Está en la página 1de 4

REGLAS DEL JUEGO

Coordenadas celestes: las reglas del juego

La primera entrada sobre este tema, antes que nada, quisiera dedicarla a Trunkatus,
insaciable en adquirir conocimientos astronómicos…. ciencia que seguro pronto
conocerá como la palma de su mano. Animo, y SALUD Y MAR, COMPAÑERO!

Antes de indagar más sobre las sencillas notas que sobre navegación astronómica estoy preparando,
quisiera explicar un poco, a groso modo y para facilitar el entendimiento de mis notas, cómo se
considera el sistema astronómico en el que nos movemos, y dentro de él, dónde estamos y cómo lo
utilizamos para posicionarnos dentro del mismo. Si no entendemos esto, será muy difícil comprender las
siguientes explicaciones:

1. Lo que se representa es la BÓVEDA CELESTE. No es la Tierra. Nuestro planeta sería un pequeño punto
en el mismísimo centro de esa bóveda. Todo lo que se dibuja son PROYECCIONES de nuestro planeta en
el cielo.

2. En la bóveda celeste hay astros fijos y errantes. Los fijos son las estrellas (el fondo del “tapiz” de toda
la bóveda que vemos desde nuestro planeta) y los errantes son el sol, la luna y los planetas. Éstos se
mueven sobre el “fondo” o tapiz formado por las constelaciones, galaxias, nebulosas…

3. Nosotros, en estas notas, siempre estaremos representados en la CIMA de la diminuta esfera que se
encuentra en el centro de nuestro sistema celeste en forma de bóveda. Sobre él, proyectado en el cielo,
estará el CÉNIT.

4. Nosotros, en nuestra posición, y en la mar, (sin tierra a la vista para estar más ambientados) vemos a
todo nuestro alrededor un HORIZONTE VISIBLE.

5. Desde nuestra posición, si observamos un astro, éste tendrá una ALTURA sobre nuestro horizonte. ¡Si
está por debajo de nuestro horizonte no lo podríamos ver! También tendrá un AZIMUT. Éste es el ángulo
horizontal con respecto al Polo Norte (nosotros lo consideraremos así).

6. Mediante una sencilla corrección (corrección por depresión en el horizonte), la altura del astro desde
nuestro horizonte visible pasará a ser ALTURA APARENTE desde el HORIZONTE CELESTE, que no es más
que una proyección de nuestro horizonte visible en el centro de la Tierra. Esta corrección sigue la
fórmula -1,7757 √e, siendo “e” la elevación del observador. El resultado se da en minutos de arco (valor
negativo). También estos valores están tabulados en el Almanaque Náutico.
Seguimos con nuestras reglas del juego:

7. Independientemente a nuestra posición, la Tierra tiene un Ecuador y dos Polos. Como ya dijimos, ¡Ojo!
Recordemos questemos situados en alguno de los dos, no estarán en esa posición de privilegio. Nosotros
sí.

8. Los astros errantes (y los fijos! que veremos a continuación), en dependencia con nuestro rplaneta e
independientemente a nuestra posición, tienen dos coordenadas: Horario y Declinación. El Horario es en
sentido Este a Oeste, medido en el Ecuador y la Declinación es la altura desde el Ecuador que toma dicho
astro. ¡¡¡La Declinación no es, por tanto, lo mismo que la altura con respecto a nuestro horizonte!!! Y el
Horario NO es lo mismo que el azimut del astro con respecto a nuestra situación. ¡Son conceptos
distintos! No confundir, por favor.

9. Los astros fijos (las estrellas) deben referenciarse a partir de un punto común
o PUNTO VERNAL (el horario en Aries) y desde ahí sumamos para cada una su
ÁNGULO SIDÉREO. Con A.S. y su declinación (ambos característicos de cada
estrella y que vienen tabulados en el Almanaque Náutico. Hay para 99 estrellas recogido en el A.N.)
podremos trabajar con las estrellas. Punto vernal + ángulo sidéreo = horario de la estrella. Este asunto
requiere de una explicación más detallada que de momento no haremos.

Para nuestro primer objetivo no vamos a entrar en cálculos con estrellas. Nuestro primer paso será un
sencillo cálculo de la meridiana del Sol.

¿Por qué dos sistemas de coordenadas diferentes, una dependiendo de nuestra posición y otra
dependiendo de nuestro planeta? Para hacer la explicación lo más sencilla posible el horario y la
declinación de un astro nos sirve para CUALQUIER punto en el que nos situemos empleando unas
sencillas formulitas. Estos datos, de los astros más importantes, están recogidos en el Almanaque
Náutico. El azimut y la altura es característico del lugar donde estemos situados y de la hora que sea:
dependiendo de ésta el astro estará más o menos alto.

COMBINANDO ESTAS COORDENADAS OBTENDREMOS LOS DATOS NECESARIOS PARA CALCULAR


NUESTRA SITUACIÓN. Esto lo veremos en sucesivas entradas…

Espero que lo disfruteis y si es necesario, con unas cervecillas podemos resolver algunas dudas. Disfrutad
del cielo.

El triángulo de posición

continuaremos con nuestras notas rizando el rizo un poco más: será todo mucho más sencillo si
representamos en un dibujo todas estas reglas que hemos comentado: dónde estamos nosotros y
nuestra proyección en el cielo (el Cénit), dónde se encuentra el astro observado, qué son Azimut y Altura
y también Horario y Declinación. Mezclando todas esas coordenadas en nuestra bóveda celeste
obtenemos el TRIÁNGULO DE POSICIÓN.

¿Qué es? Un sistema en forma de triángulo que recorre la curvatura de la bóveda celeste y cuyos
vértices son el Cénit, el Polo elevado y el Astro. Desde aquí sacamos la COLATITUD (complementa a la
latitud), CODECLINACIÓN (complementa a la declinación) y la DISTANCIA CENITAL (distancia entre el
astro y el cénit).
Para aclararnos adjunto el siguiente dibujo:

COLATITUD: 90º – latitud del lugar

CODECLINACIÓN: 90º – declinación del astro

DISTANCIA CENITAL: 90º – altura del astro

A modo de introducción diremos que resolviendo el triángulo de posición podemos obtener la situación
del observador o incluso identificar un astro desconocido mediante su azimut y altura en un lugar
estimado.