Está en la página 1de 8

RECURSO DE REPOSICIÓN

Antecedentes históricos:

El Proceso Contencioso Administrativo aparece regulado por primera vez en la legislación guatemalteca a través de las
Reformas a la Constitución de la República de Guatemala, decretadas el 20 de diciembre de 1927. En el artículo 6º que
reformó el artículo 17 de la Constitución Política de la República de Centro América, se estableció que una ley determinaría
lo concerniente a la jurisdicción contencioso administrativa, tribunales que la ejercían, su organización, competencia y
orden de procedimientos en los casos de tal naturaleza. Asimismo el artículo 2º de las disposiciones transitorias de las
reformas citadas, se dispuso que la
Asamblea Legislativa emitiera la ley relacionada a la jurisdicción contenciosa administrativa. En cumplimiento de dicho
mandato constitucional el 28 de mayo de 1928, la Asamblea Legislativa emitió la Primera Ley de lo Contencioso
Administrativo a través del Decreto número 1550 que constó de 42 artículos relacionados con el objeto de la ley, la
organización del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, las partes, el procedimiento y sobre el Tribunal de Conflictos
de Jurisdicción. Posteriormente a través del artículo 23 de las reformas a la Constitución Política de la República de
Guatemala, decretadas el 11 de julio de 1935, que reformó el artículo 85 de la Constitución Política de la República de
Centroamérica, se reguló que cuando el Poder Ejecutivo procediera como parte en algún negocio, en caso de contienda
sobre actos o resoluciones puramente administrativas conocería de ellas el Tribunal de lo Contencioso Administrativo. Por
medio de dicha reforma se delimito constitucionalmente la competencia del tribunal de lo contencioso administrativo, el
que conocería de los asuntos en los cuales el Poder Ejecutivo apareciera como parte en algún negocio y en actos y
contiendas sobre actos o resoluciones puramente administrativas.
La Constitución de la República de Guatemala, vigente hasta el veintiocho de noviembre de mil novecientos cuarenta y
cuatro, con relación a la jurisdicción contencioso administrativa, adicionalmente a lo regulado en la Constitución anterior
agregó lo relativo a la conducta de los miembros de dicho Tribunal. El veintiocho de septiembre de mil novecientos treinta
y seis, el Presidente de la República emitió el Decreto número 1881 que contenía la Ley de lo Contencioso Administrativo
derogando el Decreto 1550 de la Asamblea Legislativa. Esta nueva ley contenía 64 artículos y 7 capítulos. A diferencia de
lo anterior, ésta estableció los Recursos de Revocatoria y Reposición previos al contencioso administrativo y reguló de una
manera más detallada el llamado “Recurso de lo Contencioso Administrativo”.
La Constitución de la República de Guatemala decretada por la Asamblea Nacional Constituyente el once de marzo de mil
novecientos cuarenta y cinco introdujo dos grandes avances a la jurisdicción contenciosa-administrativa: •Otorgó la
posibilidad de impugnar las sentencias de lo contencioso administrativo por medio del Recurso Extraordinario de Casación.
Anteriormente cuando el Tribunal de lo Contencioso Administrativo cometía algún error que afectara el fondo del asunto,
el administrado quedaba en total estado de indefensión ya que, por ser este un proceso en única instancia, contra las
sentencias únicamente procedía la Acción de Responsabilidad. •Otorgó competencia al Tribunal de lo Contencioso
Administrativo para conocer de Inconstitucionalidades en Caso Concreto. Lo cual ayudó a garantizar el pleno goce del
derecho de defensa del administrado, ya que a través de la impugnación de inconstitucionalidad de leyes en caso concreto,
se logra la inaplicabilidad de una ley al caso específico. La Constitución de 1956, además de normar lo relativo a la
jurisdicción contenciosa administrativa, reguló lo referente a la integración de los miembros del Tribunal de lo Contencioso
Administrativo, a quienes se les dio la categoría de magistrados de la corte de apelaciones.
La Constitución de 1965 no realizó ningún cambio que amerite comentario. La actual Constitución Política de la República
de Guatemala, promulgada el 31 de mayo de 1985, establece en su artículo 221 que la función del Tribunal de lo
Contencioso Administrativo, es de contralor de la juridicidad de la administración pública y tiene atribuciones para conocer
en caso de contienda por actos o resoluciones de la administración y de las entidades descentralizadas y autónomas del
Estado, así como en los casos de controversias derivadas de contratos y concesiones administrativas.
Asimismo regula que para ocurrir a este Tribunal no será necesaria ningún pago o caución previa y que contra las
resoluciones y autos que pongan fin al proceso, puede interponerse el Recurso de Casación. La actual ley de lo contencioso
administrativo El Congreso de la República emite la actual Ley de lo Contencioso Administrativo (Decreto 119-96), por la
necesidad de estructurar un proceso que garantizara los derechos de los administrados y que aseguran la efectiva tutela
administrativa y jurisdiccional de la juridicidad de todos los actos de la administración pública. Esta ley atiende en primer
lugar a un CRITERIO DE UNIDAD, procura en lo posible reunir las normas de procedimiento previo a acudir a la vía de lo
contencioso administrativo en un texto único, aplicable a todas las entidades del Estado (centralizadas, descentralizadas
y autónomas), con la excepción cuando la resolución debe conocerla un Tribunal de Trabajo y Previsión Social o en los
casos de los procedimientos administrativos para la substanciación de los Recursos de
Revocatoria y Reposición en materia tributaria; el caso establecido en la Ley de bancos contra las resoluciones de la
Superintendencia de Bancos en el cual cabrá el Recurso de Apelación ante la Junta Monetaria; lo referente al Recurso de
Apelación regulado por la Ley del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS); así también los recursos
administrativos en contra de lo resuelto por el Consejo Superior Universitario, entre otros. Es importante resaltar, que la
Corte de Constitucionalidad ya ha emitido su criterio en cuanto a la aplicación de la Ley de lo Contencioso Administrativo,
cuando en un caso determinado exista otra ley específica que deba aplicarse; estableciendo para el efecto que, se debe
observar lo que establece la Ley del Organismo Judicial en lo que concierne a la “Derogatoria de las Leyes”.
GENERALIDADES
Es necesario establecer que antes de iniciar un proceso contencioso administrativo, se debe de conocer los derechos que
establece la Constitución Política de la República de Guatemala que permiten llevar a cabo cada procedimiento ante la
administración pública.

