Está en la página 1de 10

Modelación unidimensional y bidimensional del

transporte de contaminantes en cursos de agua


José F. Rodríguez

Universidad Nacional de Rosario, Argentina

Se describen metodologías numéricas para la resolución de las ecuaciones de dispersión de con-


taminantes en cursos de agua en una y dos dimensiones. El problema unidimensional se resuel-
ve a través de una técnica de separación de términos convectivo (con características hiperbóli-
cas) y difusivo (con características parabólicas). Mediante esta técnica se les considera como
fenómenos sucesivos durante cortos intervalos de tiempo. El término convectivo se modela en
base al método de las características combinado con una interpolación de alto orden, y para el
término difusivo se utiliza un esquema de Crank Nicolson Generalizado. El problema bidimensio-
nal se modela utilizando el concepto de tubos de corriente aplicando la metodología descrita an-
teriormente en cada tubo, incorporándose posteriormente un término adicional de difusión trans-
versal, el que también se resuelve con un esquema de Crank Nicolson. Se realizan aplicaciones
a situaciones teóricas y a dos cursos naturales. Se exponen las conclusiones finales.

Palabras clave: modelación matemática, simulación numérica, contaminación, dispersión de


contaminantes, hidrodinámica ambiental, procesos de transporte, calidad del agua.

