Está en la página 1de 14
Los relatos personales en la sociedad digital José Luis Rodriguez illera Universitat de Barcelona, 2013, 1. Introduccién: lo que cambia y lo que permanece Sin duda la denominada Sociedad de la Informacién, o del Conocimiento, avanza a mucha velocidad, movida por los cambios sociales y organizativos y, cémo no, los tecnolégicos. Su avance es tan répido que apenas conservamos memoria de lo que ocurria hace treinta o veinte afios, y las aplicaciones de estos avances son, por el contrario, casi inmediatas. En este campo acelerado, sea educativo 0 social de manera més amplia, algunas ideas y aplicaciones permanecen a lo largo del tiempo: unas pueden estar unidas a ese lenguaje subyacente a los ‘nuevos medios (Manovich, 2005), otras se han extendido e invadido todo lo que han rozado, como es el hipertexto, que resultan ya indistinguibles por encontrarse en cualquier lugar. Y otras, como los relatos digitales personales, parecen resistir como algo minoritario pero que despierta un gran interés. Los relatos digitales son una categoria de relatos o historias que pueden mirarse desde Angulos diferentes. En general, se piensan como una variante tecnolégica de relatos convencionales, enfatizando las posibilidades nuevas que han ofrecido las herramientas digitales. Este modo de pensarlos es productivo, pues afecta a su calificacién primaria, el hecho de ser digitales, y tiende a verlos como resultado de la existencia de esas mismas tecnologias (miller, 2008). Sin embargo, ese mismo calificativo de “digitales” que lumina un aspecto central de esos relatos, también oscurece otros que han sido poco o menos considerados. Al igual que muchas otras formas textuales, 0 basadas en otros medios y cédigos_para significar y ‘comunicar, los relatos se han transformado en relatos digitales por las enormes posibilidades y facilidades que la tecnologia digital ha ofrecido, tanto en su produccién como en la difusion de los mismos primero en soportes variados y luego directamente en Internet. Esto ha ocurrido no s6lo con los relatos, desde luego, sino con cualquiera otra forma escrita u oral, con la fotografia, la musica 0 el video. Sélo han permanecido fuera de este “digitalismo” radical aquellos contenidos que no han podido ser remediados (Bolter & Grusin, 2000) por su propia naturaleza, tales como los que afectan al cuerpo y al espacio, 0 a sentidos como el gusto o el olfato. Sin embargo, ese mismo calificativo de digitales es el que, creemos, ilumina un aspecto central de esos relatos pero también oscurece otros que han sido poco o menos considerados. tra manera de mirar esos relatos digitales es por la funcién que realizan mas que por las. formas que adoptan. Aunque hay muchas terminologias posibles, una que puede resultar operativa es distinguir los que son informativos (0 constatativos, o descriptivos) de los que son expresivos (0 personales, 0 subjetivos). Por descontado que los relatos tienen siempre alguna parte expresiva atin cuando pretendan ser “slo informativos” y viceversa; y que la terminologia no es exacta y contiene términos que podrian estar en ambos lados. Pero muestra una distincién habitual en este campo, hablar de los relatos digitales personales (en adelante RDP) como diferenciados de usos también narrativos que cuentan una historia de otros y no de uno mismo. Este tipo de relatos digitales se iniciaron en la primera mitad de los asados afios 90 con | photograph to remember, del fotdgrafo mexicano Pedro Meyer, que es lun relato personal apoyado en fotografias y narracién en primer persona, misica, y un historia sobre la biografia familiar. Otro de los origenes es el enfoque del Centro para el Relato Digital, ue Lambert (2009) ha explicado en detalle, y que es una institucién dedicada a ayudar en la reacién de relatos personales —a personas con poco o nulo conocimiento de medios audiovisuales. Digitales y personales, este tipo de relatos apenas ha envejecido. Casi veinte afios después despiertan el mismo interés y parecen casi ajenos a la carrera tecnoldgica. Mas alld de su proliferacion moderada, su expansién a ambitos cercanos (educacién, trabajo social), los ROP se han adaptado muy bien a los avances, y lo que antes se difundia en soportes cerrados ahora se hace en Internet y en dispositivos méviles como las tabletas o los teléfonos. A pesar de ser lun campo préctico y de intervencién, cercano a las historias de vida, cuyo objetivo primordial estd centrado en el autor de la historia, los ROP plantean cuestiones tedricas y de investigacién ue han sido poco exploradas hasta el presente, Para abordar algunas de esas cuestiones (no todas, desde luego) creemos necesario volver a lo mas basico, a entender mejor ese nticleo de los RDP que los hace interesantes, que mantiene su interés por las