Está en la página 1de 7

ARQUITECTURA CIVIL

A pesar de que la arquitectura sigue siendo esencialmente religiosa, la


arquitectura civil adquiere una importancia extraordinaria en el gótico, reflejando a
la perfección la dinámica social de la época. Así, podemos encontrar una gran
diversidad tipológica destinada a satisfacer las necesidades de la vida urbana.

El desarrollo de la arquitectura civil estuvo estrechamente ligado al renacer urbano


que se produce en Europa a partir del siglo XI, debido al desarrollo y la expansión
económica. Así pues, el desarrollo de estas ciudades se verá favorecido por una
serie de privilegios jurídicos: franquicias, fueros... y la ciudad acabará adquiriendo
su propia personalidad legal.

Normalmente solían situarse en lugares elevados y junto a los ríos por razones
defensivas. Son ciudades amuralladas en las que será frecuente el plano irregular.
En el centro urbano estarán los edificios más importantes, como la catedral o el
ayuntamiento. Las viviendas urbanas eran edificios de planta rectangular
alrededor de un patio central desde el que se accedía al primer piso, estructura
que pasará al Renacimiento y Barroco.

En la Península Ibérica la arquitectura civil tuvo un importante desarrollo,


especialmente en los territorios de la Corona de Aragón, debido
fundamentalmente al auge de la burguesía.

Tipologías:
Palacios y residencias señoriales: Es aquí donde la nobleza y burguesía dejan
constancia de su riqueza y poder como grupo social cada vez más fuerte.

Ayuntamientos: Centro del poder burgués. Se alzan en la plaza mayor, centro


neurálgico de la ciudad. Destaca la sala del concejo y el balcón. Estos edificios
son muy frecuentes en los Países Bajos.
Ayuntamiento de Brujas (Bélgica)

Mercados y lonjas: Tienen su origen en las loggias italianas, donde se llevaban a


cabo las transacciones comerciales. Encontramos magníficos ejemplos en
España, como la lonja de Valencia y la de Palma de Mallorca.

Lonja de Palma de Mallorca

Otros edificios: hospitales, torres del reloj...

ARQUITECTURA NAVAL

La arquitectura naval es una disciplina perteneciente a la ingeniería que se


especializa en la concepción, planificación, diseño, proyecto, construcción,
mantenimiento, inspección y reparación de todo el material naval flotante o
sumergible, así como de máquinas principales y de equipos auxiliares necesarios
para la navegación.
El objetivo principal de la arquitectura naval es el diseño, proyecto y dirección en
la construcción de barcos, tanto para el transporte de personas como de
mercancías y de buques de guerra. Es decir, se encarga de la construcción de
barcos de todo tipo, submarinos, plataformas flotantes de aterrizaje,
embarcaciones de recreo y de cualquier tipo de vehículo flotante. Gracias al aporte
y conocimientos de la arquitectura naval es posible que los barcos naveguen con
garantías de flotación, de equilibrio, de velocidad y de seguridad.
Algunos campos donde se desarrolla la arquitectura naval son: buques y
embarcaciones de todo tipo, plataformas y artefactos flotantes y fijos, viveros
marinos, astilleros, navieras. Debido a la complejidad asociada con el
funcionamiento en un ambiente marítimo, la arquitectura naval es por necesidad
un esfuerzo cooperativo entre grupos de individuos técnicamente expertos que
son especialistas en campos particulares, a menudo coordinados por un arquitecto
naval.

En el pasado, la arquitectura naval ha sido más arte que ciencia. Con el paso del
tiempo se convirtió en un pilar del desarrollo económico de varios países
especialmente aquellos con salida al mar por ejemplo Grecia, Gran Bretaña,
Holanda.

Alrededor del 90% del comercio mundial se realiza a través del mar, con buques
cada vez más especializados y complejos desde el punto de vista técnico que
evolucionan gracias al aporte de la arquitectura naval.