Introducción des y un proceso de mezcla comúnmente representa-


do como movimientos aleatorios. La simulación del mo-
Existen una variedad de enfoques relacionados con vimiento de un número elevado de partículas per-
los problemas de contaminación por vertidos en cur- mite reconstruir la mancha con un grado de exactitud
sos de agua. Todos ellos tratan de captar la escencia que depende del detalle de la información de veloci-
del fenómeno recurriendo a distintas simplificaciones. dades y coeficientes de mezcla. Un análisis compara-
Entre los modelos conceptuales más difundidos pue- tivo detallado de los diferentes modelos puede consul-
den citarse el de advección-difusión, el de dos capas tarse en Wallis (1994).
o de zonas muertas, y el de seguimiento de partículas o El modelo de advección-difusión corresponde a una
random-walk. Para el presente trabajo se utilizó el pri- descripción matemática del tipo campo lejano, deno-
mer enfoque, por lo que sus simplificaciones, caracte- minándose así aquella zona donde las perturbaciones
rísticas y limitaciones serán desarrolladas en detalle de la inyección dejan de sentirse, y las características
más adelante. de la turbulencia permiten un abordaje simplificado del
Con respecto a los otros modelos, puede decirse problema. Se pueden entonces modelar los términos
que han surgido como intentos por mejorar el de ad- turbulentos que producen la dispersión, relacionándo-
vección-difusión. El modelo de zonas muertas consi- los con las características medias del flujo (sección,
dera que la dispersión en un curso es afectada por ancho, velocidad). Si se adopta un análisis unidimen-
zonas de baja velocidad en las márgenes y en el fon- sional, este fenómeno es representado por la ecua-
do, las que actúan como almacenamiento temporal de ción:
la sustancia transportada y luego liberan su contenido
lentamente al cauce principal.
El modelo de seguimiento de partículas considera a
cada partícula sujeta al efecto del campo de velocida-
en donde x e s la coordenada espacial longitudinal, tel de tiempo. Así, tanto la parte hiperbólica (convección),
tiempo, A(x,t) la sección transversal, C(x,t) la concen- como la parte parabólica (difusión) de la ecuación (1)
tración media del contaminante en la sección (en uni- pueden ser resueltas separadamente, utilizando para
dades de masa sobre volumen), U(x,t) la velocidad cada una el método que se adapte mejor.
media en la sección y el coeficiente de difusión Ion-
gitudinal. Convección
La ecuación (1) es válida para sustancias conserva-
tivas, las cuales no reaccionan durante el proceso de Ignorando la difusión, o sea, haciendo cero el término
dispersión. Para el caso de sustancias no conservati- de la derecha de la ecuación (1), nos queda:
vas (DBO, OD, energía térmica) se incorpora a la par
te derecha de la ecuación un término fuente o sumide-
ro, lineal en C si se consideran cinéticas de primer
orden en las reacciones.
La modelación unidimensional es útil en aquellos La solución numérica de esta ecuación debe ser
casos en que el interés de los estudios está centra- considerada con mucho cuidado. Formalmente, no es
do en una zona alejada de la inyección, donde la mez- difícil formular una solución, ya que es una ecuación
cla en la sección transversal puede considerarse ho- diferencial en derivadas parciales lineal de tipo hiper-
mogénea. Además de esto, el coeficiente de difusión bólica y requiere una condición de borde en los con-
longitudinal debe ser conocido para la situación espe- tornos de entrada de flujo, además de una condición
cífica de modelación. Pero, en los casos en que se de- inicial (Carnahan et al, 1969). Pero, si se selecciona
sea conocer la concentración en una zona próxima al para la solución numérica un esquema de diferencias
vertido realizado sobre una margen o distribuido sobre finitas, debe tenerse en cuenta que la mayoría de es-
una parte de la sección transversal, debe recurrirse a tos métodos aplicados a este tipo de ecuaciones pre-
la modelación bidimensional. sentan problemas de difusión numérica, la que en mu-
Por bidimensional debe entenderse aquella metodo- chos casos es mayor que la difusión física.
logía capaz de predecir los valores de concentración Otro problema para resolver la ecuación (3) lo cons-
medios en la vertical en cualquier punto de la sección tituye la dispersión numérica. Por dispersión numérica
transversal. La ecuación de transporte en dos dimen- debe entenderse el hecho de que los componentes
siones es la que sigue: individuales de Fourier que conforman cualquier distri-
bución de concentraciones se propagan a diferentes
velocidades. Esto produce un comportamiento oscila-
torio de la solución, como así también un error en el
pico, que puede llegar a ser tan importante como la
difusión numérica. Más aún, las concentraciones ne-
gativas producto de las oscilaciones plantean otro pro-
blema: no tienen significado físico pero ignorarlas sig-
en donde z es la coordenada espacial transversal, h la nifica no respetar el principio de conservación de
profundidad, W la velocidad transversal y E, y E, las masa en la solución numérica.
difusividades longitudinal y transversal, respectivamen- Estos problemas han sido el principal motivo del de-
te. Estas difusividades tienen expresiones más gene- sarrollo de un gran número de esquemas numéricos,
rales que el coeficiente de difusión longitudinal y no los que compiten en términos de exactitud, simplici-
