Está en la página 1de 65

LEGIÓN DE LAS PEQUEÑAS ALMAS;

ISLOTE “MARÍA SEMILLITA DE LA


FE”
ORIGEN DE LA LEGIÓN DE LAS PE-
QUEÑAS ALMAS
Tuvo su origen en Bélgica, en la Diócesis de
Lieja el 23 de Setiembre de 1971 y ha sido pe-
dido por Jesús a Margarita.
FINALIDAD
Es ayudar a la profundización de la vida es-
piritual, de la vida inferior según los principios
del Evangelio y del mensaje para formar almas
humildes y orantes con la única tarea de amar
nuestro Señor y hacerlo amar.
ESPIRITUALIDAD DE LA LEGIÓN
Evangélica: Porque su espiritualidad es aque-
lla del Evangelio, en la huella de Teresita de
Lisieux, y actualizada en la escuela del Mensaje
del Amor Misericordioso de Jesús a las Peque-
ñas Almas.
Cristocéntrica: En su amor por Cristo, las Pe-
queñas Almas, se empeñan en manifestar su res-
1
peto y amor a la Santa Eucaristía, y porque es
Cristocéntrica la espiritualidad también es
trinitaria, porque la Santa Trinidad estableció en
ti su morada, y en ti, ama actúa y difunde.
Mariana: María es la madre y el Pilar de la igle-
sia, María es la Pequeña Alma por excelencia,
es nuestro modelo, es la fuente de las Pequeñas
Almas, y el canal a través del cual fluyen todas
las gracias del Señor.
Eclesial: Porque en su relación con la Iglesia,
las Pequeñas Almas ponen el énfasis principal
sobre la fidelidad y obediencia al Magisterio de
la Iglesia, es decir a las enseñanzas constantes
de las Iglesia dispensada por el Papa y los Obis-
pos.
CARISMA:
Es un don gratuito – aceptar el carisma de una
pequeña alma, es aceptar ser y querer serlo de
vida una pequeña alma, es decir dejarse formar
por el mensaje y el evangelio, para con-seguir la
pequeñez espiritual, es vivir en el espíritu del
evangelio, en la fe, la esperanza y la caridad.
Trujillo, Mayo 2018
2
LA EVANGELIZACIÓN
La evangelización para las pequeñas almas,
consiste en hacer llegar a todos los fieles, el
mensaje de paz, amor y alegría de Jesús a todos
los hombres.
El grupo de las pequeñas almas que conforma-
mos el movimiento de amor universal fundado
por el mismo Jesús a través de Margarita,
cumple con el plan de evangelización de si-
guiente manera:
1. Difundiendo el mensaje del amor misericor-
dioso. Mensaje del 20/02/67
2. Buscando constantemente el mejoramiento
de nuestra vida espiritual imitando a María en
humildad y santidad. Mensajes: 09/01/68 y
15/04/75
3. Haciendo el bien con amor y alegría. Men-
sajes: 27/01/73 y 30/03/73
4. Dando testimonio del amor divino no con pa-
labras sino con buenas obras. Mensaje:
13/10/67
5. Buscando la oración y el desprendimiento.
Mensajes: 13/01/71 y 17/02/66
3
El plan de Cristo para la evangelización total del
mundo, se vería simplificado si pensáramos en
ganar para Cristo a las personas más cercanas a
nosotras y éstas a otras formando así verdade-
ras cadenas de los que conocen y creen en Cris-
to.
Nuestra misión como cristianos es recoger las
instrucciones que Jesús dio a sus discípulos
diciéndoles: “Id por todo el mundo y proclamad
la buena nueva a toda la creación” (Mc. 16,15)
ya que la transformación que Jesús va haciendo
en nosotros, será para los que no lo creen, la
mejor prueba de un Dios vivo, tal como nos
dicen las sagradas escrituras en 1 Pedro 2,12 y
Mateo 5,13-16

4
HIMNO DE LA PEQUEÑA ALMA
Soy un alma pequeña que oyó la palabra de
Dios / en mi vida jamás oculté / que yo tengo
una fe / yo respeto al ateo y le brindo a la vez
mi amistad / porque pienso que todos
buscamos la misma verdad.
CORO:
Es hora de ser la esperanza
es horade dar la amistad
es hora de ser testimonio de Dios
en un mundo que no sabe amar (bis)
En un mundo que de la materia hace Dios y
hace fin / que creyendo en el fondo pretenden
fingir / no creer / yo me pongo a decir que
preciso volver a la fe / es por eso que afirmo
que un día Jesús va a volver.
Es hora de ser ...
En un mundo que avanza sediento de alguna
ilusión / mientras muchos levantan violencia y
destruyen la paz / a esa gente que busca un
camino distinto al de Dios / yo le grito con

5
toda la fuerza de que soy capaz.
Es hora de ser ...
Soy un alma pequeña es verdad.../ nulidad .../
nada más.../ pero unida al todo que es Dios /
me convierto en su voz / yo le digo al cristiano
que correa su perdición / ¡Ven hermano a Jesús
que te ama y te ofrece el perdón!
Es hora de ser ...

6
LEGIÓN DE LAS PEQUEÑAS ALMAS
DEL CORAZÓN MISERICORDIOSO DE
JESÚS
ISLOTE “MARÍA SEMILLITA DE FE”
LOS NUEVOS MOMENTOS
(Estos momentos se deben realizar diariamente
y en el encuentro semanal).
PREPARACIÓN: Hacemos la Señal presen-
cia del Señor para escuchar su palabra.
Donde están dos o tres reunidos en mi nombre,
allí estoy yo en medio de ellos. (Mt. 18,19-20)
Venid a mí todos los que se sientan cargados y
agobiados, porque yo los aliviaré (Mt. 11,28)
Todo lo que me pidan en oración, crean que lo
recibirán y lo obtendrán (Mc. 11,24)
CANTO AL ESPÍRITU SANTO
Divino Espíritu bajad (2v.) y en llamas de amor,
a amor a todos abrazad (2v.)
Divino Espíritu llenad (2v.) las almas peque-
ñas, de fe, esperanza y Caridad (2v.)

7
ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO
Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus
fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor.
Envía, Señor, tu Espíritu y todas las cosas serán
creadas y renovarás la faz de la tierra. Oh Dios,
que has iluminado los corazones de tus fieles
con la ilustración del Espíritu Santo; concé-
denos que este mismo Espíritu, gustar de lo que
es recto y gozar de su consolación. Por Cristo
Nuestro Señor Amén.
OFRENDA DEL DÍA (Jornada de una
Pequeña Alma)
Por el Papa y sus intenciones, por la iglesia, por
los Sacerdotes, por la paz del mundo, por la
conversión de los pecadores, por los que sufren,
y en reparación de los ultrajes que ofenden
gravemente al Divino Corazón de Jesús y al
Corazón Dolorido e Inmaculado de María,
¡Roguemos al Señor! - Te lo pedimos Señor.
PRIMER MOMENTO: Rezo del Rosario –
Cantos Plegarias
Por la Señal de la Santa Cruz, por nuestros
enemigos...
8
Yo confieso ante Dios Todopoderoso...
3 Ave Marías a la Santísima Trinidad:
Dios te Salve María, Hija de Dios Padre, llena
eres de gracia...
Dios te Salve María, Madre de Dios Hijo, llena
eres de gracia...
Dios te Salve María, Esposa del Espíritu
Santo, llena eres de gracia...
Acto de Fe: El Credo
Creo en Dios Padre Todopoderoso,...
Hoy toca los misterios...

