Está en la página 1de 6

MANUAL DEL JUEZ

DR. HANNS GROSS, DE GRAZ


TRADUCCION: D. MAXIMO DE ARREDONDO

. En 1893 se edita “el manual del Juez”, dando lugar a un trabajo muy enriquecido, de
fácil lectura a pesar de ser un tema científico especifico, no utiliza frases difíciles, al
contrario su lectura permite que cualquier interesado en el tema o por simple curiosidad
logre un panorama amplio e interesante sobre criminalística. Hanns Gross nace un 12 de
diciembre de 1847-1915 en la ciudad de Gaz, Austria, ciudad de gran actividad académica
universitaria. Como estudiante de derecho se da cuenta de la ausencia y herramientas
para la aplicación de métodos para resolver cuestiones criminales, en 1869 comienza
como juez instructor y a través de su experiencia escribe “Manual del Juez” exponiendo
en él toda su experiencia en casos concretos, ejemplo, métodos, exámenes, análisis,
evidencias (estas las clasifica), etc

El Juez que es encargado de la instrucción sumaria, aparte de conocer los códigos y


su interpretación, debe conocer la ciencia práctica de la investigación, esta aunque es
adherente por experiencia, debe recurrir a personas especializadas sobre cada campo
específico que se necesite para la sumaria de todo lo que esté al alcance para una pronta
y acertada resolución.
Un Juez de instrucción debe ser dotado de condiciones físicas y morales, buena salud,
extenso conocimientos jurídicos en constante aplicación ya sea penal o civil, gran
habilidad y perspicacia, saber idiomas, conocimientos en dibujo y topográfico, apreciar lo
que muestran los peritos, conocimiento en medicina legal ya que debe interpretar
debidamente estos informes, además de gran astucia en las argucias, engaños o tretas
de los mismos delincuentes o por el contrario las más refinadas, saber de falsificaciones,
causas de algún accidente de cualquier tipo, explosiones, etc. ha de saber la jerga de ese
lugar, tener conocimientos enciclopédicos, además reconocer de caracteres y
temperamentos de las personas en cuestión (criminales, testigos, etc.) No basta con ello
también se debe dedicar por entero al ejercicio y perfeccionamiento de su función como
Juez de instrucción.
II. Debe discernir con claridad lo que le es útil o no. Su experiencia es de índole
apremiante ya que no solo basta con sólo con su educación ya que la experiencia
enriquece sus habilidades. Nuestro autor también menciona que a los jueces los
Gobiernos les deberían especializar en estudios criminológicos, ciencias auxiliares de
Derecho penal, medicina legar aplicada, usos aplicaciones y efectos de distintas armas
blancas o de fuego, psicología criminal, etc. ya que sería un complemento para el amplio
panorama que necesite sobre sus decisiones.
III. la misión del Juez de instrucción es el feliz resultado de la investigación sumarial,
esto solo se logra cuando centra sus facultades intelectuales, se vale de medios lícitos,
esto con gran perseverancia. No se debe limitar siempre, siempre debe llegar a su fin, no
cabe decir “se hizo lo posible”. Es de gran responsabilidad ya que intervienen todos, la
resistencia del acusado, testigos, más testigos, puede ser que pase mucho tiempo del
proceso donde se encauza más difícil, es difícil tal vez por el tiempo, pero no imposible.
IV. no caben los juicios, el Juez debe esperar al análisis de todas las sumaria, ya que
si da un juicio este se convertirá en prejuicio y puede desencadenar un caos. No dar
importancia a indicaciones de autoridad Judicial, como puede ser que señalen al presunto
culpable, sino el juez decidir ante todas las circunstancias su propio criterio. Si aun así
piensa que no es lo que esperaba puede hacer un cambio de plan ya que pudo haber
seguido una pista equivocada, para esto utilizara discretamente al personal y agentes
auxiliares y cada uno por separado hacerles del conocimiento de volver a recolectar
sumaria para no causar desanimo. Algo importante en este cuarto sub capitulo es que no
debe procesarse a nadie sin pruebas suficientes.