Doctrina:

El recurso de reposición es un medio de impugnación que doctrinariamente se le denomina el recurso Gracioso o


Jerárquico, el cual se plantea contra lo resulto por uno órgano superior jerárquico y el propio órgano administrativo es el
que debe revisar su propia actuación y resolver el recurso planteado.

Se trata de los recursos administrativos que se pueden plantear contra Ministerios de Estado y contra las Juntas Directivas
de órganos colegiados y algunos órganos descentralizados.

Recordemos que dentro de los ministerios de Estado tenemos dos niveles de decisión; por un lado, los ministros de Estado
y por el otro los subordinados, que son las direcciones generales y otros órganos que tienen la misma categoría, que
ejercen competencia.

Contra lo resuelto por el superior jerárquico, (Ministro de Estado, juntas directivas de órganos descentralizados, Etc.),
procede impugnación administrativa denominada RECURSO DE REPOSICIÓN, con lo resuelto por estos órganos
administrativos se agota la vía gubernativa o administrativa, es decir que la resolución administrativa CAUSA ESTADO.

La resolución administrativa que los órganos superiores emite al resolver con competencias exclusivas, son originarias, no
así en el caso del recurso de revocatoria, cuando resuelve el superior ese recurso la resolución causa estado. El órgano
administrativo pierde competencia y únicamente puede ventilarse en la vía judicial.

En consecuencia, contra las resoluciones que cabe este recurso son las RESOLUCIONES ORIGINARIAS.

