Está en la página 1de 254

Organización y maquetación

Organizado en Trello y maquetado por Scnyc.

Traducción
Traducido por yog_sog .

Corrección
Corregido por Daovir.

Portada
Portada creada por Wrperal a partir de una ilustración original de la historia La
Guarida del Zarbi Supremo.

2
Declaratoria
AudioWho es una iniciativa sin ánimo de lucro dedicada a traducir
audios, libros y cómics cuyos miembros whovianos y whovianas sacrifican
su tiempo para que todos los hispano-parlantes puedan disfrutar del
universo extendido de Doctor Who sin la barrera idiomática del inglés.

Toda la acreditación de este trabajo es para los creadores del contenido que
nos ha llegado en inglés, la BBC y las empresas y autores que se encargan
de crear el material. Esta comunidad respeta sus derechos de autor ya que
no se lucra con sus trabajos. Doctor Who es una marca registrada
perteneciente a la BBC

Todos nuestras traducciones puedes descargarla gratuitamente en


nuestra web. AudioWho se mantiene gracias a sus dueños, por lo que no hay
publicidad, no recibe donaciones y no se obtiene ningún beneficio con esta
web y sus traducciones.

Estos trabajos pueden compartirse en webs o foros siempre que se


respeten las acreditaciones de esta web, sus traductores y demás
colaboradores.

Prohibida la venta o cualquier tipo de actividad con fines lucrativos de


estos trabajos.

Esperamos que todas estas obras nos lleguen en español algún día de
forma oficial.

Más novelas, cómics y transcripciones de audios en


http://audiowho.com/

3
Sobre este recopilatorio de tomos:
Nuestro traductor yog_sog se ha propuesto traducir todas las historias del Doctor en
base a la cronología de su vida. Tanto novelas como historias cortas, por lo que hemos
querido recopilar en este primer tomo lo que sucede antes de la primera temporada de la
serie clásica. Las dos novelas se han publicado por separado en nuestra web. Aquí
indicamos de donde han sido extraídos la mayoría de relatos cortos y sus autores.
Algunos ya estaban traducidos, por lo que no aparecen este tomo, pero si indicamos el
enlace.
1. Desde la Eternidad: por Jim Mortimore.
2. La Historia más Larga del Mundo, de Paul Magrs (Extraído de Doctor Who -
ST3 – Short Trips and Sidesteps).
3. Los Exiliados, de Lance Parkin (Extraído de Doctor Who – ST6 – Short Trips:
A Universe of Terrors).
4. Raído: novela disponible en audiowho.com.
5. El Espectro de las Cinco en Punto, de Nev Fountain (Extraído de Doctor
Who – ST13 – Short Trips : A Day in the Life).
6. Bide–A–Wee, de Anthony Keetch (Extraído de Doctor Who – ST9 – Short
Trips: Past Tense).
7. El Regalo, de Robert Dick (Extraído de Doctor Who – ST18 – Short Trips :
The History of Christmas).
8. La Vida de la Infancia ,de Samantha Baker (Extraído de Doctor Who – ST10
– Short Trips: The Centenarian).
9. El Mensaje del Misterio, de Terry Nation y David Whitaker (Extraído de
Doctor Who – Dalek Book).
10. El Veranillo de San Miguel, de James Goss (Extraído de Doctor Who – ST21
– Short Trips: Snapshots).
11. Los Arbóreos, de Marc Platt (Extraido de The Scientific Secrets of Doctor
Who).
12. Urrozdinee, de Mark Gatiss (Extraído de Doctor Who Magazine Yearbook –
1965).
13. Breve encuentro: Ecos del Futuro Pasado, de John Summerfield (Extraído
de Doctor Who Magazine 181).
14. Perdiendo Audiencia, de Mat Coward (Extraído de Doctor Who – ST23 –
Short Trips : Defining Patterns).
15. El Precio de la Convicción, de Richard C. White (Extraído de Doctor Who –
ST24 – Short Trips : The Quality of Leadership) .
16. Una gran Mano para el Doctor. Traducido por Audiowho dentro de 12
Doctores, 12 Historias. Disponible aquí.
17. Los Hijos del Cangrejo, (Extraído de Doctor Who – A66 – Annual 1966).

4
18. Los Perdidos (Extraído de Doctor Who – A66 – Annual 1966).
19. Los Monstruos de la Tierra (Extraído de Doctor Who – A66 – Annual 1966) .
20. La Guarida del Zarbi Supremo (Extraído de Doctor Who – A66 – Annual
1966).
21. La Puerta Astillada, de Justin Richards (Extraído de Doctor Who – ST02 –
Short Trips: Companions).
22. Tiempo y Familiaries: novela disponible en audiowho.com.
23. La Historia del Jurado, de Eddie Robson (Extraído de Doctor Who – ST08 –
Short Trips: Repercussions).

5
Índice de historias
Desde la Eternidad............................................................................................................7
La Historia más Larga del Mundo....................................................................................15
Los Exiliados....................................................................................................................19
El Espectro de las Cinco en Punto..................................................................................29
Bide–A–Wee....................................................................................................................42
El Regalo.........................................................................................................................57
La Vida de la Infancia......................................................................................................66
El Mensaje del Misterio....................................................................................................88
El Veranillo de San Miguel...............................................................................................90
Los Arbóreos..................................................................................................................108
Urrozdinee......................................................................................................................116
Breve encuentro : Ecos del Futuro Pasado...................................................................124
Perdiendo Audiencia......................................................................................................127
El Precio de la Convicción.............................................................................................152
Los Hijos del Cangrejo...................................................................................................178
Los Perdidos..................................................................................................................189
Los Monstruos de la Tierra............................................................................................204
La Guarida del Zarbi Supremo......................................................................................219
La Puerta Astillada.........................................................................................................236
La Historia del Jurado....................................................................................................241

6
Desde la Eternidad
Mi corazón estaba hecho para ser susceptible de amor y simpatía; Y cuando fue
arrastrado por la miseria al vicio y al odio, no soportó la violencia del cambio sin tortura tal
como usted ni siquiera puede imaginar.
Mary Shelley - Frankenstein o El moderno Prometeo.

¿Por qué solo recordamos el pasado?


Stephen Hawking – Breve Historia del Universo.

Cuatrocientos mil millones de generaciones pasaron, me di cuenta de que eran


inteligentes. Para cuando entendí que habían estado tratando de comunicarse conmigo
era demasiado tarde. Para entonces eran un limo orgánico sub-cognitivo, goteando
lentamente a través de un océano de aminoácidos, explotado por un rayo de la atmósfera
ardiente de su planeta fundido.
Vi su sol encogerse, acurrucarse e implosionar.
Era la primera vez que veía algo parecido.
Me preguntaba si era importante.

Muy bien, Doctor, puedo ver que tienes muchas preguntas, así que déjame
comenzar por el principio. Nací en la oscuridad. Al menos, cuando fui lo suficientemente
maduro como para formular preguntas sobre mi origen y destino, nunca había conocido la
luz. No tenía palabra ni información sobre la luz, la ausencia de oscuridad. Y sin embargo,
llegaría a saberlo, demasiado brevemente, en momentos de tartamudeo al final de mi
vida.
¿Qué soy yo? Materia, como tú. Átomos y moléculas, divididos por espacio vacío,
íntimamente ligados por una espuma cuántica subyacente de fundentes posibilidades.
¿Reformular la respuesta? Está bien, está bien, déjame pensar... bueno, me temo que no
puedo. Pero puedo añadir esto: cuando era más joven, era fácil determinar las
propiedades de las partículas cuánticas. Sus opciones eran aparentemente mucho más
limitadas entonces que ahora. Pero eso es obvio, ¿no? Quiero decir que el universo era
un lugar mucho más grande entonces.
¿Padres? Define la palabra, por favor, Doctor. Oh, ya veo. La respuesta simple
(siempre la mejor, ¿no crees?) es que si tengo padres, no los recuerdo. Podría tener
cualquier número de orígenes. Por lo que entiendo del término, podría haber sido el
resultado de la fisión celular, aunque no creo que fuera un clon familiar, porque hasta
donde puedo recordar, no había nadie antes que yo. Fui el primero. El primero en existir,
el primero en ganar conciencia de sí mismo, el primero en plantear preguntas, en buscar
comprensión. Yo sugeriría que vuestro término "inmaculada concepción" me describe
mejor, pero por el hecho obvio de que el término implica claramente un progenitor. Para
ser honesto, simplemente no puedo recordarlo. Soy bastante viejo ya. Incluso cuando era
joven no podía recordar cada pensamiento que tuve. ¿Podrías tú?

7
¿Cuántos años? Bueno, muy viejo, Doctor. Impensable, debería pensar. Sólo puedo
conjeturar esto, por supuesto, pero me parece que para ser lo que soy, debo haber nacido
en una tormenta coalescente de partículas fundamentales. La materia misma, naciendo,
me creó. Me unieron en los más violentos nacimientos imaginables, y toda la materia del
universo conmigo. Dado que nací durante un tiempo de flujo entre un universo sin materia
física y un universo compuesto de materia física, entonces el tiempo como lo entiendes no
tiene sentido, o mejor dicho, tiene un significado que cambia dependiendo del estado en
el que habitamos.
No, lo siento, no puedo simplificar esa afirmación. Excepto para decir que la materia
física más antigua que existe actualmente en el universo es algo que recuerdo haber visto
llegar a la existencia. Bueno, sí, por supuesto que lo recuerdo. Era la primera vez en la
vida cuyos primeros recuerdos ya estaba teniendo problemas para encontrarles lugar para
lo que había encontrado algo parecido a la materia física de la que tú estás hecho. Hice
una nota especial. ¿No lo habrías hecho tú?
¡Ah! ¿Pensaste que me habías atrapado con eso, no? Sí, estoy compuesto de
materia física, todo en este universo lo está. Pero la materia que me compone crece y se
desvanece, mientras yo continúo, intacto. ¿Tú no? Oh, lo siento, Doctor, intentaré
replantearlo.
Piensa en ello de esta manera: los químicos y las cargas eléctricas que componen
tus recuerdos están en flujo constante. La materia y la energía se deterioran y se
reforman, cambiando su estado de innumerables maneras todo el tiempo. La sustancia
física de tu mente fluye más violentamente que cualquier guerra, sin embargo, ¿notas
alguna interrupción en la existencia continuada del yo? Por supuesto no. Yo tampoco. Es
simplemente una cuestión de escala.
Sí está bien. De paso que mencionas el tema, ¿por qué no hablamos de guerra?
El paso del tiempo. En otra parte del universo un nuevo sol salió abruptamente a la
vida. Esta vez, observé el proceso un poco más cuidadosamente. Donde antes la estrella
había estallado espontáneamente de un globo de hierro diminuto, pero en rápida
expansión, para formar una esfera incandescente azul y blanca, aquí el proceso fue muy
diferente.
Este segundo horno atómico comenzó la vida como una concha que se contraía de
gas y partículas energéticas. Con el tiempo, la gravedad unió este material en un trozo de
hidrógeno, que se encendió bajo su propio peso. Cuando el rayo de la radiación se calmó,
el sol era una masa enorme y hosca, todavía encogiéndose, aunque ahora rodeada de
masas más pequeñas y más frías de roca y metales pesados, recientemente
desprendidas por la siempre visible fotosfera. La luz roja se iluminó lentamente hasta
amarillear como partículas dispersas de energía combinadas con átomos libres para
formar moléculas unidas en rígidas estructuras únicas a la materia física. El área del
espacio que rodeaba el nacimiento de la estrella roja estaba mucho menos desordenada
que el espacio que rodeaba a la estrella azul.
Esperé, preguntándome si cualquier otra cosa que observara resonaría con lo que
no había tenido nadie antes. Mi paciencia fue recompensada cuando, al cabo de un
tiempo, un sinnúmero de objetos metálicos simétricos surgieron de las profundidades del
universo, moviéndose rápidamente hacia el sol. Los grumos se unieron alrededor de los
planetas interiores del sistema solar, tejiendo caminos entre ellos tan intrincados y
hermosos como los de cualquier núcleo atómico. Al fin, allí estaban los patrones por los

8
que había estado buscando. Los caminos de la inteligencia caminaban entre estrellas
solitarias.
Entonces empecé a escuchar. Efectivamente, empezaron a hablar. Pero a diferencia
de los que fueron antes, nunca se daban cuenta de mi existencia. Me preguntaba
brevemente qué pensaban, pero pronto se detuvieron. En poco tiempo, también habían
dejado de moverse entre planetas. Sus patrones intrincados se derrumbaron en el
movimiento caótico conducido solamente por la gravedad de los cuerpos naturales.
Pronto, todos los que quedaron se concentraron en un planeta, e incluso su número se
reducía rápidamente. A medida que su capacidad de comunicación se desvaneció,
también lo hizo su comprensión del universo a su alrededor, del lenguaje, de las
herramientas. Al igual que los primeros antes de ellos, también esta nueva especie se
marchitó y murió, sus últimos momentos iluminados por un frenesí de autodestrucción. Y
luego, la inevitable disolución líquida seguida de la implosión de su sol. Tan rápido como
habían llegado, se fueron del universo.
En todo mi tiempo nunca había visto algo como esto: dos especies inteligentes
distintas, tan separadas en el universo que la luz que emitían sus soles nunca podría
haberse encontrado, destruidas por el mismo proceso inevitable. Entonces conocí el
miedo, por primera vez. Yo no tenía un nombre para ello, por supuesto. El nombre vendría
más tarde, intrincadamente ligado con otra palabra: guerra.
Muy bien, no lo pienses como una guerra. Piensa en ello como un cambio inevitable.
Eso es realmente de lo que va la guerra. El intercambio violento de un estado de
existencia por otro. Es un proceso universal. Lo veo por todas partes, ahora. No siempre
fue así, sin embargo. Durante el tiempo más largo imaginable, más largo que la vida de
los soles, había paz en el universo. Paz fresca e inmutable. Entonces vino la guerra.
¿Disculpa? Sí, por supuesto, lo siento, Doctor, tienes razón. Tal vez una palabra
mejor sería “infección”. Sí, eso se ajusta mejor. Una infección, que se extiende de estrella
a estrella, gente a gente, mente a mente. Yo fui la primera Mente. Lo vi suceder. Vi el
florecimiento de la Mente, su decaimiento y muerte, víctima de una infección anónima, no
identificable. Entonces aprendí sobre el dolor. Soledad y arrepentimiento. Y muerte.
También la conocí por primera vez. Eran mi responsabilidad, ¿sabes? Tuve que
advertirles a todos. Acerca de la infección. Sobre la guerra.
Doctor, hablando contigo ahora, viendo tu rostro ásperamente anguloso, tu
arrogancia de brazos caídos, siento que he cometido un error. Así es cómo me haces
sentir. Que soy inadecuado, de alguna manera, y debería sentirme culpable por esas
insuficiencias. Si sólo supieras las vidas que he caminado, las vidas de las galaxias que
he olvidado. Si pudiera te permitía una visión de…
¿Perdón? Lo siento, por supuesto que tienes razón. El tiempo para la
autocompasión ha pasado hace mucho tiempo. Ahora bien, no debemos hablar de
justificación, sino de explicación y redención. Debemos asegurarnos de que lo que ha
sucedido antes nunca vuelva a ocurrir. Hace tiempo que se espera que un nuevo patrón
se forme.
Comencemos de nuevo. No tengo nombre. Soy el mal. Espero aprender de la
contrición y ganarme el perdón por mis pecados.

9
***

Sí, Doctor, estoy totalmente de acuerdo. Ahora sería un buen momento para revisar
esas latas.
El tiempo pasó y la luz se esparció por todo el universo. Las estrellas, ya no
demasiado distantes por sus emisiones fotónicas, infectaron la oscuridad universal,
floreciendo, reuniéndose en grumos, alimentadas por la gravedad, su masa atrayendo la
belleza suave y fresca del universo para formar nudos y remolinos. Galaxias de lumpen se
formaron, primero distantes, luego más juntas. Algunas chocaron. La energía abundaba.
El universo se volvió frenético, un derviche de existencia, de cambio.
Y finalmente, inevitablemente, encontré de nuevo la Mente.
Esta vez, la comunicación entre nosotros fue inmediata. Tenía la esperanza de un
mejor resultado, pero mi esperanza no duró demasiado. Aunque fuimos capaces de definir
un marco común de referencia que contenía un léxico de símbolos e iconos de lenguaje
convergentes, resultó imposible sostener un hilo de conceptos significativo durante
cualquier intercambio. Esta Mente, aunque claramente inteligente, poseía un recuerdo
espantosamente corto. La continuidad, para ellos, era imposible. Era como si cada
generación de Mente naciera con menos conocimiento que sus antepasados.
Durante mucho tiempo estuve convencido, dadas las circunstancias, de que esta
nueva Mente estaba siendo deliberadamente obstructiva. Entonces aprendí sobre la
frustración y la ira. Fue entonces, en la desesperación, que me volví violento. Ahora
entiendo lo equivocado que estaba; entonces fue muy diferente. En ese momento tenía
una abrumadora necesidad de ayudarlos. Habiendo conocido a una Mente aparte de la
mía, ahora tenía una forma para comprender el significado del aislamiento. Yo estaba sólo
y, debido a mi nueva comprensión del tiempo, me di cuenta de que había estado sólo
durante un período cuya duración hubiera inducido a la locura a cualquier otro que no
fuera yo. Peor aún, temía que, si esta infección y destrucción anónima de la Mente
persistía, permanecería sólo durante toda la eternidad en el universo.
Habiendo experimentado eso, era algo que ahora quería evitar a cualquier coste.
Fue entonces cuando me desesperé. Claramente mi deber era alimentar a estas Mentes
emergentes, protegerlas de la infección de la que inevitablemente se refugiaron, con la
esperanza de que algún día pudiera forjar relaciones duraderas con ellas.
¿Amor? Define la palabra, por favor. Oh, entiendo. Sí. Bueno, si lo pones así, Doctor,
supongo que tienes razón. Quería amor y no pude conseguirlo. Por eso comencé a
hacerles daño. ¿Te dije lo que hice? No estoy seguro de que… quiero decir, los recuerdos
son… Sí, está bien, sé que voy a tener que volver a esos tiempos si espero ganar la
redención. Es que es muy doloroso para mí. Conociendo las cosas que sé ahora,
relacionando ese conocimiento con mis acciones de hace tanto tiempo, ¿cómo te gustaría
que te presentara los recuerdos? Muy bien. Una descripción simple para empezar, estoy
de acuerdo. Aunque debo admitir que estoy extremadamente asustado por este proceso.
No, Doctor. Gracias por la oferta, pero voy a rechazarla. Principalmente porque no
necesito descansar. Pero, más específicamente, siento que en mi interacción con tu tipo
de Mente, cualquier retraso en el proceso de evaluación ahora podría hacer una
resolución acertada discutible. ¿Volveré a ser violento otra vez? Sólo puedo decir que no

10
tengo esa intención ya. Por supuesto, los Señores del Tiempo tendrán que decidir por sí
mismos si digo la verdad.
¿Restricciones? Doctor, no entiendo. Ya hemos convenido en que es imposible que
alguien de tu clase me someta a ningún tipo de confinamiento, compulsión o restricción.
¿Promesa? ¿Puedes definir la palabra? No entiendo. ¿Puedes redefinir la palabra
usando diferentes proposiciones? Está bien. Creo que ya entiendo.
Bueno, si estás seguro de que una inaplicable declaración de intenciones será
suficiente, entonces felizmente daré mi palabra. Prometo solemnemente no hacer daño ni
a ti ni a nadie más aquí reunido para evaluar mi intención en la búsqueda de la absolución
de mis pecados, por cualquier razón que sea. ¿Eso servirá? De nada. ¿Cómo
procederemos? Ya veo. Muy bien. Aquí está una descripción simple de mi relación con la
especie de la Mente conocida como los Iarcho. Voy a tratar de mantener la calma.
Me encontré con los Iarcho de la misma manera que todas las otras especies
condenadas de Mentes que había conocido anteriormente. La diferencia era que esta vez
sabía qué esperar. Sabía que tenía que advertirles lo más rápido posible, antes de que
pudieran sucumbir a la infección que devastaba el universo. Según mi experiencia, la
tasa de infección fue del cien por cien y la tasa de recuperación fue cero. Todas las
especies que se infectaron fueron destruidas, y todas las especies que había encontrado
contrajeron la enfermedad. Antiguo como era, y poderoso, me sentí impotente contra este
enemigo innombrable. Tuve que hacer algo. Mis intentos previos de comunicación habían
fracasado, a mi coste y el de otras Mentes. Estaba fallando en mi responsabilidad. Ahora
tenía que probar algo diferente.
Mi primer encuentro con los Iarcho tuvo lugar en un golfo entre galaxias. Conocí una
de sus simetrías, un antiguo objeto metálico cargado de material orgánico suspendido que
viajaba a lo que consideraban velocidades enormes entre las estrellas. Me puse en
contacto con la parte de la simetría responsable de la toma de decisiones y orientación
del objeto, y le describí la amenaza de extinción que su especie enfrentaba. La
Inteligencia respondió con curiosidad pero sin miedo. Traté de ampliar aún más el peligro.
La Inteligencia indicó que no sentía ninguna amenaza personal. Sabiendo que mi tiempo
era corto y que las sucesivas generaciones de la Mente Iarcho no serían capaces de
mantener una comunicación coherente, determiné que el único curso efectivo de acción
era proporcionar una amenaza inmediata a la existencia de la Inteligencia con la que me
estaba comunicando. Mi intención era proporcionarle una oportunidad para comprender
un peligro real e inmediato y, por lo tanto, aprender lo suficiente como para protegerse
cuando surgiera una mayor amenaza en el futuro. Dado un tiempo adecuado para la
preparación, los Iarcho podrían sobrevivir. Yo destruí la carga orgánica.
La simetría no respondió de la manera que esperaba. No mostraba miedo. No
intentó comunicarse con ninguno de los otros componentes de la Mente Iarcho. No me
sorprendió esta reacción. Con mi experiencia sabía que la Mente se comportaba a
menudo irracionalmente, desafiando el orden lógico de las cosas. Pero había planeado
cuidadosamente esta eventualidad y sabía qué hacer a continuación.
Mi segundo encuentro con la Mente Iarcho se produjo dentro de una vaina que
habían construido alrededor de una pequeña estrella azul-blanca. Según sus estándares,
la vaina era gigantesca, un logro increíble. La vaina orbitaba ecuatorialmente la estrella
azul-blanca, las regiones polares apoyadas contra la gravedad solar por tubos de
diámetro lunar que contenían agua bombeada a velocidades orbitales perpendiculares a

11
la rotación de la vaina. Los ciclos de noche y día eran proporcionados por velas gigantes
que orbitaban dentro de la vaina. Era una proeza de ingeniería como para tambalear la
imaginación, pero los Iarcho que conocí utilizaron cristales de datos de resina que
contenían la historia de su gente como combustible para sus fuegos y vivían en cuevas,
mientras que sus magníficas ciudades sólo eran hogar de carroñeros y selvas
desenfrenadas. Me pregunté si la Mente Iarcho ya había contraído la inevitable infección.
Me las arreglé para comunicarme tras una máscara, asumiendo el disfraz de una
figura que tomé como una de sus deidades, pero los intercambios tenían poco significado.
Les mostré ciudades antiguas y la ruina a la que habían llegado; les permití vislumbrar la
grandeza que los había llevado a través del universo a su nuevo hogar. Vieron todo y no
comprendieron nada. Les conté sobre la enfermedad de las estrellas que los tragarían si
no escuchaban mi advertencia. Se encogieron y se retorcieron, y mataron a sus crías en
mi nombre. Pero ellos no entendieron. Finalmente, hice que lloviese fuego azul sobre sus
comunidades tribales desde los agujeros que hice en la piel de su mundo. Ellos
reaccionaron como yo había llegado a esperar, una vida sangrando ocultos en la selva,
como el aire que respiraban sangrado en un universo más grande en el que ya no creían.
Yo no podía soportar su dolor y miedo, así que dejé a los Iarcho en su inevitable
disolución, en lugar de seguir sus antiguas pistas más atrás, hacia su punto de origen. Los
Iarcho eran una especie de Mente viajera estelar. Podía darme el lujo de dejar morir este
componente, un sacrificio hecho de buen grado si salvaba la Inteligencia central.
Mi tercer encuentro con la Mente Iarcho fue en una construcción geodésica del
tamaño de una galaxia, orbitando un agujero negro casi tan grande como el que había
visto emerger en la primera materia del universo en una tormenta de electrones libres.
Aquí vivió la Mente que había abandonado durante mucho tiempo elementos de sí mismo
entre las regiones de la galaxia, impulsadas por la ingeniosa conversión de electrones
extraviados que caían libres del horizonte del evento. Aquí, donde la muerte y la vida
estaban más intrincadamente vinculadas que en cualquier otro momento de la historia de
los Iarcho, tendría lugar el esperado encuentro de la Mente. Aquí también, mis
esperanzas fueron finalmente abandonadas.
Puesto que, aunque los Iarcho eran una especie extraordinariamente avanzada de
Mente, ya habían llegado a sufrir mucho de la pérdida de información intergeneracional
que había demostrado ser un obstáculo insuperable para mis intentos anteriores de
comunicarme con otra Mente en el universo. De hecho, sus vidas eran más cortas ahora
de lo que habían sido, un signo seguro de infección avanzada y muerte incipiente. No
tenía más remedio que abandonar la comunicación con la esperanza de que un simple
ataque proporcionara el impulso necesario para que cualquier componente
suficientemente consciente de la Mente Iarcho se preparara para la infección mayor que
yo sabía que seguiría. Cambié la fuerte fuerza de enlace interactiva entre las moléculas
de la materia de la que se construyó su edificio geodésico.
Miré con esperanzada anticipación cuando la construcción cayó en el agujero negro.
Había un número indefinido de Iarchos aquí, y vi que cada uno percibía el momento de la
muerte con terror y locura. Sin embargo, todavía no habían advertido de su muerte a otros
elementos de la Mente Iarcho.
Mientras el último Iarcho moría, desgarrado silenciosamente por la marea de la
gravedad, me preguntaba si no podría haber cometido un error. Observé cómo los
electrones perdidos escapaban del horizonte de eventos, y consideré mis acciones
cuidadosamente. No. Yo había actuado con buena fe y con las mejores intenciones. Yo

12
había observado, como sólo un ser de mi longevidad y poder podía, la evolución y las
acciones de todas las especies inteligentes de la Mente que había encontrado. Su
nacimiento, su coalescencia, el encendido de su inteligencia, su larga caída en la
inexorable infección, todo había sido trazado y construido, intrincadamente modelado,
dentro de mi memoria. Mis acciones contra la Mente Iarcho habían sido cuidadosamente
consideradas y perfectamente ejecutadas. No me había equivocado. El error eran
claramente los propios Iarcho.
Algo en su composición intelectual les hacía incapaces de anticipar o incluso de
comprender su propia destrucción. Oh, afortunadamente, los Iarcho todavía existían en el
universo. Siguiendo rastros y simetrías más viejos e incluso más débiles, finalmente
alcancé su mundo de origen, y aquí mi contador final comenzó, pero el tiempo estaba en
mi contra ya, porque sabía que pronto la infección se convertiría en terminal. Los Iarcho
regresaron a un estado animal, matándose mutuamente en un guerra interna cuando su
intelecto falló, cayendo finalmente a la disolución líquida mientras que primero su mundo y
luego su estrella se disiparon en el vacío. Entonces otra Mente, única en todo el universo,
habría desaparecido para nunca volver, llevándose con ella una de mis oportunidades
cada vez más menguantes para encontrar el amor.
Tristemente, esta fase de mi intento de salvar a los Iarcho fue la más breve de todas.
Pues ninguno, salvo uno, podía entenderme, y ese uno ya había caído en una locura
presciente. Vi como sus compañeros la vistieron de espinas y la sacrificaron en el nombre
de su madre, y supe entonces que yo había fracasado. Sólo pude llorar el deceso de otra
Mente.
Incapaz de soportar la última agonía inevitable de la muerte, alteré la masa atómica
del hidrógeno dentro de la estrella Iarcho. Su fin, al menos, fue afortunadamente breve.
¿Misericordioso? Por supuesto que creía que estaba siendo misericordioso. ¿Por
qué administrar el golpe de gracia? No sabía entonces lo que sé ahora: lo que usted,
Doctor y los Señores del Tiempo me han traído tan brutalmente a mi atención.
No me di cuenta de que el tiempo para mí se movía al revés que para cada otra
cosa viviente en el universo. No sabía que yo había nacido al final de todas las cosas, no
era la Primera Mente sino la Última. Que lo que percibí como una infección terrible era
simplemente el orden natural de la evolución para toda la vida, aparte de mí mismo.
Si tenemos suerte, la comprensión llega antes del final. En esto me considero
injustamente recompensado por mis pecados. Porque la desesperada verdad es que mi
entendimiento apareció al precio de muchas especies de Mente como los Iarcho.
No digo que sea inocente, porque sé que soy culpable de maldad más allá de toda
medida en cualquier juicio que seas capaz de hacer. En verdad no espero nada más que
haber demostrado mis intenciones trágicas, y no ofrecer nada en retribución más allá del
conocimiento de que existiré a lo largo de todo el tiempo, llegando por fin a ese lugar que
consideras el principio de todas las cosas, y me encuentras allí solitario, en la singularidad
que para mí es el destino inevitable del universo siempre constriñente. En todo este
tiempo nunca conoceré el amor.
¿Redención? Por supuesto que la deseo. Pero ahora sé que nunca podré
ganármela. Ni siquiera puedo devolver el tiempo. Y por lo tanto, Doctor, os dejo, con pleno
conocimiento de mi tragedia demasiado humana, con disculpas tan equivocadas como
puedo dar.

13
Como siempre, te deseo lo mejor y espero más.
Adiós.

El tiempo pasó, momento tartamudo de luz al final del universo. Esperé durante todo
el colapso, sintiendo que mi propia estructura se contraía con el universo. El fin sería
pronto, lo sabía. Los Iarcho se habían ido, sus antepasados había desaparecido, el Doctor
y su especie habían desaparecido. Ahora solo quedaba yo. El tiempo y la materia se
encogían. El calor aumentó, una rampa inclinada que estaba feliz de subir, en busca de
un final para las Mentes que vengan, que serían el principio de todas las cosas.
Las paredes del universo se apoderaron de mí, confinándome como ninguna Mente
jamás podría. Estaba definido por el espacio en el que vivía y ahora ese espacio estaba
terminando. Con los sentidos sobrecargados, por último, sentí que el final estaba cerca.
No sentí dolor. Simplemente la luz, tan densamente llena ahora que era una presión física
contra mí. La presión se volvió abrumadora, insoportable.
¿Era esto lo que se sentía al morir? ¿Haber terminado el paseo? ¿Conocer la
frustración de que todo lo que esperaba y luchaba era todo por nada, que desaparecería
en un momento tan pequeño como para ser inconmensurable?
Había observado el fin de todas las Mentes, toda vida en el universo. Ahora era mi
turno, sólo al final de todas las cosas, aplastado por la existencia en lo que, para ellos,
sería una singularidad de potencial sin sentido. Su nacimiento, mi muerte.
Esperé. El último momento en el universo terminó pero yo no lo hice.
En vez de eso, una repentina verdad me invadió. ¡No estaba solo! Ni siquiera me
estaba muriendo. Yo grité, canté, cada parte de mí estaba alterada ahora, reventando con
nueva vida y energía. La verdad vino entonces, y con ella un entendimiento que nunca
podría comprender mientras estaba unido por un solo universo.
La verdad: que hay muchos universos, cada uno expandiéndose interminablemente
dentro de su propia membrana dimensional superior. Que las membranas se mueven
dentro de un espacio aún más grande, en direcciones que nunca podría concebir
previamente. Colisionando, el potencial existente dentro de las membranas libera energía.
Las singularidades dan nacimiento a universos, cada uno acunado en su propia eternidad
de tiempo. Al final de este universo, nací. Creo que estoy solo para siempre. Pero aún no
entiendo lo que es “para siempre”. Otros universos significan otras Mentes. Otras mentes
como yo. Una infinidad de Otros, vivos y conmovedores, si bien breves e infrecuentes, por
toda la eternidad.
Las membranas se acercan, tocan y se van, dejando nuevas singularidades
encendidas donde solamente el potencial había existido previamente. En un espacio de
tiempo sin medida, el momento de la destrucción se invierte.
Estoy vivo. ¡Vivo!
Y finalmente, sin fin, conozco el amor.

14
La Historia más Larga del Mundo
Inteligentemente, cuando llamaron a la chica bajo pena de muerte, para que lo
entretuviese y distrajese con una historia, ella decidió crear la historia más larga del
mundo. Esto podría, pensó ella, alargar su vida. Cada tarde, cuando la oscuridad púrpura
se asentaba en el palacio del Califa, cuando el ruido que provenía de las calles y los
bazares moría y todo lo que se podía oír del exterior eran los crípticos gritos de las bestias
más allá de los muros de la ciudad, ella le daría solo un poco de una inmensa narrativa, y,
haciendo esto cada noche durante unos años, pensó que podría perdonarle la vida.
Esta historia, expuesta lujosamente en húmedas, gélidas, tormentosas o plácidas
noches, podría durar tanto como su vida natural. El perverso Califa, enroscado
petulantemente en sus ropajes de seda y damasquina, podría quedar satisfecho y ser
indulgente. El escuchaba sus historias (el capítulo de cada noche terminaría,
naturalmente, con un provocador y excitante momento culminante) con sus dorados
guardias, su visir y su jaula de graciosos loros. Se colgaban de la barras y los ojos del
visir se estrechaban en finas rendijas cuando la chica se sentaba con calma en su
taburete en el dormitorio esmeralda a contar su historia. Estaban encantados, muy a su
pesar. Ella los había atrapado a todos en el fabulosamente infinito despliegue de su
cuento.
Así fue como, cuando ella era bastante joven, se embarcó en la narración:

El anciano vivía en la falda de una montaña, en una pequeña casa blanca, como
muchas de las otras casas en aquella desvencijada ciudad. Aquellos parajes estaban tan
secos como la arena, y todos lo que vivían allí eran tan pobres como palomas. El hombre
vivía con su nieta y llevaba una vida tranquila y frugal.
Cada tarde se sentaba a sus pies, como la perfecta personificación de una buena y
obediente nieta, y encaramada en un taburete muy parecido a este donde me siento, le
regalaba a él uno de sus cuentos.
Ella tenía unos ojos de color esmeralda claro. Miraba al anciano directamente a los
ojos y él se desmoralizaba, tirando su manta sobre sus rodillas preguntándose: ¿de dónde
viene esta chiquilla? ¿Cómo sabía tales historias?
Ella fingía que sus cuentos eran una especie de clarividencia. Le decía a su abuelo
que su futuro sería muy diferente a sus presentes y reducidas circunstancias. El tronco del
fuego crepitó y estalló, haciéndolo saltar, y se encontró esperando algo de paz y
tranquilidad para parar las divagaciones de la chiquilla.
Cuando ella era más pequeña, el había disfrutado al escuchar sus inocentes e
intensas invenciones. ¡Qué sinsentidos contaba! ¡Ilusiones y viajes e impresionantes
ciudades en incontables planos! Según fue creciendo, el anciano pensó que crecería sin
seguir con esas fabulosas distracciones, que eran apropiadas para un niño el decirlas, en
estas tierras, pero una blasfemia en los labios de un adulto. Pero la chica no mostro señal
de dejar esas historias.
El mismo anciano no tenía gusto por la fantasía. Como muchos otros de su gente, lo
veía como un sacrilegio y algo irrespetuoso a sus divinos ancestros que habían, con
astucia y pericia, atraído muchas bendiciones a su tierra. ¿Por qué inventar otros mitos?

15
Esas cosas podían causar problemas. Pero, cuando su nieta era muy pequeña, él había
obtenido un cierto pequeño placer y orgullo escuchando sus cuentos de hadas.
Ella le dijo que rejuvenecería cada año. Recobraría su juventud y su vigor y
combatiría valerosamente contra los poderes de la oscuridad. Como un niño, había
dividido el mundo en facciones opuestas y se había puesto –su hipotéticamente buen y
heroico yo– del lado de los ángeles.
Podría, le dijo, batir a monstruos, penetrar en corruptas dinastías e imperios y hacer
que vampiros hincasen su rodilla en sus propias cenizas. La brujas temblarían con la sola
mención de su nombre (ah, pero, ¿qué nombre? Adoptaría muchos en sus viajes) y
huirían en la desolada noche llevándose sus trapos sucios a su paso. Demonios,
megalómanos, déspotas, todos temerían su llegada a sus tierras. Y se transformaría una y
otra vez y sería eterno. Nunca más esta vieja ruina de hombre.
La chica continuó creciendo. Todavía una chiquilla a los ojos de su abuelo, pero para
el resto del mundo ya casi había llegado a la madurez.
Como ella le decía, con sus serios ojos de jade fijos sobre él.
–Harás de tu casa un millar de mundos.
Ella se hizo mayor y más audaz. Ella le dijo.
–Tú crearás una nave que nos llevará a ambos más allá de estas tierras. Eres
brillante y tu talento hará que montes una máquina para viajar de infinita capacidad y
potencial. Tu frustración con este lugar y tu propia mortalidad mientras estás aquí
inflamará la joya verde que dará vida a tu máquina. Esta será grande por dentro, a pesar
de que parecerá una humilde morada. Por dentro será como una ciudad. Un mundo
propio.
El rió. Un sonido seco y sin humor. Hizo que se avergonzase al reírse de sus
divagaciones, porque ella le habló con toda seriedad. El contestó.
–¿Y adónde, querida mía, me llevará esa máquina milagrosa?
–¿Cómo?, ¡a cualquier sitio! –le dijo ella, y se agarró las rodillas– Es lo que te he
dicho siempre. Irás a cualquier sitio y cualquier lugar y nadie te hará daño alguno.
Una vez más él se encontró turbado por su fervor. La chica se había obsesionado.
En los últimos meses se había preguntado si acudir a un médico de la corte para que
hablase con ella sobre sus fantasías. Pero los médicos eran notorios charlatanes. No
antes de que uno de ellos tomase a su perdida nieta bajo sus dudosas alas, el habría
extendido el rumor de par en par de que el anciano había criado y albergado a una chica
loca, una suplantadora y una bruja y, así, los habría puesto a todos en peligro. Podrían
quemarlos a ambos y sus corazones ser arrancados de sus pechos.
Todo por su culpa, decidió el anciano, porque había perdonado sus locuras.
Se preguntó, a veces, por qué realmente sabía tan poco sobre la gente de su recién
adoptada nieta, si bien ella podría tener un pequeño atisbo de clarividencia. La gente de
ella –que ya se habían ido por aquel entonces, por supuesto– eran mucho más
supersticiosos y bárbaros que los suyos.

16
Él se responsabilizó de esta niña. Si estaba loca, entonces tenía que protegerla. La
corte y la ciudad tendrían un poco de compasión. Su tipo de ilusiones eran amenazantes,
un tipo de locura que haría que la fe se derrumbase tan fácilmente como una pared.
Ella sería arrojada fuera de la corte, la ciudad, la montaña misma. A los bosques y
sus cercanías. Sería devuelta a los lobos y a la región de la que llegó vagando como una
niña perdida.
Si el anciano pedía ayuda a alguien, podrían hacer que él la echase a los yermos.
Todo lo que podía hacer era protegerla. Hacer que estuviese callada en público. Un día,
en las tiendas abiertas, cuando él estaba saludando a sus amigos -más bien altos
senadores que conoció antes de retirarse de ese tipo de trabajo- su nieta entró en uno de
sus trances. El anciano lo pudo ver por la posición de su mandíbula y la curiosa luz que
tenía en los ojos. Se la llevó lejos de los senadores, despidiéndose antes de que ella
empezase una de sus historias.
Volviendo a casa, bajando por la colina polvorienta, ella estaba balbuceando
felizmente:
–Por toda la galaxia los hombres se convierten a sí mismos en golems. Usan
minerales y metales, pociones y máquinas para hacerse a ellos mismos criaturas menos
orgánicas y con menos carne y más equipados para hacer daño a otros, y atravesar las
mortales extensiones congeladas entre los mundos... –retomó el aliento, mirándolo
alarmada, su voz más urgente– Ellos ya están aquí, en esta montaña. En nuestra ciudad,
trabajando en la corte. Este sitio se ha rendido ya a su implacable y casi mecánica
voluntad. Por eso debes planear nuestra fuga, Abuelo. Debe ser pronto.
El anciano se volvió hacia ella y estuvo un poco irascible. La tomó de las manos y
trató de disuadirla de su delirio. ¿No podía ver el peligro en el que los estaba poniendo a
ambos?
Entonces ella huyó. Lo dejó gritando en la calle, el viento golpeando su traje y
haciendo que le escociesen los ojos mientras ella desaparecía entre la multitud. Él no
pudo seguirla corriendo. No tuvo oportunidad de atraparla. Solo podía rezar para que no
consiguiese a nadie hacia el que correr.
El anciano volvió a casa para esperar. Quiso sentarse ante el fuego y esperar su
regreso. Consideraría qué decirle cuando, eventualmente, se abriese la puerta y ella se
deslizase dentro avergonzada para pedir perdón. Para prometer que seguiría viviendo sin
tanta imaginación.
Pero qué, pensó cuando paseó penosamente colina abajo entre los muros blancos
de las casas de vecinos que no conocía, ¿qué pasaría si ella ya hubiese huido fuera?
Debía ser más optimista. La chica no sería tan tonta como para ponerlos a los dos
en peligro. Nadie puede saber, se reafirmó a sí mismo, revolviendo los bolsillos de su
túnica buscando las llaves de su casa, nadie puede saber qué tipo de cosas les estaría
contando.
Estaba equivocado.
Cuando entró en su casa, descubrió que tenía invitados. Se pararon, como para
llamar la atención. Todos estaban armados y serios, sus caras ensombrecidas, y parecía
que estaban despojados de toda personalidad. Su líder tenía las piernas sobre la mesa.

17
Las sacó rápidamente, mientras el anciano entraba, y le dió la bienvenida a su propia
casa. El anciano explotó en quejas. Pero sabía qué estaba pasando.
Habían estado vigilando y escuchando al anciano y a su nieta. Desde hacía algún
tiempo, por lo que parecía.

La chica inclinó su cabeza mientras se dirigió al Califa directamente, con su propia


voz, una vez esta entrega de la historia había terminado.
–Mañana por la tarde, Excelencia, le contaré otra.
–Pero ¿qué es esto? ¿Un cuento completo? ¿Cuál es su significado?
–Se hará manifiesto solo según acontezcan sus hechos. Mañana continuaremos.
–¿La misma historia continúa? –los ojos del Califa se estrecharon avariciosamente.
Valientemente, la chica le sonrió.
–Oh, seguramente, mi Califa. Continuará y continuará y continuará.
–Entonces –dijo el suavemente–, mientras dure, tu vida será perdonada.
Ella asintió y, bajo guardia, se retiró.

18
Los Exiliados
La luz parecía reticente a seguirlos cuando entraron apresuradamente.
Unos ojos más afilados que los humanos lucharon por ver la estructura en el centro
de la habitación. Tambaleándose, los dos lo encontraron, lo agarraron. Ella se ocupó de
guiar su mano hasta los controles. El murmuró algo.
–¿Abuelo?
–Te he dicho que no toques nada, niña. Es un delicado instrumento científico.
–Pero tenemos que apurarnos…
–Soy bastante consciente de ello
–¿Por qué esta tan oscuro?
–Los circuitos no tienen energía. Muy poca energía. Preguntas, preguntas. Aquí.
El pulsó un interruptor, las dobles puertas rechinaron al cerrarse.
–¡Abuelo! Ahora no tenemos nada de luz –se paró–. ¿Abuelo? ¿Ya estamos a
salvo?
–Niña, por favor, cállate
–Qué horror, si esos dos nos vieran, entonces…
–Si nos hubiesen visto, ya estaríamos... estaríamos... no lo hubiésemos logrado.
Solo necesito encontrar...
Una pausa, en la cual el único sonido era el latido de su pecho, el sonido de su
respiración. Después, un terrible estruendo, uno que parecía ascender desde una
imposible profundidad, pasar a través de ellos y luego alzar vuelo, antes de volver abajo a
la deriva. El sonido se elevó y disminuyó, y cuando lo hizo, el tiempo y el espacio
parecieron doblarse sobre ellos.
Se movieron, aunque era imposible decir en qué dirección.
El suelo parecía dar tumbos. Era difícil decirlo en la oscuridad. Fue como si hubiesen
sido agarrados por una mano enorme, como si la nave entera fuese solo un juguete.
–¡Abuelo! –gritó ella– Nos han cogido.
Ella podía oírlo gritar. Mientras ella se las arregló para subirse a la consola, él fue
lanzado a la pared más alejada.
–Quédate donde estas, niña.
–¡Nos han encontrado!
–No. Ahora, observa y piensa. Mira a tu alrededor. Escucha.
Ella no pudo ver nada en absoluto, pero Susan tuvo algún conocimiento innato de lo
que estaba pasando. El suelo se niveló, el ruido todavía estaba ahí, pero... de alguna
forma no lo estaba. Estaba fuera. Toda la habitación palpitaba, ahora, una pequeña
variación en la vibración haciéndola parecer casi viva.

19
–Estamos en vuelo.
–Hemos dejado nuestro planeta natal –escuchó decir a su abuelo quedamente
desde una esquina–. No hemos sido detectados. Estamos en camino, siguiendo nuestra
trayectoria de fuga.
–Estamos a salvo.
Hubo un rayo, luego un débil punto de luz.
Los ojos de su abuelo centellearon hacia ella. El apareció a su lado, sin que ella lo
escuchase levantarse o moverse.
–De seguro que yo no diría eso. Cerillas eternas. Uno de mis inventos.
–¿Hay por ahí una lámpara de aceite?
–Estoy seguro que tiene que haber.
–Me refiero a si trajiste una.
Sin respuesta por un momento, luego:
–Mi querida Susan, el tiempo era esencial, y solo tenía una pequeña bolsa.
Difícilmente podría haber cogido algo para todas las eventualidades.
–¡Es obvio que podríamos necesitar una linterna!
–Por la misma lógica, tú podrías haber traído una. ¿Hmm? No tenemos mucho
tiempo. Ayúdame con esta consola. Tenemos que tomar el control de esta nave.
–¿No la tienes bajo control?
–He despegado la nave, pero por ahora está a merced del flujo y reflujo del tiempo.
–¿Cómo ayudo?
–Coge la cerilla para que pueda ver –replicó él irritado.
Susan mantuvo la cerilla justo encima de la consola, para que el Abuelo pudiese
tener una mejor vista de los controles. La luz hizo que las arrugas del dorso de su mano
se vislumbrasen, dándole una apariencia incluso más vieja.
Las manos se movieron, dubitativamente al principio, luego con más confianza. Él
sabía lo que estaba haciendo, se reafirmó ella. No tenía ni la más ligera idea de cómo
poner la nave en movimiento. Él se las arregló para hacerlo en la oscuridad total. Había
cerrado la puerta, además. Ella confió en él. Diría “Sí” o "Ya entiendo" Al final él dijo:
–¡Por supuesto!
Una mano se agachó y casi arrancó uno de los diales.
No pasó nada al principio. Lentamente, sin embargo, empezaron a aparecer luces
en la consola, botones retro iluminados comenzaron a siluetearse ante sus ojos, pantallas,
diales y contadores se iluminaron. En el centro de la consola, un gran tubo de cristal lleno
de titilantes mecanismos se movía arriba y abajo, como un pistón. El Abuelo había
devuelto a la vida la consola. Susan se movió, ansiosamente, tratando de imaginar ella

20
misma qué controles operaban qué partes de la nave, qué instrumentos podrían contarle
algo sobre su viaje.
–Esa es la fuente de energía principal de la consola –le dijo el Abuelo. Había un
poco más de luz ahora, y sus ojos se estaban habituando a la semioscuridad. Podía ver la
silueta del Abuelo. Estaba encorvado sobre los controles, con la cabeza ladeada como si
estuviese escuchando las sutilezas del rugiente y demoledor ruido del exterior. Susan lo
observó, sin atreverse a romper su concentración. Finalmente, él pasó su mano sobre una
palanca, luego sobre otra. La sala parecía estabilizarse a sí misma. No solo físicamente...
Susan notó una mayor calma, de repente.
–¡Lo has logrado, Abuelo!
Él se encogió de hombros:
–Me las he ingeniado para estabilizarlo, sí.
–¿Y nadie nos ha visto irnos?
–Podría decir que pasará un considerable tiempo antes de que nos echen de menos,
así que… –vaciló– Nadie nos ha visto salir –confirmó él, finalmente.
–¿Y hacia dónde nos dirigimos?
Una larga pausa.
–¿Adónde vamos?
–Te he oído, niña. Eso no lo sé. Todavía.
Susan titubeó.
–Pero nos estamos moviendo. Debemos ir hacia algún lugar.
–Esto es una máquina del tiempo, Susan. No es tan simple como eso –se paró, y
Susan esperó a que él se explicase, pero todo lo que dijo fue un terminante–. Sí.
–Supongo que es bueno que no lo sepamos –dijo Susan después de un instante.
–¿Ah, sí?
–Si no sabemos dónde estamos, o adónde nos dirigimos, ¿cómo podría entonces
seguirnos alguien?
El Abuelo se quedó rumiando eso por un buen rato.

Ella encontró los controles de las luces poco después de eso. Todo en la consola
había sido bloqueado y apagado. La nave había estado almacenada un largo tiempo,
después de todo. El Abuelo prefería el termino hibernación, y le explicó cómo algunos
animales pasaban el invierno metidos en sus madrigueras, mejor que desafiando al frío.
La nave, le explicó, se estaba desperezando de un largo sueño, y reaccionaria mejor ante
una gentil persuasión, una palabra tranquila.
Susan se preocupó ante lo que pasaría si la inquietaba. Ella había oído historias
sobre osos que dormían en cuevas todo el invierno. Si alguien los molestaba se tornaban
salvajes, perseguían a quien los hubiese despertado, y trataban de matarlos.

21
El Abuelo estaba garabateando notas y diagramas en una pequeña agenda de
bolsillo que había traído con él. La consola era complicada, pero quien quiera que la
hubiera diseñado parecía bastante razonable.
El interruptor de la luz era un pequeño botón cerca de un manómetro que les
indicaba cuál era la temperatura interior de la nave. El Abuelo lo presionó, y las luces
habían poco a poco, siempre lentamente, bañado la sala con un resplandor suave.
Ahora que había luz, Susan pudo ver la sala de control adecuadamente por primera
vez. Era una sala pequeña, hexagonal. Las paredes y el suelo eran de color blanco
hueso. El suelo estaba completamente inmaculado, pero todas las paredes tenían pulcras
filas de hendiduras circulares de un diámetro aproximado como el de una de sus palmas.
La luz cayó violentamente sobre ellos. Sobre la consola colgaba una gran máquina, cuyo
propósito Susan no podía ni imaginar.
Había otras cuatro cosas a señalar. Lo primero eran las dobles puertas, por las que
pasaron para entrar. Susan puso su oreja sobre una de las puertas, pero no pudo oír nada
de fuera, solo el leve zumbido de las máquinas.
Susan fue la que encontró la segunda, el nicho de la máquina. El Abuelo lo había
identificado como “subsistema de diagnóstico”, y luego, mirando a Susan, explicó que era
un “localizador de fallos”. Él parecía satisfecho de que todo en la nave estaba
exactamente funcionando como debería.
–Es solo cuestión de tener todo trabajando para nosotros –se rio él entre dientes.
Antes de que Susan descubriese el hueco, el Abuelo había estado estudiando la
tercera cosa, una pieza plana de pared con lo que parecía una escotilla a la altura de la
cabeza.
–Un escáner –concluyo él finalmente, llevando sus manos lentamente hacia la
consola–. Operado, podría decir, desde aquí. Los interruptores en cuestión deberían estar
en cualquiera de los paneles más cercanos... cualquiera de los paneles más cercanos, o
en los opuestos. Hmm, no necesitamos el escáner de momento.
La última cosa era una puerta.
–Debe conducir al resto de la nave –dijo Susan excitada. El Abuelo parecía
contrariado.
–De nuevo, hija, no necesitamos ir allí. No todavía.

El Abuelo descubrió tres sillas plegables en el nicho localizador de fallos. Susan


puso dos de ellas mientras él continuaba su investigación de la consola. Susan se sentó
en la silla y lo observó. Él no estaba tocando los controles, estaba haciendo una
exhaustiva nota de ellos, moviéndose alrededor, comprobando regularmente las lecturas y
las pantallas.
–¿Puedes hacer volar la nave? –preguntó Susan.
–Oh, sí. Esta no es la primera vez que he estado en una máquina del tiempo –el
Abuelo había sido embajador de su pueblo. Susan verdaderamente no conocía ninguno
de los detalles de esa parte de su vida, fue bastante antes de que ella estuviese con él.

22
–¿Has viajado en naves como esta cuando visitaste otros planetas y tiempos?
El Abuelo vaciló un poco.
–No exactamente como esta –concedió él–, y muchos de los viajes hoy día son
realizados por técnicos. Pero yo tomé buena nota de lo que ellos hacían.
Susan se encontró frunciendo el ceño. Pero el Abuelo debía saber lo que estaba
haciendo, o no lo haría.
–Creo que es suficiente por ahora –dijo el Abuelo–. El flujo de tiempo que estamos
siguiendo esta despejado. Los instrumentos son bastante concluyentes a ese respecto.
–¿Adónde nos dirigimos?
La cara del Abuelo se crispó.
–Este aparato dice algo sobre el Sistema S-K. O tal vez ese instrumento es el
sistema S-K –dijo, con su voz apagándose. Se acercó a la otra silla y se sentó,
aposentándose de forma un poco ostentosa–.Tenemos un rato para poder descansar –le
dijo a Susan.
–Pero la nave…
–La nave cuidará de sí misma, y cuidará de nosotros. Lo peor que podría pasar es
que, mientras descansamos, la nave aterrice. El proceso está totalmente computarizado,
y sería una arrogancia sugerir que nosotros pudiésemos hacerlo mejor. Así que, a dormir
se ha dicho.

Susan no podía dormir.


El Abuelo estaba descansando justo a su lado. ¿Estaba dormido? Sus ojos estaban
cerrados, sus manos estaban sujetas sobre el pomo de su bastón, y una sonrisa se
mantenía temblorosa en su rostro. Tenía el aspecto que solía tener al oír música. O tal vez
estaba soñando.

Susan se paró, y el Abuelo no se molestó tanto.


Consciente de la advertencia de su Abuelo, Susan se quedó mirando a la misteriosa
puerta. Ella quería ver el resto de la nave. Si bien ahora ya estaba habituada a la pálida
luz, la sala de control estaba un poco fría, y era bastante austera. Las sillas plegables
eran de metal, y su diseñador claramente no había pensado en el confort. Sabia poco de
viajes en el tiempo, o interplanetarios, pero sí sabía que la gente tiene que comer, dormir
y buscar algún lugar tranquilo para pensar. Todo eso podría estar al otro lado de la puerta,
tal vez un poco más allá.
Podrías encontrar instrucciones de operación allí, además, se encontró pensando
ella misma. Susan frunció el ceño. No estaba segura de lo que eso significaba.
Un libro. Una lista de instrucciones y procedimientos. Para pilotar la nave, operar
todos sus sistemas. Para tenerla bajo control.

23
Susan se dirigió hacia las puertas. Ella conocía a su gente, habría al menos una
biblioteca en la nave, por algún sitio. Estaba en lo cierto, por supuesto. También habría
instrucciones para manejarla en algún lugar. Imaginó que sería un gran y gordo libro, con
páginas muy finas y una letra pequeña. Tenía su imagen en su cabeza. Tendría tapas de
metal para protegerlo.
Estaba detrás de esa puerta.
Susan empujó para abrir la puerta. Allí hacía calor. Caminó a través, encontrándose
pestañeando en la luz, si bien estaba solo a un nivel normal. Se había habituado de más a
la oscuridad. Allí solo había un pasillo desnudo, uno que continuaba unos veinte pasos
antes de girar a la izquierda. Las paredes tenían el familiar patrón circular en ellos.
Estaban iluminadas suavemente, confortablemente. Detrás de alguna de ellas, Susan
pudo ver... cosas. Interruptores de control, pensó ella, o cosas almacenadas por
seguridad. Sabía que sería mejor no tocarlas.
El suelo estaba zumbando aquí, casi tanto como en la sala de control.
Allí no había sombra alguna, lo cual era un tanto enervante. La luz se distribuía a si
misma de forma que no permitía que se formasen sombras.
Tu Abuelo estará muy enfadado.
Susan miró hacia atrás. Cuando se despierte, verá la puerta abierta, y sabría
perfectamente que ella le había desobedecido.
Ella cerró la puerta, escuchó el ruido al hacerlo. Ahora estaban solo ella y el limpio y
brillante pasillo.
Fue un sentimiento nuevo, estar en algún lugar donde no había estado antes. Esto
hizo que se diese cuenta de cuanto de cuidada había estado en su vida. Ella siempre se
había visto a sí misma como una aventurera, más inquisitiva e impulsiva que los de su
alrededor. Pero nunca había llegado tan lejos, nunca en algún sitio que era menos que
transitado. ¿Quién habría sido la última persona en ir por ese camino? ¿Hace cuánto
tiempo habían vivido y muerto?

Liberación.
La palabra tan solo surgió en su cabeza, pero era exactamente la correcta.
Prácticamente corrió pasillo abajo, corriendo para ver lo que hubiese a la vuelta de la
esquina.
Se vio a sí misma.
Era un espejo de tamaño completo, puesto en el pasillo.
Susan se estudió a sí misma. Se acercó lentamente al espejo. Su túnica marrón
había parecido completamente normal antes, ahora parecía plana y desaliñada. Nunca
había mirado bien su cara antes. Todos los que conocía, prácticamente todos, en
cualquier caso, era gente vieja, encorvada y con caras arrugadas. Nunca se había dado
cuenta bien de qué apariencia tenia al exterior. Su cara era afilada, su piel era suave.
Mientras ella estaba por encima de cosas como la vanidad, su cabello era abundante,
espeso, negro azabache, y lo prefería mucho más que un pelo ralo, blanco y gris.

24
Se sintió sola, de repente. Siempre había habido parloteo desde la habitación de al
lado, siempre había sido capaz de oír a gente hablar o pensar o respirar. Eso siempre
había sido un poco sofocante. Nadie que ella conocía era como ella, o estaba interesado
en las mismas cosas. Ahora estaban sólo ella y su Abuelo. Y eso la asustó un poco.
Quería más gente aquí. Por lo menos, una persona más.
Había una puerta allí. Susan la cruzó.

Carros y carros y carros y carros y carros de ropa.


La habitación era cavernosa y oscura, sólo con puntos de luz de vez en cuando
(Susan no podía ver de dónde venía la luz, parecía surgir del suelo). Había estado en este
tipo de lugares antes, antes de todas las ceremonias, había ido al vestidor, su tocador
tenía cualquier túnica que se ajustase a cualquier ocasión. Pero la ropa aquí era tan
colorida, tan diferente.
Sacó una del estante. No sabía cómo se llamaba, una especie de túnica partida, de
tela verde. La dejó caer en el suelo y continuó su exploración. Había un abrigo grande,
casi una capa, algo que sólo se ajustaría a un hombre muy gordo. Y algunas ropas que
eran demasiado pequeñas incluso para ella. Susan decidió encontrar algo con lo que
vestirse, y se dio cuenta de que tendría que tener algún tipo de sistema para completar su
tarea. Tendría que tener una idea aproximada del color y estilo de la ropa, tendría que
encontrar algo de su tamaño. Encontró un top grueso, hecho de lana, con patrones de
colores tejidos. Un patrón rojo remolinante, una especie de símbolo, y líneas rojas
irregulares. La talla adecuada para ella, pero seguramente no fuese algo que realmente
llevaría nadie.
Susan no tenía ni idea de cuánto tardó. El calzado llegó lo primero: elegantes y
suaves botas negras, con algo de tacón. Se tambaleó un poco al principio, pero pronto se
acostumbró a ellas.
Se montó un traje. Un vestido de una pieza, gris, apenas por debajo de la rodilla.
Medias gruesas, principalmente para hacer que los zapatos (que eran un poco grandes)
se le ajustasen mejor. Un cinturón ancho.
Susan se quitó la túnica rápidamente.
Dudó.
–¿Quién está ahí? –preguntó. Estaba segura de que...
Hacía frío allí. Más frío que en el resto de la nave. Lo cual era tonto, si la gente se
iba a vestir allí. Seguramente debería ser cálido. Más cálido.
Se puso el vestido en un solo movimiento.
Había alguien...
Ella giró alrededor.
Nadie.
Se retorció hasta que el vestido se posicionó correctamente. Tenía el cinturón en la
mano, sin saber qué hacer.

25
La nave estaba vacía. ¿No era así? No se había utilizado durante siglos. Se había
sentado en su litera, por lo menos medio olvidada. El Abuelo le había explicado todo eso.
No era robo, si nadie se daba cuenta de que ya no estaba.
Alguien se había dado cuenta. Alguien los había seguido.
La boca de Susan se había secado. No podían regresar. Eso era lo que le había
dicho el Abuelo. Se lo había explicado todo, lo mejor que pudo, y le había dicho que, una
vez que él hubiera hecho su elección, no habría marcha atrás. Nadie se había ido. Nunca.
No era que no hubiera registros de gente que se fuera. No existía el concepto de
marcharse. Nadie lo había pensado nunca. ¿Por qué tendrían que hacerlo? El Abuelo
tenía la idea, y era peligroso, pero era lo correcto.
El Abuelo dijo que tenía una buena razón, y Susan confió en él. Era demasiado
joven para saber todos los detalles.
O eso decía.
Por primera vez, la duda cruzó la mente de Susan. Nunca se le había ocurrido dudar
del Abuelo antes. Pero, ¿no era eso otra cosa peligrosa, pero la correcta? ¿Y si Abuelo
estaba equivocado? ¿O mentía?
Interrogantes.
Susan se apresuró a regresar al pasillo. El espejo estaba allí.
Estaba asustada de mirarlo.
Ahora estaba siendo tonta. Quería ver cómo se veía con su nuevo atuendo. Se
sentía cómoda, casi ridículamente ligera en comparación con sus usuales túnicas y batas.
La hacía sentirse más ágil, más joven. Quería correr y escalar. Y bailar. Ella nunca
había bailado.
También se sentía más pequeña, de alguna manera.
¿Por qué no quería mirarse al espejo?
No había razón lógica. Era sólo un espejo. Podía imaginarse cómo estaba, más que
eso, podía mirar hacia abajo, y ver la ropa que llevaba.
Entonces, ¿por qué no quería mirarse al espejo? Ella sacó coraje, se encontró
cerrando los ojos hasta que supo que estaba delante del espejo, lista para mirar.
Él sólo estaba en el espejo, no en la habitación con ella. Ni siquiera tuvo que girar la
cabeza para comprobarlo. Ella lo sabía. Era dominante, tanto que Susan apenas percibió
su propio reflejo, a pesar de su ropa nueva. Él se alzó sobre ella, llenó el espejo. Él
estaba detrás de ella, la parte superior de su cabeza apenas nivelada con su pecho.
Llevaba largas túnicas oscuras, y eso sólo hacía más pálida su pálida piel. Era joven. No
tanto como ella, pero no era un adulto.
Él extendió la mano.
La mano de él pasó a través de la superficie del espejo, ni siquiera ondulándolo. El
propio reflejo de ella se había desvanecido.
Susan le tendió la mano.

26
Él la tomó, luego se inclinó. Luego presionó sus labios contra el dorso de su mano.
Se enderezó de nuevo, sonrió, revelando unos colmillos, no dientes. Susan había
estudiado taxonomía. Era un carnívoro, un depredador.
Echó un vistazo a su mano. No había rozado su piel cuando la besó.
–No eres la elegida. Este no es el momento –dijo él en un lenguaje que no
reconocía.
El espejo estaba vacío.
Susan regresó corriendo a la sala de control.

El Abuelo escuchó pacientemente la historia de Susan, deteniéndola de vez en


cuando para aclarar un detalle o dos. Por parte de Susan, ella no se dejó nada, excepto el
beso. Él no estaba enojado por haberle desobedecido. Estaba complacido de que
estuviera ilesa, pero al mismo tiempo Susan percibió que él había obtenido cierta
satisfacción al tener razón al advertirle que no se fuese de su lado.
Cuando ella terminó, él pasó un momento o dos pensando, y luego concluyó.
–El tiempo hace eco.
Susan esperó la explicación.
–Estamos viajando a través del tiempo. De alguna manera, palabras como "pasado",
"presente" y "futuro" no tienen significado aquí. Así que... lo que viste era algo del pasado.
–¿Pero qué?
–Eso debe seguir siendo un misterio. El pasado de nuestro pueblo... no es algo para
ser revisitado. Ciertamente ni por ti ni por mí.
–¿Y esa cosa ha estado aquí todo el tiempo? ¿Durante todos los años que el barco
estuvo hibernando?
–No, hija. Me malinterpretas. Lo que viste fue... un reflejo, si prefieres. Un resquicio
del pasado.
–Pero sentí que me tocaba.
El Abuelo sonrió.
–La mente juega malas pasadas, Susan. Sea lo que fuere, se ha ido.
Susan asintió con la cabeza. No podía sentirlo, y sabía que sería capaz de hacerlo
aquí. El Abuelo se estremeció.
–¿Qué pasa?
–El pasado nos persigue, niña. No es necesario que te asuste. A partir de ahora,
concentrémonos en el futuro.
–¿Y no habrá cosas así en el futuro? –Susan se dio cuenta de que estaba casi
decepcionada por el anuncio.

27
El Abuelo le ofreció una sonrisa maliciosa.
–Oh... yo nunca dije eso.

28
El Espectro de las Cinco en Punto

Cinco en punto. De nuevo.


Llegó con un vaso de leche tibia y lo colocó junto a la cama. Él deslizó la pequeña
silla hacia él, haciendo una mueca de dolor al sentarse.
–Ahora –dijo–. Una vez... Bueno... No exactamente...

No fue "Érase una vez", eso asegurado.


Ya que para ser derrotado él no estaba preparado.
Muchos le instaron a esperar, trataron de hacerle parar,
Pero el tiempo no espera a nadie, eso suelen pensar.

Él escapó con momentos perdidos de sobra,


Malgastando, aquí y allí, un precioso minuto o una hora.
Se abrió paso entre el tic y el tac,
Mal momento nacido del lado equivocado del reloj.

Pero vamos a cambiar el rumbo, y saltar un hilo,


Y encontrar al héroe de esta historia donde esté metido.
Vamos a mirar en nuestro mapa astral,
Y encontrar a nuestro amigo, un señor del tiempo fenomenal.

¡Allí está, mira! ¡El Doctor, ahí está!


¡Aleteando por ahí con su hábito vestido se va!
Bufanda de seda a su espalda, la nariz delante,
Un tipo inteligente, ya sabe, no un mediocre vigilante.

Por encima del hombro, a un lado y detrás de él,


Encontramos al buscar un gran placer.
Un compañero leal, bonito y descarado.
Con los ojos brillantes, relucen abiertos y preparados.

29
Una misteriosa y muy extraña pareja
¿De qué va toda esta madeja?
¿Es cierto o simplemente le enseñó a ella
A pensar en sí misma como su nieta?

Usted puede pensar que he divagado, sí,


Con irrelevantes chismes, pero aún así...
En esta etapa, creo que es pertinente su disposición
Sobre la espinosa cuestión de la naturaleza o educación.

Su TARDIS, como un semental, por cercas rodeado,


Tronó sobre los tiempos, futuro y pasado,
Manteniendo siempre un firme y maternal agarre
Sobre los participios presentes dentro de la nave.

La caja y los ocupantes llevados a través de las dimensiones,


Pasando por sus habituales declinaciones.
El ceño frunció él, quedó perplejo, un interruptor encendió,
Él/ella/ello de que había un fallo se percató.

Eran las cinco en punto, por su cronómetro de muñeca,


Cuando sintió que la máquina del tiempo a oscilar empieza,
Como un coche que pasa sobre un bulto en la carretera,
La TARDIS saltó,

Se tambaleó...

... y se frenó.

Algo andaba mal. De hecho, Susan lo vio

30
Era más grande que cualquier error que visto había,
Esta injusticia más que nunca se torció,
De la equivocación habitual varios grados al norte de deriva.

Ella comenzó a preguntar, pero con la boca apretada,


Él dijo: "Espera, Susan, guarda las preguntas para cuando avance el día..."
Y con la barbilla levantada y las solapas agarradas,
Se dirigió rápidamente al localizador de averías.

"No hay nada malo", dijo él con lamento.


"¿Qué?" La respuesta casi la atormentó:
"Me temo que en la nave no hay nada dentro."
Y el hombro de su nieta acarició.

“Nos hemos quedado sin carretera, eso es lo que ha ocurrido,


En nuestro viaje es la causa de la interrupción.
Pero no es para la manada común un camino decidido,
Es hora de que esto esté en construcción.”

"Sin tiempo para seguir adelante", el Doctor suspiró,


“Estamos atrapados aquí entretanto su duración.
No es algo que podemos salir a comprar, no,
En cualquier estación de servicio de buena reputación.”

Mientras tanto...

Fue en este punto que, oh, lector complaciente,


El Espectro de las Cinco en Punto, porque era él,
Entendió inmediatamente, ese sangrador inteligente,
Que esta era una feliz oportunidad o vez.

31
La Sombra de las Cinco a.m., en su celda atrapada,
De momentos y horas, minutos y segundos,
Sentir las barras de su prisión lentamente disipadas,
Y he aquí, a su libertad ha hecho llamados.

Con el tiempo en este barrio siendo escaso


Pensé en este punto importante su mención,
Que él se puso en marcha cuando iba bien el caso
No es relevante todavía, sino que se suma a la tensión.

El Doctor sonrió, y Susan decir podría


Que en su mente se formó una opinión
“¡El poder de las ideas igual de bien funcionarían
Para dar a la TARDIS alguna locomoción!”

Y pensó en los circuitos de telepatía


E igual a MC al cuadrado, yo pienso luego existo por definición,
Todo concepto que había oído, cada historia que recordar podía,
Desde del valor de pi a los huevos verdes y jamón.

“Códigos binarios, nodos de números, la relación de engranajes,


Llámame Ismael, ser o no ser,
Si se nos ocurren tipos de ideas bastantes
¡Podemos crear hasta una filosofía para desaparecer!

La TARDIS se movía pero no con suficiencia,


Los poderosos motores protestaron y se empezaron a estremecer.
Los habían llenado con el tipo equivocado de impertinencias,
Con tontas ideas que estaban en su mayoría a medio hacer.

La TARDIS a cansarse comenzó,

32
Sus motores con el seguro echado.
Su extrema situación;
Todavía eran las cinco, clavado.

“Nos hemos quedado sin tiempo…”


Su rostro era sombrío.
“No tenemos más tiempo
Para darnos el piro.”

Los segundos
Pasaron despacio,
Ella lo miró,
Él dijo,
“Temo que
El
Repentino
Final
Está
C
e
r
c
a.”

Cinco en punto,
Cinco en punto,
Volvió a sonar.

Cinco en punto,
Cinco en punto,

33
Ese imposible cuando.

Cinco en punto,
Cinco en punto,
De nunca acabar.

Con el tiempo

La cosa a asumir comenzó


Su normalidad habitual,
Y el servicio normal se reanudó
En todos los departamentos de la realidad.

El Doctor se secó la frente pegajosa,


Tomó un pañuelo, tosió y farfulló.
“De todas las travesuras que hasta ahora
He realizado nunca, ninguna la superó.”

Por desgracia, esta la segunda cosa fue


Que ayudó al espectro a su consecución.
El plan del Doctor usó de las ideas el poder,
Y el lado oscuro de las ideas... es superstición.

Los ojos en la mirada de Susan se habían hinchado.


Ella vio una cosa que por completo la había emocionado.
“Antes de que nos relajemos, creo justo haber mentado
Que llevamos a un autoestopista colado.”

Aulló con la libertad del que lleva un tiempo encerrado,


Y, con una voz descrita como muy cercana
Toqueteó persistentemente un encerado,

34
Rascó bien fuerte para que todos escucharan...

“¡Cuidado con el Espectro de las Cinco en Punto!


Puedes empujar, o haberte mofado y burlado,
Pero en estos momentos no tengo un buen asunto ya que
Nací, en el reloj, en el lado equivocado.
Yo habito entre la oscuridad y el día,
Entre la negra oscuridad y el amanecer naciente
Que el sombrío tiempo donde jugar me apetecía
Y bailar alrededor, antes de la mañana corriente
Bate sus alas y hace los terrores nocturnos desaparecer,
Pero los sentimientos permanecen, porque ellos me hacen ser.”

“Las cinco a.m. es demasiado pronto para levantarse y brillar.


El insomnio en las almas sensibles sucede a menudo...
Demasiado tarde para encontrar otro sueño que escalar,
Están obsesionados por la vida en sus momentos oscuros.”

"Como la noche comienza a cansarse y quedarse plana,


Me animo y sigo con el cerebro espabilado,
Como un gatito con una bola de lana
Conduciendo a esos pobres mortales enmarañados.”
Después de que él despiadadamente comentó
Ese cruel y abominable juego de palabras,
Él bailó y sandeces chismorreó
Por toda la habitación, y luego más.
Por todas partes, aquí y allá
Y luego, esa terrible sonoridad...

Por cada hijo que entierra a su mamá,


Y permanece sin pestañear sobre la trama.

35
Por cada padre sin lágrimas y sin habla
De pie roto sobre una vacía cama,
Yo soy el dolor aplazado, oculto de curaciones,
La tristeza se enroscó, bien atornillada.
Las feas, apuradas, quejumbrosas sensaciones
Que intentamos asfixiar, dejar ahogadas.
Un pesar encadenado y esposado,
Los días se hicieron a un lado por un paraguas de lluvia empapado.

El Doctor se veía abrumado... oh, sí,


Definitivamente parecía estar por los suelos.
“Eso puede ser,” dijo, “pero debo decir de mí
Que estoy desconcertado de por qué usted, como truenos,
Nos ha bramado, gruñido y aburrido tontamente
Con su larga y tediosa conferencia
Sobre qué y quién es y será próximamente,
Toda tu adormilante razón de existencia.”
Dejadnos, criatura, fuerte y sin encantos,
No hay nada que puedas hacer para perjudicarnos.”

“¿Haceros daño?” Una risa. Un dedo desenrollado


Un nudillo grande y huesudo mostró,
Una uña negra y sucia ha revelado,
Y con su mirada larga y pedregosa él señaló
Hacia el Doctor de pie sombrío y pasivo.
“Usted de la vida durante un siglo se ha escondido.
Es culpa tuya que haya crecido gordo y masivo.
La tristeza, el dolor y la rabia usted ha impedido.
¿Por qué debería tratar de causarle padecimientos?
¡Vivo, y es a ti a quien debo mis agradecimientos!”

36
“No has sentido lo que sienten los heridos,
Visto lo que ven los deprimidos y la gente perdida.
El sombrero de lata en el sello hermético al aire, usted ha escondido
Y pasado de puntillas sobre el rico tapiz de la vida...”

Susan miró de reojo y horrorizada.


“¿Qué quiere decir?” Ella anonadada.
“Que mantengas los sentimientos sucios de manera apresurada...”
“¿Cómo puedes mantener la tragedia amordazada?”

Las luces dentro del barco parecían haberse apagado


Como si supieran que había malas noticias que comentar.
Una sombra se le habría cruzado
Si no fuese ya una sombra. Por lo tanto, para empezar:
“Los amigos y la familia deben finalmente finar,
Los compañeros tienen que despedirse
Estas son las cosas que nos permiten suspirar,
`Estos son los momentos en que afligirse.
¿Cómo puede él permitirse haber apreciado
Cuando no son reales por los que se ve rodeado?”

“Sí, sí, Susan, bien me ha oído.”


La sombra continuó su oración,
“Usted es una subrutina, de un ordenador el dibujillo,
Una matemática computación.
La TARDIS te concibió en plural
Y compañeros nacidos más de un millón.
Incluso una vez se puso una doble epidural
Y vino con los nietos Gillian y John.
Si te enamoras, mueres o vuelves a casa con tu madre,
El Doctor se encoge de hombros y busca otro compadre.”

37
Susan preguntó: "¿Es esto verdad?
Que soy un cuento de ficción, una creación?
Como él, ¿existo por ti en realidad?
¿Soy un producto de tu imaginación?”

El Doctor, con una tristeza infinita,


Dijo: "Es el caso, me lamento,
Que para evitar cualquier desagradable cuita
Te lo he hecho a ti y a otro ciento.”

“Y ahora” dijo la Sombra, “¡tengo forma y sentido!


Este tonto estúpido me encerró y lo debió de creer,
Pero una práctica combinación de recientes acontecidos,
¡ha hecho que pueda jugar y correr!”

Pero entonces el cuento dio un giro alrededor...


A pesar de una bomba que debería haber destrozado
El comportamiento soleado de un ruiseñor,
El Doctor rio como si apenas le hubiese importado.

Susan al lado de su abuelo se fue a juntar,


Recuperando misteriosamente su circunspección.
Él dijo, “Podríamos tener algo que agregar,
Eso va a llevar este asunto a su finalización.”

“Lamento arrepentirme, mi enemigo veterano,


Por colgar las llaves de tu celda cruelmente
En frente de tu napión aguileño y desgarrado,
Pero tengo algunas sorpresas actualmente…”

38
“Suzy no es real, muy bien lo sabrás,
Pero aquí está la verdad, tan obvio que tú mismo
Al estar tan fuera de onda te patearás:
Yo también, verás, no tengo carácter expositivo...”

Cuando el Doctor impartió esta inteligente defraudación,


Su bigote gris bajo su nariz se estremeció,
Se agarró a las solapas de su chaqueta marrón
Y su acostumbrada pose de piernas arqueadas asumió.

El cerebro del espíritu melancólico empezó a escocer.


¿Acaso el Doctor no acaba de llamarla "Suzy"?
Vio a la niña de ocho años con la falda de tartán escocés,
Y de repente...

Se acercó...

... completamente aturdido.

“Soy el Doctor que fue especialmente creado


Para ser con la gente mimoso, sin complicaciones y educado.
Puedo traicionar a todos, sabotear un enlace de fluido,
Y reírme de ello con un ostentoso guiño.”

“No hay miedo de hazañas, de vergüenza o de duda,


No hay auto-odio, oscuridad, culpa o censura.
Soy feliz, llano, amable y que brilla.
No hay nada que me mantenga por la noche en vigilia.”

“El verdadero Doctor, por su salud mental bastante preocupado,


De que estabas royendo sus ideas con cautela estaba concienciado,

39
Sabía que estarías haciendo pistas internamente,
Y así construyó este facsímil inteligente.”

“Si hubo un momento en el que pudiste alguna vez


Escapar y amenazar con las cosas inestables volver,
Una trampa, me temo, para mantenerte a raya fuimos,
Mientras nos conduce suavemente fuera de peligros."

Y mientras se desvanecía, menguante y velado,


El Espectro sabía que había sido estafado.
Sacudió en el aire un puño retorcido,
Hacia el Doctor que ya se había ido.

“No me iré, Doctor, ¿puedes atenderme?


Pronto tendrás más razones para temerme.
A menos que te involucres con las pruebas de la vida,
¡Yo creceré más y luego habrá riña!”

“Tú que te llamas rebelde, tienes que enfrentarlo,


No me quedaré escondido bajo un guijarro.
Las cosas tienen que cambiar para mejor o peor
¡O estarás siempre bajo mi maldición!”

Y la TARDIS, en su gracia temporal,


A toda velocidad hacia otro lugar,
Otro tiempo, otra estación,
Otra ubicación sin rima ni razón.
Un lugar donde se aplican reglas diferentes, donde las cosas no van de mal a verso.

Donde los relojes no den las cinco en punto...

40
Cerró el libro a las diez y cinco. La niña estaba de nuevo dormida. Ella siempre
despertó en este punto. Lo mismo hizo él, de hecho.
Ella nunca hizo la pregunta. Pero entonces, ¿verdad? ¿Qué temerías más? ¿No
tener vida? ¿O vivir sabiendo que la vida conlleva cambios?

Y en alguna parte en las entrañas de algún cuando,


La risa de las cinco en punto otra vez apareció andando.

41
Bide–A–Wee
¡Ouch!
El Doctor hizo una mueca ante el agudo dolor y miró hacia abajo. Un pequeño
cangrejo anaranjado estaba mordiendo indignado su dedo gordo del pie. Se lo quitó con
su bastón y se escabulló hacia el mar.
El Doctor sonrió y dio un buen lametón a su helado. Realmente era muy delicioso,
debería intentar programar la máquina de alimentos para que lo hiciese. Susan lo
disfrutaría también, ella había heredado su gusto por los dulces. Sintió una punzada
momentánea.
Esta era la primera vez que habían estado separados desde que, bueno, sus viajes
habían comenzado. Pero en su primer día aquí había conocido a cuatro niños y un perro,
y la habían invitado a acampar en una pequeña isla que uno de ellos poseía. Una historia
inverosímil, pero parecían buenos niños, poco probable que la arrastraran a hacer
travesuras.
El Doctor inhaló un trago grande del salado aire del mar y se agitó con deleite. Sintió
una inusitada oleada de gratitud hacia la TARDIS por llevarlo a Inglaterra durante un
glorioso verano. De lo más relajante después de los eventos recientes. Él no había tenido
vacaciones desde... El Doctor reflexionó. ¿Había tenido alguna vez unas vacaciones? Un
período donde, desde la llegada hasta la salida, el único problema hubiese sido qué había
para cenar. O qué sabor de helado escoger.
El Doctor recogió las migas restantes de su cono, las puso en su boca y miró hacia
arriba. No había una nube en el cielo, y no había habido desde que él había llegado. Y
ese cielo era del más delicioso tono de azul. Realmente era perfecto aquello, demasiado
perfecto.
Bueno, casi. Pero él resolvería ese pequeño problema más tarde. Tal vez...
Una gota de sudor se desprendió de su distinguida nariz. Ese sol brindaba mucho
calor, pero entonces era mediodía. Y como el Doctor no era ni un loco, ni un perro, ni
tampoco inglés –en palabras de la canción habitual– sacó un pañuelo de su bolsillo, ató
un nudo en cada esquina y lo colocó firmemente sobre su cabeza. Eso estaba mejor.
Además, había una suave brisa para refrescarse del calor.
Ahora, encontraría una tumbona y echaría una siestecilla.

