Está en la página 1de 3

Normas sobre las 8ª y 5ª seguidas

Las octavas y quintas justas seguidas, cuando se producen entre las mismas voces, quedan
totalmente prohibidas, tanto por movimiento paralelo como por movimiento contrario.

Existe una excepción. Dos quintas seguidas están permitidas cuando la segunda no es justa.

OjO Por supuesto se prohíben también los unísonos seguidos.

Ejercicio. Señalar las 5ª, 8ª y unísonos seguidos defectuosos.


Normas sobre las 8ª y 5ª directas o resultantes

Los compositores del período de la práctica común tuvieron precaución al abordar por
movimiento directo los intervalos de octava y quinta justas. Ni la octava ni la quinta justa se
abordan normalmente por movimiento directo con salto de ambas voces. Veamos unas
pequeñas
normas para abordar estos intervalos por movimiento directo:
a) Entre partes extremas (soprano y bajo):
-prohibidas tanto la 8ª y la 5ª directa cuando el soprano procede por movimiento disjunto.
-permitidas cuando la voz superior hace un movimiento conjunto.

b) Entre partes intermedias: entendemos por partes intermedias las dos voces centrales, o una
central con una extrema (cualquier combinación de voces que no sea voces extremas).
-permitidas siempre que una de las dos voces proceda por grados conjuntos.
-Excepción: quintas directas permitidas cuando se produzcan por grados disjuntos, si una de
las dos notas que forman la 5ª se encuentra en el acorde anterior.

El unísono

La coincidencia de dos voces en un mismo sonido debilita la armonía, por esto no hay que
abusar de unísonos. También es verdad que el unísono puede ser consecuencia de un lógico
movimiento de las voces, y, entonces, lo que se pierde en sonoridad se gana en musicalidad.
Está prohibido:
a) Enlazar dos unísonos seguidos.

b) Llegar a un unísono o deshacerlo por movimiento directo.


Existe una excepción a este último punto. Se permite llegar o deshacer un unísono por
movimiento directo entre tenor y bajo en el encadenamiento de V a I grados o viceversa,
cuando la sensible va a la tónica y ésta es doblada en unísono por el bajo. Ejemplo:

Se puede llegar a un unísono por movimiento oblicuo, siempre que a éste no le anteceda un
intervalo de 2ª. También podemos abandonar un unísono por movimiento oblicuo.

Ejercicio. Señalar las 5ª, 8ª y unísonos directos defectuosos.