Está en la página 1de 21

ALEGATOS CASO ANTILLANCA -3-07-2015

I. CONTEXTO

Tal como se sostuvo al inicio del debate, en función al derecho de los imputados a una

acusación única –arts. 8.2.b) CADH, 14.3.a) PIDCyP- adhiero a la acusación del MPF en

cuanto a la descripción de los hechos, la participación de cada uno de los imputados e

imputada y el encuadre jurídico de los mismos.

En lo que me voy a detener es en el contexto en que estos hechos fueron cometidos.

Porque nosotros si tenemos la respuesta a la pregunta de la señora Fiscal de porqué lo

mataron brutalmente a Julián (según la Fiscal Denis Aballay había derramado una gota de

cerveza en el uniforme de Abraham); de qué hizo Julián.

Cuando estaba declarando la oficial Zabala y le pregunté si conocía el Caso Iván Torres,

ambos defensores saltaron de sus sillas y el Dr. Castro con los brazos abiertos y mirando

al tribunal les dijo ‘No vamos a comenzar!’

¿No vamos a comenzar a qué? ¿A hablar de lo que tenemos que hablar, a decir lo que

debemos decir?

Porque el contexto en el que se cometieron los hechos que se les imputa a los señores

Solis, Abraham, Morales, Sandoval y señora Córdoba no es el de una noche de excesivo

abuso funcional que comenzó con la brutalidad policial contra Sergio Alejandro y Denis

Matías Aballay y finalizó con la muerte de Julián Gonzalo Antillanca.

Estos hechos cometidos por los señores Solis, Abraham, Morales, Sandoval y la señora

Córdoba lo han sido en el marco de una violencia sistemática por parte de policías de la

Provincia del Chubut contra jóvenes de escasos recursos y la impunidad garantizada por

el Poder Judicial.

1
Este contexto está descripto en la Sentencia de la Corte IDH nro. 229 de fecha 28 de

agosto de 2011 –Sentencia sobre Excepciones, Fondo y Reparaciones, Caso Torres

Millacura y otros-:

A.2. Abusos policiales en la Provincia del Chubut.


60. El Estado reconoció que en la Provincia del Chubut se cometían abusos
policiales en perjuicio de jóvenes de escasos recursos … El Tribunal observa que
en el peritaje rendido por la señora Sofía Tiscornia durante la audiencia pública
(celebrada el 18/05/2011 en la ciudad de Panamá), ésta se refirió extensivamente
al “hostigamiento permanente” perpetrado por la policía provincial en la Provincia
del Chubut con el amparo de normas contravencionales o para la averiguación de
antecedentes o de identidad. La perita sostuvo que “las normas que habilitan a la
policía a detener reiteradamente [a las] personas pueden concluir […] en varias
ocasiones en muertes, torturas y, en este caso, en una desaparición”, impactando
a “los sectores más desprotegidos de la sociedad”.

En su peritaje ante la Corte IDH la Dra. Sofìa Tiscornia afirmó:

Ni en Chubut ni en las demás provincias argentinas existen pandillas, maras o


grupos de jóvenes organizados criminalmente. Así como tampoco es posible
reconocer la existencia de grupos parapoliciales o escuadrones de la muerte. Por
ello, se trata de un fenómeno particular: una legislación y prácticas policiales
violatorias de los derechos humanos y tribunales que –alejados de los conflictos
sociales de quienes más lo necesitan- no investigan o son cómplices de los
crímenes.

Lo que hizo Julián es haber pertenecido a ese sector más desprotegido, a ese sector de

jóvenes de escasos recursos a los que la policía debe controlar.

Es por este contexto que hoy estamos nuevamente en esta sala de audiencias. Porque es

cierto como afirmó la defensa que existe el derecho al ne bis in ídem, pero este no es un

derecho absoluto. En cambio el derecho a la verdad sí es un derecho absoluto. Se dirá

que la verdad en el proceso penal es una verdad limitada, acordada por las reglas del

2
proceso; pero claramente aquel proceso que se negó a ver este contexto dejaba sin

posibilidad alguna a la verdad. Por eso, porque estamos frente a esa violencia policial y

este Poder Judicial es que hoy estamos nuevamente acá.

II. PARAMETROS PARA LA VALORACION DE LA PRUEBA

Si dejamos fuera tal contexto caemos nuevamente en la misma conclusión a la que se

llegó en fecha 9 de abril de 2012 y fuera declarada nula por el STJCh y ratificada por la

CSJN: no encontrar, no entender cuál es la conexión subjetiva entre los hechos –hoy

pasados por autoridad de cosa juzgada- en la detención ilegal, apremios ilegales y

vejaciones desplegadas por los señores Solìs y Abraham y la señorita Córdoba contra

Sergio Alejandro y Denis Matías Aballay, y el encubrimiento agravado del entonces

comisarío Sandoval; en no creerles a los amigos de Julián y con ello finalmente

desacreditar la prueba científica.