Un plato de algo verde fluorescente fue colocado delante del Doctor. Lo olfateó con
cautela, luego desplegó su servilleta y la colocó sobre su regazo.

–¡Ah, espléndido, señora H! –vino el vitoreo desde el otro lado del comedor de
paneles marrones– ¡Sopa de guisantes, mi favorita!
–Lo sé, Mayor –la señora Hutchings sonrió a su residente de mayor antigüedad– La
he hecho especialmente para usted.

42
–Te gustará esto, Doctor –el Mayor rugió desde detrás de su impresionante y crecido
bigote–. Papeo de primera clase, siempre lo es –un coro de asentimiento onduló entre los
invitados, ninguno de los cuales era probable que bajase de los sesenta.
–Ese lenguaje, Mayor, por favor –husmeó la señorita Lanchester, una gran solterona
con un busto en el que se podía exhibir un servicio de té. El Mayor ignoró a la vieja trucha.
–¿No digo eso yo siempre, señora H?
La señora Hutchings sonrió y alzó la vista cuando otro residente apareció en el
comedor. El señor Prentice, un hombre cuyas facciones se olvidaban mientras se
miraban, parpadeaba nerviosamente detrás de sus gafas de cristal triple, evitando
cuidadosamente la mirada inquisitiva del Doctor, pidió disculpas al cambiar su asiento
habitual en la mesa por uno en la esquina.
–¡Sopa de guisantes, Prentice! –el Mayor sorbió, con la boca medio llena– ¿Somos
chicos afortunados o qué, qué?
El señor Prentice se centró en la sopa, con sus gafas empañadas en el proceso y
asintió con entusiasmo. El Doctor tomó cautelosamente un sorbo. Hmm, perfectamente
aceptable, aunque se rio entre dientes mientras imaginaba la cara que Susan pondría si
se la pusiesen. Echaba de menos a Susan.
–He tenido un día productivo –dijo el Mayor a cualquier persona que estuviera
escuchando–. Puliendo mis medallas, las diecisiete. ¿Qué han estado haciendo todos los
demás?
–He visitado a mi pobre amiga, la señorita O'Neill –dijo la señorita Lanchester,
desgarrando un trozo de pan con la misma dulzura que un zorro a un pollo–. La
enterraremos esta semana, atiende a lo que digo.
–¿Y usted, Doctor?
–Ah, yo me he relajado, Mayor, eso hice. Me comí el más delicioso helado.
–¿A su edad, Doctor? –la señorita Lanchester estaba indignada–. La comida fría es
muy mala para una garganta anciana.
El Doctor alzó una ceja.
–Me he enfrentado a peligros peores, señora.
La señorita Lanchester palideció.
–Señorita –corrigió.
–Y usted, Prentice, ¿cómo ha pasado el día?
El señor Prentice se retorció en su asiento.
–Nunca le veo por la ciudad –señaló el Doctor.
–No –el señor Prentice se limpió las gafas con la servilleta–, paso la mayor parte de
mi tiempo en mi habitación –el Doctor lo miró, esperando pacientemente más
información–. Escribiendo mis memorias.
–Me fascinará leerlas, señor. Me gustaría mucho saber lo que ha estado haciendo.

43
El señor Prentice rio nerviosamente y se apresuró a hundirse en su sopa otra vez. El
Doctor tomó un sorbo final del líquido verde y se limpió la boca.

–No hay duda, Doctor –dijo el Mayor después de la cena, mientras los dos ancianos
estaban sentados junto a la chimenea, Henry Hall en la radio, compartiendo la petaca de
whisky del ex militar, ambos plenamente conscientes de la desaprobación de la señorita
Lanchester, que se sentó junto a la ventana, tejiendo una chaqueta cárdigan para,
suponía el Doctor, King Kong, la estrella de la película que él y el Mayor habían disfrutado
en el Odeon de Keelmouth la noche anterior–. Bide–a–Wee es la mejor buhardilla que un
chico pueda tener. He estado aquí todos los veranos durante doce años y, toco madera –
dijo el Mayor tocándose la cabeza– volveré en 1934.
El Doctor hizo una mueca y se bebió su whisky escocés.
–¿Otra, viejo?

Esa noche, el Doctor estaba tumbado en su nada cómoda cama, con la ventana
abierta, el rayo del faro cercano se deslizaba rítmicamente sobre el papel tapiz floral y
momentáneamente iluminaba la acuarela de un Jesús presumido y un Lázaro aturdido.
Por lo general, se tranquilizaba rápidamente con el rugido hipnótico del mar, pero el sueño
esa noche bailaba tentadoramente justo más allá de su alcance. Todo era tan idílico que
no quería irse. Tendría que hacerlo, por supuesto –no había estímulos suficientes para
Susan– aunque Inglaterra en el siglo XX parecía un santuario tan bueno como cualquier
otro. Sí, Keelmouth en 1933 era perfecto. Una lástima que tendría que ponerle fin. Pero
todavía no. No había necesidad de apresurarse, después de todo, ¿no es verdad?

Saciado con el tocino con huevos, pan frito y morcilla, el Doctor planificó lo que
quedaba de día. Un agradable paseo bajo el sol para eliminar la grasa, luego una taza de
té en Doris, una paseo en canoa antes de que se pusiera demasiado caliente, almuerzo
en Copper Kettle, una siesta en el paseo marítimo, un par de partidas al bingo, otra siesta,
luego el té de la tarde con bollos, de vuelta a casa de la señora H para cenar, y luego la
noche era su refugio... El Doctor suspiró satisfecho. Cogió su sombrero de paja y se
agarró las solapas, y, sin molestarse en cerrar la puerta de su habitación, se dirigió a la
recepción.

La señora Hutchings se mordió el labio, nerviosa. Le había parecido un hombre


joven agradable cuando él había aparecido y pidió una habitación para él y su esposa y
su pequeño niño. La habitación familiar era amplia y aireada, y sería agradable tener un
chiquillo por allí otra vez. Pegar un buen cambio, quitar algunas telarañas. No las
telarañas reales, por supuesto. No en su casa de huéspedes. Impecable, siempre, tenía
una reputación a mantener. Pero, ¿qué pensarían sus residentes sobre esto?

El Doctor sonrió a la nueva familia y levantó su sombrero. Encantador,


verdaderamente encantador. Un joven de treinta y tantos años, estimó, su bonita esposa

44
asiática, paquistaní, ¿tal vez? ¿O hindú? Y un niño encantador, de no más de cinco años,
preescolar posiblemente.
–Jeff Atkins –el hombre hizo una pausa para llenar el registro y estrechó la mano del
Doctor–. Mi esposa Ujwala y nuestro chiquillo, Craig.
Craig, con ojos como platos y piel de moca, miró al Doctor acusadoramente.
–¿Dónde está mi muñequito? –su boca se curvó hacia abajo como una herradura.
Su madre le sacudió el pelo.
–Shh, cariño. Encontraremos tu juguete cuando deshagamos el equipaje.
Ningún rastro del este en su acento, observó el Doctor. Bueno, Fast Sheen,
posiblemente.
–No, mi muñequito, mami mala.
–¿Dónde lo tenías por última vez, jovencito? –le preguntó el Doctor.
–En el coche ya no lo tenía. Eres muy mayor, ¿verdad?
–¡Craig!
–Bueno, ahí está.
–No importa. No le regañe –el Doctor interrumpió a la furiosa madre–. Nunca
castigue a un niño por decir la verdad, señora Atkins. Además –añadió con tristeza,
plenamente consciente del estado de su cadera izquierda–, tiene razón.
El Doctor chasqueó sus dedos y sacó una barra de caramelo de la oreja izquierda de
Craig. Se lo ofreció al muchacho que, arrugado, se apretó más en las piernas de su
madre.
–No me dejan coger caramelos de señores que no conozco.
El Doctor pareció alicaído.
–Muy bien –se lo entregó a Ujwala– tal vez a tu mamá le guste.
Ujwala sonrió y aceptó el regalo.
–Gracias, ¿señor...?
–Doctor.
–Gracias, Doctor. Dale las gracias al Doctor, Craig.
–No, me meterá una aguja.
–Está muy cansado –dijo ella, disculpándose.
El Doctor sonrió.
–Bienvenido a Bide–a–Wee, señor Atkins. Ha elegido bien, un buen establecimiento
–el Doctor volvió a quitarse el sombrero de paja ante la señora Atkins–. Señora –y se
marchó hacia la puerta principal, hasta que se detuvo ante su nombre.

45
–¿Doctor? –la señora Hutchings se aferraba a su manga y, presionando sus labios,
arrastró al Doctor por el porche hasta que estuvo en el jardín delantero. Parpadeó,
deslumbrada por la luz del sol tras la oscuridad de la recepción.
–Lo siento mucho, Doctor –dijo.
El Doctor se quedó perplejo.
–¿Por qué, buena mujer?
–Bueno... –la señora H giró la cabeza de nuevo hacia la recepción– Parecía
perfectamente respetable cuando me preguntó si tenía una habitación –alegó ella.
El Doctor asintió.
–Encantadora familia.
El rostro de la señora H se aflojó visiblemente del alivio.
–¿Quiere decir que no le importa?
–¿Por qué... santo cielo, debería importarme?
La señora H miró nerviosamente hacia la recepción y bajó la voz.
–Con su esposa... ¿entiende?
–Señora Hutchings –dijo el Doctor, poniéndose erguido, con la nariz en alto– los
Atkins, estoy convencido, serán un complemento agradable a nuestra pequeña familia –la
señora H se mordió el labio–. ¡Señora, nunca me equivoco! –y con eso, el Doctor se
inclinó ligeramente hacia ella y partió a su paseo matutino.

La señora Hutchings observó cómo se marchaba el Doctor. Qué hombre tan


agradable, pensó. Un viudo, suponía ella, ella misma era viuda. Guapo también, con una
hermosa cabeza de pelo blanco. Habrán pasado diez años en diciembre desde la muerte
del Sr. Hutchings. La casa de huéspedes la mantuvo ocupada. Demasiado ocupada. Pero
le dio compañía durante los días solitarios, en temporada alta, al menos. Pescadilla para
cenar esta noche, decidió de repente. El favorito del Doctor. De repente se acordó de sus
nuevos visitantes y su corazón se hundió. ¿Qué dirían sus otros invitados?

–¡Un regalo para usted, querida mujer!


El rostro de la señora Hutchings se iluminó mientras el Doctor se presentaba allí con
un jarrón rosado.
–¡Oh, doctor, qué amable!
¡Un presente! ¡Un regalo del Doctor!
–Lo gané en el bingo –le informó el Doctor con orgullo. Un pensamiento cruzó su
rostro–. Supongo que debería haber puesto algunas flores, hmm.

46
–No importa, cortaré algunas rosas del jardín mañana. Ahora vaya a sentarse en el
comedor, estoy a punto de servir la cena –y con eso, la señora H se dirigió a la cocina,
con el corazón cantando.

El Doctor, con el cabello peinado, las manos lavadas, los dedos de los pies sin
arena, entró en el comedor. Después del calor del día, la fría atmósfera que lo saludaba
amenazaba con inducir hipotermia.
La señorita Lanchester, con la boca fruncida como la de un gato, no miró a nadie y a
todos en particular. El señor Prentice miró fijamente el lugar en que se encontraba, con la
frente tan levantada que sus cejas habían unido sus fuerzas. Algunos de los otros
huéspedes susurraron nerviosamente entre ellos.
El Mayor levantó una mano para saludar.
–¡Qué, Doctor! ¿Espléndido día?
Pero incluso la acostumbrada ebullición habitual del viejo soldado parecía algo
contenida.
–Sí, gracias, Mayor –el Doctor se sentó, curioso por el origen del cambio de ánimo.
El señor Prentice siguió evitando el contacto visual, y en su lugar jugó con su salero
y su pimentero como si fueran seres vivos que luchaban–. ¿Y el suyo, Mayor?
Satisfactorio, confío.
–Sí, sí –respondió el Mayor.
–Estoy muy contento de saberlo –le informó el Doctor–. ¿Por qué todos parecen
haber leído un testamento del que han sido excluidos?
La señorita Lanchester se levantó en armas.
–Tenemos nuevos residentes.
–Sí, los conocí esta mañana –dijo el Doctor–. Una familia encantadora.
La señorita Lanchester resopló. El Mayor hizo una mueca. El señor Prentice parecía
constreñido. El resto de los invitados metafóricamente se pusieron a cubierto. En ese
momento, la familia en cuestión apareció en la puerta.
–Buenas noches –dijo Jeff Atkins. Su esposa sonrió.
–Hola.
El Doctor se levantó en respuesta.
–Hola de nuevo, Doctor –respondió Jeff.
–¿Dónde deberíamos sentarnos? –Ujwala preguntó a cualquiera que pudiera
responderle. Nadie lo hizo– Todas las mesas parecen ocupadas.
–Pensé que les gustaría comer a solas –la señora Hutchings se movía nerviosa a su
alrededor–. ¿Tal vez en su habitación?
El señor y la señora Atkins se miraron confundidos.

47
–¿Hay algún problema? –preguntó Ujwala a la casera–. ¿No pueden entrar los
niños?
La señorita Lanchester murmuró algo. El agudo oído del Doctor captó lo que dijo. No
le gustó.
–Tal vez pueda sugerir algo –dijo el Doctor–. ¿Por qué los Atkins no comparten mi
mesa? Pueden sentarse dos adultos más y otro pequeño cómodamente.
La señora H se mordió el labio.
–Erm...
–No soy pequeño.
La señora H miró preocupada a sus otros residentes.
–Supongo que eso estará bien.
La señorita Lanchester agarró su redecilla.
–Por favor, envíe un huevo duro a mi habitación, señora Hutchings –y salió del
comedor como un bisonte con su joroba. El ambiente se alivió un poco. El señor Atkins y
el Doctor trajeron algunas sillas a la mesa.
–Traeré unos cubiertos –dijo la señora H–. Yo serviré la sopa. Esta noche de judías.
Craig puso mala cara.
–Quiero pizza.
Una expresión confusa se deslizó por el rostro de su madre:
–No hay esa comida, Craig –dijo ella.

Craig estaba jugando desproporcionadamente con sus tostadas con huevo mientras
los adultos se pusieron con sus chuletas con patatas. Si los adultos querían enloquecer,
ese era su problema, pero ¿por qué tenían que darle esa comida asquerosa? Y no se
parecían a tostadas, era sólo un pan fino. Y los huevos salen del culo de las gallinas.
¡Puagh! Ese hombre realmente viejo estaba haciendo todo tipo de preguntas, pero mamá
y papá seguían diciéndole mentiras. No tenían un Hillman Wizard, su coche era un Golf.
–Entonces, ¿en qué está usted metido, señor Atkins? –preguntó el Doctor.
–Software –respondió Jeff, y luego sus ojos brillaron.
–¿Software? –preguntó el comandante– ¿Algo relacionado con la ropa?
–Eh... –dijo Jeff, confundido– Probablemente.
–Yo soy neurocirujana –dijo su esposa–. Cirugía cerebral, ya sabe –explicó ella.
Todos rieron. Excepto el Doctor. Y Prentice.
–No creo que eso esté bien –dijo el Mayor, secándose las lágrimas de los ojos–.
Nadie en su sano juicio dejaría un manchón de gel cerca de su enorme cráneo, y mucho

48
menos a una... –paró bajo la mirada desconcertante del Doctor– No se ofenda –añadió,
brillante.
–Tiene razón –estuvo de acuerdo Ujwala, uniéndose a la risa–. Cosa bien tonta que
yo lo diga. Yo... yo... me quedo en casa, supongo, y cuido de Craig.
“Sí, fijo.” pensó Craig. “Tú, la niñera bosnia y los Teletubbies”. Deseaba que el
hombre con las gafas raras dejara de mirarlo fijamente. Craig metió el dedo en el tazón de
azúcar y lo lamió.
–No hagas eso. Craig.
–¡Tengo hambre! –gritó Craig– Quiero comida de verdad. ¡Como McDonalds!
Jeff abofeteó a su hijo.
–¡Compórtate!
Craig, su rostro morado por el impacto, parecía sorprendido. Ujwala, frunciendo el
ceño, fue a decir algo, pero su marido le echó una mirada y ella se calmó mansamente.
–¡Te odio! –susurró Craig– Quiero ir a casa. Odio este lugar.
Prentice, que había dejado de comer, murmuró una excusa y salió del comedor. Sólo
el Doctor y Craig, a través de las lágrimas, lo vieron partir. El Doctor entregó a Craig un
pañuelo blanco crujiente.
–Mermelada con pudín esta noche –susurró.
–¿Qué sabor? –preguntó el chico entre sollozos.
–Rojo.
¡Su favorito! Craig se secó la cara.

El Doctor estaba a punto de hacer su cansado camino a la cama. Tenía que


reflexionar sobre toda esta situación y pensó que sería más fácil hacerlo horizontalmente.
–¿Le apetece un trago, viejo? –el Mayor se materializó frente a él.
Bueno, un trago rápido no haría daño y, quién sabe, podría ayudarle a relajarse. El
Doctor siguió al Mayor al salón, vacío aparte de la señorita Lanchester, todavía
embarcada en su gigantesca creación. Ella no se dio cuenta de su entrada.
–Entonces, ¿qué piensa de nuestros nuevos residentes, eh, Doctor? –preguntó el
Mayor con las bebidas servidas y encendiendo la pipa– Por supuesto –continuó, antes de
que el Doctor pudiera responder– pasé mucho tiempo en la India. Tuve más de uno o dos
memsahibs, y nunca tuve ninguna queja, ninguna que no pudiese resolver. El muchacho
necesita una mano firme, lo mismo ocurre con su esposa, pero en general no es una mala
compañía para nuestra tribu.
La señorita Lanchester resopló y dejó sus agujas.
–Creo que es asqueroso.
–¿Qué pasa, señorita Lanchester?

49
–Todo. Ya es bastante malo que tales matrimonios sean permitidos, pero traer a un
niño así al mundo va contra la ley de Dios –dijo levantándose de su asiento como un
tsunami a punto de sumergir la ciudad–. Me avergüenzo de la señora Hutchings por
permitir que esas personas entraran en la casa de huéspedes. Esto solía ser un
alojamiento respetable, pero ya no, oh, por Dios, no. Así que me iré por la mañana y me
mudaré con mi amiga, la señorita O'Neill.
–Oh, ¿sigue viva? –preguntó el Doctor sorprendido.
La señorita Lanchester lo ignoró y salió del salón. El Mayor tragó su whisky escocés
y se sirvió otro.
–¿Sabe, Doctor?, en mis tiempos me he encontrado con cosas terribles: pigmeos
caníbales armados hasta los dientes con, bueno, dientes; Boers con los palos más
puntiagudos que jamás se haya visto; batallones enteros de bomberos por el aire y a pie...
¡pero los enfrentaría a todos juntos, armado sólo con un palillo de dientes, en vez de
enojar a esa maldita mujer!

El Doctor tomó un pequeño desvío en el camino a su dormitorio. Golpeó suavemente


la puerta de Prentice. Ninguna respuesta. Así que llamó un poco más alto.
–Señor Prentice –dijo en un susurro, que Prentice tendría que ser sordo para no
oír–. Sé que puede oírme. Es hora de que usted y yo tengamos una pequeña charla.
Mañana, digamos, después del desayuno, ¿eh? Una pequeña caminata por el paseo. Tal
vez te compre un helado– el silencio fue la respuesta, pero al Doctor le dijo bastante–.
Otra sugerencia, señor Prentice. Le aconsejo que se mantenga alejado del niño.

El Doctor corrió a desayunar tan rápido como sus viejas piernas pudieron llevarlo. Se
había quedado dormido, inusual en él, pero este viejo cuerpo lo dejaba tirado cada vez
más. Pues alégrate de que no tienes una próstata, pensó para sí. Se dirigió al comedor.
Los Atkins estaban allí, enterrados en el Daily Mirror y el Lady’s Companion.
–¿Dónde está el chiquillo? –preguntó el Doctor sin aliento.
Jeff sacó su nariz de Pip, Squeak y Wilfred.
–Está tomando un helado con el buen señor Prentice.
Un escalofrío danzaba arriba y abajo por la columna vertebral del Doctor: –
–¿Normalmente permite que su hijo se vaya con extraños, señor? –preguntó con
frialdad. Ujwala lo miró con curiosidad.
–¿Por? ¿Qué podría sucederle?

Fue muy fácil encontrarlos. Keelmouth apenas tenía heladerías, y todos sabían que
Morelli era la mejor. Así que el Doctor había directamente ido allí y había encontrado a

50
Prentice y al chico... Tomando helados. Sentados en una mesa cerca de la ventana, a la
vista. Hmm, no era la situación con rehenes, o peor, que él había esperado.
Prentice alzó la vista cuando el Doctor se acercó a su mesa. Craig tenía la nariz en
su postre y, consecuentemente, ajeno al resto del mundo.
–¿Son Knickerbocker Glories? –preguntó el Doctor.
–Sí –dijo Prentice–. ¿Le apetece uno?
El Doctor había sido bastante conservador en su elección de helados hasta el
momento, pero este estaba delicioso. La capa de mermelada de fresa en la parte superior
era realmente la guinda del pastel.
–Tengo que felicitarle por su elección de postre, señor Prentice.
Prentice se encogió de hombros.
–La elección de Craig –miró al Doctor–. Esperabas encontrar al chico en algún tipo
de peligro, ¿verdad?
–¿Es él?
–¿Lo soy yo?
El Doctor sacó un chelín para Craig.
–Ve a la tienda de papel de al lado, querido, y cómprate un Tiger Tim Weekly.
–OK –Craig se bajó de su silla–. ¿Volverán las cosas a la normalidad? –preguntó al
Doctor– No me gusta esto. Mamá y papá me pegaron y la comida es horrible. No hay tele
y he perdido mi Game Boy. Y Tiger Tim suena muy gay.
El Doctor le dio unas palmaditas en el hombro.
–No te preocupes, jovencito, todo estará bien. Ahora fuera de aquí, hmm, y cómprate
ese cómic.
Craig se alejó corriendo
–¿Se va a comer su cereza glaseada? –preguntó Prentice, esperanzado, con los
dedos en posición.
El Doctor sacudió la mano.
–Sí, lo haré –y se metió el objeto en cuestión en su boca.
–Yo iba a dárselo a Craig, eso es todo. Le gustan mucho.
El Doctor interrumpió:
–Esto realmente no puede continuar, ¿sabes? –Prentice suspiró.
–No, todos los helados deben llegar a su fin.
–Quise decir...

51
–Sé lo que quería decir, Doctor –Prentice se quitó las gruesas gafas, soltó vaho
sobre ellas y las limpió con el borde del mantel–. Me sorprende que no hayas intentado
detenerme antes.
El Doctor no dijo nada.
–Tan pronto como me di cuenta de qué... quién eras. Oh, querido, pensé, aquí viene
el problema. Una nariz está a punto de quedarse atrapada en donde no se quiere. ¿De
verdad piensas que podría permitirte que te entrometieras con el tiempo de esta manera?
Prentice hizo una mueca.
–Es sólo una pequeña distorsión del tiempo. Localizada, eso es todo. No más lejos
que el área bajo la jurisdicción del Consejo de Keelmouth y su Distrito.
–El tamaño no importa –replicó el Doctor–. Es el principio del asunto. Sabía que
había algo desde el momento en que aterrizamos. Entonces, ¿qué año es realmente?
–¿En Keelmouth? 1933.
El Doctor le dirigió una mirada.
–¿Y fuera?
–1999.
–¿Y cuánto tiempo ha pasado esta tontería?
–Bueno, desde 1933.
–No puede distorsionar la historia así, señor –jadeó el Doctor–. ¿Por qué lo has
hecho de todos modos, hmm?
Prentice rascó con su cuchara su tazón vacío, tamborileando los bocados restantes.
–He tenido una vida larga y dura, Doctor. Aventuras, engaños, gestas y hazañas...
He luchado contra dictadores malvados y derrotados, he rescatado planetas, galaxias,
universos incluso.
–¿Y?
–Y... –Prentice se encogió de hombros– Estoy viejo y exhausto. No quedaba nada de
energía dentro de mí. Así que decidí retirarme. Aquí en Keelmouth. Era 1933 cuando
llegué. Un glorioso verano, cielos azules, un mar cálido y, lo más importante, nunca
sucedió nada aquí. Jamás. Especialmente los domingos. Y me sentí tan feliz y en casa
que no quería que terminase.
–Así que nunca lo hizo –dijo el Doctor.
–Sí –dijo Prentice con alegría. Dio al Doctor en la solapa–. Adelante, admítelo,
también te encanta esto.
–Ha sido un descanso agradable –admitió el Doctor.
–Bueno, entonces...
–Pero no puede continuar.

52
–¿Por qué? –exclamó Prentice– No hace ningún daño. La tecnología es algo que
tomé prestado de una civilización muy avanzada y es relativamente a prueba de tontos.
–¿Y los Atkins?
–Ah, sí –Prentice se rascó la cabeza, tratando de no desplazar los mechones de
cabello que había preparado cuidadosamente para ocultar su calva–. No estoy seguro de
cómo llegaron. La barrera se supone que es impenetrable.
–Eso explica la parte de “relativamente” de la afirmación “a prueba de tontos”, ¿eh?”
–Pero sigue funcionando –protestó Prentice–, convirtió un coche de los años
noventa en un Hillman Wizard, y cambió toda su percepción y conciencia.
–Jugar con las mentes de la gente simplemente para que puedas tener unas
vacaciones prolongadas –resopló el Doctor–. ¡Monstruoso! Ese niño pequeño ha perdido
a los padres que ama, reemplazados por extraños que le pegan.
El labio inferior de Prentice tembló.
–Estás exagerando, Doctor.
–Debes permitirles que se vayan y regresen a su propio tiempo.
–Imposible.
–No puedes esperar que ese muchacho crezca en una época ajena a la suya.
–Se acostumbrará. De todos modos –prosiguió Prentice–, la vida era mejor en los
viejos tiempos, eso es lo que los humanos siempre dicen.
La paciencia del Doctor, escasa en el mejor de los casos, se estaba erosionando
rápidamente.
–Los humanos dicen tonterías, ¿no se ha dado cuenta, señor Prentice?
–Barry, por favor.
–A pesar del encanto de postal, esta sigue siendo bárbara de muchas maneras.
–¿Bárbara? –Prentice alzó las cejas hasta el punto de que casi tenía cabello
nuevamente– ¿Comparado con... 1914 a 1918, digamos? ¿O qué tal entre 1347 y 1352?
–Las comunicaciones son rudimentarias. Para empezar, apenas han evolucionado
más allá de agitar banderas el uno al otro –el Doctor luchó por imaginar más ejemplos–. Y
todavía tienen leyes de brujería, ¡por el amor de Dios! Y fuiste testigo del desagrado en el
comedor anoche. Las nubes de tormenta del fascismo aparecieron rápidamente en 1933.
¿Realmente quieres que el joven Craig crezca como ciudadano de segunda clase
simplemente por el color de su piel? ¿Las habilidades indiscutibles de su madre no deben
usarse?
–¡Shh, Doctor! Ne pas d’enfant.
Craig regresó al Morelli, con la nariz pegada al interior de un Tiger Tim Weekly.
–¿Quieres beber algo, Craig? –preguntó Prentice al muchacho.
–Sunny Delight, por favor, tío Barry.

53
–Oh –dijo Prentice–, no creo que se haya inventado todavía.
–Tang, entonces.
–Erm…
Craig suspiró.
–Lo que sea.
El Doctor se inclinó y susurró al oído de Prentice:
–Continuaremos esta conversación después de la cena.
Prentice se encogió de hombros.
–Lo que sea –repitió él.

–¡Doctor! ¡Doctor!
Con un gruñido, el Doctor se despertó de un sueño perfectamente aceptable.
Demasiado para ser tan temprano. ¿Quién estaba montando esa escaramuza infernal?
¿Susan? Persuadió a sus huesos que aún dormían de salir de la cama, cogió su bata,
metió los pies en las zapatillas y abrió la puerta. Prentice estaba en el pasillo.
–¡Doctor, ven rápido! ¡Craig se está muriendo!

El pequeño rostro de Craig estaba destrozado por un violento ataque de tos, con la
cara contorsionada y azul. Cuando cada paroxismo se calmaba, él hacía un ruido, como
un chillido, cuando aspiraba oxígeno fresco.
–Los Atkins me pidieron que lo cuidara mientras iban al cine. Pensé que estaba
tranquilo, entonces de repente comenzó... a hacer eso.
El Doctor tomó el pulso del muchacho, luego sintió su frente. Miró a Prentice con
expresión grave.
–Es tosferina –le dijo el Doctor a Prentice.
–¿De verdad? –la sangre huía de la cara de Prentice– ¿Es malo?
–¡Mira al niño! –gritó el Doctor, incrédulo– ¿Qué crees?
–Pero, ¿puedes curarlo?
–No hay cura.
Prentice parecía horrorizado.
–Sin embargo… –continuó el Doctor.
–¿Qué?
–Creo que se descubrió una cura a finales del siglo XX.
–Pero seguramente –replicó Prentice– debes saber cuál es la cura.

54
–Mi querido amigo, no soy doctor en medicina. Y de todos modos, la fisonomía
humana me es ajena.
Ninguno de los dos habló durante un rato, el silencio en la habitación sólo se rompió
por el silbido de la garganta de Craig.
–Sabes lo que tienes que hacer –dijo el Doctor en voz baja. Prentice sacudió la
cabeza– ¿Permitirás que un niño muera simplemente por guardar tu secreto?
Prentice miró fijamente al Doctor, con gran agitación en su cerebro.
–Pero incluso si yo desmantelase el campo, ¿qué pasaría con todos los demás?
Han vivido en la década de 1930 por décadas. ¿La década de 1990 sería un choque
cultural para ellos? No me haría mucho bien, tampoco.
–Estoy seguro de que, con sus habilidades de ingeniería temporal, podemos
preparar una forma de devolver a todos a su lugar de origen; recuperar sus vidas donde lo
dejaron.
Prentice suspiró.
–Y yo, Doctor, ¿a dónde pertenezco?
El Doctor rio tristemente.
–No puedo contestar a eso, Prentice. Encontraremos un lugar para ti. Hay cientos de
balnearios en Gran Bretaña, muchos de ellos atrapados en el pasado sin la necesidad de
ninguna tecnología –otro ataque de tos golpeó a Craig, acribillando su cuerpo con
convulsiones– No tenemos mucho tiempo –advirtió el Doctor.
Sin decir una palabra, Prentice salió de la habitación. Los ojos de Craig se abrieron,
como un vampiro al atardecer. El Doctor se inclinó hacia delante hasta que su boca
estaba a la altura del oído de Craig.
–Una actuación consumada, muchacho. Estarás en casa a estas horas mañana.
–¡Hurra! ¿Hice el grito bien?
–Era digno de Olivier.
–¿Quién?

Susan regresó a la mañana siguiente, para su alivio, murmurando tonterías sobre


tesoros enterrados y contrabandistas y queriendo comprar una buena y robusta linterna.
“La tierra era fabulosa,” afirmó, “ahora que habían dejado de cortar las cabezas de
cualquier persona elegante.” Estaba más emocionada de que las vacaciones terminaran,
pero el Doctor le compró una Knickerbocker Glory y le aseguró que se quedarían en la
Tierra, aunque en una era posterior, donde la música podría ser más de su gusto.

El Doctor bostezó y reajustó su pañuelo. Estaba tomándose su última siestecilla en


el paseo, seguido de un rápido chapoteo, antes de que la vida volviera a la normalidad. Él
y Prentice habían estado toda la noche inventando un esquema de trabajo para la
Inversión (como lo habían llamado), y la explosión estaba programada en un par de horas.

55
Craig estaba furioso, ya que eso significaba que tendría que permanecer en la cama
todo el día, tosiendo, pero el Doctor lo había colmado con chocolate y revistas atrasadas
de The Champion y Film Fun.
La Sra. H se sintió más enojada cuando pidió que le diesen la cuenta. Le había
preguntado si se marchaba y cuando había respondido afirmativamente, parecía casi
molesta. Él le aseguró que pronto ocuparía su habitación, pero a juzgar por la forma en
que sus ojos se habían llenado de lágrimas, obviamente no estaba muy convencida. Una
vergüenza, él no se había dado cuenta de que ella era tan dependiente de sus
costumbres. Sin embargo, no se le podía ayudar.
Un estruendo de truenos llamó la atención del Doctor. Miró hacia el horizonte, más
oscuro que de costumbre. Una tormenta estaba en camino.
Una niña apenas se paró para ver su obra maestra terminada, un castillo de arena
para una princesa de cuento de hadas, que su hermana mayor, con un grito y un fuerte
salto, derribó de un solo tirón. Ella persiguió a su hermana mayor, blandiendo su pala con
furia.
El Doctor sonrió.
Era triste que todo tuviera que terminar, pero incluso el paraíso puede ser aburrido
después de un tiempo. Son los malos momentos los que hacen que los buenos tiempos
destaquen, y la gente de Keelmouth tenía un período difícil avecinándose.
¡Ting–a–ling!
Signor Morelli saludó a su mejor cliente mientras caminaba con su triciclo, el letrero
de "Párame y compra uno" se movía al unísono del giro de las ruedas.
El Doctor le devolvió el saludo, se metió el pañuelo en el bolsillo, sacó sus quevedos
de sol, desenrolló las perneras del pantalón y se fue a comprar un último helado.
Chocolate, decidió.

56
El Regalo
Había salido en su barca, solo. En realidad estaba igual de bien; estaban discutiendo
muy a menudo estos días. Demasiado sobre matrimonios de última hora que son muy
felices.
¿Fue culpa suya? Tenía que admitir que ella podía tener razón. Era demasiado viejo
para ser un buscador de emociones, ya había habido bastante excitación en su vida.
Pero, maldita sea, era sólo una barca. No era peligroso. No después de todos los barcos
que había abordado en su tiempo.
Aún así, había ganado. Ella le había comprado el bote. "¡Ese maldito barco!" le
había dicho, sin demasiado espíritu navideño. Cuidado, ella lo mataría si supiese que él
estaba en él otra vez. No sería Navidad hasta mañana, y a ella nunca le había gustado
abrir los regalos antes. Pero no tenía que saberlo. Se había aprovechado de sus compras
de última hora para escabullirse un rato; un paseo rápido alrededor del lago y de vuelta
antes de que ella se diese cuent...
Había algo en el agua. ¿Alguien en el agua?
Giró el timón y dirigió el barco para acercarlo más y poder ver mejor. Podía haber
sido un día amargo –el desolado invierno y todo eso– pero afortunadamente las aguas
estaban tranquilas y era fácil dirigirse allí. Había sido la quietud del día lo que le había
animado a salir en el bote para empezar. Por una vez, era relajación y no excitación lo
que había estado buscando.
Reduciendo la velocidad del barco, se estiró sobre el costado y la agarró... por la
ropa. La subio a bordo, su cuerpo ligero y sin protestar. Ella comenzó a vomitar y toser.
Gracias a Dios que estaba viva. Hacía suficiente frío en el barco, imagínate en el agua.
–Abuelo... –casi se ahogó con la palabra.
–No exactamente, señorita, aunque sí que soy bastante mayor –se detuvo. Sus
palabras no sirvieron para nada, ella estaba inconsciente. Él suspiró. No era bueno, iba a
tener que decirle a Doris que había abierto su regalo un día antes.
El General Alastair Lethbridge-Stewart (retirado) buscó su teléfono móvil.

Doris claramente no estaba contenta. Después de haber llevado a la chica a la casa


y acostarla en cama, estaban discutiendo sobre qué hacer a continuación.
–¡Alastair, tenemos que llamar a las autoridades! Necesita una ambulancia, y la
policía querrá saber cómo terminó allí. ¡Estaba en medio de un lago! ¡En medio! Eso no
es un buen lugar donde terminar. Gracias a Dios que estabas allí.
–Parece estar durmiendo ahora. Estoy seguro de que estará bie –cogió la mano de
su mujer– ¿No estás enfadada por que salí con el barco? –su mirada le dijo que cualquier
salvación era temporal, que discutirían el asunto más tarde– Llamaré a un hombre para
que le haga un chequeo.
–¡No lo harás! Llamarás a los servicios de emergencia y dejarás que lidien con ella
como cualquier otra persona. Esta no es otra aventura emocionante de UNIT.

57
–Puedo hacer que alguien llegué aquí más rápido que una ambulancia. Quiero saber
más sobre esto antes de entregarla a cualquiera.
–¿Estás tan desesperado como para que pase algo y poder involucrarte? Es una
chica en un lago. Se habrá tirado ella misma. Problemas con el novio. Nada de fuera de
este mundo en eso. ¿No lo ves? Es joven, triste y... humana –le acarició la barbilla con un
dedo–. Alastair, te has jubilado. De nuevo. Tienes que dejar que todo esto... –hizo una
pausa para respirar y sonó el timbre de la puerta.
Doris fue a la puerta y Alastair aprovechó la oportunidad para coger el teléfono.
Nunca había sido de los que siguen ciegamente las órdenes. Tal vez ella tenga razón,
normalmente, UNIT nunca estaría interesado en una chica en un lago. Pero algo parecía
extraño; podía sentirlo. Y la experiencia le había enseñado a confiar siempre en sus
instintos.
Estaba a medio camino de marcar el número cuando oyó una voz detrás de él.
–Creo que puede tener a mi nieta aquí.
Se volvió para mirar al anciano silueteado en la puerta. Pantalones de cuadros.
Levita. Cabello blanco, demasiado largo para su edad. Bueno, su edad aparente, al
menos. Podría parecer que había pasado los setenta, pero Alastair sabía que podía ser
hasta diez veces más. No era un viejo común. Era él.
¿Pero con una nieta?
Colgó el teléfono de nuevo.
Doris estaba justo detrás del Doctor, apuntando que él había pasado de ella,
pero demasiado educada para decirlo. Claramente no sabía quién era. Y Alastair no podía
dejar que se conociera a sí mismo.
–¿Cómo sabe que estaba aquí? –dijo Doris– ¿Alguien en el pueblo nos vio con ella?
El Doctor la miró y Alastair vio una mirada familiar y astuta que jugaba a través de
rasgos desconocidos.
–Sí, sí, eso es –dijo el Doctor–. Alguien del pueblo. ¿Pero la tenéis aquí? ¿Me
podéis llevar ante Susan?
Estaba aterrorizado, se dio cuenta Alastair. Con todas las situaciones de amenaza
para el mundo que habían enfrentado juntos, nunca había visto al Doctor parecer tan
serio, ni tan vulnerable, cualquiera que fuera el rostro que llevase puesto.
–Por supuesto, está por aquí –Doris se dirigió hacia el cuarto de huéspedes donde
dormía Susan– ¿Sabe qué le sucedió, señor...?
–Doctor. Con Doctor llega, gracias –pasó por delante de ella hasta el cuarto de
Susan, y la puerta se cerró bruscamente detrás de él.
Doris miraba fijamente a Alastair.
–¿Alastair?
No respondió, estaba tratando de oír lo que pasaba tras la puerta. La chica, Susan,
estaba claramente despierta. Ella parecía estar diciendo algo sobre alguien arrastrándose

58
detrás de ella. Y entonces empezó a llorar. Eso lo aclaró. Los dos estaban definitivamente
envueltos en algo.
–¿Alastair? –Doris insistió– ¿Es realmente él? ¿El Doctor?
Él se llevó un dedo a la boca y se mordió el labio. Ella lo entendió rápidamente, lo
hizo, y supo cuándo guardar silencio.
–Sí Doris, es él.
–Bueno, ¿por qué no dijiste nada? –susurró ella– ¿Por qué no dijo nada él?
–No conozco a este –Alastair podía sentir los viejos fuegos reviviendo. Si el Doctor
estaba aquí y de alguna manera dejó que su nieta acabara flotando en un lago... Bueno,
incluso un ex profesor de matemáticas podría seguir las piedrecitas. Tenía que estar
pasando algo. Y algo que claramente podrían resolver con alguna ayuda.
–¿Qué quieres decir con que no conoces a éste?
Podía ver que Doris estaba luchando consigo misma. Para ser justos, sólo había
conocido al Doctor cuando no había ningún alboroto, cuando había tenido tiempo de
encantarla. Lo había tenido fácil, nunca había visto cómo podía llegar a ser el Doctor.
–Nunca nos hemos conocido, este y yo. Es de antes de mi tiempo.
–Pero lo reconociste, ¿verdad?
–Bueno. Casi nos encontramos en una ocasión. Estábamos en la misma... reunión,
se podría decir. Pero nunca tuvimos la oportunidad de decirnos hola. Demasiada gente.
Demasiados Doctores, de hecho. Y, para él, eso podría haber sido después de esto, de
todos modos –se encogió de hombros–. Te dije que era un tipo complicado como para
conocerlo.
Doris sacudió la cabeza.
–Bueno, salúdalo ahora. Alastair, este es tu amigo más viejo. Realmente no vas a
ignorarlo, ¿verdad? Él claramente necesita ayuda ahora mismo. Para eso son los amigos,
¿no?
–Nos ayudaremos como podamos. Pero es más complicado que eso, Doris –movió
un dedo hacia la puerta cerrada del dormitorio de invitados–. Ese hombre de ahí me ha
martilleado en la cabeza muchas veces que no debemos contar a nadie su futuro. Incluso
a él. Especialmente a él. Y él es el primero. El primero que yo conocí era el segundo.
Puedes ver por qué eso lo lía todo, ¿no? –no importaba si lo entendía, sólo tenía que
tener fe en él. Él le dio una palmadita en la mano– Mejor dejarlo en paz. Por si acaso. De
todos modos, tú eres la que quiere que me tome las cosas con calma, dejar todo atrás y
seguir adelante. Sea lo que sea en lo que anda metido, es demasiado peligroso como
para que me involucre. ¿No es así?
Sabía que habría una condición, que Doris sólo estaría de acuerdo si le prometía
algo. Vivían juntos porque sabía cómo manejarlo, como nunca lo había hecho Fiona. Pero
de repente la puerta se abrió, y el Doctor les sonreía serenamente. Alastair se preguntó
qué parte de su conversación había escuchado el anciano.

59
–Siento cualquier inconveniente que podamos haber causado mi nieta y yo,
especialmente en una época tan difícil del año.
Estaban sentados junto al fuego. Alastair era consciente de las fotos enmarcadas en
la repisa de la chimenea: él mismo como un joven en su mejor momento, o parado con
sus colegas, uno de ellos vestido con una chaqueta de terciopelo en lugar de uniforme
militar, otro con una larga bufanda, sonriendo y fingiendo saludarlo... De repente, cada
foto parecía tener un Doctor en ella. Sin embargo, él no parecía haberlo notado.
–¿Cómo está ella, Doctor? –preguntó Doris, entrando con una bandeja de té.
–Bien, bien –dijo el Doctor con agrado–. Es más fuerte de lo que parece. Ahora está
dormida, por supuesto.
–Lo mejor –dijo Alastair.
–Sí –dijo el Doctor–. Esto acelerará el proceso de curación... –tosió y se llevó un
pañuelo a la boca– Es decir, una buena noche de sueño y estará tan bien como la lluvia.
Doris pasó al Doctor una taza y señaló la leche y el azúcar. –Bueno, son
bienvenidos a pasar la noche. Puedo airear otra habitación para usted con bastante
facilidad.
Alastair levantó la mirada bruscamente, pero Doris sólo le devolvió una sonrisa. Se
dio cuenta de que el Doctor también lo estaba observando. Forzó una sonrisa.
–Tienes razón, Doris –dijo con tanta efusividad como pudo–. Por supuesto, deben
quedarse hasta que esté bien, Doctor. Es de lo que trata la Navidad. Bueno, estamos
tomando el té, en mi casa y no he tenido la decencia de presentarme. Esta es Doris y yo
soy Alastair... Stewart –bueno, era sólo una mentirijilla.
–Son demasiado amables, demasiado amables. Siempre estaré en deuda con
ustedes –el Doctor sorbió su té. Por un momento, Alastair pensó que incluso podría estar
riendo entre dientes.
–No es necesario pensar en ello –dijo Doris, sentándose junto a su marido. Si
Alastair no habría salido en su barco y la hubiera encontrado...
El Doctor dejó su taza cuidadosamente. Tenía los ojos muy abiertos.
–¿Barco ¡Pensé que la habían encontrado varada en la orilla!
–Ella estaba flotando en el lago –dijo Alastair–. Tuve que subirla a bordo.
–Debo de haber calculado mal... –dijo el Doctor. Parecía horrorizado por la mera
idea. Obviamente había sabido que Susan había sido arrojada al lago y Alastair estaba
seguro de que el Doctor sabía quién lo había hecho, pero de alguna manera el hecho de
que no estuviera cerca de la orilla lo empeoraba para él. Alastair se inclinó hacia adelante.
–Estoy seguro de que no fue su culpa. Y ahora está a salvo.
El Doctor lo miró.
–¿Qué? –dijo. El brillo volvió a sus ojos–. Oh, sí. Sí. Tiene razón –tomó otro sorbo de
té–. Entonces, cuénteme sobre su barco.

60
–Nunca quise comprarle esa cosa, en primer lugar –admitió Doris–. Pero ha estado
hablando de eso durante meses. Y pensar que si no hubiera...
–Mmm… –dijo el Doctor con aire pensativo.
Alastair trató de mantener la conversación fluida, para detener al Doctor de pensar
en lo que podría haberle sucedido a Susan.
–Doris cree que no estoy manejando el retiro muy bien. No hay suficiente aventura
para un ex militar... –se paró, dándose cuenta de que se estaba volviendo hacia aguas
peligrosas. Lo mejor era mantener las cosas abstractas. Durante toda su carrera se había
dedicado a guardar los secretos más notables. ¿Por qué era tan difícil ahora?– Le digo
que me gusta mantenerme ocupado. La actividad te impide contemplar el pasado, ya
sabe…
–Sí –dijo el Doctor, mirando fijamente las profundidades de su taza de té–. Sí, lo sé.
–¡Pero no es eso! –dijo Doris– Podría hacer frente a eso –sus ojos brillaban, la vez
que más cercana estaba a las lágrimas–. Todavía quiere jugar al héroe una última vez. Y
tengo miedo de que sea la última.
Alastair, asombrado, la miró, pero ella no le devolvió la mirada. Esto era totalmente
diferente a lo que ella decía.
El Doctor, sin embargo, asintió.
–Ahora que se ha retirado de nuevo, ya no hay aventura –parecía estar contento de
seguir hablando–. En mi, es decir, en nuestra época de la vida, me he dado cuenta de que
uno no necesita buscar la aventura. La aventura está en todas partes; te encontrará por sí
misma. Mire a la pobre Susan... –se aclaró la garganta, desconfiado de decir más sobre lo
que había sucedido. Todos estaban jugando tapando sus cartas con el pecho esta noche.
Doris todavía no lo miraba, pero ella tomó la mano de su esposo y la apretó
fuertemente.
–Esto es lo que yo le digo. El ejército nunca parece dejarlo en paz… es todo un
especialista.
Alastair le lanzó una mirada de advertencia. En vano. Todo estaba saliendo ahora.
–Y le encanta. Entonces, ¿por qué buscar emociones baratas en un barco cuando
las cosas reales vienen solas de vez en cuando? Nunca se jubilará adecuadamente. Y
eso está bien. Honestamente lo está. No me gusta, pero puedo lidiar con la preocupación.
Sé que él hace la diferencia, para bien. Y eso es importante.
Ahora ella lo miraba, y era terrible mirar sus ojos. La tristeza, la desesperación, él no
tenía ni idea.
–Pero estas modas peligrosas y absurdas… Es ridículo. ¡Un velero, a nuestra edad!
El Doctor le sonrió con tranquilidad, pero luego se volvió hacia Alastair.
–Creí que había dicho que era soldado. No un marinero.
–Por eso lo compré, Doctor. Nuevos desafíos. Nuevas fronteras –no pudo resistir la
sonrisa– ¿No está de acuerdo?

61
–¿Cuándo eso asusta a su mujer?
Alastair volvió a mirarla a los ojos. No tenía ni idea de que estaba tan asustada de
perderlo. Había sabido que la vida de UNIT la asustaba, pero no se había dado cuenta de
que su vida juntos también lo hacía. ¿Por qué no le había dicho cómo se sentía?
Pero lo había hecho. Por supuesto que sí. Una y otra vez, cada vez que discutieron.
Simplemente que no había estado escuchando.
–¿De verdad que te asusta? –preguntó en voz baja.
–Oh, sí –ella volvió a mirar rápidamente al Doctor–. Tiene más de sesenta años. Y
yo... no estoy muy lejos de él.
A pesar de sí mismo, Alastair sonrió ante la timidez de su edad.
–Nuestros días de aventuras han terminado. Y odio el agua. Le he dicho que no lo
entiendo. Pero él no cejaría en su empeño con eso... y es Navidad y me rendí.
El Doctor no dijo nada, sólo los miró. Alastair de repente podía creer que realmente
tenía todos esos cientos de años. Se movió incómodo en su asiento. Sí, este sentimiento
familiar, inquieto. Éste era el Doctor que conocía.
–¿Doctor? –preguntó, sabiendo que su viejo amigo tenía algo que no decía.
El Doctor lo miró con fijeza.
–Véndanlo –dijo.
–¿Qué?
–O devuélvanlo. No lo necesitan –hizo un gesto hacia las fotografías de la repisa de
la chimenea–. Tienen familia. ¿Un nieto, tal vez?
–¿A dónde quiere ir a parar? –Alastair podía notar cómo se enfadaba. Como en los
viejos tiempos. Frustrado por los portentos del destino del hombre, que como siempre
nunca debían ser explicados.
–Sólo véndanlo –el Doctor era tan firme, tan desafiante que, de repente, Alastair no
pudo soportarlo más.
–¡No lo haré! –¡era demasiado viejo como para ser tratado así! ¡Y este Doctor aún
no lo había conocido! ¿Cómo se atrevía a ordenarle nada?– No voy a ser desafiado en mi
propia casa –se puso de pie, pero el Doctor permaneció sentado. Alastair se inclinó sobre
él, luchando por encontrar las palabras. Se sentía incómodo y tonto. Como siempre.
–Alastair... –comenzó Doris.
Él le hizo un gesto con la mano.
–Voy a dar un paseo.
Dio un portazo al salir. Y lo lamentó al instante. La bella noche de invierno se abrió
ante él. No podrías estar enojado en una noche como esta. Sin embargo, era demasiado
orgulloso para dar la vuelta en ese momento. El paseo le haría bien.
Además, pensó mientras caminaba por el sendero, ser grosero con el Doctor era
ciertamente una manera de impedir que el viejo pensara que alguna vez fueron amigos.

62
–Siento todo esto –dijo Doris–. Creo que simplemente odia que le den de lado.
–La edad puede ser una carga terrible –dijo el Doctor.
–¿Lo sabe, ¿no es cierto?
–¿Qué quiere decir, señora Stewart? –la miró directamente a los ojos, pero todavía
estaba claramente tratando de engañarla. Alastair debió de haber aprendido ese truco,
pero Doris había aprendido a reconocerlo. Ella mantuvo su compostura, no dejaría que la
irritase como hizo con su marido.
–Ya sabe lo que quiero decir. Ya sabe quién es –sus ojos le retaron a negarlo. Y esta
vez ganó.
–Oh. Eso. Sí, por supuesto que sí, señora Lethbridge-Stewart. Su esposo es mi
amigo más viejo y más querido. ¿Realmente cree que es importante para alguien como yo
si todavía no nos conocemos?
Sonrió suavemente hacia ella, pero parecía que había algo más... ¿Fue alivio?
Parecía, pensó ella, tan solitario. Con su estilo de vida, los amigos,los verdaderos amigos,
debian ser pocos. Se lo había mantenido escondido de ella las veces que se habían visto
antes. Pero al reconocerlo en él, le gustaba más.
–¿Puedo preguntar qué me regaló?
Doris le devolvió la sonrisa.
–Susan. Nuestra discusión casi le hizo olvidar todo sobre ella, ¿no? Para que eso
sucediera, tenía que preocuparse por nosotros tanto como por ella.
Él rio.
–Susan estará bien, Doris, si te puedo llamar Doris. Lo supe en cuanto la vi. Mi
gente es mucho más resistente y... Bueno, creo que ya hemos hablado demasiado,
¿hmm? Probablemente ya nos hayamos ido antes de que Alastair regrese. En realidad,
era sólo mi curiosidad sobre vosotros dos lo que hizo que no la despertase ya. La llevaré
de regreso a nuestra nave y luego amarraré por mi cuenta nuestro asunto inconcluso.
–Tampoco deberías tener aventuras a tu edad –le advirtió.
–No –el Doctor suspiró–. Pero, como tú dices, tienen el hábito de encontrarnos de
todos modos –por un momento, una mirada extraña se apoderó de él, como si le hubiese
contado un secreto. En un instante se había ido–. ¿Puedo molestarte por un poco más de
té?
Doris lo ignoró. Había contado algo que no había querido decir... Algo sobre
aventuras que ocurrían de imprevisto, algo relacionado con lo que habían estado
hablando... ¿Algo sobre Alastair?
–Es el bote, ¿no? –dijo, sorprendiéndose con la calma de su propia voz.
–Por supuesto que no –dijo el Doctor, con demasiada facilidad.

63
–Creía que estabas preocupado por Susan... Pero si no era ella, debe ser él. Es el
barco lo que te asusta... Algo le sucede en el barco, ¿no? –su voz se quebró mientras
hablaba.
El anciano bajó la taza de té y se inclinó hacia ella.
–Querida, si él te ha dicho algo sobre mí, entonces sabrás que no puedo decirte
nada de lo que todavía tiene que pasar. Es una de las pocas cosas en las que mi gente y
yo estamos de acuerdo.
Doris respiró hondo. Podía sentir como llegaban las lágrimas.
–Pero lo sabes, ¿verdad? ¿Qué le sucede? ¿Cómo muere?
El Doctor sonrió.
–No. Aún no. Nunca nos hemos visto, recuerda. Pero cuando él se vaya, yo estaré
allí para él. En el funeral, quiero decir, allí estaré. Todos estaremos, de hecho. Los que lo
conocían mejor lo llevarán. Por lo general no solemos hacerlo, ¿sabes? Pero esta vez
haremos el esfuerzo. Creo que funciona porque todos estamos decididos a no ser el único
que cause un escándalo... para él –de repente se echó a reír con alegría–. Cuidado, no
tendremos tanto éxito en el velatorio. Dos de nosotros terminamos casi llegando a las
manos. Creo que empezó sobre quién había cogido el último rollo de salchicha y, de
repente, estaban peleando por cuál de ellos le gustaba más a Alastair.
A pesar de sí misma, Doris rio entre lágrimas. Sólo había conocido a un par de ellos,
pero podía imaginarlo con mucha claridad. Entonces, de repente, dejó de reír. Hubo una
pausa mientras se miraban.
–¿Estoy allí? –preguntó ella.
Él se volvió y miró al fuego.
–Lo sé, no puedes decírmelo.
Era como si ni siquiera la hubiese oído hablar. Se metió la mano en el bolsillo del
pecho y le tendió su pañuelo.
–Lo siento, querida, no quería hacerte llorar.
Mientras se secaba los ojos, le dijo:
–Doctor, cuando te vayas, ¿te llevarás el bote? Sea lo que sea, ¿os ayudaría en algo
el barco? –incluso antes de hablar, pudo ver en su rostro cuál sería la respuesta.
–No puedo hacer elecciones por ti. Incluso sugerirte que puede haber una elección
que hacer es más de lo que realmente debería hacer. Llámalo mi regalo para ti... para los
dos, eso es. Ninguno de nosotros sabe cuánto tiempo tenemos. Ni siquiera mi propio
pueblo... podemos estar equivocados. Las cosas pueden cambiar –se puso en pie
tambaleándose. Golpeó sus manos contra sus bolsillos, como si comprobara algo que no
podía recordar–. Ahora, si me disculpas, debo ir a ver a Susan...
Doris se quedó donde estaba, acurrucada en el asiento, con el pañuelo en la mano.

64
Todavía estaba allí cuando Alastair volvió a casa, tal vez una hora más tarde.
Ninguno de los dos se sorprendió al encontrar que el Doctor y Susan se habían ido. Ni
siquiera tenían que mencionarlo. Tampoco discutieron. Alastair simplemente se sentó,
tomó su mano en la suya, y miraron al fuego juntos.
Todavía estaban allí juntos cuando las brasas murieron y llegó la Navidad.

65
La Vida de la Infancia
Miércoles, 15 de agosto de 1979

Linda Grainger empezaba a sentirse mucho más claustrofóbica de lo que jamás


había imaginado. Siempre había pensado que era una cosa rara por la qué preocuparse,
¿y si estás en un espacio confinado? Mientras puedas salir, está bien, ¿no?
Se le ocurrió de repente que no había ventanas. Sólo ser capaz de mirar fuera de
esta lata puede ser una ayuda. No es que hubiera mucho que ver. Sólo oscuridad
probablemente.
Seguramente llegaría pronto el momento de partir. Habían estado aquí bastante
tiempo, ya habían visto todo lo que había que ver. Un recorrido por un submarino sólo
mantiene el interés por cierto tiempo.
Era un barco militar, le habían dicho cuando llegaron. Un buque de investigación
que la Armada esperaba utilizar junto a su flota. Además del pequeño puente –no más
grande que el dormitorio de Linda– había un laboratorio aún más pequeño y la sala de la
esclusa a través de la cual habían subido a bordo. Debajo de ellos había otra cubierta: los
motores y algunos compartimentos de almacenamiento, había averiguado Linda. El
submarino entero no era más grande que la planta baja de una casa adosada.
Ahí estaba esa claustrofobia de nuevo.
El abuelo de Linda estaba hablando con su amigo, el comandante Oliver, pero
puso su mano en el hombro de Linda y le dio un suave apretón. El abuelo siempre podía
decir cuando estaba un poco preocupada o ansiosa, siempre sabía cómo tratar con ella.
Eso enfurecía a su padre.
¿Qué decía el abuelo ahora? ¿Estaba por fin diciendo adiós? Había sido una
buena tarde, pero no sólo estaba empezando a sentirse atrapada, encerrada... el día
empezaba a arrastrarla también.
–Bueno, Edward –dijo el comandante Oliver al abuelo de Linda–. Ha sido
agradable verte de nuevo.
–A ti también, Guy.
Eran viejos amigos, Linda se había enterado cuando llegaron. Era cómo el
abuelo había logrado llevarlos a bordo ese día. Era una especie de invitación, supuso
Linda. Un día fuera para alejar su mente de las cosas; la del abuelo también. Más que
nadie en su familia, conocía a su abuelo y sus extrañas costumbres. Así que cuando él le
dijo que iba a llevarla a Portsmouth para echarle un vistazo a un submarino, ella había
fingido estar realmente interesada. Por lo menos ayudaría a pasar el tiempo. Llevaba de
vacaciones de verano un mes ya, y todavía le quedaban dos semanas más.
Para ser honesta, al principio el submarino había sido una decepción, mucho
más estrecho y mucho más oscuro de lo que ella esperaba. El hecho de que realmente no
debían estar allí había ayudado un poco. Era un submarino militar, estrictamente prohibido
para el público en general, y estar allí le dio a Linda una emocionante sensación de hacer
algo travieso o, bueno, equivocado. No sabía si el submarino era nuclear o no, pero era

66
ciertamente militar. Su tripulación llevaba pulcros uniformes navales, aunque no los
sombreros de marinerito tontos que ella había esperado.
–Bueno, Linda –dijo el comandante Oliver–. ¿Qué piensas del submarino?
Linda sonrió y dijo que le gustaba. Oliver era más joven que su abuelo, pero no
por mucho, probablemente tampoco estaba lejos de retirarse. Ciertamente no estaba
acostumbrado a hablar con chicas de 11 años, eso era seguro.
–Está bien –dijo ella–. Pero un poco estrecho.
Linda no tenía ni idea de cómo su abuelo Edward conocía a un hombre que
pudiese llevarles a dar una vuelta por un submarino. Le sorprendió que nunca hubiera
sabido lo que había hecho para ganarse la vida antes de retirarse. Eso había sido hace
unos años. Parecía extraño que él pudiera ser alguien con un trabajo y una vida. Ella
sabía que había participado en la Segunda Guerra Mundial y había viajado mucho. Tal
vez había estado en la marina. Linda no podía creer que no lo supiera.
–Te ves bien –dijo Oliver–. Considerando...
–Sí... –dijo el abuelo de Linda, de repente cansado– Estoy bien –se estrecharon
la mano y luego Oliver le alborotó el pelo a Linda. No soy una niña, pensó ella.
–¿Comandante? –uno de los tripulantes necesitaba la atención de Oliver. Era el
teniente Brandis, su segundo al mando, que había enseñado a Linda y al abuelo la
cubierta superior cuando llegaron. Era joven y guapo. Linda se sentía muy nerviosa cada
vez que él la miraba.
El abuelo parecía pensativo, casi perdido, pero cuando Linda le llamó la atención,
le guiñó el ojo y sonrió.
–¿Has disfrutado del día? –le preguntó a ella.
–Sí –dijo ella–. Gracias. Fue... –Linda hizo una pausa cuando notó un cambio
entre todo el equipo del puente. Oliver hablaba en voz baja con Brandis, y parecía que los
otros dos marineros a bordo esperaban órdenes.
–Prepárate para cambiar de rumbo –dijo finalmente Oliver.
–¿Abuelo? –dijo Linda. Simplemente puso su brazo sobre su hombro e hizo el
signo de silencio con su otra mano.
–Balastro a proa –decía Oliver– y diríjase a las coordenadas asignadas.
–Sí, comandante –dijo Brandis.
Oliver echó un vistazo y captó el ojo de su abuelo. El abuelo se acercó y
hablaron. La claustrofobia de Linda comenzó a resurgir. Podía sentir que el submarino
empezaba a moverse. No era tan elegante como había pensado que sería.
–Linda –miró a su abuelo, quien le hizo señas–. Amor, no te preocupes, pero
vamos a tener que quedarnos aquí un poco más. Han recibido una orden para llevar el
submarino a pocas millas más dentro del mar inmediatamente.
–¿Dónde? –dijo Linda, empezando a entrar en pánico ligeramente.
–Ah, no muy lejos.

67
–Pero, ¿no pueden regresar y dejarnos salir primero?
–Parece que alguien podría estar en un lío –dijo en voz baja–. Tienen que ir de
inmediato.
Gradualmente, Linda se dio cuenta de que la inclinación del submarino era de
inmersión. El extremo delantero estaba bajando; estaban sumergiéndose. Esa
claustrofobia de nuevo.
–¿Nos quitamos de tu camino, Guy? –preguntó el abuelo– Podríamos ir a
esperar en el laboratorio.
Oliver estaba ocupado mirando una pantalla –algún tipo de sonar o algo así –y le
llevó un momento darse cuenta de la pregunta.
–En realidad, Edward, no es una mala idea. ¿Te importa?
–En absoluto –dijo el abuelo–. Vamos, Linda –la condujo a través de la puerta del
mamparo en la parte trasera del puente. Linda se dio cuenta de lo ruidoso que era ahora:
motores, pitidos, silbidos y ruidos. Cuando el submarino estaba parado en el puerto,
sonaba casi sereno.

Era brillante. Casi de manera cegadora. Y tranquila. Susan parpadeó, dejando que
sus ojos se acostumbraran a la luz. Estaba tumbada en un suelo de metal. Frío. Clínico. A
medida que su vista mejoraba, vio a su abuelo cerca. También estaba despertando,
levantando una mano para ocultar sus ojos.
–Susan, querida –dijo–. No te preocupes. ¿Estás bien?
–Creo que sí –dijo–. ¿Dónde estamos, abuelo? Esto no es la TARDIS.
El Doctor se puso en pie lentamente.
–No. No, no lo es –se frotó los ojos, luego extendió una mano y ayudó a Susan a
ponerse de pie–. Tenemos que averiguar qué pasó.
Lo último que Susan podía recordar era la Gran Muralla China. El escáner de la
TARDIS había mostrado que estaban en órbita sobre la Tierra.
–Pero, ¿cuándo? –preguntó Susan.
–Parece que el siglo veinte –dijo el Doctor.
–No me extraña que no haya tráfico espacial.
–Cierto. Puede haber unos pocos satélites de comunicación, pero no mucho más.
La vista en la pantalla había mostrado el sudeste asiático y el vasto Océano
Pacífico que se extiende a su derecha. Susan había estudiado la imagen, tensando los
ojos.
–¿Dónde está el muro? –dijo ella.
–Hmm.

68
–La Gran Muralla de China. Leí que se podía ver desde el espacio. Bueno, antes
de que fuera derribada, de todos modos.
–¡Oh, no seas tan tonta, muchacha! –había dicho él– ¿Ver una estructura de tres
metros de ancho desde el espacio? ¡Qué absurdo!
Susan sonrió para sí misma, recordando su mirada de diversión. Entonces
recordó lo que había sucedido después.
–¿Abuelo? –había dicho Susan.
–Hmm.
–¿Qué hacemos aquí?
–Si quieres saberlo –le había dicho–, estamos tratando de evitar eso.
La pantalla del escáner, que había girado su punto de vista lejos del planeta de
abajo, apuntaba en la dirección en la que la TARDIS iba poco a poco a la deriva. La
imagen mostraba una nave espacial muerta en su camino.
–¡Vamos a estrellarnos!
–Sí, ya me había dado cuenta de eso. Y en apenas unos momentos. Los circuitos
de desmaterialización están sobrecargados. ¡No podemos detener nuestro vuelo!
El Doctor había empujado frenéticamente los botones y Susan había visto
sudor en su rostro. En la pantalla del escáner, la nave se estaba acercando, su órbita
descendente se acercaba a ellos. Era muy anacrónico para el siglo XX. Susan lo entendió
enseguida. Y no era de la Tierra.
–¡Haz algo, abuelo! –gritó por encima del ruido de los motores de la TARDIS. Ella
se había agarrado a la consola, preparándose para el impacto.
Cuando llegó, la había dejado fría.
Ahora, las piernas de Susan le dolían y se sentían huecas. Necesitaba
desesperadamente un poco de azúcar, algo para darle impulso. Mirando a su alrededor,
vio que estaban en un espacio en blanco. Su piso era metálico al tacto; no había señales
de ningún muro. La habitación parecía que era infinita.
–Abuelo... –dijo ella, preocupada.
–¡Oh, calla, querida hija! –dijo, rodeándole con el brazo– Ahora veamos –miró a
su alrededor–. Si entramos, debe haber una salida...
–Pero, ¿cómo llegamos aquí? Lo último que recuerdo es estar en la TARDIS. Esa
nave... nos dirigíamos directamente hacia ella.
–Sí, así es. Debe de haberse estrellado contra nosotros. Entonces, me pregunto
dónde...
Una puerta apareció de pronto en medio del aire, una abertura en el vacío blanco
a través del cual Susan podía ver movimiento. Sin embargo, dado el brillo a su alrededor,
era difícil concentrarse en qué era exactamente lo que se estaba moviendo. El Doctor se
mostró escéptico y se puso delante de Susan para que ella estuviera detrás de él.

69
Rápidamente miró a su alrededor. No, la puerta era todavía lo único a la vista. Ella la miró
otra vez.
Más movimiento, más cerca esta vez. Alguien, algo, estaba acercándose.
Mientras Susan se concentraba en ella, vio que era una criatura grande, de unos tres
metros de altura, con una concha montada en su cuerpo parecido a una babosa.
–Hombre bípedo. Mujer bípeda –dijo el enorme caracol con voz ronca–. Vuestros
agradecimientos no son necesarios.
***

El abuelo de Linda se acomodó en el suelo del laboratorio y se sentó apoyándose


contra la pared.
–Vamos –dijo, haciendo señas para que Linda se sentara a su lado. Mientras lo
hacía, él la rodeó con un brazo–. Estoy demasiado viejo para esto. Me retiré por una
razón.
–Pero tú no eres tan viejo –dijo Linda.
Su abuelo sonrió.
–Oh, ya he tenido suficiente, Linda –dijo–. A veces siento que he vivido una vida y
media.
Linda se estremeció y el abuelo la abrazó con fuerza. El submarino seguía
estando desigual, el suelo tenía cierto ángulo.
–¿Te he hablado alguna vez del señor Beacham? –dijo él.
Linda podía decir que iba a contarle una historia, un intento de distraerla de lo
que estaba sucediendo. Por una vez, no le importó, y sacudió la cabeza.
–Bueno –continuó el abuelo–, dices que no soy tan viejo. Y de alguna manera
tienes razón. Setenta y tres años no es tan viejo como solía ser, ¿sabes? Cuando yo era
un muchacho, 73 era ser antiguo, casi desconocido. Pero la edad no es sólo un número,
¿verdad? Mira Churchill, ¡él era primer ministro con ochenta años! Pero sé que no soy tan
viejo porque no soy tan viejo como el señor Beacham. Nací en 1906... ya ves, suena raro
ahora cuando lo dices en voz alta. Diecinueve–cero–seis. Es como "oh", ¿verdad? ¡Oh!
¿Eres tan viejo, de verdad?".
Linda rió y también lo hizo el abuelo.
–De todos modos, Eduardo VII era el Rey. Por eso me llamo Edward. ¿Te lo
había contado? Era el qué de la reina... ¿qué sería... bisabuelo? –se detuvo, mirando a
Linda como si estuviera ofendido–. ¡Ahí! ¡Esa mirada!
–Bueno –dijo, intentando no reír–. Cuando dices bisabuelo... –se rió– Lo siento.
No creo haber conocido a nadie que haya conocido a su bisabuelo, así que me parece
extraño.
–Bien, la tuya murió antes de que nacieras. Pensándolo bien, murió antes de que
tu padre naciera.

70
–Lo siento –dijo Linda–. Sigue.
–Oh, sí. Bien. Fui a una escuela bastante elegante, de la clase a la que tu padre
nunca te habría enviado. Cuando tenía unos, ooh, seis años o así, todos fuimos llamados
a una asamblea especial, temprano por la mañana. Todos teníamos que reunirnos en el
salón de la escuela y sentarnos en perfecto silencio mientras el director, el señor Milligan
se llamaba, un hombre muy estricto, daba una charla sobre... cualquier cosa, no puedo
recordarlo ahora. Teníamos oraciones matutinas y cantábamos un himno, el tipo de cosas
que hacíamos en cada asamblea. Entonces el Sr. Milligan dijo que tenía un invitado
especial que presentar.
Esto había ocurrido antes. Habíamos tenido charlas con el vicario local, nuestro
congresista y un general del ejército. Llegaron a la escuela, pronunciaron un discurso que
nadie escuchó y se fueron a casa. De todos modos, esta vez, el Sr. Milligan presentó a un
hombre llamado Sr. Beacham. Estaba sentado muy cerca del frente del vestíbulo, debió
de ser cuando estaba en la escuela inferior, y lo miré bien. No era muy alto, recuerdo, y se
inclinaba adelante un poco. Utilizaba un bastón, pero era bastante enérgico, ¿sabes?
Su voz no era tan fuerte, pero yo podía oírlo bien. Agradeció al señor Milligan y
luego dijo que iba a hablar de su vida. ¿Su vida? ¿Por qué queremos oír hablar de la vida
de un viejales? Fue cuando dijo que era su cumpleaños, y que tenía cien años...
Eso me llamó la atención. Había nacido durante las Guerras Napoleónicas.
¿Puedes creerlo? Fue la conferencia más fascinante que tuvimos en esa escuela. No
había sido nadie especialmente especial. Sólo alguien que vivía localmente y había
trabajado en la ciudad cercana toda su vida; se había casado, tenía hijos y nietos... y
bisnietos. Pero fueron las fechas las que me fascinaron. Había nacido, creo, en 1812 y su
boda había sido en los 1830 o algo así.
Recuerdo que después me puse a calcular cuando tendría cien años. En el año
2006. Todavía parece un largo camino, ¿no es así?, incluso hoy.
–Yo los cumpliré en 2068 –dijo Linda sonriendo.
–¡Espero que llegues allí! Pero dudo que yo esté ahí para entonces. Tu padre
podría ser, sin embargo... sólo tendría 118 años... –el abuelo Edward nunca perdía una
oportunidad de traer a colación el hecho de que su hijo había llegado a ser padre a los 18
años. Todavía causaba discusiones entre ellos.
Linda se dio cuenta de que no había estado pensando en el submarino. La
historia del abuelo había funcionado. El submarino se había nivelado ya, pero seguía
moviéndose, a una velocidad bastante grande, al parecer. Se acurrucó más cerca de su
abuelo y él la apretó con tranquilidad.
–¿Coronel Grainger? ¿Puede usted hablar con el comandante? –Brandis había
aparecido en la puerta del laboratorio, y el abuelo de Linda se levantó y fue a reunirse con
él en el puente. ¿Por qué había llamado al abuelo Coronel? Debió haber estado en la
marina, o tal vez en el ejército, durante la guerra. Mantienes tu rango después de retirarte,
¿no?
El zumbido constante empezaba a molestarla, y la forma en que la pared vibraba
también. ¿Qué tan profundo habían ido? ¿Pocos metros? ¿Una milla? Linda no tenía
manera de saberlo. ¿Cuánto duraría esta "misión"? ¿Cuánto oxígeno tenía el submarino?
¿Cuándo volvería a casa? ¿Volvería a casa?

71
–¿Amorcito?
Linda se sobresaltó al oír la voz del abuelo. Él sonreía suavemente hacia ella,
pero sus ojos estaban preocupados. Linda conocía esa mirada: pasaba algo. Ella se
levantó y se acercó a él, agarrando su mano extendida un poco rápido. Cálmate, pensó.
–Linda, no estoy seguro de lo que puedo decir –susurraba todo lo que podía,
dado el traqueteo de los motores–. No me lo dicen todo, pero parece que estaremos aquí
un rato.
Se fuerte, pensó Linda. Se asertiva.
–¿Qué pasa?–preguntó ella– ¿Qué está pasando?
–Vamos a salir al Canal de la Mancha –dijo el abuelo–. Sus sistemas de radar
han encontrado algo... inusual, y necesitan investigarlo.
–¿Por qué nosotros? ¿Por qué este submarino?
–Éramos los más cercanos. Podemos llegar dentro de una hora e informar sobre
lo que está pasando.
–¿Qué está pasando?
Edward sonrió ante la súbita asertividad de Linda, sin duda.
–Bueno, como dije, el Comandante Oliver no se ha explicado completamente,
pero parece que algo, como una urna, se estrelló. Algo un poco más grande.

Susan y el doctor habían sido conducidos a través de la puerta, fuera del vacío
blanco.
–Una zona de espera, nada más –le había explicado el caracol gigante mientras
se deslizaba graciosamente frente a ellos. Se trasladaron a lo que era claramente un
pasillo de la nave espacial, portillas y paneles de control que cubrían la pared. De hecho,
se reveló el hecho cuando el caracol les dijo que esa era la nave con la que había
colisionado la TARDIS, entrando en la órbita de la Tierra con ellos.
–Nos hemos sumergido en uno de los cursos de agua del planeta –decía el
caracol mientras los conducía por el corredor sombrío y mugriento. Su voz gorgoteaba
con cada palabra–. Lamentamos que su transporte estuviera en nuestro camino orbital. Le
empujamos a la gravedad del planeta, y seguramente se habrían desintegrado en el
impacto. Por lo tanto, les teletransportamos a bordo para su propia seguridad.
–Eso es muy amable –dijo el Doctor.
–No hace falta gratitud, hombre bípedo.
–¿Bípedo? ¡Qué tontería! Mi nombre es el Doctor, y ella –señaló a Susan para
que se uniera a él a su lado– es mi nieta, Susan.
–Una relación familiar. Eso es bueno de ver.
–Y, a pesar de su humildad –continuó el Doctor–, las gracias son muy necesarias.
Usted nos salvó de un accidente de aterrizaje potencialmente desagradable. Sin embargo,
¿puedo preguntar dónde está mi... transporte?

72
–Eso también se teletransportó a bordo, Doctor bípedo. Está a salvo. Mia –el
caracol se movió graciosamente hacia un mamparo que se había colocado en la pared, y
cuando se acercó, el mamparo se deslizó con un silbido electrónico. Detrás de esto había
otro vacío blanco, igual de interminable. Sin embargo, a pocos metros dentro del espacio
estaba la TARDIS. El Doctor se rió.
–Oh, es bueno saber que mi nave está a salvo. Es muy... –se detuvo
repentinamente y entró en el vacío. El caracol lo siguió, luego Susan.
–¿Está todo bien, abuelo? –preguntó ella.
–¿Qué es esto? –el Doctor estaba de pie junto a la puerta de la TARDIS. Sólo
entonces Susan vio que la puerta estaba abierta; un cable grueso estaba pasado por la
puerta y de alguna manera, incongruentemente, estaba enchufado en el piso blanco y
metálico. El Doctor entró en la nave, luego volvió rápidamente. Susan podía decir que
estaba tratando de mantener la calma.
–¿Hmm? ¿Qué ha hecho?
El caracol sonrió o, al menos, Susan supuso que era una sonrisa.
–Fue por nuestra acción que su nave fue dañada –dijo.
–¿Dañada? Eh, ¿qué? ¿Cómo se dañó?
–Su fuente de alimentación estaba agotada.
–Sí... bueno... –dijo el Doctor, con un tono más conciliador. Susan sabía por qué:
la pérdida de energía había comenzado a suceder antes de que la TARDIS hubiera sido
alcanzada.
–La estamos recargando –dijo el caracol–. No debería llevar mucho tiempo –el
caracol se alzaba ante los dos, pero parecía lo suficientemente agradable para Susan, un
poco remilgado tal vez, pero de buen corazón–. ¿Conoce este planeta?
Los ojos del Doctor se estrecharon, una señal, Susan lo sabía, de que no estaba
seguro de qué decir.
–Sólo vagamente –dijo–. Somos viajeros; no somos de este sector del espacio.
–Tendremos mucho gusto en ayudarles a volver a la órbita una vez que hayamos
concluido nuestro negocio –dijo el caracol.
–¿Nosotros? –preguntó Susan. ¿Hay más cómo tú?
–Sí. Somos slarvianos.
–¿Slarvianos? –dijo el doctor– No, me temo que no he tenido el placer. Es muy
agradable conocerle.
El caracol gigante inclinó ligeramente la cabeza cuando dejaron el vacío blanco,
una señal de respeto, Susan se dio cuenta de eso. En el pasillo, otra puerta electrónica se
abrió rápidamente, y el slarviano se trasladó a través de un puente de control. Varios otros
caracoles manejaban los controles orgánicos de la nave.
–Susan –susurró el Doctor–, ven aquí, pequeña –la acercó y habló rápidamente–.
No les des ninguna información; no deberían estar aquí.

73
Linda se paró en la puerta del laboratorio, mirando al puente. Su abuelo y el
Comandante Oliver estaban inmersos en una conversación; otros miembros de la
tripulación se ocupaban en diversas tareas. Nadie había notado que estaba allí.
–Coordenadas de acercamiento, comandante –dijo Brandis.
–Gracias, tenient –Oliver se volvió hacia el abuelo de Linda.
–Tienes un buen segundo al mando, Guy –dijo el abuelo Edward.
–Sí –dijo Oliver–. Ha sido mi oficial ejecutivo durante dos años. Prácticamente
dirige las misiones –se levantó la manga y se rascó metódicamente el antebrazo–. ¿Qué
podría ser, te parece? –dijo señalando un radar.
–Estás preocupado, Guy –dijo el abuelo–. Puedo verlo.
–Mira la pantalla, Eddie. Es enorme. No es una nave o un submarino, ni uno de
los nuestros, en todo caso.
–¿Soviética?
–No lo creo. No se parece a nada que haya visto antes.
Sólo eran seis a bordo del submarino, Linda se dio cuenta: su abuelo, ella misma,
el comandante Oliver, el teniente Brandis y dos tripulantes. El puente estaba lleno de
actividad, todo el mundo haciendo algo para ayudar. Un hombre uniformado estaba
estudiando un mapa dispuesto en la pequeña mesa en el centro del puente. Brandis
estaba constantemente transmitiendo información de un walkie–talkie por cable al otro
tripulante, que repetía las instrucciones mientras lo hacía.
Linda se sentía como una rueda de repuesto, pero se sentía más segura al echar
un ojo a lo que estaba pasando en lugar de estar sola en el laboratorio. Ella tampoco
podía ayudar salvo observando al abuelo, él era como un hombre diferente. Nunca lo
había visto en una crisis; nunca había visto lo tranquilo y autoritario que podía ser. Oliver
quería consejo, cualquiera podía ver eso, y estaba claro que confiaba en el abuelo de
Linda. Eran viejos amigos, pero ¿cómo? ¿Qué clase de vida tuvo el abuelo que le dio
amigos en la inteligencia naval?
Esa duda otra vez. Ese sentido de lo desconocido. Linda amaba a su abuelo,
realmente lo hacía. Pero estaba empezando a caer en que ella realmente no lo conocía
tan bien. Ella tenía sólo 11 años. Él tenía, ¿cuántos?, 62 años cuando Linda nació.
Sesenta y dos. Había vivido casi toda una vida antes de que ella llegara. Por lo que a ella
se refería, él era el abuelo Edward, un pensionista que venía en Navidad e iban a visitarlo
a Londres.
Probablemente iría de visita con más frecuencia ahora, pensó de repente Linda.
Ahora que la abuela Eleanor había muerto.
Le molestaba a Linda que se tratara de un abuelo Edward que no había visto
antes. Tan pronto como quedó claro que pasaba algo, sabía qué hacer, cómo manejar a
Linda, cómo ofrecer apoyo al Comandante Oliver.
–Comandante –dijo Brandis–. Estamos aquí.

74
–Muy bien –dijo Oliver–. Mantenga la posición –se volvió hacia el abuelo
Edward–. El objetivo está en el fondo marino. No se mueve. Por lo que podemos decir
que es... grande. Alrededor de setenta metros de largo.
–No me gusta, Guy –dijo el abuelo Edward–. Es sospechoso. ¿Cómo se detectó?
El comandante Oliver miró a su alrededor, comprobando que los tripulantes
estaban ocupados. No vio a Linda.
–Se estrelló.
–¿Se estrelló?
–Cayó del cielo y se estrelló contra el mar.
–Buen Dios, Guy. Si es un avión, necesitamos enviar a los equipos de rescate. Si
alguien ha sobrevivido, no pueden tener mucho aire, si es que tienen.
–Lo sé, Edward –dijo Oliver. Luego se miró a sí mismo–. Lo siento.
–No te preocupes. Todos estamos un poco tensos.
–El Almirantazgo nos ha ordenado que observáramos de cerca e informásemos,
específicamente nada más y nada menos.
–Bueno, eso es lo que puede ser... –el abuelo de Linda se detuvo brevemente
mientras la veía en la puerta. Él le guiñó un ojo antes de continuar– Pero tal vez
deberíamos examinarlo lo más pronto posible. Podremos entonces pensar qué hacer
después.
***

–Bah, abuelo, dijiste que no los conocías.


