Está en la página 1de 3

JUDIAS VERDES CON PATATA Y SEPIA

Coge un puñado judías verdes, despúntalas, lávalas y trocéalas. Pela la patata, lávala
y pártela en tacos. Cocínalas ambas hervidas o al vapor. Limpia la sepia y troceala.
En una sartén antiadherente, calienta un hilo de aceite, agrega unos ajos en láminas y
dóralos. Incorpora las judías verdes y las patatas, saltea todo junto y condimenta con
sal, pimienta y perejil. Saltea la sepia en una sartén aparte, hasta que se dore por
todos lados, retírala y sazona. Reparte las judías y las patatas en platos, agrega la
sepia y sirve.

PAVO CON CHAMPINONES EN PAPILLOTE


Engrasa una plancha con unas gotas de aceite, y dora unas tiras de pechuga de pavo.
Lava y pela unas cebollas y córtalas en cuartos. Lava y corta por la mitad unos
champiñones. Mientras precalientas el horno a 200º, prepara el papillote. En una
fuente refractaria, coloca una hoja grande de papel de hornear. Pincela el interior con
aceite. Coloca sobre él las cebollas, los champiñones, las tiras de pavo y una ramita
de romero. Junta las esquinas del papel y retuércelas para sellarlas. Hornea 25
minutos y ya estará listo para gustar.

SEPIA CON ALCACHOFAS Y CHAMPINONES


Precalienta el horno a 180°. Forra el interior de una fuente refractaria con una hoja de
papel sulfurizado y añade, láminas de champiñón lavado, alcachofas lavadas y
cortadas en rodajas, berenjena y pimiento verde y rojo cortados en dados, y sepia
lavada y cortada en daditos también. Añádele perejil picado. Mézclalo todo,
salpimienta, rocía con 2 cucharadas de aceite y hornea durante unos 20 minutos.
Retira la fuente del horno y sirve con unas gotas de aceite de oliva crudo y un poco
más de perejil picado. Una cena súper fácil con solo 190 calorías.

WOK DE BRÓCOLI CON SOLOMILLO


En un wok o sartén antiadherente, saltea cebolla cortada en juliana. Añade ramitos de
brócoli lavados y escurridos y vuelve a saltear. Cuando el brócoli haya adquirido un
color más intenso, agrega unas tiras de solomillo de cerdo, pollo o pavo. Saltea hasta
que la carne se dore, incorpora unos anacardos, salpimienta, riega con miel diluida en
un poco de agua y mostaza. Y decora con sésamo y perejil. Es una de las recetas con
brócoli para los (NO) fans de la verdura.

SALMÓN AL VAPOR CON PATATAS


Lava unos lomos de salmón y cuécelos al vapor durante 4 o 5 minutos. Retíralos,
sepáralos un poco en lascas y salpimiéntalos ligeramente. Repártelos en platos junto
con unos guisantes y unas patatas hervidas o al vapor, y riega con salsa de yogur.
Para hacerla, mezcla yogur desnatado con un poco de zumo de limón, aceite, sal,
pimienta y, si te gusta, ajito picado. Completa el plato espolvoreando un poco de
eneldo por encima. Una cena completísima con no más de 315 calorías.

BOCADILLO DE TORTILLAS
En lugar de tirarte al pan cuando llega la noche y aprieta el hambre, haz una tortilla
alargada, divídela en dos partes, y utilízalas como si fueran rebanadas de pan con
jamón, queso bajo en grasa y hojas de canónigo en medio. Una receta con el doble
proteínas que te deja llena pero no te pesa como el pan.

JUDÍAS VERDES CON FRUTOS SECOS


Hierve al vapor o en un estuche en el microondas un manojo de judías verdes bien
lavadas. Con unos cinco minutos es suficiente. Para darle un toque más apetitoso,
espolvorea por encima frutos secos y requesón desmenuzado. Y para que sea más
sofisticado, añade ralladura de piel de limón o de naranja, que le dará un toque cítrico
y súper fresco.

BRÓCOLI CON SALMÓN A LA PLANCHA


Por un lado, lava y trocea el brócoli en ramitas, y cuécelo al vapor 4 minutos para que
quede al dente. Y por otro, haz unos lomos de salmón a la plancha. Si quieres darle
un toque más sofisticado, puedes saltear ajo picado, mezclarlo con un poco de eneldo,
miel, zumo de limón, aceite, sal y pimienta, y cubrir con esta mezcla los lomos.