son características de la situación. dad de programación y economía computacional. El
proceso físico de la advección puede plantearse como
Resolución numérica de la ecuación el traslado, debido al campo de velocidades, que sufre
unidimensionai una partícula ubicada inicialmente en un punto d con
una determinada concentración hasta una nueva
Observando la ecuación (1) de convección-difusión, posición, luego de transcurrido un determinado tiempo
se deduce que el problema matemático lo constituye (ilustración 1).
la resolución de una ecuación lineal en derivadas par- Dado que sólo actúa la convección, la concentra-
ciales de tipo mixto (hiperbólica + parabólica). Dadas ción no cambia y el único inconveniente es conocer el
las características diferentes de los procesos involu- recorrido de la partícula. Como se verá más adelante,
crados, es conveniente desdoblarlos y considerarlos este camino puede calcularse a partir de la integración
como fenómenos sucesivos durante cortos intervalos del campo de velocidades. No obstante, es probable
Comenzando con una interpolación lineal, a medida
que los gradientes aumentan, la interpolación cambia
a cuadrática (tipo QUICK), y para gradientes muy ele-
vados la interpolación es exponencial. Este esquema
requiere de mayor esfuerzo computacional, pero sus
resultados son de alta calidad (Falconer y Guiyi, 1994).
También puede conseguirse mayor exactitud utili-
zando para la interpolación, además de las concentra-
ciones, los gradientes de concentración. Esta es la
base del esquema de dos puntos de cuarto orden
(Holly y Preissmann, 1977),que utiliza un polinomio de
tercer orden construido con los valores de las concen-
traciones y los gradientes de Concentración en dos
puntos de la mallaj y j-1 (ilustración 1). Toda vez que
los esquemas presentados en este trabajo se basan
que el recorrido así obtenido vincule puntos de la malla en esta interpolación, los detalles de su implementa-
computacional (j,n + 1) con puntos que no coinciden ción se verán más adelante.
con la malla y cuya concentración debe ser evaluada Los problemas de oscilación y difusión numérica
en base a concentraciones en puntos vecinos. descritos anteriormente se deben muchas veces a la
Los esquemas numéricos varían de acuerdo a la po- discretización necesaria para aplicar el método de di-
sición y cantidad de puntos con concentración cono- ferencias finitas; si se utiliza el método de las caracte-
cida que se utilizan para interpolar la concentración rísticas, se evita la mencionada discretización con las
del punto incógnita. Dadas las características propias consiguientes ventajas. Particularmente atractiva re-
de la advección, los esquemas upwind, en los que la sulta la combinación del método de las características
información viaja hacia adelante tanto en el espacio para simular la advección con diferencias finitas para
como en el tiempo, son los que mejor simulan el pro- simular la difusión, según puede verse en Holly y Us-
ceso físico. seglio-Polatera (1984) y en Usseglio-Polateray Cunge
Los esquemas más sencillos interpolan linealmente (1985).
entre los valores de C en los puntos vecinos j-1 y j en
el tiempo inicial n de cada paso computacional, para Difusión
obtener el valor de C en el tiempo n + 1. Esta interpo-
lación provoca una difusión numérica que puede ser Una vez obtenidos los valores de la Concentración en
en algunos casos mayor que la física, por lo que los re- cada nodo, producto de la resolución de la ecuación
sultados de estos modelos deben tratarse con mucho de convección pura (3),éstos deben ser sometidos al
cuidado (Cunge et al., 1980). otro mecanismo importante en la dispersión: la difu-
La difusión puede disminuirse incorporando infor- sión. El intervalo de tiempo debe ser el mismo que el
mación de más puntos, y también variando el tipo de utilizado para la convección, ya que a pesar de ser
interpolación utilizada. Los modelos comerciales gene- considerados como sucesivos, estos mecanismos son
ralmente incorporan algoritmos más sofisticados que simultáneos. Para el caso de considerar solamente la
posibilitan una gran exactitud en el cálculo de la ad- difusión, la ecuación (1) se reduce a:
vección.
El QUICK (Quadratic Upstream Interpolation for
Convective Kinematics), esquema que produce muy
poca difusión numérica, está basado en una interpola-
ción cuadrática construida con información en tres La ecuación (4) es una ecuación diferencial en deri-
puntos, dos de los cuales corresponden a j y j-1 de vadas parciales lineal de tipo parabólico (Carnahan et
la ilustración 1 y el restante corresponde al punto ante- al.,l969). Para resolverla puede utilizarse un esquema
rior de la grilla j-2 (Leonard, 1981). de diferencias finitas, ya que estos esquemas aplica-
El esquema EXQUlSlTE (Leonard, 1981) se funda- dos a este tipo de ecuaciones no presentan problemas
menta, también, con información en los mismos tres de difusión numérica.
puntos, pero la interpolación a utilizar es seleccionada Por lo que respecta a las condiciones iniciales y de
por el esquema en función de la velocidad y del gra- borde, debe tenerse en cuenta que a diferencia de la
diente de concentraciones. ecuación de convección, que requiere de una condi-
ción inicial y solamente una condición en el extremo plazando en la ecuación (4) el valor de por E,. El
aguas arriba, en este caso se necesitan dos condicio- mecanismo restante, la difusión transversal, se ex-
nes de borde, una aguas arriba y otra aguas abajo, presa:
además de la condición inicial

