Está en la página 1de 15

IMPORTANCIA E INICIO DE

LA FILOSOFÍA DEL
DERECHO

Diego
Diego POOLE
POOLE
DIEGO POOLE DERQUI
____________________________________________________________________

ÍNDICE
• OBJETIVOS ............................................................................................... 3

• INTRODUCCIÓN ........................................................................................ 3
1.1. La analogía del Derecho ...................................................................... 4
1.2. El conocimiento científico y el conocimiento filosófico del
derecho ................................................................................................. 8
1.3. La filosofía del derecho en el marco de los estudios jurídicos y
filosóficos ............................................................................................. 9
1.4. Las primeras justificaciones sobre el contenido y la
obligatoriedad del Derecho. “Del mito al logos” ............................. 11
1.5. Visión esquemática de la evolución histórica de la filosofía del
derecho ............................................................................................... 13

• RESUMEN................................................................................................ 14

• LECTURAS COMPLEMENTARIAS ......................................................... 15

I/2 Unidad 1. Importancia e inicio de la filosofía del derecho.


DIEGO POOLE DERQUI
____________________________________________________________________

• OBJETIVOS

• Comprender el carácter análogo del término “derecho” y que toda


definición del Derecho presupone una filosofía de fondo.

• Mostrar la importancia de la Filosofía del Derecho para el jurista.

• Descubrir la relación de la Filosofía del Derecho con las demás disciplinas


jurídicas y filosóficas.

• Conocer las primeras justificaciones históricas sobre el contenido y la


obligatoriedad del Derecho.

• Mostrar una visión panorámica de la evolución de la Filosofía del Derecho.

• INTRODUCCIÓN

La Filosofía del Derecho aborda el estudio del fenómeno jurídico desde


una perspectiva más general que las disciplinas jurídicas estrictamente
positivas. Por ejemplo, si el Derecho Civil analiza el conjunto de principios y
normas jurídicas que regulan las relaciones personales o patrimoniales entre
personas privadas, la Filosofía del Derecho trata de responder, entre otras
muchas, a cuestiones tales como qué es ser persona, qué es una relación
jurídica, o más radicalmente, para qué sirve el Derecho. La Filosofía del
Derecho es una disciplina jurídica fundamental en el sentido de que analiza
los mismos fundamentos del ordenamiento jurídico, más todavía que el
Derecho constitucional, pues si éste se ocupa del análisis de las leyes
básicas, que regulan la forma de gobierno de una nación y los derechos
fundamentales, la Filosofía del Derecho trata de identificar y justificar aquellos
bienes humanos que merecen una especial protección.

Entre los temas fundamentales de la Filosofía del Derecho, la teoría de


la justicia destaca por encima de todo. Cualquier alumno de Derecho
respondería sin dudar que el principal valor que tratará de defender con su
profesión es la justicia. Pero qué es la justicia. ¿Es una virtud? ¿Y qué es una
virtud? A través del estudio de la justicia, la filosofía del Derecho entronca con

Unidad 1. Importancia e inicio de la filosofía del derecho. I/3


DIEGO POOLE DERQUI
____________________________________________________________________

la ética o filosofía moral, de la que toma prestados buena parte de sus


argumentos.

Otro tema capital de la filosofía del derecho es la cuestión sobre la


capacidad del entendimiento humano para conocer con objetividad los valores
o bienes humanos que merece la pena conseguir en la convivencia social.
Esta cuestión nos emplazará ante el problema del relativismo imperante en la
mentalidad contemporánea, según el cual es imposible conocer con certeza
unas exigencias universales de comportamiento correcto.

Todas estas cuestiones son tan antiguas como el hombre mismo, y, por
tanto, desde los albores de la historia se han planteado de una u otra forma.
Por eso, la filosofía del Derecho, como disciplina académica, no puede
ignorar el modo en que a lo largo de la historia se han ido fijando los
conceptos fundamentales de la disciplina. Incluso, debe estudiar también
aquellos planteamientos filosóficos cuyo resultado, desde el punto de vista del
progreso de la humanidad, ha sido más bien desafortunado, como fue el caso
del marxismo, sin el cual no se comprendería buena parte de nuestra historia
más reciente.

