Está en la página 1de 4

MONTES DO COUREL LUGO

Fraga da Marronda
LOS MONTES DO COUREL SE AFINCAN EN UN TERRITORIO MUY ACCIDENTADO, roto por quebradas naturales que,
conjuntamente con los vecinos Ancares, establecen una frontera natural entre las tierras del norte y la comunidad gallega.
Es lugar de profundos valles y empinadas laderas, donde se asientan bosques, llamados aquí devesas, con una variada masa
forestal formada por robles, acebos, castaños, hayas, avellanos y alisos que forman una masa a menudo impenetrable.
Diseminadas por todo este mosaico vegetal, las aldeas sobreviven apuntalando en el paisaje ese espacio humano. Pequeños
núcleos con una fisonomía de estilo medieval, de construcciones muy juntas entre sí y calles que más parecen pasadizos y
donde la piedra, los balcones de madera de castaño y la pizarra forman un maravilloso conjunto arquitectónico.
TEXTO Y FOTOS : Anxo Rial

20 OCTUBRE 2018
A Fraga da Marronda es

L un bosque ancestral don-


de se cobijan las hayas
más occidentales de Europa; un
típico bosque húmedo atlántico
y un excepcional ejemplo de
masa forestal autóctona, con
una extensión que abarca más
de seiscientas hectáreas, lo que
ha llevado a ser incluida en la
Red Natura 2000. En este espa-
cio es fácil intuir la presencia de
jabalí, zorro, ardillas, jinetas e
incluso el corzo. Una fauna en
la que se incluye el gavilán, el
cuervo o el águila caudal. Mien-
tras en terrenos intermedios se
mueven la perdiz o el cuco e in-
cluso el ciervo volante, el mayor
escarabajo de Europa que lucha
contra su declive refugiado en
los bosques de Marronda.

ITINERARIO Si bien el corazón


de este bosque es práctica-
mente intransitable y no hay ca-
minos que lo atraviesen, sí exis-
ten algunos caminos que bor-
dean la fraga y permiten hacer-
se una idea de la magnitud y la
belleza de ésta. Nosotros utili-
zaremos uno que comienza en
la carretera que une Mendrei-
Los árboles llegan a formar un verdadero túnel vegetal por donde ras con Forneas y remonta el
fluye el río Eo. Una senda, marcada como sendero de pequeño recorrido
cauce del río Eo. La excursión
PR-G 145, nos da la oportunidad de asomarnos a este profundo bosque.
combina un estupendo paseo a

OCTUBRE 2018 21
Lugo | Fraga do Marronda

la vera del agua, con la visita de do a la molienda. También se to. Descendemos a nivel del río do por precarios puentes de
alguna pequeña aldea y con el puede ver algunas construccio- y comenzamos a caminar en di- madera, algunos reforzados
bosque siempre presente. El nes que protegían los panales rección sur por un espacio fron- con una vieja capa de cemento.
punto de partida lo establece- de abejas del ataque de los doso y fresco. La senda se Tas caminar un buen trecho
mos en el área recreativa de A osos… cuando los había en es- adapta al caprichoso trazado entramos en un tramo conocido
Cortevella, donde el río Eo traza tas tierras. La senda del Eo está del río, que en este tramo crea como “senda de los cazadores”
uno de sus bonitos meandros. señalizada como un sendero de curvas como As Treitas da Cor- sin duda uno de los parajes
Allí mismo, el molino Do Ferrei- pequeño recorrido PR-G 145 y tevella. El camino cambia alter- más hermosos de todo el reco-
ro nos habla de un pasado liga- está marcada en todo momen- nativamente de orilla, a menu- rrido y también de los más
agrestes.
Tras unos kilómetros encaja-
dos en el fondo del cañón, el te-
rreno se despeja brevemente y
nos permite la visión de unos
prados verdes, una ladera del
bosque y el cielo azul. Tras cru-
zar el río de nuevo, afrontamos
un corto repecho y, escoltados
por eucaliptos de gran porte ,
llegamos hasta las primeras ca-
sas de la aldea de Cabreia. Me-
dia docena de construcciones,
una capilla y un hórreo es lo que
queda de la antaño bulliciosa
comunidad. Cabreia nos re-
cuerda una vez más el abando-
no que sufre el medio rural ga-
llego. Merece la pena deambu-

La niebla añade un toque de misterio


al ya de por sí intrigante bosque.
El molino Do Ferreiro aún se mantiene
en pie aunque hace mucho tiempo
que sus ruedas dejaron de girar.

22 OCTUBRE 2018
PARA COMBINAR
COMPLETA
TU FIN DE SEMANA CON:

1. Cascada de Vilagocende
GE_159.
Distancia: 34 km.
https://goo.gl/ka4Ske

2. Fragas do Eume
GE_236.
Distancia: 95 km.
https://desni.in/otoen

FICHA PRÁCTICA

SITUACIÓN: Comarca de Fonsa- DIFICULTAD: media.


grada. Lugo. DESNIVEL: unos 300 m positi-
PARTIDA Y LLEGADA: área de vos y negativos.
Recreo de A Cortevella. DISTANCIA: 20 km ida y vuelta.
CÓMO LLEGAR: por la TIEMPO: 5 h 30 min.
autovía A-6 y abandonarla para CARTOGRAFÍA: Hoja 73-2 del
llegar hasta Baleira, IGN. 1:25.000.
desde allí continuar por la OBSERVACIONES: la ruta está
carretera LU-750 y continuar señalizada en ambos sentidos
hasta A Muiña, para tomar con marcas blancas y amarillas
allí un desvío a la derecha hasta ya que se trata de un sendero
Martín y desde allí seguir las de pequeño recorrido. PR-G
indicaciones hasta A Cortevella. 145 Ruta da Marronda-Alto Eo.
INFORMACIÓN TURÍSTICA:
Ayuntamiento de Baleira.
Tel: 982 354 059.
www.concellobaleira.es

Las vallas de piedra cubiertas de mos el recorrido. En un mo-


musgo delimitan muchos tramos del mento dado, justo donde se le
camino. El suelo se cubre de hojas de une el caudal del río Cubilledo,
castaño y roble.
el Eo traza una curva de noven-
ta grados y se orienta al oeste.
Muy próximo está el Pozo da
lar entre estas rudas casas, la Ferrería, una bella cascada que
mayoría en estado ruinoso, y su- es la primera del Eo, cuyas
bir a la parte alta del poblado, fuentes no están lejos. Des-
donde hay una casa solariega y pués de cruzar el puente San
una vetusta capilla. Para conti- Paio el terreno se aclara, y el
nuar la excursión es necesario bosque da paso a los prados
descender de nuevo al nivel del donde pasta el ganado libre-
río, que ahora discurre manso a mente. Éste es un buen lugar
nuestra derecha. para el descanso antes de reto-
Sin apenas percibirlo hemos mar el camino de vuelta, con la
ido ganado casi trescientos me- ventaja de que, ahora, toca
tros de altura desde que inicia- descender.

« La Fraga da Marronda es un bosque


ancestral donde se cobijan las hayas
más occidentales de Europa; un típico
bosque húmedo atlántico y un excepcional
ejemplo de masa forestal autóctona».

OCTUBRE 2018 23