–Por supuesto que lo dije –dijo el Doctor con dureza–. ¡Pero sí sé! Los Slarvianos
no son de confianza. He oído que esclavizan planetas enteros para sus propios fines.
Debemos alejarlos de la Tierra.
Susan miró a las criaturas. Estaban estudiando pantallas y lecturas, permitiendo
a Susan y su abuelo la oportunidad de hablar.
–¿Qué quieres decir? –preguntó ella.
–Debemos descubrir lo que quieren. Estoy seguro de que habríamos oído si la
Tierra hubiese sido esclavizada a finales del siglo XX, ¿no? Hay cinco mil millones de
seres humanos en este planeta. Supongo que lo ven como un blanco potencial –miró al
líder slarviano–. Sí, me imagino que su Emperador está muy contento con este hallazgo.
–¿Su Emperador? Entonces, ¿nuestro amigo no está al cargo?
–No, no, no –dijo el Doctor–. El Emperador probablemente estará en una nave
nodriza de algún tipo. La flota estará en el hiperespacio, a la espera de posibles objetivos
–miró alrededor de la sala de control–. Esto, apostaría, no es más que una nave de
exploración.

75
–Doctor bípedo –dijo el líder slarviano, capitán de esta nave, al parecer–, no
estamos solos.
Susan siguió a su abuelo hasta la cubierta de control principal. El caracol miraba
atentamente una pantalla que mostraba una disposición tridimensional del fondo marino.
Era un piso irregular, pero no demasiado profundo, indicando a Susan que debían estar
bastante cerca de una masa terrestre, y por lo tanto de población local. La nave slarviana
estaba destacada en un verde claro, y cuando el capitán slarviano comenzó a hablar,
Susan notó otra forma verde que se movía hacia ellos desde arriba.
–Sí, ese blanco no identificado debe ser otra nave –explicó, luego se volvió y
habló con otro caracol–. Reporte a la nave nodriza. Debemos informar al Emperador de
que el contacto será inminente.
–¿Nave nodriza? –preguntó el Doctor, de pronto abrumado. Luego sonrió con
celo– ¿Son ustedes muchos, erm, slarvianos, entonces?
–Sí, Doctor bípedo –murmuró el capitán slarviano–. Nuestro Emperador estará
muy contento. En 27 manclags podremos comenzar nuestra colonización.
–¿Colonización? –el Doctor rió con altivez. Susan siempre sabía cuándo estaba
haciendo una pantomima–. ¿Qué? ¿De este mundo? ¿Hay realmente algo de interés
aquí? Parecía un planeta bastante estéril, incluso desde su órbita. Los mares están vacíos
de todo, excepto de los animales más básicos; la tierra parece inhóspita y sobre todo
desierta. Están perdiendo el tiempo, seguramente. Me iría si fuera ustedes.
–Hemos investigado completamente este mundo. Una serendipia llamó nuestra
atención aquí y lo hemos seleccionado para una infestación. Esa señal que ve en la
pantalla es nuestro primer punto de contacto.

–Está bien –dijo Oliver–. Mantengan la posición.


No había ningún cambio perceptible en la sensación del submarino. Linda no
podía decir si habían llegado a un punto muerto o estaban a la deriva. Los motores
seguían palpitando a un ritmo regular.
–Teniente, reconocimiento completo del objetivo.
Brandis asintió e inmediatamente se puso a trabajar. Se puso con los teclados y
gritó órdenes cortas y claras a los dos tripulantes. A medida que los monitores y las
impresoras de cinta comenzaron a sacar información, examinó cada lectura. Al cabo de
un minuto o dos, sin notas, le dijo al abuelo de Oliver y Linda:
–Es hueco, señor. Nuestro sonar indica un bolsillo sustancial de aire. Huellas de
calor han sido detectadas en áreas del objetivo que podrían ser los motores, pero se
están enfriando mientras hablamos. El casco es sobre todo liso, ciertamente artificial
excepto cuatro escotillas regularmente espaciadas hacia popa, dos a babor, dos a
estribor. La mejor suposición es que son las cámaras de aire o escotillas de escape.
–Gracias, teniente –dijo Oliver. Se volvió hacia el abuelo Edward–.
Probablemente hay supervivientes allí. O tal vez... algo más.
–¿A qué te refieres, Guy?

76
El comandante hizo una pausa y luego dijo:
–Esta cosa cayó a la Tierra desde el espacio.
–Entiendo.
–¿No estás sorprendido, verdad?
–He... visto ya bastantes cosas en mi vida y ya no me choca casi nada.
Oliver sonrió. ¿Cómo sería si su abuelo no estuviese para ayudarlo?, pensó
Linda.
–¿Qué dijo el Almirantazgo? –preguntó el abuelo de Linda. ¿Echa un vistazo y
vuelve a puerto? ¿Crees que saben algo que no sabemos?
–Quizás –Oliver se frotó el antebrazo. Linda lo había visto hacerlo un par de
veces durante el día–. Desobedeceríamos órdenes. Aún estoy en servicio, Edward. Tú no.
–Estamos perdiendo un tiempo valioso, Guy. ¿Qué culpa es menos preferible:
desobedecer una orden o permitir que la gente muera? Dile a Brandis que nos lleve más
cerca. Tal vez su esclusa sea compatible con la nuestra... con la tuya, quiero decir.
Oliver le sonrió maliciosamente.
–Es bueno verte de nuevo en acción, Eddie –dijo–. Tienes el talento para esto.
Pero también eres un civil, ¿estás seguro de que no quieres volver a sentarte con tu
nieta?
Edward miró a Linda, que aún no había sido vista por los otros. Ella le sonrió y le
guiñó un ojo.
Los ojos de Edward estaban vivos.
–Unos caballos salvajes no podrían arrastrarme –dijo, volviéndose hacia Guy.
–¡Brandis! –gritó Oliver– Establezca el rumbo para la esclusa de aire más
cercana del objetivo. Vamos a intentar conectar.
Brandis no reaccionó; estaba dando la espalda a su comandante y al abuelo
Edward. Desde el ángulo de Linda, pudo ver que sus ojos estaban cerrados y que él
estaba respirando pesadamente.
–¿Brandis? –dijo Oliver con más fuerza– ¿Qué ocurre, hombre?
–Abuelo –dijo Linda–, creo que algo...
Brandis se dio la vuelta, con los ojos abiertos. Había sacado una pistola de
debajo de su chaqueta y la había apuntado a Oliver.
–Teniente, en el nombre de Dios, ¿qué..?
–¡Tranquilos! –ladró Brandis. Se volvió hacia los dos tripulantes– Establezcan el
curso que el comandante pidió, pero mantengan la posición a diez metros hasta que yo dé
la orden.
–Hijo, escucha –dijo Edward. Brandis se dio la vuelta, orientando la pistola hacia
el abuelo de Linda. Linda gritó, y se volvió hacia ella.

77
–Cálmate –dijo Edward con dulzura–. Cálmate. Te iba a decir que mi nieta está
ahí. No quería que te sorprendieras por ella. Por favor... deja que venga conmigo.
Brandis hizo un gesto con el arma y Linda corrió hacia su abuelo. Ella lo abrazó
con fuerza, tratando de no llorar. Tienes que ser fuerte. Debes ser valiente.
~
La pantalla que dominaba la sala de control chisporroteó con vida. La estática se
aclaró lo suficiente como para que apareciera un slarviano, pero las líneas de
interferencias todavía cruzaban su rostro. Éste era diferente de los caracoles a bordo del
barco. Parecía más grande y posiblemente más viejo.
–Su Magnificencia –dijo el capitán slarviano–. Ahora estamos a menos de 14
manclags lejos del contacto.
–Excelente –dijo el slarviano en la pantalla, el Emperador, suponía Susan–. ¿Se
ha activado nuestro agente?
–Sí, Su Esplendidez, durante el último manclag.
–¿Su agente? –dijo el Doctor. Había dado un paso adelante, junto al capitán
slarviano. El Emperador hizo lo más parecido que Susan supuso que un caracol gigante
podría llegar a una doble mirada.
–¿Quién es este humano? –preguntó.
–Este es Doctor bípedo –dijo el capitán eslavo.
–Sí, Su Superioridad –dijo el Doctor–. Aunque debo contradecirle, Su
Efervescencia. No soy humano, simplemente un compañero visitante de este área de la
galaxia.
–Ofrecimos asistencia al Doctor Bípedo cuando inadvertidamente obstaculizamos
su nave espacial –explicó el capitán–. Su presencia no afectará a nuestra programación.
–Me alegra escucharlo –dijo el Emperador–. El tiempo de contacto se acerca.
–Así que... –dijo el Doctor– ¿Usted dijo que tenían un agente?
El Emperador parecía orgulloso, Susan se dio cuenta.
–Un bípedo humano, que está ahora bajo nuestro control. Tenemos unidades
psiónicas para ayudar a controlar al personal clave de la población local.
–De lo más extraordinario –dijo el Doctor. Se volvió hacia Susan, llevándola a la
conversación–. ¿No crees, querida?
–Sí, muy bien –dijo, jugando con la complicidad del Doctor. El Emperador en la
pantalla la fulminó con la mirada.
–Una mujer. ¿Una hembra humana? –decía. Sus ojos se agrandaron.
–Yo no...
–Esta es Susan Bípedo –dijo el capitán slarviano–. Ella tampoco es humana, me
temo. Es la nieta del Doctor Bípedo.

78
–Sí –murmuró el Doctor, su fachada se deslizó ligeramente–. ¿Que pasa con
ella?
El capitán slarviano se deslizó hacia ellos amenazadoramente.
–Nuestra Reina requiere de las mujeres de nuestros rivales derrotados. Durante
el momento de su secreción, lo festeja.
–Abuelo... –Susan retrocedió lejos del capitán slarviano– ¿Qué quiere decir con
"lo festeja"?
–No estoy seguro, querida –miró al Emperador–. ¿Qué están haciendo
exactamente aquí?
–Hemos perdido una de nuestras naves en este planeta hace algún tiempo. Un
buque de transporte que llevaba... algunos suministros vitales a través del espacio de la
Federación.
–Estamos en misión de recuperación de los suministros –dijo el capitán.
–¿Espacio de la Federación? –preguntó Susan.
–La raza slarviana aún no es miembro de la Federación, a pesar de nuestras
peticiones para unirnos –explicó el capitán–. Nuestra misión no es totalmente oficial.
El Doctor se rió. Su actuación de nuevo.
–Oh, ya veo. Un rápido dentro–y–fuera. Y estos "suministros" son importantes,
¿verdad?
–Son vitales, Doctor bípedo –dijo el Emperador–. Vital para nuestro futuro.

–¡Brandis! –gritó el comandante Oliver– ¿Qué está haciendo?


El joven tripulante tenía todo el puente cubierto por su arma. Sus ojos estaban en
blanco, sin vida. Linda estaba de pie junto a su abuelo, su brazo sosteniéndola y
protegiéndola cerca de él.
–Ya casi es hora, comandante. Casi el momento para el contacto.
–¿Contacto? ¿Qué demonios está usted...?
El abuelo Edward cortó con calma.
–¿Qué está pasando, hijo?
Los ojos de Brandis se estrecharon ligeramente mientras miraba al abuelo de
Linda.
–Usted sabe demasiado –dijo–. Mis amos no estarán contentos.
–¿Quiénes son sus amos? –la voz de Edward no era ruidosa, sino medida y
precisa. Parecía preocupado, no asustado, lo que le dio fuerzas a Linda.
Brandis pareció pensar en ello por un momento, con los ojos fijos en la distancia
media. Él entonces parpadeó y su frialdad reapareció. Se volvió hacia los dos tripulantes.

79
–Vayan al armario de carga en la cubierta inferior. Traigan los ataúdes de
almacenamiento aquí. Si intentan algo, mataré a estas personas.
Los dos hombres se levantaron, inseguros y lentos. Sus ojos se dirigieron de
Brandis al comandante Oliver.
–Hagan lo que dice –dijo Oliver–. No tenemos opción.
Los dos hombres se fueron. Mientras su arma seguía orientada hacia Linda, su
abuelo y Oliver, Brandis siguió a los hombres a la puerta, comprobando que abrían la
escotilla en el piso del laboratorio que conducía a la cubierta inferior.
–Tenemos que seguir adelante por ahora –susurró el abuelo Edward para que
tanto Linda como Oliver pudieran oírlo–. Y dile la verdad si te hace una pregunta. No seas
un héroe, Guy. No hasta que sepamos lo que quiere.
–¡Cállense! –gritó Brandis. Linda vio por primera vez que estaba sudando. Así
estaba ella... el aire era húmedo y opresivo– Que nadie diga nada –Brandis oprimió un par
de botones junto a una pantalla de escáner montada en la pared, y luego sacó una
pequeña caja de su bolsillo superior. Era del tamaño del encendedor de cigarrillos de
papá. Sacó una tira de plástico de un lado y la sujetó al panel junto al escáner, se pegó en
su lugar y comenzó a sonar con regularidad.
–¿Qué está haciendo? –susurró Oliver, apenas moviendo los labios; Linda sólo
podía oírlo.
–No estoy seguro –dijo el abuelo Edward.
El escáner empezó a difuminarse, como un televisor desintonizado. Brandis
toqueteó teclas y golpeó ligeramente la pequeña caja hasta que el escáner comenzó a
despejarse.
Los dos tripulantes regresaron, ambos llevando un par de grandes contenedores.
–Pónganlos ahí abajo –dijo Brandis.
Apilaron los contenedores en el centro del puente.
–Ahora, uníos a los demás.
Brandis dejó caer su arma, no fuera de su vista, sólo a su lado, y se volvió para
mirar la pantalla del escáner. Se acarició el uniforme con la mano libre y se puso de pie.
Mientras Linda miraba, la imagen en el escáner se hizo más clara. Había una
cara detrás de la estática. Era... No parecía un hombre. Cuando la pantalla se enfocó,
parecía la cabeza de un caracol, un caracol gigante cuyos ojos miraban directamente
desde la pantalla hacia ella. Detrás del caracol se veía lo que parecían otros caracoles
esbeltos alrededor de una sala de metal. También había un anciano y una jovencita un
poco mayor que Linda.
Entonces el caracol habló.
–Brandis Bípedo –dijo–. Se establece el contacto. El Emperador está observando
nuestra operación y está muy complacido.
–Bien –dijo Brandis–. Estoy en posesión de la carga y estoy en posición de
espera, esperando instrucciones.

80
El anciano del escáner avanzó, mirando directamente a la lente.
–Sí, sí. Vuestro agente ha hecho un regio trabajo, ¿no? Entonces, ese era el
plan, ¿eh? Usan la unidad psiónica para controlar a un ser humano, se apoderan de los
suministros que han perdido y los llevan a este punto de encuentro. ¡Qué ingenioso!
–Ahora estamos listos para hacer contacto –dijo el caracol–. Brandis Bípedo, tu
nave ahora se acoplará con nuestra nave.
Brandis levantó su arma al aire y la apuntó a la tripulación.
–Acoplar con el objetivo la compuerta de popa. ¡Ya! – los dos hombres, después
de un asentimiento de Oliver, tomaron asiento y empezaron a maniobrar el submarino.
La habitación se tambaleó de repente, y el nivel de la nave volvió a sumergirse.
Linda estaba mirando el escáner. El anciano se había acercado a la joven.
Estaba mirando directamente a Linda, no a la habitación, no a Brandis, sino a Linda. Ella
lo sabía. Se miraron a los ojos. La chica dijo algo. Estaba demasiado lejos de la cámara
para que Linda oyera lo que ella decía, pero parecía "mujer".
De repente, una voz diferente resonó en los altavoces junto a la pantalla del
escáner, una voz profunda, áspera y dentada.
–Sí –dijo–. ¡Hembra!
En la pantalla, las cabezas de todos se volvieron bruscamente a la derecha.
–¡Mi Reina! –dijo el caracol– Es la hora.

Era enorme, incluso más grande que los otros slarvianos, incluso más grande que el
Emperador. La Reina se deslizó con gracia hacia la sala de control, con un par de
slarvianos comunes justo detrás.
–Si hay una hembra humana con Brandis Bípedo, debo deleitarme con ella.
Cuando secrete, debo reponer mi energía alimentándome de una hembra del rival
derrotado. ¡Ella será la primera de muchas!
–¡Ja, ja! ¡Secretar! –dijo el Doctor– ¡Eso es! Sus "suministros" son huevos.
–¿Huevos? –dijo Susan.
–Sí, Susan Bípedo –dijo el capitán–. Pero desafortunadamente una nave de
transporte que transportaba una generación de huevos se perdió hace dos ciclos solares.
Rápidamente lo rastreamos hasta este planeta. Los huevos ya se habían gestado
demasiado como para sobrevivir el viaje de regreso a Slarvos o su objetivo original.
Necesitábamos traer a la Reina aquí, a los huevos. Lamentablemente, eso ha tomado
tiempo.
–No lo entiendo, abuelo.
–Los slarvianos infestan mundos eclosionando sus huevos en el planeta –dijo el
Doctor–. La Reina debe secretarlos... su "pringue", una mezcla gelatinosa llena de
proteínas, sobre los huevos para completar el proceso.

81
El capitán slarviano se acercó y hundió la cabeza para que estuviera a la altura
del Doctor.
–Eso es interesante –dijo–. Usted nos dijo que no había oído hablar de nuestra
raza antes.
–Sí –dijo el Doctor. Su actuación había desaparecido, su bravata reemplazada
por resistencia–. Y ahora puedo ver que tenía razón de ser discreto contigo. Este mundo
no es para vosotros: os detendré.
–Nuestra operación fue planeada hace muchos manclags –dijo el capitán–. No
permitiremos que te interpongas en nuestro camino ahora.
–¿Pero nos preguntó si sabíamos algo sobre este planeta? –dijo Susan.
–Dijeron que no eran de esta parte de la galaxia.
–Esos hechos son correctos. Simplemente necesitaba saber qué sabías. Y ahora
puedo ver que tenía razón en ser discreto con vosotros.
–Entonces –dijo el Doctor–. Vuestros huevos están en esa nave de la pantalla,
recuperados por uno de vuestros agentes de un accidente de aterrizaje, la Reina está
aquí. Tienes que presentarlos, ¿no?
La Reina estaba ahora cerca de ellos, elevándose sobre Doctor y Susan.
–Y con una hembra humana a bordo –dijo, mirando la pantalla–, el proceso de
colonización comenzará.
Susan miró la pantalla: la joven la miraba fijamente, directamente debajo de la
lente.

El submarino se sacudió violentamente y un ruido enorme reverberó alrededor del


puente. Linda se aferró a su abuelo temiendo por su vida. Se habían detenido.
–Estamos, erm, acoplados, señor –dijo uno de los marineros. Brandis sonrió.
–Bien –se volvió hacia el monitor–. Contacto.
En la pantalla, el caracol entró en foco.
–Excelente. Muevan las cajas a la esclusa de su buque y prepárese para abrir la
escotilla.
Brandis se volvió hacia los tripulantes.
–Lleven las cajas a la esclusa. Con rapidez –agitó la pistola en dirección a ellos y
luego los siguió, manteniendo siempre un ojo sobre su hombro, mirando hacia Oliver y el
abuelo de Linda.
–Solo quédate quieta –dijo–. Todo terminará pronto.
Linda podía ver a través de ambas puertas, a través del laboratorio y hacia la
cámara de aire. Brandis empezaba a girar la gran rueda de la puerta exterior.

82
–Señor –dijo nerviosamente uno de los tripulantes–. Nosotros... necesitamos
presurizar primero –Brandis hizo una pausa y por un momento pareció confundido.
–Sí –dijo por fin–. Sí, lo necesitamos. Que se haga.

–¿Qué está pasando? –la Reina slarviana empezaba a ponerse nerviosa, se dio
cuenta Susan. Necesitaba los huevos, y pronto.
–Brandis Bípedo estará aquí con la carga en los próximos tres manclags –dijo el
capitán–. Entonces podra empezar.
El Doctor susurró en voz baja a Susan.
–Tenemos que evitar que la Reina llegue a esos huevos –llevó su puño hasta su
barbilla, profundamente pensativo.
–¿Pero cómo? –susurró Susan– Hay demasiados de ellos. Son demasiado
poderosos.
–Energía –exclamó el Doctor tratando de bajar la voz–. ¡Eso es!
Han enganchado la TARDIS a sus suministros de energía. Si podemos llegar a la
nave, y si ya está encendida, puedo desmaterializarla. Los bancos de energía de las
naves están conectadas. ¡Nos llevaremos esta nave y a todos los slarvianos con nosotros!
¡Lejos de la Tierra!
–Pero eso todavía dejará los huevos ahí, en ese submarino –dijo Susan.
El Doctor le acarició la mano, emocionado ahora por su plan.
–Escuchaste lo que decían: los huevos están aquí desde hace dos años. Su
período de gestación casi ha terminado. Dentro de unos días, serán inútiles. Ahora,
Susan. Debemos hacerlo ahora.
Susan miró a su alrededor, tal vez podrían escabullirse. La Reina, el capitán y
todos los demás slarvianos estaban ocupados con los controles o vigilando la situación.
–Hagámoslo –dijo ella–. Rápido.
–Bien, hija. Cuando diga que corras…
–Presurización casi completa –dijo el agente de los slarvianos en la pantalla
principal–. Abriremos la compuerta en unos segundos. Prepárense para que la carga suba
a bordo.
– Abuelo –dijo Susan–. ¿Qué estamos esperando?
–¿No lo entiendes? Si abren esa esclusa de aire y nos desmaterializamos,
llevándonos la nave de slarvianos con nosotros, condenamos a la tripulación de esa nave:
se inundará.

Linda observó a Brandis mientras se alejaba de la pantalla del escáner y volvía a


mirar el dial en la puerta del mamparo. Estaba presurizando la cámara de aire,

83
asegurándose de que el submarino, la esclusa de aire y todo lo que hubieran conectado
estaba a la misma presión de aire.
Ella recordaba que le habían enseñado esto en la escuela; que su sangre tendría
burbujas dentro, o algo así, si la presión no era correcta. Linda pensó que podía sentir sus
oídos comenzando a estallar, ¿o sólo se lo estaba imaginando?
–Eddie –dijo el comandante Oliver en voz baja–, si podemos sorprenderlo,
cogerlo con la guardia baja…
–Piénsalo bien, Guy. Somos dos viejos. Él tiene un arma.
Un ruido repentino atrajo la atención de Linda.
–¿Hola? –una voz tranquila, una voz de chica. El abuelo Edward todavía tenía los
brazos cruzados sobre los hombros de Linda, abrazándola holgadamente contra su
cuerpo. Él y el Comandante Oliver seguían hablando y manteniendo los ojos fijos en
Brandis: no lo habían oído.
–¿Hola? –estaba viniendo de la pantalla del escáner. El caracol o lo que fuera
había desaparecido, y Linda pudo ver a la joven, cerca de la cámara. Linda se acercó a la
pantalla.
–Sí –susurró ella–. Estoy aquí.
–Rápido –dijo la muchacha–. Debéis detener a ese hombre que abre la
compuerta. Dentro de un par de minutos, no estaremos aquí y empezaréis a inundaros.
–Pero, ¿cómo? –exclamó Linda.
–No lo sé, pero debes hacerlo. Es nuestra única... –la chica de repente se detuvo
y salió corriendo fuera de cámara, habia un caracol arrastrándose rápidamente tras ella.

–¡Corre, Susan! –el Doctor ya estaba en la puerta, agitando la mano


frenéticamente. Susan podía sentir a los slarvianos bajando tras ella, acercándose. El
ruido de arrastrarse con velocidad era repulsivo.
Llegó hasta su abuelo y ambos corrieron por el pasillo.
–¡Por aquí! –Susan encontró la puerta que conducía a la TARDIS, que se deslizó
al acercarse. Todavía podía oír al capitán slarviano detrás de ellos, gruñendo órdenes y
gorgoteando de ira.
La TARDIS estaba tal como la habían visto por última vez. Entraron a través de
las puertas abiertas y llegaron hasta la consola central. Allí estaba el cable, que salía de
un zócalo debajo del rotor de tiempo y que cubría el suelo y salía de la puerta. El doctor
rápidamente lo comprobó, luego encendió tres interruptores en rápida sucesión.
–¡Abuelo! –Susan saltó al ver al capitán slarviano en la puerta de la TARDIS–
¡Rápido!
–No podemos, Susan. Tardará un momento en convertir la energía.

84
–¿Señor Brandis? –dijo Linda, temblando la voz. Miró a su alrededor desde la
puerta del mamparo, con el arma levantada.
–¿Qué deseas?
Linda podía sentir los ojos de abuelo taladrando su espalda.
–Linda, amor. Ven aquí –dijo. Ella lo ignoró.
–Señor Brandis... sólo quería... um, darle las gracias por la visita guiada.
–¿Qué? –su rostro estaba enrojecido de ira– ¿Adónde vas con eso?
–Cuando yo... cuando llegué aquí por primera vez esta mañana –Linda dio un
paso a su lado, para poder ver más allá de Brandis y mantener sus ojos en el
manómetro–, usted nos mostró a mí y a mi abuelo todo esto. Gracias.
–¿Gracias? –dijo Brandis, dando un paso adelante. No se dio cuenta de que el
indicador alcanzó su extremo superior y una pequeña luz verde se encendió– La niña está
impresionada, ¿verdad?
Linda estaba temblando.
–Qué lindo. Estoy encantado. Después de todo, mi día no fue un desperdicio.
Linda sintió a su abuelo en la espalda, con las manos protectoramente sobre los
hombros.
–Bueno, Brandis –dijo–. Ya es suficiente.
Brandis sonrió, luego notó la luz verde en el mamparo detrás de él.
–No mucho tiempo –dijo. Luego, a los tripulantes–. Abran esa puerta.
Los dos tripulantes cogieron con cuidado la rueda y trataron de girarla sin
desbloquear. Apenas comenzaron, Linda notó que la luz verde se había vuelto roja.

–¡Eso es! –exclamó el Doctor– Lo hemos logrado.


Susan oyó el sonido familiar de los motores de la nave y supo que se habían
desmaterializado. A través de la puerta de la TARDIS pudo ver al capitán slarviano mirar a
su alrededor confundido.
–¿Y ahora, abuelo? –dijo Susan– No podemos estar enganchados a una nave
espacial slarviana para siempre.
El Doctor parecía genuinamente complacido consigo mismo.
–No, querida mía –se rió entre dientes–. Una vez que hayamos aterrizado,
podemos desenchufar su cable de alimentación y despegar de nuevo.
–Pero ¿qué pasa con los slarvianos? ¿Dónde los llevamos?
El Doctor la abrazó y besó a Susan en la frente.
–¿Sabes, hija?, ¡no tengo ni idea!

85
–No se moverá, señor –dijo uno de los tripulantes. Miró nerviosamente a
Brandis–. Hemos perdido el precinto de oxígeno. La... la otra nave debe haberse
desconectado.
Linda se preparó, esperando que Brandis se volviera loco. Pero se quedó allí,
mirando el mamparo, de espaldas a Linda y a su abuelo. Después de un rato, se volvió
lentamente hacia ellos. Estaba llorando.
–¿Comandante? –dijo– No sé lo que está pasando. ¿Qué ha sucedido? –parecía
perdido, completamente perdido.
–Está bien, teniente –dijo, tomando tranquilamente el arma de Brandis–. Ha
estado usted un poco perdido, eso es todo.
Linda miró la pantalla del escáner: había estática. El abuelo Edward se había ido
hacia los dos tripulantes, que ahora estaban de nuevo en sus posiciones en el puente.
–Guy –dijo–, será mejor que veas esto.
Linda miró por encima del hombro del tripulante más cercano en el radar.
–Dios mío, Edward. Se ha ido.
El otro submarino o lo que fuera... había desaparecido.
–¿Eddie...? –Oliver miró al abuelo de Linda, que evidentemente no tenía ni idea
de lo que había sucedido.
–Bueno, Guy –dijo el abuelo–. Ha sido un ejercicio de entrenamiento muy
interesante... ¿verdad?
–Sí, sí –dijo el comandante Oliver, un poco inseguro. Después de un momento,
se levantó erguido–. Ponga rumbo a Portsmouth.
–Sí, comandante –dijo uno de los tripulantes.
Linda puso su mano en el brazo de Brandis.
–¿Está bien? –preguntó nerviosa.
El joven suspiró.
–Creo que sí. En realidad no recuerdo nada.
–Eso puede suceder –dijo el abuelo Edward–. He estado en barcos como este
antes. Condiciones restringidas, situaciones presurizadas. Puede afectar la mente,
hacerte... imaginar cosas.

Cuando la luz se puso verde y el Comandante Oliver abrió la escotilla, Linda se


adelantó hacia el rayo de sol. Tomó un soplo de aire fresco y cerró los ojos.
Pacientemente, esperó su turno para subir la escalera y salir del submarino.
Los tripulantes –aún no sabía sus nombres, se dio cuenta– ayudaron al abuelo
Edward a subir los escalones metálicos, luego indicaron que era el turno de Linda. Eran

86
cerca de las ocho de la tarde, pero seguía siendo brillante y cálido. Un tipo diferente de
calidez, sin embargo: tranquilizadora en lugar de opresiva. La brisa era magnífica.
En el interior de los edificios navales, Linda tuvo que esperar en un largo pasillo
mientras el abuelo Edward tenía una reunión: "estaba siendo interrogado", había
comentado él. En las paredes había retratos de oficiales de la marina, todos en uniformes
con medallas y adornos atados, y algunas fotografías en blanco y negro en marcos
simples. Linda observó al comandante Oliver en uno de ellos, él estaba posando con
algunos otros oficiales en la cubierta en un barco grande. "HMS Independent, Hong Kong,
1976" leyó del subtítulo dorado.
No había ninguna señal del abuelo Edward en las fotos. Linda no esperaba
encontrarlo, pero valía la pena mirar.
***
–¿Mamá? –preguntó Linda mientras comía su cena aquella noche.
–¿Sí, amor? –la mamá de Linda levantó la vista del Radio Times.
–¿Conoces esos viejos álbumes de fotos de papá? ¿Los que tienen todas las
viejas fotos del abuelo Edward?
–Sí.
–¿Dónde están?
–Oh, bajo las escaleras, me imagino –dijo ella, pasando una página–. No los
hemos buscado durante años.
Linda pronto los encontró, cuatro álbumes encuadernados en cuero llenos de
fotografías en su mayoría en blanco y negro. Su abuelo de muchacho joven en un
uniforme de escuela elegante, en su boda con la abuela Eleanor, sonriendo a la cámara
en una fiesta con un muchacho joven en sus brazos, el papá de Linda, comprendió.
Linda pasó toda la noche viendo los álbumes.

87
El Mensaje del Misterio
Siglos antes de que los Dalek pensasen en la conquista universal, su ciudad capital
en Skaro era un almacén de maravillosas invenciones, y mil y una brillantes y nuevas
ayudas al progreso se llevaban a cabo.
Por supuesto, los Dalek sabían que había vida en otros planetas. Podían verlos
con sus escáneres, pero nunca se habían comunicado de ninguna manera con esos
mundos. Pero, un día, cuando estaban vigilando, vieron en sus brillantes paneles de
control un pequeño objeto de metal precipitándose desde el cielo, cerca de la ciudad.
Dentro había un mensaje que no podían descifrar.
¿Era un grito de ayuda? ¿O una declaración de guerra? Con todos sus
complicados sistemas de ordenadores, no podían entender el misterioso mensaje.
Un Dalek instó que eran necesarios inmediatos preparativos de guerra... Otros dos
estuvieron de acuerdo, y tal y como es la ley de los Dalek, esos preparativos fueron
llevados a efecto inmediatamente. La pacífica ciudad se convirtió en una ciudad
preparada para la guerra.
En una jungla petrificada justo a las afueras de la ciudad, una visitante aterrizó
durante las horas de descubrimiento del mensaje del misterio. Es Susan, la nieta del Dr.
Who. Había cogido prestada la máquina espacio–temporal de su abuelo, la “Tardis”, con
la intención de visitar Venus... pero aterrizó en Skaro por equivocación. Una perpleja y
asustada Susan decidió explorar la jungla.
Tras lo que parecieron horas de lucha entre la maleza, llegó a un claro y vio, en la
distancia, lo que parecía ser una ciudad. A través de sus prismáticos, estudió la extraña
Ciudad Dalek.
Los Dalek, en su escáner de vigilancia de su cuartel general, estaban enterados de
su llegada. Lanzaron advertencias desde su sala de control principal a las pantallas de
escáneres por toda la ciudad. Pensaban que la humana de la jungla y el mensaje en
código estaban conectados. Antes de que Susan de diese cuenta fue rodeada por los
Dalek. Ellos la llevaron a la ciudad.
A pesar de que la vigilaban estrechamente, ella se las ingenió para eludirlos en
determinado punto. Los Dalek la buscaron por el desconcertante laberinto de corredores
en su cuartel general, y finalmente la atraparon de nuevo cuando se quedó atrapada en
una puerta deslizante.
La huida era imposible...
Para asegurarse que no se volvía a escapar, la esposaron de manos y pies a un
muro. Decidieron no darle nada de comida hasta que accediese a decodificar el
misterioso mensaje para ellos. Como es lógico, porque ella estaba hambrienta, dijo que
estaba impaciente por intentarlo, así que los Dalek la llevaron a la sala de control
principal.
Susan comenzó a pasear por allí al principio, admirando los intrigantes dispositivos
usados por los Dalek. A sus captores les gustaba, porque no les tenía miedo. La
admiraban por la manera en que se mantuvo firme y pidió su comida antes de descifrar el
mensaje. Los Dalek tuvieron que aceptar su derrota en esa cuestión, y dieron a Susan un

88
buen festín, y luego, manteniendo ella su promesa, intentó resolver el revoltijo de letras
que ellos habían encontrado en el objeto metálico que había caído de los cielos. Los
Dalek estaban fascinados con ella, y hablaban constantemente de ella.
Susan, preparada para dar sentido al extraño código, pidió una mesa, un papel y un
lápiz. Un Dalek se apresuró a cumplir su deseo y regresó rápidamente, trayendo consigo
una mesa que puso en el centro de la sala de control. Susan se sentó, y le dieron el
mensaje del misterio. Ponía: (1) ODZBD (2) YLB (3) DLLA (1) VHKK (3) QL (2) YJJ
Se esforzó todo el día por encontrar la respuesta.
Por toda la ciudad, los Dalek hablaban de la joven y bonita criatura, y se
preguntaban si sería capaz de advertirles de la proximidad de problemas.
Un Dalek no quería que ella decodificara el mensaje. Se había encariñado con la
chiquilla que no mostraba temor, y quería que ella se quedase. Se iba a llevar un chasco.
Susan, usando lo que ella llamó “Dalekode”, de repente hizo un amago de risa.
–¡He resuelto el mensaje! –gritó– Sé lo que dice –añadió, maravillada por su éxito.
Pero su risa tuvo un extraño efecto en los Dalek, nunca habían escuchado tal
sonido antes, y muchos huyeron acobardados. Susan lo observó con estupor. Muchos de
los Dalek de la sala de control principal estaban tan asustados que perdieron por
completo su auto–control, tropezando entre ellos y cayéndose. Susan también se asustó.
No se había dado cuenta de que su risa había causado aquel pánico. Creyó que lo mejor
sería huir de la ciudad.
En el jaleo, cuando las defensas de los Dalek estaban bajas, ella escapó, de vuelta
a la jungla, hacia la máquina espacio–temporal “Tardis”... sólo para encontrar que había
un Dalek esperándola.
–No huyas –suplicó el Dalek–. Quédate con nosotros.
Pero Susan continuó avanzando hacia la nave espacial.
Después de que ella se hubiera ido, los Dalek mantuvieron vigilancia constante
sobre sus escáneres de defensa, convencidos de que los enemigos se acercaban, salvo
un Dalek, que, inspeccionando las notas de Susan y dos discos numerados y rotulados
que ella había dejado allí, también supo el secreto del mensaje de ninguna parte.

(El mensaje secreto es: “Paz y buena voluntad para todos.”)

89
El Veranillo de San Miguel
Verano de 1816

Suresh fue informado sobre el fantasma en su primer día en el restaurante.


Rawson, el gerente blanco borracho, estiró un brazo perezoso hacia una mesa
en la esquina.
–Cuidado con eso –bostezó–. Esa mesa está embrujada, muchacho –se rascó el
sudor de la venda y esperó una respuesta. Suresh simplemente sumergió su cabeza de
un lado a otro, y lució su sonrisa de no compromiso. Rawson lo condujo a otra mesa.
–Ten cuidado con nuestro fantasma, eso es todo –continuó–. Nunca paga la
cuenta.
El hotel estaba en una playa, apenas a una hora de Bombay. Aquel camino fue
definido como "difícil" por las mujeres e "interesante" por los hombres. Pero la bahía era
considerada maravillosa y virgen, y había sido así desde que un irlandés con poco mejor
que hacer con su dinero había construido el hotel. Su estructura blanca y sencilla, con
plomería aún más simple, había sido un retiro de fin de semana de moda para los maridos
cansados y las esposas olvidadas.
El restaurante era tan simple como el hotel; cordero y chuletas de cordero al
curry, servilletas gruesas y cubiertos pesados, mirando a esa playa perfecta y simple.
Suresh estaba orgulloso de trabajar allí, e incluso más orgulloso de sus varios uniformes,
cada uno de ellos elaboradamente almidonado y tendido a secar en la cabra por su
madre. Es cierto que algunos de los hombres eran groseros y se volvieron despectivos a
medida que avanzaban las horas y se emborrachaban. Y, naturalmente, algunas de las
mujeres no se conformarían con él. Pero el arte del buen servicio era ignorar todo esto y
presentar las comidas de la manera más oportuna.
Le preguntó a su madre sobre los fantasmas. Nunca había visto ninguno y era
curioso. Ella sonrió.
–No tienes nada de qué preocuparte por los fantasmas, hijo mío –le dijo,
amasando cuidadosamente los panes del día siguiente–, hasta que hayas vivido lo
suficiente como para temerlos.
A Suresh no le gustó que su madre fingiera sabiduría. Pero agachó la cabeza y
se fue a trabajar.

Mediados de verano de 1816

A veces llovía tanto que no podías distinguir el mar del cielo. La playa se había
convertido en lodo y Suresh lo atravesó con dificultad, manteniendo los ojos fijos en las
lejanas luces del hotel, de alguna manera amistosas y seguras. Mientras observaba, las
luces parpadeaban y luego morían, sumiendo la playa en la oscuridad. Suresh hizo todo

90
lo posible para correr más rápido. Rawson estaba de pie en el oscuro mirador, con un
cigarro.
–Llegas tarde –dijo. Su expresión agria no se elevó mientras examinaba la forma
goteante de su camarero–. Te has perdido al fantasma.
Finales de verano de 1816

Era una larga noche, y Suresh deseaba poder sentarse y descansar un minuto. Sólo
quedaban tres clientes en el restaurante, y habían estado allí durante seis horas,
bebiendo, jugando y jurando. Ellos venían a menudo, los tres, tropezando a través de las
arenas en sus caballos sudorosos, gritando mientras se dirigían directamente al
restaurante, pidiendo bebidas a gritos mientras desmontaban. Los tres hombres, todos
soldados, se llamaban Brown, Davis y Partridge. Gastaban mucho dinero, y Rawson
siempre estaba contento de verlos. Suresh esperaba una gran propina cuando la noche
finalmente terminara. Hasta entonces, se quedó pacientemente a un lado en las sombras
del restaurante oscurecido, esperando el resultado del juego. Brevemente, Suresh se
volvió para comprobar que quedaba suficiente soda en el sifón. Cuando miró hacia atrás,
los tres soldados ya no estaban solos.
Un cuarto se sentó a la mesa, observando silenciosamente mientras repartieron
la siguiente mano. El extraño era viejo, sus ojos oscuros y fríos, su expresión imperiosa.
Suresh se quedó allí. Eso, lo sabía, era el fantasma. Había algo en el hombre: la frialdad,
el silencio, la sensación de que de alguna manera no estaba allí.
Brown levantó la vista de su mano primero, comenzó, luego dio una risa.
–¡Mirad, muchachos! –articuló mal –¿Quieres unirte a nosotros, viejo diablo? –
dijo, astutamente.
Davis y Partridge lo miraron horrorizados.
–Es sólo el viejo Diablo Jack –se rió Brown–. Es por él que siempre escojo esta
mesa. ¡Yo quería que ustedes jugaran a las cartas con él! ¡Ven Tío Lucifer! Te haré entrar
en la partida.
Y con eso, dio cartas al fantasma.
El fantasma todavía no había hablado, ni siquiera reconocía a los hombres. Pero
Suresh podía sentir que la habitación se volvía cada vez más fría y oscura, la luz de la
gasolina se apagaba. El mundo parecía contener el aliento, incluso el sonido de la playa
se calmó, como si las olas estuvieran esperando para ver lo que sucedía a continuación
–¡Chico! –exclamó Brown– ¡Ponle una bebida al viejo diablo! Venga, venga,
¡whisky y azufre!
Suresh, contento por algo de acción, sirvió un vaso y lo apuntó en la cuenta de
Brown. Se acercó a la mesa y dejó la bebida junto a la aparición. Él no pareció darse
cuenta, siguió mirando hacia el mar sin inmutarse. Brown se rió de nuevo por su propio
ingenio, y esta vez Davis y Partridge se unieron un poco. Entonces, lenta y
calmadamente, el fantasma giró la cabeza, como si se diera cuenta de los tres y se
concentrara cuidadosamente en cada uno ellos cada vez. Su mirada infinita se posó en

91
Brown, que sostenía su copa ante el fantasma en fingido saludo. Brown se congeló,
tratando de cruzar la mirada con el fantasma, pero se alejó.
Casualmente, el fantasma extendió una mano, marchita y retorcida como un viejo
árbol, un brazo por el cual Suresh podía percibir suavemente el terciopelo del mantel. La
mano se extendió hacia las cartas que le dieron, y revoloteó sobre ellas. Davis soltó una
risita nerviosa. El fantasma golpeó ligeramente las cartas y sacudió la cabeza con tristeza.
La aparición había estado en silencio, pero el ruido de ese repiqueteo sonó a través de la
habitación. Entonces la mano se levantó y señaló a Davis.
Y el fantasma había desaparecido.
–¡Él estaba... estaba... hacia mí! –dijo Davis, varias veces antes de que alguien lo
notara. Partridge murmuraba una pequeña oración. Brown simplemente se reía.
–¡No me la jugarás, viejo Jackodemus! Quizás la próxima vez. ¡Ah, bueno!
Estiró la mano, derribó la bebida del fantasma y pidió más.

Invierno de 1816

La siguiente vez que los soldados volvieron a visitarlo, sólo estaban Brown y
Partridge. Estaban metidos en su partida. Unos días después de su última visita, Davis
había muerto en una caída. Después de que Partridge se fue a la cama, Brown se sentó a
la mesa, con dos bebidas servidas, esperando hasta el amanecer.
Suresh cuidadosamente barrió el vaso roto antes de servir el desayuno.
Muy a pesar del Sr. Rawson, los soldados no volvieron después de eso.

Primavera de 1819

Suresh notó algo con el rabillo del ojo. Ahora era camarero principal y se sentía
orgulloso de organizar el restaurante lo mejor que podía al final de cada noche, limpiando
las mesas a la luz de la luna. Se giró. Había notado un minúsculo movimiento detrás de
él.
Sintió un escalofrío cuando se dio cuenta de que estaba frente a la mesa
embrujada. Sólo por un instante, creyó ver el fantasma del anciano allí, pero se había ido.
Suresh se quedó allí, apretando el recogedor y el polvo a su pecho, su corazón latiendo,
escuchando el flujo y reflujo tranquilizador del mar, sin atreverse a moverse, hasta que de
repente y ruidosamente su hermano vino haciendo ruido a través de las cocinas, cantando
alegremente.

Verano de 1822

92
Una duquesa caída en desgracia y su hosca hija estaban sentadas, disfrutando de
un almuerzo tardío. Madre e hija estaban entregadas al juego del viajero indio de
superarse mutuamente en cuentos de desgracia sobre el clima. La hija estaba contando
un cuento elaborado de una mordedura de mosquito, mientras que la madre se acariciaba
regularmente con un pañuelo empapado en agua de limón.
Suresh pasó a la deriva, sirviendo pedido tras pedido discretamente. Había
descubierto que cuantos más visitantes se quejaban de pérdida de apetito, más se las
arreglaban para comer. Regresó después de un tiempo para encontrar que la hija estaba
ahora, de entre todas las cosas, quejándose de un escalofrío. Imperceptiblemente, envió
a un muchacho para que sacara un chal de su habitación. Se dio la vuelta,
momentáneamente distraído por la búsqueda arremolinada de sus quevedos por parte de
un coronel. Cuando volvió, pudo ver que las damas se habían reunido con un
desconocido. Le llevó unos segundos antes de reconocer al distinguido viejo fantasma, y
la mirada de frío desinterés con que miraba más allá de las damas.
Se apresuró en ir hasta allí.
–¿Sí? –preguntó imperiosamente la vieja duquesa. Suresh había descubierto que
el secreto del servicio era ser excesivamente atento sólo en los momentos más
placenteros.
–¿Está todo bien, señora? –preguntó, tratando de reprimir el temblor en su voz.
Se sentía aterrorizado de pie tan cerca de la forma espectral y lúgubre.
–Todo está bien, gracias –dijo la hija, estrechando entre los brazos el chal–. La
brisa del mar es un refresco bien recibido –tosió con delicadeza en un pañuelo de encaje.
Ante esto, el fantasma se volvió y la miró fijamente, su mirada se centró
lentamente en ella como el esmeril de una piedra de molino. Su mano tocó la mesa.
Suresh superó el asombro y se alejó. Claramente las señoras no podían percibir
a su huésped. Tal vez era así como funcionaban las cosas en la sociedad inglesa en esos
días, estaba tan perfectamente definida en cuanto a lo que era y lo que no era permisible
de ser notado.
Mantuvo un ojo en su mesa durante los siguientes días. No tuvieron visitas de
regreso, pero el frío de la hija empeoró hasta que, por consejo de un practicante visitante,
interrumpieron su visita y regresaron a Bombay. La niña más tarde murió de una fiebre
capturada por la picadura de mosquito. Fue entonces cuando Suresh comenzó a escribir
su diario.

Verano de 1824

Una joven que Suresh nunca había conocido antes pidió su mesa de costumbre, y lo
llamó por su nombre. Su ropa era notable, y su comportamiento casi embarazosamente
amistoso. Ella ofreció una excitada descripción de una visita al Taj Mahal que ella afirmó
haber hecho esa mañana, antes de quedarse sin palabras y aliento y simplemente reir. Se
inclinó y le trajo limonada, luego la vigiló en caso de que hiciese algo con los cubiertos. En
vez de eso, se limitó a sentarse, mirando por el restaurante como buscando algo que no
estaba allí.

93
Primavera de 1827

Suresh no se sorprendió al ver al fantasma en su mesa, pero se sorprendió por lo


que pasó después. Dos ingenieros de minería, Stapley y Ashton, habían pasado la mayor
parte de su estancia en una acalorada discusión sobre derechos mineros. Entraron en el
restaurante, acosando al barman por una ginebra mientras caminaban hacia la mesa que
daba al mar. No pasó mucho tiempo antes de que Suresh notara al fantasma sentado
tranquilamente en su mesa.
Ashton dejó su menú.
–Yo digo... –comenzó a decir, e hipó– ¿Le conocemos, señor?
Stapley ni siquiera miró hacia arriba.
–¿Otro de sus amigos se ha unido a nosotros, Ashton? –su tono era agrio–.
Quizá tenga algún consejo útil que yo deba considerar. Dígale a su querido amigo que no
estoy interesado.
Ashton sacudió la cabeza y, por primera vez aquella noche, dejó su vaso.
–Oiga... anciano... no lo conozco. Señor, ¿quién es usted?
Stapley tosió sarcásticamente.
Poco a poco, como un barco que giraba en aguas tranquilas, la cabeza del
fantasma se dirigió hacia Stapley. Una larga sonrisa comenzó a dibujarse en su rostro.
Suresh dio un paso involuntario hacia atrás. Ashton volvió a hablar.
–Mire, Dick, creo que pasa algo con nuestro invitado.
Stapley no respondió. Todavía estaba leyendo ostensiblemente el menú. Sucedió
antes de que Suresh pudiera evitarlo. Ashton alargó la mano para agarrar el hombro del
fantasma y se deslizó a través de él. Ante su grito, cada cabeza en el restaurante se
volvió. Suresh podía oír el sonido de los tenedores descansando repentinamente contra
los platos. Y el murmullo.
–No haga una escena, William –murmuró Stapley sin levantar la vista. Ashton
simplemente se sentó allí, acunando su mano, su aliento saliendo en jadeos. Suresh oyó
el ladrido ebrio de la voz de Rawson a través del restaurante.
–¿Qué es todo esto entonces, Suresh?
Con los años, Rawson había dejado la placentera gestión del hotel cada vez más
a Suresh. Sus viajes fuera de su oficina privada eran cada vez más erráticos y
usualmente desafortunados. Esta fue una de esas ocasiones.
Suresh se dio la vuelta, intentando no huir de la escena, pero también consciente
de que Rawson no estaba en estado de ayudar en la crisis.
–Señor... –empezó él.
–¡Maldita sea, Suresh! ¡Te dejo este lugar, y te encuentro una vez más sentando
a tu fantasma en la mejor mesa!

94
Rawson avanzaba vacilante por el suelo. Sus brazos se balanceaban mientras
caminaba, un incómodo recordatorio de que el dueño del hotel había sido un boxeador
con premios. Rawson tenía la costumbre de culpar a cualquiera a la vista de cualquier
desafortunado acontecimiento; creía que hacía a sus clientes un bien al poder ver a un
nativo ser maldecido de manera apropiada.
El efecto de la palabra fantasma entre los otros comensales fue dramático. El
efecto sobre Ashton fue peor: estaba mirando su mano y empezando a gemir. Suresh
había aprendido el arte del apaciguamiento, las palabras correctas para todo, desde el
pan rancio hasta el sobre–hecho. Pero, por una vez, no podía pensar en nada placentero
que decir.
Se había quedado sin tiempo.
Rawson llegó a la mesa, una mano apretada apuntando a la cara del fantasma.
–¡Tú! ¡Ya estoy harto de ti! ¡Señor!
El puño empezó a temblar.
El fantasma continuó mirando fijamente a Stapley, quien, absorto en el menú,
permaneció sin darse cuenta.
–¡Respóndeme! ¡Tú... demonio! –Rawson volvió a atacar, pero de repente Ashton
se puso en pie.
–¡No lo toque! –gritó– ¡Por favor! Eso...
El puño de Rawson atravesó al fantasma y fue a golpear perfectamente la
barbilla de Ashton, noqueándolo al instante.
Suresh se permitió cerrar los ojos por un instante. Sólo escuchaba los inevitables
jadeos, los sonidos de las maldiciones masculinas y los gritos femeninos, de las sillas que
se arrastraban hacia atrás, de uno o dos vasos que se derribaban.
Luego abrió los ojos y volvió a mirar la habitación.
–Señoras y caballeros... –empezó, alzando las manos para frenar el ataque.
Detrás de él, Rawson miraba con dificultad su puño, y a Ashton, tendido en la
alfombra.
El comensal más joven y más angustiado se había acercado a sus cuadros.
–¡Mire aquí! –gritó–. ¡Exigimos algún tipo de explicación!
Suresh vaciló. Típico inglés, pensó, siempre exigiendo, nunca aceptando. Sus
camas nunca son lo suficientemente cómodas, sus baños nunca lo suficientemente
limpios, su comida nunca está muy bien. Ante cualquier situación siempre se puede gritar.
Por una vez, estaría bien si intentase nuestros modales, simplemente sentarte y ver qué
pasa.
No dijo nada de esto. En lugar de eso, dijo:
–Señor, el señor Rawson, el gerente, se lo explicará todo –se inclinó, dio media
vuelta y salió del restaurante.
Más tarde, Suresh anotó en su cuaderno:

95
Rawson ha vuelto a Inglaterra. Toda la correspondencia a/a Srta. Rawson, su
hermana mayor.
El Sr. Ashton y el Sr. Stapley dejaron el hotel esa noche, de vuelta a su pequeña
preocupación minera. El Sr. Stapley muerto una semana más tarde en una explosión
minera. El señor Ashton perdió el uso de una mano en la misma explosión.

Verano de 1829

Si Suresh tenía menos tiempo para el restaurante ahora que era gerente, no lo
demostró. Las reservas habían disminuido ligeramente después de la jubilación del Sr.
Rawson, no importaba cuánto de mal hubiese manejado las cosas, los ingleses odiaban
los cambios.
Pero los asuntos habían mejorado desde la renovación del gerente. En parte,
esto se debió a que la madre de Suresh empezó como ama de llaves, y su hermana,
calladamente, asumió el trabajo en los libros de cuentas. Ambas eran tan minuciosos y
cautelosas en el funcionamiento del hotel como si fuera su propia casa. Suresh no estaba
realmente sorprendido. Dejamos que las mujeres manejen nuestras casas, y sin embargo
los ingleses insisten en que los hombres administren sus hoteles. ¿Es de extrañar que
sus sábanas estén sucias, los platos rotos y los baños no sean lo mejor?
La señora Rawson, de vuelta en Londres, parecía perfectamente contenta con el
nuevo arreglo, y positivamente encantada con los grandes cheques que recibía
regularmente de Suresh. Acostumbrada a vivir con una pequeña anualidad, depositaba la
misma confianza en Suresh que depositaba en sus banqueros, y era una encantadora
corresponsal, sobre todo porque rara vez mencionaba a su hermano menor.
El diario de Suresh no se había actualizado con avistamientos del fantasma
durante más de dos años.

Otoño de 1830

–Me gustaría una mesa, por favor –dijo la joven.


Suresh la acompañó sin problemas a un rincón tranquilo con una buena vista de
la bahía. Estaba acostumbrado al hábito inglés de dejar que las mujeres viajaran solas,
aunque no lo aprobara personalmente. Sin embargo, era raro que una joven viajara de
esta manera. Especialmente como ella, que no estaba alojada en el hotel. Simplemente
había entrado y había pedido una mesa.
Suresh miró a la chica, había algo familiar en ella. Ciertamente, su apariencia era
notable: su vestido era de moda, pero su pelo estaba peinado en una elaborada torre. Sus
ojos almendrados se arremolinaban alrededor de la habitación, y él se encontró
especulando sobre su herencia. Su actitud era ciertamente gentil, pero ¿tenía el más
mínimo indicio de desgraciado mulato en su tez? Echó una mirada nerviosa a los mejores
cubiertos.

96
Ella preguntó si había alguna especialidad local que recomendase, pidió
suavemente y se sentó, sin mirar tanto las vistas como el restaurante mismo. Suresh se
alegró de que, como con la mayoría de los viajeros novatos, la chica se sorprendiese al
descubrir que su pato Bombay era en realidad pescado.
Cuando retiraron los platos y la cuenta presentada, ella le hizo una pregunta a
Suresh.
–Perdone, ¿pero ha habido alguna... cosa inusual sucediendo por aquí?
Suresh ni siquiera se detuvo, pero simplemente movió la cabeza.
–Pues no, señora.
La mujer frunció el ceño.
–No... ¿y un viejo? ¿De comportamiento extraño?
Con mayor dificultad, Suresh movió la cabeza y repitió su respuesta. Ella lo
sorprendió sonriendo ante su respuesta, y le dio una generosa propina. La observó salir
del restaurante y cruzar la playa. Era muy probable que hubiera escuchado las historias
de los chismes de Bombay. Pero, ¿y si sabía algo del fantasma? Su discreción natural le
decía que no preguntase. Había algo en ella... algo familiar.
Sólo más tarde ese día, cuando se preguntaba si debía o no anotarlo en su
diario, se sorprendió al darse cuenta de que la joven le había hablado en su propio
dialecto. Y que él no se hubiese dado cuenta en ese momento era aún más sorprendente.

Verano de 1840

Suresh extrañaba a su madre. A menudo no la había entendido cuando crecía, pero


había encontrado su tranquila sabiduría en el manejo del hotel una gran comodidad.
Cerca del final, le había contado algo de lo más extraño.
–Ese fantasma no es tan malo, ¿sabes? –dijo ella con una sonrisa. Le había
pedido que se explicara, pero la anciana se había quedado dormida.
La señorita Rawson le envió una encantadora carta de condolencias desde
Londres. Él respondió con sus mejores deseos, y garantías de la continuidad en el buen
funcionamiento del hotel.
Suresh amaba a su esposa, pero le faltaban las habilidades de su madre con el
hotel. Suresh se encontró en la rara posición de contratar a un gerente inglés, un hombre
llamado McGuire, que sonreía rara vez pero no bebía y parecía contento con los libros.

Invierno de 1840

La pareja era perfectamente deliciosa, pero su bebé lloraba a grito pelado.

97
Suresh los colocó discretamente a una mesa de los otros comensales y hacia el
mar, esperando que si el sonido de las olas no tranquilizaba al niño, al menos ahogaría el
ruido.
Continuó con su servicio de desayuno, hasta que oyó el jadeo de la dama. Se
volvió y vio, para su horror, que el fantasma estaba sentado tranquilamente en su mesa.
Se apresuró a cruzar.
–¿Qué significa esto? –preguntó el marido– Este hombre... ¿puede moverlo a
otra mesa? ¡El viejo tonto está molestando a mi esposa y a mi hija!
Suresh sintió un frío horror en sus viejos huesos.
–Señor –respondió con su voz más baja–, este caballero no es como nuestros
otros huéspedes...
El marido sacudió sus excusas.
–Es un viejo tonto, sí. Pero usted le impedirá que moleste a mi familia.
Suresh presionó suavemente.
–Quizá, señor, sería más prudente si los traslado a otra mesa. El sahib es mejor
que no sea molestado –cortando más protestas, Suresh puso su sonrisa más amplia–.
Está bajo nuestro cuidado y yo estaría encantado de ofrecerles los refrescos que
necesitasen a cuenta del señor –entonces, con sus tonos más suaves, los condujo a otra
mesa.
El esposo, apaciguado, instaló a la esposa y al niño, bebiendo una copa de
champán sin quejarse.
–Maldito tonto –murmuró, mirando al anciano desenfocado.
–Phillip –preguntó su mujer suavemente–, ¿por qué miró al niño así?
Suresh se estremeció al salir de la habitación.

–El bebé murió, ¿verdad? –preguntó Suresh al fantasma.


Era muy tarde una noche, y encontró al fantasma sentado en una mesa, mirando
al otro lado del oscuro mar. El fantasma se volvió lentamente, sin centrarse en él.
–¡Por favor, señor, no me mire! –gritó Suresh, cerrando los ojos con fuerza. Pero
eso sólo lo asustaba más. Cuando finalmente los abrió, el fantasma había desaparecido.

Verano de 1842

Suresh reconoció a la chica de hacía 12 años. Parecía poco cambiada, pero esa era
la costumbre con los ingleses, resistiendo todas las formas de cambio.
Parecía un poco distraída, ansiosa incluso. Suresh caminó decididamente hacia
adelante, para dar una buena bienvenida.

98
–Es un placer volver a verla, señora. ¿Puedo llevarla a su mesa habitual?
La chica pareció sorprendida.
–¿Eso es… tengo…? Oh... –suspiró, sus pensamientos volaron sobre su cara,
hasta que su boca se frunció en súbita decepción– Sí, por favor.
Lo siguió humildemente a una mesa y se acomodó. Parecía distraída, casi
nerviosa.
Suresh le entregó la carta.
–Mis respetos. Habla usted muy bien mi lengua, señora. No muchos lo hacen.
–Ah, ¿sí? –una vez más, una mirada ligeramente atrapada– ¡Oh! Sí. Bueno,
gracias. En realidad no es nada. ¡Oh, esto es precioso!
Ella era todo sonrisas mientras hojeaba el menú. Suresh se sorprendió por este
nivel de encanto. Normalmente era exactamente el comportamiento que habría esperado
de personas que planeaban escabullirse sin pagar la factura.
De repente, cerró el menú y sonrió la sonrisa de una joven ansiosa.
–Algo de limonada. ¡Un vaso sería encantador!
Suresh se inclinó.

Bebió la limonada en rápidos e indecentes tragos, limpiándose la boca con la mano.


Parecía ansiosa por pagar y marcharse, levantándose y lanzándose.
–Eso fue muy agradable. En serio –dijo, dirigiéndose hacia la puerta. Mientras se
iba, se volvió–. Dígame –preguntó–, la última vez que vine, lo he olvidado, ¿mencioné a
mi abuelo?
Suresh se sobresaltó.
–No, señora, no lo recuerdo.
De nuevo, esa mirada de decepción.
–Oh. Ya veo. Bueno, gracias!
Y entonces, otra sonrisa extraña y brillante, y volvió a pasear por la playa.

Primavera de 1846

Fue un momento difícil en la región, pero los negocios se mantuvieron firmes. La


amada esposa de Suresh le trajo hijos, más hijos que hijas. Ella se agrandó alegremente
alrededor de las caderas, y Suresh notó un cierto tono gris en su cabello. Y sin embargo,
pensó, estoy casi igual. No he aflojado el paso, mi hotel está prosperando. Tengo mucho
de qué estar orgulloso.

99
Una nota llegó de Inglaterra. La señorita Rawson lamentó informarle de la muerte
de su antiguo empleador, diciendo en voz baja que había muerto en un sanatorio después
de una enfermedad de muchos años.
–Es una bendita liberación, en muchos sentidos, tanto para él como para
aquellos de nosotros que lo conocimos.
Empezó a redactar una cortés respuesta. En un impulso, añadió una invitación
para que fuese a ver su hotel.

Invierno de 1847

–No podría haber disfrutado más de la cena –dijo la señorita Rawson.


–Me alegro mucho –dijo Suresh. Él habría esperado por ella personalmente, pero
había habido otro problema con la lavandería.
La señorita Rawson era una dama digna. No era bonita, de ninguna manera, pero
llevaba su edad de una manera que le recordaba a Suresh un poco a su madre.
Mechones de cabellos grises salieron de su sombrero y sus anteojos brillaron contra las
lámparas de aceite mientras hablaba. Sospechaba que estaba ligeramente irritada por el
excelente vino que él había seleccionado personalmente para su mesa.
Se declaró encantada con su habitación y sorprendida por lo mucho que había
visto de la India.
–¡Temo el viaje de vuelta! –le dijo a Suresh. Tenía su guía Murray con ella, y
muchos planes– Por supuesto, he tenido algunas ideas nuevas esta noche. ¿Quién
habría pensado que habría tenido una compañía tan encantadora en la cena?
Suresh se detuvo al bajar su cama.
–Un hombre tan encantador... tan distinguido. Admito que me sorprendió cuando
se unió a mí. Al principio estaba tan callado...
Suresh sintió que su sangre estaba helada.
–Pero era simplemente tímido. Pronto lo hice hablar. ¡Fascinante! –parloteó la
señorita Rawson, mientras Suresh sintió que sus uñas se clavaban en la palma de su
mano a sus espaldas.
–Perdone, señora –se atrevió–. ¿Cómo era el nombre del viejo? –la señorita
Rawson levantó una mano.
–Nunca pensé en preguntar. Mencionó a una nieta, sin embargo. Estoy
segura de que averiguaré más en el desayuno –sonrió alegremente–. Tanto que ver,
¿sabes? ¿Quién hubiera pensado que una dama de los Cotswolds se convertiría en
exploradora a mi edad?
–Señorita Rawson... –Suresh encontró su voz con dificultad– ¿Quiere que me
siente con usted hasta que se duerma esta noche?
Ella le dirigió una mirada y una risa divertida.

100
–¡De ningún modo! Qué extraña costumbre. Estaré muy bien, ¿sabe?
Suresh no se sorprendió al saber que murió en el viaje a casa.

Primavera de 1848

La herencia del hotel lo sorprendió y deleitó a su esposa. Ella quería venderlo y


retirarse con las ganancias, o entregar inmediatamente las riendas a los niños. Suresh
estaba callado, pero insistente.
–Este es el trabajo de mi vida –le aseguró.
Y así, las cosas continuaron como antes. Había una irritante consulta legal sobre
el legado de un primo lejano de la señorita Rawson, pero nada de gran seriedad.
La llegada de una carta le sorprendió. Era de la recientemente fallecida señorita
Rawson.

Mi querido Suresh,
Gracias de nuevo por su amabilidad. Estoy muy contenta por la tara que ha
tomado de mi pequeña inversión.
Esto puede parecer una petición extraña, pero sé que es usted un anfitrión
complaciente. ¿Se acuerda del compañero de cena de mi primera noche? Bueno, él me
pidió que le transmitiera sus elogios y me rogó el pequeño favor de esta carta. Cualquier
excentricidad, como usted bien sabe, me deleita. Cuando le conté mis planes para el
hotel después de mi muerte, me sugirió que le adjuntase esta carta a mis abogados, para
transmitir la herencia. Me pareció una idea maravillosa, permitiéndome agradecerle por
cuidar las cosas tan bien por mí.
También le permite a él el espacio para agradecerle por su paciencia con él
durante los años, y transmitirle un pequeño truco curioso que me mostró. Se necesita un
vaso estrecho, dos tenedores y un corcho. Cuando hablamos por primera vez, era un
poco indistinto, pero una vez que había sugerido este truco de salón, me di cuenta de que
mi audición mejoró notablemente.

A pie de carta había un pequeño diagrama. Suresh lo copió cuidadosamente en


su cuaderno.
Esa noche, una vez que el restaurante estaba en silencio, Suresh se sentó a una
mesa y cuidadosamente incrustó los tenedores en el corcho y luego lo equilibró sobre la
copa de vino. Lo hizo girar suavemente. Había un ruido como un canto lúgubre que surgía
de la copa, pero poco más. Miró el restaurante, expectante.
Nada.
La puerta de la cocina se abrió y uno de sus hijos corrió con unos platos.

101
–Padre, ¿qué estás haciendo? –preguntó su hijo, riendo. Flotando a través de
algún lugar estaba el olor a viejo tabaco de pipa. Suresh arrugó la nariz.
–Me voy a la cama –respondió Suresh, levantándose de la mesa con dificultad.

Verano de 1869
Se suponía que Suresh era un anciano ya. Había sobrevivido a su joven esposa, su
hermano y un niño. Y sin embargo, se sentía notablemente joven.
El hotel continuó bien. Había dinero de sobra para algunas innovaciones de
fontanería. Un nuevo cocinero del sur había traído consigo algunas recetas que le
parecieron buenas a los militares que no querían nada más que "una vieja junta de
ventilador" al curry. Había descubierto que las historias sobre un fantasma se habían
extendido suavemente entre el personal y los invitados, pero sólo de una manera que la
gente encontraba emocionante. Sobre todo porque las cosas habían estado muy
tranquilas durante mucho tiempo.
La misteriosa joven llegó a la hora del almuerzo. Seguía sin parecer envejecer.
Se inclinó y le dio una cortés bienvenida.
Parecía sorprendida, cubriéndose la boca cuando lo vio.
–¡Oh! ¿Todavía estás aquí? Llevas aquí mucho tiempo... pensé que no tendría
que hacer un esfuerzo para... Bueno, que habría alguien nuevo –ella se encogió de
hombros y se rió–. ¿Puedo tener mi mesa habitual, por favor?
Suresh la atendió.
–¿Quiere quedarse para comer, o sólo un vaso de limonada, señora?
Otra vez la risita. Suresh ya había decidido que esto podría resultar fastidioso.
–¡Oh, no! –dijo ella– Ha sido un día muy largo, ¡más de lo que te puedas
imaginar! Me encantaría lo que me recomiende. Y algo de limonada.
Suresh se dirigió hacia la cocina, decidiendo pedirle al cocinero que le sacase
todo lo más caliente posible.
Cuando sirvió los platos, la encontró mirando al mar, tristemente, trazando figuras
sobre el mantel.
–Señora –dijo–, perdóneme por preguntar, ¿pero busca a su abuelo?
El efecto en ella fue asombroso. Ella le dedicó una sonrisa diferente.
–¡Sí! ¿Lo has visto?
–No lo sé, señora. ¿Podría describírmelo?
La muchacha apretó las manos, desconcertada, como si nunca lo hubiera
pensado antes.
–Bueno, supongo que es un anciano... Tiene una apariencia bastante severa, en
realidad... Cabello largo y blanco, chaqueta negra vieja. Tiene una voz bastante
autoritaria.

102
Suresh se reprimió.
–Me temo, señora, que no he tenido el placer de conversar con él. Pero sí, he
visto a alguien que se parece a él.
La chica estaba muy ansiosa.
–¿En serio? ¿Cuando?
–Dieciocho dieciséis.
La muchacha miró su reloj de pulsera y luego volvió a Suresh.
–Eso no está bien. Esto es... –dijo ella.
Suresh bajó la cabeza como suave conformidad.
– Dieciocho sesenta y nueve, señora. Pero lo he visto en varias ocasiones. Y más
bien creo que la vi a usted primero...
La chica puso sus manos tapándose las orejas.
–¡No! ¡No! ¡No me lo diga! ¡Oh, abuelo! ¿Qué hemos hecho?
Suresh sonrió.
–Si la señora quiere disfrutar de su comida, ¿tal vez se me permita tener una
breve palabra después?
La muchacha asintió. Parecía un poco culpable, y comenzó a comer sin un
murmullo. Suresh regresó unos minutos más tarde y le entregó su diario. Lo abrió sin
hacer comentarios, volteando las páginas rápidamente. Ella se lo devolvió.
–Gracias –dijo ella–. Y la comida era deliciosa.
Se fue rápidamente, dejando suficientes rupias para construir otro hotel.

Invierno 1870

El hotel estaba tranquilo ahora. No había huéspedes durante toda la semana. El


clima era inusualmente húmedo, y el mar estaba agitado, gris y arenoso. La playa parecía
sombría, con unas cuantas cabras desaliñadas tejiendo un camino incierto entre las
palmeras, dobladas casi hasta el suelo por el viento. El sol se puso rápidamente, como si
quisiera acabar con ese día miserable. Suresh se sentó en una mesa en el restaurante
vacío, escuchando el viento golpeando lejos. Podía sentir un terrible golpe que silbaba
sobre sus piernas. Hacía frío, y se sentía cansado. Cerró los ojos.
Cuando los abrió, el anciano estaba sentado frente a él.
Suresh trató de no mostrar su sorpresa, pero se sentó bien inmediatamente.
Esparciendo sus manos en un gesto placentero, se arrastró hasta el bar, y regresó con
una copa de vino, tenedores y un corcho. Los reunió rápidamente y hizo girar los
tenedores, pero el anciano hizo un gesto con una mano espectral.
–Ah –dijo Suresh–. ¿Otra forma?

103
El anciano asintió con impaciencia.
Suresh comenzó de nuevo. La copa comenzó a zumbar, una nota que se movía
suavemente hacia arriba y hacia abajo, al principio como una canción, y luego como
palabras y finalmente...
–Aquí estamos por fin –dijo el anciano.
–Hola –dijo Suresh, haciendo una reverencia.
–Igualmente –dijo el anciano–. Vale. ¿Cuándo es, por favor?
–Diciembre de 1870.
El viejo miró suavemente.
–¿Estás seguro? El clima es muy... oh, no importa, supongo que debes estar...
bueno, siempre estás aquí, mirando. Un tipo inteligente como tú sabrá el año.
Hubo una pausa incómoda. Suresh no sabía qué decir. También oyó gritos y
pasos lejanos, y esperó que no fueran interrumpidos. El viejo tosió.
–¿Alguna señal de Susan?
–¿Su nieta? Hace un año que no la veo, señor. Señor... –Suresh hizo una pausa–
¿Cómo ha venido a frecuentar nuestro restaurante?
El anciano aventuró una sonrisa alentadora, pero el efecto fue decididamente
invernal.
–Soy un fantasma, ¿eh? Bueno, supongo que lo verías así... Me temo que mi
nieta y yo somos viajeros. No sólo exploramos el espacio, sino que también viajamos a
través del tiempo.
El viejo hizo una pausa, y hubo un silencio cómodo entre los dos. Si el viejo
esperaba alguna sorpresa, estaba decepcionado. Suresh mantuvo su expresión
complaciente, después de todo, él sabía que su hotel era tan bueno que la gente había
viajado de todo el Imperio para comer allí. ¿Por qué no también empezar a viajar desde el
futuro algún día, especialmente si el nuevo chef sigue mejorando?
Suresh sostuvo la mirada del viejo, y finalmente asintió, satisfecho.
–Tenemos un oficio para esto, del cual, entre tú y yo, tengo un entendimiento algo
imperfecto. Oh, un conocimiento útil, pero... –una pausa, y la sonrisa se ensanchó– uno
siempre puede hacerlo mejor.
Suresh asintió, pensando en la obstinada mula de su querida madre. De sus
bolsillos el hombre sacó una pequeña pipa delgada, encendió un fósforo, y comenzó a
fumar. Suresh observó, encantado mientras el humo flotaba alrededor y atravesaba el
anciano.
–Y mi nieta, ella me burla de esto. Por lo tanto, fue durante un intento de afinar mi
operación de la nave que yo... ah... ¿fui a la deriva, digamos? De lo más vergonzoso –el
se rió entre dientes–. Pobre Susan. Un instante estoy en los controles de la nave cuando
vinimos a aterrizar en esta playa perfectamente encantadora y al siguiente, la nave se ha
materializado, pero yo no. En vez de eso, me he encontrado a la deriva a través del
tiempo. Un rompecabezas intrigante que resolver para ella, pero siempre dije que podía,

104
con cierta práctica, pilotar la TARDIS. Debe ser un asunto razonablemente simple para
esa chica tonta traerme de vuelta, una vez que ella pueda deducir el punto de origen.
Estoy decepcionado de que le esté tomando tanto tiempo, aunque... lo más lamentable.
La voz del anciano se desvaneció en un gemido. Suresh miró de nuevo y volvió a
girar los tenedores. El fantasma sonrió y lo miró.
–Y debo darte las gracias, querido muchacho. Qué restaurante tan encantador.
Espero no haberte molestado demasiado.
–De nada, señor –dijo Suresh, tratando de mantener la calma–. Pero en realidad
hay uno... un problema menor. Parece seguir matando a mis clientes.
–No, no, no, no... –el anciano sacudió la cabeza– Intenta verlo de otra manera.
Pienso en el tiempo como un arroyo, en el que voy a la deriva. Me aferro a las rocas más
grandes de la corriente, esos pequeños golpes y remolinos causados cuando una vida
está llegando a su fin. Son ellos los que me dan... una estabilidad temporal. Le aseguro
que no he afectado los acontecimientos de ninguna manera, querido señor.
Suresh pensó en eso. Parecía tener sentido. Pero entonces se dio cuenta de lo
que significaban las palabras del fantasma.
–Oh, no te preocupes –dijo el anciano, leyendo la mirada que Suresh no podía
esconder–. No estás a punto de morir. Sólo estoy aquí porque una de esas cabras
estúpidas de la orilla está a punto de intentar nadar. No, tienes muchos, muchos años por
delante. Una de las ventajas de trabajar en una proximidad tan cercana a un viajero
desplazado es que ha ralentizado considerablemente su proceso de envejecimiento.
Podría tratar de explicarle acerca de la filtración de cronón, pero, en realidad, señor –
señaló con una mano despectiva–, su experiencia es servir un curry de cordero muy
maravilloso. Vamos a dejarlo en eso, ¿vale?
Suresh parpadeó.
Desde la playa llegó el sonido de balidos frenéticos. El anciano frunció el ceño.
–Oh querido. Bueno, debo irme. Espero verte pronto. Creo que es Suresh, ¿no?
Suresh sonrió.
–Sí señor. Es muy grato conocerle por fin.
–Igualmente, estoy seguro. Yo soy el Doctor.
–Bueno, entonces, adiós, Doctor –dijo Suresh.
La mesa estaba vacía.

Primavera de 1890

La mesa estaba vacía. El hotel estaba cerrado.


Suresh se dio cuenta de que era la única manera. Su falta de envejecimiento
estaba empezando a ser una vergüenza. Haber sobrevivido a su esposa e hijos, eso era
una cosa. Haber sobrevivido a un nieto... eso fue aún más doloroso. Y también le había

105
hecho objeto de una conversación desagradable. Así que, en cambio, anunció el cierre del
hotel, nombró a su nieto menos tonto como cuidador, y le dio a su familia restante sumas
de dinero para invertir en hoteles propios. Muy ansiosamente tomaron todos el dinero y se
dirigieron hacia Bombay.
Suresh mismo estaba haciendo las maletas y emprendiendo un pequeño viaje. El
hotel aún estaría aquí cuando volviera.
Mientras daba una última mirada alrededor del restaurante, entró la muchacha.
–¡Lady Susan! –dijo, haciendo una reverencia.
–Oh –dijo ella–. Hola.
–Me temo que se ha perdido a su abuelo. El Doctor le envía sus respetos.

Verano de 1924

El restaurante estaba lleno. Los nuevos propietarios, una pareja militar retirada, no
podían creer su suerte. Habían conseguido el hotel en un ventajoso trato, siempre que
mantuviesen su puesto para el personal del antiguo propietario. O más bien, parecía, para
el hijo del viejo dueño. Pero él había demostrado "todos sus tesoros", como la sra. del
Coronel Jefferson le dijo a todos.
Suresh estaba contento. Estaba de vuelta a donde pertenecía, regentando su
amado restaurante. Unos cuantos antiguos clientes afirmaron "ver al viejo Suresh en él
muy claramente", pero eso no importaba. Estaban de paso, ninguno de los lugareños
pensaba en él como algo más que una relación del hombre que había heredado el hotel
del viejo Sr. Rawson.
En realidad había conseguido todo lo que quería. Había viajado mucho, había
vuelto a casarse, había fundado una nueva familia y disfrutaba de más dinero con la venta
del hotel. Le preocupaba un poco que los Jefferson no supieran lo suficiente como para
dirigir un hotel, pero silenciosamente impidió que los aldeanos les robaran demasiado
abiertamente.
El inglés había cambiado poco con los años, encontró. Tal vez eran un poco más
agradables, tal vez no. Incluso los mejores lo trataron con cortés condescendencia.
Un día un joven empresario lo detuvo mientras pasaba ante la mesa. Él y sus
amigos se habían sentado para una dura noche de bebida y partidas de cartas.
–Le digo que –le ladró el hombre– mi amigo Suresh aquí puede contarle todo
sobre el fantasma. Sabe... dicen que el diablo juega a las cartas aquí.
Suresh se inclinó. Tenía muchas cosas que hacer, y realmente no estaba
contento con el pescado del día. Pero, pensó, siempre había tiempo suficiente.
–Bien, señores, fue en una noche, muy parecida a esta, que el fantasma fue
visto, hace más de cien años. Se le apareció a un caballero como vosotros, sentado a la
misma mesa. Eran tres para jugar a las cartas. En aquellos días aquello era
desafortunado, así que repartieron una mano para el diablo. ¿Deberían haberse

106
sorprendido de que un fantasma se uniera a ellos en su partida y que, en cuestión de
días, uno de ellos estuviera muerto?
La historia fue bien. Los hombres se rieron, las damas parecieron preocupadas,
se hicieron muchas bromas. Suresh se movió en silencio, deteniéndose sólo para
inclinarse ante un anciano y su nieta cuando llegaban.
–Me temo que su mesa habitual está ocupada, Doctor –dijo.