El Artículo 9 de la Ley de lo Contencioso Administrativo establece que el recurso de reposición debe plantearse ante la
autoridad administrativa que dictó la resolución, que no tenga superior jerárquico.

Este recurso puede ser interpuesto por cualquier persona que invoque un derecho subjetivo o un interés legítimo, personal
y directo en el procedimiento administrativo y se plantea por escrito ante el mismo órgano administrativo que emitió la
resolución que afecta al particular o administrado.

Podemos decir que el recurso de reposición procede para la impugnación de las resoluciones emitidas por los ministros y
autoridades administrativas superiores, individuales o colegiadas de entidades descentralizadas o autónomas, que no
tengan jerárquico superior.

El órgano administrativo que le corresponde resolver el recurso de reposición es el mismo ante el cual se plantea el recurso.

La Ley de lo Contencioso Administrativo en su Artículo 9, establece que se debe interponer el recurso de reposición dentro
de los 5 días siguientes a la notificación de la resolución que se recurre. El procedimiento del recurso de reposición se
encuentra establecido en los Artículos 9, 11, 12, 13, 14, 15, 16 y 31 de la Ley de lo Contencioso Administrativo.

El procedimiento se inicia con la interposición del recurso, que se lleva a cabo por la presentación del memorial dirigido al
órgano administrativo que hubiere dictado la resolución recurrida. Dicho memorial debe cumplir con los requisitos a que
se refiere el Artículo 11 de la Ley de lo Contencioso Administrativo ya mencionado anteriormente y, cuando proceda, es
necesario que se ofrezcan pruebas de los hechos aducidos por el sujeto particular.
Posteriormente a la resolución que le da trámite al recurso, el órgano competente corre las audiencias mencionadas.

Después de haberse evacuado las audiencias o de transcurrido su plazo y antes de emitir la resolución final, el órgano
competente tiene la facultad para ordenar la práctica de las diligencias para mejor resolver, dentro de un plazo de 10 días,
dentro de la cual podrá realizar las diligencias que estime convenientes como:

Que se traiga a la vista cualquier documento que crean conveniente para esclarecer el derecho del administrado o del
interesado;

Que se practique cualquier reconocimiento o avalúo que consideren necesario o que se amplíen los que ya se hubiesen
hecho; y,

Traer a la vista cualquier actuación que tenga relación con el expediente.

Dentro del plazo de 15 días de haberse celebrado las audiencias o de haber finalizado las diligencias para mejor resolver,
el sujeto administrativo dictará la resolución final. Para el efecto, el referido sujeto no se encuentra limitado a lo que haya
sido expresamente impugnado o cause agravio al recurrente.

Al transcurrir 30 días a partir de la celebración de la última audiencia o de la práctica de las diligencias para mejor resolver,
sin que el órgano administrativo haya emitido resolución (se da el Silencio Administrativo), se tendrá por confirmado el acto
impugnado y por agotada la vía administrativa, para el efecto de acudir a la vía contenciosa administrativa.

En virtud de lo preceptuado en el 2º. Párrafo del Artículo 28 de la Constitución Política de la República de Guatemala, el
sujeto particular, agraviado por el incumplimiento de dicha norma, tiene facultad de acudir al amparo, según literal f) del
Artículo 10 de la Ley de Amparo, Exhibición Personal y de Constitucionalidad para que se fije un plazo razonable a efecto
de que la autoridad administrativa resuelva y notifique el recurso de revocatoria.

De esta manera, el sujeto particular tiene la facultad de accionar en la vía contenciosa administrativa para obtener la
declaración judicial del acto realizado por el órgano que actuó en perjuicio del interés particular de un administrado.

