Está en la página 1de 4

LA ENTREVISTA DE INFORMACIÓN: ALTERNATIVA A LAS BÚSQUEDAS COMUNES DE TRABAJO

1. El mercado laboral

El mercado laboral es ese vasto bosque en el que parece difícil adentrarse por su extensión y
complejidad. Si lo estudiamos un poco más a fondo podemos distinguir diferentes partes y
maneras de llegar a él. Imaginemos que el mercado laboral es un iceberg. Como todos
sabemos esta masa helada que flota sobre el mar tiene una parte por encima de la línea de
flotación a la que llamaremos Mercado Abierto y otra sumergida que denominaremos
Mercado Oculto.

1.1. Mercado Abierto y Mercado Oculto

El Mercado Abierto está compuesto por todas aquellas oportunidades laborales que digamos
“se encuentran a simple vista”. No hay más que conectarse a una de las innumerables páginas
web que hacen intermediación laboral y publican ofertas, abrir el periódico o inscribirse en
bolsas de empleo de todo tipo (Colegios Oficiales, Ayuntamientos, Servicios Públicos de
Empleo, Empresas de Trabajo Temporal, etc). Esta parte del mercado laboral es accesible para
la mayoría de personas que están en proceso de búsqueda. Aproximadamente el 70% de las
personas que buscan empleo lo hacen exclusivamente en este Mercado Abierto. Por el
contrario sabemos que sólo alrededor de un 30% de las oportunidades laborales llegan a ser
visibles en esta área.

Por otra parte tenemos el Mercado Oculto, la parte del iceberg sumergida y de mucha mayor
superficie. Está compuesto por las oportunidades que no llegan nunca a ser difundidas en los
medios del Mercado Abierto, normalmente porque se cubren antes. Estamos hablando de un
70% de los puestos de trabajo que se generan. La pregunta sería ¿Cómo podemos acceder a
este mercado? Pues básicamente a partir de dos aproximaciones diferentes: la candidatura
espontánea (nos postulamos a una empresa para ocupar un puesto que apenas acaba de surgir
o incluso la empresa aún no ha determinado su necesidad) y la red de contactos (gestionar
nuestro networking para generar oportunidades laborales). Está claro que para poner en
marcha estas dos últimas técnicas se requiere bastante más dedicación y habilidades
personales que para visitar páginas web de ofertas laborales o inscribirse en bolsas de empleo.
Por esto mismo es por lo que hay estudios que revelan que solamente un 25-30% de las
personas que buscan empleo lo hacen en este mercado oculto que, como hemos señalado,
ofrece el 70-75% de oportunidades.
Después de conocer estos datos, la estrategia a seguir parece clara: Dar prioridad a la
búsqueda en el Mercado Oculto a través de la red de contactos y la candidatura espontánea,
sin perder el ojo al mercado abierto. La realidad es además que una vez que hemos
introducido nuestro perfil profesional en los buscadores más visitados y hemos dejado
nuestro CV en las principales bolsas de intermediación, la verdad es que en lo que se refiere a
Mercado Abierto no queda mucho más que hacer salvo consultar, a veces incluso
compulsivamente, si se ha publicado alguna nueva oferta para ser el primer candidato en
apretar el botón de “enviar CV”. Además no se nos escapa a nadie la gran competencia a la
que tendremos que hacer frente en estos procesos para ser preseleccionado para una
entrevista personal y no digamos nada el nulo margen de maniobra que tendremos a la hora
de negociar alguna de las condiciones de nuestro contrato si es que tenemos la fortuna de ser
los elegidos. Es una mera cuestión de oferta-demanda: “si no te parece bien algo, tenemos
otros 100 profesionales tan bien preparados como tú que están deseando que rechaces el
puesto”.

2. Acercamiento al mercado oculto. La entrevista de información

¿Cómo utilizar entonces esta vía del Mercado Oculto? En este artículo nos centraremos en la
red de contactos y en concreto en una técnica específica para gestionarlos, la Entrevista de
Información.

