Está en la página 1de 5

APRENDIZAJE

ORIENTADO A
PROYECTOS 
BUENAS PRÁCTICAS DOCENTES
1. BRINDAN AUTONOMÍA A LOS ESTUDIANTES
La autonomía de los estudiantes es un punto importante a tomar en
cuenta para el buen desarrollo de aprendizajes y la efectividad del
proyecto. Muchos docentes dan la autonomía a los estudiantes
gradualmente. Antes de planear el proyecto, el docente necesita
pensar el nivel de involucramiento que tendrán los estudiantes. Este
puede ir desde una mínima participación en las decisiones hasta la
misma selección de temas y aprendizajes resultantes. Algunos
docentes realizan una calendarización de actividades y productos
esperados por los estudiantes, otros les permiten tomar un rol más
activo al definir el camino y el ritmo que el proyecto pueda tomar.

2. RELACIONAN CONTENIDO DEL PROYECTO


El primer paso en la planeación de un proyecto es definir las
metas u objetivos que se espera que los estudiantes logren al
finalizarlo, así como los aprendizajes que desea que aprendan.
Las metas pueden ser tan amplias como para ser cubiertas en un
proyecto semestral o tan específicas que cubran un solo tema o
unidad. Algunos elementos efectivos para el proyecto:
Relacionan el contenido del proyecto con material cubierto en
otra materia, estructuran los proyectos para que los estudiantes
construyan conocimiento nuevo, permiten a los estudiantes
diseñar algunas partes del proyecto.

3. DEFINEN LOS RESULTADOS ESPERADOS

Después de haber establecido las metas generales es necesario


identificar los objetivos específicos de aprendizaje de los
estudiantes. En ellos se debe especificar los cambios posibles en
cuanto a conocimientos y desarrollo de habilidades que se espera
que posean como consecuencia de su participación en el proyecto.
Los resultados de los estudiantes pueden ser divididos en dos partes:
1. Conocimiento y desarrollo de habilidades: se refiere a aquéllos que
los estudiantes sabrán y lo que serán capaces de hacer al finalizar el
proyecto. 2. Resultados del proceso de trabajo: se refiere a las
competencias, estrategias, actitudes y disposición que los
estudiantes aprenderán durante su participación en el proyecto.
4. REALIZAN PREGUNTAS GUÍA
Las preguntas guía conducen a los estudiantes hacia el logro de
los objetivos del proyecto. La cantidad de preguntas guía es
proporcional a la complejidad del proyecto. Cuando se piensa en
diseñar las preguntas guía es necesario tomar en cuenta que:
Deben ser motivadoras, deben desarrollar altos niveles de
pensamiento, deben promover un mayor conocimiento de la
materia, deben representar un reto, deben extraerse de
situaciones y/o problemáticas reales que sean interesantes, deben
ser consistentes con los estándares curriculares, deben ser
realizables 

5. REQUIEREN BUENOS "PRODUCTOS"

Los productos son construcciones, presentaciones y exhibiciones


realizadas durante el proyecto. Si bien no es posible identificar por
adelantado todos los productos que resultarán del proyecto, es
necesario tomar un tiempo para pensar qué podrían los alumnos
presentar, construir, diseñar, etc. Estos productos deben ser
seleccionados con mucho cuidado: Diseño del plan, Modelo final,
Análisis del problema, Modelo preliminar, etc. Los productos deben
ser relevantes e interesantes para los estudiantes. 