107
Los Arbóreos
El Doctor avanzó a través de las últimas malezas y salió a lo que podría ser un claro
del bosque. Su larga cabellera blanca estaba peinada hacia atrás, pero sus ojos tenían la
agudeza de un hombre de la mitad de su edad aparente. Se apoyó en su bastón,
frotándose la frente y estudiando el edificio que se alzaba ante él.
–Lo sabía –murmuró con satisfacción–. ¡Susan, tenía razón! No es un edificio en
absoluto.
Susan casi se cayó en el claro. La larga hierba se había enrollado en torno a su
tobillo y tuvo que luchar para no perder por completo uno de sus zapatos. Llevaba la
camiseta estampada que había ganado en la feria de las nubes en el montañoso planeta
Orrios. No era remotamente práctico para explorar una selva extraterrestre, pero a ella le
gustaba y no iba a cambiar sólo porque su abuelo había demostrado su desaprobación.
Se sentó en el suelo para ajustarse su zapato y entrecerró los ojos hacia el objeto que se
elevaba sobre ella.
–Es una nave espacial, ¿no? –dijo.
Una ola verde de oscura vegetación se había abierto paso sobre la nave detenida
en tierra. Las vides crecidas por su casco eran como venas. Las fuertes raíces, como
dedos nudosos agarraron el fuselaje, tratando de crear un camino para entrar. Un
pequeño árbol que aparecía lleno de flores escarlatas se había enraizado en uno de los
respiraderos del motor.
Nada se movía. Ninguna brisa agitaba las hojas, no cantaban los pájaros. Sólo el
ocasional chapoteo del agua que goteaba desde el dosel superior rompía el silencio.
–Por supuesto que alguna expedición ha fracasado en esto –dijo el Doctor–. A
juzgar por los trabajos de reparación en el casco, era una nave vieja, pero sobre qué
causó su caída, no tengo ni idea.
Mientras caminaba alrededor de las piernas hidráulicas de la nave, buscando en
vano una entrada, Susan caminó hacia donde una línea de herbosos tusocs bordeaba el
límite del claro. Nuevos brotes, ya árboles jóvenes por propio derecho, estaban
aprovechando la luz solar adicional donde sus antepasados más antiguos del bosque
habían sido despejados. Hacía calor al aire libre, así que se sentó en uno de los tusocs.
El aire se agitó por un momento y la hilera de vegetación repentinamente vivió.
Susan se puso de pie de un salto, mientras un rostro plateado brillaba a través de la larga
hierba de cada montículo. Mujeres y hombres, algunos sonriendo suavemente, otros
ampliamente. Una pareja frunció el ceño. Uno guiñó un ojo. Otra (muy seria) levantó la
mano en saludo militar. Otro se rió mientras llevaba un perro gruñendo entre dientes.
Susan se sentía tan incómoda como si acabara de molestar algo sagrado. Y
entonces el Doctor estaba a su lado, examinando la pantalla con una mirada de grave
reverencia.
–Bueno, esto responde a nuestra pregunta. Al parecer, la mayor parte de la gente
de la expedición murió.
Caminaron del brazo a lo largo de la fila leyendo las pequeñas chapas
conmemorativas que habían aparecido por debajo de las caras. Teniente de vuelo

108
François Degrey, Capitán Cornelia Parsotam, Asistente Senior Andy Bryant y Pooch. No
fue amenazador, solo un poco triste. Y se le ocurrió a Susan que uno de los tripulantes, el
último vivo, no podría enterrarse a sí mismo.
La línea de vegetación terminó con una nueva tumba, recién excavada, que no
tenía un monumento holográfico. Fuera del montículo de tierra desnuda brotó un casco
espacial gris esférico con una etiqueta de nombre de metal adjunta. Identificaba al dueño
como Capitán Tino Driscoll KST.
–Pero esto tiene sólo unos días –dijo Susan–. Así que debe haber supervivientes.
El Doctor frunció el ceño.
–Excepto que las otras tumbas han sido descuidadas por muchos años. Esa es
una disparidad, ¿no crees?
Un viento repentino crujió entre los árboles que les cubrían, esparciendo flores
sobre ellos.
Susan se estremeció.
–¿Podemos irnos ahora, por favor? Este lugar me da escalofríos.
Ella se cogió de su brazo de nuevo y trató de dirigirlo hacia el camino que
conducía a la TARDIS. Para su frustración, él se detuvo, estudió la nave espacial
abandonada y volvió a mirar las tumbas.
–Hay veintitrés colonos enterrados allí, pero ¿para llevar cuántas personas
piensas que se construyó esa nave? Yo diría que unos cuantos, ¿eh? Al menos cien.
–Bueno, entonces deben haber sobrevivido. Tal vez encontraron un lugar mejor
para instalar sus casas.
Ella tiró de su brazo, pero él se liberó.
–Pero eso no explica la nueva tumba.
–Oh, abuelo –se quejó–.
Él señaló hacia arriba donde algo captaba la luz del sol: un insecto metálico de
un solo ojo que parpadeaba mientras volaba hacia ellos. Susan intentó alejarlo, pero el
Doctor se mantuvo firme, decidido a igualar la mirada del entrometido bicho. Se detuvo,
zumbando ligeramente, revoloteando a un par de pies por encima de ellos.
–¿Puedo ayudarlo? –gritó y Susan vio que sus nudillos blanqueaban mientras
sujetaba su bastón.
La maleza cercana se abrió con un choque y una figura en un traje espacial
grueso y gris saltó a la vista. Se detuvo cuando los vio y juró en voz alta con voz de mujer.
Luego caminó en su dirección con pasos desagradables.
–¿Estáis locos? ¿Quién diablos os envió? –el oscuro sombreado de su visera se
aclaró. Era joven, con el pelo arenoso peinado hacia atrás. Sus ojos estaban
entrecerrados por la sospecha – ¡Os moriréis sin traje!
Susan agarró la mano del Doctor, pero él parecía indiferente.
–Jovencita, no tengo ni idea de qué estás hablando.

109
–Es lo del zeitgeist otra vez, ¿no? ¿Con quién estás? ¿Avbigo? ¿O Propiedades
Tyzor? Una vez que un promotor obtiene el olor de una presa, entonces todos os
abalanzáis.
–¿Es ésta tu cámara voladora? –dijo el Doctor. ¿Podrías por favor apagarla?
Los estudió por un momento.
–Puf, ustedes dos se llevan la palma. Ese es el problema de abrir el mercado. En
estos días, cualquier viejo codicioso puede establecer una reclamación.
Susan observó cómo la barbilla del Doctor se apretaba.
–¿Y a quién exactamente llamas viejo codicioso, hmm? Yo soy el Doctor, y esta
es mi nieta Susan. Estamos visitando este planeta y tenemos tanto derecho a estar aquí,
sospecho, como tú. Tal vez deberías explicarte antes de empezar a acusar a inocentes
testigos.
–Lo siento. Estoy olvidando el procedimiento. Este no es realmente mi trabajo.
Aún así...
La mujer buscó un paquete atado a su cinturón, pero sus guantes de dedos
grandes la hacían demasiado torpe. La tarjeta que estaba tratando de sacar cayó fuera de
su alcance y aterrizó en el barro. Susan la recogió y estudió el anuncio animado.
Un planeta verde se acercó hasta llenar la tarjeta y un logotipo formal se
superpuso.

Equipo de Prospección Kresta : Prospección para el futuro


Coordinador de Proyecto – Bethan Finch

–KST tiene derechos legales de investigación sobre este planeta con la primera
opción para su desarrollo en el futuro –dijo Bethan.
El Doctor miró a Susan.
–¿Qué clase de desarrollo?
Si Bethan trataba de encogerse de hombros, quedó oculto por los rígidos
confines de su traje espacial.
–Eso depende de lo que encontremos. Depósitos minerales, oportunidades de
desarrollo agrícola o colonial. Todo está en juego en este sector.
Susan sacudió la cabeza.
–Pero ¿qué pasa con las personas que ya viven aquí?
–¿Habitantes indígenas, quieres decir? Si hay alguno –vaciló–. No sois de un
grupo de protesta, ¿verdad? Puf, espero que os hayan dado instalaciones decentes de
descontaminación, porque andar por ahí así... en toda esta... bueno, es irresponsable.

110
–Somos viajeros independientes –dijo el Doctor–. Aunque siempre me quejo si
creo que se está cometiendo una injusticia. ¿Y la población nativa? ¿Has encontrado a
alguien?
–Sólo vosotros, hasta ahora –parecía agitada y a la defensiva –. Todo va en el
informe. Pero si hay nativos, cualquiera por encima de la clase D, es cuando traen a los
sociólogos de contacto. Se ocupan de las negociaciones y la indemnización. A veces los
lugareños obtienen una reserva para vivir o incluso trasladarse a otro planeta.
La cámara voladora se acercó más cerca.
–Sí, sí, todo eso está muy bien –dijo el Doctor–. Pero usted y sus colegas deben
ser conscientes de que no son los primeros visitantes de este mundo –apuñaló con un
dedo en dirección a la nave abandonada–. Su expedición no sobrevivió. ¿Te crees que la
tuya irá mejor? ¡Y podrías, por favor, apagar esa cámara con ojos de bicho tuya!
Golpeó al pequeño zángano con su bastón.
–Lo siento –dijo Bethan otra vez–. Todos los encuentros se registran con fines de
prueba y formación.
–¡Qué tontería! –el Doctor ignoró las súplicas de Susan para que permaneciera
tranquilo–. ¡Exijo ver tu superior!
–Se lo diré –dijo Bethan, jugueteando con sus pesados guantes.
–¿Y bien? ¿Donde está? ¿En la nave? ¿Y a cuánto está, eh? – dijo el Doctor
después de un momento.
Susan tiró de su brazo.
–Abuelo, para. La estás molestando.
–¡Quiero verlo!
–¡No sé dónde está! –Bethan bajó la cara dentro de su traje para ocultar sus
lágrimas–. Hace cuatro días que no lo veo.
El Doctor se le acercó, pero ella retrocedió, tropezó y se sentó en el barro.
–Querida, debo disculparme –dijo el Doctor mientras la ayudaba a levantarse–.
¿Estás sola aquí?
–¡Sólo nosotros dos! –levantó los brazos con exasperación y dijo que esta era su
primer viaje de prospección, que iba a ser la manera de hacer fortuna. Pero Tino había
sido encandilado por la belleza natural y cruda del planeta.
–¿Tino? –Susan tocó el brazo del Doctor en reconocimiento y él asintió
sombríamente, pero Bethan estaba en pleno frenesí a estas alturas.
Tino había estado examinando el hábitat, cientos de nuevas especies, y se
estaban quedando atrás en los demás elementos de la investigación. Entonces, cuatro
mañanas atrás, él ya no estaba allí. Ella pensó que había salido en una caminata de las
suyas –lo hacía demasiado a menudo– pero no volvió.
Y todo el tiempo que esperaba, parecía que el bosque la observaba. Pero estaba
segura de que Tino volvería pronto. Por supuesto que lo haría. Tenía que hacerlo.

111
–Bethan, me temo que hay algo que debes ver.
El Doctor tomó su mano enguantada y la condujo por el claro hasta la línea de
tusocs.
–Lo sé –dijo ella–. Eran los refugiados. Los registros muestran que su nave
desapareció en este sector hace unos cincuenta años, justo después de que los tanques
Tarmusiac subieran. Así que nadie vino a buscarlos.
Se detuvo al ver la última tumba en la línea: la tumba fresca con el casco.
Capitán Tino Driscoll KST.
Al principio estaba demasiado aturdida como para reaccionar.
–Pero no estaba aquí –dijo ella–. No estaba aquí. No hace dos días. ¿Vosotros
hicisteis esto? ¿Lo encontrasteis? ¿Y lo enterrasteis?
Luego se sentó en la hierba en su traje espacial y lloró en voz baja.
Mientras los árboles se revolvían en el viento, se le ocurrió a Susan que no sentía
ninguna brisa aparente.
–Extraordinario –dijo el Doctor–. Este lugar tiene una sensación de tranquilidad.
¿No lo oyes?
Los árboles estaban quietos de nuevo. No había sonidos de aves o insectos.
Todo lo que Susan oyó fue la ocasional grieta de una rama o un golpe de fruta que caía.
–Está creciendo, Susan. ¿No oyes el bosque creciendo?
Mientras él se movía, recogiendo vainas de semillas, maravillándose de la
delicadeza de las flores que brotaban entre las raíces de los árboles, Susan se fijó en el
suelo fangoso alrededor de la tumba. Había huellas allí: pies prensiles desnudos con
dedos opuestos, casi como manos.
Y también percibió que el bosque los observaba, como si el lugar estuviera
conteniendo el aliento.

Tomaron el sendero que indicaba Bethan. Pronto llegaron a otro claro donde una
pequeña nave espacial vacía estaba estacionada. Mientras el Doctor se sentaba en los
escalones, Susan ayudó a Bethan a entrar.
–No debería haber venido –dijo–. ¿No puedes oírlo? ¿El bosque? ¿No se calla
nunca?
Susan no podía oír nada. Pensó que Bethan estaba febril, y negarse a quitarse
su traje ambiental no ayudó. Filtraba el aire, dijo Bethan, y se ocupa de todas las
funciones corporales. Podría sobrevivir durante ocho días como mínimo. También hacía
imposible el acostarse. En cambio, se sentó en una silla y se durmió casi inmediatamente.
La nave era espartana y funcional, como la mayoría de las naves espaciales que
Susan había visto. Afuera, el Doctor estaba de un humor inusualmente bueno. Se había
quitado la chaqueta y desabrochado el nudo de su corbata.
–Notable. Es como una central eléctrica este lugar.

112
En su mano, las vainas se habían abierto y las semillas recién germinadas
habían soltado pequeñas raíces. Susan hizo una mueca mientras se retorcían como
gusanos hambrientos, enrollándose alrededor de sus dedos.
Estaba oscureciendo, así que volvió a entrar. Se estaba más fresco, menos
húmedo, dentro. Encontró unas galletas secas en una lata y se sentó en la cama, tratando
que no le cayesen migas, esperando al Abuelo.

Se despertó con un sobresalto. La luz del día se filtraba a través de la puerta. Oyó
un movimiento y supuso que Bethan también se había despertado. Pero Bethan se había
ido. Su traje ambiental estaba vacío y apoyado junto a la puerta. El suelo de la cabina y la
silla donde había dormido estaban sembrados de pétalos escarlata.
Algo se movió de nuevo. En un rincón oscuro, un par de ojos redondos y del color
de la miel parpadearon ante Susan. Sin embargo, no había forma detrás de ellos. Sólo
sombra. Ella no gritó, eso habría estado mal. Quería estirar la mano y tocar al propietario,
pero cuando se inclinó hacia adelante, los ojos se cerraron y desaparecieron.
Parras que se habían colado a través de la puerta o habían crecido durante la
noche, se separaban para dejar que algo, un resquicio de forma semicircular, de luz
matinal se colase. Susan lo siguió, pero nadie estaba afuera. Ni Bethan, ni el Doctor.
Llamó a su Abuelo, pero el bosque ahogó su grito. No llegó a ninguna parte.
Entonces el ruido comenzó, un crujido en los árboles, creciendo en un tumulto
mientras las ramas oscilaban de aquí para allá con furia. Esto la abrumó, y hundió la
cabeza. Ella retrocedió dentro de la nave. En un estante había otro traje espacial.
Comenzó a ponérselo. Era voluminoso, cálido y lo mejor de todo, una vez que se aferró el
casco, acalló el bosque.
Luego dio un paso atrás. Caminó a lo largo del camino, dirigiéndose hacia el
claro de la nave de refugiados y casi tropezó con Bethan Finch. La mujer, vestida con un
uniforme suelto, se agachaba sobre la tumba de Tino. Ella estaba cavando con sus
manos, enviando la tierra oscura volando.
Susan trató de alejar a Bethan, pero un gruñido enojado fue la única respuesta.
La jaula gris del traje espacial de su compañero estaba apareciendo. En lo alto, los
árboles se callaron. A través de su visera, Susan vio muchos pares de ojos color miel
mirándola. Entonces Bethan lanzó un grito de desesperación. Había desenterrado el
cuello de cromo del traje de Tino, estaba vacío.
Sobre ellos, los árboles estallaban en un nuevo frenesí. Susan vislumbró formas
que se movían a lo largo de las ramas. Follaje y figuras en uno.
Bethan juró en voz alta cuando un hombre alto salió de la maleza. Era de cabello
oscuro y tenía una barba húmeda.
–¡Tino Driscoll, esto no tiene gracia! –gritó Bethan –. ¿Dónde diablos has estado?
¡Pensé que estabas muerto!
Él sonrió.

113
–¿Cuál es el problema? No he estado lejos –dio una patada en el montículo de
entierro con sus pies descalzos–. Tengo una nueva vida ahora. Mi viejo yo está muerto y
enterrado.
–¿Lo enterraste? –dijo Bethan mientras él la levantaba en un abrazo de oso–
¡Eres un idiota! –se quejó y lo abrazó.
Las figuras de los árboles gritaban. Las ramas se balancearon, lloviendo flores y
hojas como en una celebración.
Pero Susan se quedó de pie, desamparada. ¿Dónde estaba su Abuelo?
Las criaturas de arriba se quedaron en silencio. Se habían reunido como una
tropa de fantasmas, encima de la nave cubierta de vegetación de los refugiados y la
observaban. Se volvió para huir lo mejor que pudo, pero tropezó y cayó precipitadamente
sobre el suelo cubierto de musgo. A través de su casco manchado, vio un familiar par de
zapatos marrones de charol, perfectamente colocados al pie de un árbol.
El Doctor estaba sentado en una rama encima de ella, a tres metros de altura,
colgando sus pies sin zapatos sobre el borde. Estaba mirando hacia abajo con una
expresión de contento.
A su alrededor, el follaje temblaba y crujía, casi bailaba. Unos dedos medio
visibles se acercaron a Susan. Ella luchó cuando la levantaron, traje y todo, hasta el árbol
y la puso al lado de su Abuelo.
–Susan, de verdad. Quítate esa ridícula cosa.
–No –dijo ella–. No lo haré. No es seguro.
–¡Oh, por Dios, hija! ¿De qué estás asustada? –se inclinó, abrió los sellos de su
casco y se lo quitó–. Ahora mira a tu alrededor.
Susan agarró su mano. Unas voces venían de las hojas, riendo y arrastrando lo
que casi sonaban como palabras. El bosque habló a través de ellos. Vio las caras medio
humanas de la gente–árbol, con sus hermosos ojos inocentes.
–Hace años –dijo el Doctor–, sus antepasados llegaron aquí en aquella nave de
transporte destartalada. Estaban huyendo de una guerra. Y probablemente planearon
ciudades y granjas, una colonia apropiada, pero pronto aprendieron algo mejor. Es este
planeta. Está en un estado de equilibrio perfectamente ajustado. Cada aspecto es tan
completamente uno con el resto, que es difícil discernir una entidad de otra. Fascinante,
absolutamente fascinante. La gente, los árboles. Una armonía perfecta y un camuflaje
perfecto también.
Susan pensó por un momento.
–Sé que se han adaptado a un nuevo entorno, Abuelo, porque eso es lo que
hacen las personas y las formas de vida... pero, ¿seguro que esto es una evolución? ¡Y
tan rápido! ¡Están cambiando hacia atrás!
–¿De veras, Susan? –la miró sorprendido– Habría dicho que estaban mucho
mejor, ¿verdad? En muchos sentidos, podría estar muy envidioso.

114
Susan percibió el aire cálido, húmedo y rico, presionando a su alrededor. Las
ramas parecían llegar hasta abajo para envolverla. ¿Cómo no se había dado cuenta? El
traje espacial la estaba sofocando. Trató de quitárselo y casi cayó.
Unas suaves manos la empujaron hacia su rama. Allí era donde pertenecía,
donde siempre había deseado pertenecer. Ella fue atraída y encantada. Cómo ella y su
Abuelo habían llegado aquí y sus medios para partir, se estaban convirtiendo en
irrelevantes, alejándose poco a poco. ¿Acaso el viaje había acabado por fin?
Se sentaron como en un sueño durante horas o así parecía. Abajo, los otros
habitantes arbóreos del bosque pusieron flores en la línea de tumbas cubiertas de
vegetación y se sentaron a observar las imágenes holográficas parpadeantes de sus
antepasados.
–Delicioso –dijo por fin el Doctor.
Levantó las piernas y notó que uno de sus calcetines tenía un agujero en el talón.
Demasiada perfección.
–Abajo, por favor –dijo y las manos lo bajaron al suelo del bosque.
Susan sabía que pronto estaría aburrido. Ella tomó su brazo y regresaron
caminando a lo largo de la línea de tusocs. Quería decir adiós a las criaturas del árbol,
pero parecían haber perdido el interés y se habían alejado. Finalmente, ella y el Doctor
caminaron por el bosque hacia la nave con forma de tronco de árbol que ella recordaba
como su verdadero hogar.
–Pero, ¿y los promotores, abuelo? Si llegan, destruirán este lugar.
El Doctor asintió.
–Quizás. O tal vez este mundo tenga sus propias maneras de sobrevivir.
Y atravesó la corteza cubierta de musgo hacia el ojo de la cerradura de la
TARDIS.

Bethan Finch, ex coordinadora del proyecto, luchó por recordar cómo se enviaba un
informe planetario. Había tecleado las palabras en la pantalla y, al tercer intento, logró
enviar el informe al Centro de Nuevos Proyectos en la Central de la Tierra a 483 años luz
de distancia.
Las palabras eran NO MOLESTAR.
Luego cogió la mano de Tino y salieron corriendo al bosque a jugar.

115
Urrozdinee

Gaston Kulindrica jugueteaba desesperadamente con la tapa de la jarra, dentro de la


cual había un surtido de brillantes formas coloreadas empujadas como dientes sueltos.
Era imperativo conseguir abrirla. Tenía que estar calmado ante la llegada del Ministro, y
los tranquilizantes eran la única garantía de paz que tenía en aquellos momentos
problemáticos.
Él maldijo, mientras el sudor corría por su pálida y estirada cara, y aplastó el
ofensivo receptáculo contra la pared. Se destrozó, derramando su valioso contenido, y
Kulindrica se dejó caer sobre sus rodillas en un instante. Las pequeñas píldoras
difícilmente entraban en su boca cuando se giró ante el inconfundible sonido de pasos
tras él. Un par de botas con buenas suelas habían llegado a una elegante parada en el
suave pelo de la alfombra.
–Bon soir, Gaston –dijo una voz suave y baja.
La cabeza de Kulindrica se sacudió hacia arriba como el chasquido de un látigo, sus
ojos amarillentos abiertos por el miedo.
–¡Ministro! Perdóneme, estaba… yo…
El Ministro se deslizó hacia una silla, su impoluto traje de piel de tiburón disimulaba
las rotundas líneas de su cuerpo.
–¿Estabas qué, Gastón? ¿Tratando de calmarte? ¿Por qué causa? No tienes nada
que temer de mí.
El Ministro encendió un gran y gordo cigarro, sonriendo dulcemente. Su cara era
redondeada pero muy característica, mejillas rosadas y una gran masa para la barbilla,
compensada por los acerados ojos grises.
–Entonces, sobre el pequeño asunto de los Asesinos Alemanes...
–¡Fueron comprados y pagados! –se lamentaba Kulindrica– No habrá forma de
rastrearlos.
–No interrumpas, tonto –zumbó el Ministro–. Sé que has hecho tu trabajo y que esos
extranjeros, aunque los atrapemos, no tendrán idea de la identidad de su jefe. O de cómo
su víctima llegó a esa situación –el Ministro se inclinó hacia adelante en la silla, su
desagradable flujo de aliento a tabaco pesado llegaba a la cara de Kulindrica–. Mi único
problema ahora eres tú.
El asustado hombre comenzó a agitarse hasta los pies, pero el Ministro lo envió de
nuevo hacia la alfombra con una virulenta patada con sus caros zapatos.
–No te levantes –dijo él, sacando un arma de su bolsillo interior.
Kulindrica puso sus manos sobre la cara y estuvo a punto de rogar por su vida
cuando el Ministro le disparó, con un pulcro disparo que creó un gran boquete en la
sudorosa frente del desafortunado hombre.

116
****

Cerca, en una gran y sucia plaza, la luz de la luna brilló con un blanco huesudo
sobre la cobarde colección de edificios deteriorados. Había varias docenas de chabolas
con tejado de hierro corrugado, apoyándose en las una vez elegantes casas georgianas.
Una fuente rota brotaba del centro de mármol roto de la plaza, su boca obstruida con
musgo y lodo. Alzándose sobre las desaseadas calles había un disonantemente bonito
castillo, sus torres altas y sus hermosamente majestuosos muros blancos hacían
parecerlo de cuento de hadas. El rastro de un largamente en desuso monorraíl se
precipitaba hacía abajo desde el castillo casi hasta la entrada a la plaza. Momentos
después, había una nueva llegada mientras, con un gimoteo estrangulado y áspero, la
TARDIS se materializaba a la sombra del castillo. Su estructura brilló e inmediatamente
asumió la apariencia de un cobertizo.
Susan fue la primera en sacar su cabeza por la puerta, cogiendo además una muy
rápida lectura de gravedad y radiación.
–Esto debe ser la Tierra otra vez, Abuelo –insistió ella, mirando hacia adentro de la
nave.
–Bobadas, bobadas, hija –dijo el anciano, emergiendo a la noche–. Podría ser un
montón de lugares. Nunca saques conclusiones precipitadas.
Él agitó un huesudo dedo ante la cara de duendecillo de Susan para luego girarse y
cerrar las puertas de la TARDIS. Se había puesto una capa sobre su levita y su sombrero
de astracán favorito estaba posado, algo inestable, sobre su larga y plateada melena.
Se movió rápido, con los pulgares enganchados a las solapas en un gesto familiar, y
echó un vistazo por la plaza con cierto disgusto.
–Oh, querida, querida. No es muy prometedor, ¿eh?
Susan ya estaba subiéndose a la fuente para conseguir una mejor vista.
–Oh, no lo sé. Parece extraño. Un montón de cosas diferentes amontonadas juntas.
Como ladrillos de construcción.
El Doctor miró más allá, hacia el gran castillo. Su cantería se estaba volviendo de un
azul lunar a la rosada incandescencia del amanecer.
–Bueno, aquí viene algo de sol para echar algo de luz sobre el asunto –dijo él.
Susan se protegió sus ojos mientras el sol se elevaba en el horizonte, iluminando
una vista de edificios, todos amontonados en una pesadilla de confusión arquitectónica.
Todas las calles parecían haber sido unidas entre ellas sin pensar en su cohesión; las
viviendas victorianas de ladrillos rojos luchaban por algo de espacio con tabernas
idílicamente bávaras. El oxidado monorraíl se elevaba sobre una fila de casitas que
debían tanto a Hansel y Gretel que podrían estar hechas de pan de jengibre.
Susan lo comprendió todo pero, en ese momento, estaba más preocupada por el
sol, que ahora ardía saludablemente en el cielo matutino.
–Eso es el Sol –dijo ella hacia el Doctor–. O los cerdos vuelan.

117
El Doctor emitió una pequeña risita.
–Bueno, en términos de evolución, querida, ¡puedes estar bien segura de ello!
Él tendió una mano y Susan lo ayudó a subir a la sección de mármol agrietado de la
montaña. Desde allí, pudo considerar la recién revelada ciudad con interés.
–Sí. El estilo de las edificaciones podría ciertamente indicar la Tierra. Pero debo
confesar que nunca había visto nada como esto antes –se llevó la mano al pecho y
frunció el ceño–. ¿Por qué ese batiburrillo? ¿Hmm? Es muy confuso. Sí, muy confuso de
verdad –saltó abajo, al suelo –. Sígueme, Susan, creo que es necesaria un pequeña
exploración.

****

El Ministro encendió otro cigarro mientras caminaba en dirección a la oficina de Su


Eminencia. Golpeó la pesada puerta de madera y una débil, mejor dicho una voz
asustada dijo:
–Adelante.
Su Eminencia estaba sentado en una silla, su ligera figura cubierta por una opulenta
toga carmesí con los bordes ribeteados con armiño.
–Oh, hola Jules –dijo él, mirando hacia arriba. Un pequeño y delgado hombre estaba
jugueteando con el dobladillo de la toga, sus dientes apretados por un aparato bucal.
Intercambió una mirada de curiosidad con el Ministro.
–¿Qué es todo esto, Eminencia? –gritó el Ministro con una pequeña risa.
Su Eminencia pareció un poco ofendido.
–Es por la apertura de la Tercera Asamblea. ¿Crees que es demasiado ostentosa?
El Ministro reprimió la risa que estaba burbujeando en sus pulmones y sacudió su
cabeza.
–En absoluto, Eminencia. Los líderes de los Viejos Tiempos eran bien famosos por
su vestuario.
Su Eminencia frunció el ceño.
–Esa es la última cosa con la que quiero ser comparado. Ya hay demasiadas
discusiones sobre el antiguo régimen.
Trepó cuidadosamente al suelo y se sacó la toga, lanzándola apresuradamente a las
manos del sastre, como si estuviese ansioso por alejarse de la prenda de ropa. Permitió
marcharse al sastre y se sentó tras un gran escritorio. Ahora, en su habitual traje gris de
cuello alto, parecía un hombre de tamaño modesto con pelo canoso prematuro y un color
de piel como de papel maché mojado. Unas gafas de cristales gruesos estaban atascadas
al final de su nariz. Se cepilló un poco el pelo, con sus manos temblando por el
nerviosismo y señaló hacia una silla de cuero acolchado.
–Siéntate, Jules. Por favor.

118
El Ministro dejó caer su peso en la silla y apagó su cigarro en un gran cenicero de
mármol. Cruzó sus dedos y miró a Su Eminencia a los ojos.
–¿Quería usted verme, Eminencia?
El nervioso líder se aclaró la garganta.
–Sí. Sí, quiero, Jules. Necesito… necesito tantearte.
El Ministro levantó una mano rechoncha.
–¿Moi?
Su Eminencia asintió, toqueteando el cuello de su traje.
–Como Ministro de Necesidades, estás singularmente cualificado para responder a
mi pregunta. ¿La gente se está empezando a inquietar?
El Ministro levantó sus cejas y pensó un momento antes de responder. Acababa de
ser recientemente ascendido a Necesidades desde el Ministerio de Muerte, y no se sentía
singularmente cualificado para nada. Pero Su Eminencia estaba claramente perturbado
por algo. Decidió hacer algo de tiempo.
–¿Qué quiere decir, señor?
Su Eminencia suspiró, con el rostro gris hundido en el pecho.
–Jules. Puede que me dirija a la gente pronto. Necesito saber el estado de ánimo del
público…
Los ojos del Ministro se abrieron como platos.
–¿Unas elecciones?
–Sí –replicó Su Eminencia–. ¿Qué opinas? Necesito establecer mi propia identidad.
Siempre desde que me convertí en Eminencia ha habido rumores sobre complots. La
gente… los Ministros… están ansiosos por ocupar mi lugar.
Él fijó una mirada sobre el Ministro que esperaba que no parpadeara. No fue así. El
Ministro se agitó con el brazo de la silla.
–Eminencia. Puede usted contar con todo mi apoyo. Y con el de todos sus colegas
en la Asamblea. No puedo pensar que sería de Urrozdinee sin usted.
Su Eminencia pareció complacido.
–Bien, bien –se levantó de su silla y señaló hacia la puerta–. Me gustaría un informe
completo sobre lo que a mis ciudadanos… no les gusta, Jules. Y una lista de aquellos en
los que puedo confiar.
El Ministro se inclinó y se fue, su paso se apresuró mientras trotó por los largos
corredores del castillo. Su Eminencia estaba asustado. Su Eminencia iba a convocar unas
elecciones. Su Eminencia era vulnerable. El Ministro encontró al sastre oculto en un
escondrijo.
–Ah, Periot, ¿está todo preparado?
El sastre asintió, con la boca llena de alfileres sonriendo horriblemente.

119
–Todo está listo, Ministro. Los Alemanes tienen una descripción completa de
exactamente cómo es Su Eminencia. No pueden perderlo.
–Espero que no, Periot. Esa es la idea, después de todo.
El Ministro se alejó andando. Ciertamente no podía pensar que haría Urrozdinee sin
ese débil atontado. Pero iba a ser divertido imaginárselo.

****

El Doctor y Susan estaban ya casi en la puerta del castillo. Ambos se giraron,


inspeccionando la vasta ciudad con una mezcla de temor y disgusto.
–¡Es enorme, Abuelo! –jadeó Susan– E incluso extraño desde aquí arriba.
El Doctor asintió despacio. Los restos del monorraíl, ahora poco más que un carro
que se oxidaba gentilmente en las vías, terminaban justo delante de la entrada al castillo.
Él metió su cabeza dentro del tren. El olor era algo espantoso.
–Extraordinario, extraordinario –dijo.
Se volvió hacia el castillo y tocó la gran puerta de madera con los dedos.
–Entonces, vamos a afrontar el problema de cómo entrar, ¿hmm?
Susan marchó audazmente hasta la puerta y la golpeó con la palma de la mano.
Instantáneamente una pequeña portezuela se abrió y apareció una cara morena y con
mostacho.
–¿Qué?
El Doctor giró sus ojos hacia él.
–Jovencito, me pregunto si podrías proporcionarnos algo de información.
La cara se arrugó de la incredulidad.
–¿Qué?
Susan se rio.
–Quiere decir si puede decirnos dónde estamos. Y cuándo.
El guardia vaciló por el torrente de preguntas abusivas del tipo “dónde se han estado
escondiendo ustedes” que fermentaban en su vengativo cerebro. Finalmente murmuró:
–Están ustedes en la ciudad de Urrozdinee. Y si no saben el año, yo no se lo diré.
Cerró de golpe la pequeña portezuela. El Doctor se sentó en las escaleras del
castillo y frunció el ceño con sus ojos azules centelleando en el atardecer.
–¿Urrozdinee? –meditó– ¿Por qué me suena familiar?
Susan se apoyó contra el muro del castillo.
–Tal vez hayamos estado antes, Abuelo. Sabes que pierdes memoria.

120
El Doctor jadeó por la irritación.
–¡Tonterías! Si hubiese estado aquí antes, hija, ¡lo sabría! No. Hay algo más. Algo
que no tiene mucho sentido.
–Parece no haber demasiada gente por allí –murmuró Susan–. Digo para ser un sitio
tan grande.
–Eso es porque es día festivo –dijo una voz grasienta y desconocida.
Susan se dio la vuelta. Un hombre alto y fornido en un traje brillante estaba mirando
fijamente hacia ella.
–¿Y podría preguntar que hacen ustedes en un área restringida?
El Ministro levantó su pistola y la apuntó cuidadosamente hacia el Doctor y Susan

****

Su Eminencia no se había sentido cómodo en su toga carmesí y la había dejado en


sus habitaciones. Olía demasiado a los Viejos Tiempos y era más que nunca esencial
para él ser visto como un hombre de la gente. Pero cualquier cosa que le diese un aire de
autoridad ayudaría en el momento. Se mordió el labio ansiosamente. Aplazándolo de
nuevo. ¿No podría jamás tomar una decisión sobre que podría vestir? Qué líder tan inútil
era. Tal vez la gente tuviese razón. No, no. Eran solo esos agoreros saboteando su
potencial. Si tan sólo le permitiesen, le dejasen una oportunidad para demostrar sus
credenciales…
La apertura de la Tercera Asamblea era su última esperanza. Caminó nerviosamente
hacia la gran sala del castillo donde sus iguales estaban ahora reuniéndose. Cuando llegó
al pie de las escaleras, dos pares de ojos sospechosos lo miraron sin interés.

****

–Te lo he dicho, jovencito idiota –aulló el Doctor–. Nosotros no sabemos nada de


vuestra vulgar política. ¿Dejarás que nos vayamos?
El Ministro anduvo todo el largo de una no muy grande sala de interrogatorios con su
omnipresente cigarro pegado a sus dos regordetes dedos.
–No le creo, Doctor quienquiera que seas. ¡Como tampoco creo que nadie en 2134
no sepa qué año es!
–Nos lo acaba de decir –gritó Susan excitada –. ¡2134! Me pregunto cómo es todo el
mundo.
–Si son tan agradables como este, sugiero que volvamos a la Nave y busquemos
otro sitio –farfulló el Doctor.
El Ministro los miró a ambos un poco más de cerca.

121
–Yo estoy preparado para tomar el control de esta ciudad estado. A mediodía
precisamente, nuestra estimada Eminencia Gris, y nunca un título fue más merecido,
tomará camino de la Tercera Asamblea de Urrozdinee. Mientras esté de camino, dos
asesinos de la Nueva República Alemana lo matarán allá donde esté. Yo saltaré al vacío
tan aborrecido por la naturaleza y me declararé a mí mismo Eminencia. Os culparé a
vosotros como espías enviados aquí para probarme. ¿Quién os ha enviado? ¿El Ministro
de Enfermedad? ¿Fue él? ¿La Vache? ¡Sabía que el demonio se olía mis planes!
El Ministro estaba balbuceando demasiado para diversión del Doctor. Menos le
divirtió, un momento después, cuando el obeso oficial ordenó que se los llevasen para ser
ejecutados.
–No tenéis ninguna importancia ahora. Nada puede pararme.
Arrastró los pies por la habitación. Dos guardias empezaron a empujar al Doctor y a
Susan hacia afuera.
–¡Está cometiendo un terrible error! –dijo Susan mientras las grandes puertas del
castillo se abrían. El sol, afuera, parecía ahora dolorosamente brillante.
De repente, el Doctor se precipitó a un lado, arrojando su capa a la cara de los dos
guardias.
–¡Rápido, Susan! –bramó él, trepando por el monorraíl hacia la cabina del tren.
Susan estuvo con él en un instante. Para alivio del Doctor, el tren todavía funcionaba
y, tras una breve pelea con los poco familiares controles, los dos estaban bajando por la
ladera de la colina antes de que los sorprendidos guardias pudiesen disparar sus pistolas.
El tren comenzó a ganar velocidad, chirriando más allá de la abigarrada colección de
llamativas casas y palacios, lagos ornamentales y plazas. Para el momento en el que el
Doctor pisó el freno, estaban solo a unos pasos del conocido exterior de la TARDIS.
Jadeando y resoplando, el Doctor y Susan se pusieron en tierra firme. El Doctor
abrió la puerta de la TARDIS e hizo pasar a Susan al interior con cierto alivio.
–Sígueme, hija –dijo él–. Ya es suficiente aventura por un rato. Creo que ya es hora
de echar raíces.
–Siempre que no sea en Urrozdinee, Abuelo –se burló Susan.
El Doctor sonrió y ambos entraron en la TARDIS.
–Oh, tengo un sitio en mente, querida. Solo espero que la Nave pueda llevarnos allí.

****

El Ministro forcejeó dentro de la demasiado pequeña toga carmesí que Su


Eminencia había abandonado recientemente. Estaría esplendida para su primer día de
mandato. Y ahora que ese poder estaba casi a su alcance, podría cambiar las cosas. Los
libros de historia decían que la ciudad había sido una vez un lugar de divertimento y risa.
Tal vez podría serlo de nuevo. Dentro de lo razonable, por supuesto. No más pobres
obstruyendo el sistema para empezar. Él extirparía a los ocupas y otros indeseables a los

122
que las leyendas culpaban de ocupar la cuidad en primera instancia, en algún momento a
principios del siglo veintiuno. El Antiguo Régimen tenía intención de demoler el sitio pero
los más piadosos lo habían mantenido abierto como solución para el problema de los
millones de sintecho. Entonces, lo inevitable sucedió. El lugar había aumentado hasta ser
enorme, para finalmente absorber a la vieja ciudad, ¿cómo se llamaba? París o algo así,
recordó. Ahora debía volver el orden y la razón. No estas ruinas. Podría convertir eso en
su trabajo como Eminencia para restablecer a Urrozdinee a su antigua gloria.
El Ministro caminó intencionadamente hacia las puertas de la gran sala y las empujó
para abrirlas. Ante él estaban algunos de los miles de ciudadanos sobre los que en breve
podría tener absoluto poder. En medio de ellos, pareciendo extrañamente desnudo sin su
toga, Su Eminencia se levantó para llamar su atención. El Ministro se consideró a sí
mismo muy inteligente, usando asesinos extranjeros sin idea sobre la política de
Urrozdinee. Ni siquiera sabían cómo era Su Eminencia, tal era el anonimato de aquellos
estúpidos.
Dos individuos de apariencia cambiante salieron de entre la multitud y miraron hacia
el Ministro. Él sonrió, y entonces miró hacia abajo a su toga carmesí. Mientras ellos
levantaban sus pistolas y le disparaban, un viejo juramento francés se deslizó sin ser oído
de entre sus labios.

****

En la plaza, la TARDIS se desmaterializaba con un gemido estrangulado. En el yeso


húmedo y podrido de la pared detrás de ella, un cartel con un ratón de dibujos animados
agitaba sus enormes orejas negras ante una multitud de visitantes emocionados. El
Castillo brillaba soñadoramente detrás de él y, encima, en letras de fuego, explotó la
leyenda: “Cuando deseas una estrella…”

123
Breve encuentro : Ecos del Futuro Pasado

“El daño de los Años está en él – La infamia del Tiempo“


Emily Dickinson

La chatarrería estaba casi a oscuras. La única iluminación provenía de una apagada


farola amarilla al otro lado de la puerta, su enfermizo brillo difuso aún más por la espesa
niebla. Un cuerno sonó en algún lugar del río y fue contestado por otro; el zumbido del
tráfico desde la carretera principal flotó suavemente por el muro. Era una noche fría.
Agria. Había escarcha en el suelo, y se había formado un pequeño charco de agua que
goteaba sobre los adoquines alrededor de la cabina de Policía, pero la inusual calidez del
extraño objeto desafiaba la capa de hielo que intentaba formarse sobre ella. Acurrucada
bajo las escaleras metálicas que subían por la pared de atrás, la caja azul oscuro era casi
invisible en la oscuridad: pero en las sombras, a su lado, otra sombra se movía.
El Doctor se quedó bajo las escaleras y vio su aliento convertido en vaho fundirse
con la niebla. El helado aire nocturno punzó su garganta y se le cogió al pecho. Tosió
tapándose con su pañuelo y escudriñó el trapo. Él sabía que estaba enfermo, había visto
los signos de advertencia. Otro siglo como mucho. ¿Podría perdonarle Susan alguna vez?
Pobre chiquilla, pobre chiquilla…
Dobló el pañuelo para guardarlo y salió al patio, entrecerrando los ojos con ira.
Cogió su bastón para dar unos golpes fuertes a alguna de la basura que estaba por allí
esparcida, reflexionando sobre los derroches de la humanidad.
–Ven a mí…
La voz. Otra vez. Un susurro distante, como si viniese del fondo de algún abismo. Se
giró de inmediato y escudriñó las puertas. Nada. Como antes, el susurro estaba en su
mente, la oscuridad no ocultaba nada salvo gatos.
Él caminó hacia la puerta y la empujo para abrirla con más fuerza de la necesaria, y
las oxidadas bisagras lanzaron una protesta ante el rudo tratamiento. La calle estaba
vacía. Un gato bufó. Incluso con la niebla, la calle parecía de alguna manera más oscura
de lo que debería ser. Había una curiosa sustancia en la penumbra, profunda, vida. Viejo
tonto senil pensó él. Todo está en tu desmoronada y vieja mente. Aun así podía oír esa
voz distante, llamándolo.
–Estoy aquí. Me conoces…
Se desvaneció en la distancia, bajando por el camino principal. Mirando de nuevo
hacia el patio, empujó la puerta para cerrarla y caminó hacia el sonido del tráfico. Debería
de ser rápido, las escuelas terminaban en media hora y Susan debería estar en casa poco
después. No la quería andando a casa sola en estas noches oscuras, él sabía lo brutales
que podían ser los humanos. Primitivos. Extraño, sin embargo, lo rápidamente que había
creado lazos emocionales con ella. Bastante natural, supuso, tras tantos años de vagar
sólo.

124
Ocasionalmente se pararía en su puerta y la observaría mientras dormía, confortable
y caliente en una habitación decorada con llamativos posters de horteras “cantantes pop”,
apenas creyendo que ella era su nieta. Eso significaba, por supuesto, que en algún lugar
debía haber una hija, pero su mente estaba cerrada y no se permitía detenerse en ese
punto. Maldijo la TARDIS por robarle la memoria y luego se maldijo a sí mismo por ser tan
estúpido por permitir que eso pasase. Incluso los más inocentes estudiantes sabían que
una TARDIS asaltaría la mente de cualquiera salvo su propietario y sus familiares.
Se paró, detenido por ese pensamiento.
Estudiantes. ¿Qué estudiantes, dónde? Se frotó la frente suavemente como si
intentase empujar su memoria a la libertad, pero nada sucedió. Su anillo centelleó bajo
una luz que parpadeaba, encendiéndose y apagándose. Hizo una honda respiración y
miró la calle hacia el callejón de enfrente. Había algo en las sombras. Algo familiar
aunque…
–Sí. Sí. Estoy aquí. Ven a mí, es el momento.
Cruzó la calle y se paró en el callejón, al lado de una forma familiar de una cabina
azul achaparrada. Un hombre bajo estaba parado a su lado, con un sombrero inclinado
hacia atrás y un paraguas enganchado a su brazo izquierdo. El Doctor ignoró al hombre,
hipnotizado por la forma que tenía detrás, una caja grande, como un ataúd. Podía sentir…
sentirla, oleadas de anhelos, pérdidas y deseos que cumplir. Al momento lo comprendió.
Miró al pequeño hombre a los ojos y se estremeció imperceptiblemente. El hombrecillo
tenía unos ojos peligrosamente muertos, enseguida rellenos de sufrimiento y malicia.
–Omega –susurró él, con los ojos volviendo a la cabina.
–Sí –respondió su otro yo, moviendo su paraguas. Él sabía que el hombre era, de
alguna manera, él mismo. Él sabía que tal reunión era imposible y aun así obtuvo una
cálida satisfacción al saber que no hay nada imposible.
–Yo… no recuerdo nada –dijo él, esperando que su otro yo pudiese dar alguna
explicación.
El hombre más bajito buscó algo en su bolsillo y sacó un anillo familiar, que se puso
en su dedo sosteniéndolo ante su intrigado y más joven yo, con sus facetas brillando.
–Soy demasiado viejo como para ser un pionero –dijo–, aunque lo fui una vez, entre
mi propia gente.
Algo pasó entre ellos, mente a mente, alma a alma.
–La Cosa sabe qué hacer. No recordarás nada. ¿Qué está mal?
El Doctor canoso tenía una mirada de horror en su cara, de incredulidad.
–¿Esto es necesario? Es… es abominable.
–No lo sabes… todo. Confía en mí y se paciente, por favor.
Miró a su más joven yo con algo más que melancolía. Los días pasan.
–Señor, tiene el aire de un hombre poniendo sus asuntos en orden, preparándose
para el final. ¿Es este… mi destino?
–Vayamos a la cafetería y hablemos.

125
–No puedo –aunque él quería, quería saber, desesperadamente, lo que deparaba el
futuro–. Susan estará en casa pronto.
La oscuridad se movió. El hombre bajito estaba en silencio, su cara acariciada por
las sombras. Parecía tenso, como si tratase de moverse y no fuera capaz.
–Susan…

Él sacudió la cabeza, lentamente y luego con vehemencia. Caminando de vuelta, se


quedó mirando a su anterior yo parado en las sombras, con curiosidad y confusión en su
cara iluminada por la luna. Estaría en la TARDIS antes de que se pudiese detener a sí
mismo.
El Doctor estaba de pie en el callejón. La Cosa a sus pies, mientras el afilado sonido
se desvanecía. Y en la apacible brisa que llenaba el espacio vacío había, tal vez, un eco
de llanto.
El futuro es lo que tú haces.
Nunca termina nada.

126
Perdiendo Audiencia
Esto era algo idiota, y él sabía que parecía un tonto o algo peor, corriendo a través
de las sombras de otoño. Pero, de todos modos, había algo en todo aquel negocio que le
hacía bajar y subir un escalofrío por su espina dorsal. Así que Max continuó siguiendo a la
mujer a través de los callejones sin luz del West End. La había elegido porque había
adivinado por su postura incómoda y su sonrisa a medias que estaría caminando sola
desde el teatro, hasta su autobús, su metro o su pequeño apartamento. No era la primera
que había seguido, aunque era la más fácil de mantener a la vista, a pesar de la llovizna
brumosa, con su viejo sombrero de plumas pegado como un periscopio. Nada había
sucedido a ninguno de los otros, varón o hembra, y probablemente nada le pasaría a ésta.
Sin embargo, siguió.
Hacía frío, cada vez más frío, y Max se dio cuenta de que tenía treinta y tantos años,
no estaba en los primeros años de la veintena, y todo esto se basaba en un sentimiento
que ni siquiera podía identificar, así que no le contaría a nadie acerca de ello. Sólo un
sentimiento de que estos acontecimientos –si eran acontecimientos, y no meramente
engaños de su mente, primos de las pesadillas que lo despertaban tres noches de cada
cuatro– estaban de algún modo relacionados con su trabajo de guerra.
La mujer de sombrero de plumas estaba ganando una buena ventaja sobre Max,
que estaba obstaculizado por no saber su ruta y por su necesidad de discreción. Al cabo
de un minuto desaparecería tras cualquier rincón y él la habría perdido. Los otros lo
esperaban en el Cabina del Capitán, donde siempre se reunían después de las
grabaciones. Podía imaginárselos en la mesa de atrás, ráfagas de risa que
periódicamente creaban agujeros en la cortina de humo de cigarrillo que los rodeaba para
revelar su "estrecha pequeña unidad", reforzando su amistad a través de los métodos
tradicionales del alcohol y el insulto mutuo.
Todos pensaron que estaba llamando a su corredor de apuestas. Excepto Maxine,
ya no estaba seguro de lo que ella pensaba de él, excepto que, fuera lo que fuese, estaba
triste y preocupada.
Y ahora estaban cruzando un sitio de bombas, y sus zapatos estaban goteando. Es
hora de hacer la maleta.
Pero incluso cuando sus pies abandonaron la persecución, sus ojos vieron un
parpadeo de movimiento más adelante, diez metros a la derecha del sombrero de plumas,
y acercándose rápidamente. También parecía un tipo extraño, por lo que Max podía ver
de su perfil y su forma peculiar de moverse. Ella no lo había visto venir, eso seguro.
El corazón de Max estaba batiendo a un ritmo que no había escuchado durante más
de una década, y se hizo más fuerte cuando la mujer desapareció de repente.
Obviamente había dado un giro a la izquierda, invisible desde la distancia de Max. Corrió
hacia ella, pero al girar la esquina en una plaza del jardín victoriano, inmediatamente se
dio cuenta de que había cometido un error vergonzoso: el sombrero de plumas y el
hombre peculiar estaban de pie en medio del sitio, abrazados en un apasionado y
tembloroso abrazo. Estaban haciendo lo que los amigos de Max durante guerra habían
llamado "el vals del apagón".

127
Se apartó de la vista y tomó aliento, con las manos sobre las rodillas. ¡Idiota! No
eran cazadores ni presas, eran sólo amantes. Se rio de su propia estupidez: «La guerra
secreta te hizo un paranoico, hijo», se dijo.
Aun así, mientras caminaba con dificultad hacia el atrayente y aguardentoso aire de
la Cabaña del Capitán, todavía no podía sacudir esa sensación: que algo le había seguido
hasta casa desde la guerra.

–Sí, sí –dijo el Doctor–. Creo que eso es todo. Eso es seguro. Probablemente.
Se escapó de debajo de la consola principal, agarrando un desorden de espagueti
de cables púrpura en una mano y un transformador en la otra. Enderezándose, murmuró:
–Vamos a averiguarlo, ¿vale?
–¿Abuelo?
Susan había vuelto a la TARDIS, después de pasar una medianamente divertida
media hora de exploración del depósito de basura de Totter's Lane en el que su nave
estaba oculta, justo a tiempo para ver al Doctor enhebrar el extremo despojado del
alambre púrpura a través de una aguamarina, y preparándose para conectar la llave en el
transformador.
–¿Qué estás haciendo?
–Ahora no, hija. ¿No ves que estoy ocupado?
–Abuelo, ¿estás convencido de que eso es seguro?
La irritación arrugó la frente del anciano.
–¡Esta es mi nave! Cuando llegue el momento en que necesite consejos de chicas
tontas sobre cómo manejarlo, puedes llevarme al espacio profundo y empujarme fuera por
una escotilla. Hasta entonces, se amable y estate callada.
Susan guardó cuidadoso silencio. Se apoyó contra la pared de la sala de control y
esperó lo inevitable. Sabía que el desconocimiento de su abuelo sobre el funcionamiento
de la vieja nave lo frustraba, y también sabía que la respuesta habitual a su frustración era
la experimentación imprudente.
–Ya está –dijo el Doctor–. Creo que ya está arreglado, querida...
Dos segundos más tarde, un relámpago de luz verde azul llenó la habitación y el
suelo se balanceó bajo sus pies.
–¿Estás bien, abuelo?
–Qué curioso –fue la única respuesta del Doctor–. Me pregunto por qué sucedió eso.

Esta noche la multitud había sido de menor cantidad, calculó Max, a no ser que
fuese su imaginación que lo atormentaba. De cualquier manera, la mujer con el sombrero
de plumas no estaba allí, la que había seguido después de la grabación de la semana
anterior, estaba seguro de eso: la había buscado bien. Le parecía que algunas caras
familiares habían desaparecido del público del estudio cada semana.

128
Después del espectáculo de esta noche, le había dicho a Maxine y a los demás que
había dejado su encendedor en la habitación verde, que le pidiesen una pinta y él los
alcanzaría. Por la expresión de Maxine, había quedado claro que no había creído su
excusa. Odiaba mentirle, y odiaba preocuparla aún más, pero tenía que saber lo que
estaba pasando. Iba a tener que hacer otra patrulla esta noche.
Entre bastidores en el metro de París, estaba metiendo los brazos en el abrigo
cuando escuchó un ruido extraordinario. Sonaba, pensó, como un elefante contando un
chiste, y procedía de la dirección de la habitación verde. Extraño, no había habido ningún
elefante allí desde un par de minutos antes, cuando él había aparecido para recoger su
abrigo.
Mira tú, eso tampoco había estado allí, pensó, mientras miraba la habitación: una
cabina de teléfono azul de la policía, de pie en el otro extremo de la habitación, no mucho
menos fuera de lugar de lo que habría estado un elefante. Un artilugio de la tele,
presumiblemente entregado al departamento equivocado.
La puerta de la cabina de policía se abrió, y salió una niña de pelo corto y oscuro,
vestida como una adolescente de una película americana.
–Hola –dijo ella, observando a Max–. ¿Te importaría decirme dónde estamos?
–Sospecho que estás un poco desorientada –dijo Max–. Éste es el Estudio París.
La muchacha evidentemente no era muy lista, debía ser una recién llegada a la
BBC, así que añadió:
–¿Lower Regent Street? Es un teatro donde grabamos programas de radio que
necesitan de audiencia en vivo.
–Oh, Londres –dijo ella, un poco decepcionada.
Max se echó a reír. ¿Cómo de perdida estaba?
–Eso me temo. ¿Qué esperabas, Tombuctú?
–Por lo menos –dijo–. Esto puede sonar como una pregunta tonta, pero, ¿qué año
es?
–Al contrario –le aseguró Max–, comparado con pasar la tarde almorzando con el
Jefe Adjunto de Variety (Radio), puedo decirte que eso no se acerca a la pregunta más
tonta que he oído hoy –se acercó a ella con la mano extendida–. Es 1955, y yo soy Max
Wheeler.
Una de las cosas que la guerra había enseñado a Max, una lección socavada sólo
ligeramente por una década en el mundo del espectáculo, era aceptar la validez de las
primeras impresiones. Le gustaba esta chica, le parecía dulce, pero animada por ello. Ella
no le pareció muy agresiva, pero tampoco era tímida o se disculpaba. Ella, sin duda, tenía
sus propias razones para hacer preguntas completamente locas, y claramente no le
importaba mucho cómo podrían sonar a otras personas. Él y Maxine no habían tenido
hijos, y muy bien, por cierto, pero si hubieran tenido una hija, no le habría importado una
así.
La chica le mostró una gran sonrisa y le estrechó la mano firmemente.
–Soy Susan. Encantada de conocerte.

129
La puerta de la cabina de policía se abrió de nuevo, de la que se descolgó un
anciano de pelo largo y blanco y vestido con un traje victoriano. Buen señor, pensó Max,
¿cuánta gente había dentro de esa cosa? Obviamente, era un cacharro de gama muy
alta. El caballero victoriano cerró rápidamente la puerta.
–Oh, y éste es mi abuelo –dijo Susan–. Es el Doctor.
Un nombre artístico, presumió Max. El tipo era indudablemente un actor o un
cómico, y algunos de estos viejos muchachos preferirían morir que salirse de un
personaje, tanto en el escenario como fuera.
–Max Wheeler, me alegro de conocerle, Doctor. Creo –añadió, por cortesía–, que le
vi en una actuación, antes de la guerra.
El Doctor lo ignoró completamente y se volvió hacia Susan.
–¿Cuándo y dónde, hmm? ¿Lo has averiguado, o has estado perdiendo el tiempo
parloteando, como de costumbre?
–El Estudio París, Lower Regent Street, Londres, 1955 –contestó Susan,
aparentemente sin ofenderse por la grosería de su abuelo.
El Doctor no estaba contento con la información.
–Ridículo –murmuró–. ¿Londres, 1955? ¿Hacia atrás y hacia un lado? Absurdo.
–Sé lo que quieres decir –Susan suspiró–. Todo el espacio y el tiempo para elegir, ¿y
qué conseguimos? Pocos kilómetros, y menos de una década. Aun así, podríamos echar
un vistazo ahora que estamos aquí. No te importaría mostrarnos los alrededores,
¿verdad, Max?
–Encantado –dijo Max.
Y lo estaba. Los dioses de la comedia le habían enviado a un encantador lunático
para quitarse las cosas de la cabeza. ¿Quién era él para rechazar su regalo? Y le gustaba
la forma en que lo llamaba por su nombre sin pedirle permiso. Si había una cosa que Max
Wheeler no podía soportar, era la deferencia. El Doctor se volvió hacia la cabina de
policía.
–Oh, debes hacer lo que quieras, jovencita. Sí, vete y disfruta, no te preocupes por
mí. Si me necesitas, cosa que no creo que hagas, me encontrarás aquí, trabajando en la
TARDIS –en la puerta de la cabina azul, se volvió para señalar con un dedo a su nieta–.
Pero escúchame, muchacha. Terminaré en media hora, y si no estás aquí me iré sin ti. Sí,
lo haré.
–No importa, Abuelo –susurró Susan, mientras el anciano desapareció dentro de su
cabina policial–. Se pone de mal humor cuando piensa que el tiempo y el espacio lo están
molestando.
–Querida, conozco el sentimiento –dijo Max, riendo.

–Es una especie de programa de radio grabado –explicó Max.


La divertida chica era encantadoramente ignorante sobre el negocio del espectáculo,
no era de extrañar entonces que hubiese entregado una máquina de la TV en un estudio

130
de radio. Se podría pensar que su abuelo podría haberlo sabido mejor, con todos sus
años en el tinglado, pero tal vez la mente del pobre viejo no era lo que podría haber sido.
Max había conocido a un tipo en los pasillos que estaba ya senil, lo cual era muy
triste porque se ganaba la vida con un acto de memoria. 'Magnificanus el Mentalista' sigue
apareciendo en los teatros equivocados.
Sin embargo, estaba un poco sorprendido de que una chica de su edad ni siquiera
hubiera oído hablar de “De todas formas, como decía”. ¿Se había vuelto tan viejo, tan
pronto? O tal vez la excentricidad era algo de la familia de Susan. “El Doctor”, ¿qué clase
de acto podría tener? Mago, posiblemente. Trucos de cartas y espejos extraños.
–“De todas formas” está en su séptimo año –le dijo mientras se paraban en la parte
trasera del auditorio, mirando las escaleras oscuras hacia el pequeño escenario–. "Dicen
que es “de culto”, lo que significa que no a mucha gente le gusta, pero a los que sí, les
gusta mucho.
E incluso su “culto” estaba menguando, si era honesto. Los fanáticos de la comedia
intelectual eran un grupo voluble, siempre buscando la novedad, y la masa de oyentes
inalámbricos nunca se había enamorado de “De todas formas”.
–¿Eres el único en el programa?
–Solíamos ser sólo dos: Max y Maxine, hacíamos un dialogo cómico justo después
de la guerra. Nos gusta pensar que lo que hacemos ahora es un poco más avanzado.
Pero, por supuesto, no sirve de nada preguntarte si has oído hablar de nosotros.
–Lo siento –dijo Susan–. Escucharé el siguiente si puedo, lo prometo. ¿Maxine es tu
mujer?
–Supongo que el tono de voz me ha delatado. Ella lo era. Ahora volvemos a ser sólo
socios, y buenos amigos, que era cómo debería haber permanecido siempre.
–¿Por qué te divorciaste, si no es indiscreción?
–Somos muy amigables porque estamos divorciados –dijo Max, pensando que era
bastante directa para ser una niña tan joven. Pero así eran los chiquillos actualmente, y
era bueno para ellos. No debían obedecer las órdenes tan ciegamente como lo hicieron
sus mayores. Además, su franqueza hacía fácil hablar con ella, confiar en ella, incluso.
Probablemente era una estudiante, calculó, haciendo trabajos a tiempo parcial–. ¿Qué
estás estudiando, Susan?
–¿Yo? Oh, ya sabes... teoría cuántica, en su mayoría. Un poco de relatividad, tal
vez. Lo que sea que se le pase por la cabeza al Abuelo, para ser honestos. Y la
prehistoria del grillo, por supuesto... ¡es mi favorita!
–Suena genial.
Max había dejado la escuela a los 14 años y nunca sentía que se hubiera perdido
mucho. Excepto cuando muchachas animadas le decían lo que estaban estudiando, y él
apenas sabía lo que significaban las palabras.
–De todos modos, aparte de mí y Maxine, tenemos lo que llamamos pomposamente
una "estrella invitada" para interpretar pequeñas partes, un escritor, un productor y un
hombre de efectos para hacer los ruidos de ambiente. Y ese es el equipo. Una estrecha
pequeña unidad, como solíamos decir en la guerra.

131
–Bueno, es muy emocionante conocer a una famosa estrella de la radio.
–Eres muy amable, mademoiselle. Para decirte la verdad, “De todas formas” es uno
de esos espectáculos que fue visto como algo inteligente cuando empezó, pero
francamente hemos acabado por ser algo excesivos según las nuevas directrices de la
comedia. Ya sabes, los Goons, Hancock y todos esos –y entonces, para su propia
sorpresa, Max se oyó decir a la extraña chica lo que realmente le preocupaba–. La cosa
es, Susan, que nuestra audiencia se está muriendo –la miró a los ojos y finalmente dijo
sus temores en voz alta–. Literalmente, muriendo.

No importaba lo que intentara, la vieja nave no se movía y el Doctor estaba cada vez
más frustrado, sudoroso e impaciente. Si viviese mil años, nunca se acostumbraría a esta
excusa anticuada para una TARDIS. Un vertedero era el mejor lugar para ella.
Suponiendo que pudiera persuadirla para que regresara allí.
Sin embargo, esta inmovilidad actual era más que la usual naturaleza
temperamental de la nave.
–Casi como si el TARDIS no nos permitiera salir de este lugar y tiempo –prosiguió
con un enredo de transistores, sin efecto notorio–. ¡Hmm! Como si hubiera algún motivo
para mantenernos aquí.

–Tienes que hablar con mi abuelo –le dijo Susan a Max, cogiendo al comediante de
la mano y acelerándolo hacia la habitación verde–. Estará interesado en saberlo.
–¿De Verdad? ¿Por qué?
–Oh, simplemente lo hará –le aseguró–. Está interesado en la mayoría de las cosas,
especialmente si son horribles.
–Al fin te encuentro –una mujer alta y de aspecto ansioso hizo una pausa con la
mano en la puerta verde de la habitación–. Honestamente, Max, he estado buscándote
por todas partes.
–Maxine, lo siento mucho... me distraje. Esta es mi nueva amiga, Susan. Ella es…
–Encantada de conocerte, Susan –Maxine asintió rápidamente e hizo una media
sonrisa, pero Max pudo ver que no era de corazón–. Max, es una lástima. Nos tienes
preocupados a todos.
Indicó a las dos mujeres que entrasen por la puerta, ofreciendo un brazo a cada una.
–Lo siento, cariño, te lo explicaré después. Ahora, ven a conocer al abuelo de
Susan. Es un viejo profesional, te gustará.
Susan llamó a la puerta de la cabina de la policía y el anciano abrió un resquicio, lo
suficiente para revelar su visiblemente molesto rostro. Se parecía a Punch mirando por la
cortina.
–Doctor, ¿puedo presentarle a Maxine, mi...?
–¿Qué ocurre, Susan? ¿Cuál es el propósito de estas interminables interrupciones?

132
–Abuelo, Max tiene algo que contarte. Aquí hay algo extraño.
–Sí, sí, lo sé –dijo el Doctor, mientras volvía a la cabina y cerraba la puerta tras él.
–No sé quién es ese viejo actor –dijo Maxine–, pero podría aprender algunos
modales.
Susan hizo una seria consideración por un momento:
–No... no, no creo que pueda, en realidad. Disculpe un momento, será mejor que
vea lo que está tramando –y entonces se fue también.
–¿Qué están haciendo –susurró Maxine– dentro de una cabina de policía?
Max se encogió de hombros.
–¿Pintarla?
Ella lo golpeó con el codo, cosa que él consideró una buena señal.
–¡No seas tonto! No pintan el interior de los accesorios de la TV.
–No sé qué hacen en la televisión –dijo Max– y tampoco pienso averiguarlo. No
hasta que empiecen a pagar el dinero adecuado, de todos modos.
–Max, quiero que me prometas que no estabas... haciendo tonterías esta noche.
Mientras estuvimos en el pub.
Él la abrazó.
–Juro que no estaba haciendo nada. Ni tonterías ni nada.
Él no mencionó que lo único que lo había impedido era escuchar ese ruido extraño.
Dios mío, se había olvidado de eso: los elefantes. ¿Qué fue eso? ¿Podría ser algo
relacionado con lo que estaba pasando?
–Me preocupo por ti, Max. Creo que la guerra te afectó más de lo que te imaginas.
–La guerra nos afectó a todos, cariño. Realmente fue un gran acontecimiento.
Ella tomó sus amplias muñecas en sus manos.
–No bromees. Dime qué piensas que está pasando.
Max liberó su mano izquierda y frotó sus nudillos en su frente.
–No lo sé. Probablemente nada.
Las audiencias del estudio para la mayoría de los programas de radio, “De todas
formas” incluido, consistieron en parte de los oyentes fieles, que asistieron a cada
grabación. Max había notado que últimamente, desde que se habían trasladado al París,
de hecho, cada semana, algunos de los asiduos con los que se había familiarizado a lo
largo de los años habían desaparecido.
–Cuando les pregunto a los demás sobre ellos –le dijo a Maxine–, o no saben, o bien
me dicen que sus amigos han muerto de repente.
Maxine se rió, y Max apreció el esfuerzo que le costaba.

133
–Sólo demuestra lo que todo el mundo ha estado diciendo, cariño. Necesitamos un
público más joven.
Él fingió reírse con ella.
–Y como el DHV(R) me estaba diciendo en gran medida esta tarde, para conseguir
un público más joven necesitamos una obra más joven.
La puerta se abrió y un hombre delgado y calvo entró.
–Si vosotros dos queréis cogeros de la mano en habitaciones vacías, tendréis que
volver a casaros. Os he estado buscando, ¿dónde habéis estado?
–Hemos estado aquí, Jolyon, tomados de la mano. Es más emocionante cuando
estás soltero.
–Me temo que tendrá que esperar. Vamos a tener que rehacer el dialogo de apertura
de ambos. He reservado uno de los estudios de armario de escobas de EH.
–¿Lo hicimos mal? –preguntó Maxine.
–¿Tú? ¡Nunca! No, cariño, es ese maldito zumbido que se ha colado en la grabación
otra vez.
Max se estremeció, pero decidió que no era el momento de mencionar que el
misterioso sonido de la BBC era otra cosa que le hacía estremecerse.
–¿Quieres que vayamos enseguida, Jolyon?
–Por favor, hijos. Oh, otra cosa –dijo el productor, sosteniendo la puerta de sus
estrellas–. Hay otro látigo para las flores, por desgracia. Una de nuestras habituales ha
muerto. Su hermana nos lo hizo saber. Ella era supuestamente nuestra "fan más grande".
Se llamaba Madge.
De algún lugar en sus entrañas heladas, Max encontró su voz.
–¿Quién era Madge?
–Tú la conocías, Max. La que tenía un sombrero con una pluma.

–¡Ja! Eres un viejo idiota –el Doctor dio unas palmaditas a la consola principal–. No,
no tú... yo. Me estoy dirigiendo a mí mismo.
–¿Por qué dices eso, Abuelo? –Susan estaba acostumbrada a intervenir en las
conversaciones del Doctor con objetos inanimados.
–Pensé que la TARDIS estaba tratando de decirme algo. Se han apoderado de mí
todas las supersticiones, Susan, ¿puedes creerlo? ¡Ja! Pero ese zumbido, un aire
acondicionado antiguo, sin duda. Está molestando a la vieja. Es un patrón bastante
complicado de frecuencias, pero tan pronto como pueda analizarlo correctamente podría
cancelarlo y volver a nuestro camino.
Mientras hablaba, tomó una serie de lecturas de lo que parecía un reloj de bolsillo
victoriano, colgando de la faltriquera.

134
–¿Pero qué hay de lo que me dijo Max? La audiencia desaparecida, ¿no quieres
investigar eso, Abuelo?
El Doctor se burló.
–Sospecho que la comprensión de tu amigo de lo que podría constituir una tasa de
mortalidad notable es poco sofisticada. Es otra de las cosas que estas personas no
enseñan en sus llamadas escuelas.
–Está bien, pero ahora que estamos aquí podríamos por lo menos permanecer el
tiempo suficiente para ver cómo se hace un programa de radio en directo. Eso puede ser
interesante.
Su abuelo dejó claro que no era un gran admirador de la comedia radiofónica, o de
la emisión en general. Prefería el music–hall.
–No es saludable para la gente sentarse en casa, riendo por su cuenta, en lugar de
como parte de una audiencia físicamente presente. No es saludable, déjame decirte.
–A veces te he oído reírte por tu cuenta, Abuelo –se burló Susan–. Aunque no por
comedias, por cierto.
–¿Qué? Tonterías, tonterías –dijo el Doctor, levantando la vista de sus cifras–. Oh,
ven aquí, niña –ella le pasó el brazo por la cintura, y él le revolvió el pelo–. Supongo que
podríamos quedarnos un solo día.
Ella lo miró a él.
–¿Y escucharás lo que Max tiene que decir? Después de todo, es una extraña
coincidencia que el aire acondicionado de la BBC produzca las vibraciones exactas
necesarias para inmovilizar la TARDIS.
Una mirada horrorizada se extendió por el rostro del Doctor.
–¿Coincidencia? He estado descuidando tu educación. Ahora, ¿dónde he puesto
ese paquete de cartas...?

Los largos y curvos pasillos de los sótanos de Broadcasting House olían, no


desagradablemente, a humo de pipa, alfombra nueva y polvo ardiendo por maquinaria
eléctrica. Para Susan, los pasillos parecían seguir para siempre, y todos parecían
idénticos. Incluso pasadas las nueve de la noche, el lugar estaba vivo con hombres y
mujeres corriendo en todas direcciones, la mayoría llevando en brazos precarios papeles
o bobinas de cinta adhesiva, muchos de ellos saludando con la cabeza a Susan y al
Doctor, otros tratando de caminar por su lado, como si no estuvieran allí.
–Este edificio tiene forma de barco –se dio cuenta Susan, pero su abuelo no le
escuchaba. Él estaba caminando con la cabeza baja, estudiando su reloj de bolsillo. De
repente, lanzó un grito de "¡Bueno, ahora!" y se abrió una de las interminables series de
puertas pesadas que bordeaban el pasillo.
–¡Vete, idiota! –salió un grito desde dentro. El Doctor asintió agradablemente, e hizo
lo que le dijeron.

135
–Abuelo –dijo Susan señalando un letrero iluminado sobre la puerta que ponía “En el
aire”–, creo que tal vez cuando esté iluminado, se supone que no debemos entrar.
–Por supuesto, querida mía, así es –el Doctor le acarició la barbilla sin apartar los
ojos del instrumento que tenía en la mano–. ¿Te das cuenta del zumbido?
–Sí, como en el París.
–No es parecido, chiquilla, no –se dio un golpecito en el reloj–. Para el oído, tal vez,
pero mi oscilómetro me dice que es muy distinto. Y eso es muy interesante.

–Susan, Doctor... encontraron mi nota –de alguna manera, a Max no le había


gustado molestar a la extraña pareja en su cabina policial, pero tampoco le había
importado abandonarlos tan abruptamente sin explicación alguna–. Pero esperaba veros
en la recepción. ¿Cómo demonios pasasteis por delante de los conserjes?
Los conserjes de Broadcasting House, un cuerpo uniformado, compuesto
enteramente por antiguos militares, eran ciertamente inflexibles y ferozmente protectores
del paso de personas no autorizadas. O sangrientos y oficiosos, como algunos dirían. Y
sólo habían empeorado, Max estaba convencido, desde que “The Goon Show” empezó a
cachondearse de ellos.
Susan ahogó una risita, y explicó:
–Parecían pensar que el Abuelo era parte del espectáculo.
–¿Hmm? Disparates. Ahora, jovencito, quiero hablar contigo –mientras Jolyon se
apresuraba en editar la cinta que acababan de grabar, el Doctor tomó a Max por el codo y
se encaminó hacia el ascensor. Susan y Maxine los siguieron–. Este asunto de su
audiencia que muere: si tengo que ayudar, debes contármelo todo.
Max tosió.
–Sin ofender, viejo, pero, ¿qué puedes hacer tú?
El Doctor sonrió. Por primera vez en su vida, hasta donde Max sabía.
–Oh, tengo algo de experiencia en asuntos inusuales.
Así que eso es todo, pensó Max, el Doctor también había estado involucrado en un
trabajo secreto de guerra. Sería un alivio hablar con alguien que realmente lo pudiese
entender.
–¿Quieres decir... que puedo hablar libremente contigo?
–Por supuesto, querido muchacho, por supuesto.

Había una pequeña caminata hasta el Gordon, así debía ser, Max estaba
explicando, porque de lo contrario los músicos nunca regresarían al estudio, pero cuando
llegaron, Maxine se molestó al descubrir que la pandilla de Hancock había vuelto a tomar
su mesa.
–No importa –dijo Max, dirigiéndose hacia el concurrido bar–. Pronto estarán por
debajo.

136
Max y Maxine pronto se cansaron de señalar a las celebridades de las que Susan y
su abuelo claramente nunca habían oído hablar –aunque Max disfrutó secretamente de su
neutra reacción al nombre de Ted Ray– y, una vez que se sentaron con sus bebidas, él y
el Doctor se pusieron a un extremo de la mesa, mientras Susan y Maxine lo hacían en la
otra.
–Era cartero en casa, en el sur de Gales –dijo Max al anciano–, pero cuando
comenzó la guerra en España, me ofrecí voluntario para pelear con las Brigadas
Internacionales. Como resultado de lo cual, por cierto, tengo para siempre prohibida la
entrada a los Estados Unidos. Por eso no soy una estrella de Hollywood.
El Doctor sorbió su copa de cerveza negra y no dijo nada. Otra broma
desperdiciada, pensó Max, y continuó su historia.
–Como tenía experiencia en guerra de guerrillas, cuando empezó la contienda fui
reclutado para una unidad auxiliar. Nos entrenamos bajo las órdenes de Tom
Wintringham. Un hombre inspirado, que más o menos inventó lo que ellos llamaron "la
guerra del pueblo". Creyó en armar y entrenar a toda la población a través de la Guardia
Nacional, hombres y mujeres, no sólo para resistir la invasión alemana, sino también para
hacerse cargo de todo el país ante una revolución socialista si el gobierno, los banqueros
y los terratenientes trataban de hacer la paz Con Hitler. ¿Alguna vez has estado en
Wintringham, Doctor?
–Aún no –dijo el doctor–. Continúa, muchacho.
–Sí, entonces... Pasé los primeros 18 meses de la guerra viviendo en una cueva en
Mendips, esperando a los nazis. Mire –metió la mano en el bolsillo de su chaqueta y sacó
un puño americano lleno de puntas–. Éstas eran una edición especial. Todavía encajan,
¿sabes? Me deshice de la cápsula de cianuro, sin embargo. Un hombre puede tener
demasiados recuerdos. Nunca usaron las nudilleras con enojo, pero al maniquí de
entrenamiento le quitaron el rostro de pobre mendigo –dijo, para después apurar un largo
trago de su pinta amarga–. Nos dieron listas, regularmente actualizadas, de vecinos “poco
familiares” que tendrían que ser asesinados tan pronto como la invasión tuviera lugar.
Practicamos ataques de sabotaje y aprendimos a hablar alemán, nada de los cual me ha
resultado muy útil en la vida civil.
–¿Y después de esos 18 meses, qué?
–Muy bien. Una vez que los soviéticos habían entrado en la guerra, y así la amenaza
inmediata de la invasión alemana había retrocedido, fui reasignado a un equipo normal
del ejército. Fue allí, como la mayoría de los cómics de mi generación, que aprendí mi
oficio, haciendo entretenimientos para las tropas. Me empezó a gustar, me aficioné y aquí
estoy –miró los nudillos por un momento y luego los guardó–. Eso y España, esa fue mi
universidad. Más de diez años después, creo que la mayor parte de lo que se oye en la
radio sigue siendo la comedia de las fuerzas, aunque se presente como moderna y civil.
Todo está marcado por la guerra, en realidad.
Al darse cuenta de que se estaba pasando un poco, y en peligro de volverse loco,
Max añadió:
–Pero debes haber hecho alguna comedia en tu tiempo, ¿no? –todavía no podía
categorizar al viejo con sus maneras y su absurdo disfraz. Conocía algunos de los trucos
más viejos para usar su conjunto completo para las grabaciones de radio–. Quiero decir,
en realidad no eres médico, ¿verdad?

137
–Oh, jovencito, hay muchas cosas que no soy –replicó el Doctor, mientras terminaba
su vaso.
–Creo que es sólo la culpa que suelen sentir los supervivientes –le dijo Maxine a
Susan, con voz suave–. Todas esas cosas de "algo nos siguió a todos de vuelta a casa de
esa guerra, Maxine." Volvió a casa, ese es el asunto, y muchos no lo hicieron –ella rio, y
le dio una pulgada de ginebra y tónica a su garganta–. Además, él es un comediante, así
que es un miserable viejo mendigo para empezar.
–¿Crees que todo está en su cabeza, ese asunto de la audiencia que se muere?
–Bueno, la gente muere, ¿no? –sonaba como si estuviera tratando de convencerse
a sí misma y a Susan–. Especialmente a medida que los días se acortan. Hay gripe,
tuberculosis, contaminación, etc.
–Esa Madge que mencionaste. ¿Se murió de gripe?
Maxine frunció el ceño antes de responder.
–Es un poco extraño, es cierto. Era muy joven, aparentemente muy sana. Max la vio
acurrucada con un tipo en la calle, que no suena como alguien que está
desesperadamente enfermo. Pero al parecer sus órganos internos habían sufrido algún
terrible trauma, presumiblemente un terrible accidente, y sin embargo la policía no ha
podido averiguar dónde o cuándo o qué, y mucho menos cómo una persona tan herida
pudo arrastrarse a casa para morir en su propia cama.
–Ya veo –comenzó Susan, pero Maxine siguió por encima de ella.
–Pero lo importante es que su muerte se produjo a kilómetros del París y días
después de la grabación, por lo que no puede conectarse, ¿no?

En su oficina en BH, Jolyon casi había terminado de editar el dialogo regrabado.


Todavía le encantaba la novedad de trabajar con cinta magnética. Si todavía dependieran
de los viejos discos de acetato, “De todas formas” habría sido un espectáculo muy
diferente, menos inventivo.
Oyó a alguien entrar en la habitación, sin llamar ni hablar. Probablemente un
limpiador.
–Deme un minuto –dijo, concentrándose en su trabajo.
–Quédate tranquilo –dijo una voz detrás de él.

–Pero cuéntame sobre tu guerra, Doctor –dijo Max–. Si se te permite hacerlo.


–¿Mi guerra? Oh, nunca he sido capaz de entender la guerra.
Max lo entendió, el Doctor no podía o no quería hablar de ello. La mayoría de los
hombres que se había encontrado que habían estado en servicio activo eran iguales.
–Ahora, jovencito... háblame de estas muertes.
–Probablemente esté todo en mi mente, pero... por alguna razón me recuerdan algo
de mis días en Mendip. Nunca supe los detalles, no creo que incluso nuestros

138
comandantes locales lo hicieran, pero se decía en 1940 que debíamos estar preparados
para que los grupos de ocupantes alemanes muriesen, misteriosamente pero
aparentemente de causas naturales. En ese momento, supusimos que era una referencia
a algún tipo de arma secreta de gas. Expresamos nuestra inquietud a través de los
canales oficiales, nuestra unidad estaba compuesta principalmente de rebeldes e
inadaptados, no confiábamos en los altos mandos, y no teníamos miedo de decir lo que
pensábamos, y después de eso, nunca fue mencionado de nuevo –encendió un cigarrillo
y reflexionó un momento–. Excepto que había un rumor de que todo era parte de algo
llamado Operación Shaker. Pero, ¿ve usted mi dilema, Doctor? Si estas muertes ahora,
misteriosas pero aparentemente naturales, como son, se deben a algún tipo de
experimento de guerra bacteriológica que ha ido mal, entonces, ¿qué debo hacer?
¿Hablar con la policía? ¿Decirlo a la prensa?
La respuesta del doctor lo sorprendió.
–Cuéntame sobre el zumbido en tus dos lugares de trabajo.
–¿El zumbido de la BBC? Bueno, no sé qué decirte. Se supone que BH tiene el
sistema de aire acondicionado más avanzado del mundo, por lo que se dice. O lo era
cuando lo pusieron.
–¿Has grabado siempre tu programa en el París?
–No, solíamos hacerlo en el Camden –Max señaló con la barbilla al otro lado de la
habitación–. Preparado para dar paso a Hancock y sus payasos. ¿Por qué lo preguntas?
Cualquier respuesta que el Doctor pudiera haber dado fue cortada por la llegada de
Jolyon, que se desplomó en una silla al lado de Max. Se veía horrible: el rostro rojo,
empapado de sudor, su respiración fuerte e irregular. Puso una mano temblorosa en el
brazo de Max.
–¿Fuiste tú, idiota? Me has dado un susto de muerte, podrías haberme matado...
¡sabes que odio las estúpidas bromas!
–Espera, viejo, no sé de qué estás hablando. ¿Qué ha pasado?
Max y Maxine lograron calmar a su productor lo suficiente para que pudiera sorber
unos cuantos tragos de brandy y contar su historia.
–Estaba terminando la edición del nuevo dialogo cuando escuché un ruido. Yo
estaba a punto de darme la vuelta, para ver quién era, cuando esa persona me agarró por
detrás y… bueno, me abrazó, no hay otra manera de decirlo. Después de unos segundos,
él se soltó, y cuando me atreví a mirar alrededor, no había nadie allí. Fue horrible.
Sus colegas trataron de sacarlo de su terror.
–Debe haber sido una de las secretarias –sugirió Max–. Te engañas.
–No, no. Era demasiado fuerte para ser una mujer, debía de ser un hombre, un
hombre fuerte. Como tú.
–Oh, bueno, lo que tú prefieras, bonito –dijo Max, haciendo señas con las cejas
para que la otra mitad del acto se hiciera cargo.
–Quizá fuera el fantasma del BH –dijo Maxine– ¿Un mayordomo, no, con un bigote
revoloteante?

139
–No seas tonta –dijo Max–. ¿Por qué un mayordomo estaría atormentando una
estación de radio moderna? No, el fantasma de BH es un músico errante, visto por todo el
edificio, buscando eternamente un estudio que nunca encuentra. Todos podemos
simpatizar con él, ¿eh, Jolyon?
Pero en todo caso, el estado del productor estaba empeorando.
–Más vale que lo lleves a casa –dijo Maxine–. Iré a buscar un taxi.
Preocupado con su afligido amigo, Max seguía oyendo a la muchacha decir:
–Está en estado de shock, Abuelo... ¿Ves cómo está temblando?
El Doctor estaba jugando con una especie de reloj de bolsillo.
–No diría que temblaba, niña. Yo diría que oscilaba.
Max se giró a tiempo para ver una mirada de tristeza cruzar la cara del viejo.

