Está en la página 1de 2

La materia y sus propiedades

Todo lo que nos rodea está formado por materia. Cada tipo de materia es una
sustancia diferente.
Propiedades de la materia.
- Propiedades generales: las tienen todos los cuerpos, como la masa y el volumen.
- Propiedades características: varían de unas sustancias a otras y las podemos disti
nguir: densidad, color, sabor, sabor...
La masa.
Es la cantidad de materia que tiene un cuerpo. La unidad de medida es el kg. o gramo y
utilizamos las balanzas o básculas para medirla.
El volumen.
Es el espacio que ocupa un cuerpo.. la unidad de medida es el metro cúbico (m3).
Para medir el volumen se utilizan recipientes graduados, como las probetas.
La densidad.
La densidad es una propiedad característica, ya que cada tipo de materia tiene una
densidad propia. Si tenemos una bola de hierro y otra de corcho del mismo tamaño,
pesará más la primera que la segunda porque el hierro tiene más densidad.
La densidad de un cuerpo se averigua dividiendo su masa entre su volumen.

Flotabilidad y densidad.
Los cuerpos pueden flotar en los líquidos y en el aire.
Los cuerpos cuya densidad es menor que la del agua flotan. Si es mayor, se hunden.
Los barcos, a pesar de estar hechos con materiales más densos que el agua, flotan.
¿Por qué? Ve el siguiente vídeo.
La densidad es igual a la masa partida por el volumen. La densidad del agua es de 1
g/cm3 Si la densidad de un cuerpo es menor es menor de eso, flotará en el agua,
mientras ue si es mayo, se hundirá.

Las fuerzas producen cambios.


Las deformaciones en los cuerpos:
No todos los cuerpos se comportan de igual modo ante las fuerzas. Según lo hagan, los
cuerpos pueden ser deformables o indeformables.
- Cuerpos deformables: son los que cambian de forma cuando actúa una fuerza sobre
ellos. Pueden ser:
- Plásticos: no recuperan su forma cuando se deja de ejercer fuerza sobre ellos.
- Elásticos: recuperan su forma cuando deja de actuar la fuerza sobre ellos.
- Cuerpos indeformables o rígidos: no se deforman, sino que se rompen al ejercer
fuerza sobre ellos.

Cuando un cuerpo está detenido, es necesario que se ejerza una fuerza sobre él para
ponerlo en movimiento y cuando lo está, hace falta una fuerza para detenerlo o para
modificar ese movimiento.
Las fuerzas y el rozamiento
Las fuerzas y el rozamiento
La fuerza de rozamiento actúa sobre los cuerpos que están en movimiento y hace que
frenen o se detengan.
Una pelota continuaría moviéndose hasta que otra fuerza la detuviera. El roce con el
suelo y la resistencia que ejerce el aire, hacen que se frene.
En el siguiente vídeo tenemos a dos chicos realizando un experimento. Puedes
intentarlo en casa si quieres.
La velocidad
La velocidad nos indica lo rápido que se mueve un cuerpo. Se calcula dividiendo el
espacio que recorre entre el tiempo que tarda en recorrerlo. O lo que es lo mismo, la
velocidad es el espacio partido por tiempo.
Piensa en el cuentakilómetros de un coche. 120 km/h. Esto quiere decir que a esa
velocidad, el coche recorre 120 km en una hora.

La fuerza de la gravedad
La fuerza de la gravedad
La fuerza de la gravedad es la fuerza que hace que los cuerpos sean atraídos hacia la
superficie de la Tierra.
Si tiramos una pelota desde una azotea, siempre irá hacia abajo. Cuanta más altura,
más velocidad va cogiendo.
Newton fue el que formuló la ley universal de gravitación.

Las reacciones químicas


Una reacción química es una transformación que ocurre en la materia. Cuando se
mezclan dos sustancias, los reactivos, se transforman en otras, los productos.
Ejemplos:
- Cuando mezclamos vinagre y bicarbonato se produce dióxido de carbono y agua,
entre otras cosas.
- La fotosíntesis es una reacción química. Las plantas generan alimento.
- La respiración celular también es una reacción química. Transforman los nutrientes
en energía.
Tipos de reacciones químicas:
- Oxidación: una sustancia se transforma en otra por culpa del oxígeno. Ocurre con
algunos metales como el hierro.
- Combustión: un cuerpo arde o se quema. Desprende luz y calor.
- Fermentación: una sustancia se transforma en otra debido a la acción de ciertos
microorganismos, como bacterias o levaduras. Un ejemplo es el pan y otro el vino.