Está en la página 1de 3

Liderazgo ético, creativo y

elegante
Tres “apellidos” que no son fáciles de aplicar: ética,
creatividad y elegancia…
LinkedInFacebookTwitterWhatsAppCorreo

24 Febrero 2018
GestiónInteligencia emocional Liderazgo Trabajo en equipoGlobal

Empecemos por el primer atributo: Ético, y para ello nada mejor que coger
el diccionario de la RAE y ver que dice: Ética es la disciplina filosófica que
estudia el bien y el mal y sus relaciones con la moral y el comportamiento
humano. O también, conjunto de costumbres y normas que dirigen o valoran
el comportamiento humano en una comunidad. Pues bien, atendiendo a
estas definiciones me atrevo a decir que:

 Un líder es aquel que se convierte en maestro de los que le siguen.


Enseña con el ejemplo, con la palabra y con las obras.

 Busca el bien del grupo, no el bien propio. No se adueña de las ideas


de los demás, las utiliza como propias, pero dejando siempre bien
claro quién es el autor de las mismas.

 No confunde delegar con pasar. Delegar es depositar la confianza en


aquellas personas que se han hecho merecedoras de ello. Pasar es
dejar que las cosas salgan por inercia.

 El feedback es el camino que utiliza para conseguir que las personas


que trabajan con él o ella se desarrollen con plenitud personal y
profesional.
 La verdad siempre por delante. No tratan de justificarse cuando se
equivocan. Reconocen sus errores y no ocultan sus debilidades.

 La justicia es su patrón. Toman decisiones duras, cuando hay que


tomarlas, pero se guían por las normas de la equidad, la
responsabilidad y el equilibrio.

 Conversan con su equipo y con otras personas de su entorno, para


aprender y enseñar. Las dos cosas van estrechamente unidas.

El segundo atributo es la creatividad. Mucho, muchísimo se habla de ella,


pero escasea, sobre todo en aquellas personas que alardean de ello.

 Un líder es creativo cuando ve cosas que otros no ven.

 La lectura es parte de su agenda. No pasan ningún día sin haber leído


algún libro, articulo, comentario…

 Asisten con frecuencia a foros y debates, con el fin de abrir su mente


y poder descubrir nuevas alternativas.

 Fomenta la ruptura en los modos tradicionales de hacer las cosas.


Nunca dicen “esto es imposible”. Dan la misma importancia al SI
como al NO.

 Tiene muy claro que creatividad e innovación son cosas diferentes,


pero fomenta ambas.

 Es consciente de que en la calle es donde están las oportunidades de


aprendizaje, por eso cuando camina o toma un transporte publico
siempre está observando, escuchando…

 Considera tanto lo novedoso como lo tradicional. La tecnología es


imprescindible, pero el papel y el lápiz aun aportan cosas buenas.

El tercer y último atributo es la elegancia. Algunos la asocian con la


simplicidad. En el sentido que lo estamos tratando no se trata de la forma
de vestir, aunque sin duda una persona elegante es una persona con estilo.

 Un líder es elegante cuando se pasea por la oficina sin darse


importancia ni glamour, pero siempre dispuesto a la conversación.
 La educación es parte inseparable de su forma de actuar. Nunca llama
la atención en público.

 Siempre saber estar en su sitio. No tutea a cualquiera. Sabe como


dirigirse con el que se encuentra de frente. Tiene buenos modales.

 Invita a sus colaboradores a que su jornada de trabajo no se alargue y


puedan dedicar parte de su tiempo a sus actividades personales.

 En los eventos de trabajo da ejemplo, sirviéndose el último y


ofreciendo su servicio a los demás.

 Sin llamar la atención, predica con el ejemplo. Apaga las luces que
nos son necesarias, cierra ventanas que no deben estar abiertas,
ordena su despacho, se despide del conserje con respeto y cercanía...

Se podrían decir muchísimas más cosas, pero estos tres atributos definen a
un líder de forma muy sencilla. Y fíjate que no hablo de un buen líder, porque
este o es bueno o no es líder.

Lo de un buen líder, es una redundancia.

También podría gustarte