Está en la página 1de 3

Mercado Nacional

Oferta

En Guatemala se cultivan aproximadamente 4,600 a 5,500 hectáreas de naranja,


de las cuales se obtienen 121,762 a 145, 585 TM, las cuales son comercializadas
en su mayoría internamente para el mercado de jugos y en fresco; la vida de
anaquel de la naranja es de 5 a 8 días en condiciones normales.
Se reportan exportaciones a El salvador y Nicaragua en el orden de 45 TM.
Las épocas de cosecha y comercialización de naranjas tienen su crecimiento en
los meses de febrero, marzo y abril, así como entre agosto, septiembre y octubre.
Demanda

Según los reportes de Comercio Exterior Guatemala importa naranjas frescas de


Honduras en un rango de 11,000 a 13,000 TM. Lo cual indica que existe un déficit
para cubrir la demanda nacional y la oportunidad de crecer en áreas de
producción para dicho producto.

Precios

Los precios de la naranja en el mercado nacional se manejan en cientos (cien


frutos) y en manos (5 frutos) y se mantienen mas o menos estables durante el
periodo de cosecha y comercialización.

Comportamiento de precios a mayo 2,004, mercado la Terminal, Guatemala

Reporte diario de Precios a futuro en diversos Mercados Internacionales Jugo de


Naranja N. Y. Bolsa de Futuros de New York (NYCE) (Centavos de dólar por libra)
DIVISA/TASA Ultimo Valor Variación Max. Min. Cierre Volumen
Anterior Anterior
JUL4 C 60.20 ^ 1.85 61.10 58.35 58.35 4865.00
SEP4 C 62.30 ^ 1.75 63.50 60.70 60.55 4458.00
NOV4 C 65.00 ^ 2.00 65.50 63.20 63.00 685.00
JAN5 C 67.00 ^ 1.75 67.80 65.60 65.25 297.00
MAR5 C 69.20 ^ 1.65 69.75 67.55 67.55 143.00
MAY5 C 72.85 ^ 1.60 72.90 71.25 71.25 10.00
Última Actualización: Jun. 24 de 2004, a las 03:01 PM

Se trata de un mercado de competencia perfecta, ya que por sus características el

mercado de los productos agrícolas es el que más se aproxima al mercado de

competencia perfecta. Las características de este tipo de mercados son que hay
multitud de oferentes; el producto no está diferenciado; las empresas que
compiten

abarcan una parte reducida de la oferta y por ello ningún productor puede influir

sobre el precio del mercado, son por tanto, precioaceptantes; y, por último, los

consumidores conocen normalmente el precio de mercado de cada producto por lo

que un productor no puede vender sus productos por encima de ese precio.