El ingeniero naval se ocupa del diseño, planificación, proyecto y construcción de


buques, embarcaciones, y artefactos flotantes como pudieran ser plataformas
petrolíferas e incluso parques eólicos y piscifactorías.1 La ingeniería naval abarca
las funciones de ingeniería incluyendo el proyecto creativo del buque y artefactos
flotantes, la investigación aplicada, el desarrollo técnico en los campos de diseño y
construcción y la administración de los centros de producción de material flotante
(astilleros). Así como también del mantenimiento y reparación de estos.2

El ingeniero naval debe poseer conocimientos de muchos campos de la ingeniería,


tales como generación y transporte de energía eléctrica, fabricación de motores
navales y su instalación, estructuras metálicas dinámicas, logística, actividad
portuaria, organización industrial, gestión de flotas y navieras, etc.

En España y hasta el siglo XVIII eran llamados «constructores». A partir de 1770


aparecieron los «ingenieros de marina» (o «hidráulicos»),3 posteriormente el
término acabó en «ingenieros navales». Algunos ingenieros navales famosos que
se pueden citar son Thomas Andrews, diseñador del RMS Titanic y RMS
Olympic,y William Francis Gibbsdiseñador de muchos buques de línea como el SS
America, el SS Leviathan y el SS United States. También hay que nombrar a
Francisco Gautier, que sucedió a Jorge Juan como ingeniero para la construcción
de buques de la Real Armada, o a Romero Landa, uno de los mejores
constructores navales de su época.

Más actualmente, se puede citar a Víctor González, fundador de Next Limit


Technologies y ganador de un Óscar técnico por un simulador de líquidos para
películas4 o Manuel Ruiz de Elvira, diseñador de varios buques Copa América (4
de ellos ganadores de la competición).5

ARQUITECTURA RELIGIOSA

La arquitectura religiosa se ocupa del diseño y la construcción de los espacios de


culto sagrado o espacios de oración, tales como iglesias, mezquitas, estupas,
sinagogas y templos. Muchas culturas han dedicado gran cantidad de recursos a
su arquitectura religiosa, y sus lugares de culto y espacios sagrados se
encuentran entre las edificaciones más impresionantes y perdurables que ha
creado la humanidad. Por dicha razón, la disciplina occidental de Historia de la
Arquitectura sigue en buena medida la historia de la arquitectura religiosa desde
las épocas más remotas hasta por lo menos el período Barroco. La geometría
sacra, la iconografía y el uso de sofisticadas semióticas tales como signos,
símbolos y motivos religiosos son endémicos en la arquitectura religiosa.

Las edificaciones religiosas a menudo evolucionaron durante períodos de varios


siglos y eran las mayores construcciones del mundo, antes de la existencia de los
modernos rascacielos. Mientras que los diversos estilos empleados en la
arquitectura religiosa a veces reflejan tendencias de otras construcciones, estos
estilos también se mantenían diferenciados de la arquitectura contemporánea
utilizada en otras edificaciones. Con el ascenso de las religiones monoteístas, los
edificios religiosos se fueron convirtiendo en mayor medida en centros de oración
y meditación.

ARQUITECTURA RELIGIOSA

Desde el siglo XV se comienzan a construir los recintos necesarios para que la


nueva religión cristiana se instale y asiente en el territorio del Archipiélago. Al
principio son templos de reducidas dimensiones, de una sola estancia, que
además se utilizaban como sede del gobierno civil.

Hasta el siglo XVIII no se observa evolución en la base arquitectónica de los


templos. Sólo aparecen diferencias superficiales si partimos del estudio de sus
fachadas o del tamaño de las edificaciones.

Observando las portadas, nos encontramos estilos variados que van desde el
gótico al neoclásico, pasando por el renacentista, manierista y barroco. De otra
parte, el tamaño de la edificación dependía en fundamentalmente del aumento
de la feligresía. Las iglesias se hacen más altas o más anchas añadiéndoseles
capillas y luego naves.

Según su tamaño y función, podemos hablar de cuatro tipos diferentes de


recintos religiosos: capillas, ermitas, iglesias y conventos:

1. Capillas. Suelen estar adosadas a una


casa de prestigio. Son de pequeño
tamaño y generalmente de planta
cuadrada, con una sencilla techumbre de
madera cubierta de tejas. La portada está
formada por un arco de cantería sencillo,
que puede estar labrado. A veces aparece
una pequeña espadañapero no es lo
normal.