VERDURAS EN PAPILLOTE CON HUEVO COCIDO


Para hacer este plato solo tienes que coger unas verduritas (brócoli, espárragos
silvestres, zanahoria, puerro y calabaza) lavadas y cortadas y ponerlas en un sobre de
papillote (o un estuche de silicona) y hornearlas a temperatura máxima unos 20
minutos para que queden al dente. Mientras, cuece unos huevos y ponlos encima de
las verduras cuando lo vayas a servir, junto con un poco de aceite de oliva y perejil
picado.

TALLARINES DE CALABACÍN CON QUESO FRESCO


Si te pierde la pasta, puedes cenar unos tallarines de calabacín hervidos o salteados, y
acompañados de un queso fresco o cremoso bajos en calorías como, por ejemplo, el
requesón. Una receta 100% libres de culpa que funciona como alternativa a la
pasta, y es vistosa... ¡y exquisita!

SALTEADO DE ESPÁRRAGOS Y GAMBAS


En una sartén con un hilo de aceite, saltea por tandas unos espárragos trigueros y
unas gambas peladas. Luego, sofríe un poco de ajo y cebolleta tierna. Finalmente,
añade los espárragos, el marisco y unos brotes de soja, y saltéalo todo junto para que
se mezclen los sabores. Puedes hacer una salsa sofriendo las cabezas y caparazones
de las gambas, añades 1 vaso de agua, dejas reducir hasta la mitad, retiras y pasas por
el chino.

BROCHETAS DE POLLO Y VERDURITAS


Aquí tienes la prueba de que las cenas de dieta no tienen por qué ser poco apetitosas.
El truco es transformar el clásico plato de pollo o pavo a la plancha con verdura en lo
que ves. Corta la pechuga en tiras, insértela en brochetas y hazla a la plancha.
Acompáñalas de unas verduritas hervidas, al vapor o al microondas y saltéalas luego
con un hilo de aceite un par de minutos. Es una de las recetas para adelgazar...
¡fáciles y apetitosas!
Es súper sencillo. Solo tienes que coger pimientos de tres colores y cebolla morada.
Lavarlos y cortarlos en tiras finas. Saltearlos en una sartén antiadherente con un hilo
de aceite. Y cuando ya casi estén al punto, añadir unas colas de langostino o unas
gambas peladas y saltear un par de minutos más. Si quieres darle un toque oriental,
también le puedes añadir unos brote de soja, y una pizca de salsa de soja.

VERDURAS SALTEADAS CON LANGOSTINOS


Es súper sencillo. Solo tienes que coger pimientos de tres colores y cebolla morada.
Lavarlos y cortarlos en tiras finas. Saltearlos en una sartén antiadherente con un hilo
de aceite. Y cuando ya casi estén al punto, añadir unas colas de langostino o unas
gambas peladas y saltear un par de minutos más. Si quieres darle un toque oriental,
también le puedes añadir unos brotes frescos de soja, y una pizca de salsa de soja.

LENGUADO Y CALABACÍN EN PAPILLOTE


Precalienta el horno a 180 grados. Lava los lenguados (uno por persona), sécalos con
papel absorbente y salpimiéntalos. Cortar 4 rectángulos grandes de papel sulfurizado,
úntalos con aceite y pon encima el lenguado junto con unas rodajas de calabacín y
cebolleta salteada. Cierra los paquetitos y hornéalos unos 12 minutos. También lo
puedes hacer en una fuente de horno cubierta con papel sulfurizado o de aluminio, o
incluso en un estuche de silicona en el microondas.

CALAMARES A LA PLANCHA
Solo tienes que lavarlos bien, hacerles unos cortes paralelos a lo largo sin llegar al
final y hacerlos a la plancha unos 3 minutos por cada lado. El truco para que queden
deliciosos es acompañarlos con una salsita hecha previamente en el mortero con ajo,
perejil y una pizca de guindilla picados junto con el zumo de medio limón y un par de
cucharadas de aceite de oliva. Y para que sea más completo, lo puedes acompañar
con unas verduritas salteadas o al vapor.

ROLLITOS DE AVE RELLENOS DE JAMÓN


Es súper fácil. Sobre unos filetes pollo o pavo, pon una loncha de jamón serrano.
Enrolla y sujeta con un cordel o un palillo. Dóralos en una sartén antiadherente con
un hilo de aceite. Una vez dorados, añade salsa de tomate, unas verduritas cortadas en
taquitos, deja cocer tapado unos 10 minutos y ¡listo!

BROCHETAS DE CALABACÍN CON LANGOSTINOS


Es tan sencillo como lo ves. Solo tienes que ensartar en un palo de brocheta unas
láminas de calabacín enrolladas, intercalarlas con un langostino pelado, y dorar a la
plancha. Si no quieres que te quede crudo el langostino puedes usarlo ya cocido o
saltearlo antes en una sartén antiadherente con un hilo de aceite.