Está en la página 1de 2

ONTOLOGIAS REGIONALES.

En filosofía, la ontología (del griego οντος, genitivo del participio del verbo ειμι,
ser, estar y λογος, ciencia, estudio, teoría) es una disciplina que se suele
identificar con la Metafísica general o bien indica una de las ramas de ésta que
estudia lo que es en tanto que es y existe. Por ello es llamada la teoría del ser,
es decir, el estudio de todo lo que es: qué es, cómo es y cómo es posible. La
ontología se ocupa de la definición del ser y de establecer las categorías
fundamentales o modos generales de ser de las cosas a partir del estudio de
sus propiedades.
Por ello, trata de describir o proponer las categorías y relaciones básicas del
ser o la existencia para definir las entidades y de qué tipo son. Las entidades
comprenden los objetos, las personas, los conceptos, las ideas, las cosas, etc.
En cierto modo, reflexiona sobre las concepciones de la realidad, sus
relaciones y características.

ONTOLOGIA UNIVERSAL Y ONTOLOGIAS REGIONALES


Gracias a esta intuición de esencias, la f. se propone como una ontología
universal, capaz de describir las diversas regiones del ser, definiendo las
condiciones de posibilidad de las distintas ciencias. Para Husserl, una región
del ser, esta constituida por los objetos de una ciencia de la experiencia en su
mutua correspondencia. Lo común a los objetos, viene recogido en las
categorías correspondientes a la región, que son los supuestos a priori que
permiten la captación de los diversos entes de la experiencia como
pertenecientes a una misma clase, capaz de constituir el tema de una ciencia
determinada. Las disciplinas filosóficas que estudian las categorías
correspondientes a cada región del ser son llamadas ontologías regionales,
que subyacen a las ciencias particulares y constituyen la explicación de sus
conceptos fundamentales o categorías.
Las o.r. son ontologías materiales por encima de las cuales se sitúa una
ontología formal, que investiga las condiciones que debe cumplir algo para ser
objeto del pensamiento. La lógica pura, prescribe a las distintas ontologías
materiales una constitución formal común a todas ellas. Las ontologías
regionales se distinguen según diferentes maneras en que se produce la
constitución del ser en la conciencia:

constitución de la naturaleza material


constitución de la naturaleza animal
constitución de la realidad espiritual

A estas tres regiones corresponden tres ciencias: físico-matemática, biología y


psicología y las ciencias del espíritu;

Tres conceptos fundamentales:


la cosa,
el ser animado y
el espíritu

Tres leyes fundamentales: en el ámbito de lo natural y de la vida, la ley de la


causalidad, y en el ámbito del espíritu, la ley de la motivación.
Las tres regiones se interpenetran y todas se basan sobre la cosa material en
cuanto objeto primitivo y primigenio.