Resolución numérica d e la
ecuación bidimensional
Modelos d e transporte unidimensional
La ecuación (2) puede ser resuelta mediante esque- y bidimensional
mas numéricos similares a los planteados para el caso
unidimensional, pero en dos dimensiones (Holly y Us- En base a lo analizado en el punto anterior, fueron se-
seglio-Polatera, l984) (Usseglio-Polatera y Cunge, leccionadas una serie de metodologías e implementa-
1985) (Falconer y Guiyi, 1994). Una alternativa simple, das computacionalmente en los modelo DHIST2 (uni-
aplicable a los casos en que la velocidad transversal dimensional) y DHlST3 (bidimensional). Ambos aplican
es reducida, consiste en dividir al tramo en estudio en la técnica de separación de términos convectivos y
tubos de corriente en los cuales se supone una hidro- difusivos, resolviendo la parte convectiva a través del
dinámica unidimensional. método de las características, combinado con una
Al no considerar velocidades transversales, esta interpolación cúbica de alto orden (Holly y Preissmann,
metodología no es estrictamente bidimensional y no 1977), y la parte difusiva utilizando esquemas de dife-
puede aplicarse en los casos en que las corrientes se- rencias finitas del tipo Crank Nicolson Generalizado.
cundarias son importantes, como por ejemplo en cur-
vas pronunciadas, uniones, bifurcaciones, expansio- Operador convectivo
nes o constricciones.
Utilizando el concepto de tubos de corriente, la Utilizando el método de las características se evita la
ecuación (2) puede expresarse: discretización de las derivadas espaciales de la ecua-
ción (2),y los problemas asociados de oscilación y
difusión numérica. La ecuación (2) puede escribirse en
su forma característica mediante las dos ecuaciones
siguientes:

