Está en la página 1de 6

SUIZA: ESTILO TIPOGRÁFICO INTERNACIONAL

Durante la época posterior a la Segunda Guerra Mundial había un espíritu creciente de


internacionalismo. El comercio se multiplicó y dio como resultado corporaciones
multinacionales. Había necesidad de claridad comunicativa, de formatos multilingües,
así como de pictogramas elementales.

Así fue como durante los años 50, Suiza llegó a implantar un modelo de diseño
“exportable”, llamado “Estilo Tipográfico Internacional”, que viene a satisfacer estas
necesidades. Este enfoque del diseño gráfico persistió por más de 20 años. Las raíces
del estilo provienen de la corriente De Stijl, la Bauhaus, el constructivismo ruso y la
nueva tipografía de los años veinte y treinta.

El diseño en Suiza es definido como una actividad importante, en el que prevalece un


compromiso ético respecto de las cuestiones sociales. La expresión personal es
rechazada a favor de un enfoque más universal y científico para resolver problemas de
diseño. El rol del diseñador será el de ser un conductor objetivo para difundir la
información importante entre los componentes de la sociedad. La claridad y el orden
constituyen el ideal.

Cabe destacar que este país trilingüe fue el único de Europa que no se vio envuelto en
ninguna de las dos grandes guerras mundiales, hecho que confiere a Suiza una
situación de privilegio en el desarrollo económico y social, cuyos balances se resumen
en una prosperidad económica y en la inexistencia de traumas, ni sociales ni políticos.

CARACTERÍSTICAS VISUALES

- Gráfica funcional, racional, legible y universal. Se trata de un diseño calculado,


proyectado e intelectual y de una gráfica que no tiene fronteras, en donde se pierden
los referentes culturales. El Estilo Internacional no está atado a un contexto y es
perfectamente adaptable y exportable.
- Unidad visual del diseño, lograda por medio de la organización asimétrica de los
elementos gráficos sobre una grilla matemática o red modular. Las redes matemáticas
son los medios más armoniosos para estructurar la información.
- Economía de los elementos para alcanzar una comunicación de gran potencia visual
y objetiva.
- Uso de tipos sans serif, tanto la Helvética (introducida en 1957) como la Univers
(creada en 1954). La Helvética fue muy utilizada en títulos y eslóganes de anuncios y
afiches. La Univers fue también muy empleada ya que disponía de una mayor
variedad de tipos, cuerpos y grosores. La tipografía sans serif expresa el espíritu de la
época.
- Uso de la fotografía objetiva que presenta la información visual de manera clara e
imparcial. Es decir que a partir del lenguaje fotográfico y de la Nueva Tipografía se
logra una propaganda honesta y verdadera.
- Marginación nivelada del lado izquierdo e irregular del derecho.

ESTADO Y EMPRESAS MULTINACIONALES

Buena parte de la comunicación publicitaria vial es, en Suiza, propiedad del Estado. El
Estado va a convocar a los diseñadores suizos para diseñar carteles para eventos
culturales, campañas de turismo, etc. Por otro lado, las empresas multinacionales
(especialmente la industria farmacéutica y química) van a posibilitar que la gráfica
suiza sea de excelencia e incida en el mundo. Muchos alumnos de la escuela de
Basilea (ciudad que alberga algunas de las más poderosas industrias químicas del
mundo) encontraban empleo en ellas al finalizar sus estudios. Durante los años 60, la
internalización del diseño suizo coincide con la expansión industrial y comercial de las
empresas más dinámicas.

ESCUELAS: ZURICH Y BASILEA

Suiza recicló parte de los movimientos vanguardistas interrumpidos con el acceso de


Hitler al poder, como la estructura pedagógica y metodológica de la Bauhaus. Esto
significa creer en la formación de un profesional integral, involucrado tanto en lo ético
como en lo estético. Los diseñadores tenían una visión político social y una visión
integrada del diseño. Aprovechaban las nuevas tecnologías para encontrar la imagen
moderna. Es por esto que los planteamientos soviéticos (en el uso de la fotografía y la
tipografía) fueron asimilados en Suiza.