Hay personas que cuando se habla de gestionar la red de contactos enseguida dan un paso
atrás y dicen “estoy en contra de los enchufes” , “no quiero poner en un compromiso a nadie”
o simplemente “a mí eso me da mucha vergüenza”. Estas personas tienen una idea equivocada
de lo que supone la gestión de la red de contactos.

Aunque no seamos conscientes de ello, todos hemos utilizado esta técnica alguna vez en
nuestras vidas para diversos fines. Se trata básicamente de ayudar a nuestros contactos a que
nos ayuden. Para empezar, hagamos una reflexión: todos contamos con buenos amigos
deseosos de ayudarnos en lo que sea. Haced un experimento, preguntadles directamente a
qué os dedicáis profesionalmente. Por supuesto que todos ellos tienen una idea aproximada
de lo que hacéis, pero a excepción de las personas que están en vuestro mismo ramo o han
trabajado con vosotros en la misma empresa en alguna ocasión, la realidad es que les costará
mucho acercarse a la realidad de vuestro trabajo. Principalmente el motivo es que hoy en día
la variabilidad de puestos es inmensa, la terminología para denominar el puesto muchas veces
desconocida y las tareas a veces tan complejas que son difíciles de explicar a alguien que no
pertenezca al sector. Si estos contacto, vamos a llamarles fuertes, que tenemos se enterasen
por casualidad de alguna oportunidad o incluso si conocieran a alguien que trabaje en algo
relacionado puede que ni siquiera relacionasen la información para conectarte a ti con esa
oportunidad. Están deseosos de ayudar, pero no saben cómo. A lo que estamos a
costumbrados es a que nos digan: “mándame tu CV y se lo paso a mis amigos a ver si alguien
sabe de algo”. Esto no sirve de casi nada y sin embargo, tal vez, estás delante de un amigo que
es un magnífico contacto con la instrucción adecuada.

Cómo ayudamos a un contacto a que nos ayude. Empecemos realizando un listado de las
personas que conocemos y con las que mantenemos un vínculo fuerte. Empezaremos con
ellas. También nos servirá de entrenamiento para cuando tengamos que entrevistarnos más
tarde con contactos más fríos. Prepararemos lo que se denomina Entrevista de Información.
Como hemos dicho se trata de ayudar a nuestro contacto a que nos ayude. Cada uno de ellos
lo hará de diferente manera en función de sus posibilidades. Seremos nosotros los que
dirijamos la entrevista. Le explicaremos cómo nos puede ayudar.

Lo primero de todo será preparar una explicación de nuestro perfil profesional al nivel de
comprensión de nuestro interlocutor, conocerá lo que en realidad hacemos y nuestro objetivo
profesional. Le eliminaremos todo dramatismo a la situación y evitaremos que nuestro
contacto se lo dé. Estamos en una situación de búsqueda laboral, una situación de cambio a la
que la mayoría de las personas nos enfrentamos varias veces en la vida y que tiene un
principio y un fin. No es una característica de la persona y ni siquiera algo permanente en el
tiempo. Hay diferentes maneras de gestionar esta etapa, esperando lo que venga (más propio
del tipo de persona que busca trabajo tan solo en el mercado abierto) o influyendo en lo que
nos sucede (personas que buscan en el mercado oculto).

Bien, nuestro contacto ya conoce quiénes somos laboralmente hablando y lo que buscamos.
Llegados a este punto le indicaremos al interlocutor en qué nos puede ayudar en función de
quién se trate. Hay que poner el acento en que su información va a ser muy útil en nuestra
búsqueda de empleo porque va a proporcionarte mucho material para el análisis, aclararte
dudas, dirigirte a ámbitos con mayores posibilidades de éxito, darte su opinión sobre distintos
temas que atañen a tu perfil, a las empresas del sector, a las oportunidades de diferentes
zonas geográficas,…

Pongamos algunos ejemplos de preguntas de información que podemos formular:

- Un antiguo jefe: Es suficiente la experiencia que tengo para conseguir el objetivo que
me he propuesto? Qué áreas crees que puedo mejorar? Puede merecer la pena una
inversión en realizar más formación en X para mejorar mis posibilidades de encontrar
el empleo que me ha propuesto?