Principios:

Principio de legalidad y justicia: El procedimiento administrativo tiene por objeto, brindar protección al que pide y al que
impugna; defender las normas jurídicas, para hacer valer la legalidad y la justicia; fiscalizar a la organización, reducir al
mínimo los efectos de la arbitrariedad, regularizar las actividades administrativas; dar seguridad jurídica a las personas
que hacen valer la ley y la justicia. “Este principio obliga a toda organización a impulsar de oficio, por su cuenta, el
procedimiento administrativo, a reunir pruebas de oficio para comprobar los hechos y a perseguir la verdad de los hechos,
aún en el caso de que desista o fallezca quien promovió el procedimiento. Una vez puesto en movimiento el procedimiento
administrativo, éste no debe detenerse; aún constitucionalmente se ha establecido la obligación de concluir”

Principio de informalidad o antiformalista: El licenciado Castillo González lo define como el procedimiento no debe
sujetarse a formalidades o formalismos innecesarios. Los errores, las deficiencias y lo que falte al iniciarse el procedimiento
administrativo, se hará ver desde el inicio del trámite a efecto de que el interesado efectúe correcciones, complete
requisitos y aporte documentos. El procedimiento administrativo guatemalteco es formalista en exceso. Cualquier error del
interesado, puede utilizarse en cualquier momento, para resolver desfavorablemente, en su contra. El funcionario o
empleado público, especialmente el abogado asesor, puede exigir el cumplimiento de los trámites legales. al pie de la letra.
Este principio obliga al funcionario o empleado, en general, a no calificar jurídicamente las peticiones. A tramitar peticiones
e impugnaciones sin cita de leyes, con cita equivocadas y con documentación incompleta. A buscar en los memoriales, la
intención de los interesados, sin atenerse a la letra muerta de los memoriales. A corregir los errores formales evidentes
cometidos por el interesado, entre ellos, la cita equivocada de la autoridad a quien se dirige, la omisión de la fecha de la
notificación de la resolución impugnada, la no cita de la resolución impugnada, incluso, dar oportunidad para que el
interesado cumpla posteriormente los requisitos omitidos. Al respecto, la administración pública guatemalteca, sin
excepción, mantiene criterios rígidos, formalistas en exceso, derivados del propósito de hacer valer en el trámite
administrativo, la Ley del Organismo Judicial y el Código Procesal Civil y Mercantil Decreto 106 del Congreso de la
República de Guatemala. “Los procedimientos administrativos” se basan en informalidades respaldadas por la doctrina
jurídica especializada (tributaria, agraria, municipal, entre otras), que nada tienen que ver con el procedimiento formalista
basado en el Código Civil, Procesal Civil y Mercantil y Ley del Organismo Judicial.

Principio de derecho de defensa: Parte fundamental del derecho de defensa, es el derecho de ofrecer y producir pruebas
y la obligación del funcionario o empleado, de tramitar toda prueba propuesta, que sea razonable. El derecho de defensa
obliga al funcionario o empleado público, a buscar pruebas antes de tomar la decisión, y obligado al interesado si fuera
necesario y posible, a estar presente en toda diligencia de prueba. La médula de este principio, es el derecho del interesado
a una decisión fundamentada, que comprenda: la consideración de los argumentos y de los hechos propuestos por el
interesado, la obligación de basar la decisión expresamente en la petición y la obligación de fundamentar la decisión en
normas jurídicas vigentes. Constitucionalmente, el derecho de defensa, se fundamenta en la declaración de que la defensa
de la persona y sus derechos, ambos son inviolables. Nadie podrá ser condenado ni privado de sus derechos sin haber
sido citado, oído y vencido en proceso (procedimiento legal) ante juez o tribunal (ante autoridad o funcionario público, u
organización pública). Ninguna persona será juzgada por Tribunales Especiales o secretos o por procedimientos que no
estén preestablecidos, de conformidad con el Artículo 12 de la Constitución Política de la República de Guatemala”

