Está en la página 1de 5

Desde el Posgrado

La A rquitectura
Arquitectura de la
Utopia
y el
Urbanismo 1
Nayibe Peña Frade
Periodista, Socióloga, Magister en Urbanismo

“Lo posible hace parte de lo real y le da sentido”


Henri Lefebvre. La Revolución Urbana

Resumen
Resumen: En la primera parte de este texto se describen los elementos típicos de la
literatura utópica y sus variantes en la utopía negativa. Posteriormente se describen
la morfología urbana y el modo de vida que le son propios y se establecen relacio-
nes con algunos temas de la teoría urbanística moderna. Finalmente se hace una
crítica a la utopía y al urbanismo desde el espacio urbano que proponen.

“U topía” de Tomas Moro es un texto damentales: unas instituciones sociales


instaurador del urbanismo porque con y culturales que sostienen y originan,
él comienza una concepción racional a la vez, la sociedad perfeccionada
del espacio que lo separa de lo sagra- y depurada y un espacio modelizante
do y lo convierte en objeto propio de que las complementa. Desde 1516
la inteligencia y la volición humana2 . esos elementos constitutivos no han
El espacio, en el universo de Utopía, cambiado, cuanto mucho se ha des-
es un medio para moldear una socie- plazado el énfasis de unos a otros de
dad perfeccionada; Amaurote -su ciu- lo cual resultan textos que no perte-
dad capital- está deliberadamente necen del todo al género. Una de las
construida para consolidar, fortalecer desviaciones más importantes del
o inducir las virtudes sociales que Moro paradigma es la que Choay llama
suponía eran las fundamentales para superespacialización del modelo, es
conseguir una sociedad feliz: la igual- decir, espacios a los que se supone
dad, la transparencia, el colectivismo, capaces, por sí mismos, de modelar a
el trabajo organizado, la frugalidad, la la sociedad, tal es el caso del Panóptico
disciplina social, etc. de Bentham o del Falansterio de
Fourier. Estos modelos expresan en el
“Utopía” es el paradigma del género utó- espacio a una organización social ba-
pico porque define sus componentes fun- sada en la disciplina y la puesta en

1. Este texto fue expuesto como ponencia en el Tercer Seminario de


Investigación Urbano Regional ACIUR, Santafé de Bogotá, Abril 13, 14 y
15 del 2000. Esta es una versión de las ideas centrales de la tesis de grado
presentada para optar al titulo de Magister en Urbanismo titulada «La
ciudad y lo urbano en la ciencia ficción y la utopía negativa».

