Está en la página 1de 24

IMPACTO DEL USO DE LA TIERRA / CAMBIO DE LA COBERTURA DE LA TIERRA EN LA REGIÓN

HIDROMETEOROLOGÍA EN LA AMAZONÍA

Impacto del uso de la tierra / cambio de la


cobertura de la tierra en la hidrometeorología
regional en la Amazonía

1. Introducción

[2] Calentamiento diferencial de la capa límite planetaria (PBL) debido a la heterogeneidad en la


superficie de la Tierra subyacente da lugar a circulaciones atmosféricas en una amplia gama de
espacial y escalas temporales. En la mesoescala, la brisa del mar y la brisa del lago producido por
el gradiente térmico entre tierra adyacente y los cuerpos de agua son ejemplos interesantes de
este tipo de circulación.

Heterogeneidad significativa natural y humana, existente dentro de la superficie de la tierra en


forma de parches, cuya radiación y las propiedades térmicas difieren de las de su entorno,
también puede producir gradientes de temperatura y presión horizontales lo suficientemente
fuerte como para generar y mantener una mesoescala organizada circulaciones de naturaleza
similar [Segal y Arritt, 1992].

[3] La resolución de observaciones meteorológicas convencionales las redes son demasiado toscas
para capturar estas circulaciones.

Sin embargo, algunos experimentos de campo dedicados han indicado que tales circulaciones de
mesoescala pueden de hecho ser producidas por contrastes de flujo de superficie que ocurren
naturalmente [Physick and Tapper, 1990; Segal et al., 1991].

[4] La agricultura a gran escala y la deforestación pueden contribuir significativamente a la


parchada del paisaje existente.

Solo unos pocos estudios han utilizado datos de observación para estudiar el impacto de las
actividades humanas. Han encontrado que a pesar fuertes contrastes térmicos entre perturbados
y no perturbados áreas, las circulaciones resultantes son superficiales y débiles y a menudo
amortiguado por fuertes gradientes a gran escala [Doran et al., 1995;

Mahrt y otros, 1994; Segal et al., 1989]. Sin embargo, las imágenes de satélite

proporcionar evidencia de la existencia de circulaciones organizadas

lo suficientemente fuerte como para producir cúmulos [Rabin et al., 1990;


Cutrim y otros, 1995; Rabin y Martin, 1996; Weaver y Avissar,

2001].

[5] Los estudios analíticos y numéricos han demostrado que la heterogeneidad

en superficie sensible y flujo de calor latente puede producir

circulaciones de mesoescala fuertes [Avissar y Liu, 1996; Avissar

y Schmidt, 1998; Wang et al., 1996, 1998]. Estas circulaciones

afectar significativamente la estructura de los PBL, flujos de calor,

humedad y escalares [Chen y Avissar, 1994a; Dalu y Pielke,

1993; Dalu et al., 1996; Li y Avissar, 1994; Lynn et al., 1995],

y organización de nubes y precipitación [Chen y Avissar,

1994b; Wang et al., 2000; Wetzel et al., 1996].

[6] La mayoría de estas simulaciones anteriores usaban patrones idealizados

de la heterogeneidad de la superficie y descuidó la interacción de

la mesoescala con procesos de escala sinóptica. Algunos encontraron que

incluso un viento de fondo moderado es capaz de casi eliminar

las circulaciones de mesoescala [Avissar y Schmidt, 1998].

Estudios recientes, utilizando modelos sofisticados e incorporando

condiciones de escala sinóptica real han informado la evolución

de circulaciones de mesoescala coherentes en respuesta al calor de la superficie

parche de flujo [Dolman et al., 1999; Seth y Giorgi, 1996;

Vidale et al., 1997]. Wang et al. [2000] encontró que la superficie impulsada

las circulaciones de mesoescala pueden desencadenar convección húmeda que conduce a

nubes y precipitación bajo estabilidad débil y viento sinóptico

condiciones Sin embargo, usando un amplio rango de escala sinóptica observada

condiciones en el centro de Estados Unidos, Weaver y Avissar

[2001] han demostrado que los vientos fuertes a gran escala no necesariamente
inhibir las circulaciones de mesoescala. Sus conclusiones fueron apoyadas

por una amplia gama de observaciones, incluidas imágenes de satélite,

radares, y una extensa red de pluviómetros.

[7] El intercambio de energía, humedad e impulso entre

la superficie de la tierra y la atmósfera es un importante

componente del sistema climático. Al afectar estos flujos,

las circulaciones de mesoescala pueden afectar potencialmente las circulaciones atmosféricas a


escala global [Copeland et al., 1996; Pielke y otros,

1998]. Por el contrario, Zhong y Doran [1997, 1998] han argumentado

que los impactos son estrictamente locales.