en donde A, U y C son valores medios en el tubo de


corriente y los subíndices / y r representan los extre-
mos de los tubos de corriente. El hecho de que Wno
aparezca explícitamente en esta ecuación no significa
que sea nula, ya que su influencia se ve reflejada en el La ecuación (2) significa que si la trayectoria entre
dimensionamiento de los tubos de corriente (Cunge et un punto de partida d y un punto de llegada a es deter-
al.,1980). minada mediante la integración de la ecuación (8),
Basado en esta esquematización se puede desarro- entonces la ecuación (7) implica que la concentración
llar un algoritmo para simular la dispersión bidimensio- se mantiene constante a lo largo de la trayectoria, o
nal como la ocurrencia simultánea de tres mecanis- sea:
mos:

Convección longitudinal en cada tubo de corriente.


Difusión longitudinal en cada tubo de corriente. Relacionando los puntos a y d con los nodos de una
Difusión transversal entre tubos de corriente adya- malla cartesiana no uniforme (ilustración 1), el paso
centes. convectivo computa la concentración en el tiem-
po = ( n + 1) en el punto j del eje x. La trayectoria
Los dos primeros mecanismos pueden expresarse que une dcon a es la definida por la ecuación (8) por
matemáticamente de forma análoga a las ecuaciones lo que se puede escribir:
(3) y (4) aplicadas a cada tubo, considerando los co-
rrespondientes valores de A y U de los tubos y rem-
El problema se reduce, entonces, a la integración
de la ecuación (8) para hallar el punto de partida d y
luego estimar en base a los valores de concentra-
ción en los nudos de la malla para el tiempo t,, que
son conocidos.
La estimación mediante simple interpolación lineal
de los valores de C," y produce excesiva difusión
numérica, pudiendo incluso llegar a superar a la difu-
sión física,sobre todo en los casos en los que la con- a lo largo de la misma curva característica dada por la
vección es dominante sobre la difusión (alto número ecuación (8). La ecuación (16), al igual que la (7), es
de Peclet). una ecuación diferencial ordinaria lineal, pero con tér-
La difusión puede disminuirse usando una interpo- mino no homogéneo. Para resolverla se la tratará pri-
lación cuadrática o cúbica, pero esto requiere del uso mero del mismo modo que a la ecuación (7) y luego se
de otros puntos adicionales de la malla, los que física- incorporará el efecto del término no homogéneo. Utili-
mente se encuentran alejados de d. zando la misma interpolación que para C:
Una forma de obtener una interpolación de mayor
orden usando solamente la información disponible
dentro del segmento en el cual se encuentra el punto
d, consiste en utilizar una interpolación cúbica en la
que, además de las concentraciones, son utilizadas
también las derivadas espaciales de la concentración
en los nodos vecinos (Holly y Preissmann, 1977).
Se llamará a la derivada espacial en el
punto x = x,, t = t,. Conociendo C y CXen el tiempo t ,
para los puntos j y j-1, se tienen cuatro magnitudes
conocidas con las cuales construir un polinomio de in- Luego por analogía con la ecuación (12), se puede
terpolación de tercer grado entre j y j-1. Este polino- escribir para la derivada:
mio puede expresarse como:

donde significa que proviene de la solución de la


donde a = ( x , y los cuatro coeficientes ecuación homogénea. Sumando la parte no homo-
A, B, D y E, pueden evaluarse satisfaciendo: génea:

donde = Sustituyendo los coeficientes


en (1 1):

Con respecto a las condiciones de borde para la con-


vección, el único requerimiento lo constituyen los valo-
en donde: res de t) y t ) en los bordes de ingreso del
flujo.

