Está en la página 1de 11
JULIETA JARDIN DE INVIERNO Mujer det piso alto (1) Mujer de edad indefinida (2) Mujer con sombrero de paja de Italia (3) Hombre Mauretania, crasatléntico (Porsonajes om blanco sobre fondo azul Kbnopff) Dos nivetes: arriba, penumbra; abajo, nz excesive, cogedo- ra. Arriba, mesa con maquina de escribir libros, papeles en desorden y, a ras de suelo, divin cubierto con tela sunssose pero deseriorada, y muchos cojines igualmente envejecidos ‘ero propicios: el rincén debe ser umbroso y recogido, como sna caverna. Entre los cojines matieca de trepo, ni muy pequetta ni muy grande, de oxas que velan wn despiadado insomnio en bazeres de anticusrios modetiot, com largo ropin de bautizo y pamela que corresponds, evidentemen- 44,0 obra muteca. Entre la mata y ef divdn, sogacmbresda de ws0 marino. ‘Abgjo, en primer plano, chaise longue y mecedore. A la derecha de los espectadores el chaise-longue, con respaldoy Ueno de cojines. A la izquierda la mecedora, de mimbre. Ianto a! chaise-longue, mesa niguelada con varias botellas y ares. Al fondo, ocupando el espacio que en el primer plano CAMPOS ‘queda vaclo, enire mecedora,y chaise-longue, mesa cxbierta com antigua sobrecema blanca, de encajes y tul, parecida al ropén de bessivo, Hay servicio de tb sobre la mata. Detrés, ventana abiersa sobre borizonte marino. Ya be subido al telim cuando los espectadores entran on 4a sala. Una vox repite "Tercera llamada, Tercera. Empeze- mos", Se inicia, may lentamente, el tema de wna cancién de Cole Porter: What ls This Thing Called Love? que, poco poco, se desvanece. Entra, arribe, mujer vestida de blanco com sombrero de Deja muy wsado. Trae canasta y sijeras de jardin, pero la Gamasta estd vacts, La deja en ol suelo. Se desione frente a la ‘mégaina sin quitarse el sombrero y mueve al rodillo para leer algo escrito con anterioridad. Lee en v02 alta. ‘Mujer 1: Dos niveles: aiba penumbra. (Comprasha, « 58 alrededor, la penumbra.) Abajo baz excesiva, cegadors. (Se soma, apenas, para apreciar la luz de abajo.) Chaise-longne, mecedora de mimbre y al fondo, cerca de ventana abierta _qve deja ver horizonte marino, mesa con mantel blanco que ae hasta el suelo. (Paasa.) No hay nadie todavia en escens. (Mirando « los espectadores, buscando sus miradas.) Y sin ‘embargo, ahi estin ya, rumbendo como mosquitos, las mi- tadas. Miredas que me observan desde enfrente. Que for- man parte de otra escena, de muchisimos escenarios en los ‘que yo no imervengo, En los que no tengo nada que decir. ‘Vuelta 115 / Junio de 1986 19 juueta CAM ‘Acciones que tienen lugar en otra paste. En otros teblados donde yo no represento, no he jugado hasta ahors, ningdin broad (Oenpe lager a desea frente le mip Se pone anteojos. Escribe. Sa escachs, por un breve lapse, elveter do la maquina Lee en von thay Mics 438 alrededor. Se esoms. Pauss. Mire bacia el pablico. Ocupa su lugar. (Quisdndose los anteojos vainventando, con su mira- 22 cariasa, las micadas de probables expectadores.) No es verdad que estén ab Yo ls invento. También eses miradas las invento. Nada de lo que aqui esth sucediendo tiene que ver con loque sucede afuera. La prusbaes que yo miss, que invento a otros que estarian ahi miréndome, no hubiers ppodido hacerlo hace un instante, antes de enrrar en este ‘cena, antes de empesar a imagindrmela. (Pasta) Porque la escens empieza canndo yo asus mi papel que