[8] En el trabajo presentado en este documento, se utilizó un modelo de mesoescala de última


generación para simular el impacto de la superficie del suelo

heterogeneidad causada por la deforestación en la Amazonía

bajo condiciones ambientales realistas. Deforestación a gran escala

de la selva amazónica comenzó en la década de 1970 y

continuó sin disminuir hasta principios de la década de 1990 [Fearnside, 1993; Skole

y Tucker, 1993]. El patrón de deforestación es bastante

único, siguiendo la red de carreteras en expansión, creando el

estructura bien conocida de "hueso de pescado". La tasa de deforestación

se ha ralentizado desde entonces debido a una variedad de razones, y

ahora parece poco probable que toda la selva tropical sea limpiada

fuera. Una parte importante de los recursos climatológicos e hidrológicos

los efectos de esta deforestación probablemente serán a través de la mesoescala

circulaciones generadas por la superficie heterogénea de la tierra

[Dolman et al., 1999; Gash y Nobre, 1997]. El estudio por

Cutrim et al. [1995], mostrando creciente nubosidad sobre deforestado


parches, es una "huella" de este fenómeno.

[9] Aquí los datos satelitales se han utilizado para validar los resultados

de nuestras simulaciones Weaver y Avissar [2001] con éxito

utilizó un enfoque similar para investigar los efectos de la agricultura

en el centro de Estados Unidos. Al demostrar que mesoescala

las circulaciones generadas por la heterogeneidad del paisaje pueden ser producidas

en diferentes regiones climatológicas bajo diferentes condiciones meteorológicas

condiciones, tenemos la intención de demostrar que tales circulaciones

son componentes importantes del sistema climático. Por lo tanto

el presente estudio, que se centra en la región tropical, es

otro paso hacia este objetivo.

[10] En la sección 2 los detalles del experimento numérico

son discutidos. La Sección 3 contiene los resultados de las simulaciones

y comparación con datos satelitales. Finalmente, las implicaciones de

este estudio se discute en la sección 4.

2. Experimento numérico

2.1. Área de estudio

[11] El área de estudio estaba ubicada en el estado de Rondonia en

noroeste de Brasil. Rondonia forma el límite sudoeste

de la "Amazonía legal", un área administrativa de 5 millones de km2

cubriendo seis estados en su totalidad y partes de tres estados. En la década de 1980,

10-20% de los bosques en este estado se perdieron debido a la usurpación sistemática

por los humanos En la década anterior, obligado por

una gran cantidad de factores nacionales e internacionales, la agricultura brasileña

pasó por cambios rápidos, incluida una mayor mecanización

y cambiar hacia orientado a la exportación pero menos intensivo en mano de obra


cultivos como soja y trigo. Esto resultó en una

gran excedente de trabajo agrícola. Para resolver el problema de estos sin tierra

agricultores, así como la de la superpoblación en los estados costeros,

el gobierno brasileño comenzó un programa de colonización agresiva

de Amazonia, que luego se vio como un indomable

frontera lista para la explotación económica. Los colonos recibieron

pequeñas parcelas de 2 acres para la agricultura y la ganadería a lo largo de la rápida

expandir la red de carreteras (como la BR-364) y las carreteras locales,

conduciendo a la bien conocida estructura de "espina de pez", la dominante

patrón de deforestación en Rondonia [Fearnside, 1993; Skole

y Tucker, 1993; Skole et al., 1994].

[12] La complejidad de la heterogeneidad del paisaje en Rondonia

(descrito en detalle por Calvet et al., [1997] mostrando bien

estructuras, de solo unos pocos kilómetros de ancho, incrustadas en

? 100 km de ancho franjas), combinado con el gradiente relativamente fuerte

entre los parches boscoso y deforestado, hace que esto

región ideal para el desarrollo de circulaciones de mesoescala coherentes.

2.2. Descripción y configuración del modelo

[13] El Sistema Regional de Modelado Atmosférico (RAMS)

[Pielke y otros, 1992; Liston y Pielke, 2000] se utilizó para nuestras simulaciones. RAMS resuelve
todo lo tridimensional, compresible,

ecuaciones dinámicas no hidrostáticas, una termodinámica

ecuación y un conjunto de ecuaciones de microfísica. El sistema era

cerrado con el esquema de nivel 2.5 de Mellor-Yamada [Mellor y

Yamada, 1982] que resuelve explícitamente la energía cinética turbulenta

(TKE), mientras que otros momentos de segundo orden están parametrizados.


El sistema de coordenadas era cartesiano rectangular en horizontal

y tipo de seguimiento de terreno? [Clark, 1977] en la vertical.

