Está en la página 1de 3

JEAN LUIS SARAIBA CARRATALÁ 1ro B BACHILLERATO

El mundo: un concepto abstracto originado para darle sentido al lugar


donde nacimos y vivimos, conocido como planeta Tierra. Aunque también lo
utilizamos para referirnos a la naturaleza, la realidad, al universo, e incluso
cuando queremos sonar románticos, ya que esta idea de “el mundo” no es
más que comprendida como el todo, lo más inmenso, lo máximo. A pesar de
que para algunos religiosos esto podría ser Dios también.

Al parecer la pregunta más racional sería: ¿qué es todo esto que está a mi
alrededor? Y ahí vendría la definición del mundo.

Markus Gabriel, filósofo alemán, defiende la teoría de que el mundo no


existe. Para él, el mundo es solo una ilusión creada por nosotros; y que este
al no poder abarcar las cosas espacio-temporales que sabemos que son
verídicas no existe. Además de expresar la idea de que algo existente es
medible y cuantificable, y el mundo no.

Por otro lado Jim Holt dice que el mundo si existe, y se burla de esto,
satirizando la que para mí es una idea ridícula, perteneciente a Leibniz:
“Dios creó el mundo y la existencia” y no hay más de que hablar.

Según el taoísmo el mundo no es algo que se encuentra separado de


nosotros, y por tanto debemos someter o controlar. Lao-Tsé dice: “no
necesito abandonar mi casa para conocer todo el universo”.

Premisa básica: Si no puedes confiar en el universo, no puedes confiar en ti.


Lao-Tsé dice que hay que correr riesgos, si no hay riesgos no hay libertad.
Se trata de una libertad que implica una apuesta, para el taoísmo una
elección verdaderamente libre es aquella que pone en juego nuestra propia
existencia. El arte de vivir se parece más a la navegación que a la guerra, ya
que hay que conocer las mareas, los vientos y las corrientes marinas. Confiar
en el curso de la naturaleza y el universo.

Desde mi punto de vista el mundo lo comprende todo, es lo que vemos


cuando despertamos, cuando dormimos, cuando soñamos e imaginamos como
hacer mejor la realidad y la vida, buscando siempre una finalidad, el
eudaimonismo. A la vez el mundo es nada, no lo podemos palpar, no podemos
decir que está ahí, y hablar de este como algo material, el mundo es más
bien un concepto erróneo creado para dar explicaciones tontas a la realidad
enfrentada, es hora de cambiar esto. Si nos referimos al mundo como el
lugar donde vivimos digamos planeta, si lo utilizamos como el todo, digamos
existencia o universo, si queremos parecer interesantes y románticos
hablemos de vida. Ya es momento de cambiar esa hegemonía que nos
caracteriza, por decir lo que sea aún cuando no comprendemos el porqué.

Dios: el todopoderoso, el creador del universo y el planeta donde


habitamos, nuestro creador y salvador, además de eximir nuestros pecados
rezando. La verdad me parece una idea absurda, no tiene fundamentos
lógicos más que creer firmemente que un personaje celoso y prepotente nos
controla a su disposición. Si actuamos equívocamente es un pecado que solo
podremos enmendar de una forma un poco excéntrica y ostentosa. Y si en
cada momento operamos de forma “correcta” según lo que establece Dios
podremos aspirar a ir al paraíso, donde solo tienen acceso las personas
buenas.

Pero, ¿por qué existe un Dios? ¿Acaso la gente no es capaz de hacerse


responsable de sus problemas y aceptar cuando se equivocan? O, tal vez,
¿se refugian en Dios debido a que necesitan creer en algo, ya que no creen
en sí mismos y no proceden a ser su mejor versión? Entonces, la culpa no
está en creer en un Dios, el problema es que algunos humanos no son
capaces de ser fuertes, de pensar por sí mismos, de actuar con raciocinio y
de básicamente vivir sin seguir unas pautas establecidas por la mayor
empresa del mundo, “la Iglesia”. Además esta es una idea inconcebible e
incongruente, ya que si dios creó todo, creó el universo, los planetas, los
seres vivos; entonces surgiría una pregunta: ¿de dónde proviene Dios? Si es
el omnipresente y omnipotente, ¿cómo surgió?

Al parecer la gente sigue esperando que llegue su salvador y se ofuscan en


esto, al contrario de salir al exterior, salir de la cueva; quitar sus
limitaciones y hacerse grandes. Deben liberarse de la auto-opresión y vivir
la vida, sin importar lo que pase, sin importar el paraíso o el infierno.
YO: Tal vez esta sea la cuestión más difícil de la vida de una persona. El
quién soy yoes quizás una pregunta que nunca será respondida. Podemos
decir que somos un objeto repleto de materia y espiritualidad, de la que
emanan pensamientos, solo somos un recipiente para sostener una mente que
trata de crecer, de aumentar de ser libre. Especialmente yo, este
recipiente que apenas está llenándose de información y ganas de conocer,
trata de buscar respuestas, incluso a lo que supuestamente no tenga.
También podríamos decir que somos personas, con valores inculcados por la
sociedad, nuestra familia y principalmente por nuestro empirismo
enriquecedor. Somos todo un conjunto de cosas inexplicablemente
perfectas, que según Schopenhauer deberíamos plantearnos nuestra
existencia y tener ansias de conocer el porqué de las cosas, y que si no lo
hacemos tenemos una mente deficiente. Concuerdo con este filósofo ya que
si no nos cuestionamos la vida, el amor, la existencia, ¿cuál sería el sentido
de vivir?

Además me parece que esta idea del yo ha sido extorsionada, debido al


analfabetismo de las personas, y con esto el “mundo” no progresa, necesita
gente capacitada, inteligente, que sean conscientes y responsables de sus
actos.

También podría gustarte