9
MISTERIOS DEL ROSARIO
MISTERIOS GOZOSOS
1. La Anunciación y Encarnación del Hijo de
Dios: “El ángel entró donde estaba María y
le dijo: Dios te Salve, llena de gracia: El Es-
píritu Santo te cubrirá con su sombra y darás
a luz un hijo a quien pondrás por nombre
Jesús” (Lc. 1,26-28).
Misterio inefable del amor de Dios: Su Hijo
se hace Hombre para salvarnos. Pidamos a la
Virgen María por los no nacidos, para que se
respete siempre su derecho a la vida. En el
Mensaje, Jesús nos dice: Llama a menudo a
tu ángel de la guarda”- Yo soy el fruto de la
Inmaculada Concepción. Felices los que en-
gendran espiritualmente al Hijo de Dios por
la práctica de la caridad y la observancia de
sus Mandamientos (18.5.79- 15,16,9.73)
Canción
Anuncia el Arcángel de parte de Dios
el alto Misterio de la Encarnación
Ave, Ave, Ave, María,

10
Ave, Ave, Ave, María
¡Oh! Jesús mío...
Corazón inmaculado de María quiero atar a
toda mi familia a tu corazón de madre y
con tu santo manto cúbrenos señora y
protégenos de tan enfermedad, de tanta
maldad y de tantos peligros que acechan
nuestras vidas.
María madre de las pequeñas almas,
estrella de la esperanza y la confianza,
ruega por nosotros y protégenos.
(La oración a Jesús y al Inmaculado
Corazón de María se repite al final de cada
decena)
2. La visita de Nuestra Señora a su prima
Santa Isabel. “Cuando Isabel oyó el saludo
de María exclamó: Bendita tú entre las muje-
res y bendito el fruto de su vientre (Lc. 1,39-
56). De este feliz encuentro nació el “Magni-
ficat”, himno de alabanza que exalta la pe-
queñez espiritual, síntesis del espíritu evan-
gélico y condición para entrar en el reino. Pi-
11
damos a María ser siempre solidarios y cari-
tativos con los demás. En el Mensaje, Jesús
nos dice: “El sentido de los demás es primor-
dial, pues es el punto de partida de una llama
de amor a través del mundo” - “Que esta ver-
dad penetre en tu alma: Yo soy tu prójimo.
Mírame en todos” (11.6.81 - 6.7.66)
Canción
María visita a Santa Isabel
las dos glorifican al Dios de Israel
Ave, Ave, Ave, María,
Ave, Ave, Ave, María
3. El nacimiento del Niño Jesús en Belén. “Y
María dio a luz a su hijo primogénito, lo
envolvió en pañales y lo acostó en un pese-
bre, porque no había sitio para ellos en la
posada” (Lc. 2,1-20). Sus primeros adora-
dores serán José y María, luego vendrán los
pastores; y más tarde, tres Reyes Magos
rendirán homenaje a su Humanidad, Divini-
dad y Realeza. Pidamos a María y a Santa
Teresita del Niño Jesús por lo niños y jóvenes
del mundo, para que conserven un corazón

12
puro y en paz orientado siempre hacia el
Señor. En el Mensaje, Jesús nos dice: “Honra
mi SANTA INFANCIA” - “Se humilde” - “Y
practica la virtud del desprendimiento
(25.8.77 - 3.2.66 - 17.3.66)
Canción
Nace en una cueva Jesús Redentor
el ángel le canta le adora el Pastor
Ave, Ave, Ave, María,
Ave, Ave, Ave, María
4. La presentación del Niño Jesús y la
Purificación de María. “A los ocho días,
circuncidaron al niño y le pusieron por nom-
bre Jesús. Cuando se cumplieron los días de
la purificación, lo llevaron a Jerusalén para
presentarlo al Señor” (Lc. 2,21-35). Con tu
presencia, Jesús, alegraste la ancianidad de
Simeón. Manifiéstate ahora a todos los ancia-
nos y alienta el resto de su vida, colmándolos
de esperanza. Pidamos, a María que nos a-
yude a cumplir, sin excusas, nuestros debe-
res religiosos. En el Mensaje, Jesús nos dice:
“Hijos míos pequeños: Sepan que la obe-

13
diencia es la llave de oro que abre de par en
par las puertas del cielo (19.3.79)
Canción
La Virgen ofrece, su Hijo al Señor,
de amor y pureza, ejemplo nos dio
Ave, Ave, Ave, María,
Ave, Ave, Ave, María
5. Jesús perdido y hallado en el templo:
“Después de buscarlo tres días, sus padres
hallaron a Jesús en el Templo, sentado entre
los doctores de la ley, escuchándolos y ha-
ciéndoles preguntas” (Lc. 2,41-52). Pidamos
a San José y a Santa María que nos ayuden a
encontrar a Jesús a través de la oración, el
estudio de los Evangelios y del “Mensaje”, la
comunión frecuente y la práctica de la cari-
dad. En el Mensaje, Jesús nos dice: “En el
cielo no tienes mayor protector que SAN JO-
SÉ. Yo lo honré en la tierra: Protector de mi
infancia, protector de mi Santa Madre. Honra
a este gran Santo: el más grande por su inti-
midad conmigo” (19.3.79).

14
Canción
Si a Cristo el pecado nos hizo perder
vayamos al templo que allí espera Él.
Ave, Ave, Ave, María,
Ave, Ave, Ave, María
MISTERIOS LUMINOSOS
1. Bautismo de Jesús en el río Jordán. “Cuan-
do Jesús fue bautizado, el cielo se abrió y el
Espíritu Santo bajó sobre él en forma de palo-
ma. Se oyó entonces una voz del cielo, que
decía: Este es mi Hijo amado, mi predilecto
(Mt. 3,13-17). Pidamos el amor y devoción a
la Santísima Trinidad”. “La Legión de las Pe-
queñas Almas es el don del Padre y del Hijo
a la humanidad, y el Espíritu Santo es el guía
de la espiritualidad” (16.3.70 – 5.92)
Canción
Jesús bautizado en el río Jordán
Espíritu Santo, bajó sobre él
Ave, Ave, Ave, María,
Ave, Ave, Ave, María
2. La Autorrevelación de Jesús en las Bodas
de Caná. Esto que hizo Jesús en Caná de
15
Galilea, convertir el agua en vino, fue la pri-
mera señal milagrosa con la cual mostró su
gloria” (Jn. 2,1-11). Cristo abre el corazón de
los discípulos a la fe, gracias a la intervención
de María, cuya exhortación: “Hagan lo que Él
les diga” va dirigida a la Iglesia de todos los
tiempos. Pidamos que se cumpla el deseo del
Señor POR MARÍA A JESÚS. En el Men-
saje. Jesús nos dice: “Arrójate en los brazos
de mi Santa y Gloriosa Madre. Es ahí donde
me encontrarás” - “Recuerda que nadie puede
nada sin pasar por mi Madre y por Mi”
(12.12.65 - 21.5.83)
Canción
La revelación de Jesús en Caná
señal milagrosa su gloria nos dio,
Ave, Ave, Ave, María,
Ave, Ave, Ave, María
3. El anuncio del Reino de Dios invitando a la
conversión. “Jesús fue a Galilea, a anunciar
las buenas noticias de parte de Dios. Decía:
Ha llegado el tiempo y el Reino de Dios está
cerca; arrepiéntase y crean en la buena