[14] Para nuestras simulaciones usamos tres cuadrículas anidadas centradas

en un área compleja y desigual alrededor de BR-364 (Figura 1). los

la cuadrícula más gruesa, la cuadrícula 1, representaba un dominio de 800 800 km2

con un espaciado de malla horizontal de 16 km; la segunda rejilla cubierta

un área de 312 312 km2 con un espaciado de malla de 4 km; y

en la Grilla 3, la cuadrícula más fina, el espaciado de cuadrícula de 1 km se utilizó para

simular un área de 101 101 km2

. Para los tres horizontales

cuadrículas, se utilizó la misma cuadrícula vertical estirada con una cuadrícula de 50 m

espaciado cerca de la superficie aumentando progresivamente hasta 1500 m

en alto usando una relación de estiramiento de 1.15. La parte superior del modelo alcanzó una
altura

de 24 km con 35 niveles; los 3 km más bajos se resolvieron con 18

elementos de cuadrícula para capturar estructuras finas dentro del PBL.

[15] El dominio fue inicializado y empujado en el lateral

y los límites superiores de la grilla más gruesa con el Nacional

Centros de Predicción Ambiental / Centro Nacional de la Atmósfera

Datos de reanálisis de la investigación (NCEP / NCAR) [Kalnay et al.

al., 1996]. Para la cuadrícula más externa, las condiciones de límite inferior

se derivaron de un modelo de suelo-vegetación basado en

Avissar y Pielke [1989] esquema de parametrización. Los dos

rejillas internas fueron forzadas con flujos observados de latente y

calor sensible. Es importante enfatizar que el propósito de

este estudio es para evaluar si las circulaciones a mesoescala


desarrollar en el ambiente tropical y qué tan bien las circulaciones

se puede simular con RAMS. Por lo tanto, el foco está en

la dinámica de la atmósfera. Imponer los flujos, más bien

que simular esta condición de frontera, elimina un potencial

fuente de incertidumbre asociada con la vegetación del suelo

esquema y también ahorra tiempo de computación.

[16] Estos flujos se midieron durante la Rondonia

La fase 3 del experimento de capa límite (RBLE-3) realizó

durante la observación del clima anglo-brasileño amazónico

Estudio (ABRACOS) [Gash et al., 1996]. Fueron medidos

cada hora en dos puntos, un sitio forestal en Reserva Jaru (105? S,

6155? W, 120 m (sobre el nivel medio del mar)) y un sitio de pasto en

Fazenda Nossa Senhora da Aparecida (1045? S, 6222? W,

220 m (sobre el nivel medio del mar)). Los instrumentos utilizados en ambas torres han sido
discutidos por Shuttleworth et al. [1988], y

McWilliam et al. [1996] proporciona una descripción detallada de la

sitios. Los datos completos de flujo estuvieron disponibles solo durante dos días, 17

y 22 de agosto de 1994; y por lo tanto, solo estos dos días fueron

usado para nuestro estudio La magnitud de los flujos era típica

valores de invierno (estación seca) en esta región [Fisch et al.,

1996]. La diferencia máxima en el flujo de calor sensible

entre el bosque y el sitio de pasto era más de 100

¿Wm? 2

, mientras que el del flujo de calor latente fue más de 200

¿Wm? 2

, (Figura 2). En general, el flujo de calor sensible en el


el sitio de pasto es mucho más alto que en el sitio del bosque,

y viceversa para el flujo de calor latente. Dado que la evapotranspiración

se espera que sea más alto en el bosque, esto

por supuesto, no es sorprendente. Esta observación de dos puntos fue

extrapolado a todo el dominio basado en el

patrón de uso de la tierra [Calvet et al., 1997] con una perturbación aleatoria

agregado para simular una salida turbulenta. Esta

la representación se basa en la presuposición razonable de que la meteorología ambiental que


afecta los flujos superficiales

no cambia mucho en una escala de 100 km. Errores introducidos

por esta suposición fueron probablemente compensados por el

eliminación de las incertidumbres asociadas con

el esquema suelo-vegetación y sus numerosos parámetros desconocidos.

[17] Se utilizó un esquema de tipos Chen y Cotton [1983, 1987]

para la radiación La cuadrícula más fina resuelve explícitamente la convección; no

parametrización cumulus se utilizó en las otras cuadrículas ya que el

esquema disponible en RAMS es aplicable solo para muy grueso

cuadrículas de resolución.

[18] Las simulaciones se ejecutaron durante 12 horas, 0700-1900 LT

para ambos días. El resultado de Grid 3 se usa para nuestro análisis.

La orografía y el patrón de uso de la tierra en esta cuadrícula se presentan en

Figura 3. La banda relativamente amplia de pastos en el suroeste

parte del dominio es la autopista BR-364; deforestación a lo largo

esta carretera y las carreteras locales son claramente evidentes

patrón de espina de pescado.

3. Resultados
3.1. Impacto de la Heterogeneidad de la Superficie

en circulaciones de mesoescala

[19] Investigar cómo la heterogeneidad de la superficie influye

hidrometeorología regional, los resultados de la simulación del 17 de agosto fueron analizados en


detalle. Este fue un día con moderada

flujo sinóptico de fondo, no más de unos pocos metros por

segundo cerca de la superficie, como es evidente por el perfil del viento

se muestra en la Figura 4. Una sección transversal horizontal de la simulación

velocidad vertical (w) a una altura de 493 m sobre el nivel del suelo en

sucesivas veces durante el día muestra el impacto de la

paisaje heterogéneo en la dinámica de la atmósfera

(Figura 5).