La TARDIS estaba en la habitación verde, y la habitación verde estaba fuera de los


límites. Otro programa estaba siendo grabado, inusualmente tarde por la noche, debido a
un fallo de energía anterior, por lo que el Doctor no tuvo otra opción que aceptar la
sugerencia de Susan que sentarse en el auditorio y ver el espectáculo.
La escena todavía se estaba montando mientras tomaban asiento. El escenario en
sí se amplió al doble de su tamaño anterior, mediante piezas de extensión arrastradas a
su posición por los acomodadores vestidos de color marrón. Luego vino la colocación de
los micrófonos en varias posiciones, un asunto de precisión, al parecer, que implicó
muchos ajustes finos por el encargado de escenario, y las maldiciones masculladas de los
acomodadores.
A medida que el reparto subía al escenario desde la sala verde, quedó claro para
Susan que se trataba de una producción mucho mayor que la de la “pequeña y apretada
unidad” de Max y Maxine. Había siete actores, la mayor parte de ellos asumiendo varios
papeles cada uno, junto con una orquesta de diez integrantes para realizar la música y los
sonidos de ambiente. Todo el asunto estaba presidido por un solemne presentador en
esmoquin, que parecía ser el blanco de muchas de las bromas.
Susan se sorprendió al ver cuánto de la comedia era visual: algunos cómicos se
deleitaban en darle vueltas a los aparatos del presentador, o tirar de su corbata, mientras
otros trabajaban en la audiencia del estudio con caras divertidas y poses bobas sobre las
que, por supuesto, los oyentes en casa no sabrían nada.
Amaba cada minuto. El incesante bailoteo alrededor de los micrófonos parecía
magníficamente coreografiado, por lo que ninguno de los cómicos chocó con el otro.
Estaba fascinada por la técnica de giro con la que los artistas volteaban las páginas de
sus guiones, de tal manera que los micrófonos no atrapasen ningún susurro. La existencia
misma de la puerta de efectos especiales, erguida y sola a un lado de la escena, con su
propio micrófono dedicado, y un ayudante de escena listo para abrirlo, cerrarlo y golpearlo
a cada señal, sorprendió a Susan como algo increíblemente gracioso.
En poco tiempo se unió a los aplausos, abucheos y pedorretas que daba la
audiencia así como frases descriptivas de lo que eran evidentemente personajes
regulares. Ella no tenía ni idea de qué significaba “¿Sólo dos? ¡Eso no es bueno!”, pero

140
aplaudía junto con todos los demás cada vez que lo escuchaba. Para su sorprendente
placer, su Abuelo se rio más fuerte que nadie, de principio a fin.
La grabación terminaba mientras Maxine se deslizaba en el asiento al lado del
Doctor. Estaba claro por su expresión que tenía algo que decir, pero no estaba dispuesta
a decirlo. En su lugar, les preguntó si les había gustado el espectáculo. Susan estaba
entusiasmada, pero el Doctor galantemente insistió en que “no era tan bueno como su
propio show".
Toqueteando su boca y nariz con un pañuelo arrugado, Maxine les dijo que ella y
Max encontraban este tipo de programa bastante anticuado. Los Goons habían llevado
situaciones surrealistas y frases hechas tontas tan lejos como podían llegar. En el futuro,
la comedia abandonará los personajes más grandes que la vida y será mucho más
realista. Max y yo creemos que...
Pero allí se le agotaron las fuerzas, y sus lágrimas fluyeron. El Doctor le palmeó el
brazo y preguntó en voz baja:
–¿Cuándo murió, tu amigo?
Les dijo que Jolyon había muerto en el taxi, fuera de su apartamento en el parque
Belsize.
–Ha tenido un corazón débil durante años, y la conmoción de ese estúpido episodio
en BH debe haber sido demasiado para él.
–Un corazón débil –dijo el Doctor–. Mmm ¿Dónde está Max ahora? Creo que
debemos actuar con urgencia. Tráelo por favor, y nos encontraremos en la TARDIS.
–¿El qué?
–La cabina de policía –explicó Susan.
Cuando Maxine se marchó, el Doctor le mostró a Susan las lecturas que había
tomado de su oscilómetro en la Broadcasting House, el París durante esta grabación y
antes, cuando el teatro estaba vacío y el productor moribundo en el George.
–Todos están relacionados, pero son todos ligeramente diferentes.
–¿Qué significa eso, Abuelo?
–Lo averiguaremos. Cuando tus jóvenes amigos regresen, lo averiguaremos.

Cuando Max y Maxine se reunieron con ellos en la sala verde, el París estaba
desierto, salvo por un acomodador, impaciente por cerrar ya. El Doctor trataba de
persuadirle de que apagara el aire acondicionado, pero el acomodador insistía en que
cometer tal acto sin la debida autoridad equivaldría a renunciar a su puesto de trabajo.
–Mira –dijo Max–, necesitamos el lugar para un ensayo tardío, y como no tienes
órdenes específicas que te autoricen a quedarte hasta tarde, ¿por qué no me das las
llaves y te marchas?
–¿Con su permiso, señor Wheeler? Muy bien, buenas noches, a todos.

141
Susan le susurró al Doctor que no había pensado que los seres humanos no habían
inventado los androides todavía. En su otro oído, Max susurró que no tenía que
preocuparse por el aire acondicionado.
–Voy a arreglar eso. Nos enseñaron todo acerca de apagar las cosas en el auxiliar.
Sobre todo con dinamita, por cierto, pero aun así...
–Ahora –dijo el Doctor pocos minutos después, cuando el aire acondicionado se
había detenido–. ¿Qué notamos? Hmm?
Nadie dijo nada mientras el Doctor estudiaba su oscilador. Entonces Maxine lo
entendió:
–Si el aire acondicionado está apagado, ¿por qué todavía puedo oír su ruido?
–Exactamente, querida. El zumbido de la BBC, como lo llamas, no está conectado
con el aire acondicionado. Tiene otra fuente.
–Entonces, ¿qué pasa, Doctor?
–Dije antes que no podía entender las razones de la guerra, pero una cosa en que la
guerra es muy buena es en acelerar el avance tecnológico. Ahora, escúchame: vamos a
hacer un episodio de tu espléndida comedia, aquí y ahora.
Ante la insistencia del Doctor, Max y Maxine montaron el escenario como lo haría
para una grabación de “De todas formas, como decía”, con todo en su posición precisa.
–La mesa de efectos debe estar un metro a la derecha –explicó Maxine, mientras
ella y Max examinaban los resultados de su trabajo media hora más tarde–. Bueno, el
Doctor dijo que debíamos ser precisos.
–Muy bien, jovencita –respondió Max, con la impresión de que su abuelo era tan
extrañamente preciso que Susan tuvo que pasar un par de minutos fingiendo sonarse la
nariz.
Las copias manchadas de té del guion más reciente fueron rescatadas de la sala
verde, y la extraña actuación comenzó.
Mientras los cómicos se revolvían durante su dialogo de apertura, el Doctor vagó por
el auditorio, revisando su dispositivo y murmurando con insatisfacción.
Fuera lo que fuera lo que estuviera haciendo, Susan podía verlo, no funcionaba.
A mitad de un chiste de científicos de cohetes, Maxine tuvo que llamar al Doctor tres
veces para llamar su atención.
–Dije: en este punto, el guion requiere un efecto topo.
Encantada, Susan saltó de su asiento en la primera fila.
–¡Yo lo haré!
–Muy bien. Necesitas verter esos mármoles de la cesta de mimbre en el cubo de
hojalata. Hazlo muy despacio, y desde cierta altura.
–Oh, ya lo sé –le aseguró Susan–. Lo he visto hacer. ¿Sólo dos veces? ¡Eso no es
bueno!

142
–Rápido, chiquilla –le reprendió su abuelo.
Continuaron, con Susan improvisando efectos de sonido de vez en cuando de entre
los variados artículos expuestos sobre la mesa, pero después de 15 minutos la decepción
del Doctor era obvia.
–¿Tienes que coger un tren, Doctor? –preguntó Max– No paras de mirar tu reloj de
bolsillo.
–No te preocupes, ¿por qué te has detenido?
–Nos falta uno. Hemos llegado a una escena que involucra a nuestra "estrella
invitada especial". Hará de alto juez mutante.
–¡Susan!
–No puedo hacerlo, Abuelo. Estoy en efectos especiales.
Al Doctor le llevó un momento darse cuenta de que todos lo miraban expectantes, y
que Max le tendía una copia del guion. Hizo una gran demostración de renuencia y
molestia, pero Susan sospechó que le gustaba la oportunidad de jugar a hacer de viejo
actor.
El espectáculo continuó, pero lo que su abuelo había estado esperando no parecía
estar sucediendo. En un momento, ella se rio en voz alta en una de las líneas de Max
sobre asnos de la playa y su risotada resonó en el auditorio vacío.
–¡Por supuesto! –dijo el Doctor–. La risa, la esencia misma de este lugar. Eso es lo
que falta. Ahora, ¿qué hacemos sobre eso, hmm?
–¿Qué tan realista debe ser la risa? –preguntó Max.
El Doctor lo pensó.
–Bien. La risa debe ser variable, dentro de los parámetros, es la única cosa en la
que la precisión absoluta no puede posiblemente ser alcanzada o requerida. Creo que
cualquier risa servirá, muchacho.
–Entonces, esperad aquí –Max arrancó hacia bambalinas con las llaves del
acomodador y rápidamente volvió, con un poco de esfuerzo, con una máquina de cintas
de bobinas instalada en un gran carro. Lo conectó, lo encendió y se escucharon risas.
–Una cinta de risas cortada de las grabaciones, cuando estamos editando con prisas
–explicó–. Es de los buenos viejos tiempos, ¡cuando teníamos más risas de las que
podíamos soportar! Solíamos prestarlo a espectáculos menores.
Reanudaron una vez más, con la risa enlatada lanzando aleatoriamente ráfagas de
risa, a varios intervalos y de varios tipos y duraciones. Esto hacía una atmósfera extraña,
ya que las reacciones de la audiencia invisible sólo ocasionalmente coincidían con lo que
estaba sucediendo en el escenario.
–Tu línea, Max –dijo Susan durante una escena en el Coliseo. Hubo una pausa
incómoda, ya que ambas mujeres se dieron cuenta de que Max estaba teniendo
dificultades al tiempo que contenía las lágrimas y decía sus líneas. Maxine hundió el codo
en su costado.

143
–Vamos, sargento Wheeler. No es la primera vez en nuestra carrera que hemos
hecho reír a una audiencia en todos los lugares equivocados.
–Lo siento –dijo Max, tragando pesadamente, y limpiándose la frente en la manga–.
Es sólo... todo eso. Las muertes de la audiencia, y ahora el pobre viejo Jolyon, y el
espectáculo se hunde poco a poco bajo las olas. Una audiencia ausente riendo donde no
hay líneas graciosas, sólo me parece una visión horriblemente creíble de nuestro futuro.
Siento ser tan patético.
El público se rio y aplaudió largo y duro.
– Abuelo, esto no funciona. Es demasiado aleatorio.
Ahora era el turno del Doctor de salir corriendo. Cuando reapareció, llevaba un
extremo de un cable eléctrico que sujetó al reproductor. Tomó más lecturas sobre su
oscilador, e hizo ajustes adicionales.
–¿Qué estás haciendo? –preguntó Susan, evitando tácticamente a Max y a Maxine
mientras compartían un cigarrillo en la segunda fila.
–Este cable conecta la cinta de la risa al analizador de frecuencia que he estado
utilizando para intentar liberar a la TARDIS de los efectos del zumbido. La comedia no es
mágica, Susan, ¿ves? Es sólo una cuestión de ritmo. La TARDIS, con suerte, analizará el
ritmo del guion, lo comparará con las risas almacenadas en la cinta, y proporcionará
ráfagas más o menos precisas –el reloj de bolsillo resonó–. Bien, señoras y caballeros...
desde el principio, por favor.
–Desde el principio –repitió Maxine–. ¡Lo lograremos!
Las nuevas risas eran ciertamente más realistas y apropiadas, aunque siempre
llegaban un poco tarde.
–Eso debería funcionar –murmuró el Doctor–. Lo suficientemente cerca para la
comedia.
–Abuelo, ¿estás absolutamente seguro de que sabes lo que estás haciendo?
El Doctor se burló.
–Querida, la última vez que estaba absolutamente seguro de que sabía lo que
estaba haciendo fue hace 150 años. La tarde más frustrante de toda mi vida. Ahora,
concéntrate en lo que haces, chiquilla. ¡Sin excusas, por favor!
La voz amplificada de Max los atravesó.
–¿Qué demonios es eso?
Todos miraron hacia el fondo del auditorio, donde una figura humanoide, alargada y
reluciente, estaba, como observaban, emergiendo de dentro de la pared misma.
–Ah –dijo el Doctor–. Parece que la risa era el verdadero encantamiento.

El humanoide comenzó a andar sin prisas por el pasillo hacia el escenario.


Retirándose a los laterales, Maxine encontró otras dos criaturas que vagaban por allí y
una más bloqueando su salida hacia la habitación verde y el resto del edificio.

144
Max se adelantó para ponerse entre el monstruo que avanzaba y el escenario.
Estaba un poco sorprendido de hacer aquello, y reflexionó fugazmente que esto era lo
que tenía un héroe: reflejos involuntarios nacidos de la formación.
Héroe o no, el Doctor le hizo un gesto con la mano hacia los demás, y tomó su lugar
en la vanguardia.
–Creo que podría ser más útil en esta situación, muchacho.
–¿Ju–jitsu, Doctor? –preguntó Max, y no captó la respuesta murmurada del viejo,
que sonaba algo así como:
–Artes marciales no, dos corazones.
La criatura vibrante aparentemente no tenía prisa, tomándose su tiempo para
sopesar al Doctor antes de administrarle una dosis. Sus camaradas se limitaban a ocupar
sus puestos.
–¿Qué son esas cosas, Doctor? –preguntó Maxine.
–En su propia lengua me imagino que se llaman "la gente", me temo que casi todas
las razas en la galaxia lo hacen. Sospecho que vuestro gobierno en tiempos de guerra los
llamó "Shakers".
Max notó que el doctor seguía obsesionado con su reloj. Tal vez estaba haciendo
tiempo, pero, ¿para qué?
–No dejes que te agarre, Abuelo –dijo Susan–. Así es como mató a Jolyon.
Su advertencia llegó demasiado tarde. El “Shaker” abrazó al Doctor, que gritó de
agonía. Pero casi de inmediato, el “Shaker” lo soltó, se retiró y le dio al viejo lo que le
pareció a Max como una mirada muy considerada.
–Tus oscilaciones son diferentes –dijo–. “Ihre Oszillationen sind abweichend”.
–Buen Dios –dijo Max, impresionado a pesar de sí–, es bilingüe.
–Bueno, no tengo prejuicios –dijo Maxine, que dejó escapar un grito histérico de
risa–. Lo siento. Debo reponerme.
–Mis oscilaciones son de hecho diferentes, querido amigo –dijo el Doctor en tono
amistoso–. –Y supongo que no tienes órdenes de matar a nuestra clase, ¿verdad?
–¿Su clase? –dijo Max, pero Susan y el Doctor no le hicieron caso.
Un ruido agudo resonó en las paredes del teatro, los “Shakers” hablando entre ellos,
adivinó Max. El resultado de su discusión pronto fue anunciado.
–Sois formas extraterrestres, aliadas con los ocupantes. Somos formas
extraterrestres, aliadas con los nativos. Por lo tanto, os mataremos. Mantened la calma
mientras ajustamos nuestras frecuencias.
El patrón de brillo dentro y alrededor de los cuerpos de los “Shakers” se alteró, al
igual que el zumbido del aire.
–Oh, sí, mantener la calma –dijo el Doctor–. Un consejo excelente, gracias. Pero,
¿qué hay de estos dos, hmm? –le indicó a Max y Maxine–. No son alienígenas... son
humanos.

145
El líder “Shaker”, el único que hablaba, como Max había llegado a pensar de él, lo
miró un momento y luego le habló rápidamente, en alemán. Era una simple pregunta
sobre la función del edificio en el que se encontraban, y le respondió, en alemán, sin
pensar. Sólo cuando oyó el gemido del Doctor se dio cuenta de lo que había hecho.
–Son agentes de la ocupación. Los mataremos cuando te hayamos matado. Larga
vida al rey.
–Me temo que hay malas noticias en ese frente –dijo Susan–. El rey está muerto.
–Pero la buena noticia –añadió el Doctor– es que la guerra ha terminado y vuestro
lado ha ganado.
–¿De qué hablas, Doctor? –preguntó Maxine.
El Doctor se dirigió al líder Shaker.
–¿Cómo va el ajuste de frecuencia? ¿Tendría tiempo para contarle vuestra historia?
Los “Shakers” permanecieron en silencio, mientras sus cambiantes patrones
continuaban parpadeando, así que el Doctor continuó.
–Los “Shakers” son de otro planeta, de hecho, de otra dimensión, por falta de un
concepto más fácilmente explicable.
–La vieja condescendencia, ¿verdad? –murmuró Max.
–Era el método de la muerte, el abrazo, seguido algún tiempo después por el trauma
extremo de los órganos internos, lo que me hacía sospechar de una intervención extra–
dimensional. Todo en el universo oscila a su propia frecuencia, ¿ves? Sí, sí, la diferencia
en las frecuencias de oscilación entre los seres de diferentes dimensiones establece una
vibración cuando entran en contacto, lo que, a lo largo de un período de tiempo
determinado por otros factores, salud, edad, masa corporal y así sucesivamente, resulta
fatal. Claramente los “Shakers” han desarrollado alguna forma de blindaje que les permite
usarlo como un medio de asesinato, en lugar de un ataque kamikaze.
–Pero ¿por qué nos están matando? –preguntó Maxine.
–Oh, siguiendo órdenes, nada personal. ¿No es cierto, viejo? –el “Shaker” no
respondió. El Doctor estudió discretamente su reloj de bolsillo–. Cuando Max me habló de
la Operación Shaker...
Maxine jadeó.
–¡Estas criaturas estaban trabajando para nuestro gobierno!
–Sí, querida. Deben haber aparecido aquí en la hora más oscura de Gran Bretaña,
no por casualidad, apuesto, y ofrecieron sus servicios.
Como combatientes de la resistencia, se dio cuenta Max, cuando toda persona
cuerda en Gran Bretaña creía que la ocupación por Alemania era inevitable e inminente.
–Los “Shakers” habrían peleado una guerra terrorista contra la ocupación alemana,
junto a gente como yo. ¿Pero por qué?
–El ajuste de frecuencia está completo –anunció el portavoz “Shaker”–. Mantened la
calma.

146
–¿Cuál era el acuerdo? –la voz del Doctor era urgente ahora–. ¿Qué te prometió el
gobierno británico a cambio?
–Que un lugar llamado India sería nuestro.
–Lebensraum –dijo Max–. Es bueno saber que la ironía estaba prosperando en
nuestra hora más oscura.
–La muerte será rápida si os sometéis al abrazo, lenta si os revolvéis.
El “Shaker” avanzó hacia el Doctor, con los brazos extendidos.
El anciano gritó.
–¡Max, identifícate!
–¿Qué?
–Sargento, identifícate.
¡Por supuesto!
–Soy el sargento Max Wheeler, de la Unidad Auxiliar del Sur de Mendip. Todos los
“Shakers” deben ponerse bajo mi mando.
De nuevo, los Shakers se detuvieron y conferenciaron.
–¿Tienes algún tipo de identificación? –preguntó Susan a Max.
–Brunete –gritó Max. No estaba seguro de que su acento español estuviera a la
altura, pero al menos no había olvidado la vieja contraseña de Mendip. El líder Shaker
respondió "Quinto", y Max replicó "Belchite".
Las deliberaciones de los “Shakers” aumentaron en tono y rapidez. Claramente, no
estaban seguros de cómo proceder. El Doctor se apresuró a aprovechar su vacilación.
–La guerra ha terminado, vuestros aliados han ganado, no hubo ocupación. No hay
necesidad de matar a nadie más. Han transcurrido quince años locales desde la firma del
acuerdo de paz.
Hubo más conversaciones entre los alienígenas, pero ahora sonaban más
calmadas. Max empezó a relajarse, sólo un poco. Maxine tomó su mano, y Susan sonrió
al Doctor, que se estaba engalanando. Y entonces habló el “Shaker”.
–Entonces, ¿por qué no estamos en la India?
–Oh, querido –dijo el Doctor–. Tenía miedo de que fueras a preguntar eso.
La cinta de las carcajadas soltó un rugido sólido, por primera vez desde que
aparecieron los “Shakers”. Era la primera vez, suponía Max, que había detectado algo
digno de risa. El Doctor volvía a atender a su maldita apariencia.
–Mucho me temo –continuó– que el contrato no fue aceptado por los británicos de
buena gana. Nunca os hubieran dado la India. Y una vez que estaba claro que no habría
invasión de estas islas, imagino que tu posición a sus ojos pasó de último recurso útil a
amenaza potencial.
Los “Shakers”, al parecer, no necesitaban más discusión.

147
–El Imperio Británico nos ha traicionado, por lo tanto estamos ahora en guerra con el
Imperio Británico. Los mataremos a todos. Mantenga la calma.
–Sí, mantén la calma –dijo el Doctor–. Hagas lo que hagas, no te asustes. Ahora,
“Shakers”, será mejor que empecéis conmigo, ¿eh? Soy el líder aquí. Matar a los líderes
sería el mejor uso de los recursos, estoy seguro de que estás de acuerdo.
Él pasó bruscamente por la puerta de efectos, y la cerró detrás de él. Los cuatro
“Shakers” convergieron hacia él, desde varias direcciones. No había posibilidad de
escapar.
¡Y todavía jugaba con ese reloj antiguo! Parecía estar ajustando sus manecillas
ahora, y Max se preguntó si era un hábito nervioso o parte de su juego. Mientras el
“Shaker” principal se paseaba por la puerta de efectos y extendía los brazos de manera
convincente, el Doctor pulsó un botón del reproductor.
La cinta de la risa comenzó a oírse al revés, a un extraño ritmo que se entrecortaba,
a veces acelerado y a veces ralentizado. El efecto fue cada vez más inquietante, los oídos
de Max sentían que había un ritmo allí, en algún lugar, y no podía dejar de notarlo. Pero
cuanto más luchaba su cerebro por darle sentido a lo que estaba oyendo, más incómodo
se hizo.
Maxine gritó, y la nariz de Max comenzó a sangrar. Susan se desmayó. El Doctor
sonrió tristemente. Y los “Shakers” cayeron al suelo. Lo que parecían rasgaduras apareció
en sus cuerpos.
–Buen Dios –dijo Max–. Sus flancos se están rompiendo.
Los alienígenas comenzaron a doblarse sobre sí mismos, una y otra vez, hasta que
no quedaba nada. El Doctor apagó la cinta.

–Había una concentración extraordinaria de brillantes científicos en Gran Bretaña al


comienzo de la guerra –explicó el Doctor en la sala verde, con un té fuerte y, para Max y
Maxine, brandy–. Muchos de ellos eran solicitantes de asilo y refugiados de la Europa
nazi. Durante el pacto entre Gran Bretaña y los “Shakers”, habrían estado trabajando de
lleno en estudiar a los Shakers, buscando maneras de derrotarlos. Es una de las
verdades eternas de la historia, que los aliados de hoy se convierten en enemigos del
mañana.
–Brindemos por el querido y viejo Ejército Rojo –dijo Max, levantando la taza de té.
–Parece que habían encontrado una manera de adaptar los principios de los
“Shakers” sobre ajuste de oscilación, para atrapar a las tropas “Shaker” para siempre
dentro de la estructura de este edificio y, sospecho, de Broadcasting House.
–¿Por qué edificios de la BBC? –preguntó Maxine.
–Creo que puedo adivinarlo –dijo Max–. Las cosas eran mucho más partidistas en
1940 de lo que nos gusta admitir ahora. Algunos estaban decididos a luchar hasta la
última gota. Otros propusieron luchar por un tiempo y luego negociar un acuerdo de paz.
No pocos se mostraron partidarios de unirse a los nazis contra Rusia. Me imagino que la
facción del gobierno que estaba lidiando con los “Shakers” tenía aliados dentro de la BBC.
–¿Y qué los liberó?

148
–Las vibraciones específicas de vuestro espectáculo –dijo el Doctor–. La forma de
este teatro, la disposición del auditorio, la colocación precisa de los micrófonos, todos
establecieron una oscilación que permitió a los “Shakers”, uno por uno, salir de su prisión.
En una sesión de grabación llena de gente, con todos los ojos en el escenario, no fueron
vistos y se escaparon para cumplir con su deber.
–¿Matar a los miembros de la audiencia? –dijo Susan.
–La mayoría de ellos han estado en una especie de estado suspendido durante
todos estos años. Emergiendo, algo desorientados, y encontrándose en un teatro lleno de
gente riéndose, en lo que pensaron que era un país ocupado, lógicamente supusieron que
estas personas felices y confiadas eran ocupantes o colaboradores. ¿Entiendes? Y eran
oportunistas en la selección de sus víctimas, las que podían atrapar solas y matar en
secreto. No podían hacer mucho. Estoy seguro de que la mayoría de ellos murió durante
su cautiverio, por lo que estaban bajo mínimos. Pero lo hicieron lo mejor que pudieron:
mantuvieron su trato.
Max pudo ver que el Doctor no estaba contento de haber tenido que destruir a las
criaturas. Sin embargo, tenía que preguntar...
–¿Cómo, querido chiquillo? No es difícil, no, no es difícil en absoluto. La masacre
rara vez lo es. Me llevó un tiempo analizar completamente sus oscilaciones, pero una vez
que lo hice, pude producir frecuencias de vibración que imposibilitaban que existieran en
esta dimensión.
Con unos segundos de sobra, pensó Max, aunque tal vez sería grosero mencionar la
estrechez de su huida.
–¿No es una extraña coincidencia que las vibraciones exactas de “De todas formas”
liberasen a los “Shakers”?
–No hay coincidencias –dijo el Doctor inhalando.
–¿Quieres decir porque todo sucede por una razón?
–¡No lo creo! Quiero decir que nada sucede por una razón. Lo que los humanos
llaman coincidencia es sólo su propia conciencia de un patrón. ¡Sólo la arrogancia o la
ignorancia podrían pensar que sus pequeños patrones son motivo de preocupación para
el universo! Sin embargo, tampoco la calidad es una en la que ustedes parecen estar
especialmente escasos.
Mientras los humanos seguían parpadeando ante el insulto y sus implicaciones, el
Doctor sacó un paquete de cartas de su bolsillo, las barajó y las distribuyó en perfecto
orden, de as a rey, y de corazones a espadas.
–Bien, ¿cuál es la probabilidad de eso?
–¿Las probabilidades? –dijo Max– Pues supongo que: 635.053.559.600 a 1.
–Correcto. Ahora mira esto –barajó de nuevo, y Max se sintió decepcionado cuando
las cartas esta vez salieron en un arreglo aparentemente al azar–. Entonces, ¿cuáles son
las probabilidades esta vez? ¿Hmm?
–¡Oh, lo entiendo! –dijo Maxine– Exactamente las mismas que antes.

149
–Exactamente, querida. Cada mano de cartas repartidas tiene una probabilidad de
635.003.559.600 a 1 de ser repartido, ¡y aun así se reparten! Patrones, ¿veis? Sólo están
allí si los buscas. De lo contrario... bueno, es sólo un ronco ruido de fondo sin sentido,
¿no?

Una vez que Maxine y Max se hubieron ido a su casa, y con nada ahora para
impedir que la nave funcionara, el Doctor no perdió tiempo en regresar a la TARDIS.
–¿Ahora a dónde, Abuelo? –preguntó Susan al entrar en la sala de control–
Supongo que podría ser cualquier parte, ¿no?
El Doctor comenzó a manejar palancas en la consola de la nave.
–Pues sí, querida. Me temo que sí. Lo siento, sé que estabas disfrutando de nuestro
tiempo en Totter's Lane.
–Nunca se sabe, Abuelo –dijo Susan–. Tal vez nos encontremos de nuevo en 1963.
–No seas ridícula, niña. ¡Las posibilidades de que eso suceda son mucho más de
635.013.559.600 a 1!
Cuando empezó el familiar ruido de la desmaterialización, Susan se sintió un poco
melancólica. Le gustaban los comediantes, eran divertidos, y deseaba poder haberlos
conocido más tiempo. Sería maravilloso tener algunos compañeros más jóvenes para
acompañarlos en sus viajes.
Pero, por supuesto, eso era un ensueño absurdo. El Abuelo ni en mil años estaría de
acuerdo en llevar pasajeros en la TARDIS.

–¿Qué quieres decir con “espera? ¡No soy el tipo de persona que está
acostumbrada a esperar!
Emily nunca había visto el rostro del Doctor tan rojo. El ayudante MOD se alejó
nervioso.
–Sin embargo, señor. Hasta que alguien esté disponible para verlo a usted y a sus
amigos, voy a tener que pedirle que espere aquí.
Emily puso su mano en el brazo del Doctor, tratando de calmarlo. Cuando el
empleado salió de la antesala, el Señor del Tiempo bufó y suspiró, pero finalmente pudo
sentarse junto a Will.
–¡Y no sé por qué estás sonriendo, jovencito!

150
Will se echó a reír.
–Por nada, Doctor.
Emily se sentó también, y los tres esperaron en silencio. Entonces, Emily dijo:
–Doctor, ¿qué crees que pasó?
–No lo sé, Emily. Por eso estamos aquí.
–Pero debes tener alguna idea. Con el número de misterios en los que has estado
involucrado en los últimos años. Debieron haberte enseñado algo.
El Doctor le sonrió, ahora totalmente relajado.
–No es tan simple como eso. Y, de todos modos, ¿qué hay de ti? ¿Cuánto llevas con
UNIT, unos años? Habría pensado que no sabrías esperar nada más que lo inesperado.
–¿Pero estamos hablando de una gran conspiración? –prosiguió Emily– Todos esos
archivos que se están destruyendo se convirtieron en detalles de un gran escándalo que
el ejército británico quiere mantener bajo la alfombra? ¿O crees que vamos a encontrar a
un limpiador que haya tirado los papeles equivocados en la papelera?
–¿Quién sabe? –sonrió el Doctor– Eso es lo emocionante, ¿no? Por eso, cuando te
sugerí este pequeño viaje, no parecías demasiado convencido.
–Quizá sean monstruos del espacio exterior –dijo Will, sacando un cigarrillo del
bolsillo de su chaqueta. Entonces pareció pensarlo mejor y lo guardó en su mochila–.
¿Qué? –preguntó, fijando la mirada de Emily–Sólo pensé que no dejarían fumar aquí.
–¿En 1957? –Emily rio. Ella realmente se estaba ganando a Will, ella sabía que
serían buenos amigos.
–De todos modos... –Will se volvió hacia el Doctor– El coronel Chaudhry tiene razón.
Debe tener alguna idea de lo que estamos buscando. Mi dinero está en lo paranormal,
serán fantasmas o algo así.
–Teniente –suspiró el Doctor–. ¿Por qué los fantasmas borrarían los registros de
actividad de los tiempos de guerra 12 años después de acabada? Y, al menos, debemos
mantener una mente abierta. Muy a menudo, los acontecimientos que parecen ser
mágicos o incluso de "ultratumba" tienen una explicación completamente diferente. 1

1 Esta última parte en cursiva es el final del relato original dentro de la novela
en la que está integrada

151
El Precio de la Convicción
–¿Dónde estamos esta vez, Abuelo?
–No uses ese tono conmigo, hija. Sé muy bien dónde estamos.
–Brillante. La última vez que dijiste eso, algunas criaturas intentaban comernos.
–Un pequeño error de navegación, Susan, nada de importancia. Y sí, sé dónde
estamos ahora. Hemos vuelto a la Tierra.
La niña de cabello oscuro miraba a través de brillantes diales con forma de hongo y
luces intermitentes hacia su abuelo con una mezcla de diversión y resignación, mientras
lo observaba llevar a la TARDIS a un tranquilo descanso. El Abuelo parece más cómodo
entre los seres humanos que entre lo suyos. Tal vez por eso le gusta mucho este planeta.
El anciano usó un par de interruptores y luego se alejó de los paneles, sus manos
naturalmente se levantaron para agarrar sus solapas.
–¡Ahí lo tienes, un aterrizaje perfecto! El circuito camaleón está funcionando
perfectamente también. Los ajustes que hice en Epsilon Indri parecen haber arreglado
ese mal funcionamiento menor.
–Nunca he dudado de ti, Abuelo. Entonces, ¿dónde estamos esta vez?
–A juzgar por la ropa, diría que estamos en Alemania, probablemente al principio del
Renacimiento, pero vamos a observar un poco para estar seguros, ¿eh? Queremos
mezclarnos.
–Muy bien, Abuelo.
Susan escondió su decepción detrás de una sonrisa y se volvió hacia el escáner. Le
encantaba viajar a través de las galaxias, pero odiaba tener que disfrazarse y fingir todo el
tiempo. Era mucho más divertido cuando podía ser yo misma. Ella estudió el escáner
atentamente, observando modas y estilos de vestir, mientras su abuelo se dirigía a su
habitación con una sonrisa satisfecha en su rostro.
Susan examinó la ropa colgada en un compartimiento de almacenamiento cerca de
su cama. Casi podía oír la voz de su abuelo.
–¡Por supuesto que tenemos que vestirnos y salir! ¡La observación no es una forma
de aprender, hay que interactuar! Además, no puedes tener aventuras si nunca sales de
casa.
Ella suspiró cuando terminó de vestirse. Aventuras. Eso es todo de lo que hablaba.
Desde que dejaron Gallifrey, había estado tan ocupado hablando de que nunca tenemos
la oportunidad de hacer amigos. Sería agradable asentarse un tiempo, aunque... Ella se
quedó mirando su ropa, reconsiderando. No creía que quisiera quedarse aquí mucho
tiempo.
Regresando a la sala de control, se tranquilizó con su familiar zumbido y luces
siempre parpadeantes. Había una sensación de energía que no sólo atravesaba la
TARDIS, sino también a su abuelo. Parecía infatigable, aunque sabía que era mucho más
viejo de lo que su apariencia haría creer a un no Gallifreyan. Ella se vislumbró en el
vestido de la hija de un comerciante e hizo una mueca. El traje no era ciertamente su

152
primera opción para vestir, pero evitaría preguntas incómodas cuando se aventurasen
fuera de la nave.
Y salir saldrían. Susan se revolvió las enaguas y torció la boca hacia un lado. Si
conocía al Abuelo, encontraría algo donde meter la nariz. Su curiosidad sería la muerte de
ambos un día de estos. Por lo menos la TARDIS estaba completamente operativa por fin.
Ella se volvió cuando la puerta de su abuelo se abrió, y lo vio volar hacia ella. Estaba
vestido como un comerciante y se quejaba de un pequeño sombrero que le quedaba flojo
en la cabeza.
–¡Qué molesto! Lástima que alguien no les enseñara una forma más sencilla de
vestirse en estos días.
–¿Has determinado ya en qué época estamos?
–Creo que sí, sí. Según mis cálculos, probablemente acaba de terminar el siglo XVI.
Un tiempo de agitación con el comienzo de la Reforma y luego la Contrarreforma. Un
asunto desagradable.
Susan asintió con la cabeza.
–Intentemos evitar meternos en negocios desagradables nosotros mismos.
–Por supuesto, hija, por supuesto. No busco problemas, ya lo sabes.
Ella se guardó un comentario, a pesar de que probablemente él sabía lo que estaba
pensando. Como de costumbre, él ignoró su reacción y comenzó a empujarla hacia la
puerta.
–Vamos, Susan. Me gustaría echar un vistazo antes de encontrar refugio para la
noche.
Ella asintió y lo siguió fuera de la TARDIS, que había asumido la forma de un
pequeño cobertizo unido a un edificio. También imitaba la arquitectura local, o los
sensores de proximidad de la TARDIS habían evitado el desastre una vez más. El Doctor
manipuló la cerradura para hacer que la entrada fuera difícil de ver. El transeúnte medio
no notaría nada inusual.
–Sígueme, adelante, no seas zángana.
–Sí, Abuelo.
Caminaron hasta el final de la estrecha calle adoquinada, donde se unía a la calle
principal. Susan hizo una pausa para ponerse de pie, observando el gran castillo que
dominaba la ciudad.
–Ah, por aquí, creo –dijo el Doctor, uniéndose a la bulliciosa multitud.
Susan se encontró apresurándose para mantener el paso del hombre de pelo blanco
que iba delante de ella. Parecía insensible a los codos y rodillas huesudas que parecían
golpear a Susan. Si no hubiera sido por su ridículo gorro, Susan habría perdido de vista a
su abuelo varias veces mientras se movían por la calle. Después de lo que pareció una
eternidad, se detuvo en uno de los puestos de mercader y comenzó a examinar los
productos que estaban asentados en los toscos estantes de madera. Agradecida por la
oportunidad de recuperar el aliento, Susan observó el torbellino de la humanidad a su

153
paso. Siempre encontró interesante la Tierra, incluso cuando visitaban tiempos como este.
La gente, sus costumbres, casas y estilos de ropa se combinaron para hacer que los
viajes a este planeta fuesen de lo más agradables para ella.
Levantó la vista cuando su abuelo enganchó a un comerciante en una conversación.
–Parece que hay una muchedumbre bastante grande hoy.
–¡Yo diría que sí! Lo más grande que sucede en Worms en años. ¡No hemos tenido
multitudes como ésta desde la última vez que vino el emperador!
–No me diga. ¿Y a qué se debe esta auspiciosa ocasión?
El mercader miró con curiosidad al Doctor.
–¿No lo sabe?
–Acabamos de llegar. Ni siquiera he tenido tiempo de encontrar una posada.
–Puede que no tengan suerte, con el juicio y todo eso. La gente viene de todo el
imperio para verlo. Las posadas más cercanas a la catedral están llenas de príncipes y
sacerdotes italianos. Las multitudes son un poco molestas a veces, pero en general ha
sido genial para los negocios.
–Eso parece –el Doctor miró a su alrededor y volvió a dirigirse al comerciante–.
¿Quién está siendo juzgado?
Susan casi se rio de la expresión de sorpresa del comerciante.
–¿Dónde has estado, hombre? ¡El Papa ha decidido excomulgar a MartinLutero! No
sólo eso, el jurista papal tiene fama de ser una de las mentes más agudas del imperio.
–Hemos estado de viaje un tiempo –dijo el Doctor antes de ser interrumpido por una
conmoción en la calle. Una procesión de hombres armados forzó a que la multitud se
abriese para permitir que pasara un carruaje lleno de obispos. Susan sacudió cabeza y
luego se volvió hacia el mercader.
–Parece que hay... tensión en el aire.
–Así es, muchacha –el comerciante miró al abuelo de Susan–. Su compañera es
muy perspicaz.
–Sí, mi nieta siempre ha tenido un buen ojo para el detalle. Ahora, creo que estaría
interesado en estos artículos.
–Tiene un buen ojo, señor. Serán quince pfennigs.
Susan observó cómo su abuelo buscaba en una bolsa que sabía que no existía. No
llevaban dinero de la Tierra con ellos como tampoco llevaban monedas para ningún
mundo que visitaban. Sin embargo, los metales preciosos, las gemas y otros artículos
parecían ser valorados, no importa donde les llevasen sus viajes.
–Parece que he extraviado mi bolsa. Ah, no importa. ¿Te interesaría esto, buen
hombre?
Los ojos del comerciante se ensancharon cuando el Doctor sacó una gran gema
clara y la puso en la mano del hombre. Susan sofocó otra risita mientras observaba la
cara del hombre. Encontró un montón de esos al lado de la TARDIS cuando visitaron

154
Aldebaran IV. Todavía recordaba las miradas que el joyero local le echó cuando le pidió
que le hiciera un collar. Los nativos las consideraban basura sin valor y no podían
entender que quisiera joyas con eso.
El rostro del comerciante estalló en sudor mientras cogía la gema para ocultarla de
cualquiera que pasara por allí.
–Señor, usted debe tener más cuidado. Hay personas que se ganan la vida
separando estas cosas de sus dueños. Venga conmigo.
Susan intercambió una mirada con su abuelo cuando el mercader desapareció
detrás de las paredes de su puesto. Encogiéndose de hombros, el Doctor se colocó
detrás del pequeño mostrador de madera y lo siguió, con Susan muy cerca. Detrás del
puesto había un callejón que conducía entre dos edificios sucios.
El mercader les hizo un gesto más cercano.
–Les llevaré a mi amigo Isaac. Si usted verdaderamente quiere vender esto, él
puede darle el precio más justo en Worms. Pero apúrense, me temo que alguien ya los
haya observado.
–Creo que se preocupa demasiado por poca cosa.
Susan hizo una mueca de dolor. El Abuelo está tan acostumbrado a que la TARDIS
proveyera, que se olvidaba de cómo otros valoran las joyas o el oro. Es como si quisiera
llamar la atención sobre ellos tratando de pagar en exceso.
El comerciante echó un rápido vistazo por el callejón antes de dirigirse al Doctor.
–Señor, debe venir de una tierra rica u honesta. ¡Cada ladrón en Worms los mataría
por esa joya! Un hombre de su obvia riqueza no debería alejarse de sus guardaespaldas.
–¿Guardaespaldas? Nunca he necesitado de ellos.
–Entonces es muy valiente o muy tonto. Pero, basta de tonterías. Tenemos que
encontrar a Isaac.
Los hombres partieron por el callejón, con Susan siguiéndoles. El callejón pronto
condujo a un laberinto de calles estrechas y pasos sin salida. Pasaron por delante de
otros comerciantes y trabajadores que claramente aprovechaban los caminos ocultos para
evitar el hacinamiento en las calles principales. Era como si hubiera otra ciudad detrás de
la primera.
Susan estaba tan enamorada de la visión que se perdió al encontrarse con un par de
trabajadores mientras levantaban una caja grande justo enfrente de ella. Dio golpecitos
con el pie mientras esperaba a que los hombres equilibraran su carga y se apartaran de
su camino. Caminando hacia un lado para dejarlos pasar, miró hacia el callejón para ver
dónde estaban su abuelo y su guía.
No había nadie en el callejón delante de ella.
Sintió una punzada inicial de pánico, pero se la sacudió. Vamos, Susan.
Evidentemente, giraron hacia uno de los callejones más adelante. Si se apuraba, debería
ser capaz de atraparlos. Si no, sabía dónde estaba la TARDIS.

155
Alargando su zancada tanto como podía con su traje, al que no estaba
acostumbrada, y sobre los escombros que alineaban el camino, ella se apresuró a bajar
por el callejón. Hizo una pausa en la primera intersección. Nada. Pasó tres más y todavía
no encontró ninguna señal del hombre mayor o del comerciante. Deteniéndose, consideró
su dilema. Por delante, el callejón principal estaba a punto de abrirse a una gran calle bien
iluminada. ¿Debía regresar y echar un vistazo a los otros callejones? Estaba segura de
que no los pasó por ninguna parte.
Deprimida, se adelantó y se sentó junto a un montón de cajas. Todavía estaba
debatiendo sus opciones cuando oyó voces al otro lado. Una era fina y tierna, recordando
a Susan una rata acorralada.
–No me gusta, Karl. Él tiene gente que lo apoya en la ciudad. Si nos atrapan, no
sobreviviremos para llegar a la cárcel.
Una voz más profunda y confiada respondió.
–Relájate, Willie. Estar en la cárcel no te protegerá de nuestro jefe. Podría comprar
la cárcel siete veces. Si nos atrapan, creo que preferirías estar muerto.
–Las cosas podrían salir mal.
–Por eso nos pagan mucho por este trabajo. ¿Qué es la vida de un sacerdote en el
gran esquema de las cosas? Si él nunca llega al juicio, no podrá extender su herejía
desde la tribuna de los testigos. Un tiro limpio, a través del corazón, después a Wurtzberg
para esperar nuestro pago.
–Eso es otra cosa. ¿Cómo sabemos que aparecerá con el dinero?
Susan sacudió la cabeza. Willie no se quedó muy tranquilo. Ella se movió, tratando
de vislumbrar a los dos hombres, y tropezó en una tabla que chocó contra el suelo. Oh,
¡qué bien! ¡Hora de irse! Se levantó de un salto y comenzó a correr por el callejón, pero
eran demasiado rápidos para ella. No había dado más de unos pasos antes de que unas
manos ásperas la agarraran por los hombros y la giraran.
–¿Y dónde crees que vas? –preguntó la más profunda de las dos voces.
Susan miró hacia arriba y vio una cara cruel que la miraba. Karl tenía una nariz
torcida y cicatrices en ambas mejillas. La inquietud del pánico volvió, pero ella levantó su
barbilla en señal de coraje.
–Dejadme ir. No tenéis derecho a tocarme.
–Oh, es una pequeña princesa lo que tenemos aquí, Wilhelm.
–¿Crees que lo ha oído, Karl?
–Por supuesto que lo oyó. Maldito seas por no mantener la boca cerrada.
Puesto que jugar a lo loco claramente no era una opción, Susan atacó a Karl,
golpeándolo en la ingle con su rodilla. Soltó un gemido horrible, pero aflojó su agarre lo
suficiente para que ella se liberara y comenzara a correr. Había esperado que Wilhelm
retrocediera ya que parecía el más débil de los dos, pero él la sorprendió, la agarró por la
cintura y la levantó en el aire. Gritando por ayuda, trató de arañarle y darle patadas, pero
evitó la mayoría de sus ataques. Lo peor de todo fue que Karl se levantó del suelo, la furia
se dibujó en su desagradable rostro y sacó una daga de su cinturón.

156
–Esa patada te va a costar caro, princesa.
–¡Abuelo! ¡Abuelo, ayuda!
–Maldita sea, Karl. No está sola.
–Es un truco, Willie. Quédate quieto y podremos acabar con esto.
Susan miró fijamente al hombre grande, la daga se hacía más grande mientras que
él se acercaba. Se preparó para un último grito cuando sonó una voz detrás de Karl.
–¡Tú, el de ahí! ¿Qué estás haciendo con esa joven?
Wilhelm lanzó a Susan contra la pared del callejón, aturdiéndola. A través de la
niebla en su cabeza, escuchó a los dos hombres corriendo lejos cuando alguien se
precipitó hacia ella. Ella se sentó contra la pared mientras el mundo giraba como una
sombra que cayó sobre ella.
–¿Estás bien? –la sombra tenía una voz tranquilizadora, pero Susan estaba
teniendo dificultades para distinguir la cara.
–Yo... creo que sí –Susan se estremeció cuando los detalles de su calvario se
apoderaron de ella–. Abuelo. ¿Dónde está mi Abuelo?
–Aquí, chiquilla. Estoy aquí. ¿Qué le has hecho a mi nieta?
–No, Abuelo. Él me salvó. Fueron otros dos hombres... oh, fue horrible.
–¡Bien, chiquilla! Ahora todo está bien –la forma de su abuelo se enfocó mientras él
la ayudaba a ponerse de pie–. Parece que tengo una gran deuda de gratitud con usted,
jovencito.
–De ningún modo. Sólo desearía haberlo visto un poco antes. ¿Podría escoltarles a
los dos?
Su abuelo miró a Susan y luego al hombre alto y rubio que estaba a su lado.
–Bueno, sí, creo que un lugar donde ella pueda sentarse y tomar una bebida fresca
podría ser la solución.
El hombre tenía una mirada perpleja en la cara.
–Bueno, en realidad es el momento equivocado del año para tomar una bebida fría,
pero me imagino que la posada de aquí abajo tendría algo.
–Oh si. Sí, en efecto. Bien, adelante, mi buen hombre.
Susan apoyó su peso contra el brazo de su abuelo y caminó con cuidadosos pasos.
Había tenido suficientes "aventuras" para saber que probablemente no tenía una
conmoción cerebral, pero eso no significaba que no estuviera horriblemente dolorida más
tarde. Mientras caminaban, aprovechó la oportunidad para observar a su salvador. No
podía tener más de veinticinco años. Y era guapo, además.
Al llegar a la posada, el hombre los condujo a un puesto en la parte de atrás y fue a
buscar al posadero. Susan aprovechó su ausencia para llamar la atención de su abuelo.
–Los dos hombres que me atacaron eran asesinos. He oído sus planes.

157
–¿Y tú me acusas de meternos en problemas?
–¡Abuelo! Quieren matar al hombre que va a juicio antes de que pueda hablar en su
propia defensa.
–Probablemente no es un pensamiento raro en estos tiempos. MartinLutero no es
muy popular entre la Iglesia Católica. Este juicio es uno de los pilares de la Reforma
Protestante en Europa.
–Pero, ¿qué haremos?
–¿Hacer? ¿Por qué deberíamos hacer algo, hija? No es nuestro mundo, ni nuestra
historia. No tenemos ninguna obligación de resolver problemas. Estamos aquí para
observar y disfrutar.
–No puedo decir que me haya gustado ser atacada en el callejón.
–Eso pensaba, pero... ah, aquí está nuestro genial anfitrión. Gracias. ¿No se unirá a
nosotros?
El hombre rubio puso unas jarras sobre la mesa y luego se deslizó en el puesto junto
a Susan.
–Gracias por la invitación. Estoy feliz de poder ayudar. Soy Rudolf von Slesinger.
–Encantados de conocerle, Rudolf. Tendrá que disculparnos, pero estamos viajando
de incógnito. Me temo que algunos de mis rivales estarían interesados en saber dónde
me llevan mis viajes. Por ahora, puede llamarme Doctor.
Antes de que Rudolf pudiera contestar a lo que su abuelo había dicho, Susan le
tendió la mano.
–Soy Susan. Gracias de nuevo por venir en mi ayuda.
Rudolf tomó su mano en la suya y le dio un ligero beso.
–Espero que esos cortacuellos no le hayan hecho daño.
Susan sintió que sus mejillas comenzaban a enrojecer. Empezó a contarle a Rudolf
lo que había oído en el callejón, pero un golpe repentino en la mesa llamó su atención.
Mirando a su abuelo, reconoció su mirada de ahora no.
–No, sólo un pequeño golpe en la cabeza es todo. Debería estar bien después de
una buena noche de descanso.
–Me alegra escucharlo. Desafortunadamente, eso puede ser difícil. El dueño me dice
que todas las habitaciones aquí y en las otras posadas cerca de aquí están llenas. Tal vez
les gustaría pasar la noche en mi casa. Hay un montón de habitaciones disponibles.
Antes de que Susan pudiera responder, su abuelo habló.
–Apreciamos la oferta, pero no podemos aceptarla.
Susan asintió cuando su abuelo se levantó y la empujó para que se pusiese en pie.
–Creo que deberíamos irnos ya, Susan. Tenemos algunos asuntos pendientes en la
ciudad.

158
Susan mostró a Rudolf su mejor sonrisa de disculpa y se apresuró a buscar a su
abuelo mientras él se dirigía hacia la multitud en la posada. Pareció tardíamente recordar
su herida y se frenó, permitiéndo que ella le cogiese del brazo.
–Eso fue grosero, Abuelo.
–¿Qué? ¿No te parece sospechoso que este caballero aparezca, te rescate de unos
rufianes, se haga amigo de nosotros y luego quiera llevarnos a algún lugar desconocido?
–Abuelo, ese hombre me salvó la vida.
–Quizás. Sin embargo, hay más de lo que parece. Sugiero que volvamos
apresuradamente a la nave.
– ¿Nos vamos?
–¿Por qué no? Si las tensiones en la ciudad son tan altas como parecen, es
probable que las cosas se vuelvan mucho más peligrosas.
–Pero, ¿y la conversación que escuché en el callejón?
–¿Qué pasa? Ya te lo dije, no es asunto nuestro.
Al exponerse a la luz del sol, fuera de la posada, Susan notó una pequeña
conmoción. Antes de darse cuenta de lo que estaba sucediendo, estaban rodeadas de
hombres vestidos de oficiales que llevaban alabardas. Uno de los hombres habló.
–Por orden del duque, estáis bajo arresto. Por favor, venid con nosotros.
El Doctor se volvió para mirar al que hablaba.
–No hemos hecho nada malo.
–Ahorra el aliento, viejo. Puedes presentar vuestro caso al magistrado jefe.
–Bueno, yo nunca… Muy bien, llévanos ante él. Me gustaría arreglar esto de
inmediato.
–Abuelo, ¿qué está pasando?
–Obviamente ha habido un error, Susan. Lo solucionaremos.
–Oh, ha habido un error, pero nosotros no lo hicimos –el comentario del guardián
provocó una carcajada hostil de sus compañeros–. Ahora, ¿vas a desobedecer una orden
del duque o vas a venir pacíficamente?
–Tendremos mucho gusto en cooperar, señor –dijo Susan, poniéndose frente a su
abuelo.
A juzgar por el profundo ceño del guardia cuando se volvió y comenzó a marchar,
esperaba resistencia. Susan puso una mano en el brazo de su abuelo y lo condujo justo
detrás del guardia. Los otros guardias se pusieron detrás de ellos, sus armas
descansando ligeramente sobre sus hombros.
Susan notó que se dirigían hacia la entrada del castillo que se elevaba sobre la
ciudad. Los guardias se detuvieron un momento para hablar con los centinelas y luego se
dirigieron al oscuro interior. Incluso con su dolor de cabeza, Susan miró atentamente el

159
camino que seguían, en caso de que tuvieran la oportunidad de huir. Por el aspecto de las
enormes puertas del castillo y de las gruesas paredes, no habría escape fácil.
No sabía lo que está pasando, pero el abuelo iba a tener que mostrar su mejor
comportamiento para sacarles de esto.
Los guardias los condujeron por un pasillo y se detuvieron frente a una puerta. El
líder se giró hacia ellos y Susan se sorprendió de lo aburrido que parecía.
–Esperad aquí. El magistrado jefe estará con vosotros en un momento. O no lo
estará.
El Doctor le aguantó la puerta a Susan mientras entraba en una habitación
opulentamente decorada. Los tapices colgaban de las paredes y el centro de la habitación
estaba dominado por una enorme mesa de roble. Susan se paseó por allí mientras su
abuelo se sentaba en una de las sillas con mala cara.
–Maldita sea. ¡No tenemos tiempo para esto! Esta ciudad no ha sido más que una
molestia desde que llegamos.
–Pero, ¿por qué nos arrestaron? –un rastro de sospecha se asentó en el rostro de
Susan–. ¿Ha sucedido algo mientras visitabas al comerciante?
–No, hija, creo que esto tiene que ver con el desafortunado incidente en el callejón.
Alguien debió haberlo notado y alertado a los hombres del duque. Aunque debo decir que
estoy sorprendido. Dudo que el duque sea consciente de todas las agresiones que
ocurren en los callejones de esta ciudad.
–Por desgracia, tienes razón, Doctor. Su excelencia suele estar demasiado ocupado
con asuntos de Estado como para involucrarse en las vidas de su pueblo. Usted, sin
embargo, es un caso especial.
Susan giró sobre sí misma al oír una voz familiar. Rudolf hizo un gesto a los
guardias, que se retiraron de la habitación con más deferencia de lo que habían mostrado
a su abuelo y a ella. Rudolf se acomodó en una silla cercana mientras la puerta se
cerraba, con una mirada preocupada en su rostro.
–¿Os han tratado bien? ¿Necesitáis algo?
–No, lo único que necesitamos es que aparezca el maldito jefe de la magistratura
para que podamos resolver esto. Malditas tonterías.
Rudolf agitó las manos a su alrededor con un meneo.
–Pedid y se os dará. Soy el principal magistrado de su excelencia. Fuisteis
arrestados por mis órdenes, pero es para vuestra protección.
–Disparates. Soy muy capaz de cuidar de mi nieta y de mí mismo.
–Tal vez, pero no puedo arriesgarme. Verá, necesito saber lo que Susan oyó en ese
callejón. Mis agentes han estado vigilando a esos dos hombres, pero nunca hemos
podido acercarnos. Susan es la única persona en Worms que sabe lo que están
planeando.
–No veo qué tiene que ver eso con nosotros. Sólo somos viajeros que pasan por tu
ciudad.

160
–Por lo que usted dice. Sin embargo, soy el encargado de mantener la paz en esta
ciudad. Teniendo en cuenta el circo que hay ahí fuera, necesito cualquier información que
pueda conseguir para mantener el derramamiento de sangre al mínimo.
–¿Derramamiento de sangre?
–Sí, Susan. Esta ciudad es un cañón a la espera de disparar, y el invitado del castillo
podría ser fácilmente la chispa que se pone en marcha no sólo en Worms, sino en
Europa. MartinLutero tiene una lista impresionante de partidarios, no sólo en el imperio,
sino también en Francia e Inglaterra.
Susan pensó por un momento antes de continuar.
–Si tiene partidarios, debe tener detractores.
Rudolf le sonrió, con una expresión de satisfacción en su rostro.
–Más de los que pensarías. Oponerse al Papa es un asunto peligroso. La mayoría
quiere que se vea obligado a retractarse. Su muerte, especialmente bajo circunstancias
misteriosas, daría a sus partidarios un punto de razón. Otros lo ven como un peligro
mayor para la cristiandad que los turcos mordisqueando Hungría.
Susan miró a su abuelo, pero él simplemente cerró los ojos. Cualquiera que fuese la
decisión que tomara, iba a ser suya y solo de ella. El silencio de la habitación le pesó al
encontrarse con los ojos de Rudolf y empezó a hablar en voz baja.
–Los dos hombres que me atacaron fueron contratados para matar a MartinLutero.
Mencionaron un "disparo a través del corazón" y luego huir a Wurtzburg. Por lo que oí,
iban a reunirse con su empleador allí para recibir el pago. Parece que es un hombre
poderoso. Sabían que los matarían antes de que pudieran ser juzgados si fueran
capturados.
Rudolf se apoyó en la mesa.
–¿Mencionaron quién era su empleador?
–No, no mencionaron su nombre. El más alto de los hombres, Karl, parecía seguro
de que su empleador se presentaría y les pagaría. No sé por qué estaba tan seguro. El
otro hombre, Wilhelm, estaba más nervioso. Lo siento, eso es todo lo que sé.
–No lo sientas, Susan. Has ayudado inmensamente –Rudolf se levantó y empezó a
caminar–. Un disparo en el corazón. Algo no suena bien. Un arma es demasiado grande
para entrar furtivamente en el juicio.
Justo cuando estaba a punto de continuar, hubo un golpe impaciente en la puerta.
De la conmoción exterior, Susan supo que algo malo pasaba, pero Rudolf no parecía
demasiado preocupado. Le hizo un gesto para que permaneciera sentada antes de abrir
la puerta.
–Hola, Johann, qué sorpresa. Por favor, entra. Paul, por favor, vaya a buscar vino
para nuestro distinguido invitado.
–No digas “Hola, Johann”, cobarde. Sabías que estaba aquí tan bien como yo sabía
que estarías aquí.

161
–Me alegro de verte también, Johann. Por favor toma asiento. Sólo estaba
conversando con algunos nuevos amigos.
El hombre mayor frunció el ceño ante el Doctor y Susan. Ella notó el fino pelo gris
que salía de debajo de su gorra y la nariz grande que dominaba su rostro, pero había
poco en él que hablase de amistad o compasión. El recién llegado los despidió con una
mirada y se volvió hacia Rudolf.
–Me gustaría saber si aún tienes alguna pregunta para mí.
–De verdad, Johann, tienes que ser paciente. Yo soy el magistrado principal, pero el
hombre no me pertenece. Si no desea reunirse contigo antes del juicio, está dentro de sus
derechos.
–El hombre quemó públicamente la bula papal que amenazaba con su excomunión.
Le estoy dando la oportunidad de ponerse en razón antes de que tenga que destruirlo
delante del emperador.
–No es tu casa para capturarme ni para destruirme, Johann Eck –dijo una voz suave
desde la puerta–. El Señor me ha llevado a este cruce. Lo seguiré hasta su conclusión
natural.
Susan observó a MartinLutero cuidadosamente. No era el hombre más guapo que
había conocido, pero había algo en él que exigía atención. Toda la atmósfera de la
habitación cambió cuando entró. Incluso los estallidos de Eck disminuyeron algo. Dado el
efecto del hombre sobre la gente, Susan podía entender por qué alguien lo quería
silenciado antes de que pudiera hablar ante la corte.
–Tiene que terminar, Martín. Tienes suerte de escapar del fuego tal cual están las
cosas.
–Si esa es la voluntad de Dios, que así sea, Johann. No dejaré de decir la verdad tal
como se me revela.
–¿Se te ha revelado? ¿Por qué debe serte revelada esta gran verdad y no a otros
que sirven a la iglesia?
–Quizás porque sirvo a Dios y no a la iglesia. Quizás desprecian la verdad porque
disfrutan del poder de la iglesia.
–¡Herejía!
Eck estaba tan enfadado que Susan se preocupó de que pudiera golpear a Lutero.
Rudolf debió compartir su preocupación porque se interpuso entre los dos hombres.
–Johann, te estás convirtiendo en un invitado incómodo.
–No estés demasiado orgulloso de tu posición, magistrado jefe. Puede haber
muchos cambios en el futuro. Estar al lado de este puede no ayudar a tus mejores
intereses a largo plazo.
–Dejaré que el duque se preocupe por mis intereses a largo plazo. Si el Papa quiere
hablar conmigo, sabe dónde encontrarme. Ahora, si no tienes nada más que añadir, te
sugiero que te retires.

162
Mientras observaba la interacción entre los tres hombres, Susan se dio cuenta de
que no era la primera vez que tenían esta discusión. La aversión de Eck por Lutero luchó
con un respeto a regañadientes por un digno oponente. Lutero pareció resignado ante el
desdén de Eck e ignoró los dardos que le habían lanzado.
–Perdone, pero como extranjero aquí, no conozco la fuente de toda esta
animosidad. ¿Acaso alguno de ustedes, caballeros ilustrados podría explicarme esta
perturbación indecorosa?
Susan volvió la dirección de su abuelo, notando que se había puesto de pie con las
manos en la túnica. Debería haber sabido que no se callaría para siempre.
Rudolf le dirigió una mirada de dolor al Doctor y Eck pareció sorprendido de que
alguien se dirigiera a él tan familiarmente. Lutero sonrió, casi como si reconociera lo que
hacía su abuelo.
–Mi colega Johann y yo tenemos un desacuerdo fundamental en lo que creemos que
es la misión de la Iglesia. Tiene al Papa a su lado. Creo que tengo la ventaja de Dios
sobre la mía.
El rostro de Eck se puso rojo mientras escuchaba a Lutero hablar.
–¡Pfeah! Martin, ¿por qué sigues hablando de forma tan desafiante? El Papa te pide
que guardes tus opiniones para ti, para que no lleves a otros por mal camino.
El Doctor se volvió hacia Eck con una expresión de perplejidad en su rostro.
–¿Crees que lo que dices es la verdad?
–Así es.
–Entonces, ¿por qué temes a este hombre? Si tú dices la verdad y él dice mentiras,
¿no será obvio? Debes estar ansioso de que hable y exponga sus declaraciones ante la
corte de la opinión pública.
–Obviamente no ha prestado atención a las Escrituras. El mismo Señor notó que
Satanás puede citar la Biblia cuando le conviene. No, es mejor así. Lutero confundiría a
los débiles y fácilmente los dirigiría a la condenación eterna.
–¿Es eso así? Bueno, siendo un hombre de ciencia y uno que viaja en mi línea de
trabajo, me parece mejor observar dos teorías y realizar pruebas al buscar la verdad.
Susan negó con la cabeza, mirándolos a los dos. Eck se estaba calentando por la
discusión y su abuelo adoraba un buen debate.
–Tal vez eso funcione en el reino de la carne, pero estamos hablando del reino del
espíritu. El Papa es el líder ungido de la Santa Iglesia Católica y deriva su autoridad de
aquellos que vinieron antes que él de regreso a San Pedro.
–Ah, sí, Pedro. Hombre muy interesante. Un orador potente.
Eck miró al doctor.
–¡Hablas como si lo hubieras conocido!
Susan comenzó a interceder, pero el Doctor claramente comprendió su error y lo
cubrió con una risa.

163
–No soy tan viejo, buen señor. Sólo quería decir que he estudiado sus escritos y
deducido mucho de ellos.
Eck miró al Doctor como si no estuviera seguro de cómo tratar con él. Rudolf,
observó Susan, aprovechó inmediatamente la pausa del hombre mayor y tomó a Eck por
el codo.
–Intrigante como es esto, Johann, creo que deberíamos terminar nuestras
discusiones por esta noche.
Sutil, pensó Susan, divertida, mientras Rudolf conducía a Eck hacia la puerta.
–Gracias por detenerte. Nos vemos en la Dieta.
Eck sacudió el brazo de la mano de Rudolf, pero siguió caminando. Cuando salió,
Rudolf giró y miró al Doctor.
–Juega a un juego peligroso, Doctor. Johann Eck tiene la intención de convertirse en
uno de los grandes inquisidores del Papa. Si consigue este objetivo, no lo querrá como
enemigo.
–Dudo que esté al alcance de nuestro amigo para entonces, pero gracias por la
advertencia de todos modos. Ahora, ya que tiene la información de Susan, creo que
deberíamos irnos.
Rudolf sacudió la cabeza.
–Debo estar en desacuerdo con usted, Doctor. Los atacantes de Susan la buscarán.
No pueden arriesgarse a que las señale. Serán mis invitados, al menos por esta noche.
–¿Se refiere a sus prisioneros?
Rudolf se encogió de hombros.
–Considere esto un retraso inesperado en sus viajes, si quiere, Doctor. Pero
entienda, las habitaciones aquí son una vista más cómoda que la mazmorra del castillo.
¿Mazmorra? Susan miró al doctor con alarma. ¡Por favor, Abuelo, no seas terco!
El Doctor miró a Rudolf, pero afortunadamente el hombre más joven tenía casi la
misma fuerza de voluntad. Después de un ligero gesto, se volvió hacia Susan.
–¿Qué piensas de esta generosa oferta, niña?
Susan advirtió la mirada divertida en la cara de Lutero, pero estaba demasiado
aliviada para preocuparse.
–Creo que disfrutaría del castillo mucho más que las celdas que hay debajo.
El Doctor abrió las manos y se volvió hacia Rudolf.
–Supongo que eso lo soluciona.
–Excelente. Martín, tengo algunos deberes que atender. ¿Podrías enseñar a mis
invitados las habitaciones del otro lado de la sala?
–Por supuesto. Me encantaría tener la oportunidad de conocer al Doctor y a su...
–Nieta, señor. Mi nombre es Susan.

164
–Un nombre precioso. No sois del imperio, ¿verdad?
Susan se detuvo, desconcertada, y siguió lo dicho por su abuelo.
–No, mi abuelo es un comerciante. Viajamos mucho.
Lutero se inclinó y extendió un brazo hacia la puerta. Susan se preguntó qué estaba
haciendo, y luego corrió hacia delante cuando se dio cuenta de que la estaba esperando.
El Doctor rodeó la mesa con un aire digno y caminó junto a Lutero mientras bajaban por el
pasillo del castillo.
Sacudiendo la cabeza mientras avanzaban, Lutero dijo:
–¡Ah, cuántos desconocidos en Worms últimamente! No puedo creer cuántos
vinieron a ver a dos viejos discutiendo de doctrina y filosofía. No importa. Mi parte será
corta, creo, y las discusiones de la Dieta pronto perderán su atractivo.
–Con el debido respeto, señor, creo que subestima este acontecimiento –Susan no
había querido hablar en voz alta y se puso una mano en la boca, pero ya era demasiado
tarde.
Lutero la favoreció con una pequeña sonrisa.
–Puede que lo haga. Entonces, dime, ¿qué atraería a alguien de más allá de su
zona a Worms?
Susan vio a su abuelo frunciendo el ceño. Él le había dicho que no se involucrara en
nada innumerables veces. No es que él siempre siguiera su propio consejo. Sin embargo,
el dado había sido lanzado. Tenía que decir algo.
–Por lo que vi allí, usted y el señor Eck son dos oradores elocuentes que exigen
respeto y atención cuando se habla de filosofía. Creo que escuchar a los dos en el debate
será entretenido, así como informativo.
Eso hizo que Lutero sonriese y se ruborizó en una vergüenza complacida. Ella podía
ver por qué tanta gente se sentiría atraída por este hombre y su filosofía de vida y religión.
Detrás de él, su abuelo asintió con la aprobación de sus palabras.
–Supongo que es cierto que Johann y yo tenemos cierta reputación. Rudolf tiene
razón, está compitiendo por ser el nuevo inquisidor del Papa, y sospecho que quiere usar
este juicio para promover sus ambiciones. Yo, por otra parte, soy simplemente un
sacerdote que no está de acuerdo con la cabeza de la Iglesia.
Oh, era bueno, Martin Lutero. Se podía ver por qué se convertiría en el símbolo de la
Reforma en Europa. Era un líder, no importaba lo que no pensara que era. El Doctor se
adelantó, atrayendo la atención de Lutero.
–Debo estar de acuerdo con Susan, señor. Usted subestima el poder de su discurso.
Desafortunadamente, sus enemigos no, que es lo que me preocupa. Los rufianes que
acosaron a mi nieta parecen muy desesperados por asegurar que su mensaje nunca
llegue a las masas.
–Un incidente lamentable. Me disculpo.
–No hay nada de qué disculparse, señor. Usted no podría haberlo sabido o evitado
el incidente. Sin embargo, nos enfrentamos a la pregunta, ¿qué va usted a hacer?

165
–¿Hacer? Pues asistir a la Dieta como me han ordenado. La única alternativa es la
huida, lo que equivaldría a admitir que tenía miedo de debatir con Eck. Eso, mi buen
hombre, no va a suceder.
Susan observó cómo su abuelo buscaba sus solapas antes de agarrar un trozo de
túnica en su lugar. Volviendo a aclararse la garganta, el Doctor miró al techo y luego se
volvió hacia Lutero.
–No, usted tiene razón, señor. Usted debe asistir a la Dieta.
–Por favor, basta de “señor”. Llámame Martin, por favor.
–Martin, sí. La pregunta es cómo llegar a la Dieta sin exponerte a un peligro
innecesario. Necesitamos encontrar una manera de llegar allí en secreto.
–Pero estarán vigilando el castillo, Abuelo –señaló Susan–. Tienen que atacar antes
de que llegue a la Dieta. Después será demasiado tarde.
–Hmm, sí. Susan plantea un asunto excelente. La ruta entre el castillo y la Dieta es
el momento más probable del ataque. Parecen temer a su patrón más que a ser
detenidos, así que el descubrimiento de su trabajo no va a disuadirlos.
Lutero frunció el ceño mientras escuchaba el debate del Doctor y Susan.
–Sonaban como hombres desesperados. Tal vez deberíamos preguntarle a Rudolf.
Debe tener algunas ideas.
–¿Podrían preguntarle a Rudolf qué?
Susan dio media vuelta para ver al magistrado jefe que subía por el pasillo hacia
ellos.
–Estábamos discutiendo cómo conseguir que Martinllegue a salvo a la Dieta
mañana. Creemos que los hombres del callejón pueden volver a intentarlo.
–Puede que tenga razón en ese asunto. Tal vez... –Rudolf hizo una pausa,
levantando una mano hasta su barbilla– Puede que haya otra forma.
El Doctor se aclaró la garganta para llamar la atención de Rudolf.
–Quizá deberíamos retirarnos a la habitación de Martín. El patrón de los rufianes
puede tener espías dentro de estos muros.
Rudolf miró a su alrededor, abriendo los ojos.
–No lo había considerado. Confieso que estoy más cómodo con la ley que lidiando
con conspiraciones.
Susan se sorprendió de lo parcamente amueblada que estaba la habitación de
Martín. Ella había asumido que una persona de su posición tendría una habitación mucho
más ornamentada. Martinse acercó a la mesita y les hizo un gesto a todos para que se
sentaran. Rudolf y su abuelo tomaron asiento, con la intención de continuar con el asunto,
pero Susan estaba más interesada en vagar por allí. Además, cuando los hombres
mayores discuten cosas importantes, la opinión de una chiquilla no siempre es apreciada.
Caminando hacia una ventana, se inclinó y miró por encima de la ciudad. Worms
empezaba a disminuir cuando el sol empezó a descender al oeste. Estaba viendo a un

166
grupo de niños siendo conducidos por una madre atormentada cuando un movimiento
furtivo repentino llamó su atención. Mirando la luz que se desvanecía, vio a Wilhelm
mirando al castillo desde un callejón.
–Abuelo, ven rápido. Él está ahí.
Las sillas hicieron ruido detrás de ella mientras los hombres se levantaban.
–¿Quién está ahí, hija?
–Uno de los hombres que me atacaron está en ese callejón.
Rudolf y su abuelo corrieron hacia ella. Cuando se volvió, el callejón estaba vacío.
–Ya se ha ido. Pero estaba allí.
Rudolf miró por la ventana.
–No veo nada. Tal vez solo pensaste que viste a uno de ellos. Te has llevado un
susto terrible hoy. Tu imaginación puede estar jugándote malas pasadas.
Ignorando a Rudolf, Susan apeló a su abuelo.
–Él estaba ahí. No me estoy imaginando cosas. Ahora estoy muy asustada.
–Te creo, Susan, pero ya se ha ido. Ven y únete a nosotros. Esta discusión te afecta.
Susan se dejó conducir a la mesa, pero su malestar no disminuyó. Seguía
esperando que Wilhelm apareciera en la ventana en cualquier momento, aunque
estuviesen muy por encima de la calle. Su abuelo le sostuvo una silla y luego volvió a
sentarse.
–¿Cuál es su idea, Rudolf?
–Hay un viejo túnel debajo de este castillo que conduce a la Dieta. Fue construido
hace siglos como un túnel de escape, pero la ciudad creció y ahora esa salida sale dentro
de la ciudad. Ha caído en desuso, dudo que muchos sepan de su existencia.
Martindebería poder alcanzar la Dieta con relativa seguridad.
El Doctor se volvió hacia Rudolf.
–Interesante. ¿Ha estado en ese túnel últimamente? Odiaría encontrarlo derruido, o
peor, amenazando con caer sobre nosotros.
–Hay guardias dispuestos para asegurarse de que nadie intente entrar. Realizan
inspecciones periódicas del túnel.
–Una precaución razonable, especialmente teniendo en cuenta a su huésped actual.
Lutero sonrió ante el comentario.
–Su atención es muy apreciada.
Rudolf frunció el ceño.
–Si esos hombres están tan desesperados como se cree, se verán obligados a
actuar antes de que comience la Dieta. Enviaré a la mayoría de mis hombres con
anterioridad para registrar el edificio.

167
–Si el camino es tan aislado como dice –dijo Lutero–, deberíamos estar a salvo.
¿Nos acompaña?
–Sí. Ahora es mi principal prioridad.
–Bueno, eso parece arreglar las cosas –Susan notó con sorpresa que su abuelo
estaba de buen humor–. Recomiendo que cenemos y nos vayamos a la cama temprano.
Mañana promete ser un día bastante interesante. Tendremos que confiar en que el plan
de Rudolf funcione.
–No, Doctor. Los planes del hombre son insignificantes. Voy a llegar a la Dieta si es
la voluntad de Dios.
–Verdad, Martín, pero Dios ayuda a aquellos que se ayudan a sí mismos. Buenas
noches.
Susan frunció el ceño cuando salieron de la habitación de Martiny entraron en la
suya.
–Abuelo, algo me ha estado molestando desde que comenzó esta reunión.
–¿Qué pasa, niña?
–Puede que no sea nada, pero ver a Wilhelm fuera del castillo me recordó varias
cosas extrañas que han sucedido desde que llegamos. Por ejemplo, ¿por qué esos dos
hombres discutieron sus planes donde podían ser oídos?
–Los hombres discuten las cosas en los callejones con una frecuencia asombrosa,
Susan.
–Cierto. Sin embargo, estos hombres descubrieron mi presencia y me atacaron, sólo
para ser expulsados por un extraño que observaba la pelea. Además, esta persona es el
magistrado jefe, el acusado de la protección de MartinLutero.
–Una posible, aunque notable, coincidencia.
Susan paseó alrededor de la pequeña mesa, mientras seguía pensando en voz alta.
–Entonces, este mismo hombre nos lleva a una custodia protectora donde nos
encontramos con el propio MartinLutero.
–Parece un poco extraño cuando lo dices así, hija. Pero aún así, Rudolf está
encargado de mantener la paz.
–Sí. Sin embargo, porque he oído la conspiración contra Lutero, de repente
formamos parte de idear un contrataque para llevar a Lutero a través de un pasadizo
olvidado hace tiempo. Wilhelm también fue visto cerca del castillo esta tarde. Me parece
una increíble serie de coincidencias.
Una sonrisa astuta se extendió por la cara de su abuelo.
–Sabía que una vez que te hubieras recuperado de tu miedo, te darías cuenta de
que todo estaba orquestado.
Susan sintió una mezcla de alivio y exasperación al darse cuenta de que su abuelo
estaba un paso por delante de ella.
–¿Cuánto tiempo hace que lo sabes?

168
La sonrisa del Doctor se desvaneció un poco.
–¿Saber? Todavía no lo "sé". Si yo lo hubiera "sabido", nunca habría dado un paso
dentro de esta prisión de piedra. He sospechado desde que Rudolf no nos dejó solos en
la taberna. Las cosas comenzaron a cuadrar cuando surgió el problema de cómo lograr
que Lutero se sometiera a su juicio.
Susan se estremeció.
–¿Qué piensas que va a pasar?
–No lo sé, pero si algo va a suceder, ¿qué mejor lugar que un pasadizo olvidado?
–Pero ¿por qué nosotros? Acabábamos de llegar a la ciudad.
–Eso, hija, es probablemente la única coincidencia en toda la situación. Creo que los
hombres que te atacaron estaban esperando una oportunidad. Fuiste la primera persona
que se acercó lo suficiente para escucharlos. Probablemente supieron que estabas allí
todo el tiempo.
–Hay un pensamiento alegre. ¿Hay algo que podamos hacer?
El Doctor se estremeció un poco mientras se sentaba en una silla. Susan no lo había
visto parecer derrotado en años.
–No sé qué podemos hacer. Han pasado años desde que tuve un arma en las
manos, Susan, y no te he entrenado nada en artes marciales. Además, Martinconfía en
Rudolf, y no tengo pruebas sólidas para convencerlo de que no debería hacerlo. Si
pudiéramos llegar a la nave, estoy seguro de que podríamos encontrar algo, pero dudo
que los guardias del palacio nos dejen ir.
Mientras el Doctor se sentaba allí, mirando hacia el espacio, Susan se encontró
atraída hacia la ventana. Mirando hacia abajo, vio a los sirvientes entrando y saliendo
mientras los guardias les hacían poco caso. Mientras miraba, le llamó la atención que
muchos de los sirvientes eran niñas de su edad... Una sonrisa traviesa se formó en sus
labios.
–Se me ha ocurrido una forma, Abuelo, pero voy a tener que hacerlo yo.
–¡Absolutamente no! Has tenido tu porción de aventuras durante el día.
–Abuelo, soy la única que puede hacer esto. Además, si he leído bien a Rudolf, no
me ve como una amenaza. Sólo soy una niña pequeña.
El Doctor la miró con una mezcla de orgullo y temor. Ella mantuvo los ojos clavados
en él hasta que se dio la vuelta con uno de sus aclaraciones de garganta patentadas.
–Bueno, sí, eso estaría de acuerdo con el tiempo. No me gusta, pero nuestras
opciones son limitadas. ¿Cuál es tu plan?
–Sé de una cosa que asegurará que Martinllegue al juicio mañana. ¿Tienes ese
mapa tosco que Rudolf dibujó mostrando el pasillo?

Susan se pasó la mano por los ojos y gimió cuando la luz del sol entró por la
ventana. Podía jurar que acababa de irse a dormir. No podía ser ya por la mañana.

169
Sus pies descalzos golpeando el piso de piedra fría la sacudieron hasta despertarse
y despejaron algunas legañas. Después de vestirse, echó un poco de agua en el pequeño
lavabo apoyado en el tocador y se lavó la cara. Si no estaba despierta antes, ahora lo
estaba. ¿Alguien creía en la calefacción?
Mirando la habitación, se preguntó dónde había ido su abuelo. Esperaba que su
ausencia en la cena no causara demasiados problemas. Fue más larga de lo que creía.
Esperaba que su viaje ayer por la noche no fuese para nada.
Salir del castillo anoche no había sido tan fácil como planeaba, y volver a entrar
había sido aún más difícil. Sin embargo, si todo salió bien, valdría la pena la comida y el
sueño perdidos.
Alentada, Susan salió al vestíbulo, apenas ahogando un chillido cuando un joven, de
no más de catorce años, saltó a su atención. Se sonrojó y tartamudeó un discurso que
obviamente había estado preparando.
–Buenos días, lady Susan. Estoy aquí para dirigirla a su fiesta. Si desea
acompañarme.
Viendo lo oficial que el joven estaba tratando de actuar, Susan suprimió una risita.
–Me sentiría honrada por tu compañía. ¿Cuál es tu nombre?
El rubor del joven se acercó cada vez más a su rubio cabello.
– Eric, mi señora.
–Por favor, mi abuelo es un comerciante. Sólo llámame Susan.
–Como quiera, mi se... Susan –hizo una pausa y continuó tímidamente–. Lord Rudolf
y los demás están cenando en el pequeño vestíbulo. Lo prefiere al comedor principal.
Susan alentó al joven.
–¿De Verdad? Apuesto a que sabes todo lo que ocurre en el castillo.
Eric sonrió.
–No todo, pero veo mucho. La gente sólo sabe que estoy cuando necesitan algo o
están en problemas.
Susan pensó por un momento y tomó una decisión.
–Eric, necesito que me hagas un favor.
El joven miró a Susan como si estuviera hablando un idioma extranjero.
–Disculpe, mi señora, no tiene que pedir permiso. Estoy aquí para servirle.
–¿Qué te dije sobre esas cosas de "mi señora"?
Eric retrocedió unos pasos como si esperara ser golpeado. Cuando Susan se quedó
allí sonriéndole, él pareció volverse más confiado y luego volvió a su lugar original.
–Lo siento, Susan. ¿Que querría que hiciera?'
–Quédate cerca. Dejé mi manto en la ventana. Cuando nos dispongamos a irnos,
¿podrías traérmelo?