V. prejuicios y cualidades. De los primeros el juez debe evitar que estos le influyan ya que
lo podría llevar a errores jurídicos, al contrario de esto necesita de mucha reflexión. De las
cualidades, este debe ser una persona dotada de la suma de buenas condiciones
exigibles al ser humano, inteligencia clarísima, abnegación y perseverancia a toda prueba,
conocimiento de los hombre y sus pasiones, cultura vasta, etc. o al menos en el justo
medio ya que este sería perfecto y este no existe. Pero eso si una gran energía y firmeza
de ánimo. Esto se ilustra con una frase “Si te sientes débil, no seas Juez; más si lo eres,
se enérgico y firme”.
En este mismo punto nos habla de las recreaciones de los hechos, por más difíciles que
les parezcan se trasladen al lugar, para verificar las versiones que en los hechos
exponen. También nos dice que algunas veces los testigos hablan, pero cómo se
comprueba su palabra, sin embargo, no se puede prescindir de ningún testimonio.
Algunas de estas pueden ser exageradas por las condiciones humanas, otras afirman,
con tal claridad que ellos creen que son reales, por eso son de gran importancia toda la
instrucción sumarial, descomponiendo y reconstruyendo las veces que sean necesarias
los elementos de los cuales se dispone.
Acerca del conocimiento de los hombres. El primer factor de toda investigación es el
hombre, este tratara de ser más hábil que el propio juez por lo que un Juez dotado de
habilidad sabrá leer el semblante y penetre en su espíritu y hará que diga la verdad tal
cual, lisa y llana. En los interrogatorios lo que se pone en práctica es el propio
conocimiento al hombre, siendo así el juez debe considerar cada hombre como objeto de
estudio. En este punto aparece como el “hecho al delito” y “hombre el delincuente”.
Acerca de la orientación. Aquí nos menciona que un Juez debe conocer muy bien su
localidad como un croquis en su mente y las costumbres de la misma, así como conocer
sus alrededores, personas de confianza a las que se les pueda acercar con fines de
investigación, así como lugares de riesgo.
CAPITULO II
El interrogatorio puede contribuir al esclarecimiento del hecho. Se es buen Juez
cuando este sepa desentrañar el sentido de las declaraciones, reuniéndolas como un
esqueleto del proceso y cuyo complemento será la declaración pericial, pruebas
complementarias, para llegar al sumario determinado. Cuando no falta ningún eslabón en
la cadena y los hechos son consecuencia lógica la verdad forzosamente se descubre.
En las declaraciones se presentan todo tipo de testigos, hay de los que mienten, de los
que quieren decir la verdad, de los que son inexactos por la sobrexcitación, (estos hasta
pueden tener alucinaciones momentáneas, por el momento o por las circunstancias),
declaraciones falsas por quien tuvo contusión en el cráneo, de la misma naturaleza y
cultura del individuo. A su vez se clasifican en: miedoso, el que se considera
codelincuente y el vacilante. Están los testigos que son niños y por su naturaleza se
consideran que sus declaraciones de confiar ya que no los mueve ningún interés, de los
adolescentes que depende si en femenino o masculino, los primeros son muy
observadoras, como su vida como hija o adolescente no es de mucho interés social,
pueden observar a sus vecinos y de ahí se toman bastantes elementos, por el contrario
los masculinos se desenvuelven en ámbitos sociales, fiestas y amigas y no tendrían
muchos elementos, los adultos sus declaraciones no se consideran de confianza ya que
se manejan por prejuicios propios y su naturaleza humana además que se considera
peligroso, los ancianos son como los niños, sin embargo, pueden no observar la realidad
tal cual.
El interrogatorio del acusado es una prueba de habilidad del juez. En esto hay varias
consider aciones las cuales son; debe haber autoridad por parte del Juez, el autor señala
que es difícil que un delincuente quiera escapar estando con el juez pero si se puede
tornar agresivo y el juez se burla de este. Es laboriosa la situación ya que ningún
delincuente habrá de confesar sus culpas.

