Está en la página 1de 9

Universidad Rafael Landívar

Facultad de Humanidades
PEM en Pedagogía y Psicología
Evaluación Descriptiva
Licenciada María José Robles
Sexto Ciclo

Tarea de Seguimiento

Nancy Azucena Sincuir Escalante No. de Carnet: 23464-16


Willy José Castañeda Calderón No. de Carnet: 21100-14
Jonathan Uriel Mata Hernández No. de Carnet: 21363-15
Kimberly Rosmery Salguero Vargas No. de Carnet: 25080-16
Aura Fabiola Oregel Morales No. de Carnet: 2280012

Fecha de Entrega: 22 de septiembre de 2018


I. INTRODUCCIÓN
Se hace referencia de investigaciones de diferentes autores que aportan a esta investigación

Itzep (2013), En la tesis “Acuerdo ministerial número 1-2011 y la disciplina escolar” que tuvo
como objetivo orientar a docentes de Institutos Mixtos de educación básica por el Sistema de
Cooperativa del área rural de Colomba, Quetzaltenango, acerca de la aplicación adecuada del
Acuerdo Ministerial No. 01-2011. Para el efecto los instrumentos para recaudar la información fue
la utilización de boletas de encuestas a 52 docentes y 186 estudiantes de segundo básico. Cada
encuesta incluye 10 preguntas, con alternativas sí, no y explique. Se concluyó que existe poco
conocimiento acerca del Acuerdo Ministerial No. 01-2011 tanto en docentes como alumnos, no se
ha dado alguna capacitación por parte de autoridades educativas siendo relevante que impartan
capacitaciones a docentes y alumnos acerca del Acuerdo Ministerial No. 01-2011.

Cifuentes (2017), En la tesis “Liderazgo del docente y disciplina en el aula: (Estudio realizado en
establecimientos públicos por cooperativa del distrito 0901, Quetzaltenango, Guatemala)”,
teniendo como objetivo determinar la relación entre liderazgo del docente con la disciplina en el
aula. Siendo los instrumentos un cuestionario de liderazgo del INCAE y uno de disciplina no
estandarizado a 20 docentes de los institutos públicos por cooperativa del distrito 0901 de
Quetzaltenango, comprendidos entre las edades de 22 a 55 años, 09 de sexo femenino y 11
masculino. Se concluyó que mediante los resultados obtenidos se presenta un 0.4166 en el
coeficiente de correlación de Pearson entre las dos variables de estudio liderazgo del docente y
disciplina en el aula, lo que significa que existe un nivel moderado de correlación entre las dos
variables. Siendo vital que los docentes continúen en el ejercicio del liderazgo democrático, ya
que éste es el recomendado para que el proceso de la formación de los estudiantes se lleve a cabo
de manera efectiva eficaz y eficiente.

Gonon (2012), en su Tesis “Disciplina en el aula como medio de una convivencia armónica” que
tuvo como objetivo verificar cómo la disciplina en el aula determina una convivencia armónica
entre docente-alumno, siendo los instrumentos de la presente investigación una encuesta y una
lista de cotejo, con la finalidad de establecer la disciplina y convivencia de los alumnos. Dicha
encuesta consta de diez preguntas dirigidas específicamente a los 14 docentes de primero básico y
la lista de cotejo que consta de 8 ítems, sirvió para observar a los 65 alumnos de los dos Institutos
Nacionales de Educación Básica (INEB) del Municipio de La Esperanza, departamento de
Quetzaltenango, quienes laboran en jornada vespertina. Representan el 100% de la población.
En conclusión, la disciplina asertiva, fomenta la convivencia en el aula y ayuda a crear un buen
ambiente de trabajo para poder alcanzar los objetivos y por lo que es recomendable crear un
ambiente agradable en el aula y mantener el uso de una disciplina asertiva.

A continuación, se presenta la sustentación teórica relacionada con el tema.

1.1 Reglamento disciplinario

Defrance (2003), define que es el conjunto de reglas y normas que permiten la convivencia, el
objetivo es producir un patrón específico de comportamiento. Aprender a seguir las reglas
mantiene al niño y al adolescente seguros y les ayuda a mirar la diferencia entre lo que es correcto
e incorrecto.

1.1.2. Disciplina escolar


Ortega (2009), indica que el aula debe ser un lugar ordenado y controlado, un ambiente adecuado
para el desarrollo de los procesos de enseñanza-aprendizaje, en donde los docentes deben tener el
control sobre lo que allí acontece en todo momento. Sin embargo, no se puede confirmar en la
actualidad que sea así. El papel de la disciplina es el de ser facilitador y estimulador del
aprendizaje, socialización y desarrollo moral. La disciplina es sinónimo de control o como
instrumento para la formación. Las características fundamentales son:

1.1.3. Disciplina en la educación


Antuñez y Boque (2007), explica el papel de la escuela en la conformación de concepciones y
visiones sobre disciplina, saber, ley y ciudadanía. Estos cuatro conceptos emergen y se encarnan
en los estudiantes, las familias y los educadores, como consecuencia de las relaciones en los
centros educativos, las formas de enseñar, de la manera en que se aplican los castigos, de los
procesos de comunicación y mecanismos de evaluación; todo esto en función de los vaivenes de
la administración y de las leyes educativas que lleva a cuestionar el sentido y la función de la
escuela, a partir de fuentes documentales de primera mano: el testimonio de la experiencia vivida
por alumnos, padres, educadores. es decir, del vivir juntos, y las exigencias, muy complejas, de la
construcción de las prácticas de los saberes; en primer lugar, en el cuerpo, la palabra y, en segundo
lugar, en los tres dominios de las técnicas, artes y de las ciencias. La formación del ciudadano es
exigencia política: aprender a vivir juntos, es decir, aprender a hacer juntos la ley.