170
–Lo buscaré ahora y lo tendré preparado para usted.
–No. No tiene sentido tener que cargar con el todo ese tiempo. Si pudieras cogerlo
cuando termine el desayuno…
Eric se encogió de hombros y guió a Susan por un conjunto de escaleras hasta una
pesada puerta de roble.
–Como desee. Lord Rudolf está con su abuelo. Podré llegar a su habitación más
rápido desde el balcón, así que esperaré allí.
–Eso será perfecto, Eric. ¡Gracias!
Eric se sonrojó de nuevo.
–De nada, Susan.
El joven salió corriendo antes de que Susan pudiera hablarle de nuevo. Oyó pasos
que venían detrás de ella y vio a Lutero allí parado, con una sonrisa fija en su rostro.
–Creo que tienes un admirador, muchacha.
Ahora era el turno de Susan de sonrojarse.
–Es un buen chico. Espero que haya dormido bien.
Si Lutero notó su prisa por cambiar de tema, lo escondió bien.
–En efecto. Acabo de regresar de la capilla y estoy bien inspirado para enfrentarme
a Johann en la Dieta.
Susan empezó a abrir la puerta y luego se detuvo, volviéndose para enfrentarse a
Lutero.
–¿Por qué está haciendo esto, Martín? ¿No es peligroso el Papa? La gente se ha
enfrentado a la estaca o algo peor por no estar de acuerdo con la iglesia.
–Una pregunta interesante –Lutero hizo señas hacia un pequeño banco más allá del
pasillo y los dos se sentaron–. Eres una de las pocas personas que me han preguntado
"por qué" en lugar de condenarme. Déjame dar vuelta a esto. ¿Por qué estas interesada?
Susan se encogió de hombros.
–El Abuelo me enseñó a cuestionar todo lo que veo o escucho. Él es más un viajero
que un comerciante, por lo que encontramos nuevas personas todo el tiempo. Muchos no
son exactamente lo que parecen ser. Dejo que las personas se expliquen, y luego
comparo las palabras con los hechos.
–Mi querida, si fueras un niño, te propondría para la universidad sin pensarlo. Sin
embargo, hiciste una buena pregunta y merece una buena respuesta.
Martinse acomodó en el banco hasta que se encontró con Susan.
–He pasado la mayor parte de mi vida estudiando la Biblia, asistiendo a clases o
enseñando. Dicho esto, no puedo reconciliar algunas de las políticas actuales de la iglesia
con lo que creo que enseña la Biblia. Su santidad no es una mala persona, pero creo que
él y sus predecesores han dejado que la tradición y la conveniencia se interpongan en el
camino del plan de Dios.

171
–¡Pero, te alzas contra él prácticamente por tu cuenta! ¿No te preocupa tu propia
seguridad?
Lutero sonrió.
–Confidencialmente, estoy absolutamente aterrorizado. No tengo ningún deseo de
convertirme en mártir o montar una insurrección armada contra el papado. Prefiero ser el
que hace preguntas que nadie más hace, aunque admito que esto no me gana muchos
amigos, especialmente entre aquellos que están en deuda con el Papa.
–¿Pero por qué tú? ¿Por qué no uno de los grandes gobernantes o uno de los
principales de la iglesia?
–Porque, querida, soy yo quien tiene las preguntas. No puedo pedirle a otra persona
que las haga. Si me preguntas por qué no parecen tener las mismas convicciones que yo,
esa es una pregunta completamente diferente. Me temo que tendrías que preguntarles tú
misma.
–De modo que eres el líder de este movimiento por defecto.
Lutero se echó a reír.
–¡Movimiento! Un movimiento de uno, tal vez.
Susan se sonrojó furiosamente, al darse cuenta del patinazo, pero Lutero parecía
demasiado divertido por el comentario para notarlo. Ella se apresuró a la siguiente
pregunta.
–Si estás dispuesto a hacer estas preguntas, ¿no lo harán otros?
–Quizás. Creo que eso es lo que tanto preocupa a Johann. Si alcanza su meta y se
convierte en el nuevo gran inquisidor, tendrá que lidiar con cualquier lío que yo cree. Sin
embargo, si mis palabras encuentran terreno fértil, supongo que eso me convierte en un
líder para otros.
Se abrió una puerta y el rostro de Rudolf apareció en el pasillo.
–¡Ahí estais! ¿Serías tan amable de unirte a nosotros para que podamos empezar?
Lutero se levantó y extendió una mano para ayudar a Susan a ponerse de pie.
–Siento haberlo hecho esperar, Rudolf, pero debo decir que esta conversación me
ha vigorizado tanto como una comida. Gracias, Susan.
Rudolf le dirigió una mirada sucia a Susan y les indicó a los sirvientes que trajeran
más comida. Susan miró hacia el balcón y agitó la mano. Eric hizo un gesto hacia atrás y
salió corriendo. Volteándose, vio a su abuelo acercándose con una mirada interrogativa
en su rostro.
–Buenos días, Abuelo, perdón por llegar tarde. Martiny yo tuvimos una conversación
maravillosa.
Ella sabía por la mirada que él le dio que habría una discusión larga más adelante,
pero por ahora esperaría. Rudolf caminó alrededor de la habitación mientras Susan y
Martindevoraban su comida.

172
–¿Has olvidado que la vida de Martinestá en juego? ¿Por qué estabas perdiendo el
tiempo?
–Mis disculpas, Rudolf. Imperdonablemente detuve a la jovencita.
–No quiero sonar duro, Martín, pero todo este asunto me tiene al borde. Cuanto
antes estés seguro en la Dieta, más feliz estaré.
Mientras los sirvientes despejaban la mesa y Rudolf se aseguró de que todos
estuvieran listos, sonó un suave golpe. Rudolf corrió hacia la puerta y la abrió, casi
lanzando a Eric en el proceso.
–¡Chiquillo insolente! ¿Qué estás haciendo ahí? Dejé instrucciones estrictas de que
no nos molestaran.
–Disculpe, lord Rudolf. Lady Susan me pidió que le entregara su capa.
Susan corrió hacia adelante.
–Es cierto, señor. Dejé esto en mi habitación y Eric tuvo la amabilidad de ir a
buscarlo.
Eric se paró lo suficiente para poner la capa con su brazo y salió corriendo de la
habitación.
Rudolf soltó un gruñido desagradable e hizo un gesto para que todos lo siguieran.
Caminaron en silencio mientras Rudolf los conducía a una sección más antigua del
castillo. Al entrar en lo que parecía ser un almacén, vieron a dos guardias esperando junto
a una vieja puerta de madera.
Rudolf señaló a los guardias, que se apartaron, y abrió la puerta revelando un
oscuro túnel. Uno de los guardias sacó una antorcha y la encendió, iluminando un
estrecho pasadizo, con paredes toscas y escaleras que bajaban. Susan tuvo una
momentánea sensación de claustrofobia y agarró el brazo de su abuelo para que la
apaciguase.
–Parece una aventura interesante, ¿verdad, niña?
–Me conformaría con una agradable y tranquila visita, Abuelo.
–Tal vez para nuestro próximo viaje. Podría hacernos bien pasar un poco de tiempo
en un mismo lugar.
La voz de Rudolf rugió por la escalera.
–Doctor, Susan, ¿podrían seguir? Ya estamos retrasados.
–Lo siento mucho, mi buen hombre. Venga, Susan. No queremos hacerles esperar.
Susan bajó por las oscuras escaleras hasta llegar a una pequeña cámara. A juzgar
por el polvo, esta habitación no había sido utilizada en años. Sin ser inesperado, el Doctor
se separó del grupo para examinar la habitación. Susan empezó a llamarle, pero Rudolf
se le adelantó.
–Me temo que no tenemos tiempo para criticar la decoración, Doctor. Si podemos
seguir avanzando, no tardaremos mucho en llegar.

173
Susan hizo una mueca ante la tensión en la voz de Rudolf. Obviamente estaba
acostumbrado a conseguir lo que quería y definitivamente no estaba acostumbrado a
personas como el Doctor. Oyó que su abuelo se aclaraba la garganta y lo cortó antes de
que pudiera hablar.
–Maravilloso, Rudolf. Todo este polvo me está asustando. Cuanto más rápido
pasemos por aquí, más feliz estaré.
–¡Ese es el espíritu!
El entusiasmo de Rudolf era obviamente falso, pero por lo menos evitó una pelea.
Susan dio un codazo a su abuelo hacia la salida del otro lado de la habitación. El primer
guardia se adelantó con su antorcha mientras que el segundo esperaba a que todos lo
siguieran antes de continuar tras ellos.
A medida que avanzaban, el pasadizo se hacía más estrecho y el suelo y las
paredes se volvían más ásperas. Esta sección era obviamente más vieja que el castillo
sobre él. Pequeños pasadizos se dirigían a la lejanía y algunos conducían a pequeñas
cámaras justo al lado del pasillo principal.
El Doctor se detuvo y pasó la mano por la pared. Se llevó la mano a la cara, la
olisqueó y volvió la cabeza hacia Susan.
–Estamos en unas viejas catacumbas, pero no parecen haber sido usadas en siglos.
–Tiene razón, Doctor –dijo Rudolf–. Las primeras familias que vivieron aquí cavaron
estos pasajes, pero cayeron en desuso y sólo unos pocos los conocen. Dudo que nadie
en la ciudad conozca estos pasajes tan bien como yo.
–¿De verdad? Tenemos suerte de tener un guía tan experimentado.
–Dije que llegarían a su destino. Hay otra cámara por delante y la escalera está justo
más allá. Gunther, Albert, vayan y asegúrense de que no hay peligro.
Albert entregó su antorcha a Rudolf, entonces el par sacó sus espadas y avanzó
mientras los otros se congregaban alrededor de Rudolf. Susan se mordió el labio mientras
pensaba y luego se acercó.
–Creí que había dicho que nadie sabía de este pasadizo.
Rudolf se volvió, con una expresión molesta en su rostro.
–Yo dije “creo” que nadie sabe sobre este pasaje. Este no es el momento de correr
riesgos.
Sin estar convencida, Susan esperó con los demás, preguntándose qué pasaba por
delante. Después de lo que pareció una eternidad, una de las voces de los guardias
resonó por el pasillo.
–El camino está despejado, lord Rudolf.
–Quizá estuviera siendo demasiado cauteloso, pero eso no hace daño. Vayámonos.
Martintiene un día muy importante por delante.
Inconscientemente acelerando el paso al ver la luz de Gunther, pronto llegaron a la
cámara. Los únicos muebles eran un montón de viejos barriles y una caja podrida. Entre
ellos las escaleras conducían hacia arriba, curvándose en la distancia.

174
–Hemos llegado a nuestro destino, amigos míos.
Mientras Lutero se volvía hacia Rudolf con una mirada de confusión en su rostro,
Susan captó un indicio de movimiento justo antes de que el sonido inconfundible del fuego
de una ballesta resonara. Albert y Gunther se lanzaron hacia adelante, con pesados
virotes saliendo de sus espaldas.
En la luz oscilante, Susan vio a los dos ballesteros, uno que salía de la caja rota y el
otro salía de la pila de barriles.
–Abuelo, son los dos hombres los que me atacaron en el callejón.
Rudolf habló con una nota triunfante en su voz.
–Sí, sí, sí, Susan. Muy perspicaz por tu parte.
Lutero miró a los hombres que señalaban con sus ballestas al grupo.
–Rudolf, no lo entiendo.
–Martín, Martín, ese es el problema. Eres demasiado confiado. Creo que Susan y el
Doctor sospecharon que algo estaba mal. No estaban dispuestos a dejarte venir solo,
aunque la forma en que planean protegerte está más allá de mí.
El Doctor se adelantó hacia Rudolf.
–Puede que te sorprenda, jefe magistrado.
–Por favor, Doctor, no lie las cosas para salir airoso –Rudolf tomó una posición entre
los dos francotiradores–. Martinestá a punto de encontrar un destino trágico. Johann Eck,
temiendo perder su caso contra Martin, que le costaría cualquier posibilidad de convertirse
en gran inquisidor, organizó la emboscada. Nunca habría sabido que Albert y Gunther
estaban bajo sus órdenes si no hubiera encontrado esta evidencia incriminatoria sobre
ellos –sonrió mientras sacaba unos papeles de su túnica y los golpeaba contra su otra
mano. Susan se puso delante de Martín.
–¡Nadie creerá una historia tan salvaje!
–Querida mía, soy el principal magistrado de Worms. Conozco a más criminales de
lo que imaginas. Encontrar un falsificador es tan fácil como atarme mis propios zapatos.
Vuestros cuerpos serán descubiertos aquí y los cuerpos de los asesinos serán
descubiertos en otra parte.
–Otros saben que viniste con nosotros.
–Los accidentes desafortunados ocurren de vez en cuando. Tengo algo especial
planeado para tu amigo Eric.
Susan se llevó la mano a la cara mientras el Doctor hablaba, moviéndose a un lado.
La ballesta de Wilhelm giró sobre él, manteniendo su frontal apuntando directamente a su
pecho.
–Parece que has pensado en todo.
–Abuelo, ¿cómo puedes decir eso?
–Es obvio que él ha estado planeando esto desde hace bastante tiempo.

175
La sonrisa de Rudolf creció cuando se volvió hacia el Doctor.
–Lo estás tomando muy bien, anciano. Sin embargo, es hora de terminar esto.
Una voz resonó detrás de Rudolf desde la escalera curva:
–Estoy de acuerdo.
Mientras Rudolf, Karl y Wilhelm se volvían alarmados, varios guardias vestidos con
la librea del cardenal de Worms se apresuraron a bajar las escaleras. Karl y Wilhelm
intentaron hiur por el pasaje del otro lado, sólo para pararse cuando varios guardias
aparecieron en el pasillo. No pasó mucho tiempo antes de que Rudolf y sus secuaces
estuvieran sujetos y atados. Lutero corrió y agarró a Eck por el hombro.
–Mil gracias, Johann. ¿Cómo averiguaste esta trama?
–No creas que esto cambia nada, Martín. Todavía estoy decidido a aplastarte en la
Dieta, pero ningún intruso me va a negar ese placer.
–Pero, ¿cómo supiste cómo encontrarnos?
–Debemos darle las gracias a esa jovencita. Se escabulló del castillo vestida de
sirvienta, y luego se abrió paso por el pueblo hasta que me encontró. Le tomó un poco
convencer a mi secretario de que tenía que verme en ese momento. Se negó a darse por
vencida hasta que me contó sus sospechas. Tuvo el sentido de recordar por donde
entraba el pasadizo en la Dieta cuando Rudolf dibujó el mapa anoche, también.
Lutero miró sorprendido a Susan.
–Querida, ¿dije que si fueses un chico te patrocinaría en la universidad? Si estás
interesada, estoy dispuesto a servir como tu mecenas, no importa de qué sexo seas. Eres
una chiquilla increíble.
Susan se sonrojó y apartó la mirada.
–Esperaba que mis temores fueran infundados y que solo fuese una chica asustada.
Además, no tengo ninguna duda de que su estimado colega no sería tan bueno con sus
elogios si me hubiera equivocado.
Lutero, Eck y su abuelo se rieron de ese comentario, mientras Rudolf y sus asesinos
fueron puestos en pie de nuevo. Eck caminó delante de Rudolf y lo miró fijamente.
–¿Le importaría decirme quién estaba detrás de todo esto?
–Usted debe estar bromeando.
Johann suspiró.
–Esperaba que esto fuera fácil. Llevadlo a las cámaras de la inquisición. Habrá
tiempo de sobra para obtener una respuesta después del juicio.
Los guardias empujaron a los hombres, que intentaban forcejear, fuera de la cámara
y los demás siguieron a un paso más tranquilo. Una vez que llegaron al piso principal de
la Dieta, Lutero se volvió hacia Susan y el Doctor.
–Me temo que el resto del juicio será algo anticlímax después de esa emoción, pero
aún así, ¿os gustaría quedaros? Creo que tener una cara amistosa o dos en la audiencia
podría ser lo que necesito ahora mismo.

176
El Doctor se aclaró la garganta y extendió la mano para agarrarse la gruesa túnica
cerca del cuello.
–Bueno, no estoy seguro de que podamos... –hizo una pausa, sintiendo un tirón en
su manga y se volvió hacia Susan.
–Abuelo, me gustaría quedarme... si tenemos tiempo.
Se detuvo un momento y luego asintió con la cabeza, con una sonrisa extendida
sobre su rostro.
–Mi querida Susan, en nuestra línea de trabajo, siempre tenemos tiempo.

177
Los Hijos del Cangrejo

Había algún peligro ahí fuera, todo en su cuerpo se lo decía. Lo poco que podía ver
en su pantalla de visualización era tan fantástico y tan monstruoso, incluso para lo normal
de sus increíbles aventuras, que su mano vaciló en la palanca que abría las grandes
puertas a lo que fuera que había fuera.

Pero el Doctor Who ya había pasado por tantas aventuras que ya no sentía
demasiado miedo. La TARDIS lo había traído más lejos que nunca antes. Si sus cálculos
y los instrumentos decían lo correcto, estaba ahora mismo fuera de su galaxia natal, la
Vía Láctea, y en un enteramente nuevo universo, un lugar conocido por él como la
Nebulosa del Cangrejo. Era la primera vez que su nave para viajar en el espacio y el
tiempo había hecho tan largo viaje, y ahora no era el momento para dudas. Su mano se
posó sobre la palanca y sus ojos estaban fijos en la pantalla.
Fue como salir andando hacia un fuego y él volvió a caer con cada miembro de su
cuerpo temblando mientras el sudor aparecía en su cara. La TARDIS se había
materializado en lo que parecía ser una calle normal en una ciudad normal. ¡Pero qué
diferencia con cualquier ciudad que el Doctor hubiese visitado!
Los edificios eran bajos y achaparrados y no tenían ninguna ventana. Las
estructuras parecían más bloques de un metal gris oscurecido que construcciones en las
que pudieran vivir los humanos. Por supuesto, reflexionó para sí mismo, este es un
mundo que tiene su órbita en alguna estrella alienígena en la Nebulosa del Cangrejo y no
debería esperar encontrar a humanos aquí.
Girándose, miró otra vez su nave. Había cerrado las puertas tras de si como método
de precaución, y la complicada llave electrónica sin la que no se podrían abrir las grandes
puertas estaba en su bolsillo. Observó a su alrededor alucinado por la cantidad de gente
que atestaba las calles y, mientras miraba, se le puso la piel de gallina otra vez como
cuando miró por primera vez la pantalla de visualización durante el aterrizaje. Un terrible
desfallecimiento que casi lo sobrepasaba lo obligó a apoyarse en el muro del edificio más
cercano para poder recobrarse. Instantáneamente todo su cuerpo sufrió una descarga
que lo dejó paralizado en la postura en la que estaba.
Incapaz de mover ningún musculo de su cuerpo, permaneció como una estatua
mientras a su alrededor pasaban las hordas de gente que estaba en las calles. El horror
se extendía por él una y otra vez mientras permanecía impotente observando la más
horrible visión que sus ojos habían soportado nunca.
Fue como todas las pesadillas reunidas en una sola. Las criaturas de todas formas y
tamaños, todos los tamaños y especies. Pero entre todos ellos había cierta semejanza
común. La mayoría de ellos eran parecidos a los humanos en cuanto a piernas y brazos.
Pero la semejanza se paraba ahí. Los monstruos que había imaginado siempre eran tan
grandes como horribles. Estas criaturas eran lo suficientemente horribles pero el terror era
de otra forma que no se parecía a nada que hubiese experimentado en su propia galaxia,
o en ningún mundo. Estos monstruos no eran altos. Estos monstruos apenas llegaban a
su tamaño. Había algunos que había vislumbrado momentáneamente que eran muy
parecidos a la forma humana pero, como su mirada se congelaba sobre ellos, estos

178
cambiaban en un espantoso flujo de movimiento que parecía licuar su forma a una
monstruosidad con forma de huevo que corría con una multitud de miembros y le
brotaban ojos de más mientras andaban adelante. Algunos otros crecían de tamaño,
aparentemente a voluntad, en formas larguiruchas que doblaban su tamaño normal.
Había una criatura que tenía muchas cabezas y miembros creciendo de su tronco, pero
donde no debería haber miembros. Había un montón de seres con pico en vez de boca y
garras en vez de manos. Había… pero su mente se tambaleó cuando sus ojos rodaron
alrededor mientras su cuerpo se mantenía inmóvil como si fuese cemento. Trató de cerrar
sus ojos y encontró, para su angustia, que incluso eso le era imposible.
Lo rodeaban completamente, corriendo y trepando por toda la superficie plana entre
los edificios achaparrados. Parecía que no se daban cuenta que él estaba allí, salvo uno o
dos que vio que torcían sus ojos en su dirección. Entonces, uno de ellos cargó
directamente hacia él e, interiormente, casi se puso a gritar de terror como un poseso
maniaco. La cosa, no podía ni llamarla criatura, tenía tres cabezas, una con una nariz
aguileña como de buitre, otra con una forma que le recordó a un brontosaurio y la última
que era sorprendentemente humana. El cuerpo ni siquiera lo vio, ya que la expresión de
los ojos, afortunadamente solo dos, de la tercera cabeza, expresaba tal agonía y horror
tan feroz que casi era suficiente para congelar la sangre de sus venas.
La cosa estaba ya a su lado y él no podía hacer nada mientras su espíritu se
encogía dentro de él. A dos pies de él, se sumió en un abrupto cambio de forma y se
elevó por encima de él como una gran flor que recordaba a las orquídeas de la Tierra.
Cuando su cerebro registro la imagen, la cosa cambió de nuevo, esta vez en un chorro
pulverizado de líquido. Pasó por una serie desconcertante de cambios en el camino hacia
él y luego le golpeó. Un brillo gigante de chispas apareció sobre él, lució con llamas y
chisporroteó algo de luz brillante, y de repente ya no había nada. Todo pasó en unos
pocos segundos terráqueos, mientras el resto de criaturas que pasaban a su lado en
aquel espacio plano entre los bajos edificios no parecían haberse dado cuenta de nada.
Su mente se estaba tambaleando hacia el olvido misericordioso cuando una vez
más detectó algo de movimiento. No era de su propio cuerpo; estaba tan rígido como
antes. Pero el muro contra el que se había apoyado antes de que se hubiese quedado
rígido se estaba moviendo hacia él. Un cuadrado de la superficie gris se abrió y una luz
oscura surgió hacia afuera. Casi como una criatura congelada dentro de un bloque cúbico
de hielo, anduvo para entrar en el edificio y la pared se volvió a cerrar una vez él pasó.
Echó un vistazo y sintió alivio, como una marea cálida de aliviador consuelo a su
alrededor limpiándole. Pudo ver algunos seres humanos, humanos normales que se
quedaban en su forma, andaban y se movían como humanos normales y reían como
humanos normales. Pronto sería liberado de su molesta parálisis y podría hablar con los
habitantes de este extraño mundo y conseguir una explicación a los enigmáticos horrores
que atestaban las calles de la ciudad. Trató de mover sus extremidades pero para su
intensa irritación, estaban tan rígidas y sin movimiento como antes.
Los hombres que tenía delante eran altos y delgados, y vestían con túnicas de una
tela metálica plateada. Eran calvos y, si los músculos de su cara pudiesen moverse, se
habría reído. Vio a uno de ellos dirigirse hacia un instrumento puesto en un pedestal
blanco, un instrumento algo parecido a un arma pequeña, salvo que el cañón consistía en
una bobina de cable en vez de un tubo de metal. Vio al hombre agacharse y revisar la
bobina de cable, cuando un repentino susto lo superó. Este malvado iba a dispararle.
Entonces intentó reír y, esta vez, sus músculos respondieron. Movió sus piernas, brazos y

179
cabeza. Era libre de nuevo. Se limpió la frente con su pañuelo de mano y puso su
monóculo en su ojo. Se giró alrededor, hacia los hombres que lo rodeaban.
–Es uno completamente nuevo –una voz le llegó a los oídos–. ¿Sabes, Mernogil?,
esto podría ser un gran descubrimiento. ¿Lo notaste?, cinco minutos enteros y una
completa respuesta negativa. No puedo recordar si tal cosa se ha visto antes… no creo
que se sepa.
–No estés tan seguro, Valkro –dijo otro–. Estaba fuera, entonces. Tendremos que
pasarlo por las pruebas de rutina, por supuesto. Solo entonces estaremos seguros. No
podremos mandar el informe hasta que estemos totalmente seguros. He visto cosas como
esta antes. Parece ser algún tipo de cosa que los ataca de vez en cuando, por lo que se
aferran a una forma más larga de lo que crees posible. Siempre se rompe poco después.
Siempre ha sido así, de todos modos. Sigamos, ¿vale? No podemos malgastar más
tiempo. Sabes lo que dicen, creen que nos estamos divirtiendo si no les mandamos algún
que otro informe.
El grupo rompió a reír y el Doctor miró a su alrededor con desconcierto. Se adelantó
un paso para poder agarrar el brazo de uno de los hombres y se tropezó contra lo que
parecía un muro invisible. Por supuesto, un campo de fuerza. Estos hombres eran
científicos, todo lo que los rodeaba se lo indicaba. Tendrían precauciones ante posibles
infecciones que viniesen de fuera, especialmente de alguien del exterior como él. Empezó
a gritar y mover las manos, pero ninguno de ellos pareció darse cuenta de lo que hacía.
Se fueron por una largo corredor blanco y, mientras, sus ojos los seguían perplejo. El
respeto hacia ellos creció a pasos agigantados. El lugar le pareció un paraíso.
Había equipo por todas las paredes blancas, instrumentos y mecanismos un tanto
desconocidos, si bien supuso que solo su forma era extraña pero que su utilidad sería
algo fácil para él el entenderlo una vez supiese su propósito. Su propia TARDIS era una
réplica brillante de tal lugar y él suspiró con renovado alivio, ya que la sensación de estar
de nuevo entre amigos que lo entendían se apoderó de él. Incluso podrían felicitarse por
su llegada ya que seguramente nada como la TARDIS había sido conocida en ningún
universo, incluso en este de la Nebulosa del Cangrejo. Pero su actitud seguía dejándolo
desconcertado. Recordó que uno de ellos le había tratado de “cosa”, como si fuese un
objeto o, como mucho, una bestia. Un pequeño escalofrío lo recorrió cuando miró de
nuevo sus caras y sus calvas cabezas. Todas las caras, pudo verlo ahora, parecían
carentes de toda expresión. Es verdad que se rieron, pero recordó que la risa parecía fría
y sin alegría, como si saliese de una cinta grabada. Trato de nuevo de ir andando hacia
ellos para hablar, y descubrió que se podía mover libremente. El campo de fuerza había
desaparecido y el trotó por la habitación hacia donde estaban los dos que había oído
hablar entre ellos.
–Yo digo, yo digo –comenzó a decir en voz alta–. ¿Nadie va a darme la bienvenida?
He venido de muy lejos, millones de años luz de hecho. Es un extraño mundo este de
ustedes, y mi primera experiencia en él ha sido muy enervante.
–Está bien, está bien –dijo uno de ellos–. Mernogil, empieza tú, ¿quieres? Ejecuta
las pruebas de rutina e intenta conseguir una corrección más alta de su índice normal. No
queremos alegrarnos antes de tiempo, pero has notado que no ha cambiado desde que
está aquí.
–Y además, habla, ya has oído –dijo Mernogil–. No demasiado usual, pero necesita
ser examinado. Muchos de ellos solo aúllan y farfullan. No recuerdo cuando fue la última

180
vez que tuvimos uno que pudiese hablar. Bueno, allá va. Que dos de vosotros lo ponga en
posición.
Rabiando y gritando, El Doctor se encontró levantado en el aire por un par de
hombres que lo llevaban luchando hacia un pedestal bajo, una especie de estrado. Una
vez lo dejaron allí, una serie de varillas se disparó desde el suelo, rodeándolo, así que
volvía a estar prisionero, si bien esta vez podía moverse.
Siguió gritándoles desde detrás de las varillas que, cuando las sacudió, eran tan
firmes como si los pies de una mosca los tocaran.
–¿Es esta forma de tratar a los invitados? –les chilló– Soy científico, como ustedes
evidentemente. Soy humano, como ustedes. ¿Qué van a hacer conmigo? Déjenme salir
de aquí.
Se paró cuando un rayo láser fue disparado desde uno de los instrumentos. Un
misterioso brillo azulado lo bañó y desde fuera de ello, vio a muchos hombres mirándolo a
través de lo que parecían unas grandes gafas. El brillo violeta lo inundó durante unos
instantes y luego desapareció. Oyó un jadeo repentino del aliento contenido de los
hombres.
–Rápido, rápido –dijo Valkro–. El embolizador. No puedo creer lo que veo. Ni un
parpadeo ni ningún cambio en sus órganos. Lo han visto en la pantalla de rayos X. Rígido,
duro, envarado, qué maravilla. ¿Al fin lo hemos encontrado? ¿Entrará este día en los
anales de Wengrol como el día de la salvación? Rápido, rápido, todos vosotros, debemos
ejecutar todo el programa antes de informar al Jefe Yend. Debemos estar totalmente
seguros, más allá de toda duda, ya sabes cómo es, antes incluso de murmurar la
posibilidad.
–Yo digo –aulló el Doctor desde su prisión circular–, ¿cómo os atrevéis a tratarme
como si fuese un espécimen? Soy un hombre, os lo estoy diciendo, un ser humano como
vosotros mismos. ¿Qué es este sinsentido del que habláis?
Ahora, por fin, parecía que le habían escuchado. Se reunieron a su alrededor y sus
grandes ojos lo miraron desde sus suaves caras como si él fuese un conejillo de indias en
una jaula, o un espécimen metido en una muestra de microscopio. Una intensa emoción
por fin pareció asomarse en alguna de las inexpresivas caras, y al fin el Doctor comenzó a
sentirse como si una pesadilla estuviese llegando a su fin, cuando de nuevo su primer
temor se renovó y se aferró a las varillas de la celda.
Dos de las caras que miraron con atención hacia él parecían estar tan juntas como
el plástico fundido. Los ojos se fueron hacia los lados y la nariz se alargó hasta ser una
trompa. El cuerpo cambió de forma hacia algo como un pequeño dragón uno de ellos y a
un balón de carne el otro. Después, un llanto de miedo llegó desde el resto de ellos y
hubo una llamada a los voluntarios. Dos vinieron hacia adelante con mucha cautela,
usando instrumentos como unas pinzas de agarre, y cogieron las dos formas
contorsionadas y las llevaron hacia un hueco libre de uno de los muros.
Maravillado, el Doctor observó las horrendas cosas retorciéndose y cambiando
incluso cuando las pinzas las tenían agarrados. La pareja que tenía las pinzas gritaron
con rabia:
–Rápido, rápido, no podemos contenerlas.

181
Entonces, un cuadrado de la pared se abrió y las dos formas arremolinadas y
torcidas fueron empujadas fuera, expulsada a la gran multitud de monstruos
cambiaformas que seguían corriendo, de la que el Doctor había sido recientemente
arrastrado. No podía creer lo que veían sus ojos y se notó inundado de sudor.
Las caras de los hombres que le rodeaban estaban ensombrecidas y escucho como
Valkro le decía a Mernogil:
–Uno de ellos era amigo mío. Para pensar… Mernogil, es sobre el nuevo. Lo trajo
dentro cuando lo metimos aquí dentro. Es humano en sí mismo, pero trajo la muerte
cambiante dentro de él. Todos tranquilos. Quién se presenta voluntario para esto. Con
pruebas o sin pruebas, esto tiene que seguir de nuevo. No podemos correr más riesgos
desde ahora. Esos dos eran tan normales como cualquiera de nosotros. Pasaron las
pruebas hace poco. Es la contaminación. Debemos sacarlo fuera.
–No, no, Valkro –dijo Mernogil con calma–. Te estás dejando arrastrar por la
irracionalidad sobre esta criatura. Esta criatura no es un Yend; no es nativo de Yend, no es
como nuestra raza en absoluto. Él es algo bastante novedoso y debemos llevarle de
inmediato ante el Jefe Yend. Fomal sabrá qué hacer al respecto.
–Pero las pruebas… no hemos terminado ni la mitad –protestó el otro–. No podemos
llevárselo a Fomal antes…
El Doctor gritó a plena voz desde su estrado rejado, interrumpiendo la frase de
Valkro.
–Esa es la primera cosa sensata que he oído decirles. Exijo ser llevado ante ese
Fomal suyo. No tienen derecho a someterme a este ultraje.
–Sí, tiene sentido –dijo Mernogil–. Lo increíble ha pasado. El Exterior al fin ha criado,
entre una infinidad de horrores, algo racional. Peligroso, por supuesto, obviamente. Sí,
Fomal debe ver esto. Las pruebas ya no importan aquí. Fomal querrá diseccionar a este
con sus propias manos. Querrá ver con sus ojos lo que hay entre las glándulas de esta
criatura, ver lo que han hecho los genes para producir, por primera vez desde hace tantos
siglos, una cosa más parecida a un ser humano.
Ante esas palabras, una ola de miedo barrió al Doctor. Estaban hablando de
diseccionarlo, calmada y tranquilamente, como si fuese un objeto inanimado. Los ojos
casi se le salen de las órbitas al ver que ellos rodearon la habitación y vio que, de alguna
manera indefinible, los hombres estaban cambiando delante de sus ojos. Los cambios
eran leves y poco notables, un pequeño movimiento en la forma de uno, un alargamiento
o acortamiento de su frontal. Este debía ser Fomal, el Jefe Yend, el líder de esos
diabólicos torturadores del laboratorio grande. Él comenzó una furiosa discusión pero las
palabras del otro cortaron a todos los demás.
–Sé todo lo que está pensando –dijo Fomal fríamente y con una voz que apenas
tenía expresividad–. Aquellos otros, mi equipo, no son más que mecánicos y técnicos. No
saben nada. Han hecho bien en traerte hasta mí. Le estaba esperando. Dese la vuelta,
extraña criatura.
Instintivamente, el Doctor se giró y allí, esperando junto una pared ¡estaba la
TARDIS! Él casi sollozó del alivio.

182
–¡Habéis traído mi nave aquí dentro! ¿Cómo lo habéis hecho? Creía que nadie o
nada me había visto llegar.
–Dos objetos tan increíbles y tan cerca –dijo Fomal tranquilamente–, solo pueden
tener relación entre sí. Lo has llamado “nave”. Para mí no es más que una pequeña caja,
solo lo suficientemente grande para llevar a un solo hombre y con esa extraña luz en la
parte superior. ¿Es tal vez un robot o algún tipo de servidor mecánico?
El Doctor se sacó el polvo de la ropa. Al fin esta criatura estaba hablando con él y
tratándolo como un ser racional. Finalmente tenía una audiencia.
–Es en realidad un nave –dijo con orgullo–. Me ha llevado por muchos millones de
años luz a través del vacío del espacio entre islas del universo. He venido de una galaxia
conocida como la Vía Láctea. Para nosotros, en la Tierra, este planeta lo conocemos
como la Nebulosa del Cangrejo. He hecho el viaje en fracciones de segundo.
Fomal sonrió.
–Ahora lo entiendo. Tú eres en realidad un nuevo tipo de criatura, pero sigues siendo
un mutante. Tu enfermedad es tan grande como la de toda esa horda sin cerebro que hay
fuera, salvo que la tuya está en la mente. Mi equipo estaba casi en lo cierto. Serás
diseccionado y veremos qué pasa en tu interior. Es posible, sí, es bastante probable que
puedas añadir algo más de conocimiento a nuestra cansina búsqueda.
–Está diciendo tonterías, Jefe Yend –dijo firmemente el Doctor. A solas con esta
criatura, no importa lo poderosa que fuera, no sentía el mismo terror que había sentido en
el laboratorio con los demás–. Soy un hombre racional, como usted. Soy un visitante en
su mundo.
–Una cosa me tiene intrigado –introdujo Fomal–. Ha mantenido la rigidez de su
forma desde que fue detectado en nuestra ciudad. Dígame, ¿cómo lo logra? ¿Qué drogas
usa? ¿Dónde se estuvo ocultando en Wengrol todos estos años?, ya que veo que no es
usted un hombre joven. ¿Por qué los detectores de mi ciudad y del resto de ciudades de
Wengrol, fuera donde fuera que estuviese, no pudieron observarlo?
–Le estoy diciendo que soy un extranjero en su mundo –rabió el Doctor
impacientemente–. No uso drogas para mantener mi forma, como usted ridículamente
insinúa. Nunca he estado antes en Wengrol.
El Jefe Yend había estado mirándole a los ojos y El Doctor vio en los ojos de Fomal
un rayo de credulidad. Pero había obviamente una gran carga de incredulidad nativa para
luchar contra la creciente certeza. De repente, el Doctor se recompuso. Buscando en su
bolsillo, sacó la llave electrónica y se dirigió hacia la TARDIS. El Jefe Yend no hizo nada
por pararlo ni ninguno de los irritantes campos de fuerza se levantó para retenerlo.
–Trataré de convencerle –dijo él firmemente–. Le convenceré de que mi TARDIS es
realmente una nave, un vehículo capaz de moverse instantáneamente tanto en el tiempo
como en el espacio. Mire –e insertando la llave, permitió que los impulsos electrónicos
abriesen la cerradura. Las grandes puertas se abrieron y las resplandecientes luces del
interior iluminaron la habitación. Si bien esperaba atemorizar un poco al Jefe Yend, se
llevó una amarga decepción. Fomal no hizo ademan de levantarse.
–Hasta ahora, estoy de acuerdo de que está en lo correcto –observó levemente–.
¡Dispositivos electrónicos! Pero yo soy biólogo y tales cosas no me interesan. Wengrol es

183
un mundo lo suficientemente grande para que algo parecido ya haya sido hecho. Para mí,
eso no prueba nada de lo que ha dicho.
Exasperado, el Doctor se quedó quieto, mirando hacia el Jefe Yend. Mientras hacía
esto, algo increíble sucedió a su vista. Sentado en la silla opuesta a él ya no estaba
Fomal, el Jefe Yend de cara suave de este mundo, Wengrol. En su lugar, su febril visión
pensó que estaba mirando a una sobrenatural monstruosidad con múltiples ojos y brazos,
con garras en vez de pies. Por un microsegundo aquella cosa estaba allí, después El
Doctor sacudió su cabeza y Formal volvía a estar allí sentado.
¿Se estaba volviendo loco?
Pero su cuerpo tembló cuando vio que no era el Fomal original ni estaba completo,
ya que la carne de las piernas remolineaba aquí y allí como aceite pesado y luego se
convirtió en la carne sólida que había visto antes.
–Esto sucede de vez en cuando –observó Fomal pesadamente–. Tomamos grandes
precauciones, pero es altamente deprimente. Ningún hombre vivo lo ha visto antes. Es el
stress de la emoción al escuchar sus palabras lo que me acobardó. Afortunadamente mi
autocontrol es muy grande. Y, después de todo, no puedo considerarle como un hombre
vivo, ¿verdad? No es usted nada más que un espécimen de laboratorio, una curiosidad
para ser examinada molécula a molécula, de manera que cualquier pequeño
conocimiento que podamos obtener de su cuerpo pueda ser añadido al formidable
conocimiento que ya poseemos pero que, ay, no nos ha llevado aparentemente ni una
pulgada más cerca de nuestro objetivo.
–Usted… usted… –al Doctor le costaban las palabras– ¡Ha cambiado de forma! Es
algo increíble. Es… –se paró. Desde la primera vez que vio vida en este planeta, no había
visto más que ese constante y horripilante cambio de forma. En su mente, buscó todo lo
que sabía sobre biología y genética, de genes y cromosomas, de glándulas.
–Por supuesto –dijo Fomal un tanto distante–, lo siento por el incidente. Ahora,
volvamos a usted. He sido informado de que ninguna vez desde que le trajimos aquí, y
según mi percepción desde que le han traído ante mí, ha cambiado su forma, ni siquiera
ni el más simple parpadeo. Eso, para mí, es una mucha mayor maravilla que esa vulgar
máquina suya. La electrónica para mí no es más que meros mecanismos. Cualquier
hombre con conocimiento y herramientas puede realizar cualquier objeto dentro del
universo físico. Es materia y cada materia espera ser descubierta. Pero la biología es otro
asunto. Desde hace siglos, los de Wengrol nos dedicamos exclusivamente a la ciencia de
la vida. Cómo lo hemos hecho es lo que usted puede ver con sus ojos.
Una gran acritud en la voz golpeó al El Doctor. La criatura que tenía ante si parecía
que no lo miraba a él, sino que parecía estar mirando a lo lejos. Siguió hablando casi
como si estuviese solo.
–¿Quién ha tenido más éxito que nosotros? ¿Quién ha hecho un mundo de
monstruos? ¿Quién ha producido un número infinito de formas y figuras, todos… todos…
todos horrores y pesadillas?
–Me temo que no entiendo nada de lo que me está contando, señor –dijo el Doctor
rígidamente–. Para mí, todo esto es una tremenda tontería. Explíquemelo todo
amablemente, señor. He vivido con miedo desde que fui rudamente atrapado y traído a
este laboratorio suyo. Insisto en algún tipo de explicación.

184
Fomal lo miró con ojos relucientes.
–¿Es verdad, entonces? Es verdad que la rigidez en la forma es algo normal para
usted. ¿La pauta de la humanidad está preservada en sus genes? Tal cosa no se ha visto
desde hace siglos, cuando el malvado Mortain vino, trayendo con él más nuevas y
siniestras radiaciones de las que nuestros biólogos en sus mejores momentos podrían
producir. Dígame, criatura, antes de que lo descubra por mí mismo con el escalpelo
electrónico, ¿en qué lugar de Wengrol ha nacido? Es usted una maravilla única. Durante
siglos no se ha visto criatura como usted.
El Doctor se irguió con dignidad.
–Rehúso a seguir debatiendo más con usted, señor. Usted no creerá mi simple
declaración, así que posteriores discusiones entre nosotros no tienen sentido. Ya he
estado suficiente en este mundo de pesadilla. Ahora mismo les dejo a usted, señor, con
sus pesadillas y sus horrores, de los cuales yo ya he tenido suficiente.
Él anduvo hacia la TARDIS con un paso vivo para abrir las puertas. Escuchó una
leve risa tras de sí y, exasperado hasta límites insospechados, se encontró de nuevo
encarado con uno de sus campos de fuerza.
–No tan rápido, criatura –dijo el Jefe Yend agradablemente–. No puede usted
dejarnos todavía, ni nunca posiblemente. Una nueva idea ha surgido en mi mente.
Hablaremos de ella más tarde. Por ahora le diré que creo en lo que ha dicho. Puede ser
así. Su constante rigidez en su forma es una prueba en si misma. No hay criatura igual a
usted en Wengrol. Dígame, ¿en su mundo son todas las criaturas igual que usted?
–Por supuesto. ¿De qué otra forma deberían ser? Los hombres engendran a
hombres y los monos engendran otros monos. Su pregunta es absurda. Las leyes de la
genética son bastante evidentes y claras. No hay criatura en mi mundo o en cualquier otro
que yo haya visitado que crezca más grande o alto que lo general en su especie. A
ninguna criatura le crecen miembros o tiene más ojos que lo que su especie requiere.
–¿No tienen ustedes mutantes, no hay mutaciones de forma, entonces? –continuó
Fomal agudamente a lo que el Doctor empezó.
–Tales cosas se han sabido –dijo cautelosamente–. Sabemos de mutaciones de
forma por largos periodos, pero no esos cambios vertiginosos o las frenéticas formas que
ocurren aquí. ¿Está usted tratando de decirme que las cosas que he visto aquí son el
resultado de mutaciones provocadas por extrañas radiaciones?
–De la estrella Mortain –replicó Fomal simplemente–. Se introdujo en nuestro
sistema planetario hace siglos y trajo con ello muchas nuevas y más poderosas
radiaciones que actuaron directamente en el plasma germen de todas las especies en
todos los planetas de nuestro sistema, así que lo que ha visto… pero he ido muy lejos. No
fue solo el funesto ojo de Mortain lo que nos ha convertido en lo que somos. Nosotros, los
biólogos, somos también en buena parte los culpables. Habíamos comenzado a
experimentar con especies. Habíamos planeado crear nuevas especies, mejoras sobre el
estándar; nuevos e inimaginables animales y nuevos hombres, nuevos hombres con
órganos y poderes con los que solo soñamos hoy día. Luego vino Mortain y arruinó
completamente nuestros experimentos. El caos se desencadenó sobre todo Wengrol. Los
biólogos construyeron ellos mismos esas ciudades de plomo. Por todo nuestro planeta
hay biólogos, científicos y técnicos que está buscando la norma de la vida otra vez, la
norma que una vez malvadamente y sin pensar fue desterrada por nuestros necios

185
ancestros. La naturaleza corre por las calles de Wengrol, extraña criatura de más allá de
nuestras estrellas. Una cruel e implacable naturaleza, calentada por la funesta luz de
Mortain, continúa con sus interminables experimentos y nosotros la combatimos, sin
descanso e infructuosamente. Hasta que usted llegó.
–¡Hasta que yo llegué! –repitió el Doctor– ¿Qué puedo hacer por ustedes? Sé algo
de biología, en mi mundo damos todo eso por sentado. Nuestras mutaciones, si son
favorables, llevan generaciones el que se produzcan. ¿Qué puedo hacer por ustedes?
¿No hay ningún sitio al que puedan escaparse?
–Ninguno en el universo que nosotros conocemos –replicó Fomal calmadamente–.
Hemos visitado, en naves espaciales a prueba de radiaciones, todos los planetas de
nuestro sistema y cada uno de ellos es igual que Wengrol. No hay lugar al que los Yend
puedan ir a ocultarse de los horrores que hemos causado.
–Esas criaturas de ahí fuera –dijo el Doctor–, ¿lo saben? ¿Sufren por conocer lo que
son?
Fomal lo miró un tanto extrañado.
–No lo sabemos –dijo pesadamente–. Algunos piensan que sí, otros que ellos no
tienen mente. Hemos mirado a los ojos de algunos de nuestros especímenes y hemos
visto cosas que preferimos no recordar. Toda la vida de nuestro planeta está concentrada
en encontrar de nuevo un plasma germen normal. Lo tenemos en nuestro laboratorio pero
se muestra bastante inútil. Las radiaciones de Mortain pueden filtrarse incluso a través de
nuestros más fuertes muros antiradiación y todos y cada uno de los tubos de pruebas solo
engendra un hombre o una mujer que puede degenerar en un solo instante, como ha visto
incluso en mi caso, sin ningún aviso. Hemos desarrollado drogas que lo pararán pero solo
de forma momentánea y no permanentemente.
–Entonces su situación es realmente desesperada –dijo el Doctor duramente–. No
puedo entender por qué me retiene aquí. Por los cánones humanos debe usted dejarme
escapar de este horno de horrores. Ya he estado aquí demasiado tiempo. Tal vez mi
cuerpo haya absorbido suficiente radiación de esa estrella como para hacerme como
ustedes.
–No, no, no tema usted por ello –farfulló Fomal–. Usted ya no es lo que se dice un
chiquillo. El plasma germen debe ser mutado en la más tierna infancia. No tiene nada que
temer. No seguirá usted con nosotros. Pero hay una cosa que debe hacer por nosotros.
Algo que no podemos hacer nosotros mismos. Hay muchos entre nosotros que sienten
que todos nuestros esfuerzos serán vanos, que nuestra primera intromisión en la
naturaleza, seguida de la llegada de Mortain, ha calado muy hondo en la estructura de
vida fundamental de nuestros sistemas, y que jamás seremos capaces de revertirlo. No
veríamos el final de nuestras especies. En algún lugar del vasto universo debe haber un
nuevo hogar para nosotros. ¿Nos llevaría usted hasta allí, extraña criatura?
–¡Llevaros hasta allí! ¿Llevaros a cuántos? Mi TARDIS no puede con todos. Además,
¿cómo voy a llevar a criaturas como ustedes al dulce y despejado universo donde la vida
es estable y normal? Si me forzasen a hacerlo, de verdad que serían ustedes los
monstruos más degenerados y depravados jamás creados.
Fomal rio un poco.

186
–No me hace usted justicia, extranjero. Bien sabemos que nosotros, los vivos, jamás
podremos abandonar Wengrol. Hemos hecho nuestra cama y debemos permanecer en
ella. Pero nuestros jóvenes pueden irse. Nuestros hijos e hijas pueden irse y dejar para
siempre atrás el mundo de pesadilla en el cual fueron generados.
Se inclinó y sacó una cajita. Abriéndola, él mostró a los inquisitivos ojos del Doctor
líneas y líneas de pequeños tubos de ensayo. Inclinándose, sus sentidos volaban.
Suspendido en el líquido de cada tubo había una minúscula forma humana, una miniatura
con la forma normal humana.
–Reproducción in vitro –repitió él sin expresión, mientras Fomal se reía.
–Uno de nuestros experimentos exitosos. Supongo que en su mundo esto no es así.
–Es un sueño –murmuró El Doctor–, el sueño de algunos de nuestros científicos.
–Un sueño que nuestros biólogos ha hecho realidad –dijo tristemente Fomal–. Y
nuestro primer y mayor error. De él se desarrollaron nuestros otros horrendos
experimentos de manipulación del plasma germen. Hay cien embriones humanos en esta
cajita, cincuenta hombres y cincuenta mujeres. Cógelos, extraño hombre de, ¿cómo era?,
la Vía Láctea, y llévalos a algún mundo alienígena, algún mundo no atormentado ni
torturado por estrellas como Mortain, algún mundo donde de nuevo la poderosa raza de
los Yend pueda recuperar su antigua gloria.
–¿Y los demás? –dijo el Doctor estirando la mano.
–Nos quedaremos –dijo el Jefe Yend algo triste–. Permaneceremos para mortificar la
carne de nuestro mundo, nos quedaremos en nuestra interminable y desesperanzada
tarea de tratar de atrasar el reloj. ¿Haría usted eso por nosotros?
El Doctor se quedó quieto, pensando para sí mismo. Era un prisionero allí y solo
accediendo podría escapar. Parecía no haber opción. Pero la propia cosa puede llevar
sus propios horrores. ¿Qué terrores podría estar esparciendo por el universo si se los
llevase a un nuevo mundo? Pero su decisión fue rota por otra cosa nueva, por un fuerte
balbuceo de voces y el traqueteo de muchos pies, muchas patas, muchos tentáculos. Las
puertas de la sala se abrieron y una ingente horda de mutantes irrumpieron. Mernogil
estaba a la cabeza y su cara creaba una grotesca caricatura de humanidad.
–Han irrumpido por el hueco de un espécimen –lloró él–. Se están colando por todas
las aberturas. No podemos hacer nada para pararlos. Además nosotros no seremos
capaces de mantener nuestra rigidez. Estoy degenerando mientras digo esto –su boca se
deslizó hacia su pecho y un ojo quedó en su sitio, observando con agónico terror hacia un
mundo del cual se estaba despidiendo.
Estúpidamente, El Doctor permaneció encogido entre la marabunta de horrores que
vociferaban en la sala. Más tarde, afortunadamente, no podría recordar muchos de ellos.
La mente humana no tiene gran capacidad para el miedo; una vez llega al límite se retira
y no sabe nada más. Él notó al Jefe Yend tirando de su brazo.
–Es usted libre –gritó–. Vaya a su nave. Es demasiado tarde ya para hacer lo que le
pedí.
Como un autómata El Doctor anduvo hacia su TARDIS y se quedó mirando atrás
una vez más. La horda de monstruos mutantes estaba rondando por la habitación sin
pensar y farfullando. Fomal se quedó con la cajita entre sus manos.

187
–Deme a sus hijos e hijas –gritó el Doctor–. Yo los llevaré lejos de aquí y les daré la
oportunidad de crecer con la dulce forma humana. Lánceme la cajita.
Una luz de felicidad se vislumbró en los sombríos ojos de Fomal, que le lanzó la caja
al Doctor, que la cogió justo cuando las grandes puertas se estaban cerrando. Su última
visión fue de Fomal siendo sepultado por la turba de mutaciones y siendo pisoteado en el
suelo.
En la espesura entre dimensiones, El Doctor puso la cajita encima de una mesa y la
abrió. Asombrado, sacó uno de los tubos de ensayo y lo sostuvo a la luz. ¿Los hijos e
hijas del Cangrejo?
El embrión flotaba en el líquido, obviamente muerto. Gris, marchito y sin vida. Miró
todos los demás. Ninguno de los cien había sobrevivido a la transición. Eso o la mortífera
radiación de la estrella Mortain se había convertido, de alguna misteriosa manera, en
necesaria para que el plasma germen sobreviviera.
Su mente volvió a la habitación en Wengrol. Fomal, el Jefe Yend, había sido un gran
hombre, de una raza que había cometido el supremo error de realizar con sus manos los
instrumentos que solo los poderosos y eternos dedos de la naturaleza pueden manipular.
La naturaleza se protege a sí misma. Ninguna criatura frustra sus propósitos. Cada
esfera se queda en si misma para siempre. Los Hijos y el Cangrejo no sobrevivirán. Su
primer error fue también el último.

188
Los Perdidos

El primer aliento que tomó lo dejó atragantado y jadeante, como un pez fuera del
agua, se encontró pensado. Se inclinó débilmente contra la gran puerta de la TARDIS, sus
pulmones metiendo dentro la respiración como un hombre en el vacío. Entonces, con un
esfuerzo titánico, se las arregló para cerrar la puerta y meterse de nuevo en su vehículo.

–Ay, Dios –croó una vez de nuevo en la atmósfera normal de su nave. Esto sí que es
todo un problema. De lo más inhospitalario promete ser este mundo. Esta vez, mis
instrumentos han elegido de lo más desafortunadamente. Y ahora, ¿qué hago?

Cualquier mortal ordinario habría sellado la puerta y se habría ido del planeta. Pero
Dr. Who no era un mortal ordinario. El destino y su TARDIS lo habían llevado a este orbe y
debería ver y experimentar todo lo que tuviese que ofrecer. Afortunadamente, el problema
no era tan difícil de resolver.

Las Chaquetas de Densidad Atmosférica, se canturreó a sí mismo mientras se


dirigía hacía su gran laboratorio y almacén. Poco pensé cuando inventé las cosas que me
salvarían la vida. Lo recuerdo bien. Fue por pura suerte que la idea vino a mí. Recuerdo
pensar para mí mismo “¿y si algún accidente me privase de aire a la suficiente densidad
en la nave?” Fue muy fácil, por supuesto… pero aquí estoy malgastando el tiempo otra
vez. Tengo que conseguir una de esas cosas ya mismo.

Se ató con correas el aparato tipo mochila a sus hombros y reactivó la gran puerta.
Esta vez sería capaz de respirar normalmente y tendría tiempo para ver los alrededores.
La vista desde sus monitores de visualización había sido bastante vaga, oscurecida por lo
que parecía una espesa neblina.

No pensó en seguida en el paisaje como en una “pesadilla”, por mucho que la


mayoría de planetas raros donde la TARDIS lo había llevado pudiesen denominarse así.
Era extraño, de verdad, pero se lo esperaba. Pero había cosas aquí que iban más allá de
meras extrañezas. Había chispas eléctricas en el cielo que se concentraban sobre su
cabeza como una gigantesca aurora boreal. La aurora en la Tierra se da solo en el Polo,
pero donde él estaba ahora mismo era en su conjunto demasiado cálido como para ser
una región polar del planeta. Entonces aparecieron miríadas de centelleantes motas que
pudo ver en el cielo. Todo esto, y la delgada atmósfera, presentaban una serie de
interrogantes esperando ser resueltos.

Siguió andando por lo que parecía ser una llanura de piedra. A todo su alrededor
había altísimos pináculos de lo parecía roca basáltica, pero de un color blanco puro que
lucían como si hubiesen sido tallados a mano. Barrió con la mirada las cumbres y se
quedó pasmado. ¡Algo se había movido allí arriba! Se quedó muy quieto, respirando
profundamente como un buzo de aguas profundas, sus ojos alerta a su alrededor.

189
No tenía armas y de repente fue consciente de la más extraña sensación. Sintió
como si docenas de pares de ojos lo estuviesen observando. A su cabeza vino un sonido
como de un revoltijo de voces, hablando y gritando. Medio aturdido, sacudió su cabeza y
los ruidos murieron. Pero en su lugar escuchó un nuevo sonido, un ruido como el de
millones de grillos cantando. Parecía venir de bastante lejos y subía y bajaba de tono
hasta que llegó un momento que era tan agudo que salió del rango de perceptibilidad.
Tuvo un gran escalofrío y se sacudió irritado. ¿Qué era todo aquello? ¿Había alguien
detrás de esas rocas, vigilándolo?

Con los brazos como si estuviese sonámbulo comenzó a alejarse de las rocas de
basalto. Una pequeña parte de su mente todavía luchó, pero era como si hubiese perdido
el control de su propio cuerpo y fuese guiado o llevado a un destino desconocido. Así era
una presa fácil de atacar.

Sus ojos estaban cerrados cuando ellas se lanzaron a él y lo apresaron, pero sabía
que lo habían llevado a un gran domo de cristal transparente. Inmediatamente, su cerebro
se aclaró y volvió a ser él mismo. Pero ya no estaba solo. Él se volvió, horrorizado, y se
preguntó si se estaba soñando. Por lo que estaba viendo, no era posible.

Algunas de ellas todavía estaban bajando, plegando sus transparentes y enormes


alas mientras se posaban en el suelo. Otras lo retenían fuertemente entre sus pequeñas
manos peludas, que le ponía la piel de gallina al mero contacto. Furiosamente, soltó el
aliento y ellas retrocedieron.

–Fuera todas. Como os atrevéis a tratarme así, vosotras… grandes… grandísimas…


desmesuradas mariposas…

Enojado como estaba y terriblemente asustado también, el Doctor no pudo contener


una risita ante su muy apta descripción de sus captoras. Se parecían mucho a las
mariposas. O avispas, de cualquier manera que las vieses. Más o menos con si mismo
peso, estaban completamente cubiertas de pelo suave, en un patrón de líneas amarillo y
marrón, como las avispas. Pero de sus cabezas salían un par de antenas, justo como las
de las mariposas. Sus ojos, ahora pudo verlos con claridad, eran los ojos compuestos del
mundo de los insectos, los grandes ojos multifacetados de los verdaderos insectos.
Contuvo un estremecimiento ya que no le gustaban los insectos. Y cuando se refería a
insectos de dos metros de alto, bueno, era del todo demasiado horrible para contemplar.
Su piel se puso de gallina cuando vio sus minúsculas manos, parecidas a las garras de
los murciélagos, acercándosele para agarrarlo y llevarlo lejos.

–Te hemos salvado de la crueldad de Zarbi –le llegó una suave voz a los oídos. Pero
no te alegres. Te hemos salvado para nuestros propósitos. Tenemos muchos por los que
vengarnos de tus letales motores. Nunca antes habíamos atrapado a alguien de tu
especie. Como tus compañeros que nos cazan, tu esqueleto parece estar escondido
dentro de tu cuerpo. Es extraño para nosotras, que nuestro esqueleto es el caparazón por
fuera de nuestro cuerpo. Averiguaremos qué forma de vida eres llevándote a otro lado y

190
descubriendo los secretos de tu anatomía. Tal vez cuando hayamos acabado, una de
nuestras sabias sea capaz de desarrollar algún arma para destruiros a todos vosotros
para siempre. Ya tenemos problemas propios suficientes sin la interferencia de
alienígenas.

El sudor surgió en la piel del Doctor cuando se dio cuenta del sentido de aquellas
palabras. ¿En qué demonios de sitio había irrumpido? Esas criaturas parecían estar
verdaderamente proponiéndose diseccionarlo, llevárselo vivo para ver cómo “funciona”,
como un relojero hace con un reloj. ¡La idea era absurda! Volvió a sudar. Esas criaturas,
esos seres, esas cosas, bien podrían hacer lo que decían. Eran grandes, podían volar,
tenían algún tipo de tecnología, como corroboraba el objeto cristalino parecido a un casco
que tenían en la cabeza que eliminaba esa misteriosa “llamada” que lo había hecho
moverse como un zombi sin voluntad. Parlotearon algo sobre su esqueleto dentro de su
cuerpo. ¿Qué tontería era aquella? Por supuesto… debería haberse dado cuenta de
inmediato. ¡Aquellas criaturas eran insectos! A pesar del tamaño, eran insectos. Tenían un
exoesqueleto, un caparazón duro con una superficie peluda, lo que era la estructura de su
cuerpo. Tenían los ojos compuestos de los insectos. Tenían el frio y misterioso toque del
mundo de los insectos de sangre fría. La misma carne del cogote se le erizó.

Se agitó duramente. ¿Era este el momento para complacerse en vagas reflexiones


científicas? Era momento de actuar. Debía escaparse de estas criaturas repugnantes
antes de que fuese demasiado tarde. No correría ningún riesgo. Tal vez tuviesen, en algún
lugar cercano, algún extraño laboratorio científico con una mesa de disección…

–No sentirás nada –le dijo la voz de nuevo–. Nosotras, las Menopteras, no somos
crueles. De mala gana le hacemos daño a ninguna criatura. Solo lo hacemos para
defendernos. Has asesinado a nuestra gente y debemos saberlo todo sobre ti para que
podamos averiguar alguna forma de defensa.

–No os he dañado –parloteó el Doctor, con la boca seca–. Nunca antes os había
visto. Acabo de llegar a vuestro planeta en este instante. ¿Cómo podría haberos hecho
daño? ¿Cómo podría haber asesinado a alguna de vosotras?

–Malgastas tu aliento –le replicaron. A duras penas podía el Doctor decir cuál de las
criaturas estaba hablando, ya que sus caras, que parecían máscaras, estaban cubiertas
con pelo–. No sirve de nada mentirnos. Tú, o algún otro de los que son como tú, habéis
matado a muchos de mi gente. Eres evidentemente tan diferente de los mortales Zarbi
que debo olvidar mi primer razonamiento de que eras aliado de nuestros enemigos. En la
tabla de disección aprenderemos sobre ti, cómo vives, de dónde vienes, y cuál es tu
misión en Vortis.

El Doctor miró de nuevo anhelante a su nave, mientras se cernían sobre él, y lo


fueron empujando por la plataforma de piedra. No lo tocaron con sus pequeñas manos,
pero la sola presión de sus fríos cuerpos le era repulsivo y el débil olor a almizcle que les
rodeaba casi lo intoxica. Después le hicieron avanzar por la entrada a una cueva

191
excavada en la roca y tuvo que andar por un pasillo poco iluminado hasta llegar a una
gran caverna donde más de estas criaturas estaban entretenidas en diversas labores.
Obviamente lo estaban llevando ante su líder.

Lo que él esperaba exactamente no lo sabía, pero el lugar era muy diferente a lo que
se había imaginado. No era un gran laboratorio tecnológico. Era una simple y vasta
cueva, iluminada débilmente por lo que parecían unos gusanos fosforescentes. Las
labores de las que las criaturas se encargaban no guardaban similitud a ninguna actividad
humana. Se sintió atrapado y asqueado. Allí, con aquellas criaturas enormes,
determinadas a torturarlo y finalmente matarlo, el miedo casi pudo con él.

Una de las criaturas se puso delante de él, y Dr. Who vio que este era con el que
había hablado antes. No había expresividad en su peluda cara pero los ojos facetados
brillaron extrañamente.

–Es verdad que no tienes armas –le llegó una voz–. Es extraño, otros de los de tu
especie que habíamos visto, algunos con nuestros moribundos ojos, llevaban poderosas
armas. Dime, ¿quién eres tú y de dónde vienes?

–Soy de un planeta que conocemos como Tierra –replicó el Doctor firmemente–.


Hasta que pueda revisar mis instrumentos y mis mapas estelares, no podría decirte dónde
está la Tierra con respecto a este planeta que vosotros llamáis Vortis. La Tierra puede que
ni siquiera esté en la misma galaxia que Vortis, por lo que sé. He viajado a través de
dimensiones y aterrizado aquí, en el medio de alguna guerra privada, según parece.
¿Quiénes son esos Zarbi de los que hablas? ¿Quiénes son los Menoptera? Y, por encima
de todo, ¿la gente invisible de la que hablas es como yo? Puedo asegurar que he llegado
solo y ninguno de mis congéneres está en vuestro planeta. ¿Por qué razón habríamos de
venir aquí? Este parece un mundo casi desolado, con nieblas, rocas, extrañas luces en el
cielo y extraños ruidos por todos lados. De dónde yo vengo hay luz solar y cosas verdes.
Hay animales y pájaros y… sonrió irónicamente… hay criaturas como tú y muchas,
muchas otras especies parecidas. Pero todas ellas son diminutas y ninguna puede hablar.
Ninguna es tan grande como vosotras.

–Eso, claro, es una mentira. Somos insectos y podemos hablar. ¿Qué quieres decir
con “diminuto” y “grande”?

Dr. Who se sorprendió momentáneamente. Por supuesto que aquellas criaturas no


pensaban en ellas como con cierta talla. Las mariposas de la Tierra, si tienen raciocinio de
alguna forma, no pensarían en ellas mismas como diminutas, ¿verdad? Arrugó la frente.
¿Cómo podría explicarle el concepto completo de la relación de todas las cosas creadas
con el resto de cosas creadas? De todos modos el tiempo estaba pasando, precioso
tiempo en el cual cualquier cosa podría pasar. –En algún momento te explicaré sobre el
universo –dijo él–. Te contaré sobre el infinito número de formas que ha adoptado la vida
en tantos y tantos mundos. Pero no ahora. Demando que, antes de todo, respondas a mis

192
preguntas. Si no lo haces, tendré que volver a mi nave. Ya he desperdiciado suficiente de
mi valioso tiempo.

Su sonora voz pareció momentáneamente acobardar a la criatura que tenía delante


de él, como había sido su propósito. No les había visto armas y, ahora que había tenido
tiempo para mirar, vio que realmente había pocas criaturas en la caverna, tal vez unos
treinta en total. Sí, era verdad, podían volar y, tan grandes como eran, podrían compartir
algo de la sorprendente velocidad y agilidad de muchos insectos de la Tierra. Pero sintió
que recobraba la confianza en que si manejaba esta situación correctamente, todo podría
aún terminar bien.

–No puede hacer daño –la respuesta fue con una voz suave–. Somos las
Menoptera, la especie dominante nativa en nuestro planeta Vortis. Tu explicación sobre
galaxias y dimensiones no tiene sentido para nosotros, igual que ese sol y las cosas
verdes que mencionaste. Para nosotras, Vortis es un paraíso. Las nieblas que amamos, y
los destellos en el cielo alumbran nuestras labores. Siempre ha sido así y no conocemos
otra forma. Donde estamos exiliados es una verdadera desolación.

–Entonces… dices que estáis exiliados aunque sois nativos de este planeta.
¿Cómo…?

–Una vez vivimos en Vortis –fue la respuesta–. Muchos, muchos millones de


nosotros. Los Zarbi eran nuestros compañeros y trabajadores. Con poco intelecto, atados
a la tierra al no tener alas, nos servían obedientemente y nuestras vidas eran el paraíso.
Entonces, una reina evolucionó entre los Zarbi, una que era muy diferente a todas las
demás reinas. Creció con ambición y se hicieron armas en los cubículos donde habitaban.
Nosotras, las Menopteras, no teníamos armas ya que no teníamos enemigos. Los Zarbi
se levantaron en armas y hubo una guerra. Teníamos una nave espacial con la cual
exploramos nuestras lunas, lugares horrorosos de los cuales huimos. Ahora, después que
la guerra nos ha reducido a un puñado lamentable, nos hemos visto forzados a volar a
una de las lunas. Eso fue hace ya generaciones, y desde aquello nuestra cantidad apenas
ha crecido. Somos un grupo de avanzadilla, venimos a ver la situación aquí, en nuestro
mundo al que tanto deseamos regresar. Ahora tenemos armas y máquinas. Los pocos
que quedamos, creemos que algún día podremos intentar aniquilar a los Zarbi y recuperar
nuestro hogar.

–¡Zarbi! ¿Qué son los Zarbi? ¿Son insectos, como tu gente? En la Tierra tenemos
insectos que parecen estar conectados a la voluntad de una mente superior entre ellos,
hormigas, termitas y así. Pero ningún hombre se ha comunicado jamás con un insecto,
así que ¿cómo podemos saberlo?

–Los Zarbi son como fueron creados y como siempre han sido. Lo que dices es
extraño. Veo poco sentido en ello. ¿Qué son las hormigas y las termitas? De verdad que
tu mundo debe ser muy extraño. No es raro que hayas venido al paraíso que es Vortis
para hacerlo vuestro. Pero te prometo que aunque seas capaz de aniquilar este pequeño

193
grupo, lo cual podrás hacer muy bien con tus espantosas armas, todavía tendrás que
lidiar con los Zarbi y encontrarás que esas frías e intelectuales reinas han criado, cada
una con miríadas de esclavos complacientes, una cosa muy diferente a las pacíficas
Menopteras.

–Te repito otra vez, que estoy solo y no hay nadie conmigo. No seré puesto a la
altura de la responsabilidad de esas míticas criaturas que dices que son como yo. No son
de la Tierra y no sé nada de ellos. Os los habréis imaginado. O tal vez sean otras armas
secretas de vuestros enemigos los Zarbi. Puede que sean máquinas de guerra
robóticas…

–Robótica… robótica… Persistes en hablar en acertijos. De verdad que eres una


curiosa criatura. Esperamos aprender mucho de un cerebro como el tuyo. ¿Estás
preparado?

–¿Preparado? ¿Preparado para qué? –croó el Doctor, enseguida frío y aterrado,


toda la confianza eliminada.

–Para tu examen. De tus divagaciones he recogido algunas cosas alarmantes sobre


ti y el mundo del que vienes. Has mencionado “mariposas” y dijiste que creías que eran
“minúsculas”. ¿Qué les hacéis en tu mundo a esas “minúsculas” Menopteras?

–Oh –dijo el Doctor alegremente–. Muchos de nuestros científicos han estudiado la


vida de los insectos. Los llamamos lepidopteristas y entomólogos y suelen estudiar la vida
y hábitos de ciertos insectos bajo microscopios. Como las mariposas de la Tierra, porque
están entre las cosas más bonitas que hayamos descubierto. Son tan bonitas que algunos
hicieron por coleccionarlas. Las ponemos en botellas con gas que las matan, entonces las
pinchamos con… –pálido, se paró y su sangre se enfrió. Como un tonto estúpido había
continuado y firmado su propia condena de muerte.

–Exactamente. Sois como los Zarbi, crueles y malévolos, fuertes y crueles con los
que son pequeños y débiles. Ahora, oh hombre, porque ese parece ser tu nombre, las
mariposas son de tu propio tamaño y somos muchos para tí, a menos que algunos de tu
pueblo intenten rescatarte. Ahora averiguaremos de qué estás hecho. Podríamos
prosperar con alguna de las vengativas y crueles ideas que tenéis, si podemos bajar
nuestra naturaleza a vuestro nivel. Cogedle.

Lo rodearon una vez más, en mayor número esta vez y la presión de sus fríos y
peludos cuerpos lo fue arrastrando hacia una de las esquinas de la caverna donde las
luces, que parecían ser artificiales aquí, daban mayor claridad. Dr. Who no estaba de
humor para comparar la mesa en la que lo habían puesto con ninguna mesa de
operaciones de la Tierra. Como un animal enloquecido, luchó desesperadamente por
liberarse, pero casi lo ahogan con sus suaves cuerpos. Cuando por fin se apartó de él, se
encontró inmovilizado e indefenso, estirado en una mesa con cuatro buenas luces sobre
él. Su piel se retorció con el horror y su espina dorsal parecía estar hecha de agua.

194
Estaba bañado en sudor debido un terrible y desgarrador miedo. En su posición parecía
estar impotente: el prisionero, atado y sin poder moverse, de unos insectos de dos metros
de alto, solo y sin amigos, en un horrible y hostil mundo, bien abajo en una caverna. Y le
iban a… le iban a… Vio algo brillando en las garras de una de las criaturas y sus sentidos
le abandonaron.

***

Un olor nausebundo en su nariz le despertó y se quedó mirando salvajemente


alrededor tanto como su situación supina le permitió. Una máquina brillante en un
pedestal estaba justo al lado de la mesa en la que él estaba tendido. Las luces
resplandecieron dentro y había algunas lentes que sobresalían en el frontal, lentes en
largos tubos que giraban en sus fosos. Dos de ellas se acercaron a su cara y él se
encogió hacia atrás una pulgada contra sus ataduras. Sintió como se rompía una y casi
dio un brinco de súbita alegría. Pero su cautela natural regresó y se quedó tendido,
sudando y temblando. Las lentes tocaron su cara y se movieron sobre su superficie.
Había voces que murmuraban a su alrededor y luego vio otra vez esa cosa brillante en las
pequeñas garras peludas de la criatura que había hablado con él.

Su mente aterrorizada no podía identificar el objeto, pero no parecía un cuchillo o un


escalpelo. Se encogió cuando fue puesto sobre su piel y luego la precaución le abandonó
y notó una gran arcada, rompió sus ataduras y se dejó caer al suelo, libre y desesperado.

Todas las Menoptera se quedaron completamente quietas, obviamente estupefactos


de forma momentánea ante la facilidad para escapar de las ataduras que ellos
consideraban muy fuertes. Debían ser de alguna sustancia animal, pensó él, algo como
los hilos de una tela de araña. Saltó sobre sus pies y los miró.

Desde el rabillo del ojo, trató de localizar la entrada de la caverna. Debía encontrarla
para poder escapar del diabólico peligro que lo amenazaba en forma de estos grandes y
malévolos insectos. La Humanidad jamás había logrado ninguna comunicación con el
desconocido mundo de los insectos en todos los años; el mundo animal y de los insectos
existían uno al lado del otro en la Tierra sin siquiera haber estado en contacto mental
entre cada una. Estas enormes mariposas daban la impresión, por su tamaño, que eran
como hombres. Pero estas criaturas eran insectos, insectos de verdad, cualquiera que
fuese su tamaño.

Al fin, sus ojos encontraron lo que debía ser la entrada por la que le habían traído
aquí. Empezó a bordear su camino por el muro de piedra hacia él, pero sus captores
inmediatamente se dieron cuenta y se apostaron entre él y la entrada.

195
Desesperadamente, se fijó en lo que tenía a su alrededor y vio el destello y escuchó
la explosión casi al mismo momento. Toda la caverna se iluminó, como por una luz
gigantesca. Mirando hacia arriba, vio encaramado en una repisa en la rocosa pared
contraria ¡un hombre! Se frotó los ojos y miró de nuevo. En verdad había un hombre y
pegó un gran grito de alegría e, independientemente de las Menopteras, se precipitó hacia
él. Ellas no hicieron ademán de pararlo, quedándose quitas, sin moverse, sus ojos
compuestos relucientes mientras se dieron cuenta de la aparición en la repisa.

Una floreciente voz bramó hacia su posición, palabras que no pudo comprender, y
cuando llegó al pie del muro de roca vio que una escalera estrecha de metal había sido
desplegada hasta allí. La cogió y comenzó a subir. Podía oír las susurrantes voces de las
Menopteras tras él y el batir de sus alas. Por fin estaban tratando de llegar hasta él, para
atraparlo de nuevo con sus repugnantes y pequeñas garras, sujetándolo de nuevo a la
infernal mesa de operaciones. Tragando saliva comenzó a subir más deprisa.

–Menudo tonto que es –rugió una voz desde arriba–. Ha puesto en peligro toda
nuestra empresa, en realidad toda la existencia. Tiemblo solo de pensar lo que le hará el
Capitán. Apúrate, haragán, esas larvas están detrás de usted. Yo les dispararé una o dos
veces mientras logras venir.

Una luz ardiente resplandecía desde arriba sobre su cuerpo que seguía subiendo y
desde abajo escuchaba las voces angustiosas y agonizantes de muchas de las
Menoptera mientras el rayo pasaba sobre ellas. Después se puso de pie sobre la repisa,
mirando a su rescatador.

Era un hombre, como vio desde el principio, pero qué hombre. Dos metros y medio
de alto y vestido con un material plateado y ajustado que seguramente era metal pero que
se movía y fluía como la tela. Su cabello era de un rojo centelleante y su cara era blanca
como la leche. Llevaba en las manos un objeto muy parecido a los rifles de la Tierra, por
lo que el Doctor pudo imaginar, salvo que su recámara era un artilugio blanco redondo de
metal.

–Por Zeus –explotó el gigante–, ¿estoy dormido o sigo soñando? ¿En nombre de
todas las Furias, quién es usted, amigo? Es un hombre, eso puedo verlo, pero ¿qué
hombre? Un escuchumizado y viejo espécimen de la humanidad, a diferencia de los
verdaderos hombres como aquellos repugnantes bichos de ahí abajo. ¿Cómo ha llegado
a esta bola de rocas olvidada por Zeus, con sus ponzoñosas nieblas, sus muchas lunas y
sus hordas de bichos gigantes?

–Le debo una por rescatarme. jadeó Dr. Who. Pero le pido que no me pregunte
demasiado de una vez. Debo descansar y recuperarme. Esas… esas criaturas de ahí
abajo iban a abrirme para ver qué tengo dentro de mí. Parlotearon sobre que mi esqueleto
está dentro de mi cuerpo y el suyo por fuera, todo tipo de malignas locuras. Imagínese,
querían diseccionarme. Debo descansar y comer y beber algo. ¿Quién es usted y qué
hacen otros hombres en este pavoroso mundo gobernado por insectos gigantes?

196
–Es una larga historia, amigo –se escuchó en una risa profunda desde la garganta
del gigante–. Pero venga, estamos perdiendo el tiempo. Lo sabrá todo muy pronto, se lo
prometo. Comida, bebida y descanso, dijo usted, ¿no? Bueno, tenemos suficiente de todo
y su historia promete resarcirnos. Nunca en nuestros vagabundeos nos hemos
encontrado con un hombre. Vayámonos rápido, esos bichos se están recuperando.

Entonces él fue siguiendo a su rescatador por una fisura en la roca y el mundo de la


caverna desapareció. Estaba muy oscuro allí dentro pero gradualmente los ojos del
Doctor se habituaron a la oscuridad y se dio cuenta de que la ropa del hombre que tenía
delante debía emitir un ligero resplandor, como el de las luciérnagas.

Su camino parecía llevarlos más y más lejos, hacia las entrañas de la roca y cada
vez hacía más y más calor. Luego salieron a un lugar donde las luces brillaban y había
otros gigantes: hombres plateados, cada uno armado con uno de los rifles con los
cargadores bulbosos.

–¿Qué nuevo bicho has descubierto esta vez, Axatil? –rugió uno de ellos–. Por el
mismísimo Zeus, la vieja Madre Naturaleza hace su trabajo de la más curiosa forma. Este
incluso parece un hombre. Imagínatelo. Un mundo de insectos del tamaño de hombres
que evoluciona un insecto que tiene apariencia de hombre. Dinos, Axatil, ¿volaría o
reptaría? ¿Hablaría o piaría? ¿Saldrá de un huevo o crecerá desde una larva? ¿Y por
qué, en nombre de las Furias, lo has traído aquí dentro vivo? Conoces las órdenes. Toda
vida de insectos debe ser destruida allí dónde y cuándo se encuentre. Sentido común,
Akatil. ¿Quién sabe qué tipo de veneno escupirá este? Incluso el roce de su fría y dura
piel podría ser fatal para los Hijos del Sol.

Dr. Who se sintió desconcertado allí parado en medio de aquellos gigantes joviales y
sedientos de sangre. Por un momento, el recuerdo de las gentiles Menopteras volvió a su
memoria. Aunque por supuesto, aquellas gentiles Menopteras iban a diseccionarlo,
cortarlo y ver sus sanguinolentos órganos funcionando… Se tambaleó y accidentalmente
tocó a uno de los gigantes. Se quedó sorprendido del calor que irradiaba el cuerpo del
gigante. Entonces, una nueva y más alta voz retumbó en sus oídos y desde el otro lado
de una puerta metálica a un lado de la cueva emergió un noveno hombre, incluso más
alto que los demás. Su pelo, de poder ser, era incluso más rojo y tenía una expresión más
fiera en su rostro.

–Por el Atronador Zeus y su hijo Ares, los dioses seguramente me han maldecido al
ser servido por tal lunático como tú, Axatil. Esta criatura, esta hormiga, este gusano, este
piojo, la has traído aquí donde cada pulgada es preciosa, donde cada onza de oxígeno es
como el platino de nuestro hogar. Has metido a este… esta… cosa aquí. Llévalo al foso,
hombre, y atomízalo.

Axatil sonrió abiertamente en el rostro del Capitán, pues estaba en una posición más
fuerte. Dr. Who se quedó temblando como un chiquillo entre gangsters cuando estos
gigantes se gritaron unos a otros por encima de su cabeza.

197
–Capitán –dijo Axatil–, esta criatura es un hombre, igual que nosotros. Ciertamente,
es pequeño, incluso diminuto, pero es un hombre y no un insecto. Te lo demostraré. Mira.

Y, para furia del Dr. Who, comenzó a arrancarle la ropa. Tan poderoso era el gigante
Axatil que los forcejeos del Doctor no sirvieron de mucho y a pesar de sus agriadas
protestas y violentas sacudidas, pronto se encontró de pie, desnudo, entre los gigantes.
No se rieron, sino que lo rodearon con curiosidad, como vendedores en una feria
de ganado, pensó el Doctor iracundo.

–Un verdadero milagro –se maravilló el Capitán con su rugiente y sonora voz–.
Axatil, has hecho bien, este es en verdad un hombre, como nosotros. Recoge tus ropas
del suelo, amigo, y perdona nuestras bromas. No somos más que soldados comunes que
deben estar siempre en guardia. Este desolado lugar donde el Destino nos ha mandado
es tan parecido al Hades que algunos de nosotros piensan que hemos muerto y que
realmente estamos en el Hades. Pero, dime, ¿quién eres y de dónde procedes? Tú no
eres de los nuestros.

Con toda la dignidad que pudo reunir, Dr. Who revolvió entre sus cosas y con una
fuerza de voluntad férrea, mantuvo a esta vasta criatura a la distancia de un brazo, sin
responder mientras cuidadosamente retiraba su corbata. Miró sin miedo a esa cara
blanca como la tiza y una expresión severa se reflejó en su rostro.

–¡Una cosa buena! Me encuentro con hombres de verdad por primera vez y ¿qué
tipo de recepción consigo? Soldados comunes decís ser. Debería haberlo sabido por
vuestra actitud y vuestros modales rudos y brutales. Bien, amigo, soy un científico, un
viajero del espacio que viene de la galaxia conocida como Vía Láctea. Soy un científico
que se ocupa de explorar el universo. Mi nave viaja por el espacio a una velocidad
instantánea y puedo viajar adelante y atrás en el Tiempo de la misma forma que puedo ir
de galaxia en galaxia.

