Está en la página 1de 8

Injerto en Aguacate

Junio, 2018 Autor: Equipo Editorial INTAGRI


El injerto se define, en su concepto más simple, como la unión
de dos partes de tejido vegetal viviente (injerto y
portainjerto) de tal manera que, crecen y desarrollan como
una sola planta. El injerto en el aguacate es el método de
propagación más utilizado, que muchas de las veces, resuelve
distintas problemáticas, ya sean del tipo fitosanitario o de
manejo, que existen dentro de la zona en la que se planea
establecer. Una de las problemáticas más importantes,
debido a su distribución en casi todas las zonas productoras
del mundo, es la pudrición de la raíz causada por
Phytophthora cinnamomi.

Propósitos de la injertación
El injerto como método de propagación puede perseguir uno Figura 1. Diagrama de un árbol de
o más propósitos, como a continuación se mencionan: aguacate injertado.
Fuente: Modificado de Fichet, 2017.
a) Perpetuar clones.
b) Cambiar cultivares de plantas establecidas por cultivares más recientes y de mayor interés.
c) Acelerar la madurez reproductora de selecciones de plantas obtenidas por hibridación.
d) Obtener formas especiales de crecimiento de las plantas (enanismo o vigor).
e) Estudiar o diagnosticar enfermedades al sobre-injertar plantas indicadoras.
f) Obtener ciertos beneficios de los patrones (adaptabilidad a condiciones edafoclimáticas no
favorables).
g) Obtener mejor producción y calidad de cosechas.
h) Introducir árboles polinizadores en plantaciones con dificultad de producción.

A menudo, los árboles establecidos en campo pueden estar compuestos por más de dos individuos.
Ocurre cuando sobre el primer injerto se injerta una nueva variedad y cuando esta última se desarrolla se
elimina la primera, constituyendo este primer injerto la madera intermedia, también llamado interinjerto.

El portainjerto
El portainjerto, también conocido como patrón, es la parte de la planta injertada que está por debajo del
punto de injerto o unión. Los portainjertos pueden modificar el desarrollo y vigor del árbol, rapidez de
entrada en producción, calidad de frutos, precocidad en la maduración, tolerancia a salinidad, asfixia o
enfermedades. En aguacate se emplean portainjertos con tolerancia o resistencia a sequía, pH alcalino,
salinidad, asfixia, deficiencias nutrimentales, estrés ambiental, P. cinnamomi, y recientemente sobre la
reducción del porte; así como portainjertos que induzcan mayor productividad, precocidad en la
producción y calidad de fruto. Además, suelen clasificarse, según su origen, en portainjertos francos y
clonales.
Portainjertos francos. Proceden de semilla, y desde el punto de vista genético, cada uno contiene
información distinta debido a la fecundación cruzada que se presenta por dicogamia funcional de las flores
(pistilo receptivo cuando no hay dehiscencia de polen y viceversa). Este hecho trae consigo una elevada
variabilidad de la progenie, volviendo imposible la
perpetuación de las características deseables (enanismo,
adaptabilidad a condiciones del suelo y/o tolerancia a
enfermedades). Las semillas deben proceder de frutos recién
cosechados para evitar contaminaciones fúngicas y de plantas
madre seleccionadas.

Portainjertos clonales. Son reproducidos vegetativamente, de


forma general, empleando las técnicas de brotes etiolados y
aplicación exógena de auxinas, como lo describen Frolich y
Platt (1971) en su metodología, la cual se ha ido perfeccionado
para su uso comercial. Surgen a partir de la selección de
plantas y de los programas de mejora genética. Tienen una
dotación genética idéntica y su comportamiento en
condiciones de campo es muy homogéneo; por lo cual, en Figura 2. La técnica de brotes
etiolados facilitan la propagación de
cuanto a propagación, resultar ser la tendencia actual. Estos
portainjertos clonales.
portainjertos mantienen las características deseables para una
Fuente: Campos, et al., 2012.
determinada condición o región.