Principio de imparcialidad: “Este principio fue expuesto por Vedel y de acuerdo con el mismo, en las decisiones
administrativas que causen perjuicio al interesado, no deben intervenir autoridades que tengan interés contrapuesto a los
intereses del interesado. La imparcialidad, obliga al funcionario o empleado, a basar sus actuaciones en la igualdad de
oportunidades. En el procedimiento de licitación pública, por ejemplo, todos los oferentes deben contar con iguales
oportunidades, cuando la autoridad falta a la imparcialidad, provoca la impugnación y la nulidad de la resolución de
adjudicación. La fórmula adecuada, para disminuir estos vicios, puede ser la motivación de las decisiones la cual, obliga
al funcionario o empleado público a exponer las razones que tuvo y que justifican o fundamentan la resolución”.21 Por otra
parte, la imparcialidad opera de un modo muy estricto cuando se trata de resoluciones en la que la Administración adopta
un papel cuasi arbitral por ejemplo, denuncias de un particular contra otro) ó el ejemplo que como tema nos interesa, en
aquellos expedientes competitivos en los que la Administración elige objetivamente la mejor opción para el interés público.
Ejemplo de esto son las licitaciones públicas.

Principio del procedimiento escrito: En las organizaciones públicas guatemaltecas, el procedimiento es regularmente
escrito y, raras veces, es oral. Legalmente, podrá establecerse la oralidad, pero, aún así, con toda seguridad, el funcionario
público guatemalteco, dará preferencia al procedimiento escrito; en parte por costumbre, y en parte, por la influencia del
excesivo formalismo dominante. Normalmente, es el criterio que el funcionario o empleado guatemalteco, acude a la
oralidad, cuando trata de cometer abusos y arbitrariedades, para no dejar constancia de su actuación. La informalidad, la
rapidez y la eficacia, pueden obligar al procedimiento oral, aun en el caso de que no esté previsto legalmente: los resultados
eliminan el vacío legal y eliminan la consecuencia de salirse de la ley. Lo escrito prevalece tanto, que hasta la entrega de
documentos o de copias, se lleva a cabo previa solicitud escrita. La ley podrá establecer la obligación de que ciertas
diligencias sean escritas y orales.

Instituciones publicas

 Código tributario

 Ley de servicio Civil

 Ley de Bancos

 Ley Orgánica de la USAC

 Código Municipal

 Ley Orgánica de la SAT

 Ley Orgánica del IGSS

 Ley Electoral y de Partidos Políticos


 CAUCA

 CPRG

 Ley de Amparo

TRAMITE DEL RECURSO DE REPOSICION

PASO 1 se presenta la solicitud, por escrito en memorial, llenando los requisitos del art. 11 seinterpone directamente ante la autoridad recurrida. En
el plazo de 5 días siguientes al de la notificación de la resolución. Art. 9 L.C.A.

PASO 2 el superior jerárquico corre audiencia


A los interesados que hayan señalado lugar para recibir notificaciones en un plazo de 5 días
Al órgano Asesor Técnico Legal si lo tuviere el órgano Administrativo en un plazode 5 días
A la Procuraduría General de la Nación en un plazo de 5 días Art. 13 L.C.A.

PASO 3 diligencias para mejor resolver en un plazo de10días Art. 14

PASO 4 El Órgano Superior Jerárquico emite resolución final en el plazo de15 días de finalizado el tramite art. 15 L.C.A.