En suma, saber derecho sin saber la filosofía que lo sustenta es como


aprender fórmulas matemáticas de memoria sin saber cómo se ha llegado
hasta ellas, y lo que es peor, sin saber cómo aplicar dichas fórmulas a las
nuevas circunstancias.

1.1. LA ANALOGÍA DEL DERECHO

El término “derecho” es un término análogo. ¿Y qué significa esto? La


teoría de la lógica más consolidada enseña que las palabras utilizadas para
designar realidades, los términos, pueden ser unívocos, equívocos o
análogos. Los términos unívocos son aquellos que designan una sola cosa o
especie de cosas (p.ej. cenicero, bolígrafo, libro...). Los términos equívocos
son los que designan realidades distintas que no tienen nada en común (p.ej.
el término "banco" puede designar una especie de asiento en el que pueden
sentarse varias personas; un grupo de peces que van juntos en gran número;
un establecimiento público de crédito, constituido en sociedad por acciones,
etc.). En cambio, los términos análogos son aquellos que designan conceptos
que cobran sentido por referencia a uno principal (analogado o analogante
principal). Por ejemplo, el término «arteria» designa originariamente a los
vasos por los que circula la sangre desde el corazón a las distintas partes del
cuerpo; y secundariamente, por extensión, por analogía, también se refiere a
la calle central y concurrida de una población por la que circula la gente. Otro
ejemplo: podemos atribuir la cualidad de «sano» a un niño, al clima, a una
medicina, a un color... Ahora bien, sólo un hombre o un animal tienen

I/4 Unidad 1. Importancia e inicio de la filosofía del derecho.


DIEGO POOLE DERQUI
____________________________________________________________________

realmente salud; el clima, la medicina, el color no la tienen (por eso nunca


estarán enfermos), pero se relacionan extrínsecamente con la nuestra en
cuanto la manifiestan o ayudan a causarla; en este caso el analogado
principal es la salud del organismo humano, por cuya virtud cobran sentido los
demás usos del término salud (“casa de salud”, “salud del clima”,
“alimentación sana”, etc.).1

El término “derecho” es análogo porque se refiere a diversas realidades


que tienen algo en común: el término "derecho" se utiliza igualmente para
referirse a las normas o conjunto de normas (ordenamiento) vigentes en
una comunidad determinada, a las facultades o poderes amparados por
las normas, a la ciencia o arte del jurista, y a lo justo o cosa justa.

Simplificando al máximo, se puede decir que el Derecho en el primer


sentido -como norma o conjunto de normas- está constituido por
disposiciones de derecho positivo (legales, consuetudinarias, jurisdiccionales
o jurisprudenciales), y por normas de derecho natural (p.ej. hay que preservar
la vida del inocente, hay que respetar la libertad de conciencia, etc.). Pero
esta distinción no se puede concebir como dos conjuntos paralelos,
relativamente independientes, sino como dos conjuntos que se superponen,
formando un subconjunto de normas que son al mismo tiempo naturales y
positivas. La mayor parte del derecho positivo es de este tipo: en parte natural
y en parte positivo. Muchos autores, cuando emplean el término Derecho para
referirse a este sentido, suelen poner la primera letra en mayúscula.