Se trata por tanto de construcciones Capilla de Santo Domingo, en La


relacionadas con el incipiente mundo Matanza de Acentejo. (CEDER)
urbano, sobre todo con las familias más
ricas, los gremios más importantes (herreros, plateros), etc. Algunas de ellas
tenían además la función de proteger la ciudad (por ello se sitúan en sus límites
externos, como en La Laguna), o funcionan como templos exvotos.

2. Ermitas. En la mayoría de los casos suelen estar separadas de otras


edificaciones. De planta rectangular y cubierta a cuatro aguas, la ermita
comienza a ser un solo recinto hasta que se separa el presbiterio del resto del
templo, por medio de un arco. En este momento suelen aparecer en el exterior
los contrafuertes para contrarrestar el empuje del citado arco hacia afuera.

El techo de la Capilla Mayor se ochava por dentro (se le da forma octogonal) y


se enriquece con meritorias labores en madera de gran sabor morisco
(artesonados). Así mismo, las portadas de cantería comienzan a labrarse.
Aparecen espadañas de diseño variado en un lado, en el centro o en las dos
esquinas de la fachada. En Fuerteventura, por ejemplo, resulta significativo los
muros almenados que se levantaron alrededor de muchas de ellas,
otorgándoles un notable aspecto defensivo.

Pero más allá de los elementos constructivos, estas ermitas fueron muy
importantes para la configuración de numerosas poblaciones rurales y aisladas,
ya que eran el único edificio religioso que se tenían cerca, en un tiempo de
difíciles comunicaciones.
Ermita de la Virgen de Los Reyes, patrona de la Isla de El Hierro.
(PTEH)

3. Iglesias. Con el crecimiento de los pueblos, generalmente la vieja ermita se


transforma en un templo mayor. Se amplía la única nave por el lado de la
fachada, se abren arcos laterales a ambos lados del presbiterio,
construyéndose dos nuevas capillas que servirían como ca¬beceras de nuevas
naves. La capilla central se amplía hacia el fondo y, así, surge el nuevo templo,
con planta en forma de cruz latina, o los templos de tres naves.

Los muros son de mampostería, y los techos se cubren interiormente de rica


madera labrada (artesonados). De pared a pared aparecen los tirantes, que son
vigas que evitan la fuerte presión de los techos y arcos sobre los muros. Las
arquerías que separan las na¬ves son de piedra, sobre pilastras góticas, en los
ejemplares más viejos, y más tarde sobre columnas de orden toscano (fuste
liso).

En parroquias de cierta categoría y en los conventos principales de cada orden,


aparecen las torres campanario. Existen templos en los cuales estas to¬rres se
construyen separadamente del resto del edificio, como en algunas iglesias de El
Hierro.

Por último, resaltar que no todas las iglesias de Canarias tienen cubierta de
madera. Se observa el empleo de bóvedas en Nª Sra de la Concepción en La
Orotava y especialmente en algunos pueblos de Gran Canaria (Teror, Gáldar),
además de en la Catedral de Santa Ana. Son excepciones dentro de la línea
más generalizada que es el artesonado mudéjar.

4. Conventos. Como dice Fraga González, “las órdenes religiosas fueron las
verdaderas protagonistas de la evangelización de Canarias” . Las más
importantes fueron las masculinas. Entre ellas destacan los franciscanos,
seguidos por los dominicos, agustinos y, posteriormente, los jesuitas. En cuanto
a las órdenes femeninas, resaltar a las clarisas, dominicas, agustinas,
bernardas y cistercienses. En total, ha habido en Canarias cerca de 60 casas
conventuales.
Fuente: Fraga González y elaboración propia

Los conventos son edificaciones complejas, con numerosas estancias


organizadas en torno a uno o varios patios cuadrangulares llamados claustros,
de manera similar a los palacios civiles. Se trata de los edificios de mayor
volumen dentro del tejido urbano. Presentan hacia el exterior algunas
novedades, una de las cuales podría ser el balcón cubierto de celosía (ajimez),
situado en una de sus esqui¬nas sobres paños de muro. Se dio en los
conventos femeninos para que las religiosas pudieran ver las procesiones sin
violar la clausura.

La mayor parte de sus templos han sobreviviendo hasta la actualidad, pero no


sus claustros, refectorios y otras estancias, tanto por el abandono y ruina de la
orden, como, sobre todo, por las desamortizaciones posteriores.

Intereses relacionados