- Un colega del sector: En qué área te parece que se están creando más oportunidades?
Qué movimientos están haciendo las empresas de nuestro sector? Dónde crees que
está el futuro de nuestro sector? Cómo conseguiste tú el empleo? Podría bajar un
escalón y trabajar en un puesto inferior, aumentaría mis posibilidades? Con el nivel de
inglés que tengo puedo optar a puestos en los que piden nivel alto?

- Un compañero de instituto en un sector afín: En tu sector se buscaría una persona con


mi perfil? Qué me faltaría para ser un firme candidato? Qué formación has tenido que
realizar para trabajar dónde estás? Qué salarios se manejan en tu sector?

- Un amigo que vive en el extranjero: En el país donde resides tendría más


oportunidades laborales? Podría trabajar en mi sector? Qué sueldos se manejan?
Cómo son los precios vivienda, consumo, calidad de vida? Mi inglés es suficiente para
desenvolverme?
Una pregunta genérica y que se le puede exponer a la mayoría de los contactos es, ¿qué harías
tú en mi lugar?

Por otra parte, podemos ampliar la red pidiéndole a nuestro contacto que nos introduzca a
alguna otra persona de su red que pueda ayudarnos en nuestra búsqueda porque puede
responder a alguna de nuestras preguntas. Siempre mantendremos informado a nuestro
primer contacto de las gestiones que realicemos con su contacto (nuestro contacto
secundario) y podemos seguir así sucesivamente incrementando la red con contactos
secundarios, terciarios… Aunque pueda parecerte que la gente puede sentirse reacia a
colaborar, nada más lejos de la realidad. La inmensa mayoría de la gente está dispuesta a
invertir diez minutos de su tiempo en contestar a tus preguntas por gentileza hacia su amigo y,
también sea dicho, porque le colocamos en un papel de experto y consejero que acepta de
buen grado.

Una precaución, evitemos la gran tentación de llevar nuestro CV a la entrevista de información


con nuestros contactos y, como mucho, si el contacto insiste, se lo enviaremos posteriormente
a la entrevista. Contrariamente a lo que pueda parecer, no nos interesa que nuestro CV pulule
sin el apoyo de nuestra presencia. Si un contacto se brinda a enviar nuestro CV a sus contactos,
no es mucho mejor saber a quién piensa que puede interesarle y pedirle a su vez que nos
facilite una entrevista de información con esas persona? Algunas entrevistas de información
acaban convirtiéndose en entrevistas de selección. Podemos advertirlo cuando el mando de
la conversación nos es arrebatado por el contacto, el cual nos empieza a hacer preguntas en el
sentido de una entrevista laboral.

Cuando das con una oportunidad laboral ten en cuenta que casi siempre la vacante no ha sido
anunciada, no tienes apenas competencia porque la necesidad acaba de ser creada. Esto
maximiza tus posibilidades que obtener unas condiciones laborables mejores.

Es muy recomendable por otra parte agradecer la entrevista a nuestro contacto una vez que
ha tenido lugar e informarle a su vez de las gestiones que hemos realizado con los contactos
que nos haya facilitado. Por último, una vez que debutemos en nuestro nuevo puesto, enviar a
nuestros contactos un mail o una llamada, según sea el grado de confianza, comunicándoles la
noticia y agradeciéndoles el apoyo, la información y el tiempo dedicado. Es el mejor retorno
que les puedes proporcionar, la gente lo agradece mucho.

Trabajar tu búsqueda de empleo de esta manera requiere mucha mayor proactividad,


esfuerzo, dedicación y desarrollo de habilidades personales, pero a la vez te confiere una
imagen profesional, activa, resolutiva y sobre todo te devuelve parte de la sensación de tener
el control sobre tu vida.

Intereses relacionados