es, énica- mente, imaginarla, (Pause) ¥ sin embargo, (Pasta,) Mece- dors, ‘mesa con mantel largo, luz cegadora, [penumbea, cams, mesa de trabejo, fondo marine: todoesta- be. (Desconceriada.) No hago més que ocupsr un lugar que me hablan reservado. Esce lugar. Un lugar para hacer ecota- clones. Las scocaciones se escriben al lado derecho de la wlio to aus eal args, oi 2 ct ‘90 al margen de lo que se estd trorescnando, Algo tne doy sans opie voce se. Enrark en escena otca mujer: una mujer de edad indefi- ‘ida que limpia muebles inexistentes, haciendo como que sacude el polvo de mochos afi. Se habrh vestido de blanco. Entra mujer de edad indefinids, Enira Mujer de eded indefinide, com sniforme, delental ‘enco y plamero sm ta mano. Inicia wn getto, como si se propuriera limpiar al infinito infinidad de muebles que Wemarian la escena si fuera otra excena. Se datiene, antes de al gesto. ‘Mujer 2: ¢Y si nevara de repente? (Pense.) Podia nevar. (Disipando, con el plamero, copos de nieve.) Podria. (Se (queda fija on el gasto inconcluso, como en al juego de lat sssasuas Mujer 1: (Com los anteojos en ta mano, procurendo sverbalizar algo improciso, qua empieza ainsinnerse,) Entra ‘mujer de edad indefinida con uniforme, delantal blanco y pplumero en la mana. Inicia un gesto que se incerrumpe al esbouarse. Secuencia de movimientos abortade: el instance justo para que entre un horabre, en pantuflas y bata blancs, yocupe el sitio que leestaba revervado, Entea por la derechs. ‘Se asoma para cegistrar entrada, por laderecha, de Hom bore om basa blanca y pantaflas quate recuerta, con indolew- ia, en el chaise-longue y empieza « hablar con naturalidad, como quien continia ana convertacion ya iniciada. Podria estar hablando, 0 0, con la mujer del plamero. ‘Hombre: Fue entonces. Aquel afl. Quiso hacer un viaje /cxtravagamte. Un viaje 2 Alemania en invierna. Hablé dé trineos solicarios, de Maguncia, de la terraza del castillo de Heidelberg. Escribla cartas. Silencio. La excena 16 ba constitnido. Hombre y mujer perranecen fis, inanimados, mientras se eseuche, desde arriba, o teclear de le ‘Mujer 1, complacida: Ahora s{ ya estamos todos: las que tmiran por el ojo de la cerradurs, ellos dos y yo. (Pasta) Hablan. Los oigo. Eso es todo lo que hago. La excena se ha [constieuido, (Pana. Cambia de tone.) Alguien se ha ido de viaje. 20 Yuet 115 / Junio de 1986 La lax 50 extingne, arriba y abajo, brascamense. Laima- igen de am trasasléntico onirico penetra en escena. Se pro- ‘yecia an wna pantalla que 50 deslizard lemsamente sobre ‘eles, basta ocapar todo al excenerio. Deberd propiciarse, en exe intimidad complice que suscita la proyeccién cinema. sografica, la senseciOn de un acceso abierto, de improviso, 4 ssn dmbito latente on la eicena pero que no s0 habla becho manifiesto. La vox es la misma pero més sedactora: wne voz Se proyecian escenar de los veins: perejat bailando char. estan; Lindbergh y al ‘de Gales; Zingfeld Follies; ‘Marlene Diesrich om El tagel axul; bares dele probibicide: Portada de Vogue; carreras de aatos en playas de Florida: Josephine Baker; Fred Artaive; fotograftas de Cecil Beaton: Zolda y Scott Fitrgerald; disetios de Erté; Henry Ford; ‘esinario de Ballets Rutses; Rodolfo Valentino en El sheik, le portads de Adi6s 1 las acmas y of adiés de Chaplin « Paslette Goddard en la tltima escena de La fiebre del oro: as imigenes som sustituibles « intercambiables. Compares