[20] Por la mañana, calentamiento solar y mezcla vigorosa por

las térmicas turbulentas conducen al crecimiento de los PBL. Esto puede ser

visto en la Figura 6 donde el perfil de temperatura potencial (horizontalmente

promediado sobre Grid 3) muestra el desarrollo de un

capa bien mezclada al mediodía. Una calefacción sensible más fuerte produce

remolinos turbulentos más intensos sobre las áreas deforestadas en el

mañana, como se muestra en la Figura 5. De ahí el PBL sobre el pasto

es más alto que el del bosque por unos cientos

metros, como lo indica la altura de la inversión que cubre el

capa límite convectiva (CBL) en la Figura 6. Las alturas de PBL

están dentro del rango observado por Fisch et al. [2000] durante

el curso de RBLE-3 (por ejemplo, 1471? 479 m sobre pastos

y 902? 307 m sobre bosques a 1400 LT). La mezcla

capa sobre el bosque es menos profunda y por lo tanto más densa que eso
sobre el pasto. Estos gradientes de densidad conducen a horizontales

gradientes de presión entre el bosque y las áreas de pasto.

[21] En respuesta a estos gradientes de presión, circulaciones de mesoescala

comienza a desarrollarse a última hora de la mañana. Los remolinos sobre

Carretera BR-364, ayudado por la convergencia de los alrededores

regiones boscosas, crecer y unirse para formar la corriente ascendente estrecha

zona de las circulaciones de mesoescala. La velocidad de la corriente ascendente

alcanza un máximo de alrededor de 0.4 ms? 1

. Por lo tanto, la atmosférica

dinámica en esta región cambia de un régimen turbulento en el

mañana a un régimen dominado por mesoescala por la tarde.

La turbulencia juega un papel muy importante en la creación de la presión

gradientes requeridos para el desarrollo de la mesoescala

fluir.

fluir.

[22] El hecho de que la convergencia comienza en la carretera

BR-364 y no en parches deforestados más pequeños indica que un

se requiere una escala mínima de heterogeneidad para desencadenar

circulaciones organizadas [Avissar y Schmidt, 1998; Gopalakrishnan

et al., 2000; Baidya Roy y Avissar, 2000].

[23] Más tarde en el día, un fuerte viento sinóptico del suroeste

advecta la circulación hacia el norte. La posición de la convergencia

zona también se ve ligeramente afectada por un flujo de pendiente ascendente débil que

se desarrolla a última hora de la tarde. Por lo tanto, parece que en este caso los vientos de escala
sinóptica simplemente reorientan las circulaciones coherentes

y no parecen afectar significativamente su fuerza como anteriormente


pensamiento [Zhong y Doran, 1997; 1998].

[24] El modelo no produjo una cantidad significativa de

nubes o precipitaciones La causa de esta deficiencia es un complejo

problema, probablemente relacionado con la formulación de la nube

funciones microfísicas, que incluyen una serie de variables clave

cuyos valores no son exactamente conocidos para el Amazonas

ambiente. Otra posible fuente del problema es

la falta de información relevante en la inicialización. Validar

nuestros resultados, comparamos la ubicación de las corrientes ascendentes simuladas

con la de las nubes derivadas de la Observación Geoestacionaria de la Tierra

Datos del satélite 7 (GOES 7). En ausencia de otra

datos observacionales, esta puede ser una buena forma de evaluar el

rendimiento del modelo en la simulación precisa de la dinámica

de las circulaciones de mesoescala. Se puede ver que hay un

fuerte correspondencia entre el campo w y el superficial

cúmulos que se desarrollan sobre el pasto a lo largo de BR-364

(Figura 7). Los detalles sobre cómo identificar nubes han sido

discutido en el Apéndice A. Estas nubes eran cúmulos superficiales

tipos con una vida útil muy corta (? 1 hora) y los más comunes

firma de circulaciones de mesoescala conducidas por la superficie [Wang

et al., 2000]. La similitud entre los campos de flujo y el

las nubes demuestran que RAMS hace un buen trabajo al simular con precisión

la dinámica atmosférica en esta región.

[25] Además de la simulación con condiciones de superficie reales,

en lo sucesivo, el caso "REAL", el siguiente

Se llevaron a cabo experimentos: (1) un caso "FOREST", donde


las dos rejillas interiores se suponía que estaban cubiertas de bosque y

flujos observados sobre el bosque se impusieron en la parte inferior

límite; (2) un caso de "PASTURA", donde el dominio era

se supone que está totalmente deforestado y convertido en pastos, y

forzado con flujos superficiales observados en el sitio de pastoreo; y (3)

un caso "MEAN", donde el dominio fue forzado con un uniforme

flujo obtenido al promediar el bosque y los flujos de pasto

ponderado por su respectiva cobertura de área proporcional. Así

la cantidad total de calor sensible y latente que ingresa al dominio

desde la superficie en este caso es exactamente igual a la de

el caso REAL. Los resultados de estos experimentos se compararon con el caso REAL para
investigar el papel de la superficie

heterogeneidad en la producción de circulaciones y nubes coherentes.

