Está en la página 1de 1

Demostración de la existencia de un mundo exterior

(Refutación del idealismo)

G. E. Moore (1873-1958) dice (esto es una paráfrasis):

(1) “he aquí una mano”, levantando una mano,

y, a continuación

(2) “he aquí otra mano”, levantando la otra mano,

(3) “en consecuencia existen dos objetos externos”

Esto, dice él, demuestra la existencia de un mundo exterior.

Se trata, dice él, de una demostración rigurosa, pues:

Las premisas son diferentes de la conclusión


Afirma que sabe tanto (1) como (2), no que las cree, simplemente.
Afirma que la conclusión se sigue de las premisas

* Si “Sé que p” es una oración verdadera, entonces p tiene que ser verdadera,
de lo contrario, no sé que p.
Si “creo que p” es una oración verdadera, entonces p puede ser verdadera,
pero si p es falsa, tengo una creencia falsa, pero tengo una creencia después
de todo.