Ortega (2009). Indica que el aula debe ser un lugar ordenado y controlado, un ambiente adecuado
para el desarrollo de los procesos de enseñanza-aprendizaje, en donde los docentes deben tener el
control sobre lo que allí sucede en todo tiempo. Sin embargo, no se puede confirmar en la
actualidad que sea así.

1.1.4 Disciplina escolar y comunicación de normas


Goznes (2003). Menciona que la disciplina escolar se ha convertido en uno de los núcleos
aglutinadores de la preocupación educativa. Su reiterada aparición en los medios de comunicación
da buena cuenta de ello. De hecho, un número importante de profesores sitúan en los problemas
de comportamiento de los alumnos, el principal obstáculo que hallan en el desarrollo de su ejercicio
profesional y a pesar de los esfuerzos tanto individuales como colectivos de los docentes, por el
momento no parece hallarse en el camino con garantías de solución. Uno de los aspectos que
conviene enfatizar es el conjunto de normas y procedimiento mediante los cuales se pretende
mantener el orden en la escuela y el aula, debe ser conocido por todos los miembros de la
comunidad escolar.

1.2 La Convivencia
El desenvolvimiento pleno de la personalidad humana conduce a un estilo de vida que promueve
la justicia en todos los campos, la libertad, la participación y la responsabilidad. La necesidad de
formación de actitudes, aptitudes y hábitos sociales, generó la idea de un ambiente escolar
pacifista, tolerante y democrático, reflejándose en el fortalecimiento de su autoestima, su seguridad
y autonomía que se empieza a manifestar en el ámbito social; a través de esa convivencia de paz,
el niño participa en actividades grupales mostrando su responsabilidad, comportamiento y
solidaridad en los centros educativos.

García (2008). Manifiesta que el ser humano a lo largo de la vida y en la interacción con otros,
desarrolla cierta habilidad que le permite convivir en sociedad.
Para una buena convivencia es necesario que los alumnos se conozcan a sí mismos y reconocer el
papel que deben de jugar dentro de un establecimiento educativo como parte de su formación
personal y profesional. Así también la autoridad debe de involucrarse en las necesidades de los
estudiantes para que el alumno tenga la confianza y seguridad de estar con personas que pretenden
una formación para él de manera positiva y futurista.

1.2.1 Convivencia escolar


Es una dimensión del currículo escolar que involucra a todos los actores educativos. No se trata de
un ámbito aislado en la vida institucional, sino de una dimensión transversal a todas las actividades
y prácticas que se desarrollan en el establecimiento escolar. El estilo de convivencia que exista al
interior de cada unidad educativa marcará fuertemente el carácter inclusivo o exclusivo de ésta. La
convivencia escolar es la interacción entre los diferentes miembros de un establecimiento
educacional, que tiene incidencia significativa en el desarrollo ético, socioafectivo e intelectual de
los alumnos. Esta concepción no se limita a la relación entre personas, sino que incluye las formas
de interacción entre las diferentes clases que conforman una comunidad educativa.

La convivencia escolar, en la medida que establece formas democráticas y saludables de relación


y respeto a los derechos de los estudiantes, se convierte en un elemento muy necesario para la 21
formación integral del educando. Desde el punto de vista de la prevención, un clima adecuado de
convivencia y disciplina escolar es un factor protector primordial, cuya influencia benéfica se
extenderá más allá del paso por la escuela.

1.3 La Indisciplina Escolar


La indisciplina se manifiesta a través de la falta de motivación de los alumnos frente al aprendizaje
y con la suma de todas las influencias que actúan sobre el niño. En las instituciones educativas se
refleja la manera como vive el niño en la sociedad. La indisciplina escolar se muestra cuando los
estudiantes violan las reglas generales establecidas por las autoridades educativas sean de superior
o menor jerarquía. Lo anterior en muchos establecimientos educativos es manifiesto, incidiendo
en la falta de cumplimiento a las reglas o normas existentes por parte de la autoridad competente,
aun sabiendo que el origen de ese fenómeno tiene varias causas mismas que podrían buscarse y
tratarse desde el ambiente de la escuela involucrando a la familia.
1.3.1 El motivo de la indisciplina escolar
Por su lado Rojas, (2008), en la revista Educar en mayo: en el artículo, Lo primero es tratar de
averiguar qué hay detrás de esa mala conducta. A lo mejor hay problemas de autoestima y/o
aprendizaje. Comenta que una mala conducta nunca es porque sí. Es importante hacer distinciones
para no globalizar y cometer el error de estigmatizar a todos los niños, pues lo único que hace es
retroalimentar y mantener el mal comportamiento en el tiempo.