[26] Los resultados de FOREST, PASTURE y MEAN

las ejecuciones (Figura 8) muestran flujos de pendiente ascendente débiles que se desarrollan en
respuesta

a la orografía con las velocidades máximas de corriente ascendente nunca

excediendo algunos centímetros por segundo. El caso PASTURE

producido circulaciones ligeramente más intensas desde la impuesta

el flujo sensible superficial fue más alto que los otros casos.

[27] La ausencia total de circulaciones coherentes en estos

las simulaciones indican que las circulaciones de mesoescala simularon

con el paisaje real y las nubes correspondientes observadas

por satélites solo puede ser desencadenado por la heterogeneidad de la superficie.

3.2. Impacto de la heterogeneidad de la superficie en flujos verticales

3.2.1. Flujos turbulentos


[28] La cuadrícula 3, que abarca un área de 101 101 km2, es equivalente

en tamaño a una sola celda de cuadrícula de alta resolución Circulación general

Modelo (GCM). El potencial de circulaciones de mesoescala

afectar la escala sinóptica y los procesos a escala global se pueden estimar

estudiando su impacto en los flujos verticales de calor y

la humedad espacialmente promediada sobre tal rejilla.

[29] La forma general de los perfiles de flujo turbulento (Figura

9) para todos los casos es similar a la observada, simulada y

discutido en detalle por muchos autores [Deardorff, 1974; Stull,

1988]. En el CBL, la turbulencia generada por la flotabilidad es

fuertemente dependiente de los flujos de superficie y tiene un calendario de

menos de 1 hora. Por lo tanto, los flujos de calor turbulento alcanzan pronto

después de la radiación solar máxima alrededor del mediodía y casi

desaparecer después de la puesta de sol.

[30] El flujo de calor sensible turbulento a 1300 LT muestra una

máximo en la superficie asociada con el calentamiento solar de la

superficie y disminuye linealmente hacia arriba. Cerca de la cima de la

capa mixta, el flujo se vuelve negativo debido al arrastre de

aire más caliente de la capa de inversión que limita el CBL. Ya que

el flujo de calor sensible superficial es más alto en el pasto que en

el bosque, el flujo de calor sensible turbulento es el más fuerte en

el PASTOR se ejecuta y el más débil en el BOSQUE. los

los perfiles para los casos REAL y MEAN son casi idénticos, lo que indica que el flujo turbulento
promedio de calor sensible es un

función muy fuerte del flujo de calor sensible superficial medio y

es independiente de la heterogeneidad de la superficie.


[31] El flujo de calor latente turbulento es positivo cerca de la superficie

debido a la evaporación; también es positivo en la parte superior de la

capa mixta como resultado de que el aire seco sea arrastrado desde arriba.

La evapotranspiración es mucho más alta en el bosque que

sobre el pasto, la corrida FOREST produce el más fuerte

flujo de calor latente turbulento y PASTURA el más débil. Aunque

la tasa media de evaporación superficial es igual para el REAL y

Las carreras MEAN, los perfiles verticales del flujo de humedad son considerablemente diferentes.
En el caso REAL, como se discutirá más adelante,

Los remolinos de mesoescala mejoran la mezcla de humedad en el CBL,

reduciendo así el gradiente de humedad vertical en el mismo. Por lo tanto

en este caso, el flujo de calor latente turbulento es menor en hasta 100

Wm? 2 comparado con el del caso MEAN. Así superficie

heterogeneidad y las circulaciones de mesoescala resultantes

afectan el transporte turbulento de humedad en el PBL.

3.2.2. Flujos de mesoescala

[32] La firma de la heterogeneidad de la superficie es evidente

en los flujos de mesoescala (ver Avissar y Chen [1993] para

definición). Como se discutió anteriormente, los remolinos turbulentos allanan el camino

para los rollos de mesoescala mediante la creación de una presión horizontal

gradiente. Por lo tanto, los flujos mesoescalares comienzan a desarrollarse tarde

mañana cuando la turbulencia está a punto de alcanzar su máximo (Figura

10). Los flujos alcanzan el valor máximo en la tarde,

lo que implica una escala de tiempo de mesoescala típica de unas pocas horas.

[33] El flujo de calor sensible de mesoescala vertical es positivo en

la parte inferior del PBL, que indica el transporte hacia arriba de calor;
cerca de la parte superior del PBL, arrastre hacia abajo de aire más caliente

da como resultado un flujo negativo. Solo el caso REAL muestra signos de

actividad de mesoescala pronunciada con valores de flujo superiores a 15

Wm? 2 a 1700 LT. Los otros casos muestran un pequeño flujo de mesoescala

asociado con el flujo inducido orografía.