Hubo un absoluto silencio tras sus palabras, e incluso el violento gigante conocido
como Capitán se alejó de él como si estuviese asustado. Y asustar a tal gigante feroz
como él, era una cosa a tener en cuenta.

–¡Un médico! ¡Un científico! Por Zeus, nos han prevenido. Gran señor, ¿dónde está
su nave? Por la gracia de los dioses le hemos encontrado y que haberle rescatado
nosotros, ha sido usted el que nos ha rescatado a nosotros. Pero… –y un rayo de duda se
traslució en sus grandes y violetas ojos–, si de verdad es médico y científico, ¿cómo es
que estaba indefenso, atrapado por esos gusanos de ahí fuera? ¿Por qué no se defendió,
matándolos, para poder escapar con alivio? Es realmente difícil para nosotros, soldados,
imaginar a un científico en peligro físico.

Dr. Who miró a su izquierda y derecha, de forma arrogante. De alguna manera, por
alguna extraña casualidad, la actitud de estos tipos extraños había cambiado. Ahora lo

198
trataban no solo como un invitado de excepción, realmente, sino casi como un líder. Las
sospechas del Capitán se habían disipado enseguida.

–He vagabundeado tontamente desde mi nave –dijo con dignidad–. No he traído


armas y la mera rareza y horror de esas asquerosas Menopteras me sobrepasó en un
primer momento. Me había librado de mis ataduras cuando Ataxil me vió.

–¡Conoces el nombre de esa especie! –el Capitán pareció asombrado por tal
conocimiento–. Nosotros llevamos aquí un año ya y todo lo que hemos hecho es aniquilar
esas bestias allí donde las hemos encontrado. Ni siquiera sabíamos que tenían nombre.

–Entonces, ¿no conocéis a los Zarbi? –preguntó el Doctor, rápido a seguir con su
ventaja– ¿Las grandes hormigas que combaten a esas Menopteras?

–Por las Furias, no. Hemos estado aquí metidos en esta burbuja en la roca desde
que nos estrellamos en este mundo ignoto. Hemos salido a la superficie de vez en
cuando. Hemos explorado el lugar pero no es lugar para los hombres. No hay nada ahí
para nosotros.

–Entonces, ¿por qué habéis esperado un año para salir de aquí? –preguntó el
Doctor con curiosidad– ¿Y dónde está vuestra nave? Has comentado algo sobre una
burbuja en la roca…

–Somos la Expedición Número 3398, señor –dijo el Capitán con respeto, y el Doctor
notó con satisfacción que el gigantón estaba al menos prestando atención–. Hemos
estado en el espacio más de diez años por lo menos y… una expresión se reflejó en su
gran y blanca cara, como la de un niño pillado en alguna travesura, … la verdad, señor,
estamos perdidos. Muy, muy perdidos. No sabemos siquiera en qué galaxia estamos. Sé
que esto me pone en mala situación ante el Consejo Supremo cuando vuelva, si es que
alguna vez regreso. Pero debo confesarlo, ahora que hemos topado con un científico de
verdad. Todos nuestros equipos de localización han sido dañados en nuestras guerras y
hasta que podamos repararlas, tendremos que quedarnos aquí, en este hueco en la roca
de este desolado planeta. Ahora, todos somos soldados. Nuestro último científico murió
por algún tipo de plaga que encontramos en otro miserable planeta en el que aterrizamos.
Ninguno de nosotros podría entender los instrumentos, menos aún repararlos. Pero Zeus
en su bondad le ha enviado a nosotros, gran señor. Usted reparará la instrumentación de
localización y podremos poner rumbo a casa, para informar de nuestro fracaso total.

–¿Fracaso total? ¿Fracaso en qué?

–¿Cómo, señor? El gran plan para colonizar el universo. ¿Ha estado tanto tiempo
ausente que no recuerda nada sobre eso? Podría ser, ya que el plan se está
desarrollando desde hace unos veinte o treinta años. Oh, hemos tenido éxito en algunas
de nuestras órdenes. Hemos dejado grupos de colonos en aquellos planetas que hemos
visto habitables, cada uno con un Científico Maestro para guiarlos. Nosotros llevamos
aquí diez años y hemos perdido a nuestro Científico Maestro. Eso no suena muy bien

199
para nuestros registros cuando volvamos al Círculo Interior de la majestuosa ciudad
mundo de Atlántida, ¿no es así, gran señor?

Por un momento, Dr. Who se quedó muy quieto, su mente rebobinando las palabras
que el otro había pronunciado. ¡Atlántida! No, no podía ser verdad. Ese lugar nunca
existió, solo era una mera leyenda. Este tipo dijo algo sobre una ciudad mundo, como si
su Atlántida se hubiese encaramado por encima de toda la Tierra. Tonterías, seguro,
meras locuras. Entonces, miró al enorme tipo, fijándose en su cara color tiza, tras diez
años de viaje espacial sin sol, su vívido pelo rojo y su físico gigantesco. Sus ojos
vagabundearon hasta un lado de la cueva y vio que era bastante suave e iluminado por
destellos plateados. ¡Era uno de los lados de su nave! Su boca casi se desprende de la
sorpresa. Decidió que tenía que ganar tiempo.

–Yo mismo he estado vagando por el universo, solo en mi pequeña nave. Trabajo
para el Consejo Supremo y dejé la Tierra hace ya cincuenta años. En cualquier caso, no
supe nada del plan al que te refieres.

–Entonces, ¿no se ha comunicado con la Tierra desde que se fue? –dijo el gigante,
arrugando sus cejas– Eso suena extraño, señor, si me permite decirlo. Nosotros mismos
hemos informado cada mes hasta… hasta… este último desastre.

El Doctor pensó algo rápido y sonrió al Capitán con confianza y autoridad.

–Yo todavía no he encontrado aquello que el Consejo Supremo me envió a buscar.


Hasta que no lo logre, no veo propósito en informar a casa.

–Eso es verdad, gran señor. Verdad, verdad de la buena. Perdone a un rudo militar.
Pero seguramente los dioses le han traído hasta nosotros, señor. Entre en nuestra nave,
señor, y mire nuestro instrumental de localización. Será usted capaz de arreglarlo en nada
de tiempo, apostaría.

Dr. Who se rio por dentro satisfecho. La idea no era tan fantástica después de todo.
En su TARDIS tenía instrumentos que dejarían desconcertados a cualquiera de los
Científicos Maestros de la perdida Atlántida.

Mientras se quedaron quietos, el tiempo pareció expandirse hasta que, en un


segundo, comenzó a recordar las antiguas leyendas de la Atlántida, aquella poderosa isla
imperio en el Atlántico Sur, destruida completamente por algún cataclismo desconocido
muchos miles de años antes de que la historia comenzase (otra vez) en la Tierra; antes de
que el hombre continuase adelante desconociendo que una poderosa civilización había
desaparecido antes y fue destruida tan íntegramente que solo permaneció su leyenda. La
cara pálida del Capitán apareció delante de él. ¿Y este tipo dijo que había abandonado la
Atlántida hace solo diez años ahora? ¿Pero cuándo fue Ahora? Dr. Who no tenía la más
mínima noción de su posición en el Tiempo. ¿Cómo podría, sin relacionar su posición en
el Tiempo con alguna era conocida del Tiempo?

200
–Por aquí, gran señor –estaba diciendo el Capitán cuando el Doctor salió de su
ensoñación. Vio una puerta ovalada abierta y una luz que alumbraba hacia afuera. Estaba
viendo el interior de la nave espacial atlante.

Dr. Who no era un hombre que se intimidase por el mero tamaño. En su propia nave,
la TARDIS, había gran cantidad de instrumentos tan avanzados como cualquiera de esas
naves que los atlantes pudiesen poseer. Pero, por un momento, el tamaño de esta nave lo
dejó un tanto atónito. Decidió sin decir nada que la nave espacial aparentemente
encastrada en la roca debía tener un kilómetro de eslora. Corredor tras corredor, lo fueron
llevando, por salas y cámaras llenas de brillantes máquinas, ingenios, instrumentos y
víveres. Muchas habitaciones no tenían nada más que camas; debían de ser las
habitaciones abandonadas de los colonos que fueron dejando en los planetas que habían
visitado.

–Antes de seguir hacia delante –dijo el Doctor firmemente–, debo comer, beber y
dormir. Después de eso, os ayudaré. Y no hay más que decir.

–Por supuesto, gran señor –fue la humilde respuesta del Capitán. Lo llevó a una
cámara evidentemente usada por la tripulación restante como lugar de alojamiento. Le
dieron bebida y comida, evidentemente sintética y bastante inidentificable. Pero se la
comió para luego tenderse en un sofá. El resto de la tripulación no estaba a la vista y el
Capitán, viendo al Doctor con los ojos cerrados, se marchó.

Dr. Who no solía tener problemas con sus sueños, pero ahora estaba perdido en una
remolinante fantasmagoría de pesadillas. La imaginada y legendaria Atlántida, poblada
por poderosos intelectos, había existido de verdad. Visiones de cómo habrían sido
corrieron por su mente. ¿Cuántos miles de años antes de que la historia comenzase en la
Tierra fue destruida la Atlántida o, como muchos especularon en la Tierra, se destruyó a sí
misma en algún tipo de guerra atómica mundial? Por los especímenes de atlantes que
había visto, esto fue lo más probable. El más sanguinario grupo de hombres que se había
encontrado jamás. Los sueños luego rotaron hacia Vortis, con sus facciones opuestas de
grandes insectos; las gentiles Menopteras, inteligentes y oprimidas por las hormigas
gigantes conocidas como los Zarbi; trabajadores con poco cerebro y soldados cada uno
de los cuales bajo el control hipnótico por alguna súper hormiga o reina, sin duda oculta
en las entrañas del planeta.

Se despertó ante un problema. Aquellos ocho soldados gigantes de la Atlántida


dijeron que habían estado lejos de la Tierra durante diez años solamente. Aunque miles
de años luz habían transcurrido desde que la Atlántida había sido destruida sin dejar ni
rastro. Eso significaba que su TARDIS lo había llevado miles de años en el pasado así
como llevarlo a Vortis. Teóricamente, podría llevar a esos hombres en su nave reparada
de vuelta a la Atlántida que conocían. O podría llevarlos en su TARDIS a la Tierra de los
tiempos modernos. Podrían ser unos visitantes sensacionales en la Tierra moderna.
Podría haber muchos secretos de la Naturaleza que ellos supiesen y que los científicos de

201
la Tierra no habrían redescubierto todavía. Pero estaban tan sedientos de sangre y eran
tan feroces. Su única idea de vida parecía ser la guerra; matar, asesinar y exterminar.

Tan complejos y novedosos eran los instrumentos atlantes que le llevó tres días
antes de encontrar siquiera el instrumental que estaba buscando y otros tres más antes
de averiguar cómo repáralos. Para ese momento, su mente se dio por vencida. Por
ningún concepto permitiría que esta nave anduviese suelta de nuevo por el universo.
Aparentemente se había sumergido en la superficie de Vortis sin control. Hecha de
indestructible metal que aparentemente ellos llamaban impervium, se había metido
profundamente en la superficie rocosa y estaba ahora, empotrada no demasiado lejos del
otro lado. Llevaría tiempo, pero podría lograrse que la nave pudiese salir. Pero en su
mente determinó que esa gran nave, llena con las más espantosas máquinas de
destrucción y masacre que nunca imaginó, debería quedarse para siempre aquí, donde
una especie de Destino la había metido. Mandarla de vuelta a la perdida Atlántida podría
ser bastante malo. Hacerlo a la Tierra moderna podría condenar al planeta a la
destrucción o la esclavitud. Incluso ocho de estos sanguinarios gigantes podría dominar la
Tierra, tan destructivas y poderosas eran las armas de las que disponían.

–No sirve de nada –le dijo de pasada al Capitán–. Es verdad que puedo repararlo
pero las herramientas, piezas de repuesto, metales y sustancias químicas que necesito no
están por aquí. Debo regresar a mi propia nave para encontrar los suministros.

–Como quiera Científico Maestro, para eso estoy preparado. Podemos hacerlo.
Tenemos máquinas que pueden trazar un camino a través de la roca hasta donde está su
nave. No lo hemos hecho nunca esto antes porque podría significar abandonar la nave.
Dejaré a cuatro de mis hombres aquí y los otros cuatro y yo mismo le acompañaremos
fuera y lo escoltaremos de vuelta aquí. Por ello, gran señor, confío en que hable
gentilmente sobre nosotros al Consejo Supremo.

Algunos de los colonos perdidos de la Atlántida en la Tierra debieron asentarse en la


Antigua Grecia, se dio cuenta el Dr. Who, ya que estos tipos aparentemente siguen
adorando a los viejos dioses de Grecia. Algunos supusieron que se asentaron en el
Antiguo Egipto, otros en Creta. Todos habían perdido sus nobles orígenes y asentado en
un salvajismo primitivo. Eso le animó.

–Sí, sí, por supuesto. Lo haré, amigo. Ahora, ocúpate de hacer el camino afuera.
Está al oeste de la caverna en la que vuestro hombre me rescató.

Nunca supo qué proceso era el encargado, pero la gran nave se mantuvo vibrando
de proa a popa cuando las titánicas fuerzas se llevaron a cabo. Algún proceso de
desintegración de los átomos de la tierra y la roca, adivinó el Dr. Who. La roca parecía
derretirse frente sus ojos mientras se quedaron de pie en una pequeña burbuja en la roca.
Hacia abajo, el camino se agrandó y cuatro gigantes, con Dr. Who abriendo el paso,
siguieron cautelosamente hacia abajo por el nuevo camino excavado en las rocas.

202
–Adelante, el rayo desintegrador y la salida estaban allí, la salida de las nieblas
remolinantes, las brillantes motas en el cielo y las lunas luciendo como linternas. Ahí está
mi nave –explicó, lleno de júbilo.

El Capitán frunció el ceño.

–No veo ninguna –dijo duramente.

–Allí, mira, gran idiota –gritó el Doctor señalando su TARDIS.

–Es usted el gran idiota –replicó el Capitán–. ¡Esa minúscula caja! Es usted un
impostor. Usted no es un Científico Maestro de la Atlántida. Hombres, hombres, es una
trampa. Nos ha engañado. Barred a este enano de la existencia.

Entonces, Dr. Who corrió, corrió tanto como nunca antes había corrido, como si los
diablos lo estuviesen persiguiendo. Y mientras corrió, esto fue verdad. Ellos habían
emergido en medio de lo que evidentemente era una batalla entre las Menopteras y otros
que supuso que eran los Zarbi. Las Menopteras volaban por todos lados, atacando a los
Zarbi con lo que parecían unas armas lamentablemente débiles de algún tipo. Hordas de
Zarbis las mataban por centenas mientras volaban distraídamente.

El alma del Doctor se estremecía mientras pasaba entre las hordas de hormigas de
tres metros que guiaban sus armas principales, arrastradas por cosas parecidas a piojos
con un arma que salía de sus cabezas y que disparaba en todas direcciones. Las temibles
cabezas de los Zarbi lo rodeaban por todas partes, sus grandes ojos compuestos brillaban
y sus enormes mandíbulas se abrían para capturarlo. ¿Qué titánica y lejana inteligencia
estaba guiando a aquellas cosas?

Llegó a la TARDIS, se sacó su Chaqueta de Densidad Atmosférica y por primera vez


durante días respiró aire normal y bueno. Se paró en el quicio y miró hacia afuera. Los
cinco Atlantes estaban luchando contra un apoyo, luchando con todas sus fuerzas. Pero
los Zarbi eran miles, tal vez millones, y el Doctor sabía que sería cuestión de tiempo. Una
vaga culpa llenó su alma. Después de todo, feroces y sedientos de sangre como eran,
también eran todavía humanos. Eran, en algún sentido, sus propios ancestros. Y los Zarbi
y las Menopteras eran solo insectos, no importaba el tamaño o la inteligencia. Que las
Menopteras eran la raza más valiosa de Vortis era algo que ahora ya sabía el Doctor.
Pero los Zarbi eran también nativos del planeta, y los arcaicos Atlantes eran los intrusos.
Se podía confiar en que el Destino para que las cosas fueran bien para todo el gran plan y
él no debía interferir.

Acercándose a los controles, activó la gran puerta. La escena fuera se oscureció y el


problemático planeta Vortis se alejó de la vista, y en las pantallas de visualización las
remolineantes nieblas y las gigantes agujas de basalto de la roca blanca dieron paso a la
inmensidad gris carente de rasgos que existe entre las dimensiones. La TARDIS una vez
más estaba en camino.

203
Los Monstruos de la Tierra
–Me esconderé aquí –dijo entre risas Amy Baker–. Nunca pensará mirar aquí.
Vamos, Butch, y deja de ladrar, perro tonto, o él sabrá que estamos aquí.

Pero Butch, el pequeño Bulldog francés, no pudo ayudar ladrando cuando bailoteó
delante de Amy en la cabina telefónica azul de la policía. Amy tuvo tiempo de pensar en lo
raro que era que una cabina de policía estuviese allí metida, en la espesura de arbustos
espinosos, una zona remota para lo común. Pero eso fue justo cuando cruzó el quicio de
la puerta. Después de todo, bueno, había perdido tanto el aliento que ella sólo pudo
quedarse quieta y mirar asombrada el brillante interior detrás del prosaico exterior.

Su hermano, Tony, escuchando el ladrido incesante de Butch, la siguió rápidamente


y a modo de triunfo puso una mano en el hombro de ella.

–Te pillé –graznó él–. Ahora me toca a mí…

Fue entonces cuando él también fue golpeado silenciosamente por la visión del
verdaderamente bonito interior del extraño vehículo con forma de caja que ha viajado a
todos los mundos y a todos los tiempos: la TARDIS.

–Amy –expiró tras un momento, sé qué es esto, es una nave espacial. Ha


aterrizado aquí y la tripulación se ha ido dejando la puerta abierta. Me pregunto de dónde
vienen y cómo son. Deben ser de Marte…

–Mira esta silla –dijo Amy–. Es como una silla de casa. Los marcianos no serán
como nosotros, ¿verdad? Es… es… tan maravilloso. Es como una nave salida de una
historia. Mira esas pantallas de televisión, ese tipo de contadores y todos esos botones,
palancas e interruptores.

–Esto debe ser el panel de control –dijo Tony con orgullo–. Desde aquí, los pilotos
pueden controlar todos los mecanismos, cohetes y esas cosas; pero mira, aquí no hay
cohetes, alas, ruedas ni nada parecido. Es sólo una cabina de teléfonos corriente. Ambos
hemos visto el exterior. Te digo, Amy, que estamos dormidos y estamos soñando todo
esto. No puede ser verdad, ¿sabes?, simplemente no es posible.

–Desde luego que es verdad –dijo la práctica Amy–. Podemos ver estas cosas y
podemos tocarlas. ¿Escuchas esa especie de zumbido a nuestro alrededor? Y las luces,
qué brillantes son. Me pregunto si todavía hay alguien aquí. Venga, vayamos a explorar.

–Mejor será no alejarnos de la puerta –dijo Tony cautelosamente mientras pasaba


un dedo por el collar de Butch–. Para de husmear por ahí, Butch. ¿Sabes, hermana?, si
todavía queda alguien aquí dentro, no sabemos cómo serán. Podrían ser monstruos,
lagartos gigantes, enormes hombres insecto, como en los cuentos. Oye, espérame.

Pero Amy se había adelantado para investigar. Él la siguió, mirando miedosamente


la puerta abierta y la luz de sol que quedaba. Había algo extraño y absurdo en aquella

204
rara cosa con forma de caja que desde fuera parece tan estrecha pero que realmente es
tan grande. Sintió que sería mejor seguirla que quedarse donde estaba, sólo salvo por
Butch. Y Butch se libró de su agarre y correteó tras Amy. Pasó por una puerta tras ella, y
su codo atrapó la puerta y la cerró. Él oyó el clic y trató de empujarla para abrirla de
nuevo. Pero todas las puertas de la TARDIS se abrían y cerraban con llaves electrónicas,
y no tenían pomos normales o cerraduras. Estaban prisioneros dentro de la nueva
habitación.

***

Dr. Who caminaba abatido hacia su nave. Debía haber ocurrido un error en sus
ajustes de instrumental. Se había materializado en la Tierra en el año 1966 y esos
hechos, comprobados en el pueblo que acababa de visitar, no le dieron gusto. Debía
probar de nuevo y rápido, o algún patán podría descubrir su nave y vagar por dentro.
Cerró la gran puerta y fue de inmediato al panel de control. Esta vez no cometería errores.
Los ajustes esta vez deberían sacarlo de la galaxia y muchos años lejos de 1966 en la
Tierra. El panel central se elevó y todas las luces centellearon. La nota común del
zumbido subía y subía de tono hasta que no pudo oírlo más. La TARDIS había despegado
otra vez.

En la nueva materialización, la primera cosa que notó el Doctor fue que la TARDIS
había aterrizado en una base que no ofrecía firmeza. Un ligero movimiento de balanceo
fue obvio enseguida. Sus pantallas de visualización mostraron una completa oscuridad y
echó un vistazo malhumorado. Siempre estaba esa irritante incertidumbre de
materializarse en una nueva esfera, sin saber nunca si has aterrizado de día o de noche.

–Vaya, vaya –murmuró el Doctor para sí mismo–. Buen momento de cosas. Ahora,
¿dónde está mi proyector?

Equipado con su proyector de mano, activó la gran puerta y se quedó esperando.


Cuando entró llegó el primer bamboleo, se tambaleó en el umbral, agarrándolo
violentamente. Un segundo bandazo lo tiró de cabeza fuera de la TARDIS, cayendo a la
total oscuridad del espacio vacío. Literalmente no tuvo tiempo de sentir miedo o temor por
su nave, casi cuando empezó a caer, se puso en cortocircuito con un tirón que lo sacudió
violentamente y le hizo dar vueltas. Cuando paró, encendió la luz y la pesada oscuridad
no pudo durar más tiempo. Por primera vez, vio que su nave se había materializado en
una esfera tan extraña como ninguna que hubiese experimentado.

Estaba tirado de espaldas sobre lo que parecía una cuerda muy gruesa. Se
extendía en la oscuridad tanto hacia arriba como hacia abajo y de lado a lado. Estaba en
el cruce de dos ramales.

205
Tratar de elevarse a una posición sentada lo encontró peligroso, ya que la cuerda
parecía estar sosteniéndolo. Se sacudió y el hilo pegajoso de la cuerda sostuvo las faldas
de su abrigo. Sus manos, explorando, tropezaron con la sustancia pegajosa también y
enseguida fue consciente del nauseabundo olor. Reconoció el formaldehido, la vegetación
en descomposición y otros desagradables olores. Con furia, se zafó de la cuerda y
permaneció erguido, balanceándose de lado a lado mientras su linterna centelleaba aquí y
allá.

El haz, bailoteando, le mostró que los hilos de cuerda en los que mantenía un
peligroso balance estaban encordados por todo el lugar. Notó cierta certeza de que no
estaba al aire libre; debía de ser una enorme cueva. Las cuerdas oscilaban allí donde
apuntaba con su luz, y seguían un patrón. Había una regularidad en aquello; no era un
laberinto hecho al azar. Miró hacia arriba y la luz le mostró la TARDIS, atrapada en una
masa de cuerdas, con la puerta todavía abierta y las luces interiores dando fulgor hacia
afuera. Pero como la nave había sido arrastrada por los hilos de su lado, las luces
relucían hacia arriba. Y lo que esas luces revelaron casi helaron la sangre en las venas
del Doctor.

Dos luces diminutas resplandecieron por el reflejo allí arriba, dos luces
completamente juntas, moviéndose con fuerza mientras las luces que oscilaban barrieron
a través de ellos. Los hilos estaban arrastrando su cuerpo, casi como si fuesen entes
vivos esforzándose por atraparlo, atarlo tan fuerte en su pegajoso aliento que la vida
pudiese ser arrancada de su cuerpo y su cadáver se extendería a través de esa oscuridad
olorosa para… Su mente no acabaría el dibujo completo y comenzó a mover
salvajemente sus manos.

Cogió uno de los hilos y se sujetó con fuerza. Como un acróbata, se balanceó
sobre una sima de oscuridad y aterrizó en otro cabo que soportó su peso y lo devolvió
hacia arriba otra vez. Su linterna de mano giró erráticamente. Finalmente lo supo sin
ninguna duda. La TARDIS estaba atrapada en una masa de hilos y sus luces que fluían
hacia afuera se mantenían constantes. Bajo sus rayos venía la cosa que la mente del Dr.
Who había intentado no reconocer. Él y su nave habían sido atrapados en una telaraña
gigante y la hilandera de la red, una araña de proporciones verdaderamente enorme,
venía hacia el bajando por la red, sus mortales ojos refulgiendo, sus piernas y antenas
bailoteando en los hilos, hacia su víctima. El Doctor, incluso en su extremo terror, tuvo la
tranquilidad para apagar su propia luz y quedarse muy quieto.

Su cara se cubrió con un sudor que estaba frío incluso en aquella caliente y
maloliente caverna que miró como si estuviese hipnotizado como la gran araña de
pesadilla que se deslizaba por su tela hacia la TARDIS. Mientras vigilaba, las dos
pequeñas luces desaparecieron; la araña había cerrado sus ojos. Anotó como algo raro
que incluso con los ojos cerrados mantenía firmemente su camino hacia la nave. La
criatura pensó que la TARDIS era su botín; no parecía haberlo visto todavía.

206
La noción lo impulsó a actuar. Quitándose los pegajosos hilos de la tela de sus
piernas y brazos, comenzó a escalar hacia su nave pero del otro lado por el que se
acercaba el monstruo. Esa cosa, no importa lo grande que fuera, era simplemente una
araña y había formas de ocuparse de ellas. Subió obstinadamente, en una escalada
doblemente dura debido al hecho de que el gran peso del vil cuerpo de la hilandera
estaba moviendo toda la telaraña de un lado a otro. En ese momento el Doctor agradeció
a la fortuna la substancia pegajosa de la tela, excretado del propio cuerpo de la espantosa
criatura, que le prevenía de ser soltado de su agarre. Lentamente ascendió, tratando de
no recordar el horror de ese monstruoso cuerpo negro, cubierto de pelos parecidos a
cables, esas grandes y angulosas piernas, un bosque de ellas a horcajadas de la red.

Estaba a unas pocas yardas de su nave cuando sucedió el desastre. Toda la


telaraña se sacudió, la TARDIS se alejó de él y vio que el vasto cuerpo redondo del
monstruo ¡se balanceaba ahora entre él y su nave! Respirando fuertemente y
recuperando sus fuerzas, se apercibió de una cosa curiosa. La gran araña se quedaba
siempre en la parte trasera de la nave; nunca avanzaba hacia la zona de la luz. Una idea
descabellada se le ocurrió, una idea nacida por la rara sensación que había tenido antes,
sumada con fuerza a la total oscuridad de la caverna y el hecho de que la bestia, incluso
con los ojos cerrados, parecía sentir sus pasos en la oscuridad. Agarrando la cuerda con
una mano, se mantuvo de pie y encendió su linterna a plena potencia.

El haz cayó sobre la espantosa cara, si se le podía llamar así. Un grito agudo de
agonía surgió de la cosa, las piernas y antenas se retrajeron y envolvieron sobre su
cuerpo. Como un titánico ovillo de lana colgó sin movimiento en su propia telaraña y Dr.
Who, empapado en sudor frío y con todos los miembros temblando, rio en alto. Así que
esa era la debilidad de esa cosa. No puede soportar la luz. Se estaba cubriendo de la
asesina luz brillante de su linterna. Aguantando el rayo sobre esa cosa, el Doctor se abrió
paso por la telaraña. Tuvo que pasar a menos de diez pasos del monstruo y casi se
desmayó por el hedor y el calor. Pero al final lo logró y cruzó el umbral de la TARDIS. Se
lanzó adentro y, precipitándose al panel de control, presionó los botones que cerrarían las
puertas de fuera.

–¡Gracias a Dios! – jadeó mientras se sentaba en una silla y se relajaba. El


monstruo de ahí fuera tendría que esperar. A la luz y familiaridad de su nave, su única
casa, su terror sobre esa cosa disminuyó. Era sólo, se dijo a sí mismo con una risita, una
araña demasiado grande después de todo. Y en su laboratorio tenía justo lo que
necesitaba para ocuparse de las arañas.

***

207
Media hora después se puso de nuevo en el umbral de la tambaleante TARDIS, con
una gran jeringa en una mano. Llevaba puesta una máscara facial improvisada y su
linterna, en la cintura, estaba encendida a toda potencia. Balanceó su cuerpo, buscando
su presa, y la encontró, meciéndose a no más de veinte pies de su nave, con sus ojos
medio abiertos y sus piernas y antenas extendidas. El brillante haz de luz hizo que de
nuevo el monstruo emitiese un horrible y fino grito, cerrase sus ojos y avanzase sobre sus
extremidades. La corriente de vapor de ácido prúsico le alcanzó completamente en su
cara. El Doctor aguantó la respiración mientras el líquido se vaporizaba, ya que la
máscara improvisada era una protección un tanto dudosa.

Un grito tras otro salió de esa terrible boca mientras el gas venenoso envolvía a
aquella cosa. El cuerpo rodó de lado a lado de la telaraña, y el bosque de piernas, unos
tallos largos, negros y articulados, se agitaban a medida que la agonía de la muerte de la
criatura lo barría. Fue poco tiempo, según había calculado el Doctor mientras destilaba el
brebaje en su laboratorio. Las extremidades quedaron flojas y su bulboso cuerpo cayó
sobre su propia tela. Agarrándose firmemente con una mano al quicio, Dr. Who siguió su
caída con su luz. Su gran peso empezaba a rasgar los hilos mientras caía y la TARDIS
también fue arrastrada hacia abajo, cuando la gran telaraña vibraba y se rasgaba en cada
punto de cruce. La nave se asentó sobre lo que ahora era como un multitudinario mar de
hilos de telaraña. Se agarró fuerte hasta que la nave tocó fondo, luego se soltó y se paró,
respirando pesadamente a través de su máscara. No sería seguro sacársela por algún
tiempo ya que el cianógeno era un veneno punzante y penetrante.

Caminó hacia afuera, al suelo de roca y vio el cuerpo sin vida del monstruo no muy
lejos. La barrió con su linterna y se quedó horrorizado por su gran tamaño. Tenía unos dos
metros de diámetro y se maravilló ante un mundo que pudiese engendrar tan increíble
monstruo.

El pequeño portillo doblado atrajo su atención enseguida y fue caminando hasta él,
encontrando el paseo nada fácil por culpa del suelo rocoso y las masas de hilos de
telaraña. Finalmente llegó y lo que vio casi le sacó la respiración. La puerta estaba
perfectamente doblada y había evidencias de una bisagra en uno de los lados. ¡Y la
puerta fue construida por hombres!

No había señal de cerradura o pomo, por lo que la empujó, sin resultado. Levantó
su linterna y con la base de las pilas comenzó a martillear la tapa de la puerta.
Instantáneamente se abrió hacia afuera y un poco de luz brillante se escurrió por la fétida
caverna. Sin ninguna duda Dr. Who se encaramó al borde circular y cayó al brillante
exterior. Nada, literalmente nada en absoluto, era mejor que una caverna en total
oscuridad, el sofocante calor y el olor nauseabundo, y el cadáver de la repulsiva araña,
reina de aquel miserable dominio.

Se encontró con unas barras de algún metal brillante y más allá una luz todavía
más brillante. Había unas criaturas del otro lado de las barras y algunos sonidos llegaron

208
a sus oídos, algo como el suave gorjeo de los pájaros. Sus ojos, un tanto dolidos por el
resplandor brillante tras la oscuridad, se tomaron un tiempo en focalizar, y en su disgusto
no apagó su luz ni se sacó la mascarilla.

Tambaleándose hasta las barras, miró a través. Había unas criaturas allí, paradas
en semicírculo y mirándole a él. Del tamaño de un humano, estaban todos cubiertos por
una piel grisácea y no parecían llevar ninguna ropa vestida. Sus cabeza con forma de
huevo estaban completamente calvas salvo por una dispersa perilla de pelo gris que les
cubría el mentón. Tenían dedos en las manos, pero no así en los pies. Sus pies estaban
palmeados o algo parecido a las almohadillas de las patas de los animales. Pero aun así,
eran suficientemente humanoides para el Doctor, que sacudió las barras y apuntó su luz,
débil en ese brillante resplandor, más allá del círculo de observadores.

–Al de ahí, quienquiera que seas, déjame salir de aquí –llamó –. He tenido
suficiente de este sitio. Déjame salir para que podamos hablar.

El efecto inmediato fue realmente asombroso. Las criaturas se marchitaron. Se


doblaron y retorcieron donde estaban y de sus extrañas caras se traslucían expresiones
de dolor.

–El monstruo habla –como un susurro llegó a los oídos del Doctor –. Salió vivo del
escondrijo de los Zilgan y es obviamente un monstruo poderoso. Debemos matarlo de
inmediato, hermanos míos, o nos destruirá.

El Doctor se retiró de las barras con su jeringuilla preparada. Pero primero probaría
con la persuasión. Mantuvo su voz suave, ya que aquellos seres parecían ser
extremamente sensibles al sonido. Se fueron lentamente acercando a las barras, y para
poder ver mejor se sacó la máscara. El efecto fue sensacional. Todos se pararon
súbitamente y la agitada voz habló de nuevo.

–Este monstruo tiene dos cabezas –dijo la voz –. Tiene una luz pero lo alto de su
voz y los colores de su cuerpo denotan un terrible monstruo. Debe ser destruido.

Irritado más allá de toda medida, Dr. Who blandió su jeringuilla y caminó hacia las
barras, conquistando la repugnancia a su rareza.

–Soy un ser humano inteligente –comenzó en un tono bajo –. He escapado de esa


fétida caverna tras destruir a la bestia de su interior. Estoy acalorado y sudoroso, estoy al
borde del desfallecimiento por el calor de aquel lugar horrible. Si tienen alguna pretensión
de humanidad, abran las barras y déjenme salir.

Esta vez hubo un completo silencio y era obvio que los seres estaban asimilando el
sentido de sus palabras. Parecían ser como guardias alrededor de la puerta de la
caverna, que era demasiado pequeña como para permitir escapar a ninguna de las
arañas gigantes. O tal vez podrían ser sacerdotes atendiendo el altar de esa enorme
araña, tal vez el dios que adoraban. Debían ser los guardianes de la guarida de la araña

209
de algún extraño zoológico cósmico. Podrían ser... y aquí su mente dudó. En un mundo
como este las criaturas podrían ser un número infinito de raras y desconocidas cosas. Los
observó más de cerca y luego, para su alivio y sorpresa, las barras se levantaron.

Se arremolinaron a su alrededor, agitados, parloteando y tocándolo. Él se mantuvo


firme mientras ellos toqueteaban su mascarilla y encendían y apagaban su linterna. Pero
no debía dejarles tocar la jeringuilla.

–Soy del planeta Tierra –les dijo firmemente pero manteniendo la voz baja –. He
aterrizado dentro de esa caverna y fui atacado por la cosa que había allí. Lo he matado,
por lo que ya no debéis temerlo en el futuro.

–¿Tú lo has matado, monstruo? –fue la respuesta, y esta vez el Doctor vio al único
de ellos que estaba hablando– Eso no puede ser. Los Zilgan son invencibles. Ningún
Sensorite en toda nuestra historia jamás ha matado a un Zilgan. Eso podría ser el más
terrible sacrilegio. Dices que eres de la Tierra. ¿Dónde está la Tierra? ¿Qué es la Tierra?
Es obvio que estás mintiendo.

Otro susurro irrumpió en escena.

–Pero, Ystal, el monstruo de la Tierra salió de la caverna. ¿Algún Sensorite ha


salido alguna vez vivo de alguna caverna antes?

–Oh, no se fíe sólo de mi palabra –dijo ácidamente el Doctor–. Véanlo ustedes


mismos. La araña, o Zilgan, como ustedes los llaman, está muerto justo tras esa puerta.
Entren y echen un vistazo.

–Estás loco, monstruo –dijo el llamado Ystal–. Ningún Sensorite entraría de buena
gana en una caverna. Sólo nuestros más viles criminales son condenados a esa suerte.

–¿Está diciendo que ustedes ponen deliberadamente... a gente... allí dentro con
esos Zilgan? –dijo el Doctor, espantado– ¿Ahí dentro con esa horrenda bestia, para ser
asesinados y comidos...? –su voz se quebró.

–¿De qué otra forma vivirán los Zilgan? –respondió simplemente Ystal– No
tenemos armas en nuestro mundo y los Zilgan son nuestros inquilinos más antiguos.
Deben ser alimentados. Metemos a nuestros criminales y siempre parece ser suficiente.

Dr. Who se preguntó si su cabeza giraba y giraba mientras las palabras le llegaban.
Miró con horror a esas raras criaturas, evidentemente muy lejanas del humano. Los vio
acercarse más y más y su número había crecido.

Lo dominaron por la cantidad de ellos y no tuvo oportunidad de usar su jeringuilla


aunque hubiese querido. Lo condujeron con bastante dulzura, sin ninguna aspereza.
Había tantos, tantos de ellos se dijo somnoliento. Y estaba tan cansado, tan, tan cansado.
Todo lo que quería era estirarse en algún sitio blando y dormir, dormir, dormir, para
siempre. Su toque era tan suave y su voz suave y gorjeante era tan relajante... tan dulce.

210
***

Tony recuperó la consciencia primero y sacudió a su hermana de su perezoso


sueño.

–Había un hombre ahí, Amy –dijo excitado–. Un hombre de verdad. Parecía viejo y
estuvo hablando solo todo el rato que estuvo aquí. Es un laboratorio, ¿sabes? Todavía
puedo oler esa cosa, es como en un dentista o en un hospital. Cloroformo, éter o algo así.
Nos tumbó a los dos. Se ha ido, farfullando para si todo el rato. Vamos, tenemos que
seguirle.

–Estoy todavía medio dormida –dijo bostezando Amy mientras ambos se


arrastraban lejos de la parte de abajo del banco en el que se habían ocultado cuando
habían descubierto que no podían salir de la habitación de la cerradura electrónica. La
puerta estaba ahora abierta y ellos se quedaron mirando boquiabiertos a la sala principal
del extraño lugar por el cual habían vagado. El suelo tenía cierta pendiente y cuando se
pusieron sobre él se tambalearon violentamente y ambos acabaron volando hasta
golpearse contra una pared. En sus salvajes tumbos a través de la inmensa tela de araña,
la TARDIS se estremecía de lado a lado, girando y dando vueltas, y los dos niños saltaron
de pared a pared y del suelo al techo hasta que se les terminó el aliento. Entonces, la
nave se escoró violentamente y fueron escupidos a través de la puerta a la oscuridad y
cayeron por la red, sacudidos de aquí para allá mientras su caída fue rota temporalmente
por una masa de hilos. Sin aliento y aterrados, aterrizaron en el suelo rocoso de la
caverna y, mirando hacia arriba, vieron la cabina, con sus luces todavía brillando a lo
lejos, torciéndose y girando por la tela, que agitada por su caída, se bamboleaba.

–¿Dónde diablos estamos, Tony? –jadeó Amy, recomponiéndose– Este lugar es


horrible. Está muy oscuro y caliente y además apesta.

–No creo que estemos en ningún lugar de la Tierra, hermanita –graznó Tony–.
Desearía que esto fuese una pesadilla y que pronto nos despertásemos. Pero es real,
estoy seguro. Esa caída nos habría despertado, incluso después de todo ese éter. Es de
verdad, Amy, tenemos que reconocerlo. Mira, hay una luz por allí, por aquella pequeña
abertura. Tenemos que salir de aquí.

Tony estaba saliendo ya por la portezuela el primero y solo escuchó a medias el


lamento de Amy cuando apoyó su pierna sobre el borde.

–Hay una cosa grande y negra acostada por ahí, Tony –chilló ella–. Parece… oh,
no puede ser… una gran y terrible… araña… oh, Tony, es…

211
–Hay dos soles ahí fuera –gritó Tony excitado–. Mira, Amy, no te preocupes por lo
de ahí. Se está muy bien aquí fuera. Hay dos soles en el cielo. Uno va hacia abajo y el
otro asciende. No debe haber noche aquí, siempre hay luz solar.

Fuera, en el brillo, ella olvidó el medio vislumbrado horror en la oscura caverna. Se


quedaron de pie en una superficie de metal y miraron a su alrededor. Estaban solos y
luego escucharon los ladridos excitados de Butch. Se miraron uno a otro, riendo.

–Casi nos olvidamos de él –dijo Tony, y se volvió por la portilla. Subió al perro por
ella y Butch se puso de pie, temblando y mirando con ferocidad todo en ese extraño y
nuevo lugar.

–Venga –dijo Tony–, vayamos a explorar. Ese anciano que vi en el laboratorio tiene
que estar por aquí, en alguna parte. No puede haberse ido muy lejos. No creo que
estuviésemos inconscientes mucho rato.

–Estoy asustada, Tony –dijo Amy con su labio tembloroso–. Este lugar es muy
extraño y sobrenatural. Deberíamos esperar aquí hasta que ese hombre volviese. Eso de
allí será su nave… allí arriba… en esa cueva horrible… oh, Tony, vi esa cosa espantosa
allí…

Pero su hermano estaba corriendo por el metal, con Butch correteando tras él.
Echó un último y temeroso vistazo de nuevo a la portezuela, y luego los siguió. Había luz
allí fuera, luz y calor. Ella debía olvidar ese horrible, caliente y apestoso lugar donde había
cosas imposibles.

Accedieron a un gran anfiteatro a través de un estrecho pasadizo subterráneo que


era la única manera de salir del brillante lugar del suelo metálico. Vieron una figura
humana extendida en una tarima circular en el centro de la sala y Toni gritó.

–¡Es él! –dijo– Ese es el anciano del laboratorio de esa cabina de teléfono de ahí
arriba. Ahora estaremos bien.

Butch llegó allí el primero y Dr. Who despertó de su estupor al encontrarse a sí


mismo con baba de perro en la cara. La extrañeza de aquello en ese lugar inverosímil lo
llevó al completo desvelo. Se quedó mirando con sus ojos enrojecidos a los dos chiquillos.

–¡Gracias a la bondad! –farfulló él– ¿Qué tenemos aquí? Estoy delirando. Son esos
dos confusos soles. Estoy soñando, eso es. Son fantasmas de una pesadilla. Estoy
muriendo y estos son mis últimos pensamientos. La Tierra está tan lejos que yo estoy
soñando con las acogedoras y encantadoras cosas de la Tierra, con chiquillos y perros y..

–¡Levántese, levántese, señor! –dijo Tony– Somos de verdad. Estábamos en la


cabina que tiene en aquella caverna. Le escuchamos llegar y nos desmayamos. Había
una especie de gas, como éter o algo así. Cuando nos despertamos usted se había ido y
la cabina comenzó a dar tumbos y fuimos lanzados fuera. ¿Dónde estamos y qué está
pasando?

212
El Doctor estaba tumbado y mirándolos, creyéndolo a medias. Era posible. Era lo
usual, de vuelta a la Tierra, cuándo había sido, sí, 1966. Se había dejado la puerta
abierta. Ellos habían entrado y se habían escondido. Jóvenes bribones… Entonces la
horrible realidad lo inundó. Aquellos chicos estaban ahora en el mismo peligro mortal que
él.

–¿Qué son esas cosas de metal? –preguntó Amy con curiosidad y el Doctor se
quejó.

–Soy prisionero de las criaturas de aquí –dijo él–. Me han dejado aquí para que
“duerma”, como si cualquiera pudiese dormir con esos dos soles ahí arriba. Las criaturas
nunca han experimentado la oscuridad y los sonidos altos pueden hacerles enloquecer.
No son humanos. Sirven y adoran a unas arañas tan grandes como casas… Yo maté una
en la cueva…

Paró al ver como la cara de Amy se tornaba blanca.

–Yo lo vi –dijo ella con voz queda, y se estremeció de terror.

–Este es un lugar raro –observó Tony, mirando a su alrededor–. Parece un estadio


de deportes. Mira, hay bloques de construcciones por todo el borde. Es muy grande.
¿Esas son las cabezas de esa gente a lo largo del borde?

Dr. Who apenas lo escuchó. La increíble llegada de aquellos dos niños y su perro
le habían complicado las cosas. Pero podría ser que hiciese uso de ellos. Los Sensorite
no pueden vivir en la oscuridad, una de las razones por las que adoran a los Zilgan. No
pueden soportar grandes estruendos, algo hace que sean muy sensitivos. ¿Cómo podría
sacar ventaja de aquellas dos incapacidades sobre las criaturas que lo habían capturado?

–¿Cómo habéis llegado aquí? –preguntó él y Tony respondió, mientras retenía


estrechamente al excitado Butch.

–Salimos de la caverna y pasamos por una plataforma de metal. Había un


pasadizo subterráneo que llegaba aquí…

–Eso es –dijo el Doctor, pasando la lengua por los labios. Sus ojos rojos
resplandecieron–. Ahora escuchadme, vosotros dos. Todos nosotros saldremos de aquí a
salvo y volveremos a mi nave si hacéis exactamente lo que os voy a decir. Volved al
subterráneo y esperad. Ellos volverán a por mí en cualquier momento. Debo contar que
ellos me librarán de estas cuerdas de metal. Tendrán que hacerlo si quieren llevarme a
algún otro lugar. Tan pronto como lo hagan, si lo hacen, yo pegaré un grito bien alto. Tan
pronto como lo oigáis, los tres deberéis correr, gritando tan alto como podáis. Ese perro,
¿ladra mucho?

–¡Butch! –sonrió Tony– No hace muchas más cosas que ladrar, comer y
mordisquear los talones de la gente.

213
–Bien, bien –dijo el Doctor–. Es un plan arriesgado, pero es todo lo que podemos
hacer. Tenía una jeringuilla de gas cianuro y una linterna pero ellos se lo llevaron. No
tienen armas, al menos han dicho que no tenían. Bien, entonces, no tenemos tiempo que
perder. Iros, todos.

–Esa araña gigante –aventuró Amy con un tono asustado–. Siempre he tenido
miedo de los insectos. No creo que pueda volver ahí dentro otra vez.

–Cada cosa a su momento, chiquilla –dijo el Doctor con tristeza–. Vamos a


liberarnos primero. De todos modos, yo maté ese monstruo con mi cianuro. Es grande, te
lo aseguro, pero no importa lo grande que sea porque no puede hacernos daño si está
muerto, ¿no es así?

–Podría haber… más de ellos –dijo con voz trémula Amy.

–Estaremos bien, hermanita –dijo Tony intentando confortarla–. Seremos tres y


Butch. Mi nombre es Tony y ella es mi hermana Amy.

–Yo soy el Dr. Who –dijo el Doctor con dignidad–. Fue una desconcertante libertad
la vuestra, chiquillos, el colarse en mi nave, pero debo confesar que me alegro de que
estéis aquí. Sin vosotros dos y el perro, no veo la forma de haber escapado de esas
pavorosas criaturas.

–Haremos exactamente lo que nos diga, señor –dijo Tony alegremente–. Vamos,
Amy. Y creo que es el momento que aprendas que las arañas no son realmente insectos.
Son miembros de la familia de los arácnidos…

–Tú lo sabes todo –replicó acaloradamente ella–. Una gran cabeza, ¿verdad?
Bueno, las arañas están bastante cerca de los insectos para asustarme. No puedo
soportar nada que tenga más de cuatro patas. Espérame…

Solo de nuevo y tendido en una aburrida tarima, el Doctor esperó. No tenía noción
del tiempo en aquel lugar de eterno sol. Era extraño lo de aquellos chicos apareciendo así
por allí. Aquel lugar debía estar a millones de kilómetros de la Tierra y allí estaban, dos
chiquillos humanos y un perro. ¿Lo habría soñado? ¿De verdad que habían estado allí y
él había hablado con ellos? No había nadie allí ahora. Por supuesto que estaba delirando
y soñando. Allí no había niños ni perros. Era imposible. Estaba solo y en poder de esos
inhumanos Sensorite. Su cabeza estaba bañada en sudor y se sentía caliente y puntilloso
por todo su cuerpo. Y hambriento y sediento de distracción.

Cuando los Sensorite volvieron ante él, apenas pudo hablar con ellos, tan seca y
ronca tenía la garganta. Pero se las arregló para croar sus protestas sobre estar
prisionero.

–Digo, digo, ¿es esta manera de tratar a un visitante de tu mundo? Exijo ser
liberado de inmediato.

214
Uno de los Sensorite, más alto que los demás, estaba parado ante él.

–Mis seguidores me dicen –dijo este en un tono bajo– que te jactas de haber
matado a uno de nuestros Zilgan. Por tus propias palabras estás condenado. Ningún
Sensorite ha matado, ni nunca lo hará, a un Zilgan sagrado. Y sobre cómo has llegado a
este lugar, de nuevo tus mentiras te condenan. ¿Cómo puede tu nave, o cualquier otra
cosa, estar dentro de la caverna de los Zilgan si no hay manera de entrar o salir de ellas
salvo por las puertas, que nosotros vigilamos y por las que expulsamos a nuestros
criminales condenados?

Un escalofrío le recorrió al Doctor por las palabras y la imagen que le recordaron.


Ese pequeño agujero redondo y la maloliente caverna de dentro, aquella monstruosa
bestia… Su cabeza cayó, como si hubiese estallado la extraña y espesa atmósfera y se
sintió muy, muy cansado. Pero algo dentro de sí le dijo que el que su TARDIS estuviese
dentro de la cueva de los Zilgan podría ser crucial para él. Mejor que aquellas criaturas
piensen que mentía a que creyeran que su nave estaba realmente allí.

–¿Sabéis? –dijo él cohibido– si me liberáis yo podría ayudaros. Nunca en mi vida


he visto o imaginado monstruos tan terroríficos como esos horribles Zilgan. En mi nave
tengo muchas cosas, gases, venenos, con lo que podríamos eliminar de vuestro mundo
esas plagas asquerosas.

–Pareces determinado a hacer que te condenemos –observó el Sensorite–. Los


Zilgan son nuestros habitantes más longevos. Sus personas son sagradas y nunca ningún
Sensorite se atrevería a dañar a ninguno de ellos. Ya que tú, monstruo de la Tierra,
incluso podrías sugerir tal sacrilegio, hace obvio que debes ser destruido enseguida. Tú
eres la mayor amenaza que ha venido a nuestra esfera de los sentidos.

El Doctor estaba allí tendido con sus ataduras metálicas, casi dándose por vencido
ante la absoluta desesperación. Este lugar enigmático, con estas extrañas criaturas,
nunca habría puntos de contacto entre él y ellos. Su mundo era absolutamente
desconocido para él igual que el suyo para ellos. Estaban las horrendas cavernas de los
Zilgan, obviamente santuarios sagrados para ellos. Los mismos Zilgan, pérfidas y
malignas para Dr. Who y evidentemente criaturas a las que honrar y adorar por parte de
estos extraños seres. Los Zilgan habitaban siempre en oscuridad perpetua mientras los
Sensorite vivían sin conocer tan siquiera la oscuridad natural. La atmósfera densa de su
mundo hacía que las ondas de sonido fuesen peligrosas para su cabeza e incluso para su
cordura. Este loco anfiteatro y aquellas extrañas construcciones blancas en los bordes
eran parte de ese terror alienígena.

Pero un repentino sentido de la urgencia le inundó. No podía ser verdad. Estas


criaturas parecían bastante humanas, simplemente no podían venerar a aquellas
espantosas bestias de allí.

215
–Puedo ayudaros a matar a todos los Zilgan –graznó él–. Necesitamos ácido
nítrico, alcohol y éter. Tenéis nitratos y azúcar, ¿cuánto podéis conseguirme? El ácido
fórmico y el éter pueden ser un problema. Pero entre todos podremos…

–Suficiente –le llegó una orden susurrada–. Tal blasfemia no puedo tolerarla.
Debes ser destruido, monstruo de la Tierra. No hay otra salida. No somos crueles o
vengativos pero eres tal amenaza para nuestro modo de vida que no podemos dejar que
vivas.

–Me aplastarán como nosotros en la Tierra aplastamos a las arañas –se dijo el
Doctor a sí mismo–. Como una pequeña, pequeña araña. Una risa, de verdad.

Se preguntó cómo podrían matarlo y si tras su exposición, su sed y su hambre,


podría seguir vivo cuando lo llevasen al lugar de la ejecución. Había tenido aquel raro
sueño, con aquellos dos buenos chicos y su perrito ladrador. Un sueño placentero y que
podría confortarlo en esos momentos. Esta gente se enorgullece de no usar armas.
¿Cómo podrían matarlo a él? Un repentino pensamiento hilarante vino a él. Ellos le
habían contado que su costumbre era llevar a sus criminales a las cuevas de los Zilgan y
arrojarlos dentro, víctimas para los monstruos de dentro. Aquello podría servirle muy bien.
Ellos no sabían, no habían creído lo que él les contó, que su nave espacial estaba
esperándolo allí. Permaneció en una espera pasiva. Las siguientes palabras lo
devolvieron a la desesperanza de nuevo.

–No podemos exponer a nuestros Zilgan a tu vicioso odio –dijo el Sensorite–.


Incluso aunque no creamos que pudieses herir a un Zilgan, no tomaremos ese riesgo.
Debemos encontrar otra manera para destruirte. Bajad los barrotes.

Estremeciéndose de miedo, el Doctor tuvo un vago recuerdo. Le había dicho a


aquellos chiquillos fantasmales algo, ah, sí, estaban esperando su señal. Mientras unas
bandas metálicas se aflojaban de sus miembros, reunió todas sus fuerzas y profirió un
grito lo más alto que pudo conseguir. Su efecto fue mágico. Todos los Sensorite se
retorcieron y se alejaron de él.

Los ojos rojos del Doctor y su mente nebulosa vieron algo milagroso. Por el suelo
del anfiteatro venían cargando dos chiquillos pequeños. Eran los niños de su sueño. Y el
perro estaba allí también, el pequeño perro, ladrando, ladrando y ladrando más. Los dos
niños humanos estaban gritando y aullando tan fuerte como podían y todos los Sensorite
se alejaron con agonía, poniendo sus manos sobre sus cabezas.

Él se puso de pie y los dos chiquillos lo ayudaron, con el perro correteando a sus
pies, ladrando excitadamente. Salieron por el corto pasadizo subterráneo y llegaron al
lugar de la portezuela. Allí había más de los Sensorite y los humanos se tambalearon
entre ellos, gritando y berreando como salvajes. Los guardias huyeron de ellos como de
una plaga.

216
–No me atrevo a entrar allí –dijo Amy temblorosa–. No podría mirar esas
asquerosas arañas…

–Tonterías, hija mía –dijo el Doctor, revigorizado ahora que estaba libre y a punto
de salvarse–. Venga, agárrate de mí cuello y yo te llevaré. Tú, Tony, encárgate de tu
pequeño perro.

Entonces, una vez más, estaban en la maloliente y pesada oscuridad, buscando


los hilos de la tela, con el resplandor todavía hacia arriba de las luces de la TARDIS como
única luz.

–Haz que el perro se calle ahora, Tony –advirtió el Doctor mientras comenzaba a
escalar–. Estas criaturas pueden ser capaces de oírnos. Me temo que sé poco de las
arañas y, después de esto, cuanto menos descubra más satisfecho estaré. ¿Estás bien,
Amy, hija mía?

Una respuesta apagada fue la única respuesta y él sonrió con una mueca. No
tardaría mucho desde ahora para que el miedo de la chiquilla terminase. Él sabía lo que
ella estaba sufriendo. Después escuchó unos ruidos muy lejanos y los hilos de la red se
movieron. ¡Estaba temblando! No estaban solos. Allí había otros Zilgan, tal vez incluso
monstruos más grandes. ¿Cuántos? ¿Eran amigos del que él había matado?

Vio dos pares de ojos ligeramente brillantes, lejos, unos a la derecha y otros a la
izquierda, pero ahora no tenían fuerzas para aterrorizarlos. Saltó hacia la red y comenzó a
escalar, mientras Tony con Butch cogido con un brazo estaban a su lado. Los ojos
permanecían quietos y era evidente que las criaturas estaban observándolos. De alguna
forma, según ascendía se sentía más y más confiado en poder lograrlo y escapar de esas
bestias repugnantes. La tela giró y giró mientras subían obstinadamente hacia arriba. Sus
manos se quedaban enganchadas repetidas veces a los hilos pegajosos, tantas como
ellos forcejeaban por liberarse y continuar la escalada. Los dos pares de ojos no se
acercaron.

A veinte pasos de su nave, su semi delirante visión advirtió un tercer par de ojos y
este, a juzgar por el tamaño o bien estaba muy cerca o su propietario era colosal en
comparación al monstruo que Dr. Who había asesinado. Le gritó una advertencia al
muchacho.

La TARDIS estaba entre ellos y su nueva amenaza, y él usó cada último pedazo de
energía. Una pata, o una antena, o un tentáculo – fuera como fuese esa horripilante cosa–
se enganchó a la TARDIS mientras ellos llegaban al umbral, jadeando y casi desmayados.
El Doctor empujó a la niña hacia adentro, así como a Tony y al pequeño perro tras ella.
Luego se impulsó a sí mismo al interior iluminado para volverse, como un loco, y
comenzar a arrancar los enredados hilos de la telaraña que habían fluido hacia la puerta
abierta.

217
Después brincó hasta los controles con el consiguiente golpeteo de unas manos
febriles sobre botones y perillas. La gran puerta se cerró y desde el exterior escucharon el
débil lloro de una estridente agonía. Cosa extraña, nunca habría pensado que las arañas
hicieran ningún ruido… Su mente divagó y luego fueron arrojados violentamente sobre la
nave mientras la TARDIS primero se puso de pie para luego girar como la peonza de un
niño. Él se dio cuenta que el monstruo de fuera había cogido la nave con sus antenas y la
estaba agitando como cualquiera haría con un pimentero.

Aferrándose a la vida y deslizándose por el borde del panel, fue golpeando palanca
tras palanca. La nave rotó como una peonza, pareciendo caer a gran distancia, para luego
quedarse como en una brusca suspensión. La oscuridad en los escáneres se fue
convirtiendo en el gris del flujo interdimensional entre los universos donde no hay luz,
oscuridad, calor o vida, solo la nada en su más abstracta forma. Sollozando de alivio,
bloqueó los controles y se giró cansado para ver a los chiquillos.

Amy y Toni estaban encogidos con la espalda apoyada contra una pared mientras
el intrépido Butch daba vueltas por allí, echando el corazón por la boca mientras ladraba.
Pero después de eso, todo quedó en calma. El Doctor rio hacia los dos chiquillos.

–Un raro recuerdo que os llevaréis los dos tras vuestro viaje en el Espacio-Tiempo
–comentó él con la voz quejumbrosa–. ¿Estáis bien los dos?

Ambos hicieron gestos de alivio. Amy estaba temblando y Tony no estaba de


mucho mejor talante.

–Estoy aliviado de que haya terminado –dijeron los dos al unísono.

–Bien –dijo el Doctor, apretando los labios–. Nos lavaremos un poco, comeremos,
beberemos y luego debo ver como devolveros a los dos a casa.

–A casa –repitió Amy–. ¿Cuánto de lejos estamos de casa? Parece una eternidad.
Estarán furiosos cuando estemos de vuelta.

El Doctor sonrió con orgullo.

–Yo puedo llevaros a los dos y a vuestro perro, que ha hecho tan buen trabajo de
rescate allí, exactamente al mismo instante y mismo lugar que cuando os metisteis
afortunadamente para mí en mi nave. Ahora, dejadme ver. Si recuerdo correctamente, era
1966 en medio de un zarzal común. Sí, ya tengo todas las coordenadas. Pero, para
empezar, debemos comer y beber. Lo primero es lo primero, chiquillos míos.

218
La Guarida del Zarbi Supremo
La sorpresa de oír la voz fue tan grande que el Doctor apenas tuvo tiempo para
terminar el proceso de materialización. Pero los viejos hábitos son persistentes, y suave y
eficientemente la TARDIS se deslizó a través del flujo trans–dimensional y ajustó sus
átomos reordenados en la nueva esfera. Por todas las coordenadas y cálculos del Doctor,
este mundo debería ser el planeta Vortis, pero dónde en el planeta, o cuándo en la línea
de tiempo de ese mundo, él todavía no podía saberlo. Puso de nuevo la última palanca en
su sitio y, con las manos en el borde del panel de control, jadeó por la excitación. ¡La voz
que salía de su radio había hablado en inglés moderno!

Se ató el aparato de walkie–talkie a los hombros, ya vestido con la Chaqueta de


Densidad Atmosférica se acordó de haberlo necesitado en su anterior visita a este mundo
de mal agüero. Luego, activando la gran puerta, se quedó parado esperando que se
abriese, inquieto por la impaciencia.

Aquello no era en absoluto el Vortis que recordaba, ese fue su primer pensamiento
mientras oteaba fuera a través de los portales abiertos. Es verdad, tenía muchas lunas en
el cielo, dos de ellas tan cercanas al planeta que se podían ver a la luz del día. Los
centelleos que recordaba estaban en el cielo todavía, pero las brumas no estaban allí,
como tampoco las espirales parecidas a agujas basálticas blancas. Evidentemente, su
TARDIS había aterrizado en una parte del planeta completamente diferente. Salió
firmemente por la puerta con la voz de la radio todavía murmurando en sus oídos.

La había escuchado por primera vez durante la materialización de la nave desde el


no-espacio intra-dimensional al espacio real en el cual Vortis nadaba. La voz sonó baja,
abatida y consistía en unas pocas palabras. Era como si el esfuerzo por hacer salir las
palabras fuese demasiado para la voz que las pronunciaba.

–Ayuda, ayuda –estaba murmurando la voz–. Cuidado con el Zarbi Supremo.


Advertir a la Tierra. Advertir a la Tierra.

Eso fue todo. Era tan tentadoramente oscura que el Doctor casi estaba bailando
por la impaciencia mientras ponía los pies fuera de su nave. Pero lo que vio cuando miro
los alrededores del paisaje momentáneamente expulsó todo lo demás de su mente.

Él estaba en una meseta baja, con vistas a una amplia planicie. Al menos debería
haber sido una llanura, desde el suelo mismo parecía bastante plana. Fueron las
estructuras que se erguían desde esa planicie las que hicieron que sus ojos casi se le
saliesen de sus órbitas. A cada lado y hacia fuera hasta la línea del horizonte, se
levantaban desde el suelo una multitud de estructuras cónicas como un capirote, como
pan de azúcar, como –y ahora sabía seguro que estaba de vuelta en Vortis– como los
montículos de los hormigueros. Se lanzó de vuelta a la nave y volvió a salir con unos
prismáticos.

219
Reguló las lentes sobre los conos más cercanos a él y su mirada recorrió la
superficie, confirmando que su primera deducción era verdad. Esas colinas monstruosas
de tal vez cientos de metros de alto eran la contrapartida a los montículos de los
hormigueros o los termiteros que se pueden ver en la hemisferio sur de la Tierra y...
arrastrándose por ellos, afuera y adentro de sus agujeros, había hordas de los espantosos
habitantes de Vortis, las enormes hormigas o termitas conocidas como los Zarbi.

Fascinado, permitió que sus binoculares dirigiesen su mirada primero hacia una
inmensa colina y luego a otra. Allí se arrastraban cientos, miles, tal vez millones de esas
cosas. Esas nocivas criaturas sin cerebro, controlados a distancia por alguna inteligencia
desconocida, que se aprovechaban de las simpáticas e inocentes seres Mariposa, los
Menoptera, la otra especie nativa de Vortis, con los cuales se había encontrado en su
última visita. Había visto poco de los mismos Zarbi entonces, pero había escuchado
suficiente para saber que debían ser temidos.

–Ayuda, ayuda. ¡Cuidado con el Zarbi Supremo! –zumbó la voz en su auricular–


Advertir a la Tierra. Advertir a la Tierra.

Él continuó mientras la voz volvió a penetrar en su conciencia. En algún lugar, no


muy lejos de donde estaba, había un hombre de la Tierra. Parecía estar débil y tal vez
estuviese herido o fuese un prisionero, en algún lugar de aquel verdadero laberinto de
termiteros. El Doctor miró sombrío al bosque de conos y bajó los prismáticos. Su walkie–
talkie tenía, por supuesto, una antena aérea y él comenzó a girar la perilla, escuchando
mientras el sonido de la voz aumentaba o disminuía de intensidad.

Al final pudo determinar más o menos la sección desde la que se originaba el


sonido. Giró la cara en esa dirección. No parecía distinta a cualquier otro lugar de la
planicie de los hormigueros; pero ahí fuera debía estar el propietario de aquella cansada
voz, esa voz que clamaba sin esperanza en un planeta alienígena por un rescate por el
que había perdido toda confianza. Pero el Doctor había decidido que debería intentar el
rescate, sin importar dónde lo llevase o qué peligros corriese. Que su primer saludo en
Vortis fuese el sonido de una voz humana, hablando en su lengua nativa, era algo tan
extraordinario que el Doctor sabía que la fortuna había conducido sus manos cuando
había bloqueado los controles que habían precipitado a la TARDIS a la esfera de Vortis en
ese preciso lugar y en ese preciso momento.

Mientras se acercaba a los termiteros casi se quedó sordo por el chirrido estridente
de los millones de Zarbi al arrastrarse ocupados en sus asuntos. En la Tierra las hormigas
y las termitas no tenían voz, se comunican al frotar sus patas traseras. El Doctor
reflexionó que podría estar ciertamente equivocado si iba a asumir que esos Zarbi eran
solo unas hormigas o terminas muy grandes. Esas repugnantes criaturas bien podrían ser
una criatura completamente diferente de las hormigas y termitas que habían evolucionado
en la Tierra, incluso aunque fueran insectos.

220
Parecían no haberse percatado de su presencia mientras pasaba, tembloroso,
cerca de aquellas colinas. Por supuesto evitó acercarse demasiado a ellas, ya que por lo
que pudo ver la mayoría de aquellos Zarbi eran de la clase guerrera. Era evidente por sus
grandes y poderosas mandíbulas, que en una criatura de ese tamaño podrían arrancar los
miembros de un hombre, de la misma forma que un hombre se come un pollo frito.

La voz de la radio era más fuerte ahora, por lo que el Doctor sentía que se estaba
acercando mucho a su origen. Caminando tan cautelosamente como podía y evitando
contacto con ninguno de los Zarbi, pisó suavemente la superficie arenosa del suelo,
mientras miraba hacia todos lados. Presionó para usar el emisor y habló urgentemente
ante el micrófono.

–La ayuda está aquí –dijo–. Dirígeme hacia dónde estás. Dame algún punto de
referencia al que ir. Yo voy a ti.

Pero la radio no le dio respuesta alguna, sólo la monótona repetición baja del
mensaje que había escuchado por primera vez. Desconcertado miró a su alrededor, a la
jungla de termiteros, y se estremeció al pensar en su propia posición, un débil y
desarmado hombre, solo entre aquellas hordas de insectos gigantes y malévolos,
buscando al dueño de una voz que podría no estar escuchándolo.

Buscar una aguja en un pajar podría ser algo muy sencillo comparado con su labor,
se dijo a sí mismo irritado. Pero, reflexionó severamente, una aguja podría resplandecer,
¿no es así? Eso era justo lo que podía ver delante de el... un resplandor apagado que
había hacia adentro de dos hormigueros relativamente cercanos entre ellos.
Nerviosamente continuó apresurado hasta llegar a aquella cosa. Era circular y estaba
medio enterrado en el suelo arenoso. Por todos lados se levantaban los gigantes
hormigueros y allí estaba, como la pelota perdida de un niño, sin ser apercibido por los
Zarbi, muchos de los cuales incluso se habían arrastrado por encima de la arena que se
había acumulado encima. El Doctor sintió que había alcanzado su objetivo. Estaba
convencido que dentro de aquella esfera estaba el origen de la voz, que ahora sonaba
más alta en su auricular. Se agachó sobre la arena y durante cinco minutos hablo
imperativamente al micrófono.

Pero pronto fue obvio que lo que fuese que había dentro de la esfera –si de verdad
había alguien dentro– o bien no lo escuchaba o estaba fuera de servicio. Se inclinó hacia
delante y golpeó bruscamente la superficie metálica. No hubo reacción. Metió la mano en
su bolsillo y sacó una linterna con la que empezó a golpetear en el mismo lugar que
antes. Después se puso a caminar a su alrededor, especulando sobre que el casco de
una nave espacial debería ser muy grueso y buscando un lugar más delgado. Así fue
como llegó a la puerta, medio enterrada en la arena. Por lo vacío de sus golpes se dijo
que no había nada detrás de ella. Poniéndose de rodillas comenzó a sacar la arena y
pronto desenterró la puerta, un pequeño círculo que era lo suficientemente grande para
permitir a un hombre normal pasar adentro. En su entusiasmo, se apoyó contra ella y al

221
momento siguiente casi se había caído por la puerta a un amplio espacio. La puerta se
cerró tras él, evidentemente por un potente resorte.

Hacía calor, estaba cerrado y oscuro y el pensó que debía ser una esclusa de aire,
ahora estropeada, y que debería haber otra puerta para acceder a la nave misma. Su
linterna pronto la descubrió y apoyó uno de sus hombros contra el panel. Necesitó de
todas sus fuerzas para forzar sus potentes resortes, pero finalmente, con un potente
empujón, estaba dentro de la nave. Respirando profundamente a través del aparato
necesario para el fino aire de Vortis, se puso de pie y se alisó la ropa.

–Por Dios –murmuró para sí mismo–. Qué cosa tan buena. Ni un alma para
recibirme. Le doy mi palabra...

Entonces se paró, la voz que había estado escuchando en su radio venía ahora
derecha hacia sus oídos, y procedía de una habitación en la pared opuesta de la sala. Se
acercó y vio las bobinas de una grabadora girar lentamente, mientras la voz se filtraba sin
remedio y monótona desde un altavoz, repitiendo una y otra vez la petición de auxilio y la
advertencia. Se quedó mirando amargamente. Así que aquel era el final de su búsqueda.
Una grabadora, mandando sin cesar su mensaje mientras nadie vivía o respiraba allí. Se
sintió más sólo que nunca antes. Exasperado, se quedó mirando lo que evidentemente
era la cabina de control de una nave espacial. Comparada con su TARDIS, esta era, por
supuesto, muy primitiva pero podía reconocer muchos de los principios los cuales en su
propia nave eran tan refinado que solo un experto podría ver el parecido. Una nave como
aquella necesitaba una buena tripulación. ¿Dónde estaban? ¿Era esta nave como el
Marie Celeste, que fue encontrado a la deriva sin tripulación en los mares de la Tierra? Así
que esta nave estaba aquí, abandonada y sin tripulación en el cruel planeta Vortis, tan
lejos de donde los hombre viven y ríen bajo el sol brillante.

Entonces fue como si se abriesen los cielos. Escuchó una voz. Algo le dijo que era
una voz humana y no una reproducción electrónica. Pedía auxilio y el sonido venía de
babor. Se peleó un poco con el desconocido mecanismo y al fin la puerta se abrió. Pasó
su cabeza a través y su corazón se alivió. Allí había dos personas, un hombre y un joven.
Ambos estaban en unas literas y el hombre parecía como si estuviese muerto. Tenía los
ojos cerrados y su cabeza apoyada a un lado. Pero el joven estaba muy vivo. Se había
incorporado en su catre y rogaba a su salvador. La Tierra es el lugar de procedencia del
chiquillo, decidió el Doctor. Y el siglo XX era su periodo, eso era obvio. Su nombre era
Gordon Hamilton y era el hijo del hombre que no se movía en el colchón.

–Todos los demás se han ido –le dijo el chico–. Mi padre estaba enfermo así que
nos dejaron alimentos y agua y salieron a explorar. Verá, no sabemos dónde estamos.
Nos estrellamos y mi padre quedó herido. Los demás nos dejaron aquí y fueron a pedir
ayuda. Oímos ruidos fuera que nos decían que el planeta no estaba deshabitado así
que...

–¿La voz de la grabadora? –preguntó el Doctor– ¿Qué es?

222
– Mi padre hizo esa grabación antes de perder la consciencia –dijo Gordon–. En
ese momento perdimos toda esperanza de que los demás volviesen y además habíamos
visto desde la otra ventana esas cosas de ahí afuera. Papá dijo que debía ser para una
invasión a la Tierra, no había otro planeta habitado en el Sistema Solar. Deberías verlos,
cientos y cientos de ellos...

–Espera, hijito, un momento –rezongó El Doctor–. No tan rápido. Hablas del


Sistema Solar. ¿Por qué? Este planeta no está cerca de ningún lugar. Dime, ¿cuánto
tiempo estuvo la nave viajando? ¿Cuál era la energía del motor?

–Oh, estuvimos unos dos años en el espacio –dijo el chico–. La nave de mi padre
se mueve por anti-gravedad y puede ir a varias veces la velocidad de la luz.

El Doctor reflexionó. Este chiquillo evidentemente no tenía la más mínima noción


de que Vortis no estaba tan siquiera en la Vía Láctea. Incluso una nave viajando a
muchas veces la velocidad de la luz necesitaría millones de años terrestres en atravesar
el trayecto vacío entre las galaxias. Aquí había algo misterioso. Pero no era este ni de
cerca el momento de discutir, debía hacer algo por el pobre hombre que estaba tirado en
el colchón.

A pesar de todas sus atenciones, sin embargo, no obtenía respuesta en absoluto


del inconsciente hombre, aunque su respiración era suficiente. Tenía sus arrugas, pero no
era viejo. No parecía tener heridas en su cuerpo y, descolocado, el Doctor se puso en pie
y miró alrededor.

–¿Cuántos erais de tripulación? –preguntó, mirando el pequeño gabinete en forma


de sección de círculo, que juzgó como una de las salas de estar.

–Éramos seis –le dijo Gordon–. Todos científicos, como mi padre. Cogieron las
armas y comida y se fueron hace ya cinco días. Yo miré por ambos lados y vi las naves a
un lado y las altas colinas al otro. Había cosas arrastrándose por las colinas. Usted viene
de fuera, ¿qué son? ¿Y de dónde viene usted? ¿Tiene una nave espacial aquí?

Qué pregunta responder primero, se preguntó el Doctor. El chico no parecía ser


consciente de que los Zarbi que había visto fuera eran una de las especies dominantes en
este planeta. Evidentemente estaba pensando en términos de seres humanos viviendo en
este mundo y asumiendo que los seis tripulantes habían sido capturados o asesinados ahí
fuera. Menuda posición en la que encontrarse. Fue hacia la otra ventana y miró hacia
fuera. Al principio, todo lo que pudo ver fue una repetición de multitud de termiteros.

Luego, un resplandor atrapó su mirada. Esas cosas eran tan superficialmente


parecidas a termiteros que entendió por qué no lo había reconocido antes. Ahora encontró
que apenas podía ver nada más. Las cosas eran naves espaciales con la arcaica forma
de torpedos. Eran casi del mismo tamaño que los hormigueros pero, según miraba,
discernió que su forma exterior era suave y regular y refulgía de modo engañoso. Se giró
hacia el muchacho.

223
–Dijiste que había naves espaciales, chico. ¿Cómo lo sabías?

–Difícilmente podrían ser otra cosa, ¿verdad? –el chico puso una expresión
infantil– Son como los cohetes que usaban en la Tierra en la primer mitad de siglo. Deben
impulsarse por explosión química. Son muy lentas, pero si pudiésemos reparar la Solar
Queen podríamos volver a la Tierra y advertirles sobre la invasión.

–Válgame Dios, chico –interrumpió el Doctor– ¿Qué tontería es esa? Advertir a la


Tierra, ¡en serio! ¿Por qué, si estamos a millones y millones de kilómetros de la Tierra?
Estamos en un espacio y un tiempo distintos. ¿Y qué es eso de una invasión? ¿Quién va
a invadir la Tierra?

–Sólo le digo lo que mi padre me dijo –dijo el chico estupefacto–. Antes de caer
inconsciente solía quedarse quieto como si estuviese oyendo algo. Dijo que era como si
los mensajes se le metieran en la mente. Dijo que era casi como espiar a alguien que
habla por radio o teléfono. Pero no podía ser de ninguno porque aquí no hay ningún
aparato. Dijo que había una fuerza en este mundo que tenía intención de invadir la Tierra.
Agua es lo que quieren, agua y plantas. Son millones pero la conversación parecía
referirse siempre a un solo individuo, dijo papá. No dio muchos detalles, muchas de las
imágenes que le venían a la mente no tenían sentido para él. Pero la parte de las naves
espaciales estaba bastante clara, mi padre sabía de esas cosas. Estaría muy interesado
en su nave.

–No debería sorprenderme por eso –dijo el Doctor secamente–. Bueno, todo lo que
me cuentas es muy interesante, Gordon, pero estamos perdiendo el tiempo. Soy un
científico. Vine aquí, a em... por una ruta muy distinta a la vuestra. Mi nave está ahí
afuera, en lugar seguro, espero. Todo lo que tenemos que hacer es idear algún plan de
campaña.

–Tenemos tiempo suficiente –dijo el chico en un tono como de hecho–. Papá dijo
que la Tierra está actualmente al otro lado del sistema y pasarán meses antes de que este
planeta esté en posición para que naves espaciales viajen hasta aquí.

El Doctor lo miró con curiosidad.

–¿Tu padre te contó algo más sobre sus ideas sobre dónde está este planeta? –
preguntó.

–Oh, sí –dijo el chico exultante–. Es un planeta interestelar –dijo–. No de la familia


del Sol. Esas lunas que podemos ver, me dijo, son las lunas exteriores de Júpiter, algunas
de ellas. Todos los demás planetas están en el mismo plano de la eclíptica, pero este no.
Dijo que había sido desplazado al Sistema Solar con energía. Dijo que si pudiésemos salir
al exterior por la noche veríamos el Sistema Solar desde un ángulo desde el que ninguna
otra persona lo hubiese visto antes.

224
El Doctor reflexionó para sí mismo sin responder. Eso sonaba muy loco,
improbable y, se dijo a sí mismo, irritado, completamente imposible. Pero entonces,
muchos de sus propios viajes sonarían imposibles a otra gente normal. El chico parecía
duro y con fuerza. No pareció asustado cuando el Doctor se le acercó, abandonado en un
planeta alienígena, con su padre incapaz de moverse o hablar y todos sus amigos
desaparecidos. El Doctor se dio cuenta de que Gordon podría ser su única ayuda para lo
que había decidido que se debía hacer.

–Debemos seguir a tus amigos –dijo concisamente–. No sirve de nada esconderse


aquí. Tengo el presentimiento de que no volverían sin nuestra ayuda.

El chico retuvo el aliento.

–¿Quiere decir que han sido capturados? –susurró– Pero tenían armas, eran
científicos... ellos...

El Doctor le miró. El joven parecía bastante asustado ahora que se le exponían


fríamente los hechos. Pero no había tiempo para la aprehensión.

–Debemos irnos y encontrarlos –dijo mientras se levantaba–. Tu padre está tan


confortable como podemos lograr. Nos llevaremos comida y armas y aseguraremos la
nave. Y tenemos que darnos prisa. Cinco días, dijiste. No tenemos un momento que
perder.

Tras cinco días de confinamiento, el chico parecía alegre de salir de la abandonada


nave una vez el Doctor le convenció de que su padre no estaría en más peligro solo e
inconsciente que con su hijo allí, sin poder ayudarle. Salieron por la esclusa de aire
estropeada y el chico se quedó inmóvil, atónito, mirando a su alrededor.

–Lo vi desde la ventana –balbuceó–. Pero no podía creérmelo. Son insectos,


hormigas. Deben ser tan altos como un hombre. ¿Cómo puede ser? ¿Dónde está la
gente de este mundo?

–Ellos son la gente de este mundo, que se llama Vortis, Gordon –dijo el Doctor
firmemente–. Se les llama los Zarbi y son una de las dos especies dominantes en este
planeta. He visto a los otros, una raza gentil y pacífica, muy parecidas a las mariposas de
la Tierra con unas alas muy grandes. Hablan y también son tan altas como un hombre.
Pero aquí no veo a ninguna Menoptera, esto es territorio Zarbi.

Se quedaron asombrados mirando a su alrededor. Los atareados Zarbi se


arrastraban y no parecían hacer mucho más caso de ellos que cuando el Doctor pasó sólo
antes de encontrar la Solar Queen. Ocupados y furiosamente se arrastraron de aquí para
allá en sus misteriosos asuntos, cada uno parecía estar furiosamente absorto en alguna
tarea desconocida y urgente. Fue esa furiosa prisa lo que dirigió la atención del Doctor
hacia varias de las criaturas que estaban quietas en la arena entre dos de las colinas. Tal

225
vez eran una media docena las que estaban quietas como piedras. Con precaución abrió
el camino y ambos se quedaron de pie mirando abajo hacia ellos.

–¿Están muertos? –preguntó Gordon estremecido.

El Doctor dio a la forma Zarbi más cercana un golpe con la punta de su bota. Sonó
un ruido metálico y él se quedó observando.

–No están muertos, chiquillo –dijo él–. Nunca han estado vivos. Son maniquíes,
Gordon, maniquíes, o podríamos decir robots. Me pregunto qué tienen dentro.

Gordon miró alrededor con temor. Le era evidentemente muy extraño que esas
hordas de horribles y enormes insectos no se hubiesen dado cuenta de la existencia de
humanos entre ellos. Pero El Doctor no tomaba nota en absoluto de las criaturas, estaba
demasiado atento con ese descubrimiento.

–Válgame Dios –susurró–. Demasiado cierto, de verdad que son robots. Mira,
están hechos de metal, se pueden abrir y, ¿sabes qué?, se me está ocurriendo algo de lo
más ingenioso. Rápido, échame una mano aquí. Si podemos usar dos de estas cosas,
podemos seguir el rastro de tus amigos a ver dónde llega y qué les ha pasado. Ayúdame
con esta placa, se levanta y adentro... oh, por Dios, ¿qué tenemos aquí?

Dentro del robot Zarbi había un habitante y la memoria del Doctor volvió a su visita
previa a Vortis. Entonces había sido en otra galaxia pero había cruzado el espacio
intergaláctico y estaba en la Vía Láctea. ¿Cuántos años habrían pasado desde entonces?
Y aun así esa gente de la Tierra eran de la era moderna; el tiempo de verdad que estaba
llena de paradojas.

Había una Menoptera muerta dentro del robot Zarbi y, con cierta cantidad de
reverencia, el Doctor retiró el cadáver de la caja.