La dificultad que presenta el aguacate para producir raíces adventicias hace difícil el uso extensivo de
portainjertos clonales, además de que representan un mayor costo en su adquisición; por lo cual, la
mayoría de las plantaciones de aguacate están sobre portainjertos procedentes de semilla. Aunque no
son del todo indeseables los portainjertos de semilla, la variabilidad presente en huertos de un cultivar
puede ser ocasionada por el uso de estos mismos. En este sentido, conocer las características más
relevantes de las razas de aguacate puede servir de base para la selección de portainjertos (Cuadro 1). Los
portainjertos son seleccionados y preferidos en función de las características de la zona de cultivo. En
Israel y cuenca mediterránea los de la raza antillana son los más empleados por los problemas de salinidad
que se presentan, los más representativos son: Maoz, Tsrifin 99, Degania 117, Ashdot 17. En California y
Florida se prefieren los de la raza mexicana. Por otro lado, distintos estudios realizados en México
mencionan que para sequía se han encontrado ejemplares sobresalientes de las razas mexicana y
antillana; mientras que para salinidad se han encontrado ejemplares de Persea schiedeana, así como de
las razas mexicana, guatemalteca y antillana. Para el caso de P. cinnamomi, algunos cultivares tolerantes
son: Duke 7, Thomas, Barr Duke, Toro Canyon, Dusa, Latas y Evstro. De cualquier manera, todo
portainjerto que se desee liberar previamente debe ser evaluado en campo, y muchos de ellos también
suelen ser producto de entrecruzamiento de las razas de aguacate.
Cuadro 1. Principales características de las razas de aguacate como portainjertos.
Fuente: Calabrense, 1992; citado por Agustí, 2010.
Tolerancia a
Portainjerto
P. cinnamomi Cloro Caliza Heladas Asfixia
Raza mexicana Mínima 120-150 ppm Discreta Buena Escasa
Raza guatemalteca Mínima 200-250 ppm Escasa Media ---
Raza antillana Mínima 300-350 ppm Buena Escasa Mínima

Selección de varetas
Las varetas (injerto o variedad) a injertar o de donde se obtienen las yemas, en el caso de que el tipo de
injerto sea de yema, son obtenidas de árboles adultos mayores a 5 años, quienes deben contar con una
buena sanidad, baja alternancia y muy productivos. Las varetas se obtienen del último crecimiento, con
yemas bien formadas y apunto de brotar (hinchadas). Su colecta se hace después de la brotación,
seleccionando varetas con un grosor de 0.5 a 1.5 cm y una longitud de 10 a 12 cm (3 a 6 yemas). Las
varetas seleccionadas son podadas, dejando solamente los peciolos de las hojas (5 mm), e
inmediatamente son cubiertas o mantenidas en condiciones frescas para evitar su deshidratación. Lo más
conveniente es utilizar las varetas inmediatamente después de colectarlas para evitar su deshidratación;
en caso contrario, para conservarlas, es mejor colocarlas en la parte inferior del refrigerador, ya sea
envuelta con papel periódico, franela o aserrín húmedo dentro de una bolsa de plástico.

Tipos de injertos
En aguacate el tipo de injerto más utilizado y preferido por los viveristas es el de enchapado lateral, esto
debido a su facilidad de ejecución y el prendimiento que se tiene, el cual se encuentra entre un 80 a 90%.
No obstante, existen otros tipos de injertación que se pueden efectuar en aguacate como se describe a
continuación:

Enchapado lateral. Consiste en hacer un corte en forma de bisel (inclinado) sobre el portainjerto a 30 cm
de su base, con una longitud de 3 a 5 cm y una profundidad aproximada de una cuarta parte del diámetro
del tallo. Después se realiza otro corte hacía abajo de 1 a 2 cm, iniciándolo aproximadamente en el último
tercio del corte anterior, permitiendo remover una porción del costado del portainjerto, de tal forma que
se forme una muesca o lengüeta que apunta hacia arriba. En la vareta de 10 a 12 cm de largo también se
hacen dos cortes, en lados opuestos en forma de bisel, uno largo (3 a 5 cm de longitud) y uno corto (1 a 2
cm), de tal forma que se forme una cuña. Después de realizados los cortes, se inserta la vareta sobre el
corte del portainjerto, procurando que el cambium (franja de células que da lugar tanto a xilema como
floema), tanto de uno como del otro, queden en contacto. Posteriormente, el amarre es hecho
firmemente con cinta plástica, de abajo hacia arriba para favorecer una estrecha unión entre los tejidos
del cambium de la vareta y el portainjerto. A las cuatro u ocho semanas después del injerto es posible
identificar los injertos exitosos, y de serlo puede cortarse en forma de bisel el portainjerto 5 cm
aproximadamente arriba del punto de injerto.
Hendidura terminal. Inicialmente se corta el portainjerto de 10 a 15 cm desde la base. Es necesario
eliminar hojas y ramas que están cerca del punto de injerto, pero procurando dejar unas pocas hojas para
que continúe con su proceso de fotosíntesis. Sobre el portainjerto se hace un corte vertical, justo por el
medio de aproximadamente 6 cm. Por otro lado, a la vareta de 10 a 12 cm de largo (2 a 3 yemas), con
aproximadamente el mismo diámetro que el portainjerto, se le realiza un doble corte en su base en forma
de bisel, en lados opuestos, de la misma longitud (5 cm), de manera que quede en forma de púa.
Posteriormente la vareta se inserta en el corte realizado al portainjerto, a manera de cuña, garantizando
que coincidan los cortes, al menos en uno de los lados, para favorecer el contacto, y la posterior unión,
del cambium de la vareta y el portainjerto. Al final, se amarra los cortes firmemente con cinta plástica de
abajo hacia arriba para asegurar una buena cicatrización, además de evitar que entre agua y/o polvo. La
cinta debe tener la capacidad de expandirse a medida que el brote incremente su diámetro. Se puede
realizar en cualquier época del año.

Hendidura doble. Practicado sobre ramas o troncos


(portainjerto) con diámetros de hasta 10 cm. Básicamente
igual al de hendidura terminal, pero en este caso se
preparan dos varetas de 10 a 12 cm de largo, con forma de
púa en su base, que son injertadas a cada lado de la rama
o tronco, de manera tal que se asegure el contacto del
cambium, tanto de las varetas como del tronco o rama. No
puede ponerse la púa por el medio, pues no existirá
contacto alguno entre los cambium de la rama o tronco con
la vareta. Se lleva a cabo durante la primavera, cuando el
árbol retoma su metabolismo.

Inglés. Asegura mayor sujeción y contacto entre el


cambium de la vareta y el portainjerto. Es necesario mayor
tiempo y precisión al realizarlo, así como un diámetro no
Figura 3. Tipos de injertos que suelen
mayor de 1.5 cm, tanto del portainjerto como de la vareta, realizarse sobre el cultivo de aguacate.
procurando que estos tengan el mismo grosor. Este Fuente: Modificado de Salvo, et al., 2013.
método tiene dos variantes “el simple” y “el de lengüeta”.
El procedimiento es similar, salvo que en el de lengüeta se realiza un corte extra en el portainjerto y la
vareta. Consiste en realizar un corte en bisel de 4 a 6 cm de largo sobre el portainjerto a una altura de 10
a 20 cm desde la base y sobre la vareta (10 a 12 cm de largo) se ejecuta el mismo corte, pero este será en
la base y en dirección contraria, de manera que coincidan o empalmen casi perfectamente,
posteriormente se amarran, concluyendo así la variante simple. Para el de lengüeta, después de realizar
los cortes en bisel se realiza un corte por el medio de éstos, ejecutándolo hacia abajo para el portainjerto
y hacia arriba para la vareta. La longitud de este nuevo corte debe ser similar en la vareta y portainjerto
para que puedan empalmar. Después de realizados los cortes, se procede a ensamblar por medio de las
lengüetas, dejando en contacto las zonas del cambium. Por último se amarra con cinta plástica como se
ha descrito anteriormente.

Yema. Se ocupa una sola yema de la variedad de interés y se requiere el desprendimiento de la corteza,
es decir, que exista un cambium activo. No es frecuente utilizar este tipo de injerto en aguacate; sin
embargo puede realizarse.

Yema en T o escudete. El portainjerto debe contar con un diámetro mayor a 2.5 cm. En este se realiza un
corte vertical de unos 3 cm y después un corte horizontal, de forma tal que se forme una letra T. Dichos
cortes se realizan a una altura de 10 a 25 cm desde la base del portainjerto. Para extraer la yema de la
variedad es necesario hacer un corte horizontal a 1 cm por encima de la yema y otro de forma longitudinal
hacia arriba, iniciando 2 cm por debajo de la misma. A la yema debe dejársele sólo una pequeña sección
del peciolo. Posteriormente, debe desaprenderse la corteza del portainjerto para abrir dos aletas e
implantar la yema entre los dos lados levantados, hasta que los cortes superiores coincidan. Al final se
amarra firmemente con cinta plástica, dejando libre la yema y el pedazo de peciolo.