II.1. TESTIMONIO POLICIAL Y PRUEBA DOCUMENTAL

Es en este contexto en el que se debe evaluar la prueba testimonial escuchada a lo largo

de 13 jornadas como de la prueba documental emanada del propio personal policial.

Cómo evaluar el testimonio de los 26 policías que pasaron ante ese Tribunal, en especial

el ‘no me acuerdo’ de estas personas que estaban el 5 de septiembre de 2010

cumpliendo sus funciones públicas de policía, en la ciudad de Trelew y no recordaron ni a

qué hora ingresaron a trabajar, ni quién era su superior, ni quién era el que controlaba las

tareas, ni quiénes eran sus compañeros de trabajo ese día –aunque si reconocieron a los

imputados como sus compañeros de trabajo-; el ‘no sabría decirle’ de cuantas cuadras

queda de la Comisaría 4ta hasta Patagonia y Rivadavia, ni cuánto tiempo insume

trasladarse desde la Comisarìa hasta tal intersección, ni cuanto tiempo le insume realizar

su trabajo.

3
En ese contexto deberá evaluar la prueba documental confeccionada por esas mismas

personas, las que dieron cuenta de, por lo menos, su falsedad ideológica a más de la

advertencia de la señora fiscal ante los dichos de los comisarios Santander y Vargas en

cuanto a la falsificación de documentos públicos.

Así escuchamos:

1) Verónica Yanina Fernández

Su testimonio fue el inicio de un festival de ‘no me acuerdo’, de ‘no se decirle’.

No recordó cuanto tiempo estuvo en el sector de los boliches previo a trasladarse

hasta el Bo. 274; ni cuanto tiempo estuvo en ese lugar; ni quienes eran sus

compañeros de trabajo ese día; ni si ella había llevado a la persona que detuvo

hasta la Comisaría; ni cuanto tiempo le insumió ingresarlo por la puerta de atrás de

la Comisaría; ni supo explicar porqué razón cuando a las 7.15 llaman a la

Comisaria donde ella estaba y avisan que había una persona aparentemente

fallecida no concurrió al lugar inmediatamente con el señor Morales que

supuestamente estaba en la Comisaría.

Su conducta debe ser analizada en una investigación por encubrimiento, en

principio.

2) Gustavo Alberto Briceño

Creo que tiene el record en los ‘no me acuerdo’: 38 veces contestó ‘no me

acuerdo’: ni a qué hora ingresó, ni a qué lugar concurrió, ni quienes eran sus

compañeros de trabajo, ni cuanto tiempo estuvo en algún lugar, ni qué hizo en ese

lugar, ni por qué estaba en el lugar en el que estaba, ni cómo se trasladaba de ese

lugar al otro, ni quien era el supervisor del turno, ni porqué habla con un Fiscal, ni

qué le dice ese Fiscal.

También deberá investigarse su encubrimiento.

4
3) Silvana Lucía Evans

La oficial Evans nos trajo un poco de alivio ante tantos ‘no me acuerdo’, recordó

que había dejado en el despacho del señor Sandoval el video del shopping, el

video donde claramente se ve la ilegalidad en la detención, la violencia

desplegada, el abuso policial.

La señora Evans nos informó que fue el propio Sandoval quien le afirmó el

domingo 5 de septiembre de 2010, alrededor de las 11 de la noche que Julián

había fallecido por un coma etílico. Por eso no realizó el allanamiento que estaba

preparando contra la familia Amigorena, lugar elegido para dejar el cuerpo de

Julián y garantizarse un culpable.

Ya sabemos que ese domingo ningún médico le informó al señor Sandoval tal cosa

ni ninguna otra: el Dr Jacobs, quien fue el único médico forense que realizó la

autopsia contestó que él nunca dijo nada sobre el coma alcohólico: ‘eso se dijo

después pero yo no lo dije’, también afirmó que él no habló sobre ninguna

conclusión con el señor Sandoval.

Sin embargo el señor Sandoval le dijo al propio Cesar Antillanca alrededor de las 9

de la noche cuando se acercó a la Comisaria sobre el coma etílico con el único

objetivo de encubrir la brutalidad de los hechos cometido por los señores Solis,

Abraham, Morales y señora Córdoba.

4) Hugo Orlando Crespo

Nuevamente escuchamos el impune ‘no me acuerdo’: 24 veces; ni a qué hora

ingresó, ni cuanto tiempo hizo lo que hizo, ni qué móvil manejaba.

