ya sea en casa o viajando, ella suele estar delante de su computadora


escribiendo o acurrucada con un buen libro.
157
WWW.SHEABALIK.COM
SHEABALIK@YAHOO.COM

11/2018
158

11/2018

Serie Cedar Falls #11


(Noviembre 2018)
TRADUCCIÓN, DISEÑO Y EDICIÓN
MarAuditore

CORRECCIÓN
IPHI

EPUB
MARA

159

11/2018

Si lo ponen para descargar en su blog, agradezcan y


conserven el formato. Y Gracias por ponerlo
Es de fans para fans y no recibimos ninguna compensación
económica por las traducciones que realizamos.
Espero que les guste.
Y no olviden comprar a los autores, sin ellos
no podríamos disfrutar de estas maravillosas historias

Intereses relacionados