–Rápido, rápido –dirigió al chico–. Esa otra ahí, ábrela, quita el cuerpo y entra
dentro. Después nos quedaremos quietos, hablando mientras investigamos los controles
de estas cosas. Sin ellas no llegaríamos muy lejos entre esos millones de bestias de ahí
afuera.

–Pero no se han dado cuenta de nuestra presencia –objetó Gordon–. No me gusta


la idea de encerrarme en esa cosa oscura. ¿No podemos dejarlas, seguir y tentar a
nuestra suerte? Los Zarbi no interfieren en lo que hacemos en absoluto.

–Eso no durará –dijo el Doctor irritado–. Haz lo que digo, chiquillo. Es nuestra
mejor oportunidad.

Se quedó calmado al ver que Gordon daba su brazo a torcer. Mientras se


quedaban dentro de las grandes réplicas de los Zarbi, con las placas del tórax medio
abiertas, El Doctor buscó cualquier cosa que se pudiese pensar que fuese un control de
esas incómodas criaturas. En la mortecina luz podía entrever palancas que podrían mover

226
las patas, las antenas, el tórax y el abdomen. Los ojos, a pesar de parecer compuestos
desde fuera, eran placas de visión suficientemente claras desde dentro. Mientras
intentaba unos pocos experimentos tentativos escuchó un chillido asustado de Gordon. El
gran robot Zarbi, con el Doctor en su interior, se puso sobre sus seis piernas y agitó sus
antenas. El Doctor rió entre dientes.

–Parece tan real –dijo el chico–, que por eso me asusté. ¿Cómo lo hizo? Oh, ya lo
entiendo ahora, esas palancas y manijas. ¿No es muy difícil, verdad? Es decir, algo de
diversión, ¿no? Podemos ir donde sea en estas cosas.

–Sí, sí, donde sea –dijo el Doctor–. El problema será determinar qué camino
seguiremos. No habrá rastros en esta arena blanda y estos bosques de hormigueros son
tan confusos.

–Y digo yo... –dijo Gordon con la voz nerviosa–. He pensado algo. Todos los
hombres tienen walkie–talkies, como este suyo. Si manda una señal, al menos algunos de
ellos podrían escucharla y responder.

–¿Por qué no se me habrá ocurrido? –meditó el Doctor para sí mismo mientras


encendía su radio. Con la antena de metal sobresaliendo a través de la placa medio
abierta del tórax de su robot, mandó una poderosa onda, destinada a proyectarse al límite
más exterior del rango de sus ajustes. El resultado de su acción fue asombrosa en
extremo y una sorpresa para ambos. Un repentino silencio sepulcral descendió a toda la
escena a su alrededor. A través de la placa de visión el Doctor vio que todos los Zarbi que
veía se habían quedado en su camino tan quietos como piedras. El sonido de la miríada
de cantos de grillos murió hasta el completo silencio, y en la superficie de cada termitero
las hordas Zarbi cesaron su movimiento, casi como muertos. La razón llegó a él como un
trueno y febrilmente apagó la radio y se quedó temblando y sudando en su prisión de
metal.

–¿Puedes oírme, Gordon? –susurró después de un rato, y le llegó un murmullo


sordo como respuesta– No podré usar la radio, después de todo. Ya ves lo que ha
sucedido. Hay algo no muy lejos de nosotros que recibe nuestras ondas. ¿Te diste cuenta
cómo todos los Zarbi pararon de moverse y cantar tan pronto la encendí? Todavía están
quietos y en silencio. Si la enciendo de nuevo, lo que sea será capaz de averiguar nuestra
posición.

–Los otros han sido capturados, entonces –fue la ronca respuesta de Gordon–.
Cada uno de ellos tenía un walkie–talkie receptor pero nunca habíamos escuchado
ninguna señal de ellos durante cuatro días. La última señal se cortó en medio de una
frase.

–¿Qué decía el mensaje? –preguntó El Doctor con urgencia.

Gordon se lo pensó un momento.

227
–Algo sobre ser muy oscuro y muy caliente... En realidad no le presté mucha
atención.

–Vaya, vaya –sentenció el Doctor furiosamente–. Podría habernos dicho mucho.


Ahora escucha atentamente, Gordon. Quédate totalmente quieto donde estás. No toques
ninguno de los controles para nada. Tendremos que esperar y ver. Es obvio que todos los
Zarbi de ahí fuera están controlados a distancia de alguna extraña manera. Esos robots
Zarbi son operados por los Menoptera que fueron asesinados de forma desconocida. No
puedo pensar cuando he estado en tan terrible peligro, debe haber millones de esas
criaturas ahí fuera.

–Se están moviendo de nuevo, mire –lLe llegó un murmullo excitado de Gordon.

Era verdad. Las hordas Zarbi habían vuelto a la vida y se estaban moviendo. Pero
ahora no había nada de ese zigzagueo que habían visto antes. Ahora sus movimientos
eran como una ola de mar, todos en una dirección. Los sonidos de sus gorjeos
desafinados se alzaron in crescendo todo a su alrededor y el trueno de esos millones de
pies y antenas hizo que el suelo temblase. El Doctor operó sus controles rápidamente y
se giró. Una gran oleada de criaturas se acercaban a ellos desde detrás. Estaban
rodeados por todos lados de los Zarbi que se acercaban. Serían arrastrados por una
marea de acelerados Zarbi a menos que pudiesen hacer algo para evitarlo. Pero la
escapatoria se veía imposible. Llamó bruscamente a Gordon.

–Cierra la placa y espera, chiquillo, vamos a ser arrastrados dondequiera que esos
monstruos se dirijan. Es como un corrimiento de tierra, una avalancha.

Sus palabras fueron acalladas mientras el robot se movió con la multitud de los
Zarbi. Como corchos en un mar turbulento fueron llevados, sobre el arenoso suelo, a
través y hacia los hormigueros, pasado el gran bosque de las naves torpedo.

Entonces El Doctor vio lo que era obviamente su destino. Superaba el doble de la


altura de todos los demás hormigueros. Estaba más poblada que las demás también y
sólo había una entrada, no un número de agujeros como en el resto, salvo un gran
agujero negro en la base de la montaña cónica. En minutos el Doctor y Gordon, dentro de
sus robot Zarbi, fueron conducidos por las hordas hacia la oscuridad del interior. Por algún
milagro no fueron separados y tan pronto como el Doctor pudo lograrlo, manipuló sus
palancas para que una de las antenas del robot fuese hacia la hendidura entre el tórax y
el abdomen de la montura de Gordon. Quedó atrapada allí y rápidamente aseguró la
palanca. Juntos tenían alguna opción, pero si los separaban su situación podría ser
desesperada de verdad.

El calor y los olores eran de lo más abrumadores y el Doctor sintió que podía
desmayarse en cualquier momento. Pero sabía que debía permanecer consciente tanto
como pudiese. Una vez que perdiesen el control de sus robots, serían pisoteados y
reducidos a una pasta pegajosa por las miríadas de pies que corrían.

228
Los Zarbi estaban siendo impulsados en su precipitación por alguna remota pero
imperativa llamada, decidió, ya que esto era tan obviamente distinto a los aleatorios
recorridos previos de esas cosas. Este gran termitero debe ser la guarida de su líder, su
mayoral, su reina lo que fuese lo que dominaba estas hordas de criaturas sin cerebro.
Quisieran o no, estaban siendo arrastrados hacia esa cosa. En realidad eso era justo lo
que había querido, pensó el Doctor con ironía, y se estremeció. ¿En qué clase de
embrollo había aterrizado esta vez? Pero el apuro de esta funesta expedición de la Tierra
no podía ser ignorada. Eso lo sabía muy bien.

¿Cómo encajaban los Menoptera en todo esto? ¿Era uno de sus intentos de invadir
territorio Zarbi penetrando en él disfrazados de nativos Zarbi? ¿O eran los pocos que
habían visto unos simples espías? En ese caso, ¿por qué los habían asesinado y cómo?
No habían tenido tiempo de examinar el cuerpo que había sacado del robot.

El aire se hizo más espeso y caliente y ahora, por las placas de visión de los
grandes ojos de la cosa, el Doctor podía ver luces difusas. Dónde estaban no podía
discernirlo: podían ser luces naturales, como luciérnagas o fosforescencias, como podían
ser mecánicas. En ese momento se sintió un poco mareado y preparado para dar crédito
a la misteriosa cosa hacia la cual estaban siendo obviamente llevados, con milagrosos
poderes y tecnología sin precedentes. Pero los Zarbi eran después de todo, se dijo a sí
mismo, simplemente grandes insectos, ¿no era así? ¿Pero eran simples insectos? ¿Qué
pasaba con aquel bosque de naves espaciales con forma de torpedo de ahí afuera? ¿Qué
pasaba con la radio? ¿Y qué, para rematarlo todo, pasaba con el misterioso control bajo
el cual toda esta miríada de Zarbi se movían?

Era un viaje de pesadilla. Más tarde, el Doctor apenas sabría si lo habría soñado
todo, o si lo realmente había visto y oído todo lo que recordaba o si lo había imaginado
todo. Por el momento todo parecía lo suficientemente real pero los sueños a veces tiene
cualidades de la realidad. Había cavernas en las que había maquinaria, de eso estaba
seguro, por el momento. Vio y escuchó grandes motores y grandes hornos con hordas de
Zarbi trabajando en sus inmediaciones. Esos podrían ser los trabajadores Zarbi, mientras
que en medio de la multitud por cual estaban siendo arrastrados estarían los soldados.

Recordó las grandes pinzas del robot que lo aprisionó. ¿Podía ser posible que
estos monstruos conociesen la ingeniería? La idea era tan fantástica que al principio la
desechó. ¿Pero entonces quién o qué había construido aquellas naves espaciales? Y
estaba bastante seguro que las formas que vio trabajando en los aledaños de los fuegos y
en las máquinas eran Zarbi.

Pasaron por grandes galerías en las que colgaban suspendidos, como partes de
carne en una cámara fría, miles y miles de formas grises envueltas. Por supuesto, estas
serían las formas larvarias de las criaturas, criaderos donde los jóvenes eran criados para
dar paso a los Zarbi muertos. Como inmóviles espectros grises, las hileras e hileras de
larvas estaban colgando y el Doctor se estremeció con violencia.

229
Una gran abertura en uno de los lados reveló, en un relámpago, lo que había
sospechado desde el principio. A unos dos o trescientos metros de distancia estaba ella,
una reina hinchada con una multitud de trabajadores dándole de comer, acariciándola y
atendiendo sus necesidades. Lo vio y de repente ya no estaba, y se sintió muy mal.
Habría más de esas reinas en cada termitero tan grande como este, y de ellas surgen la
incontables hordas de los Zarbi del exterior.

Ahora el paso decaía y el Doctor encontró una pequeña oportunidad más para ver
a dónde habían sido llevados. También los pasajes y las galerías se abrían. Supo a
ciencia cierta que estaban ahora a mucha profundidad, a juzgar por el calor y la creciente
presión. Llegó el momento en el que la marea que los llevó se detuvo completamente y
descansaron. Medio atontado el Doctor colgó de su robot y luego, moviéndose
suavemente, llamó sobre la cosa que llevaba a Gordon. Un golpe de respuesta le dijo que
al menos el chiquillo seguía vivo. No habían tenido oportunidad para comunicarse durante
todo el trasiego.

Era como un enorme anfiteatro, el Doctor lo vio mientras movía la gran cabeza
metálica de lado a lado, mirando con atención a través de las grandes placas de visión.
Hileras e hileras de los Zarbi estaban allí en grandes filas semi-circulares, su número casi
incontable y todos ellos muy quietos. Casi contra su voluntad, su mirada fue lenta,
inexorablemente atraída hacia el centro de la gran multitud, donde algo se sentó sobre
una tarima elevada, con una luz brillante alumbrando sobre ella desde un tejado que casi
no se veía. Cuando los ojos del Doctor de mala gana lo alcanzaron, retrocedió con horror
y con sincera incredulidad.

Que era un Zarbi era suficientemente claro, por su forma era igual que los demás
que se agolpaban inmóviles por todos lados.

¡Pero su tamaño! Se elevaba tal vez siete metros de pie sobre su tarima, tres veces
el tamaño de un Zarbi normal y completamente inmóvil sobre su pedestal.

El Doctor apartó los ojos para mirar con asombro sobresaltado otra escena. En un
lugar despejado delante del gigantesco Zarbi había dos grupos de criaturas, y uno de los
grupos era de humanos. Eran seis y estaban quietos como estatuas de mármol en un
apretado grupo. Enfrente de ellos estaba otro grupo y El Doctor supo que eran los
Menoptera, aunque no tenían alas y estaban tan quietos como los humanos. Escuchó la
ronca voz de Gordon cerca de él.

–Están ahí abajo. Todavía están vivos, todos ellos. ¿Cómo vamos a salir de aquí
con ellos?

–Una muy buena pregunta, chico –murmuró el Doctor severamente–. Si tienes


alguna idea, ahora es el momento de comentarla. Confieso que en este mismo instante
debo admitir que estoy completamente desconcertado. Entrar lo tenemos bastante fácil,
pero supongo que va a ser poderosamente difícil el salir, ¿hmm?

230
Ahora podía ver que todos los miembros de cada uno de los dos grupos,
evidentemente todos prisioneros, estaban tan quietos como si estuviesen hechos de roca.
Intentó recordar todo lo que sabía sobre el mundo de los insectos de la Tierra, lo cual era
de verdad remarcablemente poco. De cualquier manera, ¿por qué intentar relacionar
estos Zarbi con las hormigas o termitas de la Tierra, o lo que sea? Las conclusiones
podrían estar bien equivocadas. Volvió a examinar la escena con más atención y vio que
todos los prisioneros llevaban puesto algo que parecía un collar suelto o un aro en su
cuello. Brillaba un poco y se llevaba muy suelto. Observó como uno de los Zarbi que
atendía al Zarbi Supremo, así había llamado el Doctor a la criatura en su mente, se
adelantaba. Las mandíbulas de la criatura se cernían sobre la cabeza de uno de los
inmóviles prisioneros Menoptera y el anillo fue retirado del cuello del Menoptera. En el
silencio el Doctor podía oír la voz del Menoptera hablando al Zarbi Supremo en su
pedestal.

Era de lo más exasperante, pensó el Doctor enfadado. Podía escuchar la voz pero
no las palabras. Del Zarbi gigante no surgía ningún sonido. De cómo estaba contestando
no tenía ni idea salvo tal vez que fuese a través de algún traductor electrónico invisible
para el Doctor desde donde estaba mirando.

De alguna manera debían acercarse al centro de operaciones. Su robot empujó al


de Gordon hacia delante por el medio de las enormes filas de quietos Zarbi. Ninguno de
ellos se dio cuenta y gradualmente pulgada a pulgada los dos robots bordearon su camino
hasta donde finalmente se encontraron al filo del espacio despejado. Ahora el Doctor se
encontró con que podía oír lo que el Menoptera estaba diciendo.

–Tendrás que matar a todos los Menoptera de Vortis antes de que accedamos a
ayudarte –decía la suave voz–. Hemos observado a lo largo de generaciones como
vuestros poderosos motores han movido este planeta a este sistema extranjero. Estáis
transgrediendo las leyes de la Naturaleza. Vortis puede convertirse en el mundo que
quieres. Con muy poca de la energía que has malgastado podría haberlo logrado. Pero no
podrías invadir un mundo pacífico como planeabas. Para empezar tendrías que asesinar
a todas las criaturas que viven allí. No son insectos, son mamíferos y su mundo es
adecuado a sus necesidades. Vortis puede ser acondicionado para nuestras especies.
Dices que nos necesitas a nosotros, los Menoptera, como embajadores ante los
humanos, porque hablamos igual que ellos. Querrías que les hablásemos como si
viniéramos en son de paz porque sabes que os matarán en cuanto vean lo que sois.
Luego, cuando su recelo hayamos calmado, os lanzaréis sobre ellos y los exterminareis.
No os ayudaremos a hacer eso.

Hubo un silencio y el gran Zarbi en la palestra se movió. Con una pata inclinada
hacia afuera el Doctor lo vio manipular un dial en un tablero de instrumentación a su lado.
Casi bailando de la rabia el Doctor supo que estaba respondiendo por un altavoz. Pero él
no podía oír nada. Era obvio, como fuese, que el Menoptera estaba escuchando algo. Ese

231
instrumento debe por algún medio hacer que las ondas cerebrales de los Zarbi se
traduzcan a palabras en la mente de los Menoptera.

–Debes matarnos a todos, entonces –fue la respuesta del Menoptera–. Será la


guerra entre nosotros como si no hubiese pasado antes. En nuestro hemisferio estamos
construyendo armas que os darán descanso. Nosotros, que os hablamos, estamos
condenados, eso ya lo sabemos bien. Esos humanos también morirán, por lo que
reconocemos que en vosotros ha surgido un nuevo espíritu Zarbi, un alma de crueldad y
destrucción. No podemos pararos, somos muy pocos. Pero más tarde no encontrarás la
labor tan fácil, te lo prometo.

Un miembro del cuerpo del gran Zarbi apuntó y flotó sobre la cabeza del
Menoptera. Como una polilla cogida en una llama la criatura se consumió y desapareció.
El Doctor se retorció por el nerviosismo y su robot chocó contra el de Gordon.

–Las mandíbulas, chico –le dijo, sin apenas discreción–. Maneja las mandíbulas y
saca esos collares de los cuellos de tus hombres. Yo haré lo mismo. Esas criaturas que
nos rodean están todas hipnotizadas. Si somos lo suficientemente rápidos podríamos
lograrlo.

Su robot se inclinó hacia adelante torpemente y las mandíbulas, operadas por las
palancas interiores, pasaron por encima de las cabezas de los prisioneros humanos.
Primero uno, luego dos, después tres. Gordon en ese momento, al haber encontrado los
controles correctos, liberó a los otros tres. El Doctor pudo sentir el crepitar y surgir de
ondas eléctricas mientras los liberaba y parecía obvio que la gran Zarbi estaba luchando
contra ellos con las únicas armas que tenía, armas que, gracias a los cielos, eran
probadamente inútiles contra organismos humanos.

Entonces el Doctor salió de su robot y sacó a Gordon del suyo.

–Vuestras armas –gritó a los prisioneros liberados, todavía confusos–. Esa cosa de
ahí. Fuego a discreción. Soltadlo todo. A la cabeza, al tórax, al abdomen, donde sea. No
sabemos dónde está el cerebro ni los nervios centrales de esa cosa…

Alrededor suyo las grandes hordas de Zarbi se estaban despertando mientras el


control hipnótico de la criatura se apoderó de ellos. Su sonido gorjeante crecía y crecía en
un crescendo y ahogaba el ruido de los disparos cuando los seis tripulantes y el Doctor
vaciaban sus revólveres en el gigante que estaba sobre ellos. Muchos de los disparos
rebotaban en su duro caparazón, pero muchos otros encontraron grietas en esa armadura
de quitina. El Doctor vio a la criatura tambalearse, sus patas y antenas se movían
locamente como si tuviese una gran agonía. Los grandes ojos compuestos sin expresión
descendieron sobre estas criaturas liliputienses que estaban intentando frustrar sus
sueños de conquistar el mundo.

Fue como un gran edificio cayendo cuando por fin le llegó el final. Incluso por
encima de los chillidos de los Zarbi, el estruendo de esa caída se pudo escuchar

232
claramente. Allí quedó tendido, una carcasa caída de ambición de insecto, mientras a su
alrededor surgían la miríada de sus criaturas que tenía dominadas.

Mientras la habían atacado, los ocho humanos habían sentido los miembros y
antenas moviéndose y esforzándose por vencerlos, pero no habían tomado ninguna
precaución salvo seguir lanzando plomo a la gran amenaza que tenían encima.

Ahora los Zarbi los estaban dejando en paz y se arremolinaban de la manera usual
que parecía ser su forma natural de ser. El pequeño grupo se reagrupó en un círculo
cerrado, observando muy atentamente, pero no fueron atacados. El Doctor soltó un
suspiro de alivio, y se aproximó al grupo de los Menoptera prisioneros que todavía
estaban inmóviles completamente, los liberó sacándoles de sus cuellos los aros que de
alguna extraña manera los había hipnotizado. Algunas voces empezaron a hablarle. No
eran voces humanas, sino la voz suave y peluda de la gente que recordaba de sus
encuentros anteriores en Vortis con los pacíficos Menoptera. Pero no le dio importancia.
Quería estar con los suyos otra vez.

–Tu padre, Gordon, ¿dónde está? –preguntó uno de los hombres–. Y usted, señor,
¿de dónde diablos ha llegado tan a tiempo? Ya nos habíamos dado por muertos. Usted es
de la Tierra. ¿Dónde está su nave? ¿Cuándo ha aterrizado?

El Doctor rio entre dientes.

–Una cosa de cada vez, amigo mío. Primero tenemos que salir de aquí, ¿sabes?
Incluso con esos Zarbi no controlados va a ser difícil.

–¿Zarbi? ¿Zarbi? –dijo otro tripulante– ¿Son esas criaturas, esos bichos, los Zarbi,
entonces? ¿Son inteligentes?

–No más inteligentes de lo que sus necesidades demandan –dijo una voz suave y
uno de los Menoptera se posó en sus hombros–. Durante muchos años nosotros y los
Zarbi convivimos en este mundo y vivimos en paz. Eran nuestros siervos, nuestra fuerza
de trabajo y nuestro ganado. Nosotros y los Zarbi nos dábamos lo que a los otros les
faltaba. Pero a lo largo de generaciones, la evolución había desarrollado una poderosa
inteligencia en esa criatura que los dominaba y soñaba con la conquista del mundo.
Nosotros no tenemos armas aunque estamos haciendo algunas y vinimos como una
expedición para ver que estaban planeando e intentar pararlos. Mira, ahí están algunos de
los nuestros saliendo de sus robots.

A todo su alrededor y de los acostados Zarbi aparecían muchos Menoptera. Eran


magníficos especímenes totalmente desarrollados, que desplegaron y agitaron sus alas
tras su confinamiento. Había varios cientos de ellos que enseguida comenzaron a cuidar a
los ahora dóciles Zarbi y dejando un camino despejado para la salida de los prisioneros
liberados. Maravillosamente, los humanos siguieron al primer grupo de los Menoptera, los
que no tenían alas, sin duda los más ancianos. Su trayecto los llevó hacia arriba por
galerías y pasajes, afuera al mundo del día.

233
El padre de Gordon todavía estaba inconsciente pero estaba respirando mejor. Los
hombres rescatados se juntaron en su nave con gran alegría, ya que ya habían perdido
toda esperanza de volver a verla de nuevo.

–Si está de acuerdo, Doctor –dijo uno de ellos–, podemos usar su nave para
llevarnos de nuevo a la Tierra y conseguir equipamiento para arreglar nuestra nave. En su
momento podríamos hacerlo nosotros mismos pero con la Tierra relativamente cercana…

–Eso es lo que me tiene extrañado acerca de toda esta situación –dijo el Doctor–.
Según mis cálculos este planeta debería estar en otra galaxia. Pero Gordon me dijo todo
eso de las lunas de Júpiter y tonterías parecidas.

–No son tonterías –rio un tripulante–. Encontramos este planeta cuando nos
dirigíamos a las lunas de Júpiter, de hecho. Cómo llegó aquí y cuánto tiempo llevaba no lo
sabemos. Cómo se les pasó a los observatorios de la Tierra es algo que me extraña.

–La malvada inteligencia Zarbi ideó enormes motores que condujeron nuestro
planeta fuera de su órbita muchos, muchos millones de kilómetros –explicó un
Menoptera–. Estaba buscando un mundo verde y húmedo como el vuestro. Acabamos de
llegar a vuestros cielos, pero no pasará mucho para que nos vayamos y saldremos de
vuestro sistema para encontrar lo que nos haya deparado el destino.

–No tan rápido –dijo uno de los hombres beligerantemente–. Esos motores del
Gran Bicho que hemos matado le vendrán de perilla a la humanidad, te lo puedo
asegurar. Habrá un montón de cosas que esa criatura haya inventado y que podamos
aprovechar y usar.

–¿Qué beneficio se puede sacar del mal? –dijo la voz suave– No, nosotros
usaremos los motores para llevar nuestro mundo a una nueva órbita lejos de vuestros
cielos y luego los destruiremos y sellaremos. No es legítimo hacer lo que el Zarbi
Supremo estaba intentando lograr.

–Sinceramente estoy de acuerdo –dijo El Doctor entusiasta–. Los hombres deben


darse cuenta que este planeta pertenece a los Menoptera y los Zarbi, siempre que se
queden en su sitio, por supuesto. No se debe pensar en usar los poderes que una criatura
ha desarrollado para dominar otros seres.

–Estás loco, viejo –dijo el otro fríamente–, y ¿qué diablos crees que hacíamos
explorando el universo? Estábamos buscando justo por un tinglado como este, habitado
por criaturas débiles y sin inteligencia. Sólo con los recursos naturales de este mundo,
incluso sin las cosas que ese Gran Bicho haya desarrollado, llevará a la tecnología de la
Tierra a millones de años en el futuro.

Hubo un revoloteo de alas de Menoptera y el tripulante sacó su revolver. Al Doctor


le gustó ver como los otros se quedaron atrás, mientras Gordon se quedaba al lado de su
padre en la nave espacial. El Doctor levantó un brazo y sintió como un par de peludas

234
alas lo asían como unas garras. Lo elevaron en el aire y él vio como todos los Menoptera
también se elevaban, incluso los que no tenían alas eran llevados por los congéneres que
sí tenían. Miró hacia abajo. Enfadado, el hombre estaba disparando su vacío revolver
hacia ellos y entonces la escena se desvaneció de su vista.

Dócil y fácilmente lo dejaron al lado de su TARDIS.

–Tenemos leyendas en nuestro mundo –dijo uno de los Menoptera– sobre ti y tu


extraña nave. Sabemos que no debemos temer nada de ti, extraño e inmortal hombre que
puedes entrar y salir de todos los tiempos. Cuidaremos de todos estos y nos
aseguraremos de que no nos hacen daño. Fue gratificante que vinieras a nuestro rescate,
¿de qué otra forma podría haber sido derrotado el Zarbi Supremo?

El Doctor les sonrió. El puro ingenio de los seres humanos y la negativa a admitir
la derrota habían ganado de nuevo, pensó, mientras se volvía y atravesaba la puerta.
Activando los controles que las cerrarían, se preguntó cuál sería el futuro del extraño
mundo de Vortis.

235
La Puerta Astillada
Supongo que todo comenzó ese verano, mientras yo estaba de vacaciones. Era una
de esas pequeñas ciudades costeras que intenta desesperadamente ser como Blackpool,
y falla… gracias a Dios. Había estado sentado en el muelle, en un pequeño salón de té,
observando lo que el hombre del tiempo se había alegrado en pronosticar como «día
luminoso y soleado con una ligera brisa» que se extendía por el exterior y los bañistas
corriendo hacia la cubierta de las cabañas de playa. Por qué deberían preocuparse tanto
por mojarse nunca lo descubrí, pero la lluvia parecía disuadirles de volver a aventurarse al
mar. Me llevó sólo cinco segundos decidir por qué no elegí con toda honestidad y saber
por qué había venido a esta mancha de sol olvidada de Dios en el corazón
resplandeciente de Dorset cuando podía estar absolutamente empapado en mi propio
jardín trasero por una fracción de coste, y sin tener que comer helado.
Cuando la lluvia se detuvo por un momento, me puse la chaqueta por la espalda,
bajé la cabeza y sacrifiqué la dignidad a toda velocidad en un inútil intento de regresar a la
casa de huéspedes antes de que el tiempo redoblara su humor vacacional. No había
ninguna posibilidad, por supuesto, y tan pronto como había dejado el refugio de la
cafetería lo suficientemente lejos como para no ser de ninguna ayuda real, el cielo se
abrió aún más, y abandoné mis esperanzas y desaceleré a un ritmo de marcha, resignado
a mi empapado destino.
Recuerdo que miré atrás en mi estela por un momento y vislumbré a través de la
ventana de la sala de té, entre los ríos que corrían por el cristal, que dos personas, en la
mesa junto a la que había sido la mía, estaban sentados una frente a la otra, ambas
mujeres, sin moverse desde que las había dejado, aunque con toda honestidad no
recuerdo que estuviesen allí. La mujer más joven me recordó a la señorita Wright, pero
achaqué esto a la fugaz mirada y la borrosa lluvia. Un paquete de papel pardo
descansaba sobre la mesa, entre ellas.
Por un segundo deseé con toda mi alma estar en su posición, en el interior seco y
cálido, y como si supiese mis sentimientos la joven echó la cabeza hacia atrás y se echó a
reír. Por un momento, estaba segura de que era Bárbara y casi volví corriendo a buscarla
y comenté la coincidencia de dos profesores de la misma escuela de Londres que se
encontraban juntos en las largas vacaciones de verano.
Pero en cambio me incliné en el viento y batallé hasta llegar a mi casa de
huéspedes. Como siempre, tan pronto como llegué a ella, de hecho mi mano estaba en la
puerta delantera, la lluvia se detuvo y el cielo se despejó. El viento se calmó, y en un
momento estuve de pie, con mi mano incrédula todavía en la puerta, bajo un sol brillante.
Saqué mi mano, no sorprendido sino enfadado con los elementos, tan predecibles
en su sangrienta mentalidad. La puerta era de madera vieja que había sufrido de las
inclemencias de la naturaleza incluso más que yo. Su pintura verde estaba casi
desmenuzada, y la madera estaba húmeda y frágil por el paso del tiempo. Mientras
retiraba mi mano, pero para golpearla contra mi frente en un gesto de consternación
teatral, venía con ella un pedazo de astilla incrustada en mi palma. Fue un final tan
enloquecedor que casi me eché a reír.
Afortunadamente la astilla no estaba completamente metida dentro y con un poco de
esfuerzo pude sacarla con mi mano intacta, contento de tener al menos dos clavos en ella
de una longitud razonable. Entonces, pienso que más por despecho que por secarme, me

236
volví y me dirigí hacia el muelle, sacudiendo mentalmente mi puño dolorido ante el sol no
arrepentido. Esa fue la tarde en que conocí a la adivina.
Estaba sentada fuera de su cabina junto a una tienda de regalos, y cuando la vi por
primera vez, a través de la ventana salpicada de lluvia de la tienda mientras buscaba en
vano una postal adecuada para mi madre, la confundí con la mujer mayor del café. Creo
que fue porque ella también estaba aparentemente sentada detrás de una capa mojada
de vidrio. Sin embargo, pronto me di cuenta de mi error, y cuando salí de la tienda,
todavía sin una postal, le eché un vistazo para ver quién era realmente.
Por más discreto que hubiera intentado ser, encontré que mis ojos se encontraron
con los suyos y durante varios segundos no pude romper la mirada. Si bien esto era
desconcertante como mínimo, me dio una oportunidad para echar un buen vistazo a la
mujer. Tenía unos cincuenta años, supongo, y llevaba un pañuelo y grandes aretes que,
junto con su chal, tenía el efecto, intencionado asumí, de hacerle parecer una gitana.
Ciertamente, el cartel le daba la calificación de «Rosy Parks – Extraordinaria Vidente», y a
su lado había una tabla de fotografías. Supongo que eran de Rosy Parks mirando las
copas gastadas de las celebridades de segunda categoría que frecuentaban el Pier
Theatre, pero no podía decirlo porque la cubierta de plástico transparente que las cubría
había sido transformada por la lluvia en un océano de lentes distorsionantes, cada uno
dejando desaparecer la imagen de debajo en una exagerada caricatura de sí misma,
como la propia cara de la gitana vista a través de su bola de cristal.
Aunque al fin logré quitar la vista de ella y de su cabina, sentí vergüenza de haber
sido sorprendido mirándola, y me acerqué a ella. La mujer me miró y sonrió levemente,
sus pequeños ojos negros volvieron a retener mi atención, pero con menos fuerza ahora.
–Quiere que le lea la palma de la mano, me atrevo a decir –dijo ella, su voz era
fuerte y suave, lo cual me sorprendió. Había esperado que fuera vieja y defectuosa, como
un fuego de campamento que crepitaba en el hervidor de hojalata suspendido sobre él.
Creo que mi sorpresa debió aparecer en mi cara, porque ella sonrió y extendió sus
manos–. Nos llevará un momento –dijo ella en voz baja, tomando mi mano, todavía
apretada en un puño, y lentamente abriéndola. Entonces vi su sorpresa, y miré hacia mi
palma.
Vi inmediatamente lo que la había asustado. Yo había mantenido mi mano bien
cerrada, incluso en la tienda, desde que había sacado la astilla. Y después de la astilla
había llegado la sangre, que fluía libremente del agujero que había hecho para extraerla.
A medida que la lluvia todavía se aferraba a mi piel, la sangre había intentado escapar de
mi mano, sólo para ser retenida por mi apretón en un puño. Por lo tanto, había seguido los
caminos de menor resistencia, y allí se había coagulado, a lo largo de las líneas de mi
palma, de modo que cada una de las señales de la gitana estaba claramente marcado por
una hebra de sangre seca. Ella soltó mi mano de repente, como yo había hecho en la
puerta.
Abrí la boca para intentar explicarme, y para disculparme por haberla asustado, pero
mi voz se me atoró en la garganta, y antes de que pudiera toser, ella se había girado y
desaparecido en la oscuridad de su cabina. Fruncí el ceño y seguí caminando,
preocupado por la fuerza de su reacción. Pero cuando me lavé la mano, mi recuerdo del
incidente desapareció por el desagüe con el agua roja, dejando sólo la blancura del
esmalte y de la cicatriz en la mano donde la astilla había penetrado. Hasta la fiesta de
Barbara Wright.

237
Estaba a punto de terminar la noche cuando la señorita Wright finalmente me
acorraló y me obligó a ser sociable. Me había estado felicitando, como hace uno por
haber evitado a todas aquellas aburridas personas, como el director, con las que se ven
obligados a hablar en esos eventos y que, obviamente, están aburridos de ti. Pero ahora
parecía que no había escapatoria.
–Ah, ahí estás –dijo la señorita Wright–. Mira, ¿has conocido a Rosemary? Practica
la quiromancia –ella impulsó a Rosemary a mi memoria, y con prisa–. Oh, mira, ahí está
Robert, ahora vuelvo, en un minuto.
No logró convencerme ni siquiera, pero ya se había ido. Rosemary y yo nos
miramos, y me presenté.
–Ian Chesterton. Soy profesor de ciencias en Coal Hill.
Inmediatamente ella me recordó a la vidente del muelle aquel día, porque tenía los
mismos ojos y la misma tez, así como, aparentemente, la misma profesión.
–¿Ha leído alguna vez la palma de la señorita Wright? –le pregunté, pensando para
mí si serían las dos mujeres en el café. Ella sonrió.
–Rara vez la mantiene en un lugar lo suficiente –me reí con ella al ver que nuestra
anfitriona gesticulaba salvajemente ante el desgraciado Robert. No se me ocurrió hasta
más tarde que ella no había respondido a mi pregunta–. ¿Te han leído ya la tuya? –me
preguntó Rosemary cuando había terminado el cabaret, y yo le conté lo de la gitana y la
astilla.
Cuando terminé no dijo nada durante varios segundos, y luego extendió la mano.
Instintivamente levanté la mía, y ella la examinó brevemente, pasando su dedo índice por
la cicatriz, que ahora iba desapareciendo en el pasado, y frunció ligeramente el ceño.
–Quizá no fuera sólo la sangre –dijo en voz baja–. Hay algo extraño.
Ella se negó a ser presionada aún más, insistiendo en que ella debía “revisar
algunas cosas primero, sólo para asegurarme, una revisión, si quieres”. No estaba seguro
de que lo hiciera, siendo yo entonces bastante escéptico sobre lo que se llama
"sobrenatural" en todas sus múltiples formas comerciales, pero estuve de acuerdo, y me
dijo que me llamaría. Nunca pensé que lo haría.

Fue el martes siguiente cuando ella me llamó. Lo recuerdo porque acababa de


cerrar la puerta tras de mí cuando el teléfono sonó. Lo habría dejado sonar, pero cuando
me volví encontré que una esquina de mi chaqueta estaba atrapada en la puerta, y
cuando abrí la puerta para soltarla y oí el aumento del sonido de la campana, mi
conciencia me había atrapado. Casi corrí para responder, temiendo que quienquiera que
estuviera llamando se rindiera antes de que pudiera llegar allí.
–Espero no molestarte –dijo ella, y yo respondí “por supuesto que no”, trasladando el
auricular a mi mano derecha para ver cuánto de retrasado estaba. Fue una conversación
apresurada, y accedí a vernos más tarde para terminar la conversación rápido porque
realmente lo necesitaba. Estaba tan preocupado preguntándome por un lado por qué
quería verme, y por otro por qué tenía que ser en una cafetería, que casi atrapé mi
chaqueta en la puerta de nuevo. Todo esto sólo porque había mirado mi mano varios días
antes, pensé miserablemente.

238
Nos reunimos a las cuatro y media de la mañana y los dos pedimos té.
–Por lo general –dijo ella–, sólo necesito leer la palma. Pero a veces también debo
mirar al cristal.
–Y tú has hecho eso por mí, ¿verdad?
Ella sonrió, metió la mano a su bolso y sacó un paquete de papel marrón, del mismo
tamaño que la tetera, pero cuadrado. Estaba atado expertamente con buena cuerda, del
tipo que no se rompe pero permitirá bastante manejo con los dedos para desatarlo. Ella
puso el paquete sobre la mesa delante de nosotros, y acabó su taza. Le pregunté si iba a
desempaquetarlo.
–No hay necesidad. Las imágenes no se forman en el cristal mismo, sino en el cristal
de la mente. Este es sólo el punto focal de mis pensamientos. Su presencia es todo lo que
necesito.
Esperé mientras miraba fijamente el paquete y la camarera aseaba sus uñas detrás
de la barra. Ella lo miró tan intensamente que pensé que debía estar tratando de
desentrañar no sólo mi futuro, sino también los hilos que lo sostenían bajo control.
El paquete estaba entre nosotros y la Formica, una tercera persona silenciosa en
nuestro encuentro en la cálida y seca cafetería, temblando ligeramente cada vez que
pasaba un tren.
–Es como yo pensaba –dijo por fin, mirándome tristemente. Sonreí. Sus
pensamientos no tenían ningún futuro mío, de eso estaba seguro–. Puede que hagas un
largo viaje.
–¿Con la nueva brújula de una cabra? –A.A. Milne siempre había tenido una
encantadora fascinación para mí, y el comentario de ella era poco original. Pero ella me
dirigió una mirada seria y anticuada.
–Más allá de lo que has estado nunca –dijo ella–. A menos que tengas cuidado,
enfrentarás peligros y experimentarás cosas que ningún humano debería tener que
soportar.
–Si tú lo dices –no me impresionó, pero al menos ahora estaba haciendo el
esfuerzo.
–Un día –continuó–, te sentarás en un café muy parecido a este. Me enderecé
ligeramente, sintiendo el plástico duro contra mi espalda, y la inclinación, mientras
cambiaba mi peso, de la silla cayó sobre la pata trasera más corta. El precio era alto, así
que el espectáculo tendría que valer la pena.
–Estarás con una mujer. Sólo estaréis los dos y una camarera, y los sonidos de los
trenes afuera. Entre vosotros habrá un paquete de papel marrón. Pase lo que pase allí, no
debes llevarte ese paquete contigo cuando te vayas, o sellará tu sino. Tú vida no volverá
a ser la misma de nuevo.
Sacudí la cabeza, francamente por muda incredulidad.
–Hablarás con la mujer y cogerá la bolsa que le ofreces. Pero el paquete también
debe ser para ella –me miró a los ojos y me acordé de los profundos ojos gitanos negros
de la vidente–. Pero veo que no puedes hacer eso, ¿verdad? Debido a quién y qué eres.
Y qué debe sucederte. Cogerás el paquete, aunque no es lo que crees que es...

239
De hecho, eché la cabeza hacia atrás y reí en voz alta por lo absurdo de sus
palabras, viendo la lluvia caer por las ventanas mientras lo hacía. Pensar que había
venido aquí, y llamarme profesor de ciencias, por Dios...
–Ya te he dicho lo que ocurrirá –dijo impasible ante mi diversión–. Eso es lo que
significa la sangre, y la cicatriz a través de tu línea de vida astillada, donde se rompe a
través del tiempo y el espacio.
–Pero no puedes saberlo –insistí–. Todo esto es un juego realmente, ¿no es así?,
para ganar dinero, eso es todo. Eres tan charlatana como cualquier otra "adivina".
–He hablado –dijo con firmeza pero sin levantar la voz–, y debes pagar. Vas a pagar.
Tenía su dinero en una bolsa, y casi sin darse cuenta, tenía la bolsa en la mano.
Pero estaba decidido a no dárselo. Supongo que se lo estaba mostrando a ella como un
gesto de desafío, para hacer palpable que no estaba dispuesto a pagar por esa ridícula
conversación.
Pero ella era más rápida de lo que esperaba, y antes de que yo lo supiera, me había
arrebatado la bolsa. Ella sonrió despectivamente mientras las monedas resonaban dentro.
La combinación de ese sonido y su sonrisa satisfecha me paralizó en movimiento.
Me levanté y la agarré. Pero otra vez era demasiado rápida, y mi dinero ya estaba
desapareciendo en los pliegues de su manga. No había nada más. Estaba decidido a que
no se saliera con la suya. ¿A cuántas personas había engañado? ¿Cuántas engañaría en
el futuro? Ella no sabía más que yo. Había perdido su derecho a "predecir" el futuro de
cualquier persona, era obviamente todo falso.
Y ahora me había robado mi dinero. Me quedé allí, temblando de rabia por un
momento, antes de darme cuenta de cómo podía compensarme por la pérdida. Era una
cuestión de principios, de instintos más que de decisión. La bola de cristal era la llave,
salvaguardaba su propio futuro.
Cogí el paquete y salí del café.

240
La Historia del Jurado

Todos los días he intentado leer la expresión del viejo, y aunque no es


exactamente lo que esperaría de un asesino, eso no significa que no sea uno. Por el
contrario, estoy convencido desde hace bastante tiempo de que lo es. Su conducta a lo
largo de estos procedimientos ha sido confiada –él ciertamente no está falto de
convicción– pero lamentable. La cuestión es si él lamenta lo que hizo, lamenta que era
necesario, o lamenta que fue capturado.
–No tuve elección –dijo. Lo ha dicho más de una vez, cada vez con un suspiro,
como si se aburriera de ser continuamente preguntado. Cómo puede uno aburrirse
cuando se pone en juicio la vida de uno es desconcertante para mí. Claramente él no es
estúpido, pero actúa como si no apreciara lo que está sucediendo. No creo que esto
termine bien para él.
El juez nos entrega los procedimientos, el jurado, declarando que debe insistir en
un veredicto unánime, ¿porque ve la evidencia como algo subjetivo, tal vez? Si es así, me
parece que está siendo innecesariamente equívoco. La acusada nos mira de nuevo una
vez más antes de que se la lleven, y sus ojos se posan momentáneamente en el tipo que
tengo junto a mí, que a su vez mira hacia abajo a su regazo, sacando un poco de polvo
que puede o no estar allí, para evitar el contacto visual. Comprensible.
El tipo me empuja ligeramente mientras estamos de pie.
–Lo siento –dice suavemente, poniendo una agradable sonrisa.
Camino detrás de este compañero en nuestro camino fuera de la sala del
tribunal. Lo encuentro un poco extraño: su pelo, rubio ceniza, es bastante largo. Al
conocerlo me pregunté qué empleador encontraría esto aceptable. Parece más o menos
de mi edad, tal vez un poco más joven, de cara lisa, de mentón débil, pero delgado y
deportista. Su nombre, que yo recuerde, era Smith, aunque cuando nos conocimos el
primer día de este juicio dijo que sus amigos lo llamaban Doctor.
–¿Por qué? –pregunté yo– ¿Eres uno?
–Sí –respondió.
–¿Médico?
Negó con la cabeza.
–¿Oh? ¿Entonces qué? –esperaba que pudiera ser un tema del que yo supiera
algo, así tendría a alguien aquí con quien poder hablar de algo intelectual.
–Historia –dijo, inadvertidamente arrojando esas esperanzas, y después de eso
la conversación se agotó.
El “lo siento” que él acaba de decir bien podía ser la primera palabra que hemos
intercambiado desde entonces, no recuerdo.
Nos trasladamos a través de una habitación más pequeña, simplemente
decoradas y decepcionantemente en mal estado. Uno podría haber esperado que estas
grandes decisiones de vida o muerte fueran tomadas en un entorno un poco más ilustre.

241
Pero, de nuevo, este es un espacio para el pensamiento, el debate y la acción, ninguno
de los cuales exige lujo. Hay una mesa en el centro, una grande y rectangular. Todos
tomamos asiento a su alrededor, y mientras cogía un lugar en la cabecera de la mesa,
observé que el Dr. Smith se había colocado en la cabecera opuesta. La puerta se cierra
detrás de nosotros y comienza la charla.
Una vez que nos hemos presentado unos a otros, el presidente del jurado, el
señor Sutcliffe (el señor Eastman sugiere que siempre nos refiramos a “la acusada” para
que el hombre procesado no se confunda con el señor Sutcliffe), nos pide que
presentemos un voto inicial antes de discutir el caso. Incluso si somos unánimes, dice,
naturalmente sería apropiado hablar sobre el tema antes de regresar. El señor Sutcliffe
nos preguntará a cada uno por separado con su único ojo bueno y su rica voz diciendo:
“¿El acusado es culpable o no culpable?”
El señor Sutcliffe emite su voto de culpable e incita al hombre a su izquierda, el
señor Asher, a expresar su opinión. El señor Asher también opta por condenar y pasa el
turno a su propia izquierda. La señora Martin, la señorita Mills, el señor Eastman, yo
mismo, el señor Hopkins, la señorita Nichol, el señor McKee, la señora Preston y la
señora Taylor dicen lo mismo.
El doctor Smith está a la derecha del Sr. Sutcliffe y es el último en hablar. Respira
hondo mientras mira hacia arriba desde la distancia media y declara brillantemente: "No
culpable".
El efecto de esa palabra diminuta, "no", es como un diminuto guijarro lanzado al
mar que de alguna manera causa una ola gigante. Al menos tres voces preguntan al Dr.
Smith cómo justifica este veredicto: las voces van desde curiosas hasta incrédulas. Él
levanta las cejas y se inclina hacia adelante con los brazos cruzados sobre la mesa. El
traje gris que lleva no se le ajusta bien y parece prestado o de segunda mano. Se tira de
los puños antes de hablar.
–Porque –dice él lentamente, sacudiendo la cabeza–, según veo, hay más que
suficiente evidencia para apoyar su alegato –se aclara la garganta aunque fuese
innecesariamente–. La autodefensa.
–¿Evidencia? –pregunta el señor Hopkins, con el rostro atrapado entre una risita
amable y una despreciativa sonrisa– No se les ocurrió ni un ejemplo de que aquella pobre
muchacha hubiera hecho daño a nadie. ¿Para qué lo habría atacado a él de repente?
¿Sin razón?
–Era una chica tranquila, dijeron todos ellos –comentó la señora Preston.
–Bueno, sólo podemos aceptar su palabra –dijo Asher, mirando sus dedos–.
Nunca lo sabremos, ¿verdad?
–No, no lo sabremos –dice McKee–, ¿y a quién tenemos que culpar por eso? –
golpea triunfalmente un dedo sobre la mesa–. La única persona que jamás soñó que era
peligrosa fue el abuelo de esa jovencita. Quiero decir, todos tenemos que mantenernos
vigilantes sobre quiénes son nuestros hijos estos días, pero él tomó el asunto en sus
propias manos. Y creo que estaba equivocado.
La señora Taylor asiente con la cabeza.
–¿Tienes que dejar que la ley lo decida?

242
–Debo decir que estoy, er, sorprendido de escuchar que todos ustedes están tan
seguros de que esta chica es tan inofensiva –dice el Dr. Smith–. La nieta apoyó su
historia.
–Podría, sin embargo, ¿no? –dice la señorita Mills– Probablemente tiene miedo
de él también.
El Dr. Smith se encoge de hombros.
–¿No es posible que la señorita Sampson tuviera un... lado salvaje?
El Sr. McKee se ríe.
–¿Salvaje? Buena familia, sin problemas. Su maestra, todos sus amigos dijeron
que siempre mantuvo la cabeza baja y trabajó duro. Suena como mi hija, y cuando ella
más salvaje se pone es cuando los Beatles están en la ciudad.
La señora Preston se ríe y está de acuerdo en que su hija reacciona de manera
similar, y la discusión se desvía brevemente en el actual atractivo de los Beatles para
nuestra más joven generación (personalmente siento que nadie los recordará en una
temporada) antes de que el Sr. Hopkins nos arrastre de nuevo al asunto tratado.
–Creo que fue repugnante lo que dijeron de ella allí –dice con sentimiento
verdadero–. Dijeron que se drogaba.
–Ellos no dijeron eso –dice el Dr. Smith.
–Casi casi –dijo el señor Hopkins–. No hablaré mal de los muertos y todo eso.
¿Por qué lo atacaría? ¿Qué razón podía haber tenido? Respóndame a eso –el Dr. Smith
estaba a punto de responder cuando el Sr. Hopkins simplemente continuó–. No me
importa lo mayor que sea, a mí me parece bastante capaz de hacerlo. Bastante capaz y él
tenía la pistola. E incluso entonces, no tenía por qué matarla.
–El viejo parece tan desconfiado de todo el mundo, ¿verdad? –dice el señor
McKee– No creo que tenga tanto control sobre las cosas como para decir la verdad.
–Supongo que eso significa que podría volver a hacerlo –dice Miss Nichol.
–Exactamente –dice el Sr. McKee–. Podría hacerlo de nuevo.
–Estoy bastante seguro de que no lo haría –dice el Dr. Smith. El señor Hopkins
está a punto de hablar de nuevo, pero el doctor Smith levanta la mano–. ¿Puedo explicar
por qué?
–Siéntase libre –dice el Sr. Hopkins
–Gracias –dijo el doctor Smith–. Hay un detalle, un detalle importante que fue
presentado en la sala del tribunal pero no discutido en realidad, por razones
comprensibles, no podría entrar en los registros, pero no hay nada que nos impida
discutirlo aquí –mira a su alrededor para ver si hemos captado el significado–. Seguro que
no fui el único que se dio cuenta de esto. ¿El arma asesina?
–¿La pistola? –pregunta la señora Martin.
–No tanto la pistola, sino las balas –dijo el doctor Smith–. ¿Por qué usó balas...
que estaban hechas de plata?

243
–Oh, por Dios. No puede sugerir seriamente que... –miró a su alrededor y el
mismo pensamiento estaba escrito en otras diez caras.
El silencio resultante fue finalmente interrumpido por el Sr. Sutcliffe.
–¿Qué quiere decir?
El doctor Smith ofrece una irritante media sonrisa.
–Dígame, señor Sutcliffe... ¿qué cree usted que quiero decir?
–Como temía, el Dr. Smith ha planteado la hipótesis de que la víctima, Roberna
Sampson, era una hombre lobo (¿hay una palabra diferente para una chica hombre lobo?
–pregunta la señora Preston, que no es la más acuciante de las preguntas)
El Sr. Sutcliffe intenta bloquear esta línea de discusión antes de que salga de
madre.
–Dr. Smith, está fuera del ámbito del jurado discutir nuevas pruebas en esta
etapa.
–Esto no es una nueva evidencia –contesta el Dr. Smith–. Es simplemente mi
propia interpretación de la evidencia que se presentó en el tribunal. ¿Dejaremos que los
abogados piensen por nosotros, señor Sutcliffe?
El Sr. Sutcliffe retrocede y lo que debería haber sido una breve afirmación de los
hechos del caso degenera en la presentación de Smith de su teoría infantil, que es la
siguiente: la señorita Sampson había hecho amistad con la nieta del acusado y cuando
descubrió que era (apenas puedo formar el pensamiento sin gemir en voz alta) un hombre
lobo, le advirtió a Sampson que se mantuviera alejada de ella. Sampson estaba enojada y
molesta, esto provocó su “transformación licantrópica" (frase del Dr. Smith) y la hizo
peligrosa. El acusado, habiendo anticipado esto, estaba armado con el equipo necesario
para vencer a la criatura y lo hizo con pesar. Smith señala además que las heridas de la
señorita Sampson se encontraban en lugares que no suelen ser fatales para un ser
humano –una bala en cada hombro y muslos– y concluye que la muerte fue
probablemente causada por una reacción a la plata en sí, más que al daño físico causado
por las balas. El patólogo había admitido en el tribunal que esto podía apoyar la
afirmación del acusado de que no había disparado a matar, pero la fiscalía señaló que,
puesto que el acusado no tenía mucha experiencia con un arma de fuego, las marcas
encontradas por sus balas eran apenas indicativos de sus intenciones.
–Siendo así –concluye el doctor Smith como si así fuera, aunque cualquier
persona cuerda vea claramente que no lo es–, el acusado no es más culpable que si
hubiese luchado contra un animal salvaje y peligroso, ¿verdad?
Unos segundos de silencio, durante los cuales el Dr. Smith comienza a sonreír
con esperanza.
–Pero... –empezó el señor Eastman, y luego se detuvo, inseguro.
–Siga –le anima el Dr. Smith.
–Los hombres lobo no existen –termina Sr. Eastman. Creo que él, como el resto
de nosotros, está tan desconcertado por las formas racionales del Dr. Smith que no está
seguro de qué decir, y cada uno de nosotros está tomando el silencio de los demás como
un posible acuerdo. Se pregunta si él es la única persona que ha notado el simple defecto

244
en el argumento de Smith: el hecho de que no hay tal cosa como un hombre lobo y nunca
lo ha habido. Mira por la habitación y doy brevemente mi asentimiento, lo que parece
envalentonarlo lo suficiente como para volver a por Smith–. Son historias.
Evidentemente, el Dr. Smith ha anticipado esto. Él procede a relatar una lista de
casos documentados –legales, médicos, anecdóticos– que apuntan a la existencia de
hombres lobo. Un episodio de asesinatos sin resolver y brutales en Budapest, 1898. Un
caso aparente de canibalismo en Tennessee, en el que el culpable afirmó ser incapaz de
recordar los crímenes. Una mujer que vivía en Stirling en la década de 1840 cuyos huesos
habían engrosado y sus dientes alargados por ninguna razón aparente. Una criatura no
identificada encontrada muerta en Alemania Occidental hace cinco años. Especulación y
(mal)interpretación de todo el mundo, todas sesgadas en la dirección de Smith. Una vez
más, el Sr. Sutcliffe sugiere que esto no tiene relación directa con el caso, pero el Dr.
Smith todavía dedica más de una hora a presentar sus "pruebas", que nos asegura que
pueden estar respaldadas por informes presentados en numerosos periódicos y revistas.
Trato de distanciarme lo más posible de este debate. El señor Hopkins lo muestra
acertadamente cuando pregunta: “¿Está usted disponible para fiestas infantiles, doctor
Smith?”
Preocupantemente, otros están empezando a tomar sus cuentos de hadas en
serio.
–Estas historias no parecen estar de acuerdo entre sí –dice la Sra. Taylor–.
Algunas de ellas tienen todas esas cosas de la luna llena y se infectan al ser mordidos,
pero otros son... ¿un poco más sensatos?
–Sí, sí, tienes razón –dice el doctor Smith–. Mucho de la evidencia es algo...
subjetivo –él ignora el medio resoplido de risa de McKee–. Alguno de ellos puede ser
completamente infundados, no lo negaré. Pero incluso si tenemos esto en cuenta, todavía
hay un argumento convincente aquí.
–No estamos hablando de argumentos –dice el señor Hopkins.
–No –dice el Dr. Smith suavemente–. Estamos hablando de una duda razonable.
–Creo que tiene razón –dijo la señora Taylor de repente. Es groseramente injusto
que el Dr. Smith llene su cabeza con esta charlatanería: es una joven impresionable y
simplemente la está manipulando a saber Dios para qué fin. Estoy empezando a
sospechar que él es una especie de fanático. Se ve muy contento cuando la señora Taylor
se dirige a todos nosotros y añade–. Bueno, no lo sabemos, ¿no?
Antes de terminar el día –la tarde se está haciendo larga– celebramos una
segunda votación. La Sra. Taylor ha cambiado su opinión y ahora vota por su inocencia.
No puedo decir que me sorprenda, ya que ella me parece la clase de mujer joven y
fantasiosa que se cree tales ficciones porque ella no puede ver cuánto más intrigantes
son los hechos. Me encuentro con personas así regularmente: mi propia esposa Abigail,
cuando nos conocimos, ocasionalmente demostraba tales tendencias. No obstante, estoy
más consternado por el Sr. Asher, que también lo ha reconsiderado y ahora elige
abstenerse hasta que haya escuchado más de lo que el Dr. Smith tiene que decir. Yo, por
ejemplo, no quiero oír que el Dr. Smith vuelva a decir algo.
El señor Hopkins, sentado a mi izquierda inmediata, cierra el día inclinándose
sobre la mesa y dirigiéndose al doctor Smith, bloqueando mi visión de Smith mientras lo
hace.

245
–Puedo decirle ahora gratis que no me pillará votando a su manera, no importa
cuánto tiempo nos sentemos aquí y no importa cuánto tiempo siga con esas burradas.
Había esperado que este proceso no llegaría a ser de confrontación, pero llegados a este
punto es quizás la mejor manera. Todos tenemos trabajos a los que volver y yo, por
ejemplo, ya me he perdido el período final de mi investigación de verano como resultado
de este juicio. Si van tras un unánime lo que sea, tendrán que encontrar otro jurado.
Nos paramos y nos dispersamos. El Dr. Smith se queda atrás, aparentemente
perdido en sus pensamientos.

A la mañana siguiente todos nos sentamos alrededor de la mesa en los mismos


lugares que ayer y el Sr. Sutcliffe nuevamente nos pide que justifiquemos nuestra posición
actual sobre el caso. El Sr. Asher, por supuesto, cambió su voto a no culpable la última
vez que hicimos esto. La Sra. Martin, la Srta. Mills, el Sr. Eastman y yo votamos a favor de
culpable, pero el Dr. Noble, sentado una vez más a mi izquierda, no ha cambiado de
opinión, como esperaba después de las breves palabras que intercambiamos al final
noche.
El llamamiento del doctor Noble a un veredicto de inocencia me sorprendió ayer.
Alto y de cabello blanco, con un rostro curtido pero vivo y un aire vagamente aristocrático,
es un tipo de inteligencia llamativa. Me contó, cuando nos conocimos, que su doctorado,
como el mío, era en física, y mantuvimos una conversación muy fascinante sobre mi
investigación (explicó que no podía hablar de la suya: trabaja en nombre del Gobierno de
Su Majestad, “todo de tapadillo, viejo colega"). Me complacía mucho que hubiera alguien
en el juicio con quien pudiera interactuar intelectualmente.
–Estoy escribiendo un artículo sobre los kaones –le dije–. He notado lo que creo
que es una discrepancia entre el patrón de decaimiento de los kaones y el de su
antipartícula. Estoy en el proceso de recopilar los datos, o al menos lo estaba.
El doctor Noble arqueó las cejas.
–¡Si por supuesto! –dijo– ¿No sugeriría una teoría semejante el por qué la
materia prevaleció sobre la antimateria durante el Big Bang?
Retrocedí un poco, algo sorprendido por la velocidad con la que se había
apoderado de mis conclusiones.
–En efecto. Como digo, el estudio está a punto de concluir –dije, lo cual era más
bien defensivo, a menudo me cuesta hablar sobre mi trabajo con demasiada profundidad.
Tengo miedo de que “alguien lo consiga antes que yo”, quizás irracionalmente.
–Buena suerte con eso –respondió el doctor Noble, poniendo una mano sobre mi
hombro–. Lo digo en serio. La mejor de las suertes.
Luego llamó al doctor Smith, con quien le había visto hablando antes, y le explicó
mi estudio. Teniendo en cuenta la propia disciplina del Dr. Smith, demostró una notable
comprensión de las cuestiones involucradas, dando una respuesta casi idéntica, de
hecho, a la que dio el Dr. Noble, pero no se involucró en la discusión. Aunque eran muy
diferentes, los dos hombres parecían hablar mucho durante los momentos libres, por lo
que tal vez me hubiera sorprendido menos que el doctor Noble simpatizara con las teorías
del doctor Smith.

246
Tras la confirmación por el Dr. Noble de su punto de vista, el Sr. Hopkins, la Srta.
Nichol, el Sr. McKee y la Sra. Preston declaran culpable a la acusada, mientras que la
Sra. Taylor mantiene un veredicto de inocencia. Por increíble que parezca, el jurado está
ahora ocho a cuatro. El doctor Noble, que estaba un poco callado ayer, habla.
–Debo confesar –dice–, que estuve tan asombrado como todos ustedes cuando
el Dr. Smith aquí primero expuso sus ideas sobre este asunto. Soy un hombre de ciencia,
no sobrenatural.
Parece dispuesto a decir algo más, pero la señora Martin lo interrumpe.
–Crees lo que puedes ver –dice ella, bastante arrogante.
El doctor Noble, cortado a media frase, entrelaza sus dedos y se vuelve hacia
ella.
–¿Ha estado alguna vez en el Perú, querida? –pregunta amablemente.
La Sra. Martin no responde directamente a la pregunta, pero de su expresión se
desprende claramente que no lo ha hecho: “Bueno, yo...”
–Pero la simple razón de que nunca lo haya visto no significa que no esté allí.
–Es una comparación ridícula –dice la señorita Mills–. Ella no ha estado allí, pero
muchas otras personas han estado.
–Muy bien –dice el doctor Noble, acariciándole la barbilla–. ¿Y si el Perú fuera un
lugar terriblemente peligroso? ¿Y si pocas personas que fuesen allí saliesen con vida? No
querría oírlo mucho, ¿verdad?
La señorita Mills comienza a decir: “Tal vez”, pero el doctor Noble vuelve a su
argumento al menor ruido.
–¿Y qué hay de los pocos que salieron? ¿Podrían estar tan sacudidos por sus
experiencias que nunca hablan de ellas? –respira hondo, luego habla deliberadamente–
¿Puede que el resultado de esto no sea que sólo escucharíamos... rumores sobre el
Perú? –mira hacia arriba y hacia abajo de la mesa.
–¿Mitos? –dice la señorita Mills, y espero que su tono sea escéptico.
–Volviendo a mi punto original –dice el Dr. Noble–. Yo también me adhiero a un
proceso conocido en el mundo científico como falsificación.
–"Una teoría que no es refutable por ningún evento concebible no es científica",
según un tipo llamado Karl Popper.
–La irrefutabilidad no es una virtud de una teoría, ¡sino un vicio! ¿Entiende?
Cuantas más veces no podamos refutar una teoría, más confianza podemos tener en ella
–él se mantiene en su sitio, sujetando su corbata como si temiera que se deslice fuera de
lugar, y luego planta una mano en cada bolsillo de su chaqueta de traje negro. Camina
lentamente alrededor de la mesa, en sentido contrario a las agujas del reloj–. Ahora,
cuando miro el caso introducido por el Dr. Smith, lo que veo es alguna evidencia a favor.
Ciertamente circunstancial, pero todavía algunas. Potencialmente refutable, pero ¿con
qué lo refutamos? –se detiene detrás del doctor Smith y nos mira a todos– Una
suposición. Nuestra suposición de que es simplemente ridículo. Y una suposición –saca

247
una mano de un bolsillo y la hace estallar hacia arriba con un chasquido de sus dedos– no
tiene ninguna sustancia.
En la siguiente votación el jurado está dividido uniformemente. Seis a seis. Me
desespero.
Afortunadamente, la corrupción parece haberse detenido ahí, ya que la campaña
del Dr. Smith para socavar todo este juicio no gana más conversos entre entonces y el
almuerzo. La Sra. Mills y la Sra. Martin han cambiado sus veredictos a “no culpable”, pero
el Sr. Sutcliffe, la Srta. Nichol, el Sr. Eastman, el Sr. McKee, la Sra. Preston y yo seguimos
con firmeza. Estoy preocupado por la señorita Nichol, ya que creo que la razón principal
por la que no ha cambiado su voto es que no ha prestado mucha atención a lo que todos
han estado diciendo, pero todavía tengo confianza en los demás, y la presencia del señor
Sutcliffe como presidente del jurado ha sido eficaz para contrarrestar el aire de autoridad
adoptado por Smith. Lo mejor que podemos esperar es un nuevo juicio, supongo.
Mientras nos quedamos, el Dr. Smith se apresura a irse deliberadamente,
presumiblemente para trabajar en otros argumentos espurios. El Doctor Noble se acerca y
me invita a almorzar con él. Decliné cortésmente.
El último en regresar a la habitación después del almuerzo es el Dr. Bowman,
quien se disculpa por llegar tarde. Para ser franco, no hubiéramos echado de menos su
aportación; en su calidad de presidente, ha dirigido a los demás un tanto y estoy seguro
de que la posición sería más prometedora si no hubiera sucumbido tan rápidamente al
argumento del Dr. Smith.
El Dr. Bowman, aunque bastante agradable, siempre me ha parecido un poco
desenfocado. Él tiene un aire de agitación que encuentro inquietante y habla en breves y
rápidos grititos. Al igual que el Doctor Smith, su cabello es algo largo y, en nuestra primera
reunión, él también comentó que sus amigos tienden a llamarlo Doctor.
–¿Otro? –pregunté, e intenté hacer una buena broma de la situación– ¡Parece
que sobramos en este sitio!
–Mmm –dijo, inclinando ligeramente la cabeza antes de volverse a mirar a Smith
y Noble, que estaban absortos en una conversación a pocos metros de distancia–. ¡Oh!
¡En efecto! Lo siento mucho, no recuerdo su nombre.
–Dr Harris –dije con paciencia, habiendo dicho al Dr. Bowman mi nombre menos
de un minuto antes.
–¿Doctor de?
–Física –también le había dicho esto. ¿Y usted?
–¡Oh! –dijo, y por un segundo o dos pensé que no podía recordarlo– Filosofía –
dijo finalmente. Luego miró a su alrededor y se excusó. Él ha estado sólo un poco difuso
durante las discusiones aquí y a menudo parece estar coqueteando con la señorita
Nichol, lo cual es por supuesto totalmente inapropiado.
El Dr. Bowman busca en los bolsillos y localiza el cuaderno en el que
supuestamente ha estado haciendo un seguimiento de los acontecimientos (me
interesaría ver cuán amplias son en realidad estas notas).

248
–¿Alguien ha cambiado de opinión desde la última vez que... um...? –Bowman
hace una mueca de frustración ante su aparente incapacidad de formar la frase– ¿Desde
la última vez que contamos? Antes del almuerzo estábamos cinco votos “culpable” y siete
“no culpable”.
–Um… –dice la señora Nichol, levantando una mano– He estado pensando, y
bueno...
El Dr. Bowman sonríe y asiente de manera alentadora.
–Siga.
–Ya no estoy tan segura –dice ella–. Realmente no estoy segura. Y he empezado
a pensar que si no estoy segura...
–Concederle el beneficio de la duda –dice la Sra. Taylor–. Tenemos que hacerlo.
–Sí –dice la señorita Nichol, royéndose una uña–. Así que creo que voy a decir
“no culpable”.
–¿Sí? –pregunta el Doctor Bowman y la señorita Nichol asiente– Bueno –dice
Bowman y se vuelve hacia el resto de nosotros–. Esto es lo que he estado diciendo:
¿cómo podemos estar seguros? Podemos hacer un argumento convincente en ambas
direcciones y, siendo este el caso – otra vez esa frase que el Dr. Smith usaba, “siendo
este el caso”, la víctima afirmando su propio argumento de una manera que me hace
pensar que él debe creer en ello completamente–, se debe reconocer la existencia de la
duda.
La habitación ha estado bastante tranquila, con el resultado de que mi impaciente
desaprobación la escucha todo el mundo. El Dr. Bowman se vuelve hacia mí y mira desde
el otro lado de la mesa.
–¿Dr. Harris? –dice, lo que me impulsa a entrar en el debate.
De mala gana, lo hago.
–Lo siento, Dr. Bowman, no pretendo ninguna falta de respeto, pero esto suena
como un ensayo de primer término.
–¿Ensayo? –pregunta Bowman.
–Filosofía –digo yo.
–Ah, sí –responde–. Eso.
–Simplemente no siento que sea aplicable aquí. La duda no es razonable. Se
basa en la existencia de una criatura mítica. Por definición no es razonable porque no se
basa en la razón.
–¿Me está diciendo que nunca ha experimentado algo que no pueda explicar? –
dice el Dr. Noble.
–No –le contesto–. Pero siempre he buscado una explicación y he optado por lo
más probable.
–Muy bien –dice el Dr. Bowman–. ¿Cuál es su explicación más probable para las
balas de plata?

249
Es cierto que este aspecto es desconcertante, así que retraso mi respuesta con
una cuestión sencilla.
–¿Eran definitivamente balas de plata?
El Dr. Smith sostiene una página de los archivos de la corte.
–Lo dice aquí.
–Bueno... Tal vez él pensó que ella era una hombre lobo, lo que no significa que
ella lo fuese.
Bowman da un paso en mi dirección.
–Seguramente su abogado habría entrado en algún tipo de, de alegato de locura.
–Quizá quisiera que pensáramos que ella era una.
Se vuelve a acercar.
–Algo arriesgado, sin duda. La mayoría de nosotros ni siquiera lo habría
considerado.
–No lo sé. Tal vez eran las únicas balas que tenía.
Al instante me arrepiento de decir esto porque sé que él se agarrará a ello, lo que
hace sin vacilación.
–¿Quién demonios –dice con una risita en su garganta mientras camina hacia mí
una vez más– guarda balas de plata en casa? ¿Quién las puede pagar cuando las
normales servirían? –su rostro se arruga de perplejidad y se vuelve hacia los demás– ¿De
qué se hacen normalmente las balas?
–Originalmente cobre, viejo amigo –dice el Dr. Noble–, pero en estos días suele
ser una aleación de plomo recubierto de algún tipo de aleación de cobre. Y los proyectiles
más duros a menudo incorporan un núcleo de acero –golpea suavemente un puño contra
su palma como demostración.
–Gracias –dice el Dr. Bowman, luego me mira perplejo–. ¿Cómo es que sabe
este tipo de cosas y yo no?
El Dr. Noble agita una mano para descartar cualquier noción de que el
conocimiento sea deseable.
–Oh, es de todos estos tipos militares con los que hablo –dice–. Coges una o dos
cosas, quieras o no.
El doctor Bowman se vuelve hacia mí.
–Plomo, entonces. Más barato que la plata.
–Más eficaz, también –agrega el Dr. Noble.
–Realmente tonto tenerlas de plata –dice Bowman–. ¿Y por qué lo haría? –se
queda en silencio, mirándome.
–En realidad, doctor Harris, estoy muy interesado en ello. Alguien. ¿Alguien
puede explicar estas balas?

250
–¿Ornamentales? –sugiere la señorita Mills– ¿Decoración?
–¿Novedades decorativas que funcionan cuando las disparas de una pistola? –
pregunta Bowman– ¿Está sugiriendo que él agarró un arma y eran las únicas balas a
mano? ¿Y sucedió que encajaron con el arma que usaba?
–Así es –dijo el doctor Smith–. Debe haber sabido que podría necesitarlas. Él las
compró de antemano, debe haberlo hecho. Nada más tiene sentido.
–Así que usted está diciendo que fue premeditado –dice el Sr. McKee–.
Asesinato.
–No, estoy diciendo que él sabía que podría tener que defenderse –dice el Dr.
Smith–. Vino preparado. Él vino muy específicamente preparado.
La señorita Mills está sacudiendo la cabeza. Es como ver un árbol de aserrado
balbucear antes de que se derrumbe al suelo. Ella suspira pesadamente:
–Realmente es la única manera en que tiene sentido. Madera...
A medida que la tarde continúa, el señor McKee se dobla de la manera más
deplorable que se pueda imaginar, murmurando frases frívolas que se suman a la
posición de creer que si tantos de nosotros consideramos que esta teoría es convincente,
entonces debe haber algo en ella, por lo que no puede estar seguro de la culpabilidad del
acusado tampoco. Esto en realidad hace que me desagrade más que Smith o Bowman,
que por lo menos han demostrado cierta fortaleza en sus argumentos.
El Dr. Bowman sugiere un descanso, al cual me opongo pero los otros están de
acuerdo. Mientras están de pie y salen, yo permanezco sentado. Me siento un poco mal.
El único otro miembro que no se va es el señor Eastman, ahora mi único socio para
devolver un veredicto de culpabilidad. Dio una vuelta por la habitación, luego regresa a su
asiento, el de mi derecha inmediata. Hay una mirada de simpatía en su rostro. Lo menos
que debo es devolvérsela.
–Qué locura –dice, sacudiendo la cabeza y doblando su cuerpo desgarbado en
su asiento.
–Total, locura total –digo, concordando con él.
–Es inexplicable. Totalmente inexplicable. Ellos, quiero decir, no el caso. Quiero
decir, ¿qué me importa qué tipo de balas quería usar? La chiquilla no está menos muerta,
¿verdad? –todavía sacudiendo la cabeza, el señor Eastman mete una mano en el bolsillo
de su traje y coge una petaca–. Lo siento, normalmente no lo haría hasta después del
trabajo o lo que sea, pero bajo las circunstancias... –toma un sorbo rápido y luego me
ofrece la petaca.
Rehúso, aunque estoy algo tentado. Sólo hay un breve receso y los otros
volverán a la habitación en diez minutos. Aun así, la oportunidad de sentarse aquí y hablar
sólo con el Dr. Mason ha sido muy provechosa, ya que ahora he tenido tiempo de
absorber lo que dijo anoche. Si bien este juicio no ha sido nada al menos casi ha valido la
pena saber de él: los otros parecen encontrarlo irritante, superficial incluso, pero creo que
hay razones más profundas para su falta de popularidad, mientras a mí me parece muy
agradable.

251
–Doce personas –anoté cuando nos conocimos el primer día–, y cinco doctores
entre nosotros. Extraordinario, ¿verdad?
–Absurdo –respondió, casualmente–. Estadísticamente posible, supongo, pero
aun así absurdo. Personalmente, creo que es un plan encubierto de Oxbridge para
descarrilar las calificaciones de investigación de las universidades londinenses.
Esto me hizo reír.
Su rostro se relajó, disfrutando un poco de su propia broma: sus rasgos se
arrugaron de satisfacción, igualando el desorden de su traje (que parecía haber visto por
lo menos diez años de uso regular) y su pelo oscuro y despeinado.
–Oh, no es que no lo hicieran, ¿sabe? O que no pudiesen hacerlo. Son una
pandilla insidiosa.
–¿De cuál era usted? –pregunté– ¿Oxford o Cambridge?
Él me miró.
–Edimburgo –dijo únicamente.
–Mi error. Lo siento, le tomé por un anciano.
–Oh, no se preocupe, no se preocupe –dijo con calidez, como si hubiera
anticipado mi complaciente respuesta–. ¿Oxford? –preguntó él.
Me reí.
–Culpable. Aunque estoy en el King's ahora. ¿Usted?
–Oh, no estoy en ninguna institución. Me refería a usted y, er, al Dr. Smith, al Dr.
Noble y al Dr. . . Bow. . . Bowthingy –dijo, haciendo gestos en dirección a Bowman–. Soy
psiquiatra.
Este es quizá el motivo por el que los otros tratan tan mal al doctor Mason: sus
observaciones aparentemente inocentes están a menudo fuera de lugar en un grado
inquietante y los otros las rechazan porque son incómodas para tener en cuenta. Sin
embargo, es sólo la verdad lo que muestra. He encontrado su compañía adictiva, y siento
que aprendo un poco sobre mí en cada conversación que hemos celebrado. Como ayer
por la noche, poco después de sorprenderme al cambiar su veredicto. Yo estaba irritado al
principio, pero él se ofreció a explicarlo durante la cena en su club (debe ser un miembro
en excelente posición si lo admiten vestido así). Decidí darle el beneficio de la duda.
Tenía razones para hacerlo. Sus propias razones para alterar su posición eran
complejas pero, en general, tenían sentido. En el momento en que el plato principal había
llegado, acordamos no estar de acuerdo y continuamos con una conversación normal, lo
que parece, con el doctor Mason, que implica un gran número de preguntas de su parte.
–Lo siento –se disculpó–. Supongo que es la fuerza del hábito –pero no se
detuvo.
Fue durante el postre, cuando mencioné a mi difunta hermana que había muerto
antes de que yo naciera, que el doctor Mason dejó el tenedor y se inclinó hacia delante.
–Oh, eso es muy interesante –dijo–. Y le diré por qué tan pronto como haya
terminado mi tarta de queso. ¿Está seguro de que no quiere probar un poco?

252
Lo rechacé y le pregunté qué había encontrado tan interesante sobre este
aspecto de mi vida. Él levantó un dedo, terminó de comer su tarta y luego me dijo:
–¿Cuándo se dio cuenta de que había habido otro bebé en la casa? ¿Si no le
importa que se lo pregunte?
–No, no –dije–. No lo recuerdo. Temprano. Mis padres hablaban de ella. No creo
que recuerde un momento en el que yo no estuviese enterado de aquello.
–Sí –dijo, asintiendo con la cabeza–. Y sus padres hablaron de ella. ¿De qué
manera? ¿Qué clase de cosas dijeron?
Me encogí de hombros.
–Hablarían de cómo habría crecido. Se preguntarían qué haría, cómo habría
sido.
–¿Y se imaginaban cosas buenas?
–Normalmente.
–Sí, eso es comprensible –dijo, y luego miró hacia un lado, por un tiempo, con los
ojos casi cerrados y los dedos presionando sus labios–. ¿Alguna vez ha considerado –me
dijo– que podría haber desarrollado algún tipo de resistencia a lo no cuantificable? ¿Qu é
tal vez valora lo tangible tan por encima de lo hipotético y lo imaginario por un sentimiento
de frustración por, er, por la presión de estar a la altura de los logros postulados de su
hermana? –asintió con la cabeza, satisfecho de haberse expresado por completo, luego
levantó ambas cejas, curioso acerca de lo que yo pensaría de sus ideas.
Tuve gran cantidad de ideas. La conversación siguió en una línea similar, aunque
de todas maneras ya lo había dicho todo: no había ninguna motivación más convincente
para mi oposición a la teoría del doctor Smith. Mientras que aún no estoy convencido por
Smith –¡no me prepararé, de hecho, para defender mi hogar contra un posible ataque de
hombres lobos!– he empezado a ver que no me opongo a él por las razones correctas, y
planeo conceder esto cuando reanudemos.
–¿Está ocupado la próxima semana? –le pregunté al Dr. Mason mientras los
otros miembros del jurado empezaban a ocupar sus asientos.
–Bueno, eso espero –repuso el doctor Mason–, se supone que estaré en Estados
Unidos y que ahora me haría cargo de un trabajo de consultoría muy lucrativo y
probablemente muy fácil. Han dicho que me esperarán, pero no quiero arriesgarme a
redactar ninguna tontería a corto plazo, tanto por su bien como por el mío –piensa durante
un segundo y luego sacude la cabeza–. En realidad, principalmente por mi bien. Sólo
quiero unas vacaciones pagadas, realmente.
–Por favor, entonces –digo, sacando un bolígrafo y una libreta de mi bolsillo–,
tome mi número y llámeme cuando regrese –escribo mi número de teléfono en una de las
hojas del cuaderno, la arranco y se la paso por encima de la mesa.
–Sí –dice, recogiéndolo y entrecerrando los ojos como si pudiera adivinar algún
conocimiento adicional de los dígitos, y por lo que sé, puede–. Ciertamente lo hare.
El Dr. Smith es el último en regresar. Atrae la atención del doctor Mason mientras
saca su silla. La expresión del doctor Mason no revela nada, en lugar de eso, atiende a
doblar el pedazo de papel en cuartos.

253
El Dr. Bowman está de pie.
–¿Estamos todos aquí? –pregunta, buscando asientos vacíos y no encontrando
ninguno– Bien. Ahora yo…
–Antes de empezar –digo–, he estado hablando con el doctor Mason y sí, he
decidido poner un veredicto de “no culpable”. Podemos hacer las mociones de la votación
si lo desea, Dr. Bowman, pero...
El doctor Bowman asiente con la cabeza, mostrando de nuevo esa sonrisa
vagamente imbécil.
–Creo que es mejor. ¿No es así?
De nuevo en la sala de audiencias, el acusado, el Dr. Foreman, espera la
sentencia del juez con la barbilla levantada, el cabello blanco derramándose sobre los
hombros, las manos agarradas a las solapas, esperando lo peor. Cuando se le dice que
puede salir de la corte como hombre libre, se ríe entre dientes. Hay cierto grado de
consternación a su alrededor. La familia de la víctima parecen angustiados, por lo que uno
apenas puede culparlos.
Fuera de esa habitación, me pregunto si hemos hecho lo correcto.
Esa impresión está equilibrada, pero no completamente cancelada, por la vista
de la nieta del Dr. Foreman corriendo para abrazarlo. Está al borde de las lágrimas,
mientras que él ahora da la impresión de que nunca dudaba de que el resultado sería ese.
Mientras nos levantamos y salimos por última vez, noto que el Dr. Foreman
vuelve a mirar al doctor Smith. Esta vez Smith le da un asentimiento casi indetectable.
Después de haberlo visto yo mismo, me pregunto si debería decir algo mientras Smith y
los otros doctores se acercan a la salida, moviéndose torpemente unos contra otros como
imanes que se alejan de polos similares.
Detrás de ellos, salgo a la luz del sol y me siento abruptamente muy, muy
desorientado. Veo doble. El mundo gira fuera de foco. Dejo de caminar, vagamente
consciente de que estoy en riesgo de meterme en la carretera, ya que sin entrada clara
me he vuelto... inestable. Después de unos segundos empiezo a tomar conciencia de una
mano en mi hombro: me vuelvo y pertenece al Dr. Bowman. Su expresión es difícil de
distinguir, pero su aspecto imbécil parece haber desaparecido.
–Lo siento por esto –dice, un poco a regañadientes–. Esto es lo que la gente
simplemente no entiende sobre los viajes en el tiempo, una vez lo has pensado: "oh, está
bien, si sale mal voy a retroceder y arreglarlo". Nunca te detienes y antes de que te des
cuenta has sobrescrito las líneas del tiempo tantas veces que cae a pedazos ante tus
ojos.
No tengo ni idea de lo que está hablando. Pero, perdido en un enredo sensorial,
lo dejé que me llevase.

254

Intereses relacionados