Pero el Oficial Crespo a las 7.30 hs de ese 5/09/2010 ya preparaba una posible

‘línea de investigación policial’: a fs. 9 del legajo de ‘Documental de la querella’

consta el interrogatorio que realizan a un ciudadano ‘en relación al hecho que nos

5
ocupa’ ¿cuál era ese hecho que ocupaba al Comisario y al oficial Crespo a las 7.30

hs?

Deberá investigarse la conducta del señor Crespo en relación al encubrimiento.

5) Adolfo Elvio Carballo

El testimonio del oficial Carballo debería recorre hoy las clases de sociología

política e incorporado en los estudios sobre marxismo como una versión del siglo

XXI y chubutense de la lucha de clases: la de los ‘negros’ aquellos que escuchan

cumbia y la de los ‘chetos’ aquellos que escuchan tecno. Por esta lucha de estas

clases sociales, según nos ilustró el oficial Carballo, es que la policía debe hacer

los adicionales a la salida de los boliches.

Pero lejos de resultar ésta un versión ‘grotesca’ esconde en ella la razón de la

violencia policial: la discriminación, la desigualdad, el control policial de las clases

sociales que se debe controlar. Informó la Dra Sofia Tiscornia ante la Corte IDH en

el Caso Iván Torres:

… Chubut es una provincia de altísimos niveles de desigualdad social y las


detenciones policiales se han convertido en eje de políticas territoriales de
seguridad.

Es éste el contexto en que se desarrollaron las conductas que se endilgan a los

aquí imputados. Y el oficial Carballo lo explicó con total claridad.

Carballo nos informó sobre las diferentes hipótesis que rápidamente construyó el

personal policial:

- ya vimos que a las 7.30 Crespo ya construía una, de dos muchachos con

camperas y un borracho que compraba golosinas

- según Carballo una hipótesis era una pelea fuera de los boliches, en razón de

esta lucha entre las clases sociales;

6
- otra hipótesis policial era la de ‘la familia Amigorena’: por su ‘modus operandi’ y

la cercanía de la casa –media cuadra- en la que se encontró el cuerpo de

Julián. Nos ilustró el Oficial Carballo sobre el supuesto ‘modus operandi’ de esta

familia, ‘modus operandi’ que solamente conoce y afirma el personal policial,

contraviniendo el art. 7 del Código Procesal Penal y art. 43 de la Constitución

del Chubut, que prohíbe a las autoridades públicas presentar a una persona

como culpable sin previa sentencia firme de condena. Y el personal policial es

autoridad pública.

Por lo que deberá extraerse testimonio de los dichos del oficial Carballo a fin de

investigar el posible delito de abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes

de funcionario público, en principio.

También el Oficial Carballo nos contó que el señor Sandoval afirmó que Julián

había fallecido por un coma alcohólico y que esto lo escuchó antes que él se

retirara de la Comisaría 4ta. pasadas las 12 del mediodía del día 5 de septiembre

de 2010.

6) Carolina Anabella Tomelin

La Oficial Tomelín nos garantiza que los hechos de violencia policial se repetirán:

ella es instructora de cadetes, ‘los futuros oficiales’ afirmó. Luego de su evidente

reticencia para declarar, no recordando nada ni aún luego de leer las actas que ella

misma hizo, nos indicó que ‘a los boliches concurren todas las clases sociales’; que

privan de la libertad a menores de edad y los llevan a las comisarías; que no se

preocupó de conocer porqué sus compañeros de trabajo –como caracterizó a los

aquí imputados- fueron sometidos a proceso judicial ya que nada conoce del Caso

Aballay ni Antillanca; ni siquiera le interesó para su capacitación a los futuros

oficiales de policía de la Provincia del Chubut, atento a que fueron condenados sus

7
compañeros de trabajo por privación ilegal de la libertad, apremios ilegales y

vejaciones.

Pero la declaración de la Oficial Tomelin mereció que al momento de retirarse de

esta sala de audiencias el señor Sandoval le dijera ‘gracias señorita’ con tono

seductor como lo calificara una de las crónicas diarias que se realizó de cada

jornada de este juicio.

7) Gabriel Quintulef

El Oficial Quintulef nos dijo que ingresó alrededor de las 6.10 de la mañana; que se

le asignó patrullar a pie por calle Pellegrini y que fue con radio HT; que pasadas las

7 hs lo llaman requiriendo presencial policial en Rivadavia y Patagonia; que entre

7.20 y 7.30 el Oficial Morales lo pasa a buscar por calle Pellegrini; que tardó 3

minutos en llegar al lugar; cuando llegan él y Morales, los primeros al lugar, llama a

la Oficial Fernández y que ella le dice que llame a la ambulancia; que él llama al

nosocomio.