historias que son contadas, Si volvemos a la funcién expresiva que hemos mencionado, habria que contemplarla como 'a funcién expresiva del lenguaje que se centra en el emisor. Sin duda, es la expresion de algo que el autor del relato considera importante comunicar y que, ademés, hace referencia a su vida, 2 una parte de la misma que en muchos casos se considera intima o privada. Por tanto, £508 relatos “personales” son un tipo posible de relatos, desde luego, pero se diferencian muy bien de los relatos digitales en general, que pueden abarcar un gran nimero de casos diferenciados pero que en su mayor parte narran acontecimientos externos al narrador, 0 acontecidos a éste pero de cardcter puiblico. Su cardcter expresivo no es sélo el deseo o la intencién del emisor para comunicar, como en las concepciones clésicas (Buhler, Jakobson), sino un tipo especifico de texto que tiene por abjeto al propio emisor. Parece adecuado incluir el marco tedrico de Goffman (1959) quien sostuvo que en todo acto comunicativo se juegan siempre dos espacios, uno el que se ve y en el que sucede la comunicacién, el front stage 0 front region, y otro el que de alguna manera lo soporta aunque no se vea y sea opaco para el interlocutor, el back stage. La metéfora teatral de Goffman, segtin la cual interactuamos en un escenario desempefiando varios roles, siendo varias personas si se quiere, pero mostrando sélo un aspecto de nosotros y dejando otros para otros momentos y escenarios, tiene sus limitaciones, como cualquier otra teoria, pero ha ayudado a pensar la conducta y comunicacién humanas como un juego entre esos dos polos o regiones, lo que se ve y lo que no se ve, 0 si se quiere entre lo puiblico y lo privado. Asi, los RDP podrian pensarse como el paso o verbalizacién de algo que es privado y se transforma en piblico. Esta manera goffmaniana de considerar los RDP nos permite comprender mejor por qué mantienen su interés incluso aquellos que vienen desde el origen de las tecnologias digitales. Para su autor son, sin duda, algo personal, expresivo, pero también casi siempre emotivo. Pasar de lo privado (y en ocasiones intimo) a lo publico es siempre un acto complicado para quien lo hace, y una revelacién para quien lo escucha, lo ve o lo lee. Esta idea es muy general y ya fue sefialada por Hanna Arendt al indicar que los relatos son una forma de hacer piblico lo que pertenece al mundo mental, es decir repensar los relatos (y quizé el habla en general) como una forma social basica mediante a que nos comunicamos. EI siguiente diagrama representa esta idea como el paso desde la regién trasera a la frontal, unidas ambas por una linea y separadas por una barrera que indica precisamente su separaci6n. La flecha representa la generacién del relato que se hace publico. Front region Probablemente estas regiones no estén bien representadas, en el sentido de ser mucho mas flexibles y am; se 0 reducirse segin Ia situacién e interlocutores, al igual que su separacién que no tiene por qué ser exactamente equidistante. Pero muestran cémo los RDP se diferencian de otros tipos de relatos digitales, por ejemplo los que se dan en escuelas, y que son curriculares (Sadnik, 2008), o la utilizacién general de los medios audiovisuales en educacién: todos ellos se desarrolian en una zona publica sin que nada privado se revele — estos otros tipos tienen su propio interés y utilidad, a veces una gran utilidad en determinados contextos, y no por el hecho de no ser personales hay que considerarlos poco interesantes, aunque no sean nuestro foco en este momento. Es decir, las zonas piiblica y privada del esquema admiten grados y una relacién més compleja que un “simple” paso de una a otra. ‘Vamos a intentar explorar algunas de las cuestiones que parten de este diagrama, pero que no se circunscriben a él y tampoco lo agotan, con la esperanza de que nos muestren algunas aperturas de investigacién poco exploradas hasta este momento. Nos centraremos en dos: por una parte, caracterizar un poco mejor el tipo de texto que resulta de ese paso a lo puiblico en forma de relato digital; por otra, comprender el proceso (0 algunas aspectos importantes del mismo) por el que se produce. 2. Los relatos personales en su espac Los relatos digitales personales parecen, a veces, salidos de practicas muy concretas, movidos por intenciones relativas a un grupo de personas muy especifico (por ejemplo: que estén en prisién, que han sufrido un trauma o experiencia vital dolorosa, que han pasado tiempo en zona de guerra, con una enfermedad incurable, por citar algunos pocos), pero como si se tratasen de algo nuevo, con un cardcter catértico en muchos casos que es acentuado por los propios investigadores y practicantes. Junto a esta dimensién que podriamos denominar

También podría gustarte