Está en la página 1de 4

INTRODUCCIÓN

La formación de un yacimiento debe de contar con tres condiciones básicas para


su formación como lo son:

 Roca generadora (Roca madre)


 Roca almacén la cual debe de contar con la suficiente porosidad para poder
almacenar los hidrocarburos.
 Una trampa para que no deje que los hidrocarburos migren.

A lo anterior se le denomina sistema petrolero por lo aunado a los componentes


geológicos necesitamos los componentes necesarios para generar y poder
almacenar hidrocarburos como lo podemos ver en la imagen.

Un pozo petrolero es una obra de ingeniería encaminada a poner en contacto un


yacimiento de hidrocarburos con la superficie, es una perforación efectuada en el
subsuelo con barrenas de diferentes diámetros y con revestimiento de tuberías, a
diversas profundidades, llamadas etapas de perforación para la explotación de
yacimientos petroleros.[ CITATION Mén13 \l 2058 ]

Un pozo horizontal es perforado con una desviación mayor a 80° respecto al pozo
vertical. La función principal de un pozo horizontal es básicamente a travesar de
forma horizontal un estrato que puede ser productor, de esta forma podremos
ampliar el área de exposición con la formación y de esta forma aumentar la
producción de este.

Para perforar un pozo horizontalmente hay que tomar en cuenta diversos factores
que hay que analizar como lo son: la planificación de la perforación, objetivo al que
vamos a llegar y el tipo de yacimiento que vamos a explotar.

La planificación de la perforación es un aspecto muy importante debido a que de


esto depende el éxito de la misma, inicia desde los estudios de sísmica,
perforación del pozo estudios geológicos, cementaciones, trayectorias de la
perforación, que es el enfoque principal de este trabajo con lo cual aunado a tener
la ubicación exacta del objetivo y conocer el tipo de yacimiento en cual vamos a
encontrar nuestro punto de interés conlleva un análisis para poder determinar el
método de perforación adecuado, ya sea un pozo desviado, vertical u horizontal,
los aspectos antes mencionados son consideraciones de diseño pero aunado a
esto podremos encontrar diferentes problemáticas en superficie.

Los yacimientos se encuentran ubicados de una forma aleatoria lo que hace que
su explotación sea compleja, ya que se pueden encontrar en zonas donde es
difícil su perforación de forma vertical, como lo son: Ríos, lagunas, zonas
pobladas, áreas naturales protegidas, etc. Además, podemos contar con la
perforación horizontal para cientos de yacimientos marinos que gracias a esta
técnica se han podido perforar desde plataformas terrestres, a de más de que se
pueden perforar múltiples pozos desde una sola plataforma por lo que los costos
de perforación se han reducido significativamente.

La perforación horizontal alcanza un mayor contacto en un plano horizontal, estos


pozos podrían llegar a tener un costo mayor a un pozo vertical hasta en un 300
por ciento mas para que pueda ser perforado, esto no ha sido un impedimento
para que esta técnica tenga un aumento significativo en el uso dentro de la
industria petrolera. Ya que al contar con un área de contacto mayor también la
producción de hidrocarburos aumenta a tal grado que estos pozos sean rentables
económicamente.
La técnica de perforación horizontal se remonta a los años 50, cuando se
realizaron los primeros pozos horizontales en Rusia, y no es hasta 1970 que se
obtienen las mejoras en la técnica de perforación direccional, constituyendo
actualmente una tecnología de nivel avanzado y confiable.[ CITATION Rib13 \l
2058 ]

Este trabajo proporcionara una guía básica para el diseño de perforación de un


pozo horizontal, tomando en cuenta conocimientos básicos para poder entender
de una forma fácil y sencilla las aplicaciones de la perforación horizontal, así como
los diferentes tipos de pozos desviados, subclasificaciones de los pozos y algunas
herramientas utilizadas.
ANTECEDENTES

Los pozos petrolíferos más antiguos que se conocen fueron perforados en China
en el año 347 e.c.: tenían una profundidad de aproximadamente 250my
funcionaban mediante brocas fijadas a cañas de bambú.
El petróleo se quemaba para evaporar salmuera a fin de producir sal. Largos
conductos de bambú conectaban los pozos con las salinas. Numerosos registros
de la antigua China y Japón incluyen varias alusiones al uso del gas natural para
iluminar y cocinar. El petróleo fue conocido como «agua de quemar» en Japón
en el Siglo VII.