Está en la página 1de 1

Conclusión de inteligencia emocional y financiera

La inteligencia emocional no ha cambiado a lo largo del tiempo, el ser humano a veces


no es capaz de tomar decisiones, a veces las decisiones difíciles marcan la diferencia
entre lo emocional y racional, la mayoría de las personas no son capaces de desarrollar
sus capacidades emocionales, las emociones están diseñadas para guiarte por la vida
no para dañarte y si son capaces de guiarse, tenemos la mente racional y emocional,
la inteligencia emocional es más importante que la intelectual. Los seres humanos
actuamos por enojo, y las emociones no pueden llevar a actuar de maneras muy malas
y extrañas.
La inteligencia financiera es muy complicada porque la mayoría de las personas
gastamos sin pensar, sin saber cómo organizarnos, en la actualidad es importante tener
herramientas para poder cuidar nuestro dinero y en ello entra la inteligencia financiera,
aprender cuesta, pero no cuesta mal, debemos dividir ello en tres, ahorrar, invertir y
donar,
Conseguir tres alcancías: 1 ahorro será dinero que no se toca
2 inversiones: dinero para invertir en activos
3 donaciones: es importante donar y ayudar
Te hará pensar y actuar como una persona inteligente, nosotros somos pobres son
nuestros malos hábitos y esos hace que la estabilidad financiera sea inalcanzable, y
esa es el circulo que Robert kiyosaki lo llama cadena de ratas (gastos y pagos). La
alcancía nos ayudara a romper ese esquema que nos hace pobres y tener oportunidad
de algo mejor.
Las personas deseamos cantidades extravagantes de dinero que sea difícil de acabar,
debemos saber controlar el dinero o seremos controlados por el dinero, pensamos que
ganar dinero es la solución, pero no es así como debemos administrar nuestro dinero,
por medio de lo antes mencionado en las tres alcancías como sugiere Robert kiyosaki.