Otro aspecto importante es la investigación. Estos trabajos de investigación van a


generar libros, manuales del buen diseño, que van a dar al diseño gráfico un marco
teórico y conceptual. Ya no se va a tratar del diseño experimental que se daba en
Bauhaus, sino que el diseño se va a acercar a lo proyectual, a las formas de proceder
en el proceso proyectual.

 En la Escuela de Basilea encontramos a Jan Tschichold, Emil Ruder, Armin


Hofmann, Karl Gerstner y Theo Ballmer.
 En la Escuela de Zurich encontramos a Ernst Keller, Max Huber, Max Bill,
Herbert Matter, Keller, Richard Lohse y Josef Muller Brockman.

Otto Baumberger (1889-1961)

Baumberger fue un adelantado ya que reconoció aspectos fundamentales de la


publicidad de consumo. A pesar de que no creó un diseño moderno, sus carteles son
ejemplos de los diseños suizos de la primera mitad del siglo XX. Sus diseños
evolucionaron bordeando la abstracción, donde los elementos gráficos alcanzaron
excelentes síntesis.

Ernst Keller (1891-1968)

En el año 1918, Keller, con 27 años, se unió a la Escuela de Artes y Oficios de Zurich,
donde elaboró un curso profesional de diseño y tipografía. Más que casarse con un
estilo específico, Keller opinaba que la solución a los problemas de diseño debía surgir
del contenido. Su cartel del año 1931 para una exposición de arquitectura de Walter
Gropius, muestra una mano de contornos geométricos sujetando una llana de albañil.
El cartel para una exposición de 1948 es bastante distinto, con alusiones medievales y
un equilibrio simétrico riguroso.

Théo Ballmer (1902-1965)

Estudió diseño en Zurich con Ernst Keller. Posteriormente estudió en la Bauhaus al


igual que Max Bill. En 1928, los diseños de Ballmer alcanzaron un alto grado de
armonía formal, ya que empleaba una red matemática para construir las formas
visuales. Se plantea una gráfica ligada a una grilla como la gráfica perfecta. Aparece
una estructura geométrica sumamente rígida. Observamos en sus diseños una
síntesis formal y una economía de los elementos, obteniendo como resultado una
gráfica objetiva, clara y directa.

En el cartel para büro, de 1928, los rastros de los cuadrados de la red usados para
construir el cartel permanecen como líneas blancas delgadas entre las letras. El rótulo
muestra una comprensión de los experimentos de Van Doesburg (De Stijl) con letras
geométricas. Los colores rojo, blanco y negro son influencias del constructivismo.

En el cartel para norm, también del año 1928, la cuadrícula se convierte en un tema
visual. También se utiliza un alfabeto geométrico inspirado en el de Van Doesburg, y
los colores, rojo, blanco y negro, heredados del constructivismo.

En 1931, Ballmer se unió al profesorado de la Escuela de Artes y Oficios de Basilea.


En los años treinta su obra se volvió cada vez más ilustrativa. Su trabajo más
innovador fue creado a fines de los años veinte.

Anton Stankowski (1906-1998)

Trabajó como diseñador gráfico en Zurich desde el año 1929 hasta el año 1937. En
1937 se trasladó a Alemania, donde estuvo activo como pintor y diseñador gráfico por
más de cuatro décadas.

Logró transformar en diseños visuales conceptos tales como la energía


electromagnética. En el año 1968, el Senado de la ciudad de Berlín le encargó un
programa completo de diseño para esa ciudad. Creó normas de diseño para la
señalización arquitectónica, letreros de calles y publicaciones.

Max Bill (1902-1994)

Estudió en la Escuela de Artes y Oficios de Zurich y luego en la Bauhaus de Dessau,


donde tomó contacto con Gropius, Meyer, Moholy Nagy, Albers, Kandinsky.
Posteriormente regresó a su tierra natal Zurich e inició una carrera que abarca la
pintura, la escultura, la arquitectura, el diseño gráfico, de productos y de exposiciones.