de charleston, en contrapanto con What Is This Thing Called Love? El vértigo sonoro acaba por confandir desva- acer las imigenes. Sencio. Oscuridad abiolataen aiceney sale, ‘Mojer 1: Un largo viaje. Bl barco se lama Maurecania. algiin lager del trépico, cabalgata en el desierto.) ‘inode « confuntoe.Es orf yvoplt un ven del ‘Se bace la luz, violentamente, en el piso bajo. El bombre 4 prepara wn cociel. Hombre: Ginebra, una media; Cointreas: un poco de limén: un Wbite lady a su salud, (Brinda) Por elle. A ta sabud de la viajers, (Bebe lentamente, tarareando What Is This Thing..?) Después de un aito debo decir que tengo un poco de miedo, (Passa.) No me importa decilo, (Se dirige « le majer que, exbozendo te presensién de limpiar tentos snaebles inexittentes, no da sefas de oirlo.) He dicho que tengo miedo. (Le mira com cierta extratieza.) Ahora puedo decir que tengo miedo sin sentir ninguna vergienta, (Se concentra an of veto.) Habria ascgurado que estabas ahi. (Penta) De cualquier menere, no me preocupe decit que ‘Majer 2, 14 mece, Lo mire con nateralided: Necesitaré ‘lguien que me ayode. Ye no podré con todo. (Panta) Le limpiezs. La cocina. Cuidarla. Tendremos que buscar « al- _guien. Buscaremos una cocinera, No me gusta la cocina. ‘Una buena cociners. (Recspere abreptamente a inmovil- ded) ‘Hombre, doje of caso. Prende wn cigarro: Un alo. Aqui, ‘en este cheise-longee, caperundo el deseyuno. Panse, ‘Mujer 2: Nada podia hacerme mis feliz. Viene et foes- _gralo. Yo de espaldas al espejo dela sala Ella en misbrazos. ‘Decris se refleja el mar. (Se levanta, inguieta, aconando ef ‘plamero, Se senta. Recepers la rigs.) No bay qe equiv ‘carse en la cuenta, (Panta) Por fia habed uns nifi-en la casa. (Rirwea} Apenas si alcanza el tiempo. El gusto de le phere impecienca Tenieemos a ite. (Reco: dele, obsequiotamente } Cuando el sor lo disponga servi- 16 el desayuoo. La oxcinera no ha venido exta masns. (Se levanta. Da une vasice airededor de la mecedore. Vadive « sentarre, Se mace.) Hombre: Tomaré el deseyuno: café, pan tostado, mer- melada. Huclen las fresas. Caliente. Acabeda de hacerse. ‘Mujer 2: Caliente. Los fresas emeras.(Pastia/ Huclen las fesse. A uns tarde que n0 quiere acabarve. (Meciéudore, r¢ ‘adormece.) ‘La lax 50 extiogue absjo. Arvibe aclera la penambra. ‘Mujer |, jagando com anteojes dirigitndore alos erpec- adores: Alguien se ha ida de viaje. Una mujer se ha ido de viaje: otca mujer y vn bombee le espereo. Basta un inscente pera configura el gest: ua gesto que segregs una desmest- a declamsrotis, una elomencia incontinence, sunque rrans- ‘curra en el mas discreto silencio. ‘Se orcurece ol pivo ato « medida que abajo te acentia una ma Hence» may bien ‘Mujer 2: 2Y si nevara de repente? Hola Un vig cntarageoe Unis Alemania invierno. Abajo se axtingne la luz sim sransiciones; arriba se va insinnando lantamente, “Mujer 1, pesando las polabras, com parsimonie: Pos wn Indo las vooes: por oteo, las miradas. Voz de hombrey wor de mujer que pretenden decir slgo que todavis descuncsco: sadores reales.) Al fondo, ventana abiercs. (Paara.) Peco algo pogns por desplazaria. (Ercribe, 18 detiene, lee en vox ‘he Arco de medio punto y dentro del srco emplomade ‘que despliegs los pécalos de una flor azul, morads, solferino, ‘amarille, anacanjeda. (Escribe, bace wma peata, lee en vor sate) Venana abjerca que disfraxa otce vencaoe. Hay que imaginar esa ocea