Operador difusivo longitudinañ

Una vez obtenidos los nuevos valores de en cada


De esta manera se obtienen los valores de C," y, por nodo, producto de la convección descrita en el punto
(10) C,"". Pero, si se quiere continuar con el cálculo, anterior, éstos deben ser sometidos al otro mecanismo
también serán necesarios los valores de La importante en la dispersión: la difusión. El intervalo de
convección de tratada de la misma forma que la tiempo es el mismo que el utilizado para la convección,
convección de Tomando la ecuación (2), deriván- ya que, a pesar de ser tratados como sucesivos, éstos
dola respecto de x e invirtiendo el orden de derivación: procesos son simultáneos.
Debe tenerse en cuenta además que, por el esque- j - 1/2 deben ser remplazados por r y I respectiva-
ma utilizado en la convección, se ha incorporado una mente, y que las coordenadas corresponden ahora a
variable adicional CX, la cual también debe ser difun- la dirección transversal. Las condiciones de borde
dida. El esquema de diferencias finitas adoptado es la adecuadas en las márgenes son de no difusión.
generalización del método de Crank-Nicolson, el que
aplicado a la ecuación (4) queda:
Simulación unidimencional

A los efectos de verificar el comportamiento del mode-


lo DHIST2 en distintas situaciones se presentan a con-
tinuación algunas aplicaciones; las primeras son de
carácter teórico y la última está realizada sobre la base
de datos de un curso de la provincia de Santa Fe (el
arroyo Ludueña), Argentina. El criterio adoptado para
calificar a la solución se basa en el análisis del error
relativo del valor pico de la concentración.

donde es el factor de peso (O 1); = O da Convección pura de una mancha gaussiana


un esquema explícito, = 1/2 un esquema clásico de
Crank-Nicolson y = 1 un esquema totalmente implíci- El comportamiento del método de las características
to. Los valores en j + 1/2 y en j - 1/2 se obtienen de la con la interpolación cúbica fue probado simulando la
siguiente manera, considerando los correspondientes convección pura de una distribución de concentra-
v a l o r e se n n o e n n + 1 . ciones gaussiana en un canal de área unitaria con un
campo de velocidades constante de 0,5 m/s. La distri-
bución gaussiana tiene una desviación estándar de
264 m y está definida por 15 puntos ubicados cada
200 m de una malla cartesiana.
Las pruebas consistieron en transportar la mancha
durante 96000 seg (26,7 hs) y analizar el comporta-
miento de la solución numérica para distintos valores
del número de Courant.
El número de Courant se define como la relación en-
Las mismas ecuaciones se aplican para la difusión tre la velocidad de propagación de la onda (dx/dt) y la
de CX. La resolución del sistema d e ecuaciones re- velocidad computacional de transmisión de datos
sultantes se realiza mediante técnica de barrido doble, y se expresa comúnmente para este tipo de
ya que la matriz de los coeficientes es tridiagonal (Car- problemas como Cr = U
nahan et al, 1969). Aplicando este algoritmo se obtie- En el esquema utilizado puede advertirse que el va-
nen los valores resultantes de C y de CX del proceso lor de a que aparece en algunas ecuaciones no es otra
de difusión longitudinal. cosa que Cr. Este parámetro es muy importante en los
Para el caso del modelo bidimensional debe recor- problemas dependientes del tiempo, en lo que res-
darse que los valores de A corresponden a un tubo en pecta a estabilidad y exactitud.
particular y debe remplazarse por E,. Este esquema El resultado esperado es que la mancha no sufra
de resolución es incondicionalmente estable lo que es distorsión alguna en su forma ya que se simula la con-
conveniente ya que el esquema seleccionado para la vección solamente. Para un valor de Cr = 1 no existe
convección permite bastante flexibilidad en la adop- interpolación ya que el punto d coincide con un punto
ción del intervalo de tiempo. de la malla, y la solución es exacta (ilustración 2). Va-
lores de Crmenores que 1 provocan un achatamiento
Operador difusivo transversal de la mancha que es mayor a medida que el valor de
Cr disminuye.
Este operador se incorpora en el caso de la modela- También se realizaron pruebas en un campo de ve-
ción bidimensional. Para su resolución se puede utili- locidades variable en el espacio, verificándose que la
zar el mismo esquema de la difusión longitudinal, sim- mancha gaussiana atraviesa la zona de velocidades
plemente considerando que los valores en j + 1/2 y en variables sin cambios en su forma.
1/2. La variación simultánea de los números de Cou-
rant y Peclet permitió establecer zonas de confiabili-
dad en la perfomance del modelo, a partir del análisis
de los errores de las corridas realizadas para = 1/2.
Los resultados de las corridas han sido resumidos
en un gráfico (ilustración 3) en el que se han definido
tres zonas que califican la solución de acuerdo a su
error en:

Buena (error < 5%)


Regular (10% < error < 5%)
Mala (error > 10%)

Simultáneamente se han superpuesto en este gráfi-


co valores reportados por Menéndez (Menéndez,
1991) y clasificados en buenos, regulares y malos (M.
BUENA, M. REGULAR y M. MALA en el gráfico) con el
Dispersión de un vertido plano instantáneo mismo criterio que en este trabajo. Los valores de Me-
néndez corresponden a corridas de un modelo unidi-
Una solución de la ecuación (1) para el caso de velo- mensional resuelto en diferencias finitas mediante un
cidad U constante y vertido instantáneo es la distribu- esquema clásico de Crank-Nicolson aplicado a la
ción gaussiana: ecuación completa.