En 1930 creó su propio estudio de arquitectura y realizó la finca de Nuebül de estilo


moderno, cerca de Zurich. Hacia 1931 se adhirió a los conceptos del arte concreto y
comenzó a encontrar su camino claramente.

Se adhirió entonces a algunas organizaciones artísticas como la Abstraction-Création


(fundada en París en 1931) y el CIAM (Congreso Internacional de Arquitectura
Moderna) y la Allianz, ambos de Suiza. El programa de CIAM consistía en la
estandarización de los tipos, procesos y elementos de la construcción, la
racionalización y el funcionalismo. La Allianz fue fundada en 1937 y agrupó y
promovió el arte de los artistas modernos suizos. CIAM es la asociación internacional
de arquitectos vanguardistas fundada en el año 1928.

La Allianz fue el portavoz de los Concretos de Zurich. En su época de fundación en


1937 todavía no existía lo que más tarde se denominaría la Escuela de los Concretos
de Zurich. Sólo existían sus promotores, artistas como Max Bill, Camille Graeser y
Richard Lohse.

En 1944, Bill incursionó en el diseño industrial, con el diseño de un reloj de aluminio,


además de relojes para pulsera con estilo racionalista y estética industrial. En
1954Diseñó un taburete minimalista, uno de sus diseños más conocidos.

En 1951 fundó junto a Scholl y Aicher la escuela de Ulm en Alemania. En 1957


abandonó la dirección de la Ulm y fundó su propio estudio en Zurich, dedicándose a la
escultura, la pintura y la arquitectura.
En los diseños de sus carteles Bill aplicó la estética del arte concreto a los problemas
del diseño gráfico. Sus composiciones están construidas con elementos geométricos y
organizadas con un orden absoluto. La proporción matemática, el uso de redes
modulares y el empleo de la Akzidenz Grotesk son aspectos de su trabajo. También
exploró la utilización del margen derecho irregular.

KONKRETE KUNST – En catálogo de la exposición de 1949

El arte concreto es expresión del intelecto humano y posee una claridad y perfección
que debe esperarse de las obras del intelecto humano. Ideas abstractas antes sólo
existentes en la mente se hacen visibles en formas concretas. Es real e intelectual, no
natural, y sin embargo cercano a la naturaleza, aspira a lo universal reprimiendo la
individualidad del artista.

Herbert Matter (1907-1984)

Diseñador y fotógrafo suizo, contribuyó en la utilización de la fotografía como


instrumento de comunicación gráfica. Hacia 1932 diseñó carteles para el Ministerio
Nacional de Turismo de Suiza y para diferentes hoteles de Suiza. Sus carteles
empleaban el fotomontaje, cambios de escala dinámicos y una integración activa de la
tipografía y la imagen. En muchos de sus afiches utilizó el aerógrafo.

En 1936 fue hacia Estados Unidos, donde trabajó para Harper´s Bazaar, Vogue y otras
revistas. De 1946 a 1966 trabajó como consultor de Knoll Asociados.

Walter Herdeg (1908-1995)

Durante los años treinta fue otro innovador en el uso de la fotografía en el diseño
gráfico. Realizó extraordinarias publicidades para los lugares de vacaciones suizos.
Son conocidos sus carteles para esquiar de St. Mortiz, lugar de recreo.

Richard Lohse (1902- 1988)

Al igual que Max Bill, es un representante importante del arte concreto. Este arte es la
herencia de lo que Theo van Doesburg llamó arte concreto en 1930.

Fue director de la redacción de la revista Bauen + Wohnen (construir + habitar),


asumiendo la defensa de la arquitectura racionalista y del Estilo Internacional como
única forma posible de arquitectura. Publicó un libro llamado Neues Bauen – Gutes
Wohnen (nuesvas construcciones – buenas viviendas).

En 1959 editó, junto con Müller Brockmann, Hans Neuburg y Carlo Vivarelli, la revista
trilingüe Neue Grafik – New Graphic Design – Graphisme actuel. Esta revista presentó
la filosofía y los méritos del movimiento suizo a un público internacional.

