Está en la página 1de 9

Los jóvenes internados

en prisiones andaluzas.
Sus actitudes ante los procesos
de reeducación
Víctor Manuel Martín Solbes
Universidad de Málaga

Resumen 1. Introducción

Los procesos de reeducación constituyen una Con este artículo tratamos de sintetizar una
de las finalidades de la Institución Peniten- investigación con la que pretendíamos co-
ciaria. Pero estos procesos proporcionados nocer las actitudes de los jóvenes menores
por la Institución deben ser recibidos por las de veintiún años internados en los centros
personas internadas en prisión de manera efi- penitenciarios andaluces, ante la función re-
caz y activa, por lo que es necesario que es- educadora de la Institución Penitenciaria.
tas personas mantengan una actitud ade- Para llegar a este conocimiento, nos marca-
cuada. Ante esta situación, parece oportuno mos los siguientes objetivos:
conocer las actitudes de las personas presas - Conocer las actitudes mantenidas por
ante los procesos de reeducación. los jóvenes ante los procesos de reedu-
cación.
Palabras clave: reeducación, actitud, pri- - Valorar la importancia de la educación
sión, jóvenes. y de la formación para evitar procesos
delincuenciales.
Summary - Valorar el trabajo preventivo en el ám-
bito social para evitar ingresos en pri-
The reeducation processes constitute one of de sión.
purposes of de Penitentiary Institution. But - Valorar la importancia del tiempo de
these processes provided by the Institution must ocio en prisión para evitar deterioros.
be received by the people inmate in prison of - Reconocer la importancia de la educa-
effective way and activates, reason why it is ción social en el ámbito penitenciario.
necessary that these people maintain an atti-
tude suitable. Before this situation, it seems op- Debemos comenzar diciendo que las Insti-
portune to know the attitudes the imprisoned tuciones Penitenciarias son instituciones
people before the reeducation processes. problemáticas dentro de nuestra sociedad,
más aún si consideramos estos lugares tra-
Key word: reeducation, attitude, prison, dicionalmente de encierro, castigo y aisla-
young people. miento social, como lugares donde se pre-

los jóvenes internados en prisiones andaluzas. sus actitudes... (Pág. 149-157) [ 149 ]
sips - revista interuniversitaria de pedagogía social (issn-1139-1723) nº 16 - marzo 2009 • tercera época
tenden acometer procesos de reeducación rarios, las visitas del exterior, los trasla-
y reinserción social, tal y como se indica en dos, las sanciones disciplinarias, suelen
nuestra legislación. Así, el artículo 25.2 de la influir en el estado emocional de los in-
Constitución Española establece que las pe- ternos de manera negativa.
nas privativas de libertad deben orientarse - Variables psicosociales, ya que a me-
hacia la reeducación y la reinserción social. nudo, los internados en centros peni-
Pero estos procesos de reeducación y de rein- tenciarios mantienen hábitos de drogo-
serción social se desarrollan dentro de un dependencias que les producen deterioros
marco institucional y arquitectónico que los físicos y psíquicos. A lo que hay que
condicionan. Así, podemos citar como con- añadir los cambios anímicos, la impo-
dicionantes, los siguientes: tencia por no poder resolver problemas
- La gran importancia que en el marco de familiares desde el encierro, enferme-
la política general penitenciaria tienen dades, la falta de valores sociales nor-
los aspectos regimentales de orden, se- malizados.
guridad y disciplina, frente a las posibles - Variables personales, ya que desde el en-
intervenciones educativas. cierro, sólo pretenden, en la mayoría de
- El medio penitenciario, como medio ins- los casos, acceder lo antes posible a la
titucional cerrado y voraz que dificulta vida en libertad, lo que produce estados
la participación educativa y cultural. de inquietud y ansiedad que suelen di-
- El nivel educativo y cultural de los in- ficultar la acción educativa.
ternados, que es bastante precario.
- Las escasas ofertas educativas y socio- Nos hemos centrado en los jóvenes meno-
culturales. res de veintiún años internados en centros
- La movilidad de la población internada, penitenciarios, basándonos en cinco crite-
ya que sea por motivos de libertad o por rios:
motivos de traslado a otros centros pe-
nitenciarios, lo cierto es que la población - Penitenciarios, ya que deseamos estudiar
es poco estable. a los jóvenes en prisión, y el artículo 173
- La carencia de recursos económicos, téc- del vigente Reglamento Penitenciario Espa-
nicos y humanos. ñol, aprobado por Real Decreto 190/1.996 de
- La gran pobreza en la que se mueven 9 de febrero, expresa en su punto 1: “El ré-
la gran mayoría de los internados. gimen de vida de los departamentos para jó-
- La evidente falta de libertad, que es la venes se caracterizará por una acción edu-
característica fundamental del medio pe- cativa intensa. Se consideran jóvenes a los
nitenciario. internos menores de veintiún años”.

Además de estos condicionantes, a la hora - Criminológicos, porque la etapa que va


de abordar acciones reeducadoras en el me- desde la infancia o preadolescencia hasta los
dio penitenciario, debemos tener en cuenta veintiún años, corresponde a la franja más
una serie de variables, como son: activa en la carrera delictiva de un sujeto. Es
- Variables ambientales, ya que todo se en esta etapa donde se producen más con-
circunscribe a unas estructuras arqui- ductas antisociales, se cometen más delitos,
tectónicas orientadas a la vigilancia y a donde el grado de reincidencia es mayor y
la seguridad, no a lo educativo. donde se refleja un riesgo más elevado en lo
- Variables regimentales, ya que el propio que se refiere a la peligrosidad social de sus
régimen de vida de los internos, los ho- actos (Kaiser, 1988).

[ 150 ] • Víctor Manuel Martín Solbes


sips - revista interuniversitaria de pedagogía social (issn-1139-1723) nº 16 - marzo 2009 • tercera época
- Madurativos, porque al tratarse de delin- de los componentes afectivos, cognitivos o
cuentes jóvenes, ellos son los que van a nu- conativos, generando a su vez respuestas
trir el sistema penitenciario en los próximos afectivas, cognitivas o comportamentales
años, si siguen teniendo pautas delincuen- (Bolívar, 1995).
ciales (Beristain, 1985). Por otro lado, con la reeducación pre-
tendemos que las personas cambien su ca-
- Pedagógicos, ya que se trata de una etapa rácter, reconozcan y hagan suyos recursos
en la que la educación puede realizar una la- y habilidades que propicien el bien de los de-
bor reeducadora fundamental, evitando así más, que no les permitan cometer delitos, ya
futuros ingresos en prisión. que estos causan mal a otras personas y des-
prestigian la propia imagen.
- Psicosociales, porque a estas edades es po- Podemos afirmar que estos procesos de
sible la inserción, tanto social como labo- reeducación tienen éxito, si el joven inter-
ral, sin romper los esquemas de la comuni- nado comienza a comportarse de manera
dad. Ésta es una etapa de construcción de prosocial, lo que dignificará su propia vida
la identidad en el contexto social (García y y la de los de su alrededor. Esto es, a través
Sancha, 1986). de la reeducación, se convierte en una per-
sona socialmente competente, ya que dis-
Por lo tanto, no es un hecho casual el que nos pondrá de recursos y habilidades de relación
centremos en esta etapa. Se trata de una social, lo que le llevará a una comunicación
cuestión de eficacia pedagógica y de renta- beneficiosa con su entorno y al desarrollo de
bilidad humana de los esfuerzos sociales. la autonomía, la solidaridad, la responsabi-
lidad, los conocimientos, entrando así de
Por otra parte, tratamos de estudiar la ac- lleno en el terreno educativo.
titud, que podemos entender como la pre- La reeducación, en definitiva, debe per-
disposición comportamental hacia una si- seguir, educar para vivir de forma perso-
tuación dada, en nuestro caso, los procesos nalmente satisfactoria, enriqueciéndose del
de reeducación. contacto con los demás.
Esta predisposición comportamental Partiendo de estos conceptos de actitud
está relacionada con tres componentes: y reeducación, abordamos el estudio de las
- El afectivo, relacionada con el sentir. actitudes ante la reeducación de los jóvenes
- El cognitivo, relacionada con el saber. menores de veintiún años internados en los
- El conativo, relacionada con el actuar. centros penitenciarios andaluces.

Consistiendo estos tres componentes en eva-


luaciones que realizamos de la situación. Así, 2. Metodología y análisis
las percepciones pueden ser favorables o
desfavorables. Los sentimientos, positivos o Para llevar a cabo la investigación nos he-
negativos. La conducta de apoyo u hostil. mos centrado en los internos jóvenes de los
Creemos que la tarea reeducadora y de centros penitenciarios de Sevilla, Algeciras,
reinserción social no tendrá los frutos de- Málaga y Granada. Y lo hemos hecho así
seados si las personas a las que se dirige este porque en el momento de realizar la inves-
esfuerzo reeducador no mantienen la acti- tigación, la población internada menor de
tud adecuada. Siempre, teniendo en cuenta veintiún años en los centros penitenciarios
que las actitudes predisponen a una res- andaluces, era de 334 internos, de los que
puesta valorativa que se manifiesta a través 311 habitaban en los centros penitenciarios

los jóvenes internados en prisiones andaluzas. sus actitudes... (Pág. 149-157) [ 151 ]
sips - revista interuniversitaria de pedagogía social (issn-1139-1723) nº 16 - marzo 2009 • tercera época
tabla 1. centros penitenciarios visitados, número y porcentajes de internos

N español % N extranj. % N total %

SEVILLA 64 22,4 19 6,7 83 29,1

ALGECIRAS 49 17,3 27 9,4 76 26,7

MALAGA 42 14,6 23 8,2 65 22,8

GRANADA 46 16,1 15 5,3 61 21,4

Total español 201 70,4

Total extranj. 84 29,6

TOTAL 285 100

antes citados. Proponemos a estos 311 jó-


venes participar en la investigación, acep- figura 1. distribución de puntuaciones
en sinceridad
tando la propuesta 285 internos que se
distribuían de la manera que se expresa en
12
la tabla 1.
10
Para llevar a cabo la investigación nos he-
% de sujetos

8
mos valido de los siguientes instrumentos: 6

- Un cuestionario de variables socioedu- 4


2
cativas, que consideramos que pueden 0
tener relación con los procesos de ree- 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19

ducación. Puntuaciones en sinceridad

- Un cuestionario de actitudes.
- Una escala de sinceridad. mismos con el programa estadístico SPSS
A continuación analizamos cada uno de (Statistiakal Package for Social Sciences),
estos instrumentos. versión 11.5.
Con objeto de establecer un punto de
2.1. Escala de sinceridad corte que permita distinguir a los jóvenes
que son más sinceros de los que lo son me-
La exponemos en primer lugar porque esto nos, se ha obtenido el percentil 25, cuyo va-
facilita el posterior desarrollo de la exposi- lor nos da una puntuación de 10; el percen-
ción de la investigación. til 50, cuyo valor es 13 y el percentil 75, cuyo
Introducimos esta escala por necesidad valor es 16.
metodológica, para así evitar que nuestra in- A partir de estos valores procedemos a
vestigación se desvirtúe por respuestas poco eliminar los casos que se encuentran por de-
sinceras. Utilizamos la escala propuesta por bajo del percentil 25, por considerar que es-
Pinillos (1990) (Figura 1). Esta escala está tos jóvenes han sido poco sinceros en sus
constituida por una serie de ítems referidos respuestas, quedando el número de casos re-
a cuestiones relativas a pequeñas faltas mo- ducido a 206 sujetos, que podemos consi-
rales o sociales frecuentes, pero cuya con- derar que han sido más sinceros en sus res-
fesión pública puede ser embarazosa. puestas. Observamos que el 27,7% de los
Una vez recogidas las respuestas de los jóvenes han sido poco sinceros en sus res-
cuestionarios, abordamos el análisis de los puestas.

[ 152 ] • Víctor Manuel Martín Solbes


sips - revista interuniversitaria de pedagogía social (issn-1139-1723) nº 16 - marzo 2009 • tercera época
De estos 206 sujetos, 196 son hombres figura 2. distribución de puntuaciones
y 10 son mujeres. Son españoles el 70,5%, en actitud
estableciéndose la edad media en 19 años.
20

% de sujetos
2.2. Variables socioeducativas 15
10

Hemos seleccionado 42 variables que con- 5

sideramos que de alguna manera pueden es- 0


1 4 7 10 13 16 19 22 25 28 31
tar relacionadas con la reeducación y con
Puntuaciones en actitud
ellas pretendemos conocer tanto las singu-
laridades de los jóvenes como las caracte-
rísticas del grupo. “en desacuerdo”, “muy en desacuerdo” con
Estas variables socioeducativas las agru- lo expresado en cada uno de los 18 ítems que
pamos en cuatro ámbitos de estudio: componen el cuestionario.
- Nivel escolar y cualificación profesio- Una vez obtenidos los datos, realizamos
nal, donde se recogen datos relativos a la un análisis de componentes principales, y
edad, nivel académico, formación y ex- una depuración en tres fases, llegando a un
periencia laboral, etc. análisis factorial en el que algunos ítems tie-
- Relaciones familiares, donde se recoge nen una saturación inferior a 0,30 en un fac-
información sobre los estudios de los pa- tor o saturan en más de un factor. Procede-
dres y madres, las profesiones paternas mos a eliminar estos ítems y obtenemos una
y maternas, si existen o no anteceden- solución en un factor que explica el 34,6%
tes familiares en prisión, etc. de la varianza.
- Contactos con la marginalidad, reco- De los 18 ítems de los que partíamos, se-
giendo datos relativos a consumos de leccionamos 9 ítems que constituyen el cues-
drogas, primeros consumos, tipos de dro- tionario definitivo y que muestran las acti-
gas consumidas, primer delito cometido, tudes de los jóvenes menores de 21 años de
delitos posteriores, influencias recibidas las prisiones andaluzas ante los procesos de
para delinquir, ingresos en centros de reeducación. Esta escala es sometida a un
menores, etc. análisis de fiabilidad, presentando homo-
- Vida en prisión, con la que pretendemos geneidad y coherencia. Existen ítems for-
conocer su itinerario en el interior del cen- mulados de manera favorable y otros de ma-
tro penitenciario, recogiendo datos rela- nera desfavorable, para evitar el sesgo de
tivos a la situación penal, si están en si- aquiescencia.
tuación de penados o de preventivos, a Consideramos que a mayor puntuación
la espera de juicio; situación penitencia- obtenida en esta escala corresponde mejor
ria, si son primarios o reincidentes, con actitud ante la reeducación.
más de un ingreso en prisión; actividad La puntuación mínima es de 9, la má-
que realiza en prisión, si estudia, trabaja, xima es de 32, estableciéndose la media en
en qué ocupa el tiempo libre, etc. 14,85. Consideramos que la población si-
tuada por debajo de la media tiene actitud
2.3 Cuestionario de actitudes baja. En este caso, 127 sujetos que se co-
rresponden con el 62% del total. Las pun-
Elaboramos un cuestionario de tipo Likert tuaciones, frecuencias y porcentajes obte-
en el que los jóvenes debían posicionarse nidos se presentan en la tabla 2, así como en
“muy de acuerdo”,“de acuerdo”,“indiferente”, la figura 2.

los jóvenes internados en prisiones andaluzas. sus actitudes... (Pág. 149-157) [ 153 ]
sips - revista interuniversitaria de pedagogía social (issn-1139-1723) nº 16 - marzo 2009 • tercera época
tabla 2. puntuaciones, porcentajes y Una vez establecido este dato, nos in-
frecuencias del cuestionario de actitudes teresaba conocer qué variables socioedu-
cativas se encuentran relacionadas con la
Puntuaciones Frecuencia Porcentaje (%) actitud, para lo que procedemos a estudiar
las relaciones existentes a través de un es-
9 30 14,6
tudio del chi-cuadrado. Así, podemos ob-
10 16 7,8 servar que las variables socioeducativas que
11 19 9,2
de alguna manera se relacionan con la ac-
titud son:
12 10 4,9 - El nivel académico de los padres.
13 30 14,6
- Ingresos en centros de menores.
- La situación penitenciaria, es decir, ser
14 13 6,3 primario, con un solo ingreso en pri-
15 9 4,4 sión, o ser reincidente, con más de un
ingreso.
16 13 6,3 - Participación en Talleres Ocupaciona-
17 12 5,8 les.
- Participación en Talleres Productivos.
18 9 4,4
- Participación en Cursos Formativos.
19 9 4,4 - Sentirse valorado por la actividad que
realizan en prisión.
20 6 2,9
- Influencias para delinquir del entorno
21 8 3,9 social.
- Motivo del primer delito.
22 6 2,9

23 3 1,5 Estas variables las podemos agrupar en cua-


tro núcleos de estudio:
24 3 1,5
- Ámbito familiar:
25 1 0,5 Nivel de estudios del padre.
- Ámbito de lo emocional:
26 2 1
Sentirse valorado por la actividad que
27 1 0,5 realiza en prisión.
29 1 0,5
- Ámbito de la prevención delictiva:
Situación penitenciaria: primarios.
30 2 1 Influencias para delinquir del entorno
31 1 0,5
social.
Motivos del primer delito: comprar dro-
32 2 1 gas.
N 206 100 %
Haber estado ingresado en centros de
menores.
- Ámbito de lo formativo:
Por lo tanto, podemos considerar que el Participar en talleres ocupacionales.
38% de los jóvenes estudiados mantienen Participar en talleres productivos.
una actitud alta ante los procesos de reedu- Participar en cursos formativos.
cación, o al menos, se sitúan por encima de
la media.

[ 154 ] • Víctor Manuel Martín Solbes


sips - revista interuniversitaria de pedagogía social (issn-1139-1723) nº 16 - marzo 2009 • tercera época
3. Interpretación y conclusiones con actividades deportivas o el trabajo, a to-
das luces variables importantísimas para la
De este modo, para que sea probable prede- vida de los jóvenes en prisión, adquieran la
cir una evolución de una actitud baja a una importancia debida, para que propicien una
actitud alta en el ámbito de la reeducación en actitud adecuada hacia la reeducación.
los centros penitenciarios andaluces, es ne- En cualquier caso, los ámbitos de lo fami-
cesario trabajar los ámbitos de lo familiar, liar, lo formativo, lo emocional y lo preventivo,
de lo emocional, de la prevención delictiva y constituyen aspectos a trabajar tanto para que
de lo formativo. se consigan actitudes positivas hacia la ree-
Así, trabajando estos ámbitos de manera ducación, como para conseguir mejoras en las
adecuada podemos llegar a tener un cambio actitudes ante la reeducación en el ámbito pe-
de actitudes en los jóvenes que se encuentran nitenciario. Una vez establecidas las relacio-
en nuestros centros penitenciarios. nes entre las variables socioeducativas y la ac-
En definitiva, observamos que los jóvenes titud, tratamos de averiguar qué variables
internados en prisión menores de veintiún socioeducativas influyen sobre la actitud ante
años, mantienen una actitud alta ante los pro- la reeducación.
cesos de reeducación si su situación peniten- Para ello realizamos un análisis de regre-
ciaria es de primario, delinquió por influen- sión logística univariante y un análisis de re-
cias del entorno social, cometió su primer gresión logística multivariante, interpretando
delito para comprar drogas, no ha estado in- odds ratio, entendidas como la razón entre la
gresado en centros de menores, participa en posibilidad de que ocurra un suceso y la posi-
talleres ocupacionales, participa en talleres bilidad de que no ocurra, es decir, se trata de
productivos, participa en cursos formativos, un número que expresa cuánto más probable
se siente valorado por la actividad que realiza, es que se produzca un hecho, frente a que no
siendo el nivel académico de los padres de ba- se produzca (Silva y Barroso: 2004, 13). En
chiller o universitario. nuestro caso, cuanto más probable es que se
Algunas de estas variables no son contro- produzca actitud alta cuando esté presente al-
lables desde la Institución Penitenciaria, como guna de las variables socioeducativas con las
pueden ser la situación de primario, cometer que hemos trabajado. El número de referencia
el delito por influencias de la sociedad, co- es la unidad y cuanto más nos alejamos de ella
meter el primer delito para comprar drogas, positivamente, aumentará la probabilidad de
no haber estado ingresado en centros de me- que se produzca el hecho. Si el número se en-
nores o el nivel académico de los padres. cuentra por debajo de la unidad, tomamos la
Pero desde las prisiones, y concretamente variable socioeducativa en sentido contrario.
desde el puesto de educador, si está en nues- Las variables que han resultado ser esta-
tras manos trabajar para que los jóvenes in- dísticamente significativas, p < 0,05, en los
ternados en prisión participen en talleres análisis de regresión logística univariante, las
ocupacionales, talleres productivos, cursos for- utilizamos para construir un modelo de re-
mativos y se sientan valorados por la activi- gresión logística multivariante, considerando
dad que realizan en prisión, porque estas como variable dependiente la actitud baja/alta.
variables sí parecen fundamentales para que En los análisis de regresión logística uni-
los jóvenes internados tengan una actitud alta variante y multivariante utilizamos el test
ante los procesos de reeducación. de bondad del ajuste basado en el estadís-
Asimismo, desde los centros penitencia- tico ratio de verosimilitud chi-cuadrado, por
rios debemos trabajar para conseguir que lo tratarse de muestras de tamaño pequeño
académico, la ocupación del tiempo de ocio (Kleinbaum: 1994, 135).

los jóvenes internados en prisiones andaluzas. sus actitudes... (Pág. 149-157) [ 155 ]
sips - revista interuniversitaria de pedagogía social (issn-1139-1723) nº 16 - marzo 2009 • tercera época
tabla 3. variables que forman parte del modelo de rlm

Variables B ET WALD GI p OR

Ingresos en centros de menores – 0,745 0,395 5,070 1 0,02 0,47

Sentirse valorado en prisión 1,122 0,344 10,626 1 0,00 3,07

Primer delito para comprar drogas – 1,549 0,395 6,419 1 0,01 5,44

Participa en taller productivo 1,262 0,652 3,747 1 0,05 3,53

Constante 0,427 0,351 14,992 1 0,00 0,32

Como decíamos, a partir de las variables forma negativa su propia actitud ante los pro-
socioeducativas seleccionadas realizamos un cesos de reeducación. Mientras que valoran de
análisis de regresión logística multivariante manera positiva la realización de actividades
con la finalidad de determinar las variables durante su estancia en prisión, aunque con-
socioeducativas que simultáneamente pre- sideran que no les ayudan en su reeducación,
dicen una actitud alta ante la reeducación. ni que la organización de los centros peni-
Estas variables son: tenciarios permita realizarlas adecuadamente.
- No haber estado ingresado en centros Del mismo modo, perciben mayoritariamente
de menores. que la prisión no mejorará su futuro ni los pre-
- Sentirse valorado por la actividad que para para la vida en libertad.
realiza en prisión. En cualquier caso, debemos cuestionarnos
- Cometió el primer delito para comprar la viabilidad de los centros penitenciarios
drogas. como lugares de reeducación, porque parece
- Durante su estancia en prisión, parti- evidente que para reeducar, educar, en defini-
cipa en talleres productivos. tiva, es necesario un ambiente de libertad, y
desde el encierro de un centro penitenciario
Por lo tanto, podemos decir que los valores parece improbable acometer procesos de ree-
de las odds ratio indican que tener actitud alta ducación. Parece improbable acometer proce-
ante la reeducación es más probable en los sos de reinserción social, inserción social,
jóvenes internados en prisiones andaluzas que inclusión, separando con un muro, segregando
no han estado con anterioridad ingresados en a la población que pretendemos reinsertar, ya
centros de menores, que se sienten valorados que para reinsertar, insertar, necesitamos del
por la actividad que realizan en prisión, que contacto de la sociedad con las personas ais-
cometieron el primer delito para comprar dro- ladas. Estos procesos desde un centro peni-
gas y que durante su estancia en prisión par- tenciario parecen de difícil ejecución.
ticipan en talleres productivos. Creemos, sin embargo, en el componente
pedagógico y educativo que debe presidir las
actuaciones en los centros penitenciarios, y
4. A modo de reflexión final que deben llevar aparejada la consecución de
la normalización de la conducta de los inter-
En definitiva, los internos mayoritariamente nados, a través de los valores morales y éti-
perciben de manera negativa los ítems que cos de una sociedad democrática.
prestigian la función reeducadora de la Insti- Así, y aun considerando simplista la ex-
tución Penitenciaria. Asimismo, perciben de plicación de que los problemas de margina-

[ 156 ] • Víctor Manuel Martín Solbes


sips - revista interuniversitaria de pedagogía social (issn-1139-1723) nº 16 - marzo 2009 • tercera época
Bolívar, A. (1995): La evaluación de valores y acti-
ción, exclusión social, inadaptación y delin- tudes. Madrid: Anaya.
cuencia, son únicamente debidos a déficits
Constitución Española de 31 de octubre de 1978.
educativos, pensamos que desde la pedagogía (B.O.E. nº. 311, de 29 de diciembre).
social y con un enfoque educativo, sí se pue-
Escámez, J. y Ortega, P. (1986): La enseñanza de ac-
den aportar soluciones que palien estos esta-
titudes y valores. Valencia: Nau Llibres.
dos carenciales.
Parece necesario la intervención desde la Foucault, M. (1976): Vigilar y castigar. México: Si-
glo XXI.
pedagogía social, y desde este ámbito debemos
estudiar y diseñar intervenciones que favo- García, J. y Sancha, V. (1986): Psicología peniten-
rezcan formas de convivencia más justas, so- ciaria. Áreas de intervención terapéutica. Madrid:
UNED.
lidarias y libres, y menos violentas, excluyen-
tes e insolidarias, no por mera solidaridad, sino Hair, J; Anderson, R.; Tatham, R. y Black, W. (1999):
Análisis multivariante. Madrid: Prentice Hall Ibe-
por motivos de justicia social.
ria.
No cabe duda que estos planteamientos
quedan lejos de las condiciones de vida de un Kaiser, G. (1988): Introducción a la criminología.
Madrid: Dykinson.
centro penitenciario, pero no por ello debemos
renunciar a su implantación, porque el dis- Kleinbaum, D.G. (1994): Logistic Regresion. New
curso pedagógico tiene que ser, por naturaleza, York: Springer Verlag.
potencialmente utópico, ya que, como nos in- Martín Solbes, V.M. (2006): Actitudes de los inter-
dica el profesor Sáez (2003), esto nos permite nados en prisión, menores de veintiún años, ante
cargar de valores e ideales nuestras interven- la función reeducadora del medio penitenciario en
el ámbito andaluz. Málaga: Servicio de Publica-
ciones.
ciones de la Universidad de Málaga
Optamos por la conversión de la Institu-
ción Penitenciaria en una institución educa- Martínez, R. (1999): El análisis multivariante en la
investigación científica. Salamanca: Hespérides.
tiva donde se implante un modelo pedagógico
con una intervención más humana. Sáez, J. (2003): La profesionalización de los educa-
Consideramos que el ingreso en prisión de dores sociales. En busca de la competencia educa-
tiva cualificadora. Madrid: Dykinson.
personas, es el último argumento al que de-
bemos recurrir para resolver nuestros pro- Silva, L.C. y Barroso, I.Mª. (2004): Regresión Lo-
gística. Cuadernos de Estadística, nº 27. Salamanca:
blemas sociales, ya que como nos indica Javier
Hespérides.
Urra (1997), con el ingreso en prisión se evita
el mal, pero no se proporciona el bien. Urra, J. (1997): Violencia. Memoria amarga. Ma-
drid: Siglo XXI.
Creemos que debemos intervenir con ac-
tuaciones pedagógicas encaminadas a la pre-
vención de la reincidencia, respetando escru-
pulosamente los derechos humanos de los
internados, a través de una educación en la ciu- DIRECCIÓN DEL AUTOR: Víctor Manuel Martín
dadanía y en los valores democráticos, con in- Solbes. Facultad de Ciencias de la Educa-
tervenciones pedagógicas hacia la reeducación. ción. Departamento de Teoría e Historia de
la Educación. Universidad de Málaga
Campus de Teatinos, s/n. 29071. Málaga.
Referencias bibliográficas Correo electrónico: victorsolbes@uma.es
Amorós, P. y Ayerbe, P. (Eds.) (2000): Intervención
educativa en inadaptación social. Madrid: Síntesis. Fecha de recepción del artículo: 23.VII.2008
Beristain, A. (1985): Ciencia penal y criminología. Fecha de aceptación del artículo: 3.XII.2008
Madrid: Tecnos.

los jóvenes internados en prisiones andaluzas. sus actitudes... (Pág. 149-157) [ 157 ]
sips - revista interuniversitaria de pedagogía social (issn-1139-1723) nº 16 - marzo 2009 • tercera época