2. Choay, Françoise. LE RÉGLE ET LE MODÉLE. SUR LA THÉORIE DE


L’ARCHITECTURE ET DE L’URBANISME. Éditions du Seuil. París: 1996

46 Bitacora 5 2 Sem 2001


orden de personas y actividades. De- cada quien tiene una función asignada la literatura se convirtieron en técni-
trás de esta pretensión está la creen- e invariable y pertenece a una casta cas aplicadas al control o en ramas de la
cia de que los problemas de índole autosuficiente y aislada de las demás. producción y el consumo organizadas
social tienen una solución espacial según criterios racionales y funciona-
que porta en sí la disolución de las No hay divergencia pero tampoco con- les. No existe la política porque la do-
contradicciones. Esta hipertrofia del sensos, la convicción ha sido reempla- minación típica es ejercida por un
espacio señala el momento en que la zada por la fe, el pecado o el delito líder carismático, el Estado asume la
utopía intenta pasar al acto, esto es, a han usurpado el espacio social del con- forma de una religión y los habitantes
la edificación de espacios reales. flicto, la reglamentación excluye la no tienen con él una relación de ciu-
toma de decisiones, la disciplina y la dadanía sino de fidelidad adscriptiva.
El género utópico presupone una vi- vigilancia han suplantado a las institu-
sión de la realidad según la cual hay ciones, el exceso de normas que todos El caudillo usurpó la figura del padre,
un gran mal del que se derivan todos cumplen hace las veces de armonía de él provienen el premio y el castigo,
los demás (la propiedad privada, el social. Una dirección férrea, centrali- se convirtió en el superyó y admi-
individualismo o el ocio son los más zada y vitalicia garantiza la permanen- nistra el sentimiento de culpa y
referidos), una vez encontrada la gran cia y perfeccionamiento de la concomitantemente el de salvación.
y única solución que desvanece las organización social. El igualitarismo se Quienes habitan estos mundos son
antinomias y dificultades, la sociedad traduce en personas indiferenciadas y adultos pueriles porque no han podido
enferma resulta saneada. La obra es- por tanto intercambiables, prima la matar al padre ni asumir la orfandad;
crita es, entonces, un ensamblaje inte- función sobre el individuo que la des- además su socialización se basa en
lectual en el que para cada problema empeña. De esa forma la sociedad “programar” en ellos reacciones y sen-
real hay una solución imaginada. En permanece inalterable y se convierte timientos esquemáticos. Están domina-
este sentido la utopía es una imagen en un cuadro inmóvil dentro de su dos por una mezcla de sentimiento
especular de la realidad. marco, igual que la utopía moreana. culposo continuo, de temor, de respe-
to y amor que es permanentemente
La trayectoria histórica del género deri- Pero esas características hacen que exacerbada por ceremonias colectivas,
vó hasta la llamada “utopía negativa” sean, simultáneamente, sociedades imágenes sagradas que infestan el es-
del siglo XX, habitualmente refundida gratificantes, primero, porque todos sus pacio y por la repetición sin cuartel de
entre la Ciencia Ficción. La utopía ne- miembros tienen asegurada la consignas y eslogans.
