Está en la página 1de 2

Un recurso natural es un bien o servicio proporcionado por la naturaleza sin alteraciones por parte

del ser humano.1 Desde el punto de vista de la economía, los recursos naturales son valiosos para
las sociedades humanas por contribuir a su bienestar y a su desarrollo de manera directa (materias
primas, minerales, alimentos) o indirecta (servicios y más).

Tipos de recursos naturales

Renovables Son aquellos recursos que no se agotan con su utilización, ya que vuelven a su estado
original o se regeneran a una tasa mayor a la que los recursos disminuyen mediante su uso.
Dentro de esta categoría de recursos renovables encontramos el agua y la biomasa (todo ser
viviente). Algunos son: bosques, viento, radiación solar, agua, energía hidráulica, energía
geotérmica, madera, y productos de agricultura como cereales, frutales, tubérculos, hortalizas,
desechos de actividades agrícolas entre otros.

No renovables Los recursos no renovables son recursos naturales que no pueden ser producidos,
cultivados, regenerados o reutilizados a una escala tal que pueda sostener su tasa de consumo.6
Estos recursos frecuentemente existen en cantidades fijas ya que la naturaleza no puede
recrearlos en periodos geológicos cortos. Algunos de los recursos no renovables son: el carbón, el
petróleo, los minerales, los metales, el gas natural y los depósitos de agua subterránea, en el caso
de acuíferos confinados sin recarga.

Consecuencias de no conservarlos La población se beneficia de los recursos naturales, utilizados,


en ocasiones, sin medida y provocando el deterioro del medio ambiente; los bosques, por
ejemplo, pueden explotarse, si se siembran más árboles, así la reforestación preservará la flora y
fauna del bosque. La tala inmoderada de zonas boscosas, la quema excesiva de campos para uso
agrícola, la explotación masiva de especies vegetales y animales, la caza furtiva y la contaminación
a la que está expuesta la naturaleza son algunas de las muchas causas por las que actualmente la
calidad de vida de la sociedad va disminuyendo.

Como conservarlos Evitar el despilfarro, o sea, reservar recursos suficientes para el futuro. Con
demasiada frecuencia, y por la urgencia de obtener ganancias, no se planifica un uso prudente de
estos recursos, con una visión hacia el futuro. - Transporte. Reducir el individual y promocionar los
medios colectivos.

Energía doméstica. Disminuir su gasto con electrodomésticos de etiqueta energética o apagando


los aparatos completamente (y no en modo standby).

Favorecer la separación de basuras y el reciclaje. Reutilizarlos siempre que se pueda (papel,


juguetes, herramientas, muebles...) y evitar usar bolsas, cajas y embalajes. Minimizar el riego de
jardines y promocionar el sistema por goteo.

Sólo donde se sepa que habrá agua suficiente a largo plazo. En muchas ocasiones se otorgan
licencias donde no hay agua. Respetar los espacios protegidos y minimizar el impacto en zonas
naturales.

También podría gustarte