Está en la página 1de 2

Las subvarianzas cuentan la verdadera historia

Sin dimensiones, no tiene el poder de dirigir y controlar. La inmensidad


de lo que se pierde se demuestra mejor por lo que se obtiene cuando se
trabaja con presupuestos dimensionales y varianzas.

La figura 2 es una descripción conceptual de lo que se denomina


presupuesto flexible en la contabilidad de costos. Conceptualmente, el
presupuesto flexible es la superposición de dos rectángulos: presupuesto
y varianza. En un mundo perfecto, coincidirían con cada mes durante
todo el período del presupuesto. Sin embargo, rara vez es ese el caso.

Figura 2: La verdadera historia solo se puede conocer a través de


subvarianzas dimensionales (cantidades en USD)

Las áreas sombreadas con líneas cruzadas son la varianza con respecto
a cada dimensión. El cálculo del presupuesto flexible es directo y se
muestra en la figura para cada varianza. Lo que es tan importante es que
el cálculo no puede hacerse por encima de un presupuesto adimensional.

La tabla de la figura de las varianzas calculadas demuestra


dramáticamente lo que se pierde por el enfoque adimensional. La
capacidad de tomar decisiones y medidas en respuesta a la verdadera
historia de la planta se pierde. En cambio, las plantas están sujetas a
decisiones y acciones sobre la información errónea de que siempre son
las varianzas totales.

La tabla de varianzas para cada grupo de carga de trabajo


presupuestado cuenta la verdadera historia. En este caso, la mano de
obra real muestra un exceso de presupuesto de USD 7246. Esto no es
enorme, aproximadamente el 4,7 por ciento del presupuesto del mes. Sin
embargo, cuando lo descubre, el verdadero mal revelado es casi cuatro
veces mayor que el exceso total. Especialmente desconcertante es que
una subvarianza es un mal presagio para la capacidad de la planta de
entregar su producción agregada planificada o proteger su valor.

En primer lugar, se trabajó menos de lo que se sabe por el análisis


presupuestario, que es necesario para mantener la disponibilidad de los
activos y proteger el valor de la planta. En segundo lugar, el costo de
mano de obra fue mayor que lo que se analizó y concluyó como óptimo
teniendo en cuenta las estrategias y los procesos de mantenimiento
actuales de la planta.

¿Qué sucede si no sabe en qué dirección apuntan las subvarianzas de


partidas presupuestarias? Por supuesto, con el presupuesto
adimensional, usted no sabe porque no puede saber.