1
En realidad, el tema es un poco más complejo, pues en la analogía se distingue
entre analogía de proporcionalidad y analogía de atribución, y dentro de la primera, se
distingue a su vez entre analogía de proporcionalidad propia y analogía de
proporcionalidad metafórica. En la analogía de proporcionalidad propia los diversos
analogados se relacionan entre así porque tienen una misma perfección, aunque
realizada de diverso modo: por ejemplo, “visión” designa originariamente percibir con
los ojos, pero por extensión analógica también designa la comprensión intelectual de
algo (ver con la mente), porque el ojo es para su objeto lo que el intelecto es para el
suyo. Por su parte, en la analogía de proporcionalidad metafórica o impropia, los
analogados se relacionan sólo imaginativamente: por ejemplo “el llanto” designa sólo
y propiamente la efusión de lágrimas, pero también, de una manera metafórica,
propia de la poesía, podríamos referirnos a la lluvia como el “llanto del cielo”. No hay
una relación real entre el llanto humano y la lluvia, mientras que sí la hay entre la
visión del ojo y la visión del intelecto.
Por su parte, en la analogía de atribución el analogado principal posee la
perfección plenamente, y los demás analogados sólo de modo secundario, en
dependencia de él, por derivación. Dentro de la analogía de atribución podemos
distinguir la analogía de atribución intrínseca y la extrínseca. En la primera la
perfección se da realmente en todas las realidades analogadas, que gozan de esa
perfección por participación del analogado principal; por ejemplo, los objetos cálidos
tienen calor por su mayor o menor cercanía al fuego, fuente primordial del calor; o los
entes participan del ser, con mayor o menor intensidad, según su mayor o menor
proximidad con el ser subsistente. Y por lo que se refiere a la analogía de atribución
extrínseca los analogados se relacionan entre sí como la salud corporal se relaciona
con la salud del clima, con los alimentos saludables, etc., es decir, se relacionan con
el analogado principal en cuanto lo manifiestan o ayudan a causarlo. Ésta, la analogía
de atribución extrínseca es precisamente la que se da en el término “derecho”.

Unidad 1. Importancia e inicio de la filosofía del derecho. I/5


DIEGO POOLE DERQUI
____________________________________________________________________

Respecto al derecho en el segundo sentido -el derecho como


facultad o poder subjetivo- podemos decir que toda norma reconoce o crea
una relación jurídica, porque al mismo tiempo que reconoce u otorga un
derecho a una persona, reconoce u otorga la correspondiente facultad de
exigir el cumplimiento de ese derecho. De esta manera enlazamos con el
segundo sentido del término derecho: el derecho subjetivo. El derecho
subjetivo es aquella facultad o poder protegido por la norma natural y/o
positiva. Según la pretensión se ampare en una norma de derecho natural o
de derecho positivo, estaremos antes un derecho subjetivo natural o positivo
respectivamente. Y así como hay normas que son en parte naturales y en
parte positivas, las pretensiones o derechos subjetivos que en ellas se
fundamenten, serán también de carácter mixto.

Respecto al tercer sentido del término derecho, el derecho como


ciencia o arte del jurista, podemos decir que es el conjunto de
conocimientos referentes al derecho. Cuando, por ejemplo, una persona dice
"yo estudio derecho", quiere manifestar que estudia la ciencia o el arte de dar
a cada uno lo suyo, para lo cual es ciertamente imprescindible conocer las
leyes, aunque no es lo único.

Por último, queda el significado más importante, el derecho como lo


justo, o como la cosa justa. Éste es el significado fundamental del derecho, la
piedra de toque de la juridicidad, porque gracias a él el concepto de derecho
enlaza directamente con la justicia, y, además, es el más congruente con el
origen etimológico de la palabra: el derecho es el ius, lo propio, la cosa en
cuanto debida.

El derecho, como la cosa justa, es el objeto de la justicia, entendiendo


por justicia la constante y perpetua voluntad de dar a cada uno lo suyo (ius).
Cuando una persona dice "esto es mi derecho", está utilizando este
significado del término derecho: p.ej. el caballo al comprador que pagó su
precio, los impuestos al gobernante de la Comunidad, el cargo de juez a
quien cumple los requisitos previstos en el concurso oposición, la libertad al
inocente...

Es importante no confundir el derecho entendido como “lo justo” con la


justicia. La justicia –lo veremos detenidamente en el tema 4– es una cualidad
personal, como lo es la sinceridad, la fortaleza o la templanza… mientras que
lo justo es una realidad externa al sujeto, es el objeto de justicia, es el bien
debido. La relación entre lo justo (ius) y la justicia es semejante a la relación
entre la sinceridad y la verdad: la sinceridad es una cualidad del carácter de
las personas, y la verdad es su objeto. La persona sincera procura decir la
verdad, y la persona justa procura hacer lo justo.

I/6 Unidad 1. Importancia e inicio de la filosofía del derecho.


DIEGO POOLE DERQUI
____________________________________________________________________

Una vez aclarada la diferencia entre la justicia y lo justo, podemos


definir el derecho, entendido como lo justo, diciendo que es aquella cualidad
de las cosas (materiales o inmateriales) que, por estar atribuidas a una
persona (titular del derecho), le son debidas, ya sea porque siendo
suyas, no las tiene en su poder, o ya sea porque, teniéndolas en su
poder, deben serle respetadas por los demás.

