Está en la página 1de 15

FENOMENOLOGÍA, ARTES Y EDUCACIÓN

Merlina Bordones
Magíster en Investigación Educativa
Universidad de Carabobo
merlicoro@hotmail.com

Recibido: 02/12/2014 Aceptado: 25/05/2015

PHENOMENOLOGY, ARTS AND EDUCA-


TION
Resumen Summary
Este trabajo es una reflexión sobre las diserta- This work is a reflection on the dissertations pre-
ciones abordadas por los ponentes del evento sented in the event “Phenomenology, Art and
“Fenomenología, arte y educación”, doctores: Education”, by the doctors Morales, Sánchez
Morales, Sánchez e Illas, y candidatos a doctor, and Illas, and the candidates to doctors, Falcon,
Falcón, Herrera, Macías, Penso y Aramburu, Herrera, Macías, Penso and Aramburu. The
para su divulgación. El evento fue estructurado event was organized in conferences, followed by
en conferencias, seguidas de preguntas y res- a question and answer session, with a closing
puestas con un cierre donde se obtuvieron como where the main reflections obtained are: the Phe-
principales reflexiones: la Fenomenología, guía nomenology is a fundamental guide in the cur-
fundamental en el proceso investigativo actual; rent investigative process; it is important to
aclarar, en la educación de las artes, la parte téc- make clear, in the education of arts, the technical
nica del aprendizaje del arte, el disfrute y propa- part of the art learning, its enjoyment and spread;
gación del mismo; la intervención del especta- the spectator's intervention as a participant of the
dor como partícipe de la obra; el relato de los work; the story of the facts as a factor of
hechos como factor de conocimiento de la reali- knowledge in the artistic reality, and recognizing
dad artística y el reconocer al docente como un the teacher as an actor in his/her educational
actor en su praxis educativa. practice.
Palabras Clave: fenomenología, artes, educa- Keywords: phenomenology, arts, education
ción

ARJÉ. Revista de Postgrado FaCE-UC. Vol. 10 N° 18 . Enero– Junio 2016/ pp.94-108.


ISSN-e 2443-4442 , ISSN-p 1856-9153
Fenomenología, artes y educación
Bordones Merlina

94
Introducción principales aportes del mismo, claro está, con la

Esta descripción e interpretación del evento: venia de los actores, grandes investigadores en sus

“Fenomenología, Artes y Educación”, representa respectivas áreas. Para lograr este propósito, se

una visión de las experiencias investigativas de los respetará el orden en que transcurrieron las ponen-

ponentes participantes, además de cumplir con cias.

una petición por parte de los asistentes al evento, Husserl y Gadamer: fenomenología-
su divulgación. El evento fue realizado bajo la hermenéutica y artes
aprobación del Doctorado en Educación del Área Esta ponencia presentada por Dr. José Tadeo Mo-
de Estudios de Postgrado de la Facultad de Cien- rales desarrolla una revisión de Husserl y Gada-
cias de la Educación de la Universidad de Carabo- mer, como presentación de lo que es la fenomeno-
bo, realizado en la Sala Especial de dicha Direc- logía y la hermenéutica de cara al arte, a la vez
ción. Para ello, se realiza una reconstrucción de centrado en Gadamer y partiendo de su obra Ver-
las ponencias así como una interpretación de los dad y Método; relaciona la importancia del juego
aportes de dicho evento como un acercamiento al que como existenciario, se apropia del Daisen, del
saber logrado en este encuentro sumergido en el ser ahí de la manifestación de la obra de arte, en
mundo de la fenomenología, el arte y la educa- cuanto a arte.
ción.
En primera instancia se destacan elementos bási-
Es resaltante la variedad de temas tratados, y co- cos de lo que dice Husserl en torno y acerca de la
mo se pueden hilvanar todos y cada uno de ellos fenomenología, ubicando lo que significa ésta de-
con las directrices del evento: la fenomenología, bido a los muchos debates en torno al significado
el arte y la educación. Los aportes pilares estuvie- de fenomenología. Para Morales (2013):
ron a cargo de los Doctores: José Tadeo Morales,
Lo primero que hay que hacer es ir a
Hilde Adolfo Sánchez y Wilfredo Illas, ponentes Husserl, que es lo que dice Husserl en
invitados del evento. Por su parte, los candidatos a torno a la fenomenología. Por eso es
que, en referencia a su obra magna de
doctor presentes: Isabel Falcón, Henry Herrera, ideas y la fenomenología, Husserl
Aída Macías, María Penso y Olson Aramburu, plantea sobre la verdadera búsqueda
de la fenomenología como ciencia
develaron una gama de temas relacionados con los fundamental, su alejamiento de la
puntos principales del evento, brindando a los ciencia natural o ciencia de los fenó-
menos, que era hacer la filosofía co-
asistentes, nuevas fronteras de investigación. mo ciencia estricta. Husserl ve la fe-
nomenología en torno a la filosofía,
En este se expondrán las concepciones que en opi- por ser un crítico de las ciencias natu-
nión de los autores y de la recopilación de las me- rales. (s/n)
sas de trabajo realizadas al final del evento, fueron Para el ponente la fenomenología puede verse des-
las más relevantes de cada uno de los participan- de dos caminos para su significación; en uno se
tes. Estas representan, en forma sintetizada, los

ARJÉ. Revista de Postgrado FaCE-UC. Vol. 10 N° 18 . Enero– Junio 2016/ pp.94-108.


ISSN-e 2443-4442 , ISSN-p 1856-9153
Fenomenología, artes y educación
Bordones Merlina