16
nueva” (Mc. 1,14-15). Pidamos la conver-
sión de los pecadores y la santidad en nuestra
vida, que hagan realidad el Reino de amor,
justicia y paz que cristo nos ofrece. En el
Mensaje Jesús nos dice: “Mi Reino se
establece sobre la tierra por la práctica de la
pequeñez”- “Un alma pequeña, por mi gra-
cia, puede llegar a ser una gran santas” - “Los
haré santos, si lo quieren” (26.11.72 - 18.7.67
- 13.1.94)
Canción
Jesús anunció el Reino de Dios,
Invitando a todos a su conversión
Ave, Ave, Ave, María,
Ave, Ave, Ave, María
4. La transfiguración de Jesús en el Monte
Tabor: “Jesús subió a un monte a orar, acom-
pañado de Pedro, Santiago y Juan. Mientras
oraba, el aspecto de su rostro cambió y su
ropa se volvió muy blanca y brillante. Una
nube los envolvió en su sombra y de ella salió
una voz, que dijo: “Este es mi Hijo, mi
elegido: escúchenlo” (Lc. 9,28-35). Pidamos

17
al PADRE ser felices testigos de Cristo, ha-
ciendo del Evangelio de las Bienaven-
turanzas una guía segura y un programa de
vida generosa y exigente. En el Mensaje
Jesús nos dice: “Yo soy el Amor” - “Mi men-
saje tiene que ser conocido” - “El que me dé
a conocer y amar tendrá la vida eterna”
(28.4.66 - 2.9.66 - 23.8.65)
Canción
Jesús en el Monte se transfiguró y
desde la nube se escuchó a Dios
Ave, Ave, Ave, María,
Ave, Ave, Ave, María
5. La institución de la Eucaristía en la Última
Cena. “Mientras comían, Jesús tomó en sus
manos el pan y, dando gracias a Dios, lo par-
tió y lo dio a sus discípulos, diciendo: Esto es
mi cuerpo” (Lc. 22,19). Honremos la Euca-
ristía visitando al Santísimo Sacramento y Pi-
damos el máximo respeto al cuerpo, la san-
gre, el alma y la divinidad de Jesús, reci-
biendo la comunión en la boca y, si es po-
sible, de rodillas. En el Mensaje Jesús nos

18
dice: “Esta práctica de la comunión en la ma-
no me desagrada mucho. Habría que abolirla”
- La comunión, debe volver a lo que fue des-
de hace siglos y hacer de nuevo una unidad
perfecta entre todos mis hijos. Habrá gritos y
protestas. Opongan su firmeza tranquila,
ponderada. Cada alma pequeña debe dar el
ejemplo” (7.6.79 - 6.4.79)
Canción
En la última cena, Jesús entregó
su cuerpo y su sangre con mucho amor
Ave, Ave, Ave, María,
Ave, Ave, Ave, María
MISTERIOS DOLOROSOS
1. La agonía de Jesús en el Huerto de
Getsemaní: “Jesús según su costumbre, fue
al monte de los Olivos y se puso de rodillas
para orar. Lleno de angustia, Jesús oraba más
intensamente; y sudó grandes gotas de sangre
que caían en la tierra” (Lc. 22,39-44). En la
oración, Jesús encuentra la fuerza para
cumplir la voluntad del Padre y enfrentar los
sufrimientos de su pasión. Pidamos la acep-
19
tación de la voluntad de Dios y la gracia de
saber orar con el corazón. En el Mensaje,
Jesús nos dice: “Hijos míos queridos, les con-
cederé sus peticiones en la medida en que
sean conformes a mi Voluntad” – “Recen y
hagan penitencia” - “Y denme gracias por
todo” (8.4.66 - 27.6.75 - 10.5.68)
Canción
Orando en el huerto, el buen Redentor
vertió de su sangre, un largo sudor.
Ave, Ave, Ave, María,
Ave, Ave, Ave, María
2. La flagelación de Jesús atado a la colum-
na: “Pilato tomó entonces a Jesús y ordenó
que lo azotaran” (Jn. 19,1). Siendo inocente,
Jesús soportó este suplicio sin una queja o
rebeldía. Pidamos mansedumbre y paciencia
para aceptar el sufrimiento, y un corazón
compasivo, que nos lleve a estar junto a los
que sufren. En el Mensaje, Jesús nos dice:
“El sufrimiento conduce a la santidad: sufri-
miento aceptado con amor y voluntad” -
“Acojan con cariño a los que lloran. No

20
permanezcan insensibles frente al sufri-
miento. Soy Yo quien llama y quien implora
en el que sufre. ¡Es tan sencillo abandonarse
entre mis Brazos!” (1.4.70 - 24.3.74)
Canción
Cuando en la columna, azotes sufrió,
por todos los hombres, Jesús padeció
Ave, Ave, Ave, María,
Ave, Ave, Ave, María
3. La coronación de espinas del Hijo de Dios:
“Los soldados vistieron a Jesús con una capa
roja, trenzaron una corona de espinas y se la
pusieron sobre la cabeza” (Jn. 19,2). Son
nuestros pecados de orgullo y soberbia los
que Cristo redimía con sus humillaciones.
Pidamos un corazón humilde y la pureza de
la mente, para no juzgar con ligereza, ni las-
timar, a nuestros hermanos, que merecen
nuestro amor y respeto. En el Mensaje, Jesús
nos dice: “La reputación del prójimo debe ser
sagrada a tus ojos. No te hagas jamás el eco
de calumnias o de murmuraciones” - “Déja-
me el cuidado de juzgar. Tú no juzgues. Reza

21
y ama” (6.6.66 - 13.11.69)
Canción
Corona de Espinas, su frente rasgó
por los pensamientos que ofenden a Dios
Ave, Ave, Ave, María,
Ave, Ave, Ave, María
4. Jesús con la cruz a cuestas camino del Cal-
vario. Y llevando en los hombros su propia
cruz, salió Jesús hacia un lugar llamado
Calvario, en hebreo Gólgota” (Jn. 19,16-17).
El peso de la cruz de Cristo son los pecados
de toda la humanidad; podemos aligerar su
carga, viviendo alejados del pecado por
pequeño que éste sea. Pidamos a SAN MI-
GUEL ARCÁNGEL que nos libre y defienda
del mal espíritu, para que no caigamos en la
tentación. En el Mensaje, Jesús dice: “Tu
cruz es pesada. ¿Qué dices de la mía?” - “A-
yúdame a llevar mi cruz” - “Y yo compartiré
contigo tu carga” (8.11.88 - 24.4.66 - 7.5.67)
Canción
Al Monte Calvario, camina Jesús
llevando en sus hombros divinos, la Cruz

22
Ave, Ave, Ave, María,
Ave, Ave, Ave, María
5. La Crucifixión y Muerte de nuestro Señor.
“Desde el mediodía y hasta las tres de la tar-
de, toda la tierra quedó en tinieblas. Enton-
ces, Jesús gritó con fuerza y dijo: ¡Padre, en
tus manos encomiendo mi espíritu! Dicho es-
to, expiró” (Lc. 23,33-46). “¡Oh Madre, fuen-
te de amor, hazme sentir tu dolor para que
llore contigo!” (Stabat Mater, 9). En un acto
de amor supremo, Jesús dio su vida por no-
sotros. Pidamos vivir con devoción y grati-
tud la SANTA MISA, memorial de nuestra
redención. En el Mensaje, Jesús nos dice:
“Perdona como yo se perdonar” - “No se pue-
de poseer la santidad sin pasar por la cruz” -
“Yo la he hecho a la medida de cada uno” -
La cruz no excederá jamás tus fuerzas
(13.3.67 - 15.67 - 7.4.93 - 12.5.67)
Canción
En la Cruz clavado, murió el Salvador
dejando a María, por Madre de Amor.
Ave, Ave, Ave, María,