El derecho como lo justo constituye el analogado principal, por


cuya virtud todo lo que con él se relaciona recibe el calificativo de
jurídico, de modo semejante a como el adjetivo sano se aplica a todo
aquello relacionado con la salud corporal del individuo. La norma es
jurídica porque es la causa y la medida del derecho; la pretensión es jurídica
porque quien reclama pide lo suyo, su derecho, que a su vez es reconocido
por la norma; y la ciencia es jurídica, no porque trate de leyes, sino
principalmente porque estudia la mejor manera de satisfacer lo que es de
cada uno. Un problema, una cuestión o una institución se pueden calificar
como jurídicas cuando hace referencia a la relación entre una cosa (material o
inmaterial), esto es un derecho, y su titular.

Lo justo, lo debido, puede ser por naturaleza (justo natural) o por


acuerdo de voluntades (justo positivo). Ejemplo de lo primero es la vida, la
participación en la cultura, la libertad; ejemplo de lo segundo es el objeto de
un contrato o la cuantía de un impuesto. Pero, así como hay cosas que
reclama la naturaleza de la persona (p.ej. la vida), también hay cosas que
reclama la voluntad y al mismo tiempo la naturaleza. Por ejemplo, la cuantía
de los impuestos es determinada por la voluntad del gobernante, pero la
naturaleza del hombre exige colaborar en el desarrollo de sus semejantes;
por eso, el impuesto es justo natural y justo positivo al mismo tiempo, porque
la obligación de colaborar es natural, pero la cuantía se fija por voluntad en
función de las circunstancias concretas de una comunidad. Lo mismo ocurre
con la mayor parte de los derechos, que son, al mismo tiempo, en parte
naturales y en parte positivos.

Algunos autores, al explicar los diversos significados del derecho,


suelen incluir el derecho como valor. Este significado se manifestaría en
expresiones tales como ¡no hay derecho! En el fondo, lo que ocurre es que
confunden el derecho con la justicia; la virtud con su objeto. Lo más adecuado
sería decir ¡no hay justicia! Porque el derecho haberlo, haylo, otra cosa es
que injustamente no te lo quieran reconocer.

Unidad 1. Importancia e inicio de la filosofía del derecho. I/7


DIEGO POOLE DERQUI
____________________________________________________________________

1.2. EL CONOCIMIENTO CIENTÍFICO Y EL


CONOCIMIENTO FILOSÓFICO DEL
DERECHO

¿Qué diferencia hay entre el conocimiento científico jurídico


y el filosófico?

La ciencia estudia las realidades por sus causas próximas. La filosofía


las estudia por sus causas últimas. Por ejemplo, en el ámbito de la Medicina,
el científico que se preocupa por desvelar las causas del dolor de una
persona, para intentar curarla, o, al menos, aliviarla, no es menos importante
que quien se pregunta por qué existe el sufrimiento, y si éste tiene algún
sentido; y es posible que su respuesta contribuya también -y quizá en mayor
medida- a aliviar las penas del enfermo, y a determinar los horizontes y
límites de la práctica médica. En definitiva, la ciencia indaga sobre las causas
próximas de las cosas o acontecimientos reales; en cambio, la filosofía busca
las causas últimas.

En todo caso la ciencia y filosofía son dos modos de un único y mismo


saber. La etimología de los vocablos “filosofía” y “ciencia” muestra que los dos
proceden de una misma raíz: el término “filosofía” viene, a través del latín, del
griego philosophia, que significa “amigo de la sabiduría”, amigo del saber; y el
término “ciencia” viene del latino scire, cuya traducción literal es “saber”.

Conocer cualquier realidad sólo desde la perspectiva científica, sin


preocuparse por tanto del sentido o razón última de dicha realidad, es un
conocimiento muy limitado, que a la postre no satisface el deseo natural del
saber humano. La perspectiva filosófica completa el saber científico, y en
cierta manera, humaniza el conocimiento.