95
utiliza la hermenéutica y la fenomenología como El concepto fenomenológico de fenó-
meno se entiende como aquello que
ciencia, donde algunos le dan la descripción de
se muestra como el ser del ente, su
ciencia del método, utilizando para ello la aplica- sentido, sus codificaciones y sus deri-
vados y este mostrarse no es un mos-
ción de la comprensión, interpretación y aplica-
trarse cualquiera, ni tampoco como ha
ción. El otro camino insiste en el aspecto metodo- sido manifestada. El ser del ente es lo
que puede ser menos concebido como
lógico, que algunos autores lo refieren como un
algo tras lo cual habrá alguna otra co-
método, que consiste en describir lo inmediata- sa que no aparece. Por eso insiste
Heidegger que el problema de la fe-
mente dado en la conciencia. Es por eso que el
nomenología es sólo posible si nos
elemento fenomenológico es un elemento descrip- aproximamos a la ontología. (s/n)
tivo, genera descripción y su mayor problema lo Desde esta posición fenomenológica filosófica es
representa el lenguaje. (Opus Cit.) “Con el lengua- que se entiende el problema de la hermenéutica
je que se describe, ya que no es lo mismo la des- como un problema de filosofía, cuando la herme-
cripción que pudiera hacer José Tadeo Morales, néutica, como punto central de la fenomenología,
sobre la belleza de una mujer a que la pudiera ha- está presente en la discusión de la comprensión
cer Gabriel García Márquez” (p/n) del ser, siendo el tema fundamental la ontología.
El problema fundamental de la hermenéutica no
La vía de la hermenéutica y la fenomenología que
está en la interpretación sino en la comprensión.
se toma para discurrir es cuando se toma como
(Morales, 2013)
filosofía, que es la descripción antes expuesta so-
bre Husserl. Según Morales (2013) en la filosofía Otro elemento presentado, en esta ponencia, es el
siempre advertimos el aspecto gnoseológico y de la intuición que para el positivismo es captar la
dentro de este advertimos el aspecto epistemológi- realidad sin experiencias. Para Morales (2013), la
co. Tomando en cuenta esta posición, se puede intuición tiene sensibilidad, porque la intuición
determinar que una de las grandes tensiones y uno afecta y no necesariamente es la intuición tangible
de los grandes ámbitos es la ontología, según el positivista sino cómo se capta la realidad. Esa
ponente, poco comprendido y poco apreciado en realidad afecta la sensibilidad y es al mismo tiem-
las investigaciones, el cual pertenece a la filosofía. po intuitiva. En ese mismo sentido, es aquí que se
Como señala Morales (2013): “Creo que hoy le puede advertir que la intuición es sensible porque
vamos a tratar de dar la justa dimensión al signifi- se capta al ser humano, lo que se aprecia es el ser.
cado de ontología, ¿Por qué?, lo manifiesta Hei- Y continúa Morales (2013) explicando que:
degger; Fenomenología es el modo de acceso y
Gadamer, en función a Husserl, logró
determinación evidenciante que debe constituir el imponer de nuevo el apriorismo clási-
tema de la ontología”; y es aquí donde se profun- co de la tradición idealista, porque la
manera en que algunos justifican la
diza el significado auténtico de la fenomenología. sensibilidad y la intuición es en aprio-
rismo, es decir, en lo que el sujeto ya
A su vez, Morales (2013) explica que:

ARJÉ. Revista de Postgrado FaCE-UC. Vol. 10 N° 18 . Enero– Junio 2016/ pp.94-108.


ISSN-e 2443-4442 , ISSN-p 1856-9153
Fenomenología, artes y educación
Bordones Merlina

96
tiene, pero yo creo que el camino nos existenciario, no es confrontarse, ya que el proble-
lleva a que esta intuición es madurada
ma de la obra de arte no está entre objeto y sujeto
como función sensible. Es ahí donde
está el elemento significativo, porque sino en esa cercanía, en esa intuición sensible de
si no vamos a utilizar las ciencias tra-
participación donde se funden y se fusionan en
dicionales, es lo que dice el mismo
Gadamer, caemos en un apriorismo, una realidad; no es espectador, está dentro de lo
caemos en un idealismo trascendental.
que se manifiesta, lo que el artista evidencia.
Pero yo creo que la vía de salida, la
tienen ellos mismos al admitir que la
De aquí se advierten como elementos significati-
intuición es sensible, que la intuición
no es de idea a idea. (s/n) vos que la intuición es sensible y esa es una de las
Ahora bien, Gadamer busca la salida a este pro- tareas que se debe empezar a construir. El elemen-
blema en el arte, porque no es sólo un problema to fundamental y central es que la fenomenología
epistemológico sino que en la obra de arte el fenó- y la hermenéutica de alguna manera tienen una
meno muestra pero oculta, y a veces el interés es vertiente: la ontología, que es la pregunta por el
más lo que está ocultando del fenómeno que lo ser, siendo estos dos elementos fundamentales al
que está mostrando. Entonces, explica Morales igual que es fundamental volver al estudio de los
(2013), que la mejor manera como le entra, el me- clásicos, los cuales no están de más debido a que
jor ejemplo que plantea Gadamer, es el ejemplo son la base de todo proceso investigativo.
del juego, el juego como existenciario, el juego Filosofía para neófitos y preclaros
como una realización del ser. Él habla de cual-
Esta segunda ponencia realizada por el Dr. Hilde
quier tipo de juego porque le da importancia a la
Adolfo Sánchez, presenta las dificultades observa-
participación, ya que el juego como tal, tiene un
das en innumerables tesis para la realización de
elemento ontológico: el ser juego. Pero el elemen-
dichas producciones. Para Sánchez (2013): “El
to profundo es el ser participante, la existencia del
lenguaje y la filosofía lucen como las debilidades
que juega adecuándose a las reglas, que siente el
más grandes de quien tarda demasiado para en-
juego, que vive el juego, se desenvuelve en el jue-
contrar y producir su tesis; de igual modo, son el
go.
lenguaje y la filosofía la explicación más evidente
Es por ello que la vivencia de la obra de arte, co- de los que tienen éxito”. Se aprecia como utilizan-
mo juego en el cual se participa, donde confluyen do los recursos del lenguaje y algunas
las dos realidades (infundo y experimento) donde “travesuras” que proporciona la filosofía, se puede
se fusiona la sensibilidad y la intuición, permitien- caracterizar en los niveles de ignorancia y sabidu-
do sobre todo que salga a la luz la referencia de la ría, a todos los seres humanos, sin distinguir entre
obra de arte al ser; en ese juego, en ese estar ahí, filósofos, doctores, investigadores, científicos y
en esa actitud comprensiva, en esa actitud del diá- ciudadanos, “comunes” y “no comunes”. Esto lo
logo con la obra de arte, se manifiesta el ser. Ade- motiva desde su experiencia, su reflexionar y su
más, indica el ponente, que el juego es un estar

ARJÉ. Revista de Postgrado FaCE-UC. Vol. 10 N° 18 . Enero– Junio 2016/ pp.94-108.