Simulación de una descarga instantánea


de contaminante en el arroyo Ludueña
(Santa Fe, Argentina)
donde C, y son la concentración y el volumen inicial
del trazador distribuido en la sección transversal A. Con el objeto de aplicar el modelo a una situación real
Se utilizó esta solución analítica simulando la disper- de simulación, en la que se tuvieran en cuenta carac-
sión de un vertido instantáneo después de 96000 seg terísticas geométricas e hidráulicas propias de un cur-
(26,7 hs) bajo las mismas condiciones hidráulicas que so de agua, se decidió modelar una descarga instan-
en la primera aplicación, para probar la sensibilidad tánea en un tramo del arroyo Ludueña que corre en
del modelo ante la variación de sus parámetros. dirección sureste y desemboca en el río Paraná luego
Los parámetros del modelo son tres: Cr, f e y factor de atravesar el casco urbano norte de la ciudad de
de peso El número de Courant afecta a la parte con- Rosario.
vectiva del modelo y el efecto de su variación sobre el El tramo modelado es el comprendido entre el lugar
esquema numérico ya se ha analizado en la aplica- del futuro emplazamiento de la presa de retención de
ción. En esta serie de corridas se extendió el rango de crecidas del arroyo Ludueña (situada aproximadamen-
variación hasta valores de Cr = 3.
El factor de peso opera sobre la parte difusiva del
modelo. Se realizaron pruebas para = O, 1/2 y 1. Con
respecto al nº de Peclet, éste cuantifica la relación en-
tre la convección y la difusión, y su expresión adimen-
sional es la siguiente: Pe = Los valores de
seleccionados para las corridas fueron de 0 , l ; 1; 10 y
100, resultando valores de f e de 1 000; 100; 10 y 1,
respectivamente. El interés de probar distintos valores
de reside en que los valores observados en distin-
tos cursos por numerosos investigadores, indican que
es sumamente variable.
Resultados de corridas preliminares indicaron que
variaciones en los valores de influyen poco sobre la
solución del modelo, por lo que se decidió fijarlo en
te en la intersección de una línea imaginaria que une lores de compatibles con las condiciones de esta-
las localidades de Pérez y Funes y el Arroyo) y el puen- bilidad del modelo y de acuerdo a los resultados de las
te de la avenida de circunvalación de Rosario. Su lon- aplicaciones anteriores.
gitud es de 9,2 km aproximadamente y su pendiente Del análisis de los resultados se puede concluir que
media es de 0.001 m/m. Para la representación topo- el modelo se comporta satisfactoriamente para valores
gráfica del tramo se utilizaron inicialmente 42 seccio- de de 10 y 50 seg para todos los Kx analizados.
nes ubicadas a distancias variables. Estas secciones Como era de esperarse la mayor difusión numérica se
fueron recopiladas y utilizadas para la implementación produce para = 10 seg. También se realizaron corri-
del modelo hidrodinámico DHlS 7 (Riccardi, 1992). das con un valor de = 100 seg en las que pudieron
A través del mencionado modelo se realizó una co- advertirse problemas de inestabilidad. Estos fueron
rrida con caudal estacionario de 10 m3/seg. Con los mayores a medida que aumentaba el valor de Kx. Los
valores obtenidos del modelo hidrodinámico se reali- valores extremos de los parámetros para los cuales el
zaron simulaciones de la dispersión de una mancha de modelo se comportó satisfactoriamente fueron: 0,03
forma gaussiana, considerándosela producto de un < Cr < 3,57; 0,47 < Pe < 807.
vertido plano instantáneo. Cabe aclarar que, a los efectos prácticos de la si-
Como la separación de las secciones originales era mulación, la mancha inicial se consideró uniformemen-
muy variable (10 a 1 230 m), en algunos tramos se de- te distribuida en la sección transversal. Para el caso
bieron agregar secciones interpoladas para evitar de un vertido puntual en el centro del curso, esta situa-
excesivas restricciones del modelo en lo que respecta ción se produce solamente después de recorrida una
a la estabilidad. Como resultado se utilizaron 182 sec- distancia inicial de mezcla L que puede ser evalua-
ciones con distancias variables entre 10 y 123 metros. da empíricamente. (Fischer et al. 1979) proponen
La adopción del valor de Kx representa, para este L= ( U / U * ) .El valor de L así estimado para
tipo de modelos, el punto más conflictivo. Existen nu- el arroyo Ludueña es de aproximadamente 200 m.
merosas formulaciones semiempíricas las que, al ser Para el caso de un vertido desde la margen, este valor
evaluadas, arrojan resultados muy dispares. Para esti- de L debe multiplicarse por cuatro, resultando una lon-
mar el orden de magnitud del coeficiente de difusión gitud de 800 metros.
longitudinal se utilizó la fórmula Kx = 0.011
(Fischer et al, 1979), donde H es la profundidad media, Simulación bidimensional
B es el ancho y U* la velocidad de corte. El valor de
8 m2/segasí obtenido es solamente indicativo por Simulación de una descarga instantánea en el río
lo que se decidió realizar corridas para distintos Kx. Clinch, Virginia, Estados Unidos de América
Los valores de Kxutilizados fueron de O; 0,1; 1 y 10
m2/seg, y los resultados de algunas de las corridas Para la implementación del modelo DHIST3 se selec-
realizadas pueden verse en la ilustración 4. La con- cionó como tramo de prueba un tramo del río Clinch de
vección pura (Kx = O) sirvió como forma de probar la 4 800 m. utilizado por Holly (1975) para la aplicación
hipótesis de no distorsión. Se utilizaron los mayores va- de un modelo de dispersión con tubos de corriente.
Se utilizaron las mismas seis secciones y los mismos
11tubos y se compararon los resultados con medicio-
nes de concentraciones de trazadores radiactivos exis-
tentes. El tramo tiene un ancho superficial de entre 50
y 60 m aproximadamente y una pendiente longitudinal
de 0.0006 para el caudal estacionario de 80 m3/seg
utilizado para las pruebas. Se interpolaron diez seccio-
nes entre cada par de secciones medidas de manera
que los se mantuvieron entre 87 y 150 metros.
El modelo DHIST3 fue sometido inicialmente a las
mismas pruebas que el DHIST2. Estas consistieron en
simular la convección pura en todos los tubos de co-
rriente (con E, y E, nulos) de una mancha gaussiana
con (T, = 264 m y (T, = 4 m definida en 11 secciones
transversales, verificándose la conservación de la
forma en cada tubo para un uniforme de 50 seg
durante toda la simulación (5000seg). Posteriormente La utilización del método de las características com-
se incorporaron los efectos de la difusión longitudinal binado con la interpolación cúbica utilizada minimi-
y transversal, utilizando para E, y E, los valores de za los problemas de difusión numérica.
5.93U*h y 0.23U*h respectivamente, siendo U* la ve- En todos los casos analizados el esquema resultó
locidad de corte. Los resultados (ilustración 5) indican conservativo mientras no se registraron inestabilida-
que la mancha rápidamente adquiere una configura- des, las que se produjeron para valores de Cr mayo-
ción prácticamente uniforme en la dirección transver- res a 4 y fueron mayores a mayor Kx.
sal, lo que evidencia la importancia de la difusión en Existen zonas de valores de concentración negati-
este sentido. vos en los resultados de algunas corridas sobre
Finalmente se compararon los resultados del todo para bajos valores de Cr y Kx; no obstante
modelo con las mediciones existentes, utilizando estos valores son pequeños comparados con otros
E, = 0.23U*h y también 0.40U*h. En la ilustración 6 esquemas (Holly y Preissmann,l977).
se incluyen además de las mediciones y los resultados La metodología de los tubos de corriente es sencilla
del DHIST3, los resultados del modelo de Holly original y fácil de implementar, permitiendo una simulación
y los de un modelo que utiliza una metodología similar satisfactoria del fenómeno bidimensional.
a la del DHlST3 (Cunge et al., 1980). El modelo origi- Existe una zona inicial próxima al vertido en la que
nal posee una difusión numérica importante por lo que es muy difícil simular los gradientes de concentra-
el ajuste casi perfecto = 0.23U*h es engañoso y ción elevados a través de esta metodología.
sería más adecuado un valor de 0.40U*h como lo
sugieren los modelos con menor difusión numérica. Recibido: mayo, 1995
Aprobado: febrero, 1996
Conclusiones
Agradecimientos
Los resultados de las aplicaciones permitieron arribar
Al doctor Pablo Jacovkis, director de beca del CONICET del autor,
a las siguientes conclusiones: por sus consejos.
Al ingeniero Gerardo Riccardi, por su colaboración.