Pero por otra parte, cualquier filosofía que se desentienda del


conocimiento de los detalles concretos de su objeto de estudio, está avocada
a no ser más que un conjunto de vaguedades, las más de las veces teñidas
de sentimentalismo, que aportan poco o nada al conocimiento filosófico de la
realidad, y, en definitiva, al conocimiento en general.

I/8 Unidad 1. Importancia e inicio de la filosofía del derecho.


DIEGO POOLE DERQUI
____________________________________________________________________

1.3. LA FILOSOFÍA DEL DERECHO EN EL


MARCO DE LOS ESTUDIOS JURÍDICOS Y
FILOSÓFICOS

Cómo se encuadra la filosofía del derecho en el contexto


de la filosofía general?

Para responder a esta cuestión es preciso delimitar antes las distintas


ramas del conocimiento. Dentro de la filosofía general se pueden distinguir las
siguientes ramas o disciplinas filosóficas:

Metafísica

Es aquella parte de la filosofía que estudia lo que es común a todo ser,


ya sea material o espiritual; es decir, estudia el ser sin contraerlo a ninguna
modalidad. Como decían los clásicos, la metafísica estudia el ente en cuanto
ente (ente es otro sustantivo del verbo ser). Cualquier otra parte de la filosofía
se ocupa de alguna modalidad del ente.

Filosofía de la naturaleza
Se ocupa de los entes materiales, cuya característica común es la
mutabilidad, la posibilidad de cambiar (desde una piedra hasta el hombre).
Naturaleza viene del término latino nascor, que significa engendrarse, llegar a
ser.

Dentro de la filosofía de la naturaleza se puede distinguir una parte


general y una parte especial o psicología filosófica. La parte general estudia
las propiedades de todo ente mutable. La parte especial o psicología
filosófica (del griego psique; en latín anima, principio que vivifica o anima a
los entes en que se halla) estudia las propiedades de los seres vivos, que,
simplificando, se pueden definir como entes mutables con automoción, con
capacidad de moverse por sí mismos.

Lógica
Más que una parte de la filosofía es un instrumento general de ella y de
todo saber. La lógica se ocupa de la corrección de nuestras aprehensiones y
de nuestros razonamientos.

Unidad 1. Importancia e inicio de la filosofía del derecho. I/9


DIEGO POOLE DERQUI
____________________________________________________________________

Ética

Estudia los actos de la voluntad del hombre en la medida en que éstos


configuran su carácter. Todos los actos libres repercuten en cierta medida
sobre el mismo sujeto agente que los realiza.

Filosofía de la cultura
Estudia o reflexiona sobre lo que el hombre hace en el exterior y su
trascendencia sobre otras personas, coetáneas o posteriores.

¿Dónde se encuadra la filosofía del derecho dentro de


esta clasificación tan general de las ramas de la filosofía?

La filosofía del derecho la podríamos ubicar entre la ética y la filosofía


de la cultura, dentro de las dos, pues el derecho es un producto en parte
natural y en parte cultural, que afecta a la conducta libre de personas que
viven en relación.

Lógicamente, todas las ramas de la filosofía se apoyan unas en otras, y


así la ética se fundamenta en la psicología filosófica del hombre, que es una
parte -la más importante- de la psicología especial; y la psicología del hombre
se apoya a su vez en la metafísica. Porque para saber qué comportamiento
es humanamente bueno y cuál es degradante o inhumano, es preciso
conocer en qué consiste ser humano y si hay un modelo o paradigma de
humanidad en vista del cual podamos juzgar la moralidad de nuestras
acciones.

El jurista, especialmente el juez, necesita de la filosofía, especialmente


de la filosofía moral, porque las leyes no dan cumplida respuesta a todos los
problemas que tiene que resolver. Es una imagen falsa la que nos presenta al
jurista como una persona que sólo estudia leyes y las aplica. Se trata de un
tópico muy extendido entre los legos en Jurisprudencia, e, incluso, entre no
pocos estudiantes de nuestras universidades. Hay muchas personas que
todavía ven la carrera de Derecho como un mero aprendizaje memorístico de
legislación, con la consiguiente pérdida de atractivo de la profesión jurídica.

Esta visión de la profesión jurídica requiere, en primer lugar, que nos


convenzamos de que, en la determinación del derecho aplicable, intervienen
otros criterios de decisión que no han sido previstos por el legislador: criterios
psicológicos, morales, sociológicos, de oportunidad, etc. La ley es sólo un
aspecto más de la completa realidad jurídica.