6. CREAN CONDICIONES ÓPTIMAS 


Los profesores pueden promover el éxito del proyecto creando óptimas condiciones de
trabajo. Crear y mejorar los ambientes de aprendizaje es una estrategia que los
profesores pueden utilizar para elevar el interés de los estudiantes por el proyecto. Trate
de llevar el proyecto más allá del salón de clases: uno de los efectos más motivadores del
método de proyectos puede observarse cuando los estudiantes realmente tienen trabajo
que hacer, colaboran con sus compañeros y reciben apoyo de expertos. Cambie el
aspecto del salón: muchos profesores convierten sus salones en oficinas o laboratorios
para dar la impresión de un verdadero proyecto. Esto anima a los estudiantes a
apropiarse de su proyecto y eleva su interés. Defina con cuidado los grupos: es muy
importante que cuando se definan los grupos se consideren los niveles de habilidad
(heterogéneos), antecedentes, intereses (diversos) y fuerzas, para lograr así mejores
grupos en donde todos desarrollen diferentes habilidades.
VEAMOS UNA EXPERIENCIA
El docente del curso, quien condujo la experiencia, brindó acompañamiento permanente a los
equipos de trabajo. La observación del proceso o dinámica de trabajo, en las dimensiones
comunicación, motivación, emoción y cooperación, evidenció una evolución en el desarrollo de la
relación en el equipo. Al inicio del curso, la comunicación era deficiente puesto que se trataba de
conversaciones redundantes y cargadas de preguntas impacientes, que dificultaban los
intercambios, con el fin de generar acuerdos; la motivación no se manifestaba puesto que aun
existía desconfianza por parte de los estudiantes en el logro de los objetivos, en la dimensión de
la emoción se observaron marcados niveles de angustia, incertidumbre cuando no lograban
acordar alguna estrategia de trabajo. Luego de varias sesiones de trabajo la observación reveló
claramente una evolución no sólo en las dimensiones mencionadas sino también en el ánimo del
equipo. El cual se tornó enérgico y asertivo. Esto hace pensar que se está en la presencia de
aprendizaje significativo. La experiencia realizada mostró que con la aplicación de la estrategia
didáctica AOP, durante dos cursos universitarios, se fomentó en los estudiantes la motivación
hacia la búsqueda y producción de conocimientos; esto se evidenció tanto en los testimonios de
los estudiantes como en las observaciones realizadas por el docente que condujo la experiencia.
En este sentido, los estudiantes al experimentar la libertad de elección del tema a profundizar a
través del proyecto expresaron asombro por lo novedoso de la estrategia, así mismo, expresaron
sentirse comprometidos con el desarrollo del proyecto con alta calidad y alta satisfacción
personal.

Los estudiantes señalaron que la experiencia les permitió desarrollar su propio proceso de
aprendizaje, se sintieron estimulados a aprender y sintieron que desarrollaron su capacidad
emprendedora. Esto se evidenció cuando elegían las actividades de su mayor interés, en cuya
realización pudieron profundizar algunos contenidos del curso, haciendo siempre referencia a la
relación y aplicación de los conceptos con la vida cotidiana. Al trabajar de manera colaborativa,
los estudiantes se sintieron más responsables por el éxito de la actividad y permitió al profesor
atender las diferentes necesidades de manera particular. Esto permite señalar, que el profesor
atendió satisfactoriamente la diversidad encontrada en el aula durante el proceso de enseñanza
y aprendizaje.

Los proyectos ejecutados por los equipos durante el curso cumplieron con estándares de alta
calidad. Este es un beneficio inmediato del empleo del AOP, al ser una estrategia que motiva a
los estudiantes a empeñarse en su propio aprendizaje. El AOP es una estrategia didáctica que
proporciona oportunidades a los estudiantes para persistir en el logro de sus propios intereses y
los anima para tomar decisiones sobre cómo encontrar respuestas y solucionar problemas. El
aprendizaje interdisciplinar fue otro de los beneficios logrados en los estudiantes con la
aplicación del AOP. En los proyectos desarrollados los estudiantes tuvieron la oportunidad de
integrar el contenido de varias asignaturas en el proceso de producción de conocimiento.

Fuente: Pérez, M. (2008). Aprendizaje Basado en Proyectos Colaborativos. Una experiencia en educación
superior. Universidad Pedagógica Experimental Libertador.
BASADO EN:
Dirección de Investigación y Desarrollo Educativo
Vicerrectoría Académica. El método de proyectos como técnica
didáctica. Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. 
Pérez, M. (2008). Aprendizaje Basado en Proyectos Colaborativos. Una
experiencia en educación superior. Universidad Pedagógica
Experimental Libertador.