ISSN-e 2443-4442 , ISSN-p 1856-9153
Fenomenología, artes y educación
Bordones Merlina

97
abstracción filosófica a tomarse como: “Yo, el se utiliza el latín, el griego, o el alemán, etc.
primer “neófito preclaro”. (Sánchez, 2013)
Por ello, para Sánchez (2013) es: “filosofía para
Si bien es cierto, el pensar implica, en su sentido bobos cuando tratamos de expresar nuestros argu-
más elemental, el imaginar, como algo natural e mentos con la convicción de que nadie nos entien-
innato, debe interesar el pensar como proceso para de por el léxico o por el idioma. Lucimos, enton-
mirarnos, conocernos y crecer intelectualmente así ces, como preclaros hablándoles a bobos”. Asi-
como relacionarnos socialmente, conservándonos mismo, indica que una persona que ha estudiado
diferentes. Con “pensar” hablamos de abstraer, toda su vida y se encuentra en la cúspide de la uni-
razonar, argüir, argumentar, considerar, discurrir, versidad por obtener el grado de doctor diría:
disertar, aducir, alegar, meditar, imaginar, filoso- “esto es una locura, si soy un genio, formo parte
far. Y es que filosofar es pensar correctamente y si de la élite del más alto espectro académico y me
decimos que debemos aprender a pensar es porque defraudan amenazándome con enseñarme a pen-
con frecuencia pensamos inapropiadamente, pro- sar; esto es el colmo”.
bablemente, y debemos superar esa deficiencia. Esta ironía socrática me dice que soy un orgulloso
Así que no es una locura afirmar que alguien toma bobo; sigo aprendiendo porque cada día descubro
una decisión “sin pensar” o que no entendemos nuevas verdades, nuevos conocimientos y cada día
por qué alguien hace tal o cuál afirmación. lo que aprendo se esfuma y debo desaprender y
Entre las experiencias que se viven en la produc- aprender una y otra vez, permanentemente. No me
ción intelectual existen casos de filósofos que no siento mal por ello. Esta filosofía para bobos me
saben que son filósofos, y filósofos que publican pertenece. Tal vez la filosofía para bobos es en
sus ideas, sus pensamientos, sus decisiones sin el realidad filosofía para humildes, filosofía para
más elemental proceso de pensamiento, sin filoso- modestos y es que un doctor, antes que sabio o
far; pensadores que utilizan sus argumentos, sus docto soberbio, debería ser humilde, debería ser
tautologías, sus sofismas para imponer sus inten- respetuoso (Sánchez, 2013)
ciones, más que sus pensamientos. De ahí la difi- De qué sirve seguir paso a paso rigurosamente los
cultad de atraer personas a un área muy importan- métodos más modernos y de mayor aceptación
te con frecuencia marginada, la publicación de los para justificar la exactitud de nuestras investiga-
logros obtenidos de la investigación o de la refle- ciones si el seguimiento de esos métodos no se
xión a través de una expresión correcta, observán- refleja en nuestro comportamiento cotidiano labo-
dose por lo general que a personas que la usan y la ral o personal pues ni siquiera imaginamos que
desconocen y otros que la conocen pero la usan esos pasos, esos procedimientos, esas estrategias
mal, con los consabidos y aceptados barbarismos, “científicas” deben corresponderse con una mane-
inhabilitando la lengua materna ante una supuesta ra de pensar, con una manera de reflexionar, con
imposibilidad de expresar ideas o conceptos si no

ARJÉ. Revista de Postgrado FaCE-UC. Vol. 10 N° 18 . Enero– Junio 2016/ pp.94-108.


ISSN-e 2443-4442 , ISSN-p 1856-9153
Fenomenología, artes y educación
Bordones Merlina

98
una manera de considerar, aceptar y penetrar tanto del autor como del espectador
del arte, puesto que en la experiencia
nuestro mundo y el mundo de los demás, reflejado
estética se produce un conocimiento y
todo en un actuar. una reflexión de lo propio, hacia lo
interno, para agrado y complacencia
Por eso, en base a la pregunta ¿Quién debe tomar entre los implicados en el hecho esté-
la iniciativa? Su respuesta inmediata es: Todos, tico. (s/n)
Es por ello que comúnmente el arte puede ser re-
permitiendo que emerja nuestra parte inteligente,
flexionado como representación, lo que quede en
filosófica, preclara y reímos de nuestra parte boba,
la memoria y en el recuerdo, de que fue hecho y
de nuestra parte neófita y hasta de nuestra inge-
como se hizo, en un acto contextualizado a partir
nuidad, pero indiferencia, jamás. (Sánchez, 2013)
de lo real, lo cual no deja de ser auténtico. Pero
El arte, expresión natural para la cocreación, la
también se puede pensar el acto creativo, en una
copertenencia y la autocomprensión del sujeto
visión más subjetiva de quien produce la obra,
en la experiencia estética
desde su relación con lo vivenciado, guardado en
La tercera ponencia dada por la profesora Isabel lo más interno del sujeto. Esta forma de expresión
Falcón, candidata a doctora del Doctorado en Es- artística exalta los sentimientos y estados aními-
tudios Culturales de la Facultad de Ciencias de la cos más íntimos y profundos que pueden ser enun-
Salud de la Universidad de Carabobo, fue una ciados, lo que los poetas y literatos señalan como
reflexión sobre el sentido del arte desde la pers- lo lírico. Se trata, pues, de una visión particular
pectiva hermenéutica fenomenológica. Explicó la que el artista tiene necesidad de comunicar, reve-
ponente que el conocimiento es un hecho de la lando así su ser, su esencia.
naturaleza y producto de las vivencias de unos
A la par existe el otro participante del acto artísti-
seres humanos prestos a comprender bajo la pre-
co, el que observa, disfruta y juzga la obra de arte,
misa de que el ser es interpretado desde su obra.
representado por la interconectividad o intersubje-
Se especula acerca de que la actitud natural, la
tividad que envuelve a los dos polos que se en-
espontaneidad y la experiencia directa, ante los
cuentran en el disfrute y la comprensión artística:
fenómenos y las cosas, deben ser las condiciones
la obra (que es el creador mismo) y el espectador.
del creador artístico.
Falcón (2013) señala que ese encuentro conlleva a
En este sentido, Falcón (2013) explica:
una copertenencia entre el público y obra, además
El enlace intersubjetivo entre autor (lo de favorecer una autocomprensión del autor como
que es igual, la obra) y el espectador,
es un acto de cocreación para el aca- del observador. De igual modo, el receptor del
bamiento y trascendencia del trabajo hecho artístico es testigo de la obra, al mismo
artístico. Igualmente, se produce una
copertenencia entre obra y público, tiempo que cocreador para la consagración del
por el obrar unidos en el objeto crea- autor. Todo ello constituye el leit motiv para la
do para el regocijo emocional. Tam-
bién es causa de autocomprensión reflexión en el entorno del quehacer artístico.

ARJÉ. Revista de Postgrado FaCE-UC. Vol. 10 N° 18 . Enero– Junio 2016/ pp.94-108.


