Está en la página 1de 1

Las mayores tasas de interés implicaban un incremento en la cartera vencida y, en

consecuencia, obligaban a crear mayores provisiones y a elevar los niveles de capitalización. 2


1 De acuerdo con Birdsall, Hausmann y Gavin, junto con los esfuerzos de estabilización de
México, que comenzaron a fines de la década de los ochenta, el gobierno introdujo reformas
en el sector financiero que influyeron en la liberalización de las tasas de interés y la
privatización y desregulación del sistema bancario, lo que a su vez aumentó la demanda de
créditos bancarios. Mientras la corriente de capitales hacia México crecía a un promedio anual
de 8% del PIB, en el periodo 1990-1993, el crédito bancario al sector privado aumentaba de
10% del P I B en 1989 a cerca de 40% en 1994. N. Birdsall, R. Hausmann y M. Gavin, pp. 80-95.

Birdsall, N. , R. Hausmann y M . Gavin, "Getting the Lessons Right: A View fro m the Inter-
American Development Bank", en S. Edwards y M . Nairn (eds.), México 1994: Anatomy of an
Emerging-Market Crash, Washington , D.C., Carnegie Endowmen t fo r Internationa l Peace,
1997.

Calvo, Leiderman y Reinhart (1993) argumentan que las políticas externas vinculadas con la
liquidez, tuvieron resultados adversos sobre las economías emergentes, aun cuando estas
aplicaron políticas diferentes. La investigación de estos autores sugiere que el 50% de la
variación en los flujos netos de capital en América Latina se debieron a la volatilidad de
variables externas a la región. Como ejemplo mencionan la tasa de interés a corto plazo que
fija la Fed en 1994: después que subió esa tasa de interés, México cayó en una profunda crisis.

Calvo Guillermo, Leiderman L y Reinhart C. (1993). “Capital Inflows and Real Exchange Rate
Appreciation in Latin America: The Role of External Factors,” IMF Staff Papers, Palgrave
Macmillan, vol. 40(1), páginas 108- 151.

Así, Cotler (2006) demuestra que en gran medida, la contracción de la cartera crediticia se da
por el aumento de las tasas de interés. Esta recomposición de la cartera de la banca, generó
un aumento en las tasas de interés lo que contrajo la cantidad demandada por préstamos
bancarios y dado que la tasa de interés de los bonos se elevó, se hizo más rentable para la
banca dedicar sus recursos a la compra de estos activos. Este análisis resulta compatible con
lo que sugieren los resultados de la Encuesta del Mercado Crediticio que realiza el Banco de
México, donde se reporta que desde 1998 uno de los principales factores que inhibe las
solicitudes de crédito es la alta tasa de interés. Dicha encuesta muestra que desde 1998, las
empresas han recurrido, cada vez en mayor proporción, a sus proveedores para financiar sus
actividades. Así, mientras que en 1998 sólo 4 de cada 10 empresas acudía a sus proveedores
para obtener financiamiento, en 2009 esta relación había pasado a 7 de cada 10 empresas.

Para el caso de México se pueden observar dos trabajos importantes sobre este tema. El
primero es el de Gunther y Moore (1993) donde buscan evaluar la importancia del mercado
crediticio en cuanto a su influencia sobre la actividad macroeconómica en México calculando
un sistema VAR estructural para el periodo de 1983 a 1992. En este trabajo encuentran
evidencia de que la disponibilidad de crédito fue pertinente para reanimar la actividad
económica durante este periodo volátil. El trabajo de Gunther y Moore está basado en el
análisis realizado por Calomiris y Hubbard (1989). El segundo trabajo es el de Copelman y
Werner (1995) en donde analizan la existencia de la transmisión de la política monetaria vía
el canal de crédito durante el periodo de 1984 a 1995. En este trabajo se utilizan estimaciones
VAR para mostrar que el nivel de crédito es la variable mas importante para predecir el nivel
de actividad económica real; concluyendo que el canal de crédito del mecanismo de
transmisión monetario es relevante para la economía mexicana durante el periodo descrito.