CAPITULO III
La inspección ocular se verifica al tratarse de hechos importantes que lo exijan. Esto
ahora lo realiza un perito, en el libro se menciona que se necesitaba de un Actuario y un
escribano e ir acompañado de la fuerza pública. Se lleva al procedimiento de inspección
del lugar del suceso, el proceder es con calma y tranquilidad, el punto de partida deberá
ser la declaración del o los testigos, siempre y cuando se verifiquen, se clasifican por su
edad, sexo y condición evitando que se comuniquen entre sí.
Inspección del lugar del suceso, observando lo útil y lo que no, todo debe permanecer
intacto, observando con todo detalle, lo más baladí puede ser lo que nos pueda dar la
clave. Se necesita para que una inspección de fruto las siguientes circunstancias:
1. Descripción del lugar o teatro del suceso.
2. Punto de donde vino el autor probable del delito.
3. Sitio a que luego se dirigió.
4. Lugar desde donde los testigos presenciaron el hecho.
5. Todos aquellos puntos donde existan huellas del crimen.
Deben ser considerados todos los lugares para la inspección sin que se piense que en
ese o aquel no puede esconderse algún objeto, o algo que pueda servir como indicio,
hasta el mismo delincuente puede estar escondido donde menos se puede imaginar. Es
necesario observar sus movimientos o fisonomía para poder saber hacia dónde puede
dirigir su mirada.
Deberá contar con los materiales necesarios estos lo meterá en una cartera o
portapliegos con una serie de objetos que se describen cada uno con un fin específico.
Son muy importante los conocimientos de un perito en cualquier investigación y mucho
más si se solicita con la mayor rapidez. Todos los informes periciales son de gran
importancia y es necesario uno en cada caso en particular y en cualquiera que este sea.
Nos menciona a los médicos forenses y situaciones y casos en los que se necesitan
sus acotaciones con respecto a alguna situación.
Los peritos del microscopio y los peritos químicos se requerían para lo siguiente:
exámenes de huella de sangre, para exámenes de excrementos, reconocimiento de
cabellos de estos se especifica la forma de como tomarlo observando la raíz y la punta,
así como cuando se sospeche que hay documentación falsificada se realizara una prueba
microscópica, para identificar algún tipo de ropa, reconocer manchas en armas, ropa e
instrumentos, el polvo, el lodo en los zapatos. En caso de que el médico forense y los de
microscopio y los químicos no sean suficientes se llamaba a un perito físico.
Para el empleo de peritos en el reconocimiento de armas de fuego, nos menciona que
eran de profesión armeros, en este libro claramente se nota que el Dr. Gross reconoce,
sabe y explica muchas de las técnicas que se deben utilizar y se han utilizado en algún
hecho delictivo.
De la grafología, si este manual se escribió hace 122 años y ya era de importancia la
grafología aunque en esa época se pensaba que era algo ilusorio pensar que se podría
conocer a alguien por su escritura, en lo que en la actualidad es un hecho.
De la importancia de la fotografía como medio auxiliar de la justicia. Aquí nos
menciona algunos casos en los que era necesaria la fotografía, lo que en la actualidad es
uno de los requisitos en la criminalística y de mucha importancia.
De la antropometría o ciencia de las mediciones de los órganos o partes del cuerpo, en
esta época se ocupaba, esta se limitaba a medir partes que no sufrieran modificación
como huesos y cartílago en los adultos.
VI
Nos menciona que los rufianes son maestros del arte del disfraz y de los engaños, que
los jóvenes después de haber cometido algún hecho delictuoso se disfrazan y los viejos
rufianes realizan sus actos disfrazados y después salen tal como son. Se cambian el
nombre para no ser identificados o para no ser registrados como reincidentes, por lo que
se buscaba en esa época una forma para saber sus nombres reales, llegaron a decir que
se tatuaran su nombre. Simulan enfermedades, así como también los testigos fingen
alguna enfermedad con tal motivo de eludir su comparecencia ante el tribunal. Simulan de
todo como es que sufren de sordera, de epilepsia, de desmayo y hasta de imbecilidad.
Nos comenta el autor acerca de signos y señales para su comunicación, de aquí nos
muestra algunos ejemplos de signos dibujados en las paredes y que desde luego el
mismo Juez y policías ya conocen y así permiten la aprensión de que solicitaba en algún
caso cómplices y de los que se presentaron por medio del mensaje. Así como la
comunicación entre reos y también lo que le pasaba a algún delator, que a este se le
cortaba la boca y de no atenderse rápidamente quedaban marcas para sie mpre, así
todos podrían ver que él era un soplón.
En la actualidad se siguen utilizando signos y señales de comunicación, han encontrado
casos donde los delincuentes marcan la fachada de alguna casa con signos, para su
comunicación y para realizar sus fechorías.
Nos menciona a los gitanos y a sus malas cualidades, que no se puede confiar en ellos,
además de sus malos hábitos y en general en ese tiempo un gitano era signo de
desconfianza. Ahora lo poco que se sabe de ellos es que cuidan mucho sus tradiciones,
tienen trabajos independientes y viven en comunidades gitanas.
Menciona la criptografía y la escritura de guarismos y cómo descifrar estos con
diferentes métodos, cifras, patrones o moldes, escritura angular, escritura por hilos,
escritura métrica, método llamado de geomancia, escritura de naipes.
En prácticas especiales, vuelve a recordar la importancia del Juez ante su propósito
primordial; “que se hagan todos los esfuerzos posibles para aclarar cuanto en el proceso
resulte obscuro o enmarañado, lo que pueda influir en la condena de un inocente”. El
realizar el dibujo, del plano de una habitación, plano de un piso, plano de los alrededores
de un edificio, menciona letras para la descripción de una puerta, ventana, etc., además
de que no es un simple dibujo, este es de escala de 1 a 100, en estos tiempos los peritos
realizan el dibujo de algún acto delictivo, al igual que antes toman medidas de dos
esquinas próximas y toman de posición el Norte como también se menciona en el manual.
Casi para terminar esta primera parte, nos da indicaciones que permitían en aquel
tiempo la reconstrucción de papel destrozado, papel quemado (este muy difícil el
descifrar) así como la identificación de arsénico dentro de algún domicilio, (ya que en el
estomago se forman granos blancos y amarillos)

En conclusión “El manual de Juez” escrito hace 122 años, contiene bases, referencias,
métodos y procedimientos, acerca de la criminalística. Redactado de una manera fácil
para su lectura y comprensión. Después de cada capítulo, temas y sub temas nos
menciona algunos ejemplos para una mejor ilustración. “El manual del Juez” escrito por el
Dr. Hanns Gross con un amplio conocimiento, habilidad y experiencia. Desde aquello
tiempos a nuestros días ha habido demasiados avances, en cuanto a las medidas de
investigación, técnicas y procedimientos, con ayuda de las distintas disciplinas que
apoyan a la criminalística, sin embargo, así también han cambiado los mismos autores del
delitos.