I/10 Unidad 1. Importancia e inicio de la filosofía del derecho.


DIEGO POOLE DERQUI
____________________________________________________________________

1.4. LAS PRIMERAS JUSTIFICACIONES SOBRE


EL CONTENIDO Y LA OBLIGATORIEDAD
DEL DERECHO. “DEL MITO AL LOGOS”
Las primeras justificaciones que se dieron sobre el contenido de las
leyes fueron de carácter mitológico. En concreto, en la antigua Grecia —nos
lo cuenta Homero (S.IX-VIII a.C.)— los decretos de los reyes se legitimaban
por considerar que eran fruto de revelaciones particulares u oráculos que los
reyes recibían directamente de los dioses. A estos decretos se les denominó
themistes, que literalmente significa “regulaciones”. Homero nos cuenta que la
diosa Themis, por mandato de Zeus, revela esos decretos a los reyes. Con el
tiempo, estos oráculos se fueron recogiendo por escrito en los nomoi. Los
nomoi constituían el conjunto de reglas morales y jurídicas que regulaban
todos los aspectos de la vida humana, individual y social, custodiadas
celosamente por las clases dominantes.

A pesar de la existencia de los nomoi, no hay una concepción del


derecho como un orden global de la conducta humana. Los themistes son
más bien órdenes o consejos aislados y circunstanciales. Y la voluntad de los
dioses es una voluntad arbitraria, que no pocas veces quiere incluso el mal.

Hesíodo (+ s. VI), en su Teogonía, nos cuenta que, de Themis, segunda


esposa de Zeus, cuya misión es hacer reinar el orden entre los hombres,
nacieron las tres diosas del orden: Dike (diosa de la justicia, que se
representa con los ojos vendados, una espada en una mano y una balanza en
la otra), Eunomía (diosa de la seguridad, de las leyes y de la legislación, y
que en la mitología romana se llamará Disciplina), y Eirene (“aquella que trae
la paz”, representa la paz y la abundancia). Contra estas diosas del orden se
enfrenta Eris, la Discordia, de la que nacen todos los males.

Frente a las explicaciones mitológicas del orden universal, surgen las


primeras justificaciones racionales de la realidad, y con ellas comienza la
reflexión filosófica. En un primer momento la atención filosófica se dirigió
hacia la Naturaleza, y no al hombre. Sin embargo, los antiguos proyectaban
en la naturaleza consideraciones extraídas del orden social, de tal manera
que el orden universal era explicado por analogía con el orden civil.

La concepción filosófico-jurídica más antigua de Occidente nos la


encontramos en la obra Sobre la Naturaleza, de Anaximandro de Mileto
(†546 a.C). Anaximandro proyectó sobre el universo la diké o armonía que
reinaba en la Polis, haciendo así que el caos universal se concibiera como
cosmos (término éste que introducirán los pitagóricos dos siglos después).
Anaximandro veía el universo como una ciudad en grande. De esta suerte, la
diké se concibió como una justicia o ajustamiento universal, donde todas sus
partes de entrelazan armónicamente.

Unidad 1. Importancia e inicio de la filosofía del derecho. I/11


DIEGO POOLE DERQUI
____________________________________________________________________

Pitágoras (segunda mitad del siglo VI), por su parte, introduce la idea de
justicia como equivalencia entre dos términos, por ejemplo, entre la lesión y la
reparación, o entre prestación y contraprestación. Así, la igualdad aparece
desde el principio como elemento esencial de la justicia. Aristóteles, más
adelante, desarrollará esta idea.

Un siglo más tarde, Heráclito († hacia el año 470 a.C.) ofrecerá un


planteamiento semejante al de Anaximandro, aunque con una influencia
histórica muchísimo mayor (especialmente por su acogida en el pensamiento
estoico). Para Heráclito será el logos, inmanente al mundo, una fuerza
universal que todo lo penetra y que todo lo unifica en una sorprendente
armonía. Este logos preside todo cambio, todo movimiento. La vida, que se
nos presenta como un continuo devenir, no es una mera yuxtaposición de
eventos que suceden de manera aleatoria, sino que están presididos por esa
fuerza unificadora que da sentido al todo. Un sentido que no es trascendente,
porque no se refiere a una realidad más allá de este mundo. El fin o el sentido
del mundo es la recíproca armonía de todos sus elementos. El mundo se
concibe ahora como un cosmos (orden, armonía) frente a la idea original de
caos (desorden).