vencans. (Pasta,) Lux excesive, cegedots, ‘que disiraza orre luz lena de peces, himeds, peopicia s serminac, violencamente, flores amarillas (Se leventa, da ‘snot cmantot pater, se ncerca de wate « la maipnina, bace ‘correcciones com ana plame,girendo a rodilio basta recor la ‘boja de pepel. Lee en silencio. Leego se exsiende on eldivdn, scomodando cojines y dasplazando a la makece, divaga 7 JARDIN DE IN’ ace anctaciones en um casdernillo que ba tomado te la mesa. Lee.) Interioc de tr6pico. Interior de scuario. Luz de interior de trSpico. Luz de interioc de scuario, Todo dentro ‘de ocre har: la de una escenografia que no es mds que hax: ka Juz implacable de esos sitios que frecuentamos por las ‘noches, mientras los demés ereen que dormimos. Abajo la knz be ido cobrando intensidad, ¢% la medide en 10 ba ido desvaneciento arriba, Hombre, sweive 2 Henar ef vaso: Ditkil seguiree. Tan joven y cada dia rejuveneciendo, (Pansa.) Lo intento. De vveras fo intento. Vamos caminando, Una calle de tiendes y de cafés. Las tendas de un lado, ls cafés de otro. Hay toldos que protegen las mesas, Hay mucha gente en lor cafés. [Demasiada gente siempre en los calts, En esos cafés al aire libce de las ciudades calientes. Genre que mira. Que se [pasa mirando. (Pease ) Ojos que te mira. Tantos. Cuerpos dexris de los fos que te micaa. Deseos. Tantos deseos. {Panra) Vestidos y joys en los Eso hay. Te lo ‘ompraré todo. Sebes que te lo compraris todo. (Bebe. Mira ‘ ia el plumero sobre las Mujer 2, rigid, com sobre las piarmas, mires do fisamente hacia delante: Views ¥ me dices: “Vor ‘rserlo pera que lo congzcas, Me lewd « Is playa. Voy ‘asarme con él”. A m{ sates que « nadie melo dices. Desde la Primera vex Hombre: Hay una tienda. No veo el nombre. Sélo wa lecrero demasiado grande que dice “Precios fijos. Objeros pare regalos”. Enfreate ua puesto de flores. Dos mujeres ‘venden flores, grandes ramos, en ese puesto, enfrente. Pause. Mujee 2: No sabes cbmo. Te sonrojas. Tambita eso les ‘mnscack. Que te sonrojes. (Panta) Digo que 90 sabes y si ‘sebes. Desde Ix primers vex. Estoy ol burde del agua, conn, ‘paraguas sbierto. El peraguas es enocme. De pie, xia orilla ‘del mar, con un gran paraguss abierto, negro, y un largo delantal bianco, Panta. Hombre: Nos hemos detenido frente a Ia tiensis. Nohey sninguos cazén. Mujer 2: Por las mafianas, todes las mafianss, varnos a ‘mar, Vamos temprano, Todo es zal. El cielo y el mar del ‘mismo azul, No se distingoe el horizonte. Del otro lado las ‘montatiss. También azuies. Estoy parade, con botines blac ‘sos, en unas subies que han puesto encima de la arena. Hombre: No puedo recordar lo que exhibian los apara- ores. Ninguoo de os vestidos. Ninguna de las joyas. Me acuerdo muy bien del letrero que dice “Precios fijos”. Me siento ridiculo Hago lo posible. Mujer 2: "Debes tener cuidado: Cuidado de no mojar el ‘vestido". Eso te digo. (Pasa. Mire al hombre.) Le be dicho ‘gue tenga cuidado de 90 moje el vestida. Le he dicho. Hombre, ls mire pero no parece excucharta: Tomaré ‘caf, pan toscado y mermelads, Como cada matiana a esta hora. (Mine sx reloj.s Mujer 2: Hora de tomar el desayuao. Cuando el efor lo isponga, secvied el dessyuoo. Para eso estoy. Ese €¢ mi ‘oficio, La cacinera no ha venido esta mafian. La majer permanece inmévil mientras ol hombre se Jevanta paca Henar ol vase. Se apaga la luz. Al duminarse Yuet 115 / junio de 1906 21