Según el parte del diario del Hospital, recién a las 7.45 se recibe el llamado

requiriendo una ambulancia.

Debería investigarse al oficial Quintulef por encubrimiento, en principio.

8) Maria Elena Ortega

La Oficial Ortega nos ilustró de todo lo que se puede hacer en 45 minutos: ingresó

a las 5.45; recibió el turno; el encargado de turno la saca en el móvil hasta el

puesto Wartes a buscar al Sr. Parra: fue con el chofer, el Agte. Crespo; vuelve con

el Sr Parra a la comisaría donde el encargado Ñancufil le pide que lleve hasta su

domicilio particular al Sr. Parra, que vive saliendo para Gaiman en B° Los

Pensamientos; cuando volvían solicitan presencia policial en el B° 274 viviendas

que había una persona herida de arma blanca, ellos avisan que estaban muy

8
retirados del lugar, comunica vía radial la oficial Fernández que ella se iba

acercando, pero fueron de inmediato a colaborar al B° 274; cuando llegan al lugar

la oficial ya tenía demorada a una persona a una cuadra del domicilio donde los

habían solicitados, así que ella se hizo cargo adentro del domicilio hasta que

retiraron la persona lesionada; después consultó a su oficial de servicio si

necesitaba algo mas, ella se hizo cargo de todo lo que son las actuaciones ahí

solicitando el encargado de turno que regrese a la dependencia policial porque aún

no se había hecho relevo en la clínica Atenea, que está en la calle Belgrano y

Rondeau y donde se cubre consigna fija; ella llegó a la comisaría, sube el

encargado de turno al móvil –Ñancufil- y a ella la llevan a cubrir consigna a esa

clínica para que el empleado se vaya franco; ahí se quedó, cree que de las 06:30

hs. aproximadamente. En la ciudad de Trelew, a las 6 de la mañana, se pueden

hacer muchas cosas.

La oficial Ortega también nos ilustró sobre las indignas condiciones de trabajo del

personal policial: ella ingresó a trabajar en el turno de las 5.45 y salió a las 13.45,

esto es 8 horas de trabajo y luego, ese mismo día, 8 horas después, volvió a

ingresar a cubrir otro turno de 8 horas, de 21.45 a 5.45. Más allá que esto surge de

los partes diarios de cada dependencia, lo cierto es que otros testimonios que

escuchamos confirmaron la violación a los derechos laborales mínimas por parte

del Estado de la Provincia del Chubut.

Este es el caldo perfecto en la que se cuece la violencia.

9) Néstor Angel Vargas

Hoy Comisario Inspector - en ese momento el segundo de la Comisaria 4ta. A

cargo del señor Sandoval. Su testimonio dio vergüenza ajena para no decir que se

nos rió en la cara.

9
El comisario Vargas, ‘nacido y criado’ en Trelew según me contestó, no supo decir

cuánto tiempo le lleva recorrer las 3 o 4 cuadras, que tampoco sabía bien, entre su

casa y la intersección de calles Rivadavia y Patagonia; tampoco sabe el Comisario

Vargas, con 24 años de policía, medir la distancia a la que estuvo del cuerpo de

Julián: ‘estuve cerca pero no puedo decirle cuantos metros o centímetros’ contestó

sin inmutarse; incluso la señora Fiscal trataba infructuosamente de ayudarlo

preguntándole ‘será como hasta ese maletín?’, ‘más cerca’ pudo contestar. Todo

esto teniendo en cuenta que era él quien ordenaba las tareas a realizar en cuanto

al vallado del perímetro según el mismo nos relató.

El Comisario Vargas relató como la Brigada de Investigaciones iba recabando

información fuera del proceso judicial que ya se había elevado al MPF. Ante sus

respuestas de desconocer totalmente qué había pasado con aquellas actuaciones

que él protagonizó al encontrar el cuerpo de Julián el 5/9/2010 y luego las

actuaciones administrativas que él realizó, le pregunté si él no preguntó si lo

estaban investigando a él e impunemente contestó: ‘no, porque yo era parte en ese

momento de la conducción de la comisaría’.

10) Alfredo Ernesto Santander

Confirmó que él le asignó el móvil 234 al señor Morales ese 5 de septiembre de

2010, que tenía asignado el sector 804, esto es, Comisaría 4ta.

Pero claro, tampoco pudo recordar la hora lo llamaron de la 4ta para buscar al

comisario Sandoval, ni a qué hora llegó al lugar, ni a qué hora se retiró.