ISSN-e 2443-4442 , ISSN-p 1856-9153
Fenomenología, artes y educación
Bordones Merlina

99
Importancia de la oralidad tradicional en el ración en generación son adoptadas por los grupos
fortalecimiento de la identidad nacional a tra- sociales como parte de su folklore. (Herrera,
vés del conocimiento de las manifestaciones 2013)
culturales
Partiendo de esas consideraciones, el ponente
Esta ponencia, realizada por el profesor Henry realizó una investigación de corte cualitativo con
Herrera (2013) candidato a doctor del Doctorado la intencionalidad de develar la importancia que
en Educación de la Universidad de Carabobo, tiene para las nuevas generaciones el conocimien-
desarrolló la importancia de la palabra hablada to de las manifestaciones que definen la identidad
como el medio de mayor importancia en la trans- del venezolano como descendientes de una fusión
ferencia de información y del contacto personal en de razas que pueblan el territorio nacional. La in-
las culturas tradicionales como en contextos urba- vestigación fue de corte cualitativo con la inten-
nos modernos. Es por ello que la palabra hablada cionalidad de develar los elementos culturales de
u oralidad como tal, sólo existe en un momento y la manifestación Pastores de San Joaquín que con-
espacio determinado, caracterizándose por poder tribuyen al fortalecimiento de la identidad nacio-
de diseñar, difundir y actualizar sistemas concep- nal del venezolano.
tuales que norman el funcionamiento estético y
El estudio presentado por Herrera (2013), surge de
cultural de toda sociedad.
la matriz epistémica fenomenológica y se encuen-
Para Herrera (2013): tra enmarcado en el paradigma interpretativo, uti-

Esto se observa en toda la red de ex- lizando el método fenomenológico-hermenéutico


presiones de la cultura popular donde de Heidegger, con diseño emergente de tipo inter-
se excluye o se soslaya un cúmulo de
manifestaciones folklóricas ajenas al pretativo. La unidad de análisis fue la cofradía de
código dominante. Al hablar de la tra- los Pastores de San Joaquín. La categorización,
dición oral en Venezuela se debe
prestar atención a la presencia de ma- análisis e interpretación de los hallazgos, eviden-
nifestaciones folklóricas enmarcadas ciaron que las manifestaciones culturales tradicio-
en un contexto religioso dentro de un
entorno social con características muy nales se insertan dentro de los ejes transversales
particulares que contribuye al desa- de la educación presentes en todos sus conteni-
rrollo de la idiosincrasia de los pue-
blos de una región determinada. (S/ dos, como por ejemplo: el reconocimiento de la
N) interculturalidad.
Se entiende que cada uno de los diferentes ele-
Con ésta investigación, propone Herrera (2013),
mentos que aportan los grupos étnicos que cohabi-
dar respuesta a la siguiente interrogante: ¿Qué im-
tan en un lugar marcarán de manera particular ca-
portancia tiene la oralidad tradicional en el fortale-
da ambiente; siendo la posibilidad más común el
cimiento de la identidad nacional a través del co-
sincretismo, que permite emerger nuevas creen-
nocimiento de las manifestaciones culturales?
cias y costumbres que al ser transmitidas de gene-

ARJÉ. Revista de Postgrado FaCE-UC. Vol. 10 N° 18 . Enero– Junio 2016/ pp.94-108.


ISSN-e 2443-4442 , ISSN-p 1856-9153
Fenomenología, artes y educación
Bordones Merlina

100
(Caso Pastores de San Joaquín) estelar y especial para afianzar y configurar la va-

Visión fenomenológica y hermenéutica de la lía, la dimensión que representa el arte en el ámbi-

Educación Literaria to de la educación. Revisando la propuesta para el


milenio, en materia educativa, de la UNESCO,
La cuarta ponencia fue presentada por el Dr. Wil-
encontramos que una de sus líneas maestras es
fredo Illas, quien señaló que estos eventos son
fortalecer la formación artística como mecanismo
momentos gratificantes y significativos para todo
a la adquisición de tres dimensiones fundamenta-
el que está en la búsqueda de lo que es el arte, la
les: la profundidad del pensamiento, la sensibili-
educación y la construcción fenomenológica y
dad artística y humana del individuo y mecanis-
hermenéutica para comprender nuestro hacer.
mos para luchar contra unos problemas sociales de
Nuestra formación como educador debe llevarnos
magnitudes abismales como el tema de lo ecológi-
a hacer artista en nuestro hacer educativo, y junto
co o el tema de la paz que encuentra en el hecho
a esto entender que también trabajamos con pro-
artístico resonancia para la formación axiológica
ductos culturales y artísticos cuando profundiza-
del individuo.
mos en las especificidades de nuestras áreas de
conocimiento, incrementado nuestro compromiso Explica Illas (2013) en tono a su área que es la

en la promoción y difusión de ese patrimonio ar- Literatura:

tístico estético. La literatura al igual que todo el con-


cierto de las artes, son actividades
Por lo tanto, en este encuentro se apertura la dis- susceptibles de ser editadas en la me-
cusión humanística desde la visión fenomenológi- dida en que busquemos la condición
artística del hombre; en esa medida
ca, rigurosa, profunda de lo que es el arte y como experimentará no solamente el desa-
se debiera impartir en la educación, cuyo valor rrollo de una competencia vinculada
con la parte intelectual y académico
indiscutible fue la idea principal que trajo el po- sino sobretodo el desarrollo del capi-
nente en su alocución. Para ello, propone abando- tal humano. Ese capital se va cimen-
tando en las bases de la sensibilidad,
nar por un momento el análisis del arte como he- del intercambio, del respeto y algunos
cho común de elemento decorativo, como el ele- otros valores que van produciéndose
como producto agregado del acerca-
mento en la formación del individuo y profundizar miento con el arte. (S/N)
la realidad consustanciada en esta actividad que Esta ponencia fue presentada en tres momentos: el
proporciona enriquecimiento intelectual, pero primero señaló cómo la hermenéutica y la feno-
también espiritual y humano del hombre en for- menología dan cuenta del acercamiento a la obra
mación (Illas, 2013). de arte como producto cultural pero también como

Asimismo, el ponente señaló que el arte viene a producto humano; el segundo, hizo ver como esa

coadyuvar, viene al encuentro y enriquecimiento obra de arte viene a cimentar y a fortalecer el

de esa formación. Entonces, este es un momento desarrollo de una competencia literaria, haciendo

ARJÉ. Revista de Postgrado FaCE-UC. Vol. 10 N° 18 . Enero– Junio 2016/ pp.94-108.


