Está en la página 1de 3

EL ÚLTIMO CASTILLO

La película muestra claramente dos tipos de liderazgo, haciendo énfasis en las características,
habilidades y defectos que tiene cada uno para el logro de objetivos, desarrollando la historia en el
ámbito del ejército de los Estado Unidos.

Se muestra la lucha de dos líderes: el Coronel Winter, el cruel y corrupto director de una prisión
militar, quien abusa del poder que tiene; quien se siente amenazado cuando llega Irwin ,dado que
empieza a adquirir autoridad sobre los presos por su carisma. y un nuevo prisionero, que es Irwin
quien resulta ser un general de tres estrellas, considerado un héroe nacional, pero que fue
condenado a diez años por desobediencia en el campo de batalla, Irwin acepta su culpa y se muestra
humilde ante el Coronel Winter, quien parece admirarlo.

Con el paso del tiempo en la prisión, Irwin se percata de las costumbres tan crueles que tiene coronel
Winter y de las injusticias hacia los prisioneros. Como provocar riñas, y que cuando suene la alarma
todos se tiren al piso o de lo contrario los soldados les dispararan. Entonces, Irwin, revive el espíritu
de soldados latente en los internos de la prisión, quienes deciden luchar contra el director para
restaurar la justicia y respetar sus derechos.

En esta película represento una fortaleza que se mostraba inquebrantable aquí nos referimos al
Gobierno del Coronel Winter pero al final se derrumbó gracias a Irwin que con su experiencia,
conocimiento y habilidades, que conforman su liderazgo, pudo formar un equipo de alto
rendimiento y alcanzar su objetivo: quitar del poder a Winter. Otro aspecto importante que tiene
es la lealtad y fidelidad a su gente y a su bandera.

La película me pareció muy interesante debido a que de manera clara nos muestra a dos tipos de
líderes que a continuación describiré:

Líder autocrático. Representado por el Coronel Winter, es un líder autocrático, ya que hace uso y
abuso del poder que tiene, no considera a los demás en la toma de decisiones, sólo se limita a dar
órdenes; y no escucha ni toma en cuenta las necesidades de los presos. Es un líder formal, ya que
fue impuesto para estar al mando de la prisión.

Líder carismático. Éste es Irwin, quien a través de los años de experiencia que tuvo en el ejército,
logro conformar un equipo de trabajo con los presos, identificando las capacidades de cada uno
para asignarles una tarea. Además tomaba en cuenta la opinión de los demás, sobre todo cuando
en el análisis, planeación y ejecución de las acciones estratégicas para tomar la prisión, con lo cual
demostró tener una visión y objetivos claros. Este representa a un líder carismático y natural, debido
a que poco a poco se fue ganando la confianza de sus compañeros y logro tener autoridad sobre
ellos, sin forzarlos ni coaccionarlos.
El teniente general Eugene Irwin es sentenciado en una corte marcial a cumplir varios años de cárcel
en una prisión militar. El director de la cárcel, el coronel Winter, quien había admirado a Irwin antes
de su convicción, dirige la prisión con puño de hierro, tácticas cuestionables y con crueldad.

A esta cárcel eran destinados soldados que hubieran cometido delitos mientras vestían el uniforme
militar de los Estados Unidos. Irwin fue sentenciado debido a que ignoró una orden presidencial y
envió tropas a una misión que acabó con la muerte de varios de los soldados bajo su mando. Hasta
este punto, Winter explica a Irwin su tratamiento de los prisioneros diciéndole el tipo de gente que
está ahí, y le pide que se tranquilice ya que ellos no son soldados sino criminales.

Pese a que al principio rechaza a los reclusos que tratan de explicarle las malas condiciones que hay
en la cárcel, Irwin comienza a trabajar para alcanzar la paz en la prisión y una vida digna para los
presos durante su confinamiento. Irwin es castigado severamente después de haber sido visto
intentando enseñar a un prisionero cómo saludar, ya que saludar está prohibido. Después de esto,
Irwin intenta unificar a los prisioneros con la construcción de la "pared del castillo" de piedra y
mortero (un proyecto que le es asignado por Winter) igual que el diseño de un castillo medieval.

Cuando consigue ganarse el respeto y la camaradería de los internos y recupera el sentido del honor
de los hombres, un enfadado Winter ordena a sus guardas destruir la pared con un bulldozer. Es
entonces cuando el antiguo marine Ramón Aguilar, que había ayudado a supervisar la construcción
del muro, se interpone entre el bulldozer y el muro, en una escena similar al protestante anónimo
de la plaza de Tiananmen (que se hizo famoso por encararse a un tanque). La valentía de Aguilar es
castigada por Winter, que ordena a un francotirador que le dispare a Aguilar a la cabeza con una
pistola de bolas de goma, lo que le produce la muerte instantánea. El muro es destruido y sólo
quedan ruinas. Irwin y sus prisioneros rinden respetos a Aguilar en formación, cantando el himno
de los marines.

Concentrándose en los hombres, Irwin organiza una falsa trama de captura del general Wheeler (el
superior del director Winter, que visitaría la cárcel para realizar una inspección). En ese momento,
Winter saca todo el arsenal, pero los presos no hacen nada y Wheeler reprende a Winter por creer
que esto sucedería.

Irwin organiza el robo de la bandera de la prisión, y mientras Winter envía a todos los guardias a
desalojar y requisar las celdas, los prisioneros logran llevar a cabo un motín que incluye el uso de
armas improvisadas y tácticas similares a las de una unidad militar, consiguiendo capturar un
vehículo armado con un cañón de agua y un helicóptero Bell UH-1.

Winter recupera el control de la cárcel apostando a todos sus hombres en la parte alta de la cárcel
con munición real. Él sabe que Irwin quiere izar la bandera al revés, lo que es señal de que el fuerte
ha sido tomado. Winter ordena a sus hombres disparar a Irwin que comienza a elevar la bandera en
el mástil. Ellos se niegan. El coronel procede a disparar a Irwin por la espalda y debido a esto es
arrestado. En ese momento Winter y los prisioneros observan como Irwin ha izado la bandera de
los Estados Unidos de forma correcta, lo que hace que todos los prisioneros se queden mirando y
hagan el saludo militar hacia ella.
Esta película guarda cierto parecido con La colina, una película de 1965 protagonizada por Sean
Connery y Harry Andrews, sobre una prisión militar en el norte de África en la segunda guerra
mundial. El personaje de Connery lucha contra los policías y la ética disciplinaria de la cárcel, dirigida
por Andrews. Connery se gana el respeto de sus compañeros de celda. Además en la película
aparece una colina construida por los prisioneros que es destruida y los fuerzan a volver a construirla
por incumplir las normas de la cárcel.

Intereses relacionados