Está en la página 1de 6

MAESTRA: OLGALIDIA PINZONHERNANDEZ

LICENCIATURA: DERECHO

ALUMNA: KARKEMIS ITURRALDE HERRERA


Lectura Selectiva

La lectura selectiva, es una actividad preparatoria para la lectura formal (palabra tras
palabra, frase tras frase, página tras página) que permite formarse una idea general sobre
el contenido de un texto y sobre el modo de afrontarlo. La Lectura selectiva consiste en
una búsqueda de aspectos muy concretos del texto. El lector descubre lo que le interesa,
lo extrae del resto de la información y prescinde del resto.
Antes de emprender una lectura formal resulta útil encuadrar el texto, evaluando en él
algunos elementos generales, como por ejemplo observar:
* La contratapa, las solapas y las primeras páginas.
* El prefacio, para evaluar el contexto en el cual nació el libro.
* El índice general y analítico.
* El primer y último capítulo.
* La bibliografía.
* Las notas, que dan indicaciones sobre las dificultades o la facilidad del texto.

En el caso en que se deba estudiar un capítulo o un pasaje aisladamente, se toma en


cuenta otros elementos:
* La introducción, que trae a menudo, junto con una síntesis, una evaluación del texto.
* El primero y el último párrafo que, a menudo, presentan un encuadre y una síntesis del
texto respectivamente.
* Los subtítulos, que ayudan a comprender la estructura del capítulo o del pasaje de la
antología y la distribución de la información.

El concepto de prelectura está dentro de la definición que se da de lectura selectiva, quizá


solo ahondaría en los objetivos de ésta, los cuales son: despertar nuestra atención a través
de la creación de expectativas que nos ayuden a comprender un texto; este objetivo
puede lograrse preparando preguntas acerca del contenido del texto, a las que la lectura
deberá proporcionar respuestas.
Esta etapa permite generar interés por el texto que va a leer, resulta útil encuadrar el
texto, evaluando en él elementos generales

1
Lectura panorámica

Se trata de una técnica más compleja que la exploratoria y similar a


las técnicas de inspección previa. Se puede definir como el proceso en el cual el ojo abarca
ciertas secciones preseleccionadas de material a fin de obtener una visión del mismo. El
objetivo básico de esta técnica es proporcionar un andamiaje sobre el colocar “los ladrillos
y la argamasa “. La Lectura panorámica es un proceso en el que se busca una visión de
conjunto es el tipo de lectura en la cual algunas personas alcanzan las 1000 ppm y son
capaces de repartir lo esencial del material leído.

Lectura Crítica

En el texto de Serafini (2008), en el apartado “Cómo se estudia”, expone que para


llegar a la lectura crítica el sujeto debe ser capaz de realizar al menos tres aspectos
esenciales: comprender los objetivos del autor, valorar la fiabilidad de las fuentes del
escrito, y distinguir hechos de opiniones.
Sobre el primer punto habría que decir que para el lector es fundamental identificar la
intención del autor para saber cómo estructura –formal y conceptualmente- su escrito, y
puede hacerse mediante la formulación de verbos como exponer, explicar, denunciar,
convencer, tergiversar, etc. Esta intención puede aparecer explícita en el texto (“El
propósito de este artículo es…”) o, por el contrario, no aparecer y entonces el lector debe
deducirla o inferirla. Más aún, desarrollar la capacidad para detectar cuándo el objetivo
“declarado” del autor realmente corresponde o no lo expuesto durante el desarrollo.
“Un texto o una afirmación tienen valor según la competencia que posee el autor
sobre el tema”, afirma Serafini, y en la validez y veracidad de la información en que se
fundamente, agregaría. Tener la capacidad para evaluar las fuentes y la información en
que se basa un autor no es una habilidad, sino el resultado de un largo proceso de ir
conociendo poco a poco sobre el tema. Una información amplia permite valorar y emitir
juicios objetivamente sobre lo expuesto. De lo contrario, cualquier afirmación

2
descabellada puede ser tomada como cierta, o al revés, no tener la suficiente capacidad
para tomar por confiable una fuente.
El tercer punto tiene que ver directamente con lo anterior. Para un lector experto es
fácil captar la distinción; un aprendiz tiene que realizar un análisis atento tanto del
objetivo como de las fuentes del autor. Podríamos decir que un hecho es un dato que
corresponde con la realidad (“Colima es un estado de la República Mexicana”) y una
opinión constituye un punto de vista o interpretación sobre esa realidad (“Colima es el
estado más bonito de la República Mexicana”). Una opinión, habría que decirlo, tiene la
probabilidad de ser verdadera, pero necesita elementos que la sustenten para pasar a ser
un hecho. Distinguir hechos de opiniones constituye un eficaz filtro para aceptar o no las
ideas del autor.
Como se dijo, estas tres condiciones son elementales para una lectura crítica; pueden
considerarse más, según sea la necesidad o el interés del lector. Con todo, debe
considerarse una competencia a desarrollar durante toda la vida y que puede ir desde la
crítica más sencilla hasta la más elaborada. Acaso lo más importante sea leer siempre con
esa intención, con ese espíritu, porque, siendo así, podríamos decir que critica quien
puede, no quien quiere.

Lectura de comprensión

Consiste, en leer para comprender el contenido del escrito. Saber distinguir: lo


fundamental, de lo accesorio; los hechos, de las opiniones; lo comprobado, de lo
discutible; los principios, de las aplicaciones; las causas, de los efectos; la condición, de lo
condicionado; lo exclusivo, de lo común; lo convergente de lo divergente.
Etimológicamente Comprensión significa alcanzar o captar algo. Toda lectura en sentido
estricto, debiera ser lectura de comprensión, ya que su finalidad es el significado de las
palabras que describen los objetos o las ideas. El lector autentico debe ser capaz de
traducir a sus términos cotidianos la experiencia que le dejo la lectura y relatarla en
palabras comprensibles para él y para las personas que tengan su mismo nivel. En las
obras informativas lo principal es el contenido, en tanto que en las expresivas lo que más
importa es la forma.
Pasos de la lectura de comprensión:
1) Realizar una lectura general del texto.
2) Localizar e investigar los términos desconocidos.
3) Señalar las palabras clave y analizar la relación entre ellas.

3
4) Enunciar el tema en forma breve, clara y precise.
5) Formular preguntas para identificación de las ideas principales.
6) Resolver el cuestionario incluyendo las preguntas.
7) Elaborar el resumen con base a las respuestas.
Todas las técnicas para una eficiente lectura de comprensión, tienen que referirse a la
captación de los dos elementos del contenido. Aquí sugerimos las siguientes:
a) Formulación de preguntas:
Para captar la idea principal o el enunciado nuclear de un párrafo, ayuda mucho la
formulación de preguntas adecuadas. Si podemos dar respuesta a tales preguntas,
habremos captado lo que nos interesaba de este párrafo, de esa página, de ese capítulo,
etc.
b) Relaciones terminológicas:
El otro aspecto del contenido es la jerarquía entre los conceptos. En la terminología propia
de un texto -sobre todo en los científicos y en los escolares- se encuentran varios niveles.
En primer nivel, o nivel básico, están los términos para cuya comprensión basta una
definición ostensiva, es decir mostrar los objetos a que se refiere. Habrá términos en
segundo nivel, los cuales, para ser comprendidos, necesitan ser definidos recurriendo a los
del primer nivel. Asimismo, habrá términos más cargados de significado, cuya
comprensión solo Serra posible recurriendo a las significaciones de otros términos de
niveles anteriores. Para obtener una comprensión complete de un texto, el ideal serio
jerarquizar sus conceptos haciendo explicitas las relaciones que se encuentran entre ellos.
EJEMPLO
Dice la física:
(1) Potencia es el trabajo efectuado en la unidad de tiempo.
(2) Trabajo es el desplazamiento que realiza un cuerpo por la acción de una fuerza.
(3) Fuerza es toda causa capaz de producir un movimiento o modificarlo.
El concepto (1) es de cuarto nivel, porque para entenderlo necesitamos “tiempo” que es
de nivel tres.
El concepto (2) es de nivel tres, ya que para entenderlo necesitamos conocer
“desplazamiento” y “cuerpo”, que son de nivel uno y “fuerza”, que es de nivel dos.
El concepto (3) es de nivel dos porque para entenderlo necesitamos conocer
“movimiento” que es de nivel uno, I “términos”, “cuerpo”, “tiempo”, “movimiento” y

4
“desplazamiento” son de nivel uno, porque para conocer su significado nos basta con una
definición ostensiva.
c) Mecanismos externos:
Existen algunos auxiliares para la aplicación de cualquier técnica de lectura, que se
conocen como mecanismos externos, por ejemplo:
1) Subrayar a lápiz algunas frases.
2) Tomar nota en algún cuaderno.
3) Hacer resúmenes y síntesis.
De estos los principales son el resumen y la síntesis. Ambos auxiliares son una prueba o
manifestación de que el sujeto efectivamente realicé una lectura de comprensión. El
resumen consiste en un extracto del texto o párrafo leídos. El resumen debe contener los
enunciados nucleares, con las propias palabras del autor.
La síntesis es una captación de más alto nivel que el resumen y consiste en dos pasos:
1) Traducir al lenguaje propio el contenido del texto.
2) Explicar las relaciones jerárquicas que hay entre los términos o conceptos de dicho
texto.

LECTURA DE INTERPRETACIÓN

La comprensión lectora es una destreza idiomática resultado de la interacción texto-


lector: leer es interpretar, transformar en una representación mental propia lo que otro
ha escrito.

También podría gustarte