Referencias

Carnahan, B., H.A.,Luther, J.O.,Wilkes, “Chapter 7: Approxi-


mation of the Solution of Partial Differential Equations”,
Applied Numerical Methods, New York (pp 429-530), J.
Wiley & Sons, 1969.
Cunge,J.A., F.M.,Holly, A.,Verwey, “Chapter 8: Transport of
Pollutants”, Practica1 Aspects in Computational River
Hydraulics, Boston, Massachusetts (pp 312-349), Pitman,
1980.
Falconer,R.A., L.Guiyi, "Numerical Modeling of Tidal Eddies Convection Diffusion Equation", Computational Techni-
in Coastal Basins with Narrow Entrances Using the k-E ques in Transient and Turbulent Flow, Vol 2, (Eds C. Taylor
Turbulence Model", Mixing and Transport in the Environ- and K. Morgan) (pp 1-35), Swansea, Pineridge Press,
ment, (Eds K.Beven, P.Chatwin y J.Millbank) (pp 325- 1981.
350), Chichester, John Willey & Sons Ltd, 1994. Menéndez,A.N., "Métodos Numéricos para Problemas de
Fischer,H.B., E.J.List, R.C.Koh, J.lmberger, N.H.Brooks, Transporte de Contaminantes", MECOM'91, Paraná, Ar-
Mixing in lnland and Coastal Waters, San Diego (483pp), gentina, 1991.
Academic Press, 1979. Riccardi,G.A., "Anexo I:Implementación de un Modelo Mate-
Holly,F.M., J.M.Usseglio-Polatera, "Dispersion Simulation in mático Unidimensional para Cursos con Valle de Inunda-
Two Dimensional Tidal Flow",Journal of Hydraulic Engi- ción Obstruídos", Modelación Matemática Unidimensio-
neering, Vol 110, No 7, American Society of Civil En- nal Compleja y Bidimensional de Flujos a Superficie Libre
gineers, 1984 -Informe Anual 1990/91, Rosario, Argentina, Consejo de
Holly,F.M., "Two Dimensional Mass Dispersion in Rivers", Hy- Investigaciones Universidad Nacional de Rosario, 1992.
drology Paper, No 78 (78pp), Fort Collins, Colorado, Co- Usseglio-Polatera,J.M., J.A.Cunge, "Modeling of Pollutant
lorado State University, 1975. and Suspended Sediment Transport with ARGOS Model-
Holly,F,M., A.,Preissrnann, "Accurate Calculation of Transport ing System", lnternational Conference on Numerical Hy-
in Two Dimensions", Journal of the Hydraulics Division, draulic Modeling of Ports and Harbors, Birmigham, 1985.
Vol 103, No HY11 (pp 1259-1277), American Society of Wallis,S.G., "Simulation of Solute Transport in Open Channel
Civil Engineers, 1977. Flow", Mixing and Transport in the Environment, (Eds K.
Leonard, B.P., "A Survey of Finite Difference Schemes with Beven, PChatwin y J.Millbank) (pp 89-111), Chichester,
Upwinding for Numerical Modeling of the lncompressible John Willey & Sons Ltd, 1994.

Abstract

Rodriguez, J.E "Unidimensional and Bidimensional Modeling of the Pollutant Transport in Rivers". Hydraulic
Engineering in Mexico (in Spanish). Vol. XII. Num. 1, pages 5-14, January-April, 1997.
Numerical methodologies for the solution of the pollutant dispersion equations in one and two dimensions
are described in the present paper. The one-dimensional problern is solved using a split operator approach
that separates the equation into a convective term (hyperbolic type) and a diffusive term (parabolic type). With
this approach, both terms are considered as alternating processes during short periods. The convective term
is modelled by the characteristics method combined with a high order interpolation,and the diffusive term with
a generalized Crank Nicolson scheme. The two-dimensionalproblem is modelled using the stream tube sim-
plification, applying the methodology described above to each stream tube, and then incorporating an addi-
tional transverse diffusion term, that is also solved with a Crank Nicolson scheme. Applications are made to
theoretical situations and to two natural streams.

Key words: Mathematical modeling, numerical simulation, pollution, pollutant dispersion, environmental
hydraulics, transport processes, water quality