Pero si recordó que habían llamado al 101 donde manifestaban quiénes eran las

personas que habían tenido problemas en el lugar e hizo un informe y lo elevó a la

comisaría 4ta., es decir, al señor Sandoval -fs. 35-, pero esto lo hizo el día 7 de

septiembre, cuando la causa ya estaba tramitando ante el MPF.

10
El comisario Santander negó su firma en un documento público, justo en el que

consta que a las 7:08 se recibió el llamado del Comando avisando del hallazgo del

cuerpo de Julián y que a esa hora, 7.08 se acerca del móvil 234 conducido por el

señor Morales.

Entiendo que la conducta del señor Santander debe ser investigada bajo las

previsiones del encubrimiento, en principio.

También admitió falsificación ideológica de documento público: cuando en el parte

diario dice ‘salen’ no salen; cuando realmente salen no dejan constancia; pero en

realidad ‘tendría que reflejar’ admitió el testigo, ‘eso es un modismo’ aclaró el señor

defensor; ‘claro, tendrían que salir a esa hora, pero eso es algo que se hace pero

no se cumple’, puede pasar ‘15 minutos o 20, por ahí una charla mas una charla

menos, no solamente charlan de servicio, pueden charlar de sus familias, son

también seres humanos que charlan, comentario de alguna otra cosa que haya

ocurrido’.

¿Cuál será la razón para admitir tan abiertamente esta ilegalidad? ¿Será una forma

de demostrar la impunidad ante el MPF y a los señores jueces?

11) Roman Ariel Macias

Para sorpresa de la señora Fiscal, el Comisario Inspector Vargas ratificó la

falsificación de documento público de la que dio cuenta el testimonio de Santander.

‘¿Pero esto es común?’ preguntó la señora Fiscal ‘si, si por ahí el encargado no

está y hay que llevar el informe’ y entonces firma otra persona.

¿o será para demostrarles a la señora Sandra, al señor César o a Ayelen, la

hemana de Julián, que ellos gozan de impunidad?

12) Luis Absalon Cruz

11
También admitió que el día que entrevistaron a la señorita Bidera lo fue fuera de

la causa judicial a cargo del MPF, careciendo de facultades.

Porque la policía tiene facultades administrativas y en ese marco las actividades

de prevención pero una vez que ya no se pudo prevenir, que ya existe un hecho

a investigar, la policía no puede investigar fuera de las instrucciones del MPF.

Sin embargo vemos cómo la policía continua realizando estas investigaciones

aún contra las expresas instrucciones del MPF. También vemos cómo las

decisiones judiciales avalan estas prácticas violatorias de derechos humanos

por parte de la policía.

Debería investigarse este hecho por abuso de autoridad e incumplimiento de los

deberes de funcionario público, en principio.

13) Elviera Antonia Caroprese

La sargento Caroprese nuevamente nos deleitó con los ‘no me acuerdo’: 5 o 6,

8 o 9, años que trabaja en el Comando Radioeléctrico; por supuesto ni a qué

hora ingresó, ni qué hizo, ni porqué lo hizo. A la simple pregunta de cuáles eran

sus funciones y quien se las asignaba contestó: ‘NO, POR QUE ME..YO

LLEGABA Y ..O SEA…EH..BUENO EL ENCARGADO DE TURNO ME TOMA

LA GUARDIA Y EH..COMO SE LLAMA..Y EN ESE CASO, PERO COMO YO

YA SABIA QUE TENIA QUE TOMAR LA GUARDIA, EL DIA ANTERIOR,

LLEGABA AGARRABA EL PARTE DIARIO Y EMPEZABA…’. Nuevamente

reconoció la falsedad ideológica de los libros de partes diarios ‘por ahí uno se

olvida y no anota’ dijo sin inmutarse.

Esta es otra de las prácticas violatorias de derechos humanos de la que habla

la Sentencia de la Corte Interamericana: ‘parar el parte’ –como lo explicó la

12
señora Fiscal-, esto es, acomodar lo que se dejará constancia en los libros que

debe llevar la policía para cubrirse, uno a los otros.

Pero lo que si recordó, justo luego que el señor Sandoval tuviera un ataque de

tos casi sobre la espalda de la señora Caroprese, justo recordó el llamado que

recibió el 10 de septiembre diciendo que alguien había dicho que él había

golpeado a Julián y luego tirado en el lugar en que se lo encontró –fs. 57 prueba

documental-. Es decir el típico caso de autoincriminación de alguna persona

que justo encuentra el personal policial que le permite al sistema tener un caso

resuelto. Informe además que remite al Comisario Santander y éste al comisario

Sandoval.

14) Hector Quisle

Nuevamente violentando el art. 7 del CPrP y art. 43 CCh, este funcionario

público, esta autoridad, presenta como delincuentes a la familia Amigorena,

habla de tener registro de ‘varios hechos delictivos’, a un ‘modus operandi’

admitiendo desconocer sentencia de condena firme.