Este orden cósmico se impone a la conducta humana. El mundo tiene


una armonía, una música propia, que hay que respetar; es más, hay que
ajustarse a ella; hay que sincronizar nuestra vida con los ritmos del universo
(así como ajustamos la vigilia y el sueño a la noche y al día, hemos de hacer
con todo lo demás). La moralidad se funda pues en la legalidad natural. Y por
lo que se refiere al derecho, para Heráclito el logos debe informar las leyes
humanas, de tal manera que la conducta de los hombres se inserte también
en la armonía del conjunto de todo lo real. El hombre justo es el que respeta
el orden de las cosas, el que se ajusta a la realidad. La naturaleza se
presenta, pues, como portadora de un mensaje moral. Esta concepción de
Heráclito influirá en la teoría cristiana de la ley eterna. Aunque también
podemos ver en el ecologismo de nuestro tiempo, y en la corriente difusa del
New Age, su perenne actualidad.

Este ajustamiento universal del pensamiento antiguo no debemos


buscarlo sólo en el juicio de los “filósofos”, porque también nos lo
encontramos en las obras de la antigua literatura griega. Basta con recordar
aquí las famosas obras de Sófocles (†426 a.C), como Edipo Rey, o Antígona,
donde suscita el antagonismo entre las leyes divinas y las leyes humanas.
Por ejemplo, la tragedia de Antígona, nos muestra cómo, ante la orden del
tirano Creonte que dejar sin sepultura y que se pudra en el campo el cadáver
del hermano de Antígona, ésta responde: «Yo no creía que tus decretos
tuvieran tanta fuerza como para permitir que sólo un hombre pueda saltar por
encima de las leyes no escritas, inmutables, de los dioses: su vigencia no es
de hoy ni de ayer, sino de siempre, y nadie sabe cuándo aparecieron».
(Sófocles, Antígona, §16)

I/12 Unidad 1. Importancia e inicio de la filosofía del derecho.


DIEGO POOLE DERQUI
____________________________________________________________________

1.5. VISIÓN ESQUEMÁTICA DE LA EVOLUCIÓN


HISTÓRICA DE LA FILOSOFÍA DEL
DERECHO
Si quisiéramos exponer de una forma esquemática la evolución histórica
de la filosofía del derecho podríamos presentarla del siguiente modo, que
desarrollaremos en los temas sucesivos:
▪ Desde los albores de la vida social: consideraciones mitológicas sobre
el fenómeno jurídico.

▪ Desde el siglo VII a.C.: consideraciones filosóficas y generalizadoras del


fenómeno jurídico, especialmente en obras sobre ética y política.

▪ Desde el siglo IV d.C.: protagonismo de la teología en la reflexión sobre


el fenómeno jurídico (simbiosis de dos perspectivas; la metafísica como
aparato conceptual básico).

▪ Desde el siglo XVII: aparición de disciplinas académicas sobre el


derecho Natural y/o de Gentes.

▪ Desde principios del siglo XIX: aparición de la “Filosofía del derecho”


como disciplina académica como reflexión generalizadora sobre el
fenómeno jurídico positivo, centrada especialmente en su dimensión
normativa; importancia de la teoría de la interpretación o metodología
jurídica; paradójico ocaso de la reflexión filosófica sobre el derecho.

▪ Desde principios del siglo XX: progresivo desengaño ante el positivismo


legalista y resurgimiento de las reflexiones filosóficas sobre el fenómeno
jurídico; nacimiento de la sociología jurídica.

▪ La situación actual: en búsqueda del equilibrio entre las dimensiones


positivas (normativas y sociológicas) y valorativas; estudios sobre sus
implicaciones recíprocas.