El aumento de las responsabilidades en niños dentro de la sala de clases es muy útil. Por ejemplo,
hay todo un plan que tiene que ver con las habilidades sociales y cuyo objetivo es que los alumnos
asuman responsabilidades en función de los compañeros. Para lograr esto se pide a uno de ellos,
por ejemplo, que se convierta en una especie de guardián de otro para cuidarlo por un periodo
determinado. Además, a veces hay colegios que tienen sistemas de incentivos para los niños,
algunos destacan al alumno de la semana. Esto es positivo, pero en la medida que haya una razón
justificada de por qué se va a premiar a ese niño y que todos la conozcan. El docente debe de ser
astuto para indagar cuales son las causas provocativas que estudiantes se comporten de una forma
inadecuada antes de castigar o sancionar es importante conocer que hay atrás de esas conductas
negativas un ejemplo en la actualidad a muchos adolescentes les hace falta alguna figura materna
en el hogar.

Además González (2009), en la revista Educación y pedagogía para el siglo XXI publicado y
archivado bajo las categorías disciplina escolar RSS 2.0 comenta que todos los docentes se han
quejado alguna vez de la mala conducta de un grupo, curso o de alumnos en particular. Varias
veces se ha escuchado a colegas responder a la pregunta con qué curso te toca en tono jocoso, pero
verdadero: Jóvenes y niños que se paran en medio de la clase para dirigirse a otro punto de la sala
sin permiso o, lisa y llanamente, pretenden abandonar el salón de clases por su propio gusto. Esto,
por cierto, con oídos sordos a los múltiples llamados de atención que les hace el profesor. Se tiene
alumnos del siglo XXI que acceden rápidamente a carreteras de información están en función con
varios canales a la vez (una alumna de 5º primaria puede hacer la tarea, escuchar música, mirar el
computador, con un par de sesiones msn abiertas o facebook y, además, estar atenta a las llamadas
del móvil y responderlas este tipo de problemas no suele resolverse con imponer medidas
disciplinarias solamente, probablemente en algunos casos ayuden a calmar al niño, pero no
cumplirán el objetivo mayor de que aprenda. Cada alumno tiene métodos y ritmos distintos,
mientras no se use metodologías variadas y participativas, el resultado siempre será que algunos
se quedan atrás y no lograrse el objetivo de los estudiantes de mala conducta merecen por parte
del docente no sólo una mayor atención (que ya la tienen), sino que una reflexión profesional
respecto de cómo intervenir eficientemente para resolver el problema.

1.4 Propuestas de colaboración para la solución de problemas disciplinarios


Wolfgang (2007), indica un conflicto se presenta por falta de comunicación y falta de liderazgo.
Los conflictos pueden ser de índole personal o aparecer por una inadecuada relación entre
compañeros o entre profesor y alumno. Evitar hacer notar las faltas individuales en público, pero
no dudar en llamar la atención a todo el grupo si se ha producido algún comportamiento
inadecuado. Se puede solucionar el conflicto en los aspectos particulares de cada caso, hablar con
el alumno para determinar las actitudes negativas que inciden negativamente en el ambiente de
clase. Sobre todo, evitar cualquier tipo de represión a manifestaciones naturales del 25 carácter
que pueden ayudar a distender el ambiente con aquellas que devienen por un afán de molestar. Es
imprescindible que exista un discernimiento y un cierto nivel de comprensión para corregir. Pero,
de ninguna manera, se debe pasar por alto situaciones desagradables para evitar dificultades.
Nunca perder la calma y cumplir siempre lo que se dice. Aunque se puede negociar, las reglas
deben estar siempre claras. Sobre todo, mantener al grupo de alumnos en actividades, de tal forma
que la atención no se disperse. Ser maestro es una aventura apasionante.

1.4.1 Acuerdo Ministerial 01-2011


De convivencia pacífica y disciplina para una cultura de paz en los centros educativos.
Ministerio de Educación de Guatemala (2011). Considera que los centros educativos son lugares
idóneos para el desarrollo integral de los estudiantes, y por lo mismo, deben ser ambientes seguros,
libres de violencia, vicios y conducta inmorales, por consiguiente, la participación de la comunidad
educativa es necesaria para consolidar y garantizar una cultura de paz para la construcción de una
sociedad justa, solidaria y equitativa.
Dicho acuerdo ministerial tiene como objetivo normar la conducta externa de los estudiantes
dentro de los centros educativos, en el objetivo que estos sean los idóneos para la formación y
educación tanto de niñas y niños como de los adolescentes; que no se constituyan únicamente
como un espacio de ciencia y conocimiento; sino más bien, conocida como la comunidad
educativa, en la cual todos sus miembros deben actuar de manera diligente, basados en el respeto,
armonía y la cultura de paz, en el ejercicio y promoción de los derechos humanos, como ejes
trasversales de la educación.

También podría gustarte