[34] El impacto de este flujo de mesoescala puede ser mejor estudiado

comparando el perfil vertical potencial de dominio promediado

temperatura () para los casos REAL y MEAN en 1800 LT.

(Figura 11). En este momento, la turbulencia es insignificante para más

de 1 hora, se ve afectada principalmente por mesoescala y sinóptica

procesos de escala para el caso REAL y principalmente por escala sinóptica

procesos en el caso MEAN. Estos dos casos tienen

el mismo forzamiento a gran escala y la misma cantidad de calor

energía que ingresa desde la superficie; de ahí la diferencia entre

los dos perfiles se debe a los procesos de mesoescala que surgen

de la heterogeneidad de la superficie.

[35] En ausencia de cualquier fuente / sumidero o difusión, la

ecuación de conservación para? [Stull, 1988] está dado por

¿re?

dt? ¿u? j

??

? xj

. (1)

Por lo tanto, en cualquier nivel dado, ¿el promedio del dominio? Esta determinado por

el gradiente vertical del flujo vertical en ese nivel. Puede ser

visto que hasta 0,5 km de la superficie, el gradiente vertical de


el flujo es positivo y la atmósfera es más fresca en el REAL

caso. Entre 0.5 y 1.3 km el flujo disminuye con la altura

y un calentamiento correspondiente en el caso REAL es obvio.

Por encima de este nivel, la atmósfera en el caso REAL es levemente

más frío que eso en la ejecución MEAN porque el flujo aumenta

lentamente con altura La implicación general de esto es que el

circulaciones de mesoescala toman calor de la parte inferior de la

PBL y moverlo hacia arriba, creando así un mucho más suave

perfil de temperatura potencial. Este transporte vertical de calor

da como resultado temperaturas superficiales más frías en el caso REAL, incluso

aunque el flujo de calor sensible de la superficie es el mismo en ambos REAL

y MEAN casos.

[36] El transporte a mesoescala de calor latente, similar a ese

de calor sensible, muestra una fuerte respuesta a la heterogeneidad de la superficie

en la simulación REAL. El flujo es negativo (hasta

? 50 Wm? 2

) en la parte inferior del PBL y positivo (hasta

30 Wm? 2

) aloft. Los flujos en los otros casos no muestran signos de

actividad mesoescalar excepto una señal débil asociada con el

flujo ascendente inducido por orografía discutido anteriormente.

[37] El impacto pronunciado de las circulaciones de mesoescala

sobre la humedad atmosférica es evidente en la Figura 12, que muestra el

perfil vertical promediado horizontalmente de la mezcla de vapor de agua

relación a 1800 LT en los casos REAL y MEAN. Similar a ,

la diferencia entre los perfiles de humedad en los dos casos es


claramente dictado por el gradiente vertical de la mesoescala latente

flujo de calor. La atmósfera en el caso REAL es más húmeda hasta 0.5

km de la superficie, más seco entre 0.5 y 1.2 km, y más húmedo

en alto hasta que el flujo se vuelve cero alrededor de 2 km, mientras que el flujo

los gradientes en esas capas son negativos, positivos y negativos

respectivamente. El resultado general es un perfil más suave de

humedad, disminuyendo casi linealmente con la altura. El fisico

proceso que logra esto es complicado y parece ser

intrincadamente relacionado con la naturaleza de la turbulencia manifiesta anteriormente

en el día. Los remolinos turbulentos mueven la humedad hacia arriba desde el

evaporando la superficie de la tierra, creando una acumulación temporal en el aire.

Esta humedad se redistribuye, tanto hacia arriba como hacia abajo,

las circulaciones de mesoescala. Por lo tanto, el flujo de calor latente de mesoescala es positivo
arriba y negativo debajo de la capa con exceso

humedad. Este transporte vertical de humedad da como resultado un mayor

humedad superficial en el caso REAL, aunque la superficie

el flujo de calor latente es el mismo en los casos REAL y MEAN.

[38] Por la mañana, transporte ascendente de humedad por turbulencias

remolinos enmascara el componente descendente de la mesoescala

Flujo de calor latente. El componente descendente se convierte

prominente solo en la tarde cuando la turbulencia ha disminuido.

[39] El transporte de calor y humedad por remolinos de mesoescala

altera significativamente el estado medio de la atmósfera. por

ejemplo, los cálculos muestran que a una altura de 1,2 km del

superficie, la atmósfera en el caso REAL es 4% más alta en

humedad relativa y enfriador por 0.2 K. Esto puede ser una decisión
factor en la condensación y formación de nubes que pueden cambiar

el estado térmico y radiativo de la atmósfera a través de

reacciones complejas. Agosto siendo invierno en Rondonia, el

los flujos superficiales son relativamente débiles. Los valores de verano son mucho más grandes y
el impacto potencial de eso podría ser mucho

más fuerte.