EN QUE RESOLUCIONES NO CABE EL RECURSO DE REPOSICIÓN

Resoluciones que dicta el Presidente de la Republica

Resoluciones que dicta el Vicepresidente de la Republica

Resoluciones del Recurso de Revocatoria


EJEMPLO DE MEMORIAL DE RECURSO DE REPOSICIÒN
ORDINARIO DE REIVINDICACIÓN No. 44-07. Of. 2º. JUZGADO.
HONORABLE SALA OCTAVA DE LA CORTE DE APELACIONES DEL RAMO CIVIL DE QUETZALTENANGO.
XXX XXX XXX XXX, de datos de identificación personal conocidos dentro del juicio ordinario identificado en el acápite
del presente memorial; ante ustedes en forma respetuosa comparezco y para el efecto:
E X P O N G O:
El día de hoy a las trece horas me fue notificada la resolución dictada por esa Honorable Sala con fecha diez de julio
del año dos mil siete. En ella se niega trámite a la EXCEPCIÓN PREVIA DE PRESCRIPCIÓN argumentándose que
es extemporánea por haberse ya efectuado la vista. No estoy de acuerdo con dicha resolución porque: a tenor del
artículo 120 del Código Procesal Civil y Mercantil, es una de las excepciones que pueden oponerse "en cualquier
estado del proceso".
Porque dicha excepción fue interpuesta encontrándose el proceso aún pendiente de sentencia definitiva y la Ley
antes citada establece que puede oponerse en cualquier estado, de donde el haberse efectuado la vista no precluye
el derecho o facultad de hacer valer la excepción aludida.
Prueba de ello es que la acumulación, puede pedirse "hasta antes de dictarse Sentencia" (Artículo 541 del código
procesal Civil y Mercantil).
Se deduce que un proceso se encuentra en estado, mientras no se haya dictado la sentencia de segunda Instancia.
Con fundamento en las razones expuestas interpongo en tiempo RECURSO DE REPOSICIÓN contra la resolución
antes indicada ya que la misma tiene, por sus efectos, el carácter de auto y es originario de esa Honorable Sala
Jurisdiccional.
FUNDAMENTO DE DERECHO:
"Los decretos que se dicten para la tramitación del proceso son revocables de oficio por el Juez que los dictó. La
parte que se considere afectada también puede pedir la revocatoria de los decretos....." Artículo 598 del Código
Procesal Civil y Mercantil.
P E T I C I Ó N:
 a) Que se tenga por presentado este memorial y se le dé el trámite que en derecho corresponde.
 b) Que se tenga por interpuesto el RECURSO DE REPOSICIÓN en contra del Auto emitido por la Honorable
Sala, con fecha diez de Julio del año dos mil siete, dentro del Juicio Ordinario de Reinvidicación bajo el número
44-07 a cargo del oficial segundo, se otorgue audiencia a la otra parte por el plazo de dos días; y en su
oportunidad se le resuelva declarando procedente y en consecuencia se de el trámite debido a la excepción a la
excepción de prescripción por mi interpuesta.
CITA DE LEYES: Artículos: 1-2-3-4-5-6-25-26-27-34-35-44-50-51-52-60-61-62-63-64-65-66-67-68-69-70-71-72-73-
79-81-82-83-84-85-96-106-107-109-111-113-118-123-126-127-128-129-130-131-133-134-135-136-137-142-143-
145-146-147-148-149-173-174-175-76-177-178-179-180-181-186-187-188-189-190-191-194-195-196-198-229-
230-234-235-249-250-252-255-256-257-258-596-597-598-599 Código Procesal Civil y Mercantil; 141-142-143-160-
161 de la Ley del Organismo Judicial; 12 y 28 de la Constitución Política de la República de Guatemala.
COPIAS: Acompaño cuatro fotocopias del presente memorial.
HUEHUETENANGO, TRECE DE JULIO DEL AÑO DOS MIL SIETE.
A RUEGO Y SÚPLICA DE LA PRESENTADA QUIEN DE MOMENTO NO PUEDE FIRMAR Y EN SU AUXILIO Y
DIRECCIÓN
Lic. XXX XXX XXX XXX
ABOGADO Y NOTARIO
ESQUEMA RECURSO DE REPOSICIÓN

Recurso de reposición
Artículo 9 de la ley del contencioso
administrativo contra ministros de Estado y
superiores de los órganos. Plazo para
plantearlo 5 días.

Como el expediente está en el órgano que


resuelve no hay procedimiento intermedio

Trámite ante el órgano que resuelve

Audiencia a los Audiencia al


interesados por órgano asesor
A la procuraduría
5 días técnico o
General de la Nación
jurídico, 5 días

Resolución del recurso


El órgano que resuelve debe:
1. Practicar diligencias para mejor resolver (plazo 10 días)
2. Transcurrido el plazo anterior o remitido el expediente por la Procuraduría General
de la Nación el superior deberá resolver el recurso planteado (15 días)

Resolución del órgano

Se revoca: Si se confirma: Si no resuelve:


Es favorable al particular Es desfavorable, Amparo o
contencioso contencioso
administrativo administrativo