También se refirió a Jorgelina Dominguez imputándola de hechos reconociendo

la inexistencia de condena alguna en su contra, ‘le estoy diciendo de una

circunstancia policial’ aclaró; admitió haberla detenido cuando ella era menor de

edad es decir, además, cometiendo sí él un delito que no se encuentra

prescripto por el art. 67 CP.

Sin perjuicio de reconocer que las investigaciones ya estaban a cargo del

Fiscal, igualmente continuó realizando actuaciones obviamente para alejarse de

los responsables y traer un ‘sospechoso’: el joven Gajardo al que todos

pudimos conocer y escuchar.

13
El oficial Quisle, cuando ya todos denunciaban lo que había pasado esa noche,

cuando ya todos conocían de la brutalidad policial contra los hermanos Aballay,

cuando ya la familia Antillanca sospechaba del accionar policial, cuando la

causa ya estaba tramitando ante el MPF, fue hasta la casa de la señora Sandra

Tolosa y es ahí donde dijo ‘nos atendió una chica muy mal’. Esa chica es la

hermana de Julián, Ayelen, que ya sabía que la policía había matado a su

hermano. ‘Un investigador no puede estar aislado de una investigación’

sentenció; ‘siempre lo hacemos y esta no iba a ser una excepción’ aclaró.

Esto no solo importó un abuso de autoridad sino un acto intimidatorio para la

señora Sandra y Ayelen.

Hechos no prescriptos de acción pública que deberán ser investigados.

15) Juan Carlos Ñancufil

También estuvo esa mañana en el lugar, sin contar con ninguna directiva; luego

recorrieron el lugar, sin recordar con quien, buscando ‘algo’.

16) Jose Luis Santillan

El encargado de supervisar lo que pasaba en las comisarías, una medida

evidentemente ineficaz para controlar los abusos policiales, incluso admitió

haber estado en la falta zona de los boliches casi a la misma hora que se

producía la brutalidad policial contra los hermanos Aballay.

17) Luis Sebastián Rodriguez

Con el testimonio del agente Rodriguez se pretende afirmar que Jorgelina ya

conocía al señor Solis porque éste había hecho consignas en la casa del

hermano de Jorgelina y ella vivía en ese domicilio. Reconoció que en ese

domicilio vivían además de Jorgelina de 14 o 15 años, es decir una niña, 3

niñitas más. Sin embargo, él ingresaba al domicilio, tomaba mate con la familia,

14
sin ningún cuidado ni protocolo para cumplir funciones públicas en un lugar

donde habitan niñas mujeres. Pero admitió el agente Rodriguez que cuando él

ingresaba a la consigna el señor Solis se retiraba y viceversa, es decir, no pudo

conocer el señor Rodriguez ni cómo ni cuántas veces ni en qué circunstancias

Jorgelina habría visto a Solís

18) José Alejandro Artal

Nuevamente el oficial Artal nos ilustró sobre la falsedad ideológica de los libros

de partes diarios: no se asienta la hora en que salen los móviles del Comando

por mas que esté anotado alguna hora

19) Pedro Gonzalez

Es el mejor ejemplo del contexto descripto: es policía y trabaja en el Poder

Judicial y estuvo controlando el ingreso a esta sala de audiencia durante este

debate. Pues alegaba la ley 815 para ‘identificar’ a las personas que querían

ingresar, obviamente a las personas que venían por la defensa las conoce pero

no a las que venían por la querella. Esta identificación resultó totalmente

arbitraria; la única restricción para el ingreso a la sala de audiencias la

establece el art. 310 del CPrP que es para comprobar si la persona es menor

de 12 años entonces tiene que ingresar con un adulto, y la otra restricción al

ingreso es a quienes luego serán testigos. Pues el propio González estuvo dos

días en la sala de audiencias y luego se sentó como testigo.

20) Fabián Alejandro León

Estaba en la 4ta a la 7.15 junto con la oficial Fernández

21) Jorge Daniel Vistoso

15
Otra investigación paralela a la del MPF, obviamente, contaminando la

investigación ahora arrancando contra el joven Lucas Urbano, otro joven al que

escuchamos y conocimos.

22) Natalia Sabrina Casas

23) Rafael Francisco Williams

24) Mario Armando Melipil

25) Valeria Viviana Zabala

26) Marcelo Miguel Alberto Chemin

Finalmente Chemin vino a demostrar cómo y para qué trabaja la policía, porqué

no fue cualquier lugar el que eligieron para dejar el cuerpo de Julián con total

impunidad.