gativa es una lectura perversa e irónica superviviencia física y social y gozan
de la utopía tradicional, desarrolla sus de una alta calidad de vida. Segundo, El fin único y exclusivo de la domina-
elementos paradigmáticos de forma tex- porque crea un ethos emocional de ción es perpetuarse, la purga es la con-
tual y exacta de tal manera que la uto- pertenencia absoluta a un todo mayor dición permanente y, por lo mismo,
pía imaginada se convierte en el infierno que explica el mundo, resuelve las el aparato policial-represivo está
vivido. Las utopías negativas hacen una dudas y satisface las necesidades. Ter- hipertrofiado; el poder se orienta, so-
transposición literal a la realidad de las cero, porque no hay imprevistos, ni bre todo, a prevenir el crimen, a iden-
supuestas características de la sociedad conductas desviadas, ni riesgos, la es- tificar y cambiar las condiciones que
perfecta y las llevan hasta las últimas tabilidad es total y definitiva. Cuarto, podrían suscitarlo. Existen pocos indi-
consecuencias: la mesura, el ascetismo, porque en estas sociedades no hay viduos con conciencia de sí y son rá-
la racionalidad, la simetría, el dirigismo, contradicciones entre valores, normas pidamente detectados, sólo duran el
la primacía de lo público sobre lo pri- y costumbres, ni entre leyes y manda- fugaz momento en el que nos cuentan
vado, la unidad, la autarquía, el fijismo, mientos, ni entre expectativas y deseos, su pecado, nos describen su mundo y
etc. Ejemplos de utopía negativa son, ni entre acción y pensamiento. Quin- nos vaticinan su fin.
entre otros, Mundo Feliz de Huxley, to, porque todos los miembros del gru-
1984 de Orwell, Nosotros de Zamiatin, po han interiorizado acríticamente sus El poder del Estado sobre el individuo
Los Amantes de Farmer, Cuando el deberes y tienen claro su papel, en es directo e inmediato, no hay instan-
Dormido Despierte de Wells y Los Des- otras palabras, saben qué se espera de cias que lo filtren o lo distribuyan; la
poseídos de Le Guin. ellos y tienen la certeza de que pue- sociedad civil no existe porque el in-
den lograrlo porque ninguna fuerza los dividuo no se asocia ni es ciudadano,
En las utopías negativas el individua- desvía o les dificulta esa obediencia. por tanto no tiene derechos. La familia
lismo o la conciencia de unicidad como institución y realidad social ha
son perseguidos y castigados porque En este contexto socio-cultural no pue- desaparecido o se ha deformado para
atentan contra la cohesión social y de haber creación artística ni movi- que no rivalice con el dominio del Es-
el colectivismo; no hay un ámbito miento de ideas porque no hay tado o disminuya su poder. La vigilan-
social o cultural que incite, o al disidencias, ni conflictos existenciales, cia más sutil y efectiva se logra
menos permita, la particularidad o la ni tragedias, ni preguntas sin respues- haciendo que un individuo esté siem-
autorreflexión. Son mundos organizados ta, ni siquiera sufrimiento o desespe- pre con el mismo grupo: el equipo de
como una colmena o un hormiguero: ranza. La ciencia, el arte, la filosofía y trabajo es la célula básica, en horas no

La Arquitectura de la Utopia y el Urbanismo1 Soc. Nayibe Peña Frade 47


laborables se reúne para las ceremonias con idéntico mobiliario y distinguidas ciudad- están atestados de personas
religiosas, sus miembros viven en el solamente por el número en la puer- que no hablan espontánea o libremente
mismo edificio y realizan actividades ta, que es el mismo que aparece en entre si sino que observan estrictamente
comunitarias, forma que adopta la re- el uniforme del que la habita. La vi- unas reglas de comportamiento y fór-
creación. La ventaja de este método vienda sólo sirve para dormir o para mulas de cortesía que están instituidas
es que la vigilancia es recíproca y que los intercambios sexuales que están desde tiempos inmemoriales.
cualquier cambio en un individuo -por explícita o implícitamente regulados
sutil que sea- es percibido de inmedia- y deserotizados. Como no hay una El único espacio íntimo y privado que
to y denunciado por los otros. vida propia y privada, no hay un es- les queda es el pensamiento y para
pacio personalizado, no hay visitas protegerlo las personas deben actuar
El tiempo libre no existe en forma de ocio o rituales sociales que sucedan de estereotipadamente, es decir, hacer
personal, hay horas en las que no se tra- puertas para adentro; esta significa- todo lo posible por parecer lo que se
baja pero que están institucionalmente ción de la vivienda se corresponde debe y se espera que sean, de esa
destinadas para actividades específicas tanto con la desaparición de la fami- forma evitan las sospechas y pasan
y colectivas, no hay nada aprobado, lia como con el colectivismo y la inadvertidas a los múltiples ojos de
legal o moral que pueda hacer una indiferenciación imperantes. una sociedad paranoica y mojigata;
persona aislada, excepto dormir y sólo cumplir diligentemente las normas, los
en las horas asignadas para ello. El in- El individuo está permanentemente vi- rituales, las fórmulas y los gestos indi-
dividuo que no se adapte a esta forma gilado en su cubículo, bien por cados es la única manera de que se
de vida no es anatemizado, ni ence- artilugios técnicos que recogen infor- pueda cometer el delito mayor: situar-
rrado ni condenado al ostracismo sino mación para cuerpos especializados, se fuera para observar con lucidez,
físicamente eliminado para que no o por el simple hecho de que las cons- identificar los elementos a través de los
contamine el cuerpo social. trucciones son transparentes y cada cuales se es manipulado, comprender
inquilino es visible para todos, o por- la lógica del sistema. Esto, a su vez,
En estos mundos el espacio urbano es que el cónyuge o los hijos son instiga- permite, por ejemplo, experimentar
el medio por excelencia para ejercer dos y estimulados a la delación. El sentimientos amorosos o conflictos
esta forma de poder y para consolidar espacio público se convierte en el úni- existenciales, lo que, por definición,
el ámbito cerrado, vigilado y recorta- co lugar para escapar de la vigilancia hace de nosotros humanos.
do que le es propicio. La ciudad de las directa y personalizada porque cada
utopías -de ambas- es racional, simé- quien se esconde entre la multitud. La La utopía negativa, además de denun-
trica, agorafóbica y geométrica. Está muchedumbre, entonces, es la única ciar la ingenuidad peligrosa de la uto-
compuesta por edificios inmensos don- opacidad que sobrevive, todo lo de- pía, lleva al límite algunos de los
de viven personas solas y sometidas a más es transparente. postulados técnicos y filosóficos del
una continua vigilancia mecánica o urbanismo moderno, surgido a raíz de
social; por construcciones gigantescas Por ser rectas, amplias y agostadas, los problemas generados por la enor-
dedicadas a la producción; por volú- las ciudades de la utopía hacen im- me urbanización que produjo la revo-
menes monumentales y contundentes posibles los rincones y recovecos, las lución industrial.
en los que se aloja el poder y que do- sombras y penumbras; las construc-
minan la ciudad porque rompen con ciones de vidrio no permiten los es- El discurso de muchos urbanistas suele
violencia la escala urbana; por amplí- pacios cerrados ni las barreras ser un movimiento de vaivén que con-
simas avenidas por las que desfilan los visuales. Esto significa que el indivi- funde el enunciado científico y la des-
habitantes en las ceremonias civiles duo es permanentemente visible, que cripción utópica, que transforma la
más significativas; por estadios o anfi- las relaciones sociales no son regula- verdad de la ciencia en solución
teatros descomunales en los que se re- das por él, que no tiene el derecho salvadora, en modelo. A cada uno de
úne toda la sociedad para adorarse a mínimo de ocultarse. La socialidad los elementos criticados de la sociedad
través del portador del carisma, decrece porque la gente es más socia- contemporánea les hacen corresponder
sacralizado como la deidad que ble cuanto más barreras tangibles haya elementos modelos; a una ciudad en-
instauró y mantiene el orden, y por entre ella; las relaciones interpersonales ferma le recetan una cura espacial. Es
enormes espacios vacíos que no son son aceptables sólo si pueden ser re- una visión analógica y dualista que opo-
“espacio público” porque éste tiene chazadas. Esto implica una conciencia ne dos imágenes antagónicas (la real y
una connotación de ejercicio volunta- de individualidad que repugna a la uto- la utópica) que excluye la posibilidad
rio y deliberado de la comunicación. pía porque ve en la vida personal, no de soluciones intermedias.
sólo egoismo y dispersión, sino un ries-
Los que habitan la ciudad no poseen go permanente para la virtud y el orden El urbanismo, en general, se propone
bienes personales de ningún tipo, el de la sociedad. ordenar espacialmente las funciones
Estado les da todo lo que requieren a urbanas, requisito fundamental e inelu-
cambio de su obediencia. Les asigna En estas novelas los espacios vacíos - dible para garantizar la eficacia y la efi-
viviendas estandarizadas, amobladas la utopía expulsa a la naturaleza de la ciencia de la ciudad, condiciones, a su

48 Bitacora 5 2 Sem 2001


vez, indispensables para la producción de los individuos, los amamanta y los de trabajo y de comercio. La forma se
y el aumento continuo de la producti- confina en compartimentos reducidos reduce a la función, todo lo que existe
vidad. El urbanista debe evitar que los y normalizados. es lo mínimo necesario, nada hay que
diversos flujos que forman una ciudad sea irracional, que sobre o que sea
se interfieran o se obstaculicen unos a En las utopías negativas se encuentran producto del azar. Es un modelo que
otros. El urbanismo, entonces, es transposiciones directas de la arquitec- supera las diferencias, que hace omi-
hiperracional y su racionalidad está tura y el urbanismo a la literatura. La sión de contextos geográficos y cultu-
orientada a favorecer la producción y vivienda, por ejemplo, parece inspira- rales. Ahora bien, este tipo de espacio
el consumo, ciclos por antonomasia da en los planteamientos que hizo urbano, globalizado, serializado y
capitalistas, modo de producción que Gropius, a finales de los años 20, so- homogeneizado modela las sociedades
dio origen, papel y sentido a la ciudad bre vivienda mínima, esto es, la vivien- y la cultura, induce y alimenta una
moderna y, por tanto, al urbanismo da necesaria para suplir la enorme determinada conducta y una forma es-
como disciplina. El urbanismo es utó- demanda de las clases trabajadores de pecífica de las relaciones sociales. Eli-
pico por cuanto pretende normalizar y Europa y EU después de la Guerra y la mina o invisibiliza las peculiaridades,
sanear bajo la autoridad sin discusión Recesión, clases que no podían acce- estandariza los gustos y deseos y, al con-
de las leyes científicas. der a la oferta de la empresa privada y vertir a todos en consumidores, hace
que exigían inversión de capitales pú- del mercado el gran satisfactor de las
Las utopías -las dos- son racionales en blicos. Gropius definió las necesida- necesidades humanas que se ven así re-
la medida que la sociedad, la cultura des de espacio de un individuo en ducidas a su mínima expresión.
y el espacio se vuelven medios orien- metros y centímetros cuadrados, según
tados al logro de un fin: el manteni- la medida de una cama estándar, el Hay una ciudad antinómica: la que es
miento del orden instaurado después mínimo individual. La agrupación de producto de un devenir histórico, la
de vencer el caos mítico del origen. camas formaba la vivienda -la “célu- que crece espontáneamente (lo cual no
En algunas utopías la racionalidad se la”-, la agrupación de viviendas el edi- significa que crezca sin planeación).
expresa en la producción, entonces la ficio, la de edificios el asentamiento y En el espacio de esta ciudad se expre-
ciudad es un dispositivo y la vida se la de asentamientos la ciudad. san múltiples actores e intereses, está
tayloriza -se separan las funciones de hecha de agregados de tiempos y esti-
dirección, supervisión y realización de El movimiento moderno, por otro lado, los diferentes que coexisten con relati-
tareas, se organiza el espacio, tanto de propuso un estilo internacional que se va armonía. Es una ciudad construida
la fábrica como de la ciudad, de for- definía por los materiales usados (hor- por actores diversos y según saberes
ma que se ahorren movimientos y se migón preformado, vidrio, estructuras disímiles, no responde a la lógica
disminuyan tiempos, etc. La ciudad metálicas) y por la tipología: edificios hegemónica de la construcción
aquí tiene pretensiones formadoras y rectangulares y agrupados, sin detalles industrializada y los procesos
moralistas, se privilegian los espacios particulares o que no tuvieran un uso masificados sino a un saber colectivo
destinados a templar el carácter y a específico. El perfil obtenido, el aspec- que la cultura ha ido incorporando con
consolidar el espíritu de colmena y la to que esta ciudad presenta como con- los siglos. No es un espacio urbano
actitud sumisa, disciplinada y dispues- junto, es el que Le Corbusier ya había modelizante sino inclusivo, no unifor-
ta al sacrificio que requiere el modo llamado Ciudad Radiante y que se ba- ma y elimina las diferencias sino que
de producción. saba en el principio de racionalizar el las tolera e integra. En este espacio son
uso del espacio densificando en altu- posibles las minorías, las sectas, las
La racionalidad de otras utopías nega- ra. Millones de personas pueden ocu- comunidades cerradas y los guettos; no
tivas se basa en el principio de Huxley: par pocos metros cuadrados si se las hay una identidad colectivizada a la
disminuir el tiempo transcurrido entre ubica en espigadas torres, pueden vi- fuerza sino que la ciudad es un mosai-
la aparición del deseo y su satisfacción vir ordenadamente si se separa la cir- co de mundos y visiones que contem-
para garantizar la estabilidad. En estas culación de personas, de vehículos y porizan entre si. Porque en esas
sociedades todo se orienta a satisfacer de suministros y si se colectivizan -o ciudades existen lo privado y lo parti-
al individuo, a hacer de él una persona sea, se les saca de la casa individual- cular es donde el espacio público ad-
feliz, sosegada y articulada vitalmente servicios como el aseo, la alimentación quiere su sentido más pleno: la política
al todo social. La ciudad se convierte y la vida social. Tal es el espacio conte- entendida como negociación perma-
en un inmenso dispensador de bienes y nedor del modo de vida de las utopías. nente de intereses enfrentados.
privilegia los espacios para el juego, la
diversión colectiva y el consumo derro- La ciudad resultante de aplicar estos En la utopía la ciudad preexiste a la so-
chador y desenfrenado, sostenido en criterios, tanto en la literatura como en ciedad, su origen es parte del mito
una propaganda sin límites ni escrúpu- la realidad, es homogénea pero fundacional de la dominación; la ciu-
los. En ambos casos el control de y por ahistórica y sin identidad, es una su- dad fue construida por el Héroe y las
el espacio es uno de los mecanismos y cesión de edificios uniformes que ocu- generaciones subsiguientes sólo la man-
medios por los cuales se constituye una pan un territorio y que están servidos tienen, la habitan sin modificarla. La ciu-
sociedad sin padres que se hace cargo por vías que los enlazan con centros dad es o una máquina de producción o

La Arquitectura de la Utopia y el Urbanismo1 Soc. Nayibe Peña Frade 49


un símbolo de la perfección y la virtud ración contemplativa sino una condi- Podría decirse que el desorden es un
pero en ambos casos debe permanecer ción de vida que se adapta a los cam- sucedáneo de la opacidad o la si-
siempre igual a sí misma. Los habitan- bios de la sociedad. nuosidad que parecen haber sido
tes se relacionan con ella como inquili- abandonadas por la arquitectura de
nos o huéspedes, no como propietarios Mirada desde el urbanismo la utopía se la utopía. El individuo necesita el se-
o dolientes; la ciudad es sagrada -aun- presenta como un extremo no deseable creto y la clandestinidad, debe te-
que esté racionalmente organizada y y el utopista como un peligro para la ner medios para ocultarse de las
dominada- y por tanto venerada como felicidad humana -si algo como eso miradas despiadadas, y casi siempre
símbolo del orden y la deidad que lo existiera. Por definición inexorable el moralistas, de la sociedad y el Esta-
instauró. En esta ciudad utópica no hay paraíso soñado por un individuo es do; requiere la penumbra y el reco-
lugar para la demanda, la necesidad o exactamente el infierno temido por otro. veco porque hay ideas y sentimientos
el deseo del que va a habitarla y usarla, En caliente, y sin tomar distancia, las que, como los vampiros, caen
de ahí que sea ordenada, simétrica y utopías así leídas inducen a enarbolar exánimes si les da la luz del sol.
previsible; en síntesis, es un espacio la bandera de la individualidad y de la
urbano monológico y unívoco. no planeación, casi a hacer la apología La ciudad y el modo de vida de la
del caos y la fragmentación. utopía son pulcros, sobrios, ordena-
La ciudad real, como la cultura y la dos hasta la obsesión, no tienen se-
vida cotidiana, siempre preexiste al La ciudad debe ser polifónica, diver- cretos ni misterios, son planos,
individuo y permanece cuando él ya sa y abigarrada porque esa es la úni- regulares y predecibles, ¿hay un has-
ha desaparecido, sin embargo, es una ca manera de que sea inclusiva y tío más insoportable? Los habitantes
creación colectiva permanente, siem- tolerante con la diferencia, la mino- de las utopías están siempre expues-
pre inacabada y en perpetua trans- ría o la particularidad. El desorden - tos, no pueden esconderse detrás de
formación; la preservación y la casi siempre juzgado desde una ninguna máscara, para ellos no hay
conservación no están orientadas por estética clasista- es un orden distinto trasescena ni telón, ¿hay una cruel-
la sacralidad sino por valores estéti- al aceptado, el conocido o el desea- dad más refinada? Las ciudades que
cos, culturales o históricos con un ble, sujeto a su propia lógica aunque crecen, las que no han sido construi-
alto grado de objetividad. La ciudad a veces parezca incognoscible. El epí- das deliberada y racionalmente, per-
real es precaria en la medida en que teto de desorden, a veces, es el resul- miten la existencia de individuos o
cada generación la transforma según tado de una mirada falsa y prejuiciada comunidades que se rigen por sus pro-
sus necesidades o sus valores, está su- sobre un orden no inmediatamente pias normas, que medran al margen
jeta a cambios técnicos y culturales, so- perceptible, en el que tienen existen- de la gran corriente de adaptados fun-
bre ella inciden las vanguardias artísticas cia y juego los deseos y demandas cionales, excluidos de lo normal, ro-
y los descubrimientos científicos, se particulares, en el que la la simetria y zando siempre lo truculento, lo
deshace y se rehace todos los días, crea la eficiencia no son los únicos regula- censurable o lo fantástico.
y elimina identidades, es el referente dores, en el que se expresan diversas
de las biografías individuales, tiene tan- éticas y estéticas y en el que el placer En su seno suele cocerse el horror pero
tas lecturas como habitantes albergue. todavía se experimenta como una ne- también destilarse la genialidad del
No es un espacio sagrado para la ado- cesidad cotidiana. espíritu humano.

50 Bitacora 5 2 Sem 2001