Hans Neuburg (1904-1983)

Fundó y edito junto con Müller Brockmann, Carlo Vivareli y Richard Lohse la revists
New Graphic (también Neue Graphik y Graphisme Actuel) que, en 18 números y entre
1958 y 1965, revolucionó el diseño gráfico. El libro “Publicity and graphic design in the
chemical industry”, de 1967, es de su autoría.

Josef Müller Brockmann (1914-1996)


Es uno de los principales teóricos y profesionales del movimiento. Fue autor de las
influyentes obras “Sistemas de retículas en el diseño gráfico” (1961) y de “Historia de
la comunicación visual” e “Historia del póster” (1971). Fue profesor en la Escuela de
Zurich y en la Ulm (Alemania).

Buscó una expresión gráfica absoluta y universal a partir de una presentación objetiva
e impersonal, sin interferencia de los sentimientos subjetivos del diseñador. Es autor
de célebres carteles fotográficos-tipográficos. Son famosos sus carteles de conciertos
para el Auditorio de Zurich, el programa “Música Viva” y sus carteles para acrecentar la
conciencia pública acerca de la polución por el ruido y los accidentes viales.

Carlo Vivarelli (1919-1986)

El artista zuriqués Carlo Vivarelli es unote los gráficos más brillantes de la época por
su rigor y sus invenciones formales, tal como se observa en sus realizaciones para la
empresa Adolf Feller de material elétrico y en su cartel Para la vejez de 1949 (donde
hace gala del uso genial de la fotografía y de la rotulación vertical).

Emil Ruder (1914-1970)

Tipógrafo y diseñador gráfico de Basilea, enseñó a sus alumnos en la Escuela de Arte


y Oficios de Basilea una rigurosa lógica rigurosa matemática en el diseño gráfico y en
1967 publicó el libro “Manual de diseño tipográfico”.

La legibilidad y la amenidad son para él preocupaciones dominantes. Sus proyectos


revelaron una sesibilidad hacia los espacios sin imprimir. Ruder abogaba por un diseño
sistemático y la utilización de una estructura de red compleja para introducir todos los
elementos (tipografía, fotografía, diagramas) en armonía uno con el otro.

Armin Hofmann (1920)

En el año 1947, Hofmann enseñó diseño gráfico en la Escuela de Artes y Oficios de


Basilea. Al mismo tiempo abrió su propio estudio de diseño. Tanto en su obra como en
la enseñanza, Armin Hofmann buscó una armonía dinámica donde todos los
componentes del diseño estuvieran unificados. Utilizó elementos contrastantes como
medio para dar vida al diseño visual, ya sean claros y oscuros, líneas rectas y curvas.

Karl Gerstner (1930)

Es quizás el más ortodoxo de los suizos. Afirma que hay que crear un sistema de
diseño que cubra todo tipo de problemáticas y se pueda aplicar ante cualquier
situación. Su claridad intelectual se evidencia en sus numerosos escritos. La
teorización de la disciplina del diseño gráfico es una característica que une a todos los
suizos.

Nació en 1930 en Basilea, donde estudió en la Escuela de Artes y Oficios. Desarrolló


una apasionante actividad como grafista, en especial para la imprenta Geigy. En 1959
fundó una agencia con Kutter, a la que posteriormente se unió Gredinger.

Herbert Leupin (1916-1999)


Sigfried Odermatt (1926)

Diseñador gráfico autodidacta, abrió su propio estudio en 1950. Trabajó para clientes
corporativos, jugando un papel importante en la definición del Estilo Tipográfico
Internacional aplicado a la comunicación de negocios e industrial.

Combinó la presentación limpia y eficiente de la información con una cualidad visual


dinámica. Gran parte de su obra es puramente tipográfica y a diferencia de muchos
diseñadores suizos tiene un sentido juguetón de la forma y una inesperada
manipulación del espacio.

Rosemarie Tissi (1937) se unió a su estudio a principios de los años sesenta y se


hicieron socios en 1968. Ella también incluyó un elemento travieso en su trabajo. Este
estudio liberó las fronteras del Estilo Tipográfico Internacional e introdujo elementos
del azar, lo que marcó un comienzo con la ruptura de las tradiciones del diseño suizo.