1. identifican a un ‘grupo’ de personas que ellos entienden sospechosos. En

este caso ‘la familia Amigorena’;

2. comienzan a construirles ‘prontuarios’ sin importar que incluso sean

menores de 15 años es decir inimputables, como en el caso del joven

Amigorena con surge del informe de Chemin, de hechos que solo el

personal policial entiende como ‘hechos delictivos’, dejando constancias de

las innumerables oportunidades en que son privados de su libertad en

comisarías;

3. entonces ya tienen todo preparado para que, en en este caso, Chemin a las

9 de la mañana del 5 de septiembre de 2010 ya tener a quien ‘tirarle un

muerto’;

4. con ese informe que Chemin tenía preparado para las 9 de la mañana

intentaban que la Fiscal solicitara orden de allanamiento contra la familia

16
Amigorena y así luego afirmar que para la policía ‘ya se había resuelto el

caso’.

II. 2. TESTIMONIO DE LOS JOVENES

Es en el contexto descripto por la Corte IDH en el que debe evaluarse el testimonios de

los chicos y chicas que declararon en esta audiencia, jóvenes que pertenecen al mismo

grupo de jóvenes de escasos recursos que la policía hostiga permanentemente, ese

sector más desprotegido de la sociedad al que pertenecían Sergio Alejandro y Denis

Matías Aballay. Tan desprotegidos estuvieron Sergio y Denis que luego de haber sido

víctimas de la violencia por parte de funcionarios públicos, de policías, ese 5 de

septiembre de 2010, el Estado continúo sin arbitrar los medios para finalmente

garantizarles una vida digna que no les había garantizado. Hoy también están muertos.

A estos jóvenes que con dureza se les preguntó por el horario en que salieron a bailar

una noche con sus amigos, cuánto tomaron, qué tomaron, cómo iban vestidos, qué

hicieron en el boliche, por donde caminaron cuando salieron del boliche, con quienes

iban; escuchamos cómo se les exigió precisiones sobre los horarios, los tiempos, las

distancias, los metros.

Mientras se admite como respuesta el ‘no me acuerdo’, ‘no se decirle’ a las mismas

preguntas a adultos, cumpliendo funciones públicas, en horarios de trabajo; se escucha

con total desconfianza esta respuesta pero ahora de esos jóvenes que describe la

Sentencia de la Corte IDH.

Pero lo cierto que, a diferencia del personal policial, estos jóvenes si se acordaban, si

contestaron, porque vinieron a decir la verdad.

1) Walter Javier Torres, Javier Orlando Torres, Mauro Gastón Limarieri

Fueron claros, precisos, contaron que esa noche hicieron la previa en la casa de

Julián, que fueron a bailar a KU, que ahí se encontraron con Brenda y Daiana

17
Monsalvez; que Julián gritó contra la brutalidad policial que sufrían Sergio y Denis

Aballay; que por eso lo echaron de KU

2) Lucas Daniel Soria, Bruno Toledo, Brenda Monsalvez

Cómo a la salida se fueron todos por el Barrio San Benito y que Julián estaba a la

salida de KU y se fue caminando para la rotonda de km 5;

3) Lucas Daniel Urbano

Que esa noche estaba borracho y que quería pelear, que tenía un cuchillo pero

que se lo sacaron, que finalmente no peleó con nadie

4) Edgar Ezequiel Gajardo

Que esa noche conoció a Walter Torres y como a él también lo sacaron del boliche

lo llevó a Walter hasta su casa que vivían cerca en su camioneta.

5) Lucas Soto

Que esa noche estaba re borracho y su amiga Daiana lo llevó casi arrastrando.

Pretender ver a Lucas Urbano o Ezequiel Gajardo como los asesinos de Julián es ridículo,

absurdo. Obviamente éstas fueron las ‘líneas de investigación’ que junto a la de la familia

Amigorena construyó la propia policía.

Esa noche estos jóvenes perdieron a su amigo, mataron a su amigo. Cómo olvidarlo.

Esa noche Julián les regaló un trago a Daiana y a Jorgelina, como agradeciéndoles lo que

luego harían por él. ¿qué hicieron? Vieron. Dijeron. Denunciaron a la policía, se

enfrentaron a todo el sistema, soportando todo tipo de humillaciones durante todo estos

años, una y otra vez diciendo lo que vieron, con valentía.

6) Daiana Monsalvez

Vio como le pagaban brutalmente en la rotonda de Km nro 5 tres policías y una mujer

policía que espantaba a los que querían acercarse.

Por qué no creerle a Daiana? Solo por perjuicio o complicidad.

