Está en la página 1de 2

Movimiento continúo

El movimiento continuo para su definición se ha dividido en dos, movimiento continuo de


primera especie, al cual se dedicaban los inventores de tiempos pasados y que consiste en
un mecanismo ideal que debe moverse así mismo ininterrumpidamente y puede efectuar
algún trabajo por ejemplo, levantar un peso, y el movimiento de segunda especie el cual es
el movimiento ininterrumpido que no realiza trabajo y no consume energía y lo intentan
crear los inventores contemporáneos.
Desde hace mucho tiempo se ha intentado construir mecanismos con este movimiento sin
éxito hasta el momento, sin embargo, muchos de los fracasos han llevado a formular
principios de la ciencia moderna, uno de los más importantes fue la ley de la conservación
de la energía, otro caso importante fue el del holandés Stevin a finales del siglo XVI, quien
descubrir la ley del equilibrio de fuerzas en un plano inclinado.
En los primero documentos que hablan sobre movimiento continuo está el arquitecto e
ingeniero frances Villard D’Honnecourt quien fue una de las personas más destacadas del
siglo XIII , él fue el primero en decir que es posible obligar a la rueda a que gire por sí sola.
Tiempo después se habla del movimiento continuo magnético propuesto por Pedro Piligrim
de Mericour en el año 1269. Que decía las fuerzas misteriosas que obligan al imán a atraer
el hierro, son similares a las que obligan a los cuerpos celestes a moverse por órbitas
circulares alrededor de la Tierra. Y proponía darle al imán la posibilidad de moverse por la
circunferencia y poder hacer girar la rueda
Después de estos personajes surgieron muchos otros que intentaron mejorar el
funcionamiento de la rueda con movimiento continuo con otros métodos.
En la época de zar Pedro I 1715-1722, el doctor Orfirius creo un motor de movimiento
continuo, su máquina giraba sobre sí misma y también elevaba un peso a considerable
altura. Se puso a prueba la maquina por dos meses y aun se encontraba girando, sin
embargo este personaje se puso en duda por un conflicto familiar en el cual su esposa lo
acuso de que lograba el moviente por medio de ayuda, lo cual el negó y nunca se pudo
comprobar cuanto duraba el movimiento de la rueda realmente.
En la época de Pedro I también se hizo célebre el motor de movimiento continuo del alemán
Gärtner, que constaba de un lienzo lleno de arena y de una máquina parecida a una rueda
de afilar, la cual se mueve a sí misma hacia delante y hacia atrás, pero según el inventor,
no se puede hacer en gran tamaño por lo tanto este motor tampoco conseguiría su
propósito.
Los científicos franceses e ingleses no creían en el movimiento continuo y decían que
estaban en contradicción con los principios matemáticos.
Por esta razón durante mucho tiempo se ha considera al moviente continuo una pérdida de
tiempo ya que desafía leyes fiscas y no se ha tenido evidencian contundente de lograrlo.
Es interesante ver que desde hace cientos de años comenzaron los experimentos para
obtener movimiento continuo, el cual fue desarrollado por personas preparadas en diversas
áreas y que tenían la curiosidad y el interés de lograr esto ya que sería una forma de realizar
un trabajo sin recursos, aquí se me haría importante enfatizar que desde hace mucho
tiempo el hombre ha querido realizar el menor esfuerzo para realizar trabajos, lo cual ha
permitido realizare muchos avances, hoy en día el movimiento continuo no es una opción
para nosotros pero seguimos explorando nuevas formas de energía en la cual se
aprovechen al máximo los recursos, lo cual deja ver una conducta del ser humano muy
antigua.
A pesar de los muchos fracasos en el intento de realizar este movimiento se lograron cosas
muy importantes ya que gracia a estos fracasos se pudieron observar comportamientos
físicos que llevaron a establecer principios que fueron la base para la física moderna.
Me causo mucho interés ya que de primera impresión pude pensar que sería posible el
movimiento continuo, sin embargo después de analizarlo un poco más a detalle se puede
observar que no tan fácil sería posible, aunque desde mi opinión personal creo que si podría
existir alguna forma de movimiento continuo que aún no somos capaces de desarrollar,
creo que puede ser una motivación para seguir explorando nuevos caminos y aunque nos
equivoquemos aprender de eso y saber que cada error nos acerca más a nuevas cosas.
Espero, a pesar de que no es viable el movimiento continuo, encanchonar nuevas formas
de aprovechar todas las herramientas, fuentes de energía y recursos naturales que
tenemos en la actualidad para que duren por miles de años más y que no sean de beneficio
a los humanos para nuestro desarrollo y en beneficio de todos los seres vivos.