Parche. Es más complicado que el anterior. Consiste en realizar


dos cortes paralelos horizontales de una longitud de 1 a 2 cm
y después dos cortes verticales de 3 cm, para extraer un parche
rectangular de corteza, con un poco de madera del
portainjerto. Para extraer la yema de la variedad se hacen
cortes similares al portainjerto, asegurando extraer también
algo de madera con ella. Como paso siguiente se reemplaza el
parche del portainjerto con el parche de la variedad, y al final
se amarra con cinta plástica, procurando dejar libre la yema.

Reinjertación. Los arboles de aguacate pueden ser


reinjertados, independientemente de la edad, siempre y
cuando cuenten con buen vigor y sanidad. Para la reinjertación Figura 4. La reinjertación permite
realizar cambios de variedad sin
es necesario un rebaje (poda) del árbol muy importante a unos
importar la edad del árbol.
50 o 60 cm del suelo, también conocido como “rebaje a Fuente: GraftingAvocados, 2012.
tocón”. La reinjertación suele realizarse en plena primavera y
pintando la madera de blanco con pintura de agua para protegerla del sol. Existen dos técnicas de
reinjertación, la primera consiste en hacer injerto de corona, y en la segunda se debe esperar a que se
emitan nuevos brotes y sobre los cuales se pueda injertar por los métodos anteriormente descritos. En el
caso de estos árboles debe esperarse un tiempo antes de la reinjertación, con objeto de permitir la
disminución en el contenido de auxinas acumuladas por años en los troncos. En caso de que hayan sufrido
sequías, es necesario primero permitir la recuperación del sistema radical.
Corona. Se utilizan más de dos varetas y el portainjerto puede tener hasta 50 cm de diámetro. Las varetas
de unos 12 cm de longitud (2 a 3 yemas) se les realizan dos cortes en forma de bisel en lados opuestos,
uno más pequeño que el otro. En la corteza del portainjerto se realizan cortes verticales de un largo
adecuado para que entren las varetas, procurando llegar hasta la madera. El número de cortes dependerá
del número de varetas que se pretendan injertar. Las varetas se insertan entre la corteza y la madera del
portainjerto, de modo tal que el corte biselado más largo quede de cara a la madera. Al final se amarran
firmemente con cinta plástica.

Sin lugar a duda existen otros métodos de injertación, pero que en el caso de aguacate son poco utilizados
y que algunas veces son empleados para corregir algún problema puntual. En el caso del injerto por
aproximación, es realizado para reemplazar el sistema radical de la planta. De igual manera, el injerto
nodriza es importante para incrementar el sistema radical de plantas con poco desarrollo, mientras que
el injerto de puente es utilizado para reparar corteza lesionada o superar problemas de incompatibilidad.

Recomendaciones
Compatibilidad. Entendida como el reconocimiento entre dos partes de plantas distintas con la
posibilidad de formar un nuevo individuo. Dicha compatibilidad está altamente influenciada por las
relaciones botánicas de las especies, es por ello que los injertos entre plantas del mismo género y especie
gozan de una buena compatibilidad, a pesar de ser variedades distintas.
Cuadro 2. Compatibilidad entre especies del género Persea.
Fuente: Barrientos, 2017, tomado de Frolich et al., 1958.

Z
Persea longipes es del subgénero Eriodaphne; X=Compatible; O=Incompatible
Higiene. En todo momento las herramientas que se empleen (navajas y/o tijeras) deben ser desinfectadas
con hipoclorito de sodio al 5 %, o yodo al 10 %. Los cortes realizados y que queden descubiertos, sobre
todo al obtener las varetas, eliminar brotes del portainjerto y/o al quitar la punta de los portainjertos
cuando se ha tenido éxito con el prendimiento, deben ser sellados con cera o pintura vinílica, esta última
adicionada con algún fungicida.
Fuente material vegetal. Las planta madre deben contar con excelente calidad fitosanitaria e identidad
genética reconocida. Asimismo, se recomienda que el material vegetal se encuentre con un crecimiento
activo. Para el caso de los tipos de injerto por hendidura terminal e inglés, los diámetros tanto del injerto
como del portainjerto deben ser similares.