18
7) Jorgelina Dominguez Reyes

En 2005 la CIDH ordenó tomar medidas para mi protección y el Estado puso una

consigna en mi domicilio particular, donde vivía con mis hijos. Esa consigna estuvo

alrededor de un mes, ingresaban a mi domicilio, usaban mi baño, les habré convidado un

mate. Puedo asegurar que no recuerdo nada de estas personas, si eran altas o bajas,

grandes o jóvenes. Seguramente me habré cruzado en alguna oportunidad con alguno de

ellos y ni los habré saludado. Y seguramente habrán dicho ‘qué mal educada esta mujer

que ni siquiera saluda, y pensar que estuve con ella en su casa tomando mate’. ¿por qué

acordarme? Si no veía la hora que se fueran de mi casa. ¿por qué Jorgelina se acordaría

de Solis? Si ella tenía 14 años, estaban haciendo una consigna por su hermano, qué le

importaba? Si ni siquiera alegaron algún hecho o circunstancia que indique que ella

registró en algún momento a Solís.

III. AGOTAMIENTO DE LOS RECURSOS

El contexto descripto por la Corte IDH es en el que deberán valorar Señores Jueces la

prueba rendida en este debate. Contexto establecido en la Sentencia de la Corte IDH la

que, al igual que los señores defensores, las autoridades de esta provincia no quieren ni

nombrar ni escuchar. Parecen los niñitos que cuando quieren esconderse se tapan la cara

con las manos o una servilleta o se esconden debajo de la mesa pero que todos los ven.

La sentencia de la Corte IDH en el caso Iván Torres es estudiada en los ámbitos

académicos, nacionales e internacionales; se discute y analiza incluso para la

implementación de políticas públicas; se agradece en los ámbitos populares ya que

devino en una herramienta contra la violencia policial.

Y debe recordarse que más allá de la cuestión particular de que trata el Caso Iván Torres,

si hubiera sido éste un hecho aislado no hubiera sido admitido por el Sistema

Internacional; tanto la Comisión Interamericana como la Corte Interamericana solo se

19
avocan en asuntos que reflejen una situación regional, una práctica estructural, una

ausencia de políticas públicas, legislativas y judiciales respetuosa de los derechos

humanos consagrados en la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

Es en esa violación de derechos humanos que se mató a Julián y luego se pretendió dejar

impune su muerte.

Por eso hacemos reserva en primer lugar de acudir ante la CSJN invocando el remedio

extraordinario federal por estar en juego los derechos fundamentales al debido proceso,

que incluye la obligación de los jueces de atender las resoluciones emanadas del Sistema

Interamericano de Derechos Humanos, tal como ya lo sostuvo desde ‘Giroldi’ y ahora

amplió aùn con el fallo ‘Carranza Latrubesse’.

También de acudir ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos en caso de

continuar con esa práctica violatoria, consagrándose con el dictado de una sentencia que

no refleje ese contexto.

IV. ACUSACION INACEPTABLE

Soy respetuosa del derecho de los imputados a callar o a decir lo que entiendan mejor

para su defensa. Este derecho lo entiendo con total amplitud. Pero lo que no se puede

aceptar es la acusación del señor Morales al señor César Antillanca en cuanto a que él

sabe que él no es responsable de la muerte de Julián. Qué quiere plantear con esta

acusación Morales? una confabulación para acusarlo injustamente? Cuál sería la razón

para que el señor Antillanca y la señora Tolosa estén sometidos a este proceso durante

también agotadores 5 años que no sea la certeza que los hechos fueron tal como se

indican?

Es cierto que existe una película del caso, que no la realizó Antillanca pero por supuesto

participa por la que Morales se queja por la condena social que ella implica. Pero las

sociedades no pueden vivir en la impunidad y frente a decisiones de los tribunales que

20
dejan impunes hechos como la muerte de Julián, se defiende con escraches, canciones,

películas. Esto es lo que permite a las sociedades mantenerse sanas.

V. PETITORIO

1. Se tenga presente la adhesión a la acusación del MPF y se condene a:

- Martín Paul Alberto SOLIS, Jorge Fernando ABRAHAM, Pablo MORALES y

Laura Soledad CORDOBA por el delito de homicidio agravado por ser cometido

por policías en abuso de sus funciones –art. 80, inc. 9, CP- en calidad de

autores –art. 45- en perjuicio de Julián Gonzalo Antillanca;

- Carlos Omar Sandoval por encubrimiento agravado en concurso real con

incumplimiento de funciones públicas;

2. Se remitan los testimonios brindados por el personal policial a fin de que se inicien

las investigaciones por los delitos de encubrimiento, falsificación de documentos

públicos, abuso de autoridad, incumplimiento de los deberes de funcionario

público, en principio, conforme se fue indicando en el desarrollo de este alegato;

3. Se tenga presente las reservas formuladas.

21