▪ La reciente “Teoría del derecho” como parte general de las partes


generales: la filosofía del derecho, a diferencia de la teoría general,
asume una perspectiva antropológica en el estudio del fenómeno jurídico,
mientras que la Teoría general pretende describirlo. Con otras palabras, la
filosofía del derecho estudia más el para qué del derecho (su sentido),
mientras que la Teoría general se preocupa por el cómo.

Unidad 1. Importancia e inicio de la filosofía del derecho. I/13


DIEGO POOLE DERQUI
____________________________________________________________________

• RESUMEN

• El Derecho es un término análogo, cuyo significado central es lo justo, lo


debido, y en torno a este significado cobran significado los otros usos del
término: el Derecho como norma (Derecho objetivo), el Derecho como
facultad o poder (derecho subjetivo), el derecho como ciencia o arte, y el
derecho como valor equiparable a la justicia.

• La Filosofía del Derecho como disciplina académica tiene por objeto de


estudio las causas últimas del fenómeno jurídico: por qué existe el
Derecho y cuáles son los valores fundamentales que debe proteger. Entre
estos valores, dedica especial atención a la teoría de la justicia.

• La Filosofía del Derecho reflexiona sobre un producto cultural (el


ordenamiento jurídico y las instituciones que lo crean y mantienen en
funcionamiento) que responde a una necesidad natural del hombre: la
convivencia pacífica con sus semejantes. Por eso, es una disciplina
eminentemente moral, que se nutre del pensamiento de los grandes
autores que a lo largo de la historia han reflexionado sobre el
comportamiento correcto del hombre en sociedad.

• La Filosofía del Derecho muestra la dimensión profundamente humana de


la práctica jurídica, que impide ser asimilada con una filología
especializada, limitada sólo a la interpretación de textos normativos. La
Filosofía del Derecho nos muestra de qué modo el fenómeno jurídico
trasciende la norma positiva y pone continuamente en juego principios
morales que inspiran la vida de las personas. La ley es sólo un aspecto
más de la completa realidad jurídica

• Los testimonios más antiguos de la reflexión sobre el contenido y la


obligatoriedad del Derecho son del siglo IX-VIII a.C. y remiten a
consideraciones de carácter mitológico. Es a partir del siglo V. a.C.
cuando tenemos testimonios de consideraciones estrictamente filosóficas,
que proyectan sobre la naturaleza la armonía que reina en la ciudad. La
teoría del logos desarrollada por Heráclito introduce en la historia de la
civilización occidental la consideración de la estructura lógica del mundo,
descifrable por el entendimiento humano. El mundo se presenta como un
cosmos, permeado de lógica, y no ya como un fruto caprichoso del azar o
de los dioses, y por tanto impenetrable e impredecible en sus
manifestaciones.

• Si bien la disciplina académica Filosofía del Derecho existe con este rótulo
desde el siglo XIX, la reflexión filosófica sobre el derecho existe desde el
inicio de la filosofía, y durante siglos se ha desarrollado en tratados de
ética y política.

I/14 Unidad 1. Importancia e inicio de la filosofía del derecho.


DIEGO POOLE DERQUI
____________________________________________________________________

• LECTURAS COMPLEMENTARIAS

• OLLERO, Andrés: ¿Tiene razón el Derecho?, Publicaciones del


Congreso de los Diputados, 1996, (capítulo “Derecho y Ciencia: Una vieja
discrepancia”), pp. 19-45

• OLLERO, Andrés: Interpretación del Derecho y positivismo legalista,


(capítulo “El derecho como labor racional: de la ciencia del Derecho al
saber jurídico”), EDERSA, 1978, pp. 23-29

• OLLER, Andrés: El Derecho en Teoría, (capítulo I: “Vaya usted a saber


qué es el Derecho”), Thomson-Aranzadi, 2007, pp. 21-39

• PIPER, Josef: Defensa de la filosofía, Herder, 1970, 146 páginas.

• LEGAZ LACAMBRA, Luis: Filosofía del Derecho, (5ª ed), Bosch, 1978,
pp. 11 a 39, y 253 a 290

• COTTA, Sergio: El Derecho en la existencia humana, Eunsa,1987, pp. 13


a 31

• HERVADA, Javier: Qué es el derecho, Eunsa,1985, 216 pp.

Unidad 1. Importancia e inicio de la filosofía del derecho. I/15