ISSN-e 2443-4442 , ISSN-p 1856-9153
Fenomenología, artes y educación
Bordones Merlina

101
énfasis en que no es lo mismo afirmar la obra lite- vestigaciones, explica:
raria como obra de arte sólo como competencia
Las nuevas intenciones del currículo,
lingüística, como competencia comunicativa sino niveles y modalidades, vienen acom-
pañados de la idea de una educación
que con ella vamos a otro nivel en la competencia
más enfocada en la aplicación cogniti-
literaria, donde se logrará responder a preguntas va para el desarrollo de la vida, priva-
da – pública, área de interés que supo-
como: ¿Cuáles son sus implicaciones? ¿Cuáles
ne paliar necesidades tecno – curricu-
son sus alcances? Finalmente, como tercer mo- lares conforme a la intención socio –
curricular en el plano técnico, científi-
mento, estableció la fusión entre el texto literario
co y humanístico. El caso de la Edu-
en el desarrollo de la competencia literaria como cación Artística no escapa a ese inte-
rés. Para, en el presente son muchas
producción educativa, y el desarrollo del hábito
las plataformas educacionales que
como parte del educando, del humano desarrolla- inhibiendo el reto humanista, abocán-
dose en la consecución de objetivos
do; es el momento en que se podría hablar enton- netamente formales, violentando, de
ces de educación consustanciada con la promo- esta manera, la sana formación huma-
nista a la que aspiran los fines educa-
ción, elaboración del gusto y la apreciación para el tivos involucrados en el aprendizaje
patrimonio literario. del arte. Éste, como buen exponente
de lo humano, está obligado a cumplir
Dewey: enfoques de la educación artística y vi- no solamente el desarrollo de compe-
tencias técnicas y formales propias de
sual a propósito de la construcción del pensa-
la Educación del Arte sino también el
miento para la paz como experiencia de vida desarrollo de valores que trascienden
dichas capacidades. (s/n)
La quinta ponencia fue presentada por la docto-
Desde esta visión sobre las necesidades humanas,
randa profesora Aída Macías, la cual planteó la
quienes apostaron al avance se consiguen hoy ne-
aplicación del arte, la educación y paz como para-
gociando con la sobrevivencia cotidiana. Si es
digmas, la necesidad de validar los derechos indi-
realidad objetiva el avance científico, tecnológico,
viduales, familiares y sociales en una educación
económico, también es objetivo el desequilibrio
erguida fuera de los tambaleantes pilares del de-
administrativo de su producto, en contradicción a
terminismo moderno; presentó, precisamente, la
La Tierra Patria (Morín, 2005), que como gran
educación obligatoria como el punto de inflexión
aldea asocial vive vinculada en evidente, caótico,
de la Educación Artística como disciplina. El ob-
retorno al origen, bárbaro del hombre. Respuestas
jetivo de su investigación tiene como argumento
muchas, soluciones pocas. La humanidad sufre el
principal focalizar el trabajo que hasta hoy han
excedente tecno-científico, de cara al bienestar
realizado algunos de los autores y los diferentes
social, multidimensional, al que tiene derecho
enfoques sobre el problema del desdibujo de la
(Macias 2013).
Educación Artística Tradicional, para afrontar los
problemas propios de la sociedad contemporánea. Asimismo, los derechos humanos, sociales, políti-
cos, individuales, todos, eslabones de reconstruc-
Para Macias (2013), en lo concerniente a sus in-

ARJÉ. Revista de Postgrado FaCE-UC. Vol. 10 N° 18 . Enero– Junio 2016/ pp.94-108.


ISSN-e 2443-4442 , ISSN-p 1856-9153
Fenomenología, artes y educación
Bordones Merlina

102
ción general de borroso horizonte, ya no sea en la tro del contexto y de las consecuencias que arroja
acción artística de representación visual en el ima- para lo sabido y por saber. Esto se convierte en
ginarse como propuesta de alteridad inclusiva en una tarea larga y, dura que pone el temple que se
la voluntad del amor (Maturana, 1999). Razón por requiere para otras aventuras aún más difíciles: la
la cual, cabe la significación contextual relativa a soledad que aguarda a todo genuino creador cuan-
la Nueva Educación Artística y Visual, de respon- do se enfrente, ya sin más ayuda a sus propias
sabilidad social, en la construcción de representa- fuerzas, al enigmático silencio en que se revelan
ciones de paz compartida en la política nacional para cada hombre los nuevos rostros de la verdad
comunitaria (Macias, 2013) en el mundo del conocimiento (Penso, 2013)

Fenomenología y pedagogía musical Para la ponente, toda filosofía nace y se desarrolla

Esta ponencia estuvo a cargo de la doctoranda enmarcada dentro de un horizonte de requerimien-

Profesora María Alejandra Penso, la cual comenzó tos históricos. La obra de Edmundo Husserl, si es

su disertación diciendo: que se desea comprender verdaderamente en sus


orígenes y significado, debe ser referida a aquellas
Quien aspire filosofar por cuenta pro-
pia debe aprender necesaria y previa- exigencias que en el comienzo de nuestro siglo
mente a filosofar con un maestro de constituían los problemas e ideales que la época
música dialogando con su pensamien-
to, escuchando el soterrado discurrir debatía apasionadamente a la altura de sus hori-
de sus intelecciones, apresando y des- zontes histórico-culturales. Desde ellos, y a partir
cubriendo el ritmo y la melodía con
los que van naciendo sus ideas. Para de sus premisas implícitas no todas las veces teni-
ello, es indispensable introducirse en das como temas conscientes en la polémica, emer-
la atmósfera de aquella creación, par-
ticipar de su universo, comulgar con ge y se desarrolla el pensamiento husserliano con
las raíces y supuestos que la hicieron su fecunda carga de novedades e incitaciones filo-
posible en un momento estelar de la
historia y de la vida de un hombre. (S/ sóficas.
N)
Penso parafraseando a Frega (2006), afirma que
Sin embargo, señala que todo conocimiento dentro
como fenómeno dentro de la Pedagogía y Didácti-
de la investigación, implica un estudio paciente,
ca en la Educación Musical, el docente debe desa-
riguroso y pormenorizado, palabra por palabra,
rrollar técnicas y habilidades propias de la expre-
idea por idea, de la obra de aquel a quien hemos
sión artística en el lenguaje de su elección y en el
escogido como ductor o guía para que nos enseñe
mejor nivel a su alcance, con la consiguiente bús-
la difícil tarea de aprender a pensar. Tras de cada
queda constante de su ejercicio concreto como
idea, de cada palabra o incluso de la propia pun-
creador y como apreciador, pudiendo ser tomado
tuación de cada frase, debemos detenernos y bus-
como objetivo de vida para el docente en cual-
car una reviviscencia del acto creador: de su inten-
quiera de los lenguajes del arte.
ción, significado y trascendencia, de su razón den-

ARJÉ. Revista de Postgrado FaCE-UC. Vol. 10 N° 18 . Enero– Junio 2016/ pp.94-108.