[40] Los valores máximos de la mesoescala promediada horizontalmente

los flujos son más pequeños que los de los flujos turbulentos. Sin embargo, uno

debe tener en cuenta que las circulaciones a mesoescala están localizadas,

mientras que la turbulencia está activa en todo el dominio. En la zona,

los flujos de mesoescala son bastante intensos; cerca de la mesoescala

zonas de corrientes ascendentes, los flujos son 1 orden de magnitud mayor que

su valor promediado de dominio. Además, mesoescalar y turbulento

los procesos tienen diferentes escalas de longitud y tiempo. Turbulencia

es más importante cerca del suelo, mientras que la mesoescala

los procesos son más fuertes en lo alto; por ejemplo, la mesoescala positiva

el flujo de humedad en el PBL superior es siempre mayor que

el flujo turbulento a esa altura. Además, mientras el transporte turbulento

es más fuerte por la mañana, más tarde en el día, la mayoría de

el transporte de calor y humedad en el PBL se lleva a cabo

remolinos de mesoescala. Por lo tanto, la contribución de los remolinos de mesoescala en la


dinámica de PBL no se puede evaluar simplemente comparando el

valores máximos de flujos de mesoescala y turbulentos.

3.3. Impacto del flujo a escala sinóptica

en las circulaciones de mesoescala

[41] Las condiciones meteorológicas de fondo en nuestro segundo


el día de estudio de casos (22 de agosto de 1994) fue bastante diferente de

el caso anterior. En este día, un fuerte jet de bajo nivel del oeste

con una velocidad media del viento de más de 12 ms? 1

y ráfagas a 16

ms? 1

, soplaba durante todo el día (Figura 4). A pesar de

el fuerte viento, la convergencia se desarrolló en el camino alrededor

mediodía, pero a primera hora de la tarde, la zona de convergencia se advectó

hacia el este (Figura 13). En la tarde, todo lo que quedaba

Hubo algunas corrientes ascendentes localizadas e intensas en la parte sureste de

el dominio. Nubes dispersas y poco profundas observadas en esa región

(Figura 7) indican que el modelo simulaba con éxito

la dinámica atmosférica.

[42] El PBL desarrollado en este caso era menos profundo que

que el 17 de agosto por unos cientos de metros, pero a pesar de la

viento fuerte a gran escala, los patrones y las magnitudes de

Flujos de calor y humedad de mesoescala fueron muy similares en ambos

casos. No se observó evidencia de circulaciones coherentes

cuando las condiciones homogéneas fueron impuestas en la parte inferior

límite.

[43] Por lo tanto, contrario a las conclusiones de Dalu et al. [1996],

Wang et al. [1996], y Zhong y Doran [1997, 1998], este estudio demuestra que las circulaciones
coherentes de mesoescala conducidas por la superficie

y los flujos de mesoescala correspondientes pueden desarrollarse a pesar

de fuertes vientos sinópticos.

4. Conclusiones
[44] Se utilizó un modelo de mesoescala de alta resolución para simular

la atmósfera sobre una parte deforestada de la Amazonia.

Los primeros estudios de modelado han sido criticados por su simplicidad

en la representación de la heterogeneidad de la superficie y por descuidar el

impacto de la meteorología ambiental. De hecho, algunos casos de prueba sobre

el mismo dominio, ejecutado sin gradientes a gran escala, producido

muy fuertes corrientes ascendentes. Cuando el efecto de las condiciones de escala sinóptica

fue incluido, las circulaciones se debilitaron pero no

desaparecer. La heterogeneidad de la superficie desencadenó las circulaciones de mesoescala;

luego fueron advectados por el flujo a gran escala. los

la firma de estas circulaciones fue claramente evidente en satellitederived

imágenes en la nube. No se desarrolló tal circulación cuando

condiciones homogéneas fueron impuestas en la superficie.

[45] Se asumieron condiciones de fondo realistas forzando

los límites del dominio con los flujos observados y

datos meteorológicos. Las circulaciones coherentes evolucionaron incluso con

muy fuertes chorros de bajo nivel. Esto indica que las circulaciones de mesoescala

puede ser producido bajo un rango mucho más amplio de escala grande

condiciones de lo que se pensaba anteriormente

[46] Debido a la falta de datos obligatorios, solo un número limitado de

se utilizaron estudios de casos con diferentes regímenes de flujo sinóptico para

nuestros experimentos numéricos. Aunque tienen una gran diferencia

características, obviamente, esto no es una representación exhaustiva

de toda la gama de condiciones de escala sinóptica que pueden

ser encontrado sobre Amazonia en la estación seca. Por lo tanto, más caso

los estudios deben realizarse con diferentes condiciones de fondo.


Además, tenemos la intención de utilizar los datos recopilados como

parte de la temporada húmeda Biosfera-Atmósfera a gran escala atmosférica

Campaña de medición (WETAMC / LBA) en enero-febrero

1999, en Rondonia, para llevar a cabo experimentos similares

explorando las posibilidades de la evolución de la superficie

circulaciones coherentes en la temporada de lluvias también.

[47] Un problema importante con estas circulaciones es que

no se puede observar con redes meteorológicas convencionales.

Ocasionalmente, están enmascarados por fuertes vientos sinópticos e inducidos por la orografía y
pueden verse solo como una perturbación

del flujo medio. Las nubes a menudo producidas por estos

las circulaciones son pequeñas, cúmulos superficiales tipo muy cortas

vida útil y difícil de observar en imágenes de satélite. Además, desde

las circulaciones pueden ser advectadas por vientos a gran escala,

las nubes no siempre están ancladas a la heterogeneidad de la superficie

patrón; por lo tanto, las circulaciones no son evidentes. Así,

se requieren experimentos de campo dedicados para observar estas mesoescala

procesos. Los resultados de este estudio pueden usarse para

experimentos de diseño orientados a la observación de circulaciones de mesoescala

durante la próxima campaña de la temporada seca de LBA programada

para 2002.

[48] Estas circulaciones influyen fuertemente en el transporte de

calor y humedad en la escala GCM. El flujo de calor sensible es

pequeño, pero el flujo de calor latente de mesoescala es al menos tan grande como

el flujo turbulento en el PBL superior. Estos procesos son subgrid

escala para un GCM típico. Sin embargo, las parametrizaciones de subgrid


para los GCM actuales se basan principalmente en la turbulencia; no

procesos mesoescalares excepto las ondas gravitatorias. Adecuado

parametrizaciones para estos procesos deben incluirse

en GCM para una mejor simulación del clima. Como evidente

de este estudio, ambos parámetros estacionarios, como escala de superficie

heterogeneidad, así como parámetros no estacionarios, como

meteorología ambiental, juegan papeles importantes en la evolución de

estas circulaciones. Esto debe tenerse en cuenta mientras

desarrollando una parametrización basada físicamente para estos procesos.

[49] Cualquier parametrización para GCM debería ser aplicable

para todo el mundo Weaver y Avissar [2001] han usado GCIP

datos para investigar las circulaciones de mesoescala en las latitudes medias en

Norteamérica. Información adicional también ha sido proporcionada por

Vidale et al. [1997] utilizando datos BOREAS en latitudes altas.

Estudios similares deben llevarse a cabo con diferentes tipos de

heterogeneidad de superficie y forzamiento de escala sinóptica sobre otros

regiones climáticas utilizando datos de experimentos de campo relevantes.

Este estudio sobre Amazonia tropical se puede utilizar en conjunto

con otros para desarrollar una parametrización integral y universal

para este fenómeno

Apéndice A: Identificación de la nube

[50] Datos horarios del séptimo operacional geoestacionario

El satélite ambiental (GOES 7) se utilizó para identificar

nubes que se desarrollan sobre el dominio. Brillo (Bvis del

el canal visible (centrado en 0.65?, resolución de 1 km) se convirtió

albedo (?) usando la fórmula


? ? aBvis

2 b? /? I0 cos?), (A1)

donde a, b e I0 son parámetros de calibración para el GOES-7

sensor igual a 0.00539 Wm? 2

,? 2.67 Wm? 2

y 336 Wm? 2

respectivamente; ? es el ángulo del cenit solar. La temperatura (T) puede

obtenerse del brillo infrarrojo (BIR) del canal 8

(centrado alrededor de 11.2?, originalmente 4 km de resolución, interpolado

a una cuadrícula de 1 km utilizando la técnica de kriging) de la relación

T 418? BIR, ¿BIR 176?

T 330? BIR / 2,? BIR

176 ?. (A2)

[51] Las nubes suelen tener un albedo de 0.3 o más [Hartmann,

1994]; en contraste, las áreas de bosque y pasto en Rondonia

tienen albedoes de 0.12 y 0.15, respectivamente, en seco

temporada [Silva Dias y Regnier, 1996]. Además, a partir de nuestras simulaciones y


observaciones, la temperatura promedio cerca de la cima de

el PBL resultó ser 293 K.

[52] Estos dos parámetros se usaron para identificar nubes como

puntos brillantes con albedo mayor que 0.3 y temperatura menor

que 293 K. Este método de filtrado dual es muy simple y

no distingue entre nubes altas y bajas; debido a la

estricto requisito de albedo, probablemente subestima el

nubosidad también. Sin embargo, este algoritmo puede identificar el


ubicación de las nubes diurnas con un alto grado de precisión.

[53] Agradecimientos. Los autores desean agradecer a D. W.

Martin y A. Negri por ayudar con los datos del satélite y M. A. F. de

Silva Dias y P. L. de Silva Dias por sus ideas.