Condiciones ambientales. Es conveniente realizar la injertación cuando las condiciones son aproximadas
al óptimo requerido por las plantas de aguacate, o bien implementar sistemas de control en algún
invernadero. Las condiciones de temperatura favorables van de 16 a 26 ºC y una humedad relativa por
encima del 55 %. Aunque no es indispensable, en algunas ocasiones llegan a emplearse bolsas plásticas o
de papel para proteger el injerto de la deshidratación o entrada excesiva de agua o polvo.

Polaridad del injerto. Debe mantenerse la polaridad del injerto con respecto al portainjerto, de lo
contrario la unión no será posible o se mantendrá por un breve período, disminuyendo el número de
yemas brotadas.

Aclimatación. Si la injertación se realiza bajo condiciones controladas (invernaderos), será necesario


pasarlas por un período de aclimatación antes de establecerlas definitivamente. Para dicha aclimatación
el uso de malla sombra es una excelente alternativa, ya que reduce la luz directa.

Eliminar el amarre. Es necesario para evitar estrangulamientos y/o deformaciones en el punto de unión,
que puedan provocar problemas de desarrollo del injerto o, en casos extremos, su muerte a pesar de
haberse logrado un prendimiento exitoso. Se debe realizar cuando el nuevo brote tenga alrededor de 10
cm de largo.

Brotes del portainjerto. Deben eliminarse para garantizar un adecuado crecimiento, al evitar la
competencia por fotoasimilados con el injerto. Sin embargo, se considera benéfico para la planta dejar un
brote, con una hoja, bajo el punto de unión, también conocido como tira savia. El propósito de este brote,
es el de movilizar fotoasimilados hacia la yema de crecimiento.

Entutorado. Para impedir un desgarre por acción del viento o acción mecánica debe realizarse un
entutorado con estacas de 70 cm, procurando no curvar a la planta. Debe realizarse cuando el brote
alcance de 15 a 25 cm.

Injertador. El factor humano es decisivo en el prendimiento de los injertos, necesitando para esta labor
conocimientos especiales, rapidez y cuidado, sin importar el método de injertación utilizado. Se
recomienda que la injertación sea realizada por una persona con mucha experiencia, que además respete
todas las medidas higiénicas, evitando el contacto con los cortes para reducir problemas con el
prendimiento del injerto.
Cita correcta de este artículo
INTAGRI. 2018. Injerto en Aguacate. Serie Frutales, Núm. 44. Artículos Técnicos de INTAGRI. México. 8 p.

Fuentes consultadas
- Agustí, M. 2010. Fruticultura. Mundi-Prensa. España. 507 p.
- Alves-de O. A.; Carlos, K. O.; Villegas, M. Á. 1999. Propagación Vegetativa de Aguacate Selección 153
(Persea sp.) por Acodo en Contenedor. Revista Chapingo Serie Horticultura. 5: 221-225 p.
- Barrientos, P. A. F. 2017. Patrones y Variedades de Aguacate para Uso acorde a Condiciones de Clima,
Suelo, Plagas y Enfermedades Presentes. Curso Internacional del Aguacate. INTAGRI.
- Campos, R. E.; Ayala, A. J.; Andrés, A. J.; Espindola, B. M. de la C. 2012. Propagación de Aguacate.
SNICS- SINAREFI- SAGARPA- Universidad Autónoma Chapingo. México. 54 p.
- Hernández D.-A., C. G. 2015. Definición y Alcance de la Reproducción de Plantas Cultivadas.
Universidad Politécnica de Madrid. Madrid, España. 42 p.
- Maradiaga, R. 2017. Manual Técnico para el Manejo de Viveros Certificados de Aguacate. IICA-Unión
Europea. San José, Costa Rica. 65 p.
- Salazar, G. S.; Velasco, C. J. J.; Medina, T. R.; Gómez, A. J. R. 2004. Selecciones de Aguacate con
Potencial de Uso como Portainjertos. I. Prendimiento y Crecimiento de Injertos. Rev. Fitotecnia
Mexicana. 27 (1): 23-30 p.
- Salvo, del P. J; Guzmán, L. A.; Núñez, F. M. 2013. Guía de Campo Injertación del Palto Persea americana
Miill. Boletín INIA Nº 273. La Cruz, Chile. 84 p.