ISSN-e 2443-4442 , ISSN-p 1856-9153
Fenomenología, artes y educación
Bordones Merlina

103
El método fenomenológico no sólo en la Educa- mente Heidegger (1992, aporta un nuevo aspecto
ción Musical sino en el resto de las disciplinas ar- metódico que es el estudio de lo que describe al
tísticas, describe el al artista/docente como fenó- fenómeno como ente, el ser. Para ello aborda la
meno dentro del ejercicio de la docencia, asu- descripción específica que hace reconocer el fenó-
miendo un rol protagónico donde toma en cuenta meno como tal, desde la interpretación que hace el
el logro de los objetivos a través de diversos nive- que aprecia o devela el fenómeno, pero este, el
les en sus educandos mediante sus expresiones que pregunta, debe estar involucrado con lo que
artísticas, creativas, imitativas y donde se está en pregunta (Aramburu, 2013).
la búsqueda de situaciones de aprendizajes más
En palabras de Heidegger (1992), el que pregunta
apropiadas a diversos ciclos evolutivos (edades),
sabe la respuesta, no es ajena a ella. Con esta in-
lo cual el conocimiento previamente organizado,
tención metódica se sigue a un nuevo discípulo de
será alcanzado mediante la aplicación de estrate-
la tendencia fenomenológica, Gadamer (1999,
gias que se desarrollarían en un ambiente que sea
quien en su momento podrá no estar de acuerdo
impregnado de creatividad y la máxima expresión
con sus predecesores pero no deja de evidenciar
individual y grupal dentro de un escenario educa-
su huella fenomenológica; éste se involucra en la
tivo/artístico.
interpretación que hace el sujeto que expresa ese
Señala Penso (2013) que el estudio fenomenológi- ser descriptivo del ente que promulga Heidegger,
co en la educación artística, manifiesta en la ac- visto desde la hermenéutica, interpretaciones que
tualidad como evidencia, la necesidad de producir se suceden en un círculo que se repregunta hasta
un cambio generalizado orientado a recuperar la la saturación de sus evidencias pudiendo expresar
naturaleza humanística profunda de su carácter una realidad precisa (Aramburu, 2013).
educativo, superando obstáculos no sólo del cono-
Para Aramburu (2013), este camino metódico fe-
cimiento sino dentro de la investigación como
nomenológico hoy en día está siendo transitado
obstáculos que surgen dentro de las características
como fenomenología hermenéutica, caracterizado
propias de la disciplina.
por Ricoeur como un reto, una nueva posibilidad
Fenomenología del arte de Ser Docente de ver y estudiar las problemáticas sociales, en

La séptima y última ponencia realizada por el pro- especial la educativa siendo el área que más nos

fesor Olson Aramburu, candidato a doctor, pre- atañe, que reclamaba la necesidad de abordarse

senta un recorrido metódico generador de conoci- desde las realidades cotidianas. Esto se comenzó a

miento: para ello, parte de la fenomenología de evidenciar desde los primeros estudios etnográfi-

Husserl, quien opuesto al positivismo, apertura la cos y las primeras descripciones e interpretaciones

expresión del sujeto con el epojé de guía para las realizadas por los grandes investigadores del cam-

reducciones de la esencia y con ello para lograr la po social, desde los estudios de casos de principio

descripción del fenómeno en estudio. Seguida- muy anexado al positivismo pero con un gran afán

ARJÉ. Revista de Postgrado FaCE-UC. Vol. 10 N° 18 . Enero– Junio 2016/ pp.94-108.


ISSN-e 2443-4442 , ISSN-p 1856-9153
Fenomenología, artes y educación
Bordones Merlina

104
interpretativo que lo convertirán en camino metó- to educativo, es decir, el discente, aprendiz o estu-
dico sistémico crítico. Las famosas historias de diante, a construir su conocimiento desde la aper-
vida más apegadas a los caminos cualitativos, tura de una interpretación que proviene desde va-
muy criticadas en un principio por el hacer inves- rios factores determinantes: su conocimiento pre-
tigativo positivista por su alto compromiso subje- vio, informaciones externas al recinto educativo y
tivo de la subjetividad del narrante y del intérprete las proporcionadas por el docente. El docente, a su
y, se presenta en nuestro momento como una vez, debe hacerse de un reconocimiento que aun-
irrupción o renacimiento de la fenomenología con que le puede ser propio desde su profesionaliza-
todas las tendencia aplicativas que hoy la circun- ción, siempre será cambiante y tendrá que, desde
dan. un proceso autopoiético o sistema abierto o auto

Continuando con su intervención, Aramburu referenciado, ya sea desde la visón de Marturana

(2013) apertura su tema de discusión haciendo las (año) o de Luhmann (año), tendrá que modificarse

siguientes preguntas pregunta: en función de reconocer estos cambios y reestruc-


turarlos desde una acción deconstuctivista, Derri-
¿Cómo ha influenciado este pensa-
miento filosófico como camino metó- diana, un hacer que resulta de una combinación de
dico del hacer investigativo en el lo que debe hacer y lo que puede hacer en el con-
campo educativo?, y se podría hacer
una acotación más significativa, texto en que se encuentre.
¿Cómo se presenta en el propio hacer
docente la fenomenología? Su res- Para ello, posee una herramienta axiológica, una
puesta debe obtenerse desde su hacer, respuesta o valor presente en el docente proactivo,
el hacer educativo, educológico, to-
mándolo desde una descripción que la innocreatividad (Aramburu, 2013). Una comu-
nos presenta al educador como inves- nión entre innovación y creatividad que le provee
tigador cotidiano de su hacer pedagó-
gico–didáctico, diferenciándolo del de posibilidades de hacer, producir y reconducir,
término parecido “eduecológico”, es donde otros que no la utilizan, se atascan, pudien-
decir, de la educación para la conser-
vación ecológica. Es precisamente lo do así solucionar las problemáticas presentes en su
que hace el docente, esa descripción hacer educativo. Uno de los problemas más fre-
de su hacer lo que lo conceptualiza
como educador y más allá el ser de la cuentes es el tratar de cumplir con los requeri-
educación como productora del en- mientos externos impuestos por los conductores
torno cognitivo, como ser en su coti-
dianidad educativa. (S/N) del proceso educativo nacional, muchas veces im-

Esta descripción del educador, en la medida que la posible de realizarlos.

dinámica social lo transforma, se vuelve cada vez Ahora bien, en todo este proceso metódico del ha-
más compleja. Se le encomienda un actuar, con lo cer docente, lo identifica y lo describe como un
que se acerca a la tercera propuesta, el arte. Esta investigador socio-crítico desde la realidad metó-
acción del arte de reconocer la acción precisa para dica de la investigación acción presente en su dia-
motivar al otro, también protagonista del momen- rio quehacer y su hacer fenomenológico al poder

ARJÉ. Revista de Postgrado FaCE-UC. Vol. 10 N° 18 . Enero– Junio 2016/ pp.94-108.


ISSN-e 2443-4442 , ISSN-p 1856-9153
Fenomenología, artes y educación
Bordones Merlina

105
describir la realidad presente en cada momento de lizar una constante revisión de autores clásicos de
su actividad sin involucrar éticamente su subjeti- la filosofía para relacionarlos con las propuestas
vidad (epojé) pero con conciencia de la necesidad ontológicas de la realidad presente en el investiga-
de expresar su interpretación de la realidad. dor; activar delineamientos descriptivos de la fe-

Reflexiones conclusivas nomenológica e interpretativos de hermenéutica


en el hacer educativo.
La discusión de los aportes más relevantes presen-
tes en las ponencias, se pueden distribuir en los En lo referente al arte, su presencia en la actividad

tres enfoques presentados en el evento: la fenome- investigativa, cognitiva y educativa desde la vi-

nología y los contextos epistemológico o filosófi- sión del productor de arte, se sintetizan en los

cos para el abordaje de la investigación presenta- aportes provenientes de las ponencias del Dr. Illas

dos por los participantes; el arte, su presencia en y de los candidatos a doctor, profesora Isabel Fal-

la actividad investigativa, cognitiva y educativa cón y profesor Henry Herrera, donde las contribu-

desde la visión del productor de arte; y, finalmen- ciones evidenciadas fueron: aclarar, en la educa-

te, la educación, como arte, para el arte y para el ción de las artes, el momento de cada aspecto rela-

desarrollo humano. cionado al área para no confundir la parte técnica


del aprendizaje del arte con el disfrute y propaga-
En lo referente a la Fenomenología y Contextos
ción del hacer mismo del arte; la toma de concien-
Epistemológico o Filosóficos relacionados con el
cia en la intervención del espectador como partíci-
arte y la educación se puede reflexionar sobre dos
pe de la obra, ya que el que aprecia la obra la con-
aspectos: el primero, sintetizar las contribuciones
textualiza desde su realidad y le da su sello final,
relacionadas directamente con estos aspectos fue
cosa que en el artista queda inacabada pues él no
descrita en la ponencia del Dr. Morales, mientras
puede apreciar su obra como espectador sino co-
que la del Dr. Sánchez, presenta el segundo aspec-
mo hacedor de arte. Es por ello que hay que tomar
to, buscar aportes desde otras perspectivas que
en cuenta el papel social de la obra artística. Otro
tocan este ámbito de discusión.
aspecto es la apreciación de la realidad contextua-
Como síntesis, se pueden mostrar los siguientes lizada en el relato de los hechos como factor des-
aportes: Reconocimiento de la Fenomenología de encadenador del conocimiento de la realidad artís-
Husserl como guía fundamental en el proceso in- tica desde la oralidad, para con ello llegar al reco-
vestigativo actual, en las ciencias sociales y por nocimiento de nuestras realidades históricas y so-
ende en las ciencias de la educación; estudio de ciales que nos identifican como venezolanos.
las interpretaciones como hacedoras de insumo de
En lo que representa a la educación para el desa-
evidencias para el abordaje de las problemáticas
rrollo humano, se tomaron como ponencias foca-
investigativas tomado como principales aportes
les la del Dr. Illas y de los candidatos a doctor
los de Heidegger y Gadamer; la necesidad de rea-
profesora Aída Macías, profesora María Penso y

ARJÉ. Revista de Postgrado FaCE-UC. Vol. 10 N° 18 . Enero– Junio 2016/ pp.94-108.


ISSN-e 2443-4442 , ISSN-p 1856-9153
Fenomenología, artes y educación
Bordones Merlina

106
el profesor Olson Aramburu. Entre los puntos que del docente entre sus pares y la reconducción aca-
sintetizan estas ponencias, se tienen los siguientes: démica que hace ante los problemas en sus espa-
Cuando se toma la obra artística, como en el caso cios, para solventar los problemas que se les pre-
de la literatura, para su enfoque educativo esta senta por medio de la creatividad y la innovación
tendrá un momento de construcción, de creación o como valores que le son propios.
de aprendizaje, pero primero, se deberá propiciar Referencias
el placer de comunicarse con la obra, en este caso
Aramburu, O. (2013). Fenomenología del Arte de Ser Do-
la literaria, para que el aprendiz una vez involu- cente. Ponencia presentada en el Evento “Fenomenología,
Artes y Educación” el 18-10-2013. Facultad de Ciencias de
crado en el juego de la apreciación literaria, pueda la Educación de la Universidad de Carabobo. Valencia, Ve-
lograr construir su propia idea. nezuela.
Bengoa, R. (1992). De Heidegger a Habermas. Madrid:
Asimismo, la fenomenología como método para la Herder
Celibidache S. (1996). Las concepciones estéticas. Docu-
educación en el aprendizaje artístico en particular mento disponible en:
y en la acción educativa en general, aporta un sin http://www.riusfrancesc.com/article_celibidache.pdf. Ruma-
nía. [Consultado, julio 2013].
número de acciones que servirán para el reconoci-
Derrida, J. (1966). La fenomenología y la clausura de la
miento ético subjetivo, como la acción del epojé metafísica. Texto publicado en lengua griega, en Epokhe,
Atenas, febrero de 1966. La versión francesa fue confiada
en el reconocimiento del contexto problemático por Jacques Derrida a la Revista Alter, Nº 8, 2000. (pp. 69-
del aprendiz, las reducciones fenomenológicas e 84).
Derrida, J. (1998). Amistad Incombustible. Texto publicado
eidéticas y, finalmente, las reflexiones trascenden- en Libération, París, 22 de marzo de 1998. Traducción de
tales, o en otras palabras, reconocimiento contex- Manuel Arranz. Edición digital de Derrida en castellano.
Dewey, J. (2008) El arte como experiencia. Barcelona: Pai-
tualizado, aprendizaje sintetizado y producción dós Ibérica.
discursiva de lo aprendido. La necesidad del dis- Dewey, J. (2008). Teoría de la valoración. Madrid: Edicio-
nes Ciruela.
curso axiológico para el devenir del mundo, de la
Eisner, E. (1972). Educar la visión artística. Barcelona:
convivencia y el logro de un ambiente no utópico Paidós
de paz y armonía, está representado en el recono- Eyot, Y. (1980). Génesis de los fenómenos estéticos. Barce-
lona, Epsaña: Blume.
cimiento de las artes y su hacer axiológico en los
Falcón, I. (2013). El arte, expresión natural para la cocrea-
espacios educativos. No sólo reconocer las virtu- ción, la copertenencia y la autocomprensión del sujeto en la
experiencia estética. Ponencia presentada en el Evento
des del hacer arte sino el explorar la necesidad de “Fenomenología, Artes y Educación” el 18-10-2013. Facul-
tad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Cara-
su estudio en la educación. bobo. Valencia, Venezuela.
Frega, A. (2000). Pedagogía del arte. Buenos Aires, Argen-
Finalmente, el reconocer al docente como un actor tina: Editorial Bonum.
circunscrito en su praxis educativa y reconocido Frega, A. y González, G. (2010). Evaluación de aprendiza-
jes. Buenos Aires, Argentina: Editorial Bonum.
en su producto, en su obra de arte, brinda la posi-
Husserl, E. (1991). La crisis de las ciencias europeas y la
bilidad de la construcción del aprendizaje por par- fenomenología trascendental (trad. y nota editorial de J.
Muñoz y S. Más). Barcelona, España: Ed. Crítica.
te de sus educandos. Asimismo, se evidencia la
Gadamer, H. (1993). Verdad y Método: Fundamentos de
importancia de reconocer la acción autopoiética una hermenéutica filosófica. Salamanca, España: Ediciones

ARJÉ. Revista de Postgrado FaCE-UC. Vol. 10 N° 18 . Enero– Junio 2016/ pp.94-108.


ISSN-e 2443-4442 , ISSN-p 1856-9153
Fenomenología, artes y educación
Bordones Merlina

107
Sígueme. Ponencia presentada en el Evento “Fenomenología, Artes y
Educación” el 18-10-2013. Facultad de Ciencias de la Edu-
Gadamer, H. (1960). La verdad de la obra de arte. Docu- cación de la Universidad de Carabobo. Valencia, Venezuela.
mento disponible en http://
new.pensamientopenal.com.ar/01102007/filoso01.pdf Planella, J. (2001). Pedagogía y hermenéutica. más allá de
[Consulta: 8 de septiembre de 2013] los datos en la educación. Documento disponible en http://
www.rieoei.org/deloslectores/ 1078Planella.PDF Cataluya,
Galves, S. (2000). La fenomenología hermenéutica para el España [consultado, julio 2013].
análisis del lenguaje educativo ético en la obra narrativa:
Análisis de la obra de un filósofo de la educación. México: Rodríguez, J. y Chinchilla, M. (2002). Logos, Pathos y Et-
Ediciones del Instituto Superior de Investigación y Docencia hos. Disponible en línea disponible en: http://www.ee-
para el Magisterio, ISIDM. iese.com/88/pdf/Porras.pdf [Consulta: 12 de septiembre de
2013]
Heidegger, M. (1992). Arte y poesía. Argentina: Fondo de
Cultura Económica.
Sánchez, H. (2013). Filosofía para neófitos y preclaros.
Herrera, H. (2013). Importancia de la oralidad tradicional Ponencia presentada en el Evento “Fenomenología, Artes y
en el fortalecimiento de la identidad nacional a través del Educación” el 18-10-2013. Facultad de Ciencias de la Edu-
conocimiento de las manifestaciones culturales. Ponencia cación de la Universidad de Carabobo. Valencia, Venezuela.
presentada en el Evento “Fenomenología, Artes y Educa-
ción” el 18-10-2013. Facultad de Ciencias de la Educación
de la Universidad de Carabobo. Valencia, Venezuela.
Husserl, E. (1962). Ideas relativas a una fenomenología
pura y una filosofía fenomenológica. Buenos Aires: Fondo
de Cultura Económica.
Illas, W. (2013). Visión fenomenológica y hermenéutica de
la educación literaria. Ponencia presentada en el Evento
“Fenomenología, Artes y Educación” el 18-10-2013. Facul-
tad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Cara-
bobo. Valencia, Venezuela.
Macias, A. (2013). Dewey: enfoques de la educación artísti-
ca y visual a propósito de la construcción del pensamiento
para la paz como experiencia de vida. Ponencia presentada
en el Evento “Fenomenología, Artes y Educación” el 18-10-
2013. Facultad de Ciencias de la Educación de la Universi-
dad de Carabobo. Valencia, Venezuela.
Martínez, M. (1996). Comportamiento humano. México:
Editorial Trillas.
Maturana, H. (1999).Transformación en la convivencia.
Santiago de Chile: Dolmen Ediciones.
Miranda, D. (2009). Ejercicio fenomenológico de una foto-
grafía de arte de desplazamiento. Disponible en http://
www.parkour.com.mx/ejercicio-fenomenol%C3%B3gico
[Consulta: 12 de septiembre de 2013]
Morales, J. (2013). Husserl y Gadamer: fenomenología-
hermenéutica y artes. Ponencia presentada en el Evento
“Fenomenología, Artes y Educación” el 18-10-2013. Facul-
tad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Cara-
bobo. Valencia, Venezuela.
Moreno, A. (1988). Pastores de San Joaquín. San Joaquín,
Venezuela: Publicación del Centro Socio-Cultural San Joa-
quín.
Morin, E. (2005). La Antropolítica. Tierra Patria. Docu-
mento en línea. Disponible en: http://
www.pensamientocomplejo.com.ar/docs/files/
morinantropoliticatierra_patria.pdf [Consulta: 2008, Mayo,
5].
Penso, M. (2013). Fenomenología y pedagogía musical.

ARJÉ. Revista de Postgrado FaCE-UC. Vol. 10 N° 18 . Enero– Junio 2016/ pp.94-108.


ISSN-e 2443-4442 , ISSN-p 1856-9153
Fenomenología, artes y educación
Bordones Merlina

108