Está en la página 1de 11

BALANCE HIDRICO.

ASIGNATURA: HIDROLOGIA.

CATEDRATICO: ING. MARVIN GRADIZ.

ALUMNO: BRYAN ALBERTO GARRIDO SUAZO.

FECHA: 26/01/19
Índice.

Introducción……………………………………………………………...Pág. 1
Objetivos….……………………………………………………………...Pág. 2
Marco teórico…………………………………………………….............Pág. 3-6
Ejercicio…….……………………………………………………………Pág. 6-7
Conclusiones……………………………………………………………..Pág. 8
Bibliografía………………………………………………………………Pág. 9
Introducción.

En la siguiente investigación se detallará lo que es el Balance Hídrico, su


importancia y cómo hacer un uso correcto de ello.

El conocer sobre el Balance Hídrico es de mucha importancia para mantener un


manejo correcto como ser por ejemplo, la cuenca de un rio, así como ser la falta o el
exceso del recurso agua, tomando parámetros como precipitación, humedad relativa,
temperatura, evaporación, evapotranspiración y el caudal principal de la red de
avenamiento de la cuenca hidrográfica.

1
Objetivos.

 Conocer correctamente el concepto de balance hídrico y cada una de sus


características que lo conforman.
 Analizar las entradas y salidas en el balance hídrico.
 Identificar la evaluación y utilización eficiente del recurso agua.

2
BALANCE HIDRICO.

El concepto de Balance Hídrico, que ampliamente se usó en hidrología, puede


causar alguna confusión al suponer que la precipitación es igual a la suma de la
escorrentía y la evaporación; ya que en muchos casos sucede que las cuencas no tienen
un ciclo exclusivo de su entorno, es por ello que el término Ciclo Hidrológico tome el
sentido de distribución y movimiento del agua en diferentes fases, bajo y sobre la
superficie de la tierra.

Este método de medición analiza la entrada y salida de agua de un espacio


territorial a lo largo del tiempo. Mediante el estudio del Balance Hídrico es posible
hacer una evaluación cuantitativa de los recursos de agua y sus modificaciones por
influencia de las actividades del hombre.

El agua, aunque se encuentra en un movimiento cíclico continuo, es


cuantificable y debido a los requerimientos actuales del hombre, es necesario conocer
con exactitud ese movimiento y definirlo, para aprovechar de forma racional los
recursos hídricos y que no se modifiquen de forma irreversible, los componentes que
intervienen en el ciclo del agua.

El balance hídrico se establece para un lugar y un período dados, por


comparación entre los aportes y las pérdidas de agua en ese lugar y para ese período. Se
tienen también en cuenta la constitución de reservas y las extracciones ulteriores sobre
esas reservas. Las aportaciones de agua se efectúan gracias a las precipitaciones. Las
pérdidas se deben esencialmente a la combinación de la evaporación y la transpiración
de las plantas, lo cual se designa bajo el término evapotranspiración. Las dos
magnitudes se evalúan en cantidad de agua por unidad de superficie, pero se traducen
generalmente en alturas de agua; la unidad más utilizada es el milímetro.

Las ganancias están representadas prioritariamente por las lluvias, si bien


existen otras como la nieve, las precipitaciones ocultas, como la escarcha o el rocío y,
eventualmente, el riego. Si bien en los cálculos solo se introduce la lluvia y la nieve, que
son los parámetros suministrados, de forma regular, por las estaciones meteorológicas.
Las pérdidas consisten en la escorrentía superficial, la percolación a través del suelo, la
evaporación y la transpiración. La primera es difícil de evaluar y habría que recurrir a
un análisis completo de las cuencas fluviales, lo que no siempre es posible, por ellos
solo se consideran la evaporación y la transpiración, además de la percolación que se
deduce de los excesos de agua ganada que no pueden ser almacenados por la reserva
hídrica del suelo. La evaporación y la transpiración por parte de las plantas están
fuertemente influidas por la temperatura ambiente, y la segunda por la cubierta vegetal
presente. A efectos de cómputo, los dos términos se engloban en lo que se conoce como
"evapotranspiración", que puede definirse como la pérdida de humedad del suelo por el
efecto conjunto de la evaporación superficial y la transpiración de las plantas.

El ciclo del agua implica un cambio continuo de grandes masas de un estado


físico a otro con su consiguiente transporte. Al volumen de agua que se desplaza de un
depósito a otro y a lo largo de un año se llama Balance Hídrico global o atmosférico.
3
ESQUEMA DE BALANCE HÍDRICO GLOBAL EN EL CICLO
HIDROLÓGICO

Para estudiar zonas acotadas puede efectuarse un Balance Hídrico Ajustado en


el que se incorporan variables de uso tomadas de la realidad local a analizar. Este tipo de
balance sirve como herramienta de gestión y administración del recurso agua.

¿Para qué se utilizan los datos que arroja un Balance Hídrico?

 La información que proporciona el Balance Hídrico de las cuencas de ríos (en


cortos períodos de tiempo como estaciones, meses, semanas, etc.) se utiliza para
manejo de embalses y predicciones hidrológicas temporales.

 Con los datos que proporciona es posible comparar recursos específicos de agua
en un sistema, en diferentes períodos de tiempo y establecer su grado de
influencia en las variaciones del régimen natural.

 Facilita la evaluación indirecta de cualquier otro componente.

 Permite la planificación del recurso hídrico por escenarios, oferta, demanda,


usos y gestión.
 Los principales componentes que se consideran en un Balance Hídrico
son: precipitación, caudal, almacenamiento de agua en diversas formas
y evaporación. Datos básicos: los datos de precipitación y caudal, son básicos
para el cálculo de las cuencas hidrográficas para periodos largos. Estos datos
suelen publicarse en memorias anuales, tanto hidrológicas como meteorológicas,
boletines, etc.

4
MÉTODO DE EVALUACIÓN DE UN BALANCE HÍDRICO.

El objetivo del Balance Hídrico (BH), de tipo global o atmosférico, es realizar


una evaluación cuantitativa espacial de los aportes, pérdidas y excedentes de agua.
El balance se puede expresar a través de la cuantificación de las entradas y
salidas de agua en un sistema (cuenca hidrológica), en un tiempo dado:

ENTRADAS = P + Qe

 P (precipitación)
 Qe (entrada de agua superficial y subterránea)

Las entradas de agua a la cuenca hidrográfica se pueden dar en forma de


precipitaciones como lluvia, nieve, granizo y condensaciones. Otro modo de aporte es a
través de las aguas subterráneas cuando éstas emanan a la superficie como surgentes.

SALIDAS O PÉRDIDAS = ET + Qs

 ET (evapotranspiración)
 Qs (salida de agua superficial y subterránea)

Las pérdidas de agua en una cuenca se producen fundamentalmente


por evapotranspiración de especies vegetales naturales y áreas cultivadas con o sin riego.
Otro fenómeno que genera pérdidas de agua es la evaporación en los cuerpos de agua
como: lagos, lagunas, estanques, pantanos, etcétera. Las infiltraciones profundas que
alimentan a los acuíferos es otro elemento considerado como pérdida.

VARIACIONES DE ALMACENAMIENTO:

 n

Valores que pueden agregarse a los ingresos al sistema. Se trata de variaciones


de humedad en el suelo y la zona no saturada, variación en el almacenamiento en
acuíferos, lagos, embalses, canales, glaciares y zonas cubiertas con nieve.

Ecuación simplificada del Balance Hídrico:

n = (P+Qe) - (ET+Qs)

La evaluación cuantitativa de este recurso natural, cada vez más valioso, resulta clave
para establecer pautas de manejo que optimicen su uso en los sistemas de producción.

5
A partir de un Balance Hídrico se puede:

1.-Conocer la factibilidad de establecer un cultivo comparando sus requerimientos con


la humedad disponible.
2.-Examinar las relaciones entre las condiciones de humedad y el rendimiento de los
cultivos.
3.-Establecer las necesidades de riego para una región o una finca.
4.-Comparar ambientes y usar el balance como base para clasificaciones climáticas.
5.-Apoyar clasificaciones de suelo tomando en cuenta el régimen hídrico.
6.- Estudiar las relaciones de precipitaciones y escorrentía y con ellos definir la
implementación o no de las prácticas de conservación de suelo.

EJERCICIO.

Balance Hidrológico mensual sin interceptación.

Donde P es la precipitación media mensual, RAU es la Reserva de Agua


Utilizable, VRU es la variación de la Reserva de Agua Utilizable, EXC son los
excedentes (agua que formará parte de la Escorrentía Superficial y agua que percola a la
zona no saturada) y DEF son los déficits.

Durante el mes de octubre la precipitación es superior a la ETP (P > ETP), por


lo que la diferencia entre estos dos valores serán excedentes (Escorrentía Superficial
más Infiltración) y no hay, ni déficits ni variación de Reservas (VRU). En consecuencia,
los valores de la ETR y la ETP coinciden ya que la ETP se puede conseguir entre la
Precipitación y la Reserva de Agua Utilizable (existencia de suficiente agua en el
terreno).

En el mes de Julio la ETP también es superior a la Precipitación (41.5-108.89 = -67.39).


Esta diferencia es cubierta en parte con el resto de agua que queda en la Reserva (25.84
mm). Aún así, no hay tanta agua para que se evapotranspire, por lo que se produce
déficit (67.39 – 25.84 = 41.55 mm) y la Reserva de agua en el suelo queda nula. En
consecuencia, la ETR no coincide con la ETP, solamente se puede evapotranspirar el
agua que hay y no la potencialmente susceptible. La ETR será la suma de la
Precipitación más la Reserva existente a principio de mes (41.5 + 25.84 = 67.34 mm).
No hay excedentes y el déficit es la diferencia entre la ETP y la ETR.

6
En el mes de Agosto también se cumple que la Precipitación es inferior a la
ETP ya que 48.8 – 102.8 = -54 mm. Puesto que las Reservas están agotadas sólo se
podrá evapotranspirar el agua de lluvia por lo que ETR = 48.8 mm.

En el mes de Septiembre las Precipitaciones vuelven a ser superiores a la ETP


(P-ETP = 12.22 mm). Este exceso pasa a rellenar las Reservas del suelo. Dado que no se
sobrepasa el valor de máxima reserva (50 mm) no se producen excedentes. Tampoco
hay déficits y por ello ETR = ETP.

Evolución temporal de la Precipitación, ETP y ETR en el año hidrológico.


Magnitudes mensuales.

7
Conclusión.

Es de mucha utilidad y de suma importancia el tener conocimiento sobre el


balance hídrico y todo lo que a él se refiere, tomando de partida como su mismo nombre
lo dice la hidrología como una de las principales ramas de la tierra.

Todo radicando en que el Balance Hídrico nos permite identificar en diferentes


lapsos de tiempos la cantidad de agua que permanece en el lugar, así mismo los niveles
de humedad, deficiencias, excesos, etc.

8
Bibliografía.

 Balance Hídrico E Hidrológico José M. Jaime Universidad De Zaragoza.

 Canales Elorduy, Armando. 1989. Hidrología Subterránea. Ed. Insto. Tecnológico de


Sonora. 224 p.

 Unesco. 1981. Methods for Water Balance Computation. Instituto de Hidrología


de España. España.

 Ingeniería Hidráulica y Ambiental versión impresa ISSN 1680-0338