23
Ave, Ave, Ave, María
MISTERIOS GLORIOSOS
1. La Resurrección de Nuestro Señor Jesu-
cristo. “El ángel dijo a las mujeres: No te-
man. Sé que buscan a Jesús, el que fue cruci-
ficado. No está aquí, ha resucitado, según lo
había dicho” (Mt. 28,1-10). Al resucitar, Je-
sús nos dejó el fundamento de nuestra espe-
ranza y un testimonio: La Sábana Santa de
Turín. “Esa reliquia insólita y misteriosa – a-
firma Juan Pablo II - es un extraordinario tes-
tigo de la Pascua”. Pidamos la esperanza en
nuestra futura resurrección y en nuestra dia-
ria renovación. En el Mensaje, Jesús nos di-
ce: “Yo soy la resurrección y la Vida” - “Ten
un gran respeto por esta imagen (La Santa
Paz)” - “Y ansía con avidez la perfección”
(29.4.75 - 14.4.67 - 5.3.66)
Canción
Después de tres días revive el Señor,
de muerte y Pecado feliz vencedor
Ave, Ave, Ave, María,
Ave, Ave, Ave, María
24
2. La Ascensión de Jesús al cielo. “Después de
hablarles, el Señor Jesús fue elevado al cielo
y se sentó a la derecha de Dios” (Mc. 16,19-
20). Subiendo el cielo con su cuerpo glorioso,
Jesús nos abre las puertas de la eternidad y
promete estar siempre con nosotros. Pida-
mos el deseo del cielo y la gracia de alcan-
zado. En el Mensaje Jesús nos dice: “Sigan
el camino del Amor. Es el único que los pue-
de conducir al cielo” - “Hay que enseñar el
camino del cielo a aquellos que, no lo cono-
cen” - “El cielo pertenece solamente a quien
lo gana” - “Allí, en compañía de los que a-
mas, conocerás mi paz y mi alegría”. (20.2.67
- 25.4.67 - 28.4.72 - 1.11.66)
Canción
Subiendo a los cielos en Carne inmortal,
nos abre las puertas de la eternidad
Ave, Ave, Ave, María,
Ave, Ave, Ave, María
3. La venida del Espíritu Santo sobre María
y los Apóstoles. El día de Pentecostés, un
gran ruido, como de un viento fuerte, resonó
25
en el aposento alto donde estaban; apare-
cieron como lenguas de fuego sobre cada uno
de ellos y todos quedaron llenos del Espíritu
Santo” (Hc. 2,1-4). Pidamos al ESPÍRITU
SANTO sus siete dones: piedad, temor de
Dios, ciencia, entendimiento, sabiduría, con-
sejo y fortaleza. En el Mensaje, Jesús nos di-
ce: “Pon siempre al Espíritu Santo en el pri-
mer plano de tus meditaciones” - “Deja al Es-
píritu Santo entrar en ti, y pronto no serás
más que una amplia hoguera de amor”
(14.6.77 - 4.6.79)
Canción
En lenguas de fuego cual dones de amor
llegó hasta las doce el consolador
Ave, Ave, Ave, María,
Ave, Ave, Ave, María
4. La asunción de María al cielo en cuerpo y
alma. “¿Quién es esto que resurge como el
amanecer, hermosa como una luna, esplen-
dorosa como el sol?”
Recogiendo el sentir de la Iglesia, en 1950 el
Papa Pío XII eleva a la categoría de dogma la

26
Asunción de María. Pidamos a la VIRGEN
DEL CARMEN una buena muerte, que nos
promete el cielo y la alegría del reencuentro
con nuestros seres queridos. En el Mensaje,
Jesús nos dice: “¡Ruega por las ALMAS
DEL PURGATORIO! Que el recuerdo de los
que tú has amado aquí abajo, sea tu consuelo”
(2.11.84)
Canción
En cuerpo y alma la Virgen María
Subiendo al cielo nos esperará
Ave, Ave, Ave, María,
Ave, Ave, Ave, María
5. La Coronación de María como Reina y
Soberana de todo lo creado. “Una gran
señal apareció en el cielo: Una mujer ves-
tida de sol, con la luna bajo sus pies y una
corona de doce estrellas sobre su cabeza”
(ap. 12,1): Es la culminación de la misión
de María; colaborar desde el cielo, como
Reina y Madre de la Esperanza, en la sal-
vación del mundo. Pidamos en todo mo-
mento su maternal protección y mediación.

27
En el MENSAJE, Jesús declara: “María, pu-
ra joya de mi cielo. El pilar de mi Iglesia. Por
Ella el Espíritu del mal será vencido. Juzguen
con eso, la importancia de la oración a
María” - “Ámenla y propaguen su culto” -
“La recitación diaria del Rosario es una nece-
sidad actual” (3.7.12.66 – 24.8.66)
Canción
Del cielo y tierra se escucha una voz
María es la reina de la creación
Ave, Ave, Ave, María,
Ave, Ave, Ave, María
Salve Regina: (se reza al terminar el Rosario)
Dios te salve, reina y Madre de...
1 Padre Nuestro, 1 Ave María, y 1 Gloria por
el Papa y para ganar las indulgencias del
Rosario
Oración a San Miguel Arcángel: ¡Oh San
Miguel Arcángel! Defiéndenos en los com-
bates, se nuestro amparo contra la maldad y ase-
chanzas del demonio. Mándele el Señor que no
pueda dañarnos, humildemente te lo pedimos. Y
tu ¡Oh Príncipe! De la milicia celestial, usando
28
el poder que el cielo te ha conferido, lanza al in-
fierno a Satanás y demás espíritus malignos que
recorren el mundo para perder las almas, Amén.
San Miguel Arcángel: Con tu luz - Ilumínanos,
con tus Alas - Protégenos, con tu Espada -
Defiéndeme. San Miguel Arcángel Líbranos
del mal espíritu (3 veces)
Canto a la Virgen
PLEGARIAS
- María Reina de la Sabiduría, ruega por noso-
tros.
- Nuestra Señora del Carmen, Patrona Univer-
sal de las pequeñas Almas, ruega por nosotros.
- San José y Santa Teresita del Niño Jesús, pro-
tectores de las Pequeñas Almas, ruega por no-
sotros.
- Santa Rosa de Lima, ruega por nosotros y
salva nuestra Patria.
- San Martín de Porres, ruega por nosotros y
salva nuestra Patria.
SEGUNDO MOMENTO: Motivación
Será breve y realizado por la Responsable del
Islote, puede ser algún tema del calendario
29
litúrgico, el Libro N° 8 Serie Margaritas, noti-
cias de la Iglesia, testimonio Ave María para
iniciar las lecturas.
TERCER MOMENTO: Lectura de la Biblia
El tema a escoger será el del domingo anterior o
el que corresponde en el día.
CUARTO MOMENTO: Lectura del Mensaje
El mensaje será leído y comentado por el grupo.
Puede ser abierto en el momento o preparado
previamente.
QUINTO MOMENTO: Canto a Jesús
SEXTO MOMENTO: Catequesis
Será tomado del catecismo N° 3 de Bruño, o del
catecismo del a Iglesia Católica.
SÉTIMO MOMENTO: Cultura Religiosa
Se leerá y comentará:
- Algún párrafo de las Encíclicas que se escoja.
- Algún tema extraído del Observattore Roma-
no.
- Alguna carta pastoral
- Lectura de la Vida de los Santos
- Cualquier otro documento eclesial.
OCTAVO MOMENTO: Oraciones finales

30
BENDITA SEA TU PUREZA
Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues
todo un Dios se recrea, en tan graciosa belleza.
A Ti celestial princesa, Virgen Sagrada María,
yo te ofrezco en este día, alma vida y corazón,
mírame con compasión, no me dejes, Madre
mía, y en mi última agonía dame tu santa ben-
dición. Amén.
Acto de abandono y fidelidad al amor
misericordioso de Jesús
Dios mío, postrada delante de Ti, en presencia
de tu dulce Madre y de la Corte Celestial, me
comprometo solemnemente a permanecerte fiel
y me ofrezco alegremente en holocausto a tu
Amor Misericordioso. Abrásame en las llamas
ríe tu Amor Sagrado, este amor que hace los
santos. Dada mi gran debilidad, ayúdame, ¡Oh
Dios mío!, te lo ruego, a cumplir esta promesa
que te hago hoy de estar siempre disponible a tu
llamada. Si es necesario, recuérdame. ¡Oh Dios
mío!, que he dejado de pertenecer al mundo para
no formar más que uno contigo para siempre. Te
doy todo lo que tengo y todo lo que soy. El don
31
que te hago de mi voluntad es total y definitivo.
Que tu gracia me de la fuerza de ser fiel a esta
promesa que hago hoy delante de ti. Amén.
NOVENO MOMENTO: Momento Fraterno
Abrazo: Amor, Paz, Alegría.
Colecta: Donación voluntaria.
Avisos, comentarios.
Ventas que sean de la Legión: Y compartir.

32
CANCIONES AL PADRE, AL HIJO Y AL
ESPÍRITU SANTO
CAMINARÉ El señor es benigno
Caminare en pre- y justo nuestro Dios
sencia del Señor es compasivo el
(bis) Señor guarda a los
Amo al Señor por- sencillos
que escucha mi voz Estando ya sin
suplicante fuerzas me salvo
Porque inclina su Caminare...
oído hacia a mí el día Alma mía recobra tu
en que lo invoco calma
Caminare... Que el señor fue
Me envolvía en redes bueno contigo
de muerte Arranco mi alma de
Caí en tristeza y en la muerte
angustia Mis ojos de las
Invoque el nombre lágrimas mis pies de
del Señor la caída
Señor salva mi vida EN TU
Caminare... PRESENCIA
En tu presencia ¡oh
33
Jesús! es tan grande Como están los ojos
el gozo que hay en de los esclavos, fijos
mí. Siento tu mirada en las manos de sus
de amor y no sé qué señores, así están
decir Señor. nuestros ojos en el
No tengo más que Señor, esperando su
decir que te amo misericordia.
(2), oh Dios. Misericordia Señor,
Sin ti mi vida nada misericordia, que
es, siempre contigo estamos saciados de
quiero caminar; soy burlas; misericordia
feliz, Tú estás aquí, y Señor, misericordia
eres mi ser y eres mi que estamos saciados
aliento Señor. de desprecios.

A TI LEVANTO Nuestra alma esta sa-


MIS OJOS ciada del sarcasmo
A ti levanto mis de los satisfechos;
ojos, a ti que habitas nuestra alma esta
en el cielo. saciada del despre-
A ti levanto mis cio de los orgullosos.
ojos, por que espero ¡OH BUEN JESÚS!
tu misericordia. (2v) Oh Buen Jesús, yo
34
creo firmemente; Oh Buen Pastor,
que por mi bien estás amable Y fino a-
en el altar; que das tu mante, mi corazón se
Cuerpo y Sangre jun- abrasa en santo
tamente el alma fiel ardor; si te olvidé,
en celestial manjar. hoy juro que cons-
Indigno soy, confie- tante he de vivir tan
so avergonzado, de sólo de tu amor. (bis)
recibir la Santa Dulce maná y celes-
Comunión; Jesús que tial comida, gozo y
ves mi nada y mi salud de quien te
pecado, prepara Tú come bien; ven sin
mi pobre corazón. tardar, mi Dios, mi
(bis) luz, mi vida; des-
Espero en Tí, pia- ciende a mí, hasta mi
doso Jesús mío; oigo pecho, ven. (bis)
tu voz que dice:
UNA ESPIGA
“Ven A Mí”, porque Una espiga dorada
eres fiel, por eso en por el sol el racimo
ti confío; todo, que corta el viñador
Señor, lo espero yo /se convierte la hora
de Tí. (bis) pan y vino de amor

35
en el cuerpo y la /una misma espe-
sangre del Señor/. ranza caminando
Compartimos la cantaran en la vida
misma comunión como hermanos se
somos trigos del amaran/.
mismo sembrador ZAMBA DEL
/un molino la vida PERDÓN
nos tritura con dolor Perdón, por aquel
Dios nos hace euca- mendigo, por aquella
ristía en el amor/. lágrima que hice
Como granos que brillar.
han hecho el mismo /Perdón, por aquellos
pan como notas que ojos que al buscar
tejen un cantar los míos no quise
/como gotas de agua mirar. (2 v.)
que se funden en el Señor, no le di mi
mar los cristianos un mano se encontraba
cuerpo formaran/. solo y lo dejó partir,
En la mesa de Dios /perdón, por no dar
se sentaran como cariño por sólo
hijos su pan comul- buscarlo y tan lejos
garan de Ti./ (bis)

36
Señor, por qué soy PERDONA A TU
así. Estoy como PUEBLO
ciego, no sé com- Perdona a tu pueblo
prender. Señor
Señor, Tú eres mi Perdona a tu pueblo
esperanza dame tu Perdónale señor
mirada, que te sepa Por las tres horas de
ver. (bis) agonía en que por
Señor, no estoy madre diste a María,
siempre alegre no Perdónale Señor
doy luz a otros que Por la abertura de tu
están junto a mí, costado no le dejes
/perdón, por esta caer en pecado;
tristeza, por sentirme Perdónale Señor
solo cuando estás Por las heridas de
ahí. (bis) pies y manos, por los
Perdón, por otros azotes y los tres
hermanos a quienes clavos; Perdónale
no importa de tu Señor
padecer, /estás cerca EL PROFETA
del que sufre, pasan Antes que te forma-
a tu lado pero no te ras dentro del vientre
ven. (bis)
37
de tu madre antes y derribar para edi-
que tú nacieras te ficar destruirás y
conocía y te consa- plantarás.
gré. Deja a tus hermanos,
Para ser mi profeta deja a tu padre y a tu
de las naciones yo te madre, abandona tu
elegí irás donde te casa porque la tierra
envié lo que te gritando está, nada
mande proclamarás. traigas contigo
Tengo que gritar, porque a tu lado yo
tengo que andar. estaré es hora de
¡ay de mí si no lo luchar porque mi
hago como escapar pueblo sufriendo
de ti, como no está.
hablar, si tu voz me CRISTO TE
quema dentro! NECESITA
No temas arriesgarte Cristo te necesita
porque contigo yo para amar, para
estaré, no temas a- amar, Cristo te nece-
nunciarme porque en sita para amar (2).
tu boca yo hablaré. No te importen las
Te encargo hoy mi razas ni el color de la
pueblo para arrancar
38
piel ama a todos Me enamoré de Je-
como hermanos y sús y de su eterna
haz el bien (2). palabra
Al que sufre y al Me enamoré de
triste dale amor, dale Jesús cuando a los
amor al humilde y al hombres hablaba
pobre dale amor (2). Me enamoré de
Al que habla otra Jesús cuando a los
lengua dale amor, hombres curaba.
dale amor al que
Me enamoré de sus
piensa distinto dale
manos, de su voz,
amor (2).
de su mirada de las
Al amigo de siempre veces que a mi vida,
de siempre dale Él hablaba, de las
amor, dale amor, al veces que su amor
que no te saluda dale me demostraba/.
amor (2) Me enamoré de
ME ENAMORÉ Jesús, cuando a la
DE JESÚS virgen miraba,
Me enamoré de Me enamoré de
Jesús y de su vida Jesús, como el pan
perfecta verdadero
39
Me enamoré de Nazareth (2)
Jesús, como el que Canta canta para
está siempre vivo, Dios porque Jesús es
Me enamoré de el señor (2)
Jesús, como el que al
fin volverá. VEN ESPÍRITU
SANTO
/Me enamoré de sus Ven Espíritu Santo
manos,... ven a iluminar nues-
ENAMORADA DE tras inteligencias y a
JESÚS defendernos del mal
Enamorada, enamo- Tú promesa del
rada, enamorada, e- Padre don de Cristo
namorada de Jesús Jesús ven y danos tu
Enamorada de Él (2) fuerza para llevar
En mi corazón tengo nuestra cruz
escrito Jesucristo de
Nazareth Tú llamado abogado
nuestro consolador
Sonríe qué Jesús te ven y habita en noso-
ama sonríe que Jesús tros por la fe y por el
te quiere sonríe que amor
Jesús te da la vida
sonríele a Jesús de Haz que cada cris-

40
tiano bajo tu inspira- Siento gozo, siento
ción sea testigo de paz, siento el amor
Cristo con la palabra que mi Dios me da
y la acción (2v.)
Guiados por el Aquí se siente la
Espíritu hacia Cristo presencia de Dios,
Jesús, caminemos Aquí yo siento la
con júbilo a la presencia de Dios.
Ciudad de la luz.
ESPÍRITU SANTO
VEN, VEN, VEN, El Espíritu de Dios
ESPÍRITU está en este lugar ha
DIVINO venido para consolar,
Ven, ven, ven, ha venido para
espíritu divino ven, liberar
ven, ven, apodérate Muévete en mí,
de mí (2v.) mueve en mi toma
Apodérate, apodé- mi mente mi corazón
rate, apodérate de llena mi vida de tu
todo mi ser. (2v.) amor mueve en mi
Dios Espíritu mueve
Siento el fuego del en mi
Espíritu Santo (2v.)

41
VASO NUEVO QUIERO CANTAR
Gracias quiero darte UNA LINDA
por amarme, gracias CANCIÓN
quiero darte yo a ti Quiero cantar una
Señor. Hoy soy feliz linda canción de un
porque te conocí, hombre que me
gracias por amarme a transformo.
mi también. Quiero cantar una
Yo quiero ser, Señor linda canción de
amado como el barro aquel que mi vida
en manos del alfare- cambio
ro; toma mi vida, Es mi amigo Jesús
hazla de nuevo. Yo Él es Dios es Salva-
quiero ser un vaso dor, es amor y ver-
nuevo. dad
Te conocí y te amé, Solo en el encon-
te pedí perdón y me tré esa paz que bus-
escuchaste. Si te que solo en el encon-
ofendí, perdóname tré la felicidad.
Señor pues te amo y TAN CERCA DE
nunca te olvidaré. MÍ
Tan cerca de mí, tan
cerca de mí, que has-
42
ta lo quedo tocar, La muerte, ¿dónde
Jesús está aquí. está la muerte?,
Ya no busco a Cristo ¿dónde está mi
en las alturas, ni lo muerte?, ¿dónde su
buscaré en la oscu- victoria?
ridad; dentro de mi Gracias sean dadas al
ser, en mi corazón, Padre, que nos pasó
Siento que Jesús a su Reino donde se
conmigo está... vive de amor.

No busques a Cristo Alegría, alegría


en lo alto, ni lo hermanos, que si hoy
busques en la oscu- nos queremos
ridad, muy cerca de es porque resucitó.
ti, en tu corazón, Si con Él morimos,
puedes alabar a tu con Él vivimos, con
Señor... Él cantamos: ¡Ale-
Puedes adorar a Tú luya!”.
Señor... AMAR ES
RESUCITÓ ENTREGARSE
Resucitó (3) Amar es entregarse
aleluya, aleluya, (3) olvidándose de sí,
resucitó. buscando lo que al
43
otro, pueda hacerle adoradores,
feliz (2). adoremos, a Cristo
Qué lindo es vivir Redentor!
para amar, qué ¡Gloria a Cristo
grande es tener Jesús, cielos y tierra,
para dar, dar ale- bendecid al Señor
gría, felicidad, honor y gloria a Ti,
dar-se uno mismo rey de la gloria amor
eso es amar (2). por siempre a Ti
Si amas como a ti Dios del Amor!
mismo, y te entre- Unamos nuestra voz
gas a los demás, a los cantares del
verás que no hay Coro Celestial,
egoísmo que no Dios está aquí, al
puedas superar (2). Dios de los
CANTEMOS AL Altares alabemos
AMOR DE con gozo angelical.
AMORES VEN SEÑOR NO
Cantemos al Amor TARDES
de los Amores cante- Ven, ven Señor, no
mos al Señor, Dios tardes, Ven, ven que
está aquí, ¡venid te esperamos.
44
Ven, ven Señor, no Bendice al que
tardes, Ven pronto sembró y al que lo
Señor. cosechó y al que con
El mundo muere de tanto amor lo
frío, el alma perdió preparó
el calor, los hombres FELIZ
no son hermanos, el
CUMPLEAÑOS
mundo no tiene Un feliz cumpleaños
amor. Cristo te dará, todos
Envuelto en sombría te deseamos la
noche, el mundo sin felicidad, y oramos
paz no ve, buscando juntos por un día
va una esperanza, feliz, que Dios te
buscando, Señor, tu bendiga ahora y
fe. siempre amen (bis)
BENDICIÓN DE Cumpleaños feliz
LOS ALIMENTOS te deseamos a ti,
Bendícenos Señor si los cumples en
bendice nuestro pan Cristo doblemente
y a los que aquí feliz. (bis)
estamos reunidos

45
CANCIONES A LA VIRGEN
TODOS que guía, ¡Oh
VUELVEN Madre de amor!, la
Todos vuelven a tus flor más hermosa
plantas, Madre ama- que guardas, con
da, a implorar hu- misericordia, a la
mildemente tu per- humanidad.
dón, todos vuelven a Patrona de Divina
ti Madre muy que- adorada, estamos
rida confiados en tu unidos, para agra-
amor y tu piedad. decer con fe y rego-
Bajo el manto de tu cijo en el alma, todo
protección divina, tu cariño y tu bendi-
hoy tus hijos nos ción (bis)
ponemos a implorar VIRGEN DE LA
que por siempre MEDALLA
estés guiando nues- MILAGROSA
tros pasos, por la La llevo en mi pecho
senda de tu amor y porque prometiste al
tu bondad. que la portara una
Tu eres, ¡Oh Madre gran bendición, tu
querida!, a estrella santa Medalla me
46
acompaña siempre manos, Milagrosa,
a ti buena madre me acogen a tus hijos,
entrego hoy Milagrosa.
Los rayos son tus Oh María concebida
gracias, Milagrosa, sin pecado, ruega por
que a todos tu de- nosotros que acudi-
rramas, Milagrosa, mos a ti.
y brota de tus ma-
nos, Milagrosa, aco- MADRE ÓYEME
gen a tus hijos, Mi- Madre óyeme, mi
lagrosa. plegaria es un grito
El pueblo confiado a en la noche
ti clamó, tu gracia Madre guíame en la
divina y tu bendición noche de mi juven-
Las dos estrellas, los tud
dos corazones, Madre sálvame, mil
La Cruz y la M son peligros acechan mi
la redención. vida
Los rayos son tus Madre lléname, de
gracias, Milagrosa, esperanza, de amor y
que a todos tu de- de fe.
rramas, Milagrosa,
y brota de tus Madre guíame, en
las sombras no
47
encuentro el camino ERES MAS PURA
Madre llévame, que Eres más pura que el
a tu lado feliz estaré sol más hermosa que
Madre una flor, una las perlas que ocul-
flor con espinas que tan los mares.
es bella Solo a ti sola entre
Madre una amor, un tantos mortales del
amor que ha empe- pecado el señor te
zado a nacer libró.

Madre sonreír, son- Salve, salve, cantaba


reír aunque llore en María, que más pura
el alma que tú, sólo Dios; y
Madre construir, ca- en el cielo una voz
minar aunque vuelva repetía, más que tú,
a caer. sólo Dios, sólo Dios.
Madre solo soy el MARÍA TU
anhelo y la carne que María, tú que me lle-
lucha nas de amor, eres la
Madre tuyo soy, en luz que me lleva al
tus manos me vengo Señor, en mi canción
a poner te traigo poemas que
me hablan de ti.
Madre óyeme,...
48
Y en las mañanas devoción.
cuando sale el sol
Dios te salve...
veo tu rostro cerca
del Señor en la es- SANTA MARÍA
tampita que cuelga DEL CAMINO
del cuadro de mi Mientras recorres la
habitación. vida tú nunca solo
estás, contigo por el
Dios te salve María, camino, Santa María
María, María. va.
Virgen pura y ben-
Ven con nosotros al
dita de toda la vida,
caminar, Santa
y en tus manos po-
María, ven. (2)
nemos nuestra fe y
esperanza. Aunque te digan al-
Madrecita querida gunos que nada pue-
no te apartes de mí de cambiar, lucha
por un mundo nue-
Por eso hoy, veni- vo, lucha por la ver-
mos a tu altar, para dad.
pedir por tu inter-
cesión, que Dios Si por el mundo los
bendiga, este amor hombres sin cono-
eterno y nuestra cerse van, no nie-

49
gues nunca tu mano dadnos la paz. ¡Qué
al que contigo está. llena de encantos se
Aunque parezcan tus ofrece María! ¡Qué
pasos inútil caminar, bella y qué pura en
tú vas haciendo ca- Cova de Iria!
minos, otros los JUNTO A TI
seguirán. MARÍA
Junto a ti María, co-
EL TRECE DE
mo un niño quiero
MAYO
El trece de mayo la estar, tómame en tus
Virgen María bajó brazos guíame en mi
de los cielos a Cova caminar, quiero que
de Iria. me eduques, que me
Ave, ave, ave María enseñes a rezar, haz-
(bis) me transparente,
lléname de paz.
A tres pastorcitos...
Madre, Madre, Ma-
Haced penitencia... dre, Madre, (bis)
El Santo Rosario...
Gracias Madre
De vuestros hijitos mía por llevarnos a
oh Madre escuchad Jesús, haznos más
la tierna plegaria y humildes tan senci-
50
llos como Tú. Yo te quiero ofrecer
Gracias Madre mía lo más bello y mejor
por abrir tu corazón, que hay en mi cora-
porque nos congre- zón.
gas y nos das tu Porque tienes a
amor. Dios, porque tienes a
Madre, Madre, Ma- Dios, madre, todo lo
dre, Madre, (bis) puedes. Soy tu hijo
también, soy tu hijo
HOY TE QUIERO también y por eso
CANTAR me quieres.
Hoy te quiero can-
tar, hoy te quiero re- Dios te quiso elegir,
zar, madre mía del Dios te quiso elegir
cielo. como puente y ca-
Si en mi alma hay mino que une al
dolor, busco apoyo hombre con Dios,
en tu amor y hallo en que une al hombre
ti mi consuelo. con Dios en abrazo
Hoy te quiero cantar, divino.
hoy te quiero rezar, HOY HE VUELTO
mi plegaria es can- Cuántas veces sien-
ción. do niño te recé, con
51
mis besos te decía Aunque el hijo se a-
que te amaba. lejara del hogar, una
Poco a poco con el madre siempre espe-
tiempo, olvidándo- ra su regreso; que el
me de Ti, por cami- regalo más hermoso
nos que se alejan me que a los hijos da el
perdí (2). Señor es su madre y
Hoy he vuelto, Ma- el milagro de su
dre, a recordar amor.
cuántas cosas dije MARÍA TESTIGO
ante tu altar y al Dichoso quien en su
rezarte puedo com- vida vive como vivió
prender que una María (bis)
Madre no se cansa Siempre amando a
de esperar. los demás siempre
Al regreso, me en- sirviendo a los de-
cendías una luz, son- más.
riendo desde lejos Con tu entrega per-
me esperabas; en la mitiste que nos a-
mesa, la comida aún compañe Dios, y
caliente y el man- creciendo Él a tu la-
tel y tu abrazo en mi do compartiera nues-
alegría de volver. tra vida.
52
En tu canto de ala- llamado Redentor.
banza retrataste Blanco lirio consa-
nuestro mundo, don- grado, salpicado de
de siempre los pe- Jesús, con la sangre
queños del Señor que brotará en el
son preferidos. arca de la cruz.
TE ACLAMAMOS Flor de flores cando-
ABOGADA rosa tierna rosa del
Bella rosa purpurina, Señor; que ostentaba
peregrina del amor, la hechicera prima-
Flor preciosa trini- vera del dolor.
taria, pasionaria del
dolor. Madre amante brida
Blanco lirio de be- a mi alma, Dulce
lleza, de pureza sin calma de virtud; y
rival, que perfuma protege Bondadosa a
con su escucha, la los hijos de tu amor.
existencia del mor- A la vista del Calva-
tal. rio, del sudario del
Y ese Niño que tú pesar; ¡Ah! Cubierta
amabas, que cuida- suspirabas comenza-
bas con ardor; ese bas a llorar.
Niño admirado fue
53
Contemplando Ma- de mi lado no apar-
dre mía, la agonía de tes tu manto bendito
pasión se agobiaba, de amor.
tristemente tu Que ocultándome
doliente corazón. ¡Oh Madre! Ese
TIENEN TUS manto será mi mor-
OJOS MADRE taja más bella al mo-
Tienen tus ojos, Ma- rir. ¡Ah! Cubierta
dre, tanta bondad con ella no temo la
que al mirarlos me muerte, mas espero
inundo de gozo, me en el cielo vivir.
inundo de paz. SANTA MARÍA
Que tus ojos tan be- DEL AMEN
llos, María, son Madre de todos los
fuente de vida, de hombres enséñanos
paz y de amor ¡Ah! a decir amén.
Mirarlos yo pueda Cuando la noche se
en mí extrema ago- acerca y se oscurece
nía y llegarme por la fe.
ellos a Dios. Cuando el dolor nos
Cuando mis ojos cie- oprime y la ilusión
rre, Madre, el dolor, ya no brilla.

54
Cuando aparece la cido te ve.
luz y nos sentimos Pues, llamándote pu-
felices. ra y sin mancha, de
Cuando nos llegue la rodillas los mundos,
muerte y Tú nos están, y tu espíritu a-
lleves al cielo. rroba y ensancha
tanta fe, tanto amor,
SALVE SALVE
tanto afán.
CANTABAN
MARÍA Ay! bendito el Señor
Salve, salve, canta- que en la tierra pura
ban, María, que más y limpia te quiso for-
pura que tú sólo mar, como forma el
Dios, y en el cielo diamante la sierra,
una voz repetía: Más como cuaja las per-
que tú, sólo Dios, las el mar.
sólo Dios. Y al mirarte entre el
Con torrentes de luz ser y la nada, mode-
que te inundan, los lando tu cuerpo ex-
arcángeles besan tu clamó: “Desde el
pie, las estrellas tu vientre será Inma-
frente circundan, y culada, si del suyo
hasta Dios compla- nacer debo yo”
55
ROSARIO POR LOS DIFUNTOS
Señor, con la fe y la confianza de los hijos hacia
el Padre. Estamos reunidos en tu nombre para
encomendar el alma de nuestro(a) hermano(a)
difunto(a). Dale una mirada de amor y en tu in-
finita misericordia concédele el gozo de tu glo-
ria. Rezar el CREDO.
PRIMER MISTERIO
Bienaventurados los que mueren en el Señor. Ya
desde ahora, dice el Espíritu, que descanse de
sus trabajos, puesto que sus obras lo acompañan
Te pedimos por el alma de nuestro(a) her-
mano(a) difunta a quien ordenaste salir de este
mundo
(PADRE NUESTRO)
10 veces SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS Y
DULCE CORAZÓN DE MARÍA
R. SEAN SU SALVACIÓN
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
SEGUNDO MISTERIO
Creemos que Jesús murió y resucito. Y con su
resurrección de entre los muertos, nos da la cer-
56
teza que todos los difuntos resucitarán un día.
Así también Dios por Jesús tomará consigo los
que durmieron con Él.
Que el Señor Jesús destine las almas de nues-
tro(a) hermano(a) difunta a la resurrección, por
Jesucristo, quien murió por nosotros para que
goce en el cielo de la presencia de Dios.
(PADRE NUESTRO)
10 veces SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS Y
DULCE CORAZÓN DE MARÍA
R. SEAN SU SALVACIÓN
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
TERCER MISTERIO
Jesús nos da la esperanza de una feliz resu-
rrección, la promesa de la inmortalidad venide-
ra, y al dejar la morada terrena se consigue en el
cielo una morada eterna.
Señor que el alma de nuestro(a) hermano(a) di-
funta sea acogida por tu infinita misericordia y
se unan a la corte de las almas escogidas para
bendecirte y glorificarte.
(PADRE NUESTRO)
57
10 veces SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS Y
DULCE CORAZÓN DE MARÍA
R. SEAN SU SALVACIÓN
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
CUARTO MISTERIO
Señor tu dijiste: “Yo soy la resurrección y la vi-
da, quien cree en mí, aunque haya muerto vivirá;
y todo aquel que vive y cree en mí no morirá pa-
ra siempre.
Te pedimos Señor por el alma de tus hijos así
como compartieron la gloria de tu muerte com-
partan también la gloria de tu resurrección.
(PADRE NUESTRO)
10 veces SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS Y
DULCE CORAZÓN DE MARÍA
R. SEAN SU SALVACIÓN
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
QUINTO MISTERIO
Morir es nacer a una nueva vida: “El que escu-
cha mi palabra y cree en el que me ha enviado
tiene la vida eterna; ya no habrá juicio para él,
porque ha pasado de la muerte a la vida”.
58
Con fe y confianza, pidámosle al Señor, Dios
del cielo y de la tierra, Señor de vivos y muertos
que dirija, conduzca y santifique el alma de
nuestro(a) hermano(a) difunta.
(PADRE NUESTRO)
10 veces SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS Y
DULCE CORAZÓN DE MARÍA
R. SEAN SU SALVACIÓN
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
Infinitas gracias te damos soberana princesa por
los favores recibidos de tu benéfica mano díg-
nate ternos bajo tu protección y amparo y para
más agradarte te saludamos con una salve (Dios
te salve, reina y Madre...)
Dales Señor el descanso eterno y brille para
ellos la luz perpetua.
Que el alma de nuestro(a) hermano(a) difunta
por la misericordia de Dios descansen en paz.
Amén.

59
REQUIEM PARA UN SER QUERIDO
Fue llevado al país de la vida.
¿Para qué hacer preguntas?
Su morada, desde ahora,
es el Descanso,
y su vestido, la Luz.
Para siempre.
SILENCIO Y PAZ.
¿Qué sabemos nosotros?
Dios mío, Señor de la Historia
y dueño del ayer y del mañana,
en tus manos están las llaves
de la vida y la muerte.
Sin preguntarnos, los llevasteis contigo
a la Morada Santa,
y nosotros cerramos nuestros ojos,
bajamos la frente
y simplemente te decimos:
está bien. Sea.
SILENCIO Y PAZ.
La música fue sumergida
en las aguas profundas,
60
y todas las nostalgias gravitan
sobre las llanuras infinitas.
Se acabó el combate.
Ya no habrá para ellos
lágrimas, ni llanto, ni sobresaltos.
El sol brillará por siempre
sobre su frente,
y una paz intangible
asegurará definitivamente sus fronteras.
Señor de la vida
y dueño de nuestros destinos,
en tus manos depositamos
silenciosamente estos seres entrañables
que se nos fueron.
Mientras aquí abajo
entregamos a la tierra
sus despojos transitorios,
duerman sus almas inmortales
para siempre en la paz eterna,
en tu seno insondable y amoroso,
oh Padre de misericordia!!!
SILENCIO Y PAZ.

61
SALMO 23
(Puede leerse al comienzo o al final)
El Señor es mi pastor, nada me falta,
en verdes pastos él me hace reposar;
y a donde brota agua fresca me conduce.
Fortalece mi alma por el camino del bueno
me dirige por amor de su nombre.
Aunque pase por quebradas muy oscuras no
temo ningún mal, porque tú estás conmigo; tu
bastón y tu vara me protegen.
Me sirves a la mesa, frente a mis adversarios,
con aceites tú perfumas mi cabeza y rellenas
mi copa. Me acompaña tu bondad y tu favor
mientras dura mi vida, mi mansión será la casa
del Señor por largo, largo tiempo.
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo

62
BENDÍCENOS
Bendíceme, Señor con tu espíritu (2)
Y déjame sentir,
el fuego de tu amor
aquí en mi corazón,
Señor (2).
Consuélame Señor...
Sáname Señor...
Guíame Señor...
Protégeme Señor...
RESUCITÓ
Resucitó (3) aleluya, aleluya, (3) resucitó.
La muerte, ¿dónde está la muerte?,
¿dónde está mi muerte?, ¿dónde su victoria?
Gracias sean dadas al Padre,
que nos pasó a su Reino
donde se vive de amor.
Alegría, alegría hermanos,
que si hoy nos queremos
es porque resucitó.
Si con Él morimos,
con Él vivimos,
con Él cantamos: “¡Aleluya!”.
63
COMO NO CREER EN DIOS
Yo te llevo desde niño muy adentro, te he
encontrado en el pájaro y la flor, en la lluvia,
en la tierra y el silencio, y en mis sueños cada
noche estabas tú.
Desde entonces, quiero darte siempre gracias,
porque puedo darme cuenta de tu amor, beberé
de tu cuerpo y de tu sangre, y por siempre te
daré mi corazón.
Como no creer en Dios si me ha dado los hijos
y la vida.
Como no creer en Dios si me ha dado la mujer
querida.
Como no creer en Dios, si lo siento en mi
pecho a cada instante, en la risa de un niño por
la calle, o en la tierna caricia de una madre.
Como no creer en Dios, si está en las viñas y
en el manso trigo.
Como no creer en Dios si me dio la mano
abierta de un amigo

64
Como no creer en Dios, si me ha dado la
tristeza y la alegría, de saber que hay un
mañana cada día, por la fe, por la esperanza y
el amor.
MÁS ALLÁ DEL SOL
Aunque en esta vida no tengo riquezas
se que allá en la gloria tengo mi mansión
Cual alma perdida entre las pobrezas
de mi Jesucristo tuvo compasión.
(Coro)
Más allá del sol, más allá del sol
Yo tengo un hogar, hogar bello hogar
Más allá del sol.
Cristo a cada raza del linaje humano
quiere impartirle plena salvación
Y